Resumen este artículo expone las condiciones sociales y políticas de la población oaxaquefía. Indica los profundos problemas que caracteriza esa situación social y argumenta sobre la imposibilidad de que más mercado o más política ofrezcan una salida a esos problemas.






descargar 113.58 Kb.
títuloResumen este artículo expone las condiciones sociales y políticas de la población oaxaquefía. Indica los profundos problemas que caracteriza esa situación social y argumenta sobre la imposibilidad de que más mercado o más política ofrezcan una salida a esos problemas.
página1/3
fecha de publicación08.10.2016
tamaño113.58 Kb.
tipoResumen
e.exam-10.com > Derecho > Resumen
  1   2   3
MOVIMIENTOS SOCIALES

TENDENCIAS A LA MODERNIZACIÓN Y CAMBIO EN EL PARTICULARISMO POLÍTICO: EL CASO DE OAXACA1


Ilustración 1

Alejandra Sánchez A.2
Juan José Santibafíez S.3


RESUMEN
2


PRESENTACIÓN 4

OPCIONES ECONÓMICAS
12


LA TRADICIÓN POLÍTICA EN LA MODERMDAD IMPOSIBLE
16


BIBLIOGRAFÍA 28


RESUMEN


Este artículo expone las condiciones sociales y políticas de la población oaxaquefía. Indica los profundos problemas que caracteriza esa situación social y argumenta sobre la imposibilidad de que más mercado o más política ofrezcan una salida a esos problemas. La historia de la población oaxaqueña demuestra que los procesos de cohesión social y estabilidad política provienen de decisiones culturales vinculadas a relaciones más personalizadas entre ellos. Estas relaciones particularistas no son, por cierto, obstáculos al cambio sino su propia condición. El actual proceso de globalización tiene, como uno de sus principales rasgos, la estructuración del mundo a partir de sistemas autoregulados. Por lo tanto, proponemos la hipótesis de que existe un contexto mundial que replantea el concepto de autonomía local. Finalmente, vivimos una paradoja. La situación mundial requiere formas culturales de integración al lado de procesos nacionales de desintegración económicos y políticos.
Palabras clave: globalización, autonomía, localismo, pobreza
Recibido septiembre de 1999 Aceptado julio deI 2000
2 Estudiante de la Maestría de Sociología en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la
UNAM. Tel. 56893021.
Profesor e investigador de la Maestría en Ciencias en Desarrollo Rural Regional. UACh. E-mail.
sjj “xalum.uam.mx

SUMMARY
This article shows the political and economic conditions of Oaxaca’ s population. The paper indicates the deep problems that charac.. terizes those social conditions and agues on the impossibility to get any solution neither through more market or more politics. The particular history of Oaxaca’s people shows that the best way to get social cohesion, and political stability, comes from cultural decisions linked to more personal relationships. Certainly, those particularistic relationships are not an obstacle to changes but the main condition. The actual globalizing process contains, as one of his most important features, the re-structuring of the world departing from particular structures self-regulated. Hence, we proposes the hypothesis that there is a global context to introduce the concept of local autonomy. Finall we lives a paeadox. The world requires cultural ways of social integration besides the national process of economic and political desintegration.

Key words: Globalization, autonomy, loalism, poverty.

PRESENTACIÓN


En este trabajo nos proponemos analizar la situación social a que ha llegado el desarrollo de un estado de particular relevancia para comprender los límites a que la modernización propuesta desde los inicios del presente siglo ha producido en áreas de profundo vigor cultural y político.
La modernización y el desarrollismo, siendo tan diferentes como lo pueden ser, pasaron inadvertido el problema de la integración de múltiples formas de identidad micro social, que han pasado de ser remanentes del pasado, en espera de su conversión a ciudadanos, a sujetos movi¡izados en formas no-modernas de integración a sistemas políticos de gran complejidad, pero al mismo tiempo de gran capacidad de estabilización del orden social local. El espacio dejado por esos procesos de modernización o desarrollo a la expresión local no son, al menos no lo son de modo evidente, distorsiones propias de un neoliberalismo “a la mexicana”. Estas variaciones más bien concentran los límites que ha ido acumulando frente a sí la puesta en práctica de cambios estructurales en el

