Modelo ordenanza municipal reguladora de la promoción de energías renovables






descargar 162.44 Kb.
títuloModelo ordenanza municipal reguladora de la promoción de energías renovables
página3/4
fecha de publicación26.09.2015
tamaño162.44 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4

ANEXO I - Descripción de las energías renovables


España se encuentra en la vanguardia de investigación para la mejora de las tecnologías utilizadas en la generación de energías renovables, ya que existen en diversas comunidades centros especializados, universidades, e incluso empresas que día a día dedican su labor a tal misión.

En los últimos años el ámbito de las energías renovables ha avanzado de forma espectacular gracias a los incentivos gubernamentales que animaron a las empresas privadas a entrar en el sector. Pero, a pesar de ello nos encontramos con la situación de que la energía renovable no puede aprovecharse en gran parte por el sistema actual de red eléctrica.

Actualmente la infraestructura existente cumple en parte las expectativas de generación tradicional y renovable, transporte y distribución. Aunque las previsiones indican:

  • Un crecimiento paulatino de la demanda energética.

  • Un fuerte incremento de integración de generación distribuida, especialmente de energías renovables.

  • Una necesidad de suministro fiable y al mismo tiempo flexible.

Teniendo en cuenta estos aspectos entre otros, la Comisión Europea se reunió en 2008 para elaborar el plan conocido como Plan 20-20-20. La estrategia 20-20-20 es una iniciativa lanzada para luchar contra el cambio climático con un objetivo claro:

  • Reducir las emisiones de gases invernadero en un 20%.

  • Ahorrar un 20% en el consumo energético.

  • Proveer al sistema energético con al menos un 20% de renovables; todo ello para 2020.

El nuevo concepto de Red Eléctrica Inteligente (Smart Grid, SG) está orientado a transformar radicalmente el concepto de la RE tradicional.

La definición de Red Eléctrica Inteligente es: “Las redes inteligentes son las redes eléctricas que pueden integrar de manera inteligente el comportamiento y las acciones de todos los actores conectados a ellas (quienes generan electricidad, quienes la consumen y quienes realizan ambas acciones) para proporcionar un suministro de electricidad seguro, económico y sostenible”.

Éstas emplearán tecnologías de la información, comunicaciones y automatización con las infraestructuras eléctricas actuales modernizándolas y añadiendo capacidades tales como: comunicaciones bidireccionales, flujo multidireccional de la energía y completamente automatizada y controlada.

El cambio de un modelo a otro es una necesidad, tendiendo el nuevo modelo a:

  • La diversificación de las fuentes de energía,

  • Un mayor aprovechamiento de las energías renovables

  • Y la eficiencia y el ahorro energético.

Una red inteligente (Smart Grid) permite integrar las energías renovables, además de facilitar información útil a empresas y usuarios sobre los consumos y permitir su autogestión; también permite integrar toda la potencia generada e incluso almacenar la sobrante. Así, en las franjas horarias de menor consumo se podría utilizar esa energía almacenada, por ejemplo, para cargar el coche eléctrico desde la propia red. Además, las Smart Grid permitirán al usuario gestionar su energía, facilitándole el ahorro energético.

Con el fin de identificar las tecnologías de generación de energía renovable más adecuadas para cada entorno, a continuación se diferencia entre tecnologías que se encuentran enfocadas de cara a edificios y tecnologías que se encuentran enfocadas de cara a la industria.

Energías renovables enfocadas a edificios

  • Minieólica

Tal y como indica su nombre, la minieólica es prácticamente similar a la energía generada por los molinos comunes, pero cambiando únicamente el tamaño, y lógicamente la potencia generada.

Dichas instalaciones consisten en unos miniaerogeneradores de baja potencia, generalmente en torno a los 10KW, en comparación de los molinos de los grandes parques que alcanzan hasta varios Megavatios. Sí que es verdad que estos pequeños generadores pueden llegar a alcanzar hasta los 120KW, pero su tamaño e inversión ya no serían tan adecuados para las instalaciones de autoconsumo, sino más bien para sistemas aptos para la venta de la energía generada.

Lógicamente este tipo de instalaciones no son aptas para todas las condiciones, ya que no sería posible instalar cualquier tipo de aerogenerador en una terraza de un edificio de viviendas de ocho plantas; el fin de dichas instalaciones iría más enfocado a instalaciones de electrificación rural en pueblos de difícil acceso, viviendas de turismo rural, casas de campo, etc. En todo caso, sería necesario hacer un estudio de la viabilidad de la instalación.

