La novela, cabeza de la trilogía que el autor, Premio Nobel 1970, califica de obra cumbre de su vida, trata sobre la terrible derrota sufrida por el ejército






descargar 2.26 Mb.
títuloLa novela, cabeza de la trilogía que el autor, Premio Nobel 1970, califica de obra cumbre de su vida, trata sobre la terrible derrota sufrida por el ejército
página1/79
fecha de publicación10.08.2017
tamaño2.26 Mb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   79
La novela, cabeza de la trilogía que el autor, Premio Nobel 1970, califica de obra cumbre de su vida, trata sobre la terrible derrota sufrida por el ejército zarista en la Prusia Oriental durante los diez primeros días de la Primera Guerra Mundial, un periodo que muchos historiadores consideran como el que inició el camino hacia la revolución, la guerra civil y el terror en Rusia de principios de siglo.

El rápido avance de las tropas rusas sobre Prusia se ve seguido de un vertiginoso y desorganizado despliegue en retirada de esas tropas invasoras, copadas por el hábil general François, y presionadas por los cuerpos del ejército de von Ludendorff y von Hindenburg.

Solzhenitsyn nos narra el desbarajuste imperante en el Estado Mayor ruso, donde generales ineptos, cuando no cobardes llevaron al sacrificio a gran número de soldados que, dóciles en la sumisión de siglos ante ideas que pronto cambiarían, hicieron patente su valor y capacidad victimaria.

Se nos relata, asimismo, el fondo del gran sueño de una Rusia dormida, desde hacía un siglo, y que precisaba, para despertar, el choque brutal contra la férrea organización prusiana. Contra este prolongado letargo ya pugnaban los arañazos de los socialrevolucionarios, de los anarquistas místicos de Tolstoi, de la intelligentsia y de los estudiantes.

En medio de la transición, se mueven dramáticamente antes unos trágicos sucesos, todavía no comprendidos en su exacto valor histórico, unos personajes de gran aliento humano que discurren su angustiada peripecia.

Aleksandr Solzhenitsyn

Agosto 1914

La rueda roja

Título original: Août 1914

Aleksandr Solzhenitsyn, 2007

Traducción: Antonio Solá

NOTA:

En algunos capítulos aparece el signo = con el objeto de dar al texto la forma de guión cinematográfico. Representa un cambio de secuencia.

1

Habían salido de la stanitsa[1] muy temprano, una transparente mañana en que, con el primer sol, toda la Sierra, de un blanco brillante y con sus azules hondonadas, parecía al alcance de la mano; se veía cada uno de sus cortes, tan cerca, que la persona no acostumbrada hubiera creído que en dos horas podía llegar a ella.

Se levantaba, tan grande, entre el mundo de las pequeñas cosas humanas, no creada por nadie en el mundo de las cosas de los hombres. Y aunque todos cuantos vivieron a lo largo de milenios hubieran traído aquí el tremendo revoltijo de sus obras y hubiesen amontonado con sus manos cuanto hicieron y hasta cuanto imaginaron hacer, es lo mismo, no habrían logrado construir una Sierra tan grande, superior a cuanto puede concebirse.

El camino les llevaba todo el tiempo de stanitsa en stanitsa de tal modo que la Sierra estaba siempre ante ellos, se les acercaba, la veían: los espacios nevados, los salientes desnudos de las rocas y las sombras de los desfiladeros, que se adivinaban. Pero de media en media hora empezaba a difuminarse por abajo, se separaba de la tierra, ya no se asentaba sobre ella, sino que pendía, ocupando un tercio del firmamento, y un velo la envolvía; desaparecían en ella cicatrices y costillas, los indicios montañosos, y semejaban una aglomeración de nubes blancas, pegadas unas con otras. Luego eran nubes desgarradas, que ya no se podían diferenciar de las verdaderas nubes. Más tarde fueron barridas, la Sierra no era ni mucho menos tan baja, sino algo parecido a una celestial visión, y por delante, como por todos los lados, quedaba un cielo grisáceo y blanquecino, que hacía mayor el bochorno. Así, sin cambiar de dirección, recorrieron más de cincuenta verstas, hasta el mediodía y después del mediodía, sin que las gigantescas montañas se acercasen; sólo se aproximaban las redondeadas elevaciones inmediatas: el Camello; el Toro; la calva Serpiente; el rizado Monte de Hierro.