TEXTUAL
Estado benefactor moderno y proyectados sobre aquéllas naciones que persiguen el mismo rumbo.
Como esos mismo Estados, que hoy pretenden convertirse en Estados supervisores, están viviendo al mismo tiempo un proceso de des- modernización en un doble sentido. La crisis en los modelos de gestión de la crisis del capitalismo les ha llevado a profundizar sus estrategias de racionalización administrativa, movilizando en su contra grupos sociales que hoy someten a disputa el modelo cultural de gestión de los recursos sociales. En segundo lugar, el proceso de racionalización, aparente triunfo de la razón, se acerca más a la convicción de que no es posible tal triunfo de la razón sin cumplimiento cabal de un sistema de interacción social libre de poder.4
La discusión está asociada al debate actual en torno a las transformaciones que se registran en términos de la función y pertinencia del Estado, del Estado nacional, y de sus formas de integración. Por esa sola razón es de por si importante destacar el sentido cultural y político de esos problemas. Pero por si eso fuera poco, debe también sefialarse que las formas políticas estatales parecen estar sometidas a una dura crítica, por parte de las tendencias al dominio del mercado, que contiene una negación radical a todo monopolio, en lo que se refiere al Estado, al monopolio de la violencia. Esta tendencia amenaza, ciertamente, la idea misma de una forma estable de vida social.
El Estado mexicano ha cambiado su postura frente a la sociedad civil, al impulso de las políticas mundiales de ajuste estructural y reforma del Estado. Esas transformaciones han sido de menor valor estructural frente a los reclamos y prácticas seguidas por una parte muy significativa de protagonistas sociales y de las instituciones que les permiten insertarse en la formación del Estado nacional. Una consecuencia natural de los límites al proyecto estatal mexicano ha sido la pérdida de los mecanismos tradicionales de control de la población. El sistema político
En el primer caso pueden entenderse dos de las últimas obras de Touraine, A: Crítica de la modernidad. México.FCE. 1996 y; ¿Podemos vivirjuntos?. México.FCE. 1998. En el segundo punto debería situarse con gran claridad en el análisis de las transformaciones estatales los trabajos de Jurgen Habermas. Más allá del Estado nacional. México. FCE. 1998. y Facticidady validez. Barcelona.1998.


nacional ha tenido que abrirse a la participación de otros actores políticos y socíales. En los últimos días parece cierta la tendencia a la caída del sistema presidencialista mexicano. Se ensancha la competitividad del sistema de partidos y tanto las formas parlamentarias, cuanto los movimientos sociales juegan muy claramente en la limitación o negociación de los grandes proyectos nacionales de política económica. Abundan los agudos análisis al respecto, pero no parece ser suficiente. Hay varias razones para suponer que el problema político actual es más complejo.
Nos servimos de la definición clásica del Estado para proponer una valoración de esas opciones emergentes en manos de los sujetos sociales más empobrecidos por el viraje estatal. En realidad el rasgo sustantivo de las formas de Estado no descansan en el hecho técnico del monopolio sobre la violencia, sino en el sentido legítimo de ese monopolio.
Por esa razón es destacable analizar los procesos de formación de esa legitimidad, o de su deslegitimación. Aquí se inserta la dimensión cultural del presente trabajo. El que esas creencias en la dominación
—como las llamó Max Weber—no se correspondan entre lo que cree la sociedad civil, aquello que orienta su acción, y lo que el Estado mismo asume como orientador de su modelo de dominación, genera irremediablemente problemas de deslegitimación, vaciamiento cultural o pérdida de capacidad de hacer política desde el Estado, de conducir a la sociedad.
La formación de las expectativas sociales puede estar asociada a múltiples maneras de apreciación valorativa por grupos, clases, mdividuos, etc., pero siempre corresponde a un conjunto de valores con eficacia social para fundamentar la acción colectiva e individual. Este es el sentido de pensar que el protestantismo pudiera haberse convertido en el ethos capitalista; no importando si, desde el punto de vista empírico ese espíritu, dondequiera que aparezca, produzca los mismos resultados. En todo caso se trata de analizar el sentido de esos procesos de valoración que forman parte sustantiva de lo que hoy denominamos cultura.5 El
El término mismo se refiere específicamente a ese problema en general. El término cultura se usa principalmente en la filosofia. Tiene dos significados. El primero se refiere a la formación, desarrollo y perfeccionamiento del hombre. Bacon consideró a la cultura como la geórgica del alma. Un segundo sentido se refiere mas bien al producto de