Las ventajas de éste tipo de sistemas de generación son numerosas, por ejemplo, la reducción de pérdidas de energía, ya que el punto de generación y consumo es el mismo, aplicaciones muy versátiles (iluminación, sistemas de bombeo, calefacción, sistemas de apoyo,…), coste no muy elevado, posibilidad de utilización en sistemas híbridos, normalmente acompañando a sistemas solares fotovoltaicos.

Las posibilidades de éste tipo de sistemas es tal que la APPA (Asociación de Productores de Energías Renovables) ha creado un grupo específico formado por fabricantes y promotores dentro de ella con el objetivo de fomentar dicha tecnología y sus posibles aplicaciones.

  • Energía solar Térmica

La energía solar térmica consiste en el aprovechamiento de la energía del sol para producir calor que puede aprovecharse para la producción de agua caliente destinada al consumo de agua caliente sanitaria, producción de calor para suelos, radiadores, calefacción o cualquier sistema por el que circule agua a media/alta temperatura.

Las instalaciones deportivas, las residencias para ancianos, piscinas y hoteles entre otros suelen ser apropiadas para la energía solar térmica, puesto que necesitan grandes cantidades de agua caliente. Sin embargo, los edificios administrativos no suelen ser apropiados para este tipo de energía renovable –a menos que requieran climatización ya que prácticamente sólo utilizan calefacción.

Los colectores solares instalados en los tejados captan la luz solar y la convierten en energía. La unidad absorbente consta de lo que se conoce como un revestimiento selectivo, el cual permite convertir de forma eficaz la radiación solar en calor incluso en los días nublados o de invierno. El colector está protegido por un vidrio resistente que puede soportar incluso granizo.

Estos colectores pueden ser montados en tejados planos o inclinados, integrados en el revestimiento del tejado o instalados como parte de la fachada del edificio.

Por lo que sus principales ventajas son:

  • Reemplaza o apoya otras fuentes de energía como fósiles, gas o nuclear

  • Energía autónoma y descentralizada

  • Procede de una fuente gratuita e inagotable

  • Energía limpia y segura

  • Inocua con el medio ambiente



  • Fotovoltaica para viviendas (BIPV)

La Integración fotovoltaica en edificios (BIPV-Building Integrated Photovoltaics) es la sustitución de materiales tradicionales de envolventes del edificio o cubiertas, por nuevos elementos arquitectónicos fotovoltaicos y que por tanto son generadores de energía, y que además cumplen con los requisitos en cuanto a robustez, seguridad, comportamiento térmico, etc.

La tecnología solar fotovoltaica genera energía en el mismo sitio donde se consume sin que haga falta la aportación de ningún combustible externo. La integración de este tipo de tecnologías en el espacio urbano hace posible sacarle el máximo provecho por ser la única tecnología renovable que actualmente podría instalarse de forma masiva en un entorno urbano como el de las grandes ciudades.

En septiembre de 2006 entró en vigor el nuevo Código Técnico de Edificación (CTE), el primer documento legislativo que obliga a la utilización de la tecnología fotovoltaica en cierto tipo de edificios. Las especificaciones correspondientes se recogen en el documento HE 5 de dicho código.

La utilización de los módulos fotovoltaicos vidrio-vidrio como nuevos elementos de construcción optimiza la implementación del CTE aportando soluciones para el cumplimiento de los siguientes documentos del CTE:

  • HE 5: contribución FV mínima de energía eléctrica

  • HE 1: limitación de demanda energética mediante el efecto de protección solar de los módulos FV, lo que puede reducir significativamente la carga térmica de los edificios sin elementos de sombreado adicionales.

Las instalaciones FV integradas en edificios (BIPV) mediante vidrios fotovoltaicos como cerramiento, proporciona una multi-funcionalidad envolvente del edificio y un objetivo de distinción y visibilidad por su imagen singular. El rendimiento de estas instalaciones en puros términos económicos es menor que en las convencionales, por estar condicionadas por la misma estructura del edificio y por los requerimientos de robustez adicionales a los elementos constructivos FV.