Cuando salieron, en el camino no se levantaba polvo, el rocío cubría aún la fresca estepa. Siguieron adelante cuando la estepa remontaba en vuelo, trinaba; luego, cuando silbaba, crujía y rumoreaba; a Mineráinie Vodi llegaron, dejando tras sí una perezosa nube de polvo, en plena hora de la siesta, y el único sonido preciso que se oía era el monótono chocar de las maderas de la tartana; con la capa de polvo, se apagaba casi el repiqueteo de los cascos de los caballos. Los finos olores de las hierbas, que les habían acompañado durante estas horas, quedaban atrás y ahora sólo había el penetrante olor del sol mezclado con el polvo; así olían su tartana, la capa de heno sobre la que iban sentados y ellos mismos; pero habitantes de la estepa como eran desde su primera infancia, este olor les resultaba agradable, y el bochorno no les fatigaba.

El padre no había consentido en darles el tílburi de ballestas, las sacudidas y los golpes eran muy violentos y la mayor parte del camino la hicieron al paso. Avanzaron por entre trigales y rebaños, dejaron atrás los calveros salitrosos, cruzaron las lomas, atravesaron las barrancas de suave pendiente, con agua en las cercanías, y los ríos secos, ninguno de los cuales merecía el nombre de tal; no tropezaron con ninguna stanitsa grande, las personas a quienes adelantaban eran contadas a causa de la festividad del día, pero Isaaki, siempre sufrido, dispuesto a aguantarlo todo, en particular en aquellos momentos, por su estado de ánimo y por los pensamientos que le dominaban, hubiera podido seguir así no estas ocho horas, sino dieciséis: con el agujereado sombrero de paja hundido hasta sus orejas de caballo y sujetando unas riendas que para nada eran necesarias.

Evstrashka, el hermano menor, hijo de su madrastra, habría podido continuar el camino hasta que se hiciese de noche: primero durmió sobre el heno, de espaldas a Isaaki, luego empezó a dar vueltas, se puso de pie, mirando la hierba, se apeó de un salto y empezó a correr adelante y atrás atraído por un sinnúmero de asuntos. Y no cesaba de contar cosas o de hacer preguntas: «¿Por qué cuando uno cierra los ojos parece como si marchara hacia atrás?».

Evstrat acababa de pasar al segundo grado del gimnasio de Piatigorsk, pero antes, lo mismo que había sucedido con Isaaki, el padre únicamente había consentido en dejarle estudiar en el gimnasio elemental más próximo: los hermanos y hermanas mayores no conocían ni habían visto nada más que la tierra, los animales de labor y las ovejas, y vivían perfectamente. Isaaki empezó los estudios un año más tarde de lo que debiera, y después del gimnasio el padre lo retuvo otro año antes de dejarse convencer de que ahora necesitaba ir a la Universidad. Pero lo mismo que los bueyes, que arrastran la carga no a tirones violentos, sino con un empuje constante, así Isaaki se salía con la suya con el padre, con su paciente insistencia, nunca de golpe.

Isaaki amaba su stanitsa y la alquería familiar, situada a diez verstas, y el trabajo del campo, y ahora, durante las vacaciones, no había rehuido las faenas de la siega o de la trilla. Al pensar en el porvenir, aspiraba a unir su vida prístina y lo que había aprendido con el estudio. Pero cada año resultaba lo contrario: los estudios le apartaban irremisiblemente del pasado, de la gente de la stanitsa y de la familia.