término de cultura ha pasado a ser utilizado para describir el conjunto de modos de vida de un grupo humano determinado, sin referencia al sistema de valores al que orientan estos modos de vida. Así se pueden designar tanto la civilización más desarrollada como las formas de vida histórica o lógicamente menos evolucionadas o más toscas y primitivas. Kelly dice: “La cultura es un sistema históricamente derivado de explícitos e implícitos proyectos de vida que tienden a ser participados por todos los miembros de un grupo o de los especialmente designados”.6 No es necesario analizar aquí los cambios habidos dentro de cada disciplina en los usos conceptuales del término. Recientemente Huntigton proyectó la discusión cultural volviéndola a asimilar a alternativas civilizatorias. Cabe recordar que la distinción, a pesar de sus usos ideológicos, ha sido más útil a partir de Spengler, quien, por su parte, permitió entender el valor de cada cultura con independencia del lugar que ocupara en un orden civilizatorio.7
Esta relación entre cultura y civilización parece vincular nuevamente la cuestión a decisiones de orden político, pues cualesquiera que fuere nuestra posición respecto a la semántica misma del concepto es pertinente suponer que modelos culturales distintos, más aún si son civilizatorios, suponen la pregunta de cuál domina o predomina y por qué razones lo hace, qué representa esa dominancia y cuál es su viabilidad histórica. Por eso la pregunta sobre si es posible pensar a los proyectos de vida de grupos significativos de la población, como consistentes a las recientes tentativas de llenar la orientación cultural del Estado con nuevos valores, o disfuncionales y si esa orientación nos permitiría entender el alcance mismo de esas transformaciones, su viabilidad y la probable suerte de los miembros de esa nueva forma estatal.
esta formación: el conjunto de los modos de vivir y de pensar cultivados, civilizados,
pulimentados, etc. que se suelen denominar civilización.
6 Ver Linton, R. La ciencia del hombre en la crisis mundial. México. S. XXI eds. 1976 pp. 262
7Ver Spengler. La decadencia de Occidente Madrid 1934. La antropología ha especificado este debate distinguiendo razón material, razón práctica y cultura material, cultura práctica, etc. Ver en especial el trabajo de Arizpe L. Cultura y desarrollo. México. Porrúaed. 1986.
Oaxaca es un estado claramente representativo de las grandes fases del desarrollo latinoamericano. Colonizada por los españoles, llegó a ser la principal abastecedora del mercado internacional de pintura para las telas que circularon en el espacio colonial y el modo de producción manufacturero. 8
La drástica caída de la demanda industrial de los tintes naturales; puso a Oaxaca en un larguísimo tobogán, cuyo punto final parecía haber sido el intento de declarar al estado “libre y soberano” al concluir el primer tercio del presente siglo. La formación del Estado nacional volvió rápidamente las páginas de esas aspiraciones regionalistas que, con sus propios ritmos, siguieron el destino de los demás movimientos localistas.
La coyuntura bélica permitió que el gobierno norteamericano abriera las puertas a trabajadores mexicanos enganchados de manera. masiva en lugares como Oaxaca, Jalisco, Michoacán, etc., inaugurando así la única vía en que el desarrollismo se puso en contacto con esas economías estatales. La centralización de los recursos para el desarrollo apenas dejó estrechos espacios a la inversión en infraestructura productiva en el estado. Ni la discusión sobre la identidad nacional, ni los esfuerzos por utilizar a la educación como la gran palanca de la unidad nacional, cubrieron a la población oaxaqueña. Estos no eran pobladores cuya vinculación con el Estado nacional fuera fácil, debido a la gran dispersión de las localidades.
La población está compuesta de una gran diversidad de grupos étnicos de entre los cuales destacan: zapotecos, mixtecos, mazatecos, triquis, chinantecos, huaves, mixes, etc.
8 Cfr. Carmagnani M. Formación, auge y crisis del sistema feudal en América Latina.
México. Siglo XXI eds. 1978. Más recientemente:Patterson, Thomas-C. “Processes in
the Formation of Ancient World Systems”. Dialectical Anihropology; 1990, 15, 1,
MOVIMIENTOS SOCIALES
Una distribución territorial definida por los señoríos étnicos especializa regiones enteras en uno u otro grupo, describiendo la importancia de las formas tradicionales de cohesión cultural. La variabilidad lingüística no se traduce en rupturas intercomunitarias que las confinen a procesos de aislamiento interétnico. En cierto sentido la cobertura hispanófona permite formas de comunicación interregionales funcionales a las diferencias del habla (Figura 1).
La población ha mantenido una relativa proporcionalidad en su desarrollo. Esta proporcionalidad no sigue los mismos patrones de crecimiento de la población nacional y mantiene su centro de organización en los promedios municipales que le caracterizaron desde su origen. El Cuadro 1 ilustra los promedios del crecimiento poblacional y la dispersión observada en los núcleos poblacionales organizados por municipio.
CUADRO 1. Población en el estado de Oaxaca promedios y disperSión municipal. 1950-1995.