Algunos de los beneficios que aporta la integración arquitectónica de la tecnología fotovoltaica son:

  • Aumento de la funcionalidad del revestimiento del edificio o de la cubierta ya que además de sus funciones tradicionales genera energía eléctrica.

  • Protección solar disminuyendo el factor solar, reduciendo así la carga térmica de los edificios y los costes de refrigeración en temporada de verano.

  • Integración directamente en las estructuras del edificio, por lo que no es necesario instalar ningún sistema de soporte adicional como en el caso de módulos FV estándar.

  • A diferencia de los elementos constructivos tradicionales los elementos FV tienen tiempo de amortización, generando así un beneficio económico a largo plazo.

  • Creación de nuevos conceptos de imagen corporativa relacionados con innovación, sostenibilidad y ecología realizables mediante múltiples y extraordinarias posibilidades de diseño arquitectónico con elementos FV modernos.

  • Aumento del valor del inmueble por integrar un elemento “económicamente activo“.




  • Biomasa

La Biomasa permite alimentar un sistema de climatización (calor/frio) de idéntica forma que si se realizara con gas o gasóleo.

Los sistemas de climatización alimentados con biomasa son respetuosos con el medio ambiente, no generan olores como los derivados del gasóleo y no pueden producir escapes peligrosos como el gas.

Su operación y mantenimiento son muy sencillos, ya que incorporan sistemas de control electrónico para el manejo de la instalación.

Estas calderas oponen gran resistencia al desgaste, tienen una larga vida útil y son prácticamente silenciosas.

Como inconvenientes relativos a los sistemas de climatización y producción de agua caliente sanitaria basada en biomasa, se podrían argumentar la necesidad de espacio para combustible y su disponibilidad de suministro, puesto que aún no existe una red de distribuidores demasiado extensa.

En cuanto a la calidad de los combustibles, AENOR está liderando el desarrollo de una norma de calidad de biocombustibles sólidos, en la línea del resto de la unión europea.

Desde el punto de vista normativo, los biocombustibles sólidos para climatización tienen un tratamiento y un reconocimiento propio en el reglamento de instalaciones (RITE), publicado en Agosto de 2007.

  • Geotérmica

La energía geotérmica es la que procede del interior de la tierra. Por tanto, se podría afirmar que es la única energía que se puede obtener desde cualquier punto del planeta. Es una energía renovable capaz de proveer de forma ecológica de calefacción en invierno y refrigeración en verano, además de agua caliente durante todo el año.

La instalación de energía geotérmica en un edificio se basa en la temperatura del interior de la tierra, que es constante, al contrario que la temperatura exterior, que varía según la altitud, la latitud y la época del año, entre otros factores. Así pues, en invierno, el calor almacenado en el subsuelo se traspasa al interior del edificio, mientras que, en verano, se produce el proceso inverso, es decir, el calor del edificio se traspasa al suelo. Este intercambio de calor se realiza con una bomba de calor geotérmica.

La bomba de calor geotérmica, es un dispositivo eléctrico que se encuentra conectado a un intercambiador enterrado en el suelo mediante el cual se intercambia calor. El intercambiador, por su parte, está fabricado con tuberías plásticas de alta resistencia y gran duración, producidas de una sola pieza, por las que circulará el agua que facilitará este intercambio de calor.

Hay dos tipos de instalaciones geotérmicas:

  • Las que tienen las tuberías en una configuración vertical.

  • Las que las tienen en horizontal.

El resultado es prácticamente el mismo. La ventaja del sistema vertical es que necesita menos superficie de terreno para su instalación. Para llegar al punto del interior de la tierra donde la temperatura comienza a ser alta, hay que enterrar las tuberías a una profundidad entre 50 y 150 metros. La profundidad necesaria para un buen funcionamiento depende de otros factores, como las características de estructura y aislamiento del edificio, sus necesidades energéticas o las características del suelo. Las instalaciones horizontales, en cambio, no suelen superar una profundidad de 5 metros. Además, si en el suelo donde se va a instalar hay agua subterránea, la eficiencia del sistema es aún mayor y más barata.

Este tipo de energía se puede instalar tanto en pequeñas casas como en grandes edificios. También se puede incorporar a un edificio ya construido.

  • Microcogeneración

La microcogeneración es el término empleado para denominar la cogeneración hasta 50 kW. El concepto se extiende habitualmente hasta la cogeneración de pequeña escala, que extiende dicha potencia hasta 1 MW.