En toda la stanitsa sólo había dos estudiantes. Su manera de hablar y su aspecto eran motivo de asombro y risa entre sus paisanos. Y apenas llegaban, se apresuraban a cambiar de ropa y ponerse la vieja. Por lo demás, algo había que agradaba a Isaaki: la gente de la stanitsa lo diferenciaba del otro estudiante y le llamaba —con un dejo de burla— POPULISTA. Alguien tuvo esta ocurrencia y luego todos dieron en llamarle así, «populista». Hacía mucho que en Rusia se habían extinguido los populistas, pero Isaaki, aunque jamás se atreviese a decirlo en voz alta, se sentía precisamente populista como persona que adquiría sus conocimientos para el pueblo e iba al pueblo con el libro, la palabra y el amor.

Sin embargo, incluso dentro de su propia familia este retorno era casi imposible. Las ideas que Isaaki había adquirido exigían, según la doctrina del conde Tolstoi, verdad y conciencia, y sus relaciones con la familia le llevaban, al contrario, a la mentira. Porque le era imposible decirle al padre que la misa era un espectáculo indigno de quien cree en Dios, y con ciertos sacerdotes hasta una odiosa blasfemia, y que él, Isaaki, iba a la iglesia sólo para no dejar a su padre en vergüenza ante toda la stanitsa, aunque hubiera preferido mil veces no ir. O bien, cuando se hizo vegetariano. Isaaki no pudo explicar de ningún modo al padre, a su familia y a sus paisanos, que lo hacía por razones de conciencia: decirles que no se debe matar a ningún animal vivo, y por eso no se debe comer carne; se habrían burlado de él en casa y en la stanitsa. Por eso Isaaki mentía, decía que el no comer carne era un descubrimiento que acababa de hacer cierto alemán, que eso aseguraba una larga vida y que él quería probar. La mentira le fatigaba, le atormentaba, aunque sin ella habría sido todavía peor.

¡Pero qué hablar del padre! Por culpa de la ávida y avispada madrastra, con los años, el padre se había convertido en un extraño, lo mismo que la casa; los hermanos y hermanas mayores habían separado sus haciendas; la casa era la casa de la madrastra y de sus nuevos hijos. Esto hacía más fácil la decisión que Isaaki acababa de tomar. Pero no podía sincerarse, la mentira le envolvía y tuvo que fingir también, decir que necesitaba volver a la Universidad para hacer unas prácticas antes de que comenzara el curso, y debió inventar estas PRÁCTICAS y hacerlo comprender así a su crédulo padre.

La única repercusión que las tres semanas de guerra habían tenido hasta entonces en la stanitsa eran las dos declaraciones del zar, una a Alemania y otra a Austria, que fueron leídas en el templo y quedaron expuestas en la plaza de la iglesia, la marcha de dos grupos de reservistas y el envío de caballos a la cabeza del distrito, porque su stanitsa no era de cosacos del Terek, sino del katsapi[2]. En todo lo demás era como si no hubiese guerra: al lugar no llegaban los periódicos y era pronto para recibir cartas del Ejército de Operaciones; ni siquiera pensaba nadie en tales «cartas». Hasta entonces el «recibir cartas» se consideraba algo deshonesto y repugnante, e Isaaki procuraba que nadie le escribiese. De la familia de los Lazhenitsin no se habían llevado a nadie: el hermano mayor era un hombre de edad, su hijo se hallaba ya prestando servicio, al hermano mediano le faltaban varios dedos, Isaaki era estudiante y los hijos de la madrastra todavía eran pequeños.

Tampoco el recorrido de aquel día por la ancha estepa les había traído el menor indicio de guerra.

Después de cruzar el puente sobre el Kuma y de atravesar la doble vía del ferrocarril, con la grava que despedía fuego, marchando ya por la calle cubierta de hierba de la stanitsa Kúmnskaia —ahora Mineráinie Vodi—, en ningún sitio advirtieron tampoco signos de guerra. ¡Se resistía tanto la vida al menor cambio! En todos los sitios en que le era posible, fluía y se deslizaba lo mismo que antes.