De acuerdo a datos del INEGI, para 1990 la distribución espacial de la población con menos de un salario mínimo de ingreso era bastante dramática. Mientras en los distritos del centro se puede observar las menores proporciones de la PEA que perciben este ingreso, en los distritos como Teotitián y la Mixteca, la proporción es por encima de las 3/4 partes de esa PEA. La mayoría de los distritos rurales tienen estratos de más de la mitad de su población con ese bajo nivel de ingresos. El contraste es mayor si se observa esa misma proporción pero en el estrato de más de cinco salarios mínimos. Una baja proporción de la PEA se ubica en ese estrato y lo puede lograr especialmente en el Distrito del Centro. La ca-

pacidad adquisitiva de la población rural es, por lo tanto, sumamente baja lo que refuerza la necesidad de refugiarse en estrategias autoconsuntivaS en los grupos familiares, las comunidades e incluso regiones enteras. Aún así las opciones de vida son evidentemente reducidas. La diferenciación de oportunidades presiona naturalmente a buscar ciertas alternativas en mejores mercados laborales fuera del estado, o concentrándose en actividades ofrecidas en el mercado urbano de la capital estatal.
Los municipios reunidos alrededor del distrito de Tehuantepec tienen una proporción cíe la PEA con más de cinco salarios mínimos apenas superior al 5%. En el Centro esa proporción apenas rebasa el 3% y en la periferia, exceptuando Juchitán, Huajuapan y Tuxtepec, la misma proporción se sitúa alrededor del 1% y en ocasiones está muy por debajo de ese nivel.
La actividad de donde deriva mayoritariamente el bajo ingreso de la población es del sector primario. Según la fuente citada se registran que 20 de 27 zonas tienen una proporción de más del 60% de su PEA en el sector primario. En ocho de esas zonas se registra una proporción mayor al 80%.
En apenas tres zonas se logra tener entre el 23 y 31% de la PEA ocupada en el sector secundario: TehuantepeC, Huajuapan y Tlacolula. El distrito del Centro apenas llega a un 21% de su PEA en ese sector.
En el caso de las actividades del sector secundario éstas se localizan en los distritos señalados y en menor proporción, pero de modo más concentrado, se aglutinan en los Valles Centrales del estado especializándose en las artesanías del valle de Tiacolula y la industria refresquera en la zona del centro, una fábrica de triplay etc. Como se puede comprender, la oferta del sector secundario es bastante estrecha.
En el sector terciario la distribución es muy drástica, pues en el distrito del Centro encontramos más del 60% de la PEA en esa actividad. Al lado de EtIa, Juchitán, Tehuantepec y Huajuapan son las áreas donde más de la tercera parte de la PEA se dedica a actividades propias del sector terciario.
La función del intercambio es evidentemente la que más ocupa a la población, aunque lo hace de manera poco retributiva. En áreas como la