Esta tecnología, con microturbinas de gas o micromotores de combustión, son aplicaciones que se han implantado con éxito en instalaciones del sector terciario tan diversas como son las correspondientes a hospitales, hoteles y oficinas. Ello se debe a que las microgeneradores cubren unas gamas de potencia adecuadas para poder actuar como cogeneraciones a escala reducida, que se adaptan bien a las necesidades de este tipo de establecimientos, aportándoles rendimientos competitivos y prestaciones energéticamente atractivas frente a los sistemas convencionales.

Según el Código Técnico de Edificación, la exigencia de contribución solar mínima en el aporte energético de agua caliente sanitaria de toda nueva vivienda puede ser sustituida por otros sistemas que usen fuentes renovables o procesos de cogeneración. De este modo, en cada situación las características energéticas, físicas y operativas determinará la viabilidad de la instalación de equipos de microcogeneración ó de sistemas de captación solar.

Energías renovables enfocadas a la industria




  • Aerogeneradores

La energía eólica utiliza el viento para generar electricidad. No requiere de ninguna fuente de energía tradicional (como pueden ser los combustibles), por lo que evita la contaminación que conlleva el transporte de los combustibles; gas, petróleo, gasoil, carbón. Reduciendo el intenso tráfico marítimo y terrestre cerca de las centrales. Además suprime los riesgos de accidentes durante estos transportes: desastres con petroleros (traslados de residuos nucleares, etc.) No hace necesaria la instalación de líneas de abastecimiento: canalizaciones a las refinerías o las centrales de gas.

Al contrario de lo que puede ocurrir con las energías convencionales, la energía eólica no produce ningún tipo de alteración sobre los acuíferos ni por consumo, ni por contaminación por residuos o vertidos. La generación de electricidad a partir del viento no produce gases tóxicos, ni contribuye al efecto invernadero, tampoco crea lluvia ácida. Se puede afirmar que no origina productos secundarios peligrosos ni residuos contaminantes.

Una de las principales ventajas medioambientales de la energía eólica radica precisamente en la ausencia de emisiones de CO2 por lo que su extensión paulatina en sustitución de fuentes convencionales tendrá como consecuencia directa el descenso de dichas emisiones contaminantes a la atmósfera y la prevención del cambio climático. En tal sentido, los beneficios medioambientales derivados del Proyecto eólico serán inmediatos a su puesta en marcha.

Hay varios tipos de instalaciones claramente diferenciados:

  • Las concebidas como proyectos de inversión, cuyo objetivo es verter energía eléctrica a la red de distribución.

  • Las instalaciones concebidas como apoyo de la factura energética de todo tipo de centros de consumo, las cuales incorporan aerogeneradores que suministran potencia eléctrica, mecánica o hidráulica.

  • Instalaciones cuya misión es el suministro de energía a equipos de desalación o a bombas de elevación de agua en pozos

A pesar de que las ventajas medioambientales de la energía eólica son incuestionables, y de que existe un amplio consenso en nuestra sociedad sobre el alto grado de compatibilidad entre las instalaciones eólicas y el respeto por el medio ambiente, es preciso reconocer que la instalación concreta de un parque eólico puede producir impactos ambientales negativos, que dependerán, fundamentalmente, del emplazamiento elegido.

España se encuentra entre los primeros países en investigación sobre aerogeneradores, consolidando nuestro sector industrial eólico con una cuota de mercado internacional muy elevado. Situando al país entre las principales potencias mundiales en el sector. Las principales claves que han llevado al mercado a esta situación se pueden resumir en los siguientes puntos:

  • El desarrollo del conjunto del sector ha propiciado la creación de nuevas empresa.

  • Actualmente existen más de 550 empresas que operan en el sector y que suministran la mayoría de los componentes utilizados.

  • El conjunto de fabricantes instalados en España garantizan una amplia oferta de aerogeneradores con experiencia y fiabilidad demostrada.

  • En los nuevos parques eólicos se exige que estén adaptados a los huecos de tensión.

Entre los principales retos a los que se afronta el sector industrial, y que le proporcionarían una cuota de mercado todavía mayor, se puede destacar:

  • Implantación de parques eólicos marinos que permitan establecer la rentabilidad de este tipo de proyectos.

  • Desarrollo de aerogeneradores de mayor potencia.