Junto a un pozo, a la sombra de un copudo olmo, se detuvieron: Evstrashka debía desenganchar los caballos, esperar a que se les secase el sudor y abrevarlos; luego tenía que acudir a la estación. Isaaki se lavó, con el torso desnudo, y Evstrashka le echó en la espalda dos cubos de helada agua con un jarro de oscura hojalata. Después de esto se friccionó concienzudamente, se puso una blanca camisa limpia, con cinturón, dejó las cosas en la tartana y sin ningún impedimento, tratando de eludir el polvo, se dirigió a la estación.

La plaza de la estación de Mineráinie Vodi era la de una stanitsa cualquiera, pueblerina: las gallinas picoteaban alrededor y al largo edificio de la estación se acercaban los charabanes y carros, levantando una gran polvareda.

El andén, en cambio, cubierto todo él con un toldo que se extendía sobre finas columnas pintadas, ventilado y fresco, atraía aquel día, como siempre, con sus balnearios. Las parras trepaban por las columnas del toldo, todo era como siempre, todo respiraba la alegría del veraneo, y nadie parecía tener allí la menor noticia de la guerra. Las señoras con sus sombreros claros y los hombres con trajes de seda cruda, seguían a los maleteros hacia el andén de los trenes de Kislovodsk. Vendían helados, agua mineral, globos de colores y también periódicos. Sania compró unos cuantos, a los que echó un vistazo sin detenerse y, luego ya, sentado en un banco del andén de veraneantes. En su cara, siempre suavemente pensativa, de una expresión bondadosa, apareció un gesto de impaciente ansiedad. Él, siempre tan mesurado, no acababa de leer las noticias, saltaba de una columna a otra, abría un segundo periódico, un tercero. ¡Bien, bien! ¡Los nuestros han obtenido una gran victoria en Gumbinnen! El enemigo se verá obligado a evacuar toda Prusia… También en Austria marchan bien los asuntos… ¡Una victoria de los serbios…!

Se encontraba así, sentado en el banco, poniéndose al tanto de las noticias y sin acordarse siquiera de ir a sacar el billete, cuando alguien le llamó con muestras de gran animación y le puso la mano en el hombro: ¡Era Varia! La vieja amiga de los años de Piatigorsk, antes con el pelo muy liso en su pequeña cabeza de huérfana y ahora con un espléndido peinado y agitada:

—¡Sania! ¿Es usted? ¡Qué coincidencia! No sé por qué, pero viniendo de Petersburgo, durante todo el camino no he cesado de pensar que le encontraría precisamente a usted. Comprendía que era imposible. Quise enviarle un telegrama a la stanitsa, pero como sé que no le agrada…

Mantenía la cabeza quieta para no mostrar de perfil la abultada y curva nariz aquilina y el mentón más bien hombruno. No era honrado fijarse en esto cuando la otra le miraba con ojos resplandecientes.

Sania se alegró al verla, pero con una alegría distraída. Se sentaron uno junto a otro.

—¿Recuerda, Sania, cómo nos encontrábamos en Piatigorsk sin habernos puesto de acuerdo?,… ¿Se va o está esperando a alguien?

El aspecto de él no era de muy joven; no era un chiquillo, pero con la blanca camisa recién puesta se parecía más que nunca a un hombre de la estepa, bronceado, con el ondulado cabello color trigo aplastado, como abrasado por el sol. Una sonrisa amistosa entre el triángulo del recortado bigote rubio y el pelo que le crecía desordenadamente en el mentón sin llegar a ser barba todavía:

—No, me voy… —en sus ojos nunca brillaba una alegría completa, sencilla y estúpida; siempre denotaban un trabajo interno—… a Moscú. —Miró a un lado y hacia abajo. Como si se sintiese culpable. O como si temiese apenarla—. Primero me acercaré a Rostov, allí tengo un amigo, usted lo conoce, es Kotia, Konstantín.