Año

Media

Desv St

Mínimo

Máximo

Ñ
571

Total

1950

2489.16

3218.48

238

49953

1421313

1960

3024.98

4579.59

273

78 639

571

1 727 266

1970

3535.83

6519.06

264

116388

570

2015424

1980

4156.27

8549.55

224

157284

570

2369076

1990

5297.47

12207.76

149

213985

570

3019360

1995

5664.73

13910.26

121

244 827

570

3 228 895


de Juchitán esta actividad ha dado pie a la presencia de mujeres especiá lizadas en una gran gama de actividades comerciales. En la zona de Te huantepec, colindante con Pochutla, la atención a los servicios turísticos permite actividades de un gran dinamismo. En el centro se organiza 1 gran actividad de integración regional por la vía del sistema itinerante mercados semanales.
Este sector es, de manera más generalizada, el que más ocupa a l@
población en sus localidades. Las comunidades que menos proporción ¿
la PEA dedican a este sector lo hacen en un intervalo del 4 al 11%. Así s
tiene una preeminencia del sector, pero al mismo tiempo se da cuenta i4
una intensa actividad de servicios en la mayor parte de las comunidades.,
La ocupación de la PEA recibe una baja remuneración, en
medida por esta estructura de las actividades regionales y por los bajos niveles de calificación de esa población. En el rango de más alta educación (entre 5.15 y 7.80 años de escolaridad) se localizan 3 unidades geográficas. En cambio, en el estrato más bajo (1.5-3.56 años) se encuentran 10. De 3.56 a 4.09 años de escolaridad se hallan 10 zonas, es decir, que
20 de 30 zonas apenas llegan a 4 años de educación. Apenas un 10% de la población de 15 años y más puede rebasar la educación primaria. La falta de educación básica es evidente.
La condición de pobreza extrema se ha generalizado en Oaxaca. Los flujos de migrantes son cada vez mas extensos a pesar del encarecimiento de las cuotas pagadas a los coyotes. En la actualidad un migrante debe invertir alrededor de 1 200 dls. para pasar la línea fronteriza. Este encarecimiento favorece la expansión de circuitos de migración que se especializan en zonas agrícolas del noroeste del país. Cálculos recientes señalan que en el Valle de Mexicali, de San Quintín y de Tecate, la participación de migrantes oaxaquefios ha aumentado. De cerca de 40 000 trabajadores rurales un 1% se forma por personal especializado de origen oaxaqueño y guerrerense. Un 10% se forma de migrantes llamados golondrinos del mismo origen y hasta un 20% se convierten en residentes en esas zonas, aunque su origen sea el señalado.
La relevancia de la actividad es extraordinaria en las familias de migrantes quienes llegan a ahorrar hasta el 91% de su ingreso con vistas a enviarlo a sus zonas de origen o para sus gastos en el camino de regre so