  • Desarrollo de nuevas herramientas de control de calidad de la energía vertida a la red.




  • Energía solar Térmica

La energía solar térmica en la industria puede constituir una contribución importante para un suministro energético fiable, limpio, seguro y rentable basado en fuentes de energía renovable.

El conjunto de elementos colectores puede integrarse en los techos de las naves industriales o instalarse en los terrenos disponibles.

La gran escala de las instalaciones industriales lleva a sistemas de coste muy bajo, de forma que los sistemas solares para la producción de calor de proceso industrial pueden llegar a ser en un plazo relativamente corto económicamente competitivos con respecto a los combustibles fósiles. También se puede aprovechas para hornos solares que alcanzan los 3000º C.

Las principales ventajas de los sistemas de energía solar térmica son:

  • La utilización de los paneles solares para calentar agua supone un importante ahorro económico, tiene un alto rendimiento y escaso mantenimiento.

  • El generar energía térmica sin que exista un proceso de combustión supone, desde el punto de vista ambiental, un proceso limpio.

  • Alta rentabilidad económica. Vida útil de 15 a 20 años.

  • No hay dependencia energética de terceros.

  • Alto rendimiento de transformación, hasta un 65% de radiación de energía calorífica.

Los principales inconvenientes son:

  • Gran tamaño requerido de las instalaciones (para agua caliente 0,6m2/persona -1m2/persona).

  • Solo es utilizable la luz solar directa.

  • Se necesita hacer una inversión inicial elevada.

  • Elevados costes de instalación, aunque existen ayudas para la implantación de energías renovables que son publicadas en el Boletín Oficial del Estado (B.O.E.), y que se actualizan periódicamente.



  • Energía solar fotovoltaica

Las placas o módulos solares fotovoltaicos captan los fotones contenidos en los rayos solares, y los materiales semiconductores que los forman los transforman en una corriente continua de electrones, es decir, en electricidad. Esta electricidad es corriente continua, no apta para el uso directo en el hogar, por lo que es necesario un aparato que lo transforme en corriente alterna, llamado ondulador o inversor. Una vez disponemos ya de la electricidad en su estado óptimo, podemos bien venderla a la compañía eléctrica, bien usarla directamente, bien almacenarla en los acumuladores apropiados para ello, llamados baterías. Podremos obtener más información sobre las etapas posteriores a la producción dentro de los artículos específicos de los diferentes usos de la energía solar fotovoltaica.

Habitualmente, los altos precios requeridos para el cableado desde el lugar requerido hasta el transformador más cercano mueven a los propietarios a usar únicamente un grupo electrógeno alimentado mediante gasóleo para generar la electricidad necesaria. Una instalación fotovoltaica autónoma es, en estos casos, la mejor opción para generar electricidad y ahorrar en costes energéticos.

Existen tres rangos de potencia representativos de los distintos tipos de instalaciones de generación FV, además de una cuarta tipología, correspondiente a las centrales:

  • Instalaciones pequeñas de 3 kWp como planta tipo (con rango hasta 5 kW). Son aplicaciones rurales aisladas por ser una solución limpia y muchas veces económica, o aplicaciones conectadas a red sobre tejados, azoteas de casas, hechas por particulares en zonas de su propiedad o influencia; la motivación es generalmente medioambiental. Con la generación de 3kWp se cubriría el consumo propio de una casa tipo medio en al que vivan 2-3 personas, excluyendo el consumo de calefacción y aire acondicionado.

  • Instalaciones medianas de 30kWp como planta tipo (con rango entre 5 y 100kWp). Son generadores en electrificaciones rurales centralizadas, o conectadas a red en edificios, normalmente integrados en la arquitectura de los mismos, instalaciones diseñadas por arquitectos innovadores y realizadas por comunidades de vecinos, empresas constructoras o corporaciones públicas y privadas que desean incorporar energía fotovoltaica en sus edificios o construcciones emblemáticas como valor añadido. Una instalación de 30kWp en un edificio supondría cubrir las necesidades eléctricas de diez viviendas medias.

  • Instalaciones grandes de 300kWp como planta tipo (con rango entre 100kW y 1 MWp). Son generalmente instalaciones conectadas a red, de superficies extensas, promovidas generalmente por empresas que, además de contribuir a una generación limpia, desean un refuerzo de la imagen de la empresa o entidad promotora. Una planta de 300kWp cubre el consumo de un edificio de tipo medio.