—Pero aún tiene por delante tres semanas… ¿O es que piensa…? —se inquietó Varia—, ¿…estando como está en el cuarto curso? ¡Por nada del mundo! ¿Para qué va? ¿Para qué?

Él sonrió turbado.

—Verá… no podía seguir allí… en el pueblo…

Era cierto, se encontraban en otras ocasiones sin haberse puesto previamente de acuerdo. Con oculta esperanza, ella, una alumna de la escuela municipal, salía por la tarde al bulevar principal de Piatigorsk y veía venir a su encuentro a aquel gimnasista conocido, que le llevaba tres años.

Al verse juntos, se entregaban a largas conversaciones. Los temas de que hablaban eran serios, muy importantes para Varia: no recordaba que nunca ninguna persona adulta le hubiese atraído tanto. Incluso cuando oscurecía y los preceptores y preceptoras no podían verlos, cuando Sania hubiera podido perfectamente tomarla del brazo, no lo hacía. Y Varia lo respetaba particularmente por esta seriedad suya. (Aunque habría preferido respetarle menos y que la llevase del brazo).

Más tarde empezaron a acudir de tiempo en tiempo a los bailes de gimnasistas y a otras fiestas, pero también allí se limitaban preferentemente a hablar, y no bailaban nunca. Sania decía que los abrazos del vals dan lugar a deseos no preparados aún por el auténtico desarrollo de los sentimientos, y el conde Tolstoi veía en esto algo malo. Sometiéndose a sus suaves y circunstanciadas explicaciones, Varia se decía a sí misma que no sentía deseos de bailar.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   79

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La novela, cabeza de la trilogía que el autor, Premio Nobel 1970, califica de obra cumbre de su vida, trata sobre la terrible derrota sufrida por el ejército iconEl escritor español José Ovejero ha sido galardonado con el Premio...

La novela, cabeza de la trilogía que el autor, Premio Nobel 1970, califica de obra cumbre de su vida, trata sobre la terrible derrota sufrida por el ejército iconPremio nobel de economia (Un nobel con “V”)“premio novel de economia 2009”

La novela, cabeza de la trilogía que el autor, Premio Nobel 1970, califica de obra cumbre de su vida, trata sobre la terrible derrota sufrida por el ejército iconResumen El presente artículo se ofrece como una reflexión ante una...

La novela, cabeza de la trilogía que el autor, Premio Nobel 1970, califica de obra cumbre de su vida, trata sobre la terrible derrota sufrida por el ejército iconEscribió esta breve frase, plena de sabiduría. Shaw es la única persona...

La novela, cabeza de la trilogía que el autor, Premio Nobel 1970, califica de obra cumbre de su vida, trata sobre la terrible derrota sufrida por el ejército iconEscribió esta breve frase, plena de sabiduría. Shaw es la única persona...

La novela, cabeza de la trilogía que el autor, Premio Nobel 1970, califica de obra cumbre de su vida, trata sobre la terrible derrota sufrida por el ejército iconPremio Nobel de Economía 2009

La novela, cabeza de la trilogía que el autor, Premio Nobel 1970, califica de obra cumbre de su vida, trata sobre la terrible derrota sufrida por el ejército iconPremio Nobel de Literatura 1990

La novela, cabeza de la trilogía que el autor, Premio Nobel 1970, califica de obra cumbre de su vida, trata sobre la terrible derrota sufrida por el ejército iconMujica y el Premio Nobel. Yo quiero a otro

La novela, cabeza de la trilogía que el autor, Premio Nobel 1970, califica de obra cumbre de su vida, trata sobre la terrible derrota sufrida por el ejército iconQue, en lugar de ser asesinados por la espada, son muertos cada día...
«La Niña Chica llora porque el señorito me ha matado la milana», dice Azarías al escuchar uno de los alaridos de su sobrina. Cuando...

La novela, cabeza de la trilogía que el autor, Premio Nobel 1970, califica de obra cumbre de su vida, trata sobre la terrible derrota sufrida por el ejército iconPremio Nobel de Economía 2009 para Ostrom y Williamson




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com