Esto nutrirá a sus economías locales ante un evidente desgaste fisico de proporciones brutales.9
La situación de marginación es alarmante en el estado. La Figura 2 muestra la desproporcionada amplitud de municipios que se encuentran en condiciones de marginación alta y muy alta. En contraste, apenas 4 municipioS alcanzan condiciones de muy baja marginación. De ahí deriva la extrema pobreza de la mayor parte de la población. Si consideramos las diferencias por género o corte de edad el resultado es más grave. La marginación afecta de modo especial a mujeres y niños. Aunque se pueden encontrar diferencias entre la zona mixteca y el territorio del Istmo, en realidad no se consigue neutralizar el nivel de desnutrición inter e intrarregional.’°
En conclusión, puede decirse que los frutos del modelo de desarrollo que siguió la nación hasta la década de los 90 sólo ahondo las diferencias entre la mayor parte de las regiones oaxaqueñas y cualquier otro estado del país. Ni medios de reproducción económica suficientes ni medios de integración a sistemas institucionales de participación, tales como la educación o la atención a la salud, la expansión poblacional sólo ha podido encontrar un alivio a su estrechez económica por medio del rápido incremento de las tasas de migración. Más de la mitad de los oaxaqueños nacen con una herencia que los expulsa de su territorio.

  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Resumen este artículo expone las condiciones sociales y políticas de la población oaxaquefía. Indica los profundos problemas que caracteriza esa situación social y argumenta sobre la imposibilidad de que más mercado o más política ofrezcan una salida a esos problemas. iconResumen este pequeño artículo, a caballo entre la recensión y la...

Resumen este artículo expone las condiciones sociales y políticas de la población oaxaquefía. Indica los profundos problemas que caracteriza esa situación social y argumenta sobre la imposibilidad de que más mercado o más política ofrezcan una salida a esos problemas. iconQue los más diversos sectores políticos y sociales han expresado...

Resumen este artículo expone las condiciones sociales y políticas de la población oaxaquefía. Indica los profundos problemas que caracteriza esa situación social y argumenta sobre la imposibilidad de que más mercado o más política ofrezcan una salida a esos problemas. iconLópez: “ugt apuesta por una política centrada en las personas y el...

Resumen este artículo expone las condiciones sociales y políticas de la población oaxaquefía. Indica los profundos problemas que caracteriza esa situación social y argumenta sobre la imposibilidad de que más mercado o más política ofrezcan una salida a esos problemas. iconResumen la aparición de problemas de índole medioambiental que afectan...

Resumen este artículo expone las condiciones sociales y políticas de la población oaxaquefía. Indica los profundos problemas que caracteriza esa situación social y argumenta sobre la imposibilidad de que más mercado o más política ofrezcan una salida a esos problemas. iconResumen: El objetivo principal de este artículo es hacer una revisión...

Resumen este artículo expone las condiciones sociales y políticas de la población oaxaquefía. Indica los profundos problemas que caracteriza esa situación social y argumenta sobre la imposibilidad de que más mercado o más política ofrezcan una salida a esos problemas. iconConforme los grupos humanos crecen y sus relaciones sociales se amplían,...

Resumen este artículo expone las condiciones sociales y políticas de la población oaxaquefía. Indica los profundos problemas que caracteriza esa situación social y argumenta sobre la imposibilidad de que más mercado o más política ofrezcan una salida a esos problemas. iconResumen Este artículo tiene una introducción y dos partes. La primera...

Resumen este artículo expone las condiciones sociales y políticas de la población oaxaquefía. Indica los profundos problemas que caracteriza esa situación social y argumenta sobre la imposibilidad de que más mercado o más política ofrezcan una salida a esos problemas. iconResumen este artículo indaga sobre cuáles son los elementos más controvertidos...

Resumen este artículo expone las condiciones sociales y políticas de la población oaxaquefía. Indica los profundos problemas que caracteriza esa situación social y argumenta sobre la imposibilidad de que más mercado o más política ofrezcan una salida a esos problemas. iconResumen La depresión es una de las condiciones neuropsiquiátricas...

Resumen este artículo expone las condiciones sociales y políticas de la población oaxaquefía. Indica los profundos problemas que caracteriza esa situación social y argumenta sobre la imposibilidad de que más mercado o más política ofrezcan una salida a esos problemas. iconResumen en esa trama entre lo pedagógico y lo social, lo político...




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com