Centrales fotovoltaicas de 3 MWp como planta tipo (con rango entre 1 y 50 MWp). Son centrales de generación, promovidas generalmente por empresas o consorcios de empresas, siendo generalmente una de ellas la empresa local de distribución; estas empresas desean conseguir cierto rendimiento económico y una componente de generación verde. Una planta de 3MWp cubre el consumo de una población o urbanización de aproximadamente 500 vecinos.

Hay dos formas de utilizar la energía eléctrica generada a partir del efecto fotovoltaico:

1. En instalaciones AISLADAS de la red eléctrica: la energía generada se almacena en baterías para así disponer de su uso cuando sea preciso. Este tipo de instalaciones no tiene mucha aplicación en la industria, ya que una fábrica está siempre dentro de un polígono industrial o de una población y nunca aislada (debido a la necesidad de transporte de materias primas y productos acabados, de combustibles para el consumo de la fábrica, etc.).

2. En instalaciones CONECTADAS a la red eléctrica: toda la energía generada se envía a la red eléctrica convencional para su distribución donde sea demandada.

Las principales aplicaciones industriales de los sistemas conectados a la red eléctrica son:

  • Tejados de naves industriales.

  • Centrales fotoeléctricas.

  • Integración en edificios y almacenes.



  • Geotérmica

La Energía geotérmica es la energía almacenada en forma de calor debajo de la tierra.

La energía geotérmica se fundamenta en la utilización de yacimientos de alta entalpía. El agua que se encuentra a más de 150°C, se dice que es de calidad eléctrica (alta entalpía); para las fuentes que tienen una temperatura superior a este límite inferior, se usan dos tecnologías diferentes para producir energía eléctrica con potencias mínimas de 1 a 2 MW, como son los sistemas de conversión directa y los sistemas de expansión súbita (evaporación flash). Su coste por kW-hora viene a ser del orden del 50% al 65% del obtenido en una central térmica clásica.

Los tipos de instalaciones geotérmicas se distinguen en varias categorías de energía geotérmica en función de la temperatura:

  • Alta temperatura: más de 150 ºC: Con estas temperaturas se permite transformar directamente el vapor de agua en energía eléctrica.

  • Media temperatura: entre 90 y 150 ºC: Permite producir energía eléctrica utilizando un fluido de intercambio, que es el que alimenta a las centrales.

  • Baja temperatura: entre 30 y 90 ºC: Su contenido en calor es insuficiente para producir energía eléctrica, pero es adecuado para calefacción de edificios y en determinados procesos industriales y agrícolas.

  • Muy baja temperatura: menos de 30 ºC: Puede ser utilizada para calefacción y climatización, necesitando emplear bombas de calor.

La energía geotérmica se puede emplear en industria para

  • Control de frío en nave

  • Climatización con aerotermos en zonas de embotellado

  • Climatización por conductos de aire en zona de depósitos

  • Suministrar calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria, independientemente o como sistema de apoyo a las instalaciones de energía solar térmica, disminuyendo así la superficie de paneles instalada y cubriendo la totalidad de la demanda.

  • Procesos industriales donde se requiera calentar agua y cuyo calor residual no consumido en estos procesos puede ser utilizado para la calefacción de oficinas o invernaderos.



  • Biocombustibles

Este tipo de combustibles provienen de la biomasa como el alcohol etílico o etanol, metanol, biodiesel y biogás.

Las principales formas de utilización de los biocombustibles son para procesos industriales o a la generación de electricidad, y la carburación en motores térmicos, tanto de explosión como de combustión interna.

  • Biomasa

Se conoce como biomasa, abreviatura de “masa biológica”, al término genérico que hace referencia a la cantidad de materia viva producida por plantas, animales, hongos o bacterias, en un área determinada. En su sentido práctico, se suele utilizar para hacer referencia al combustible energético que se puede obtener directa o indirectamente de estos recursos biológicos.

Una caldera de biomasa es un intercambiador de calor en el que la energía se aporta por un proceso de combustión de la biomasa.

En la combustión de biomasa se libera una cantidad de CO2 a la atmósfera equivalente al CO2 que la materia orgánica absorbió de la atmósfera durante su crecimiento, por lo que se obtiene un BALANCE NEUTRO DE SUS EMISIONES DE CO2.

Es aconsejable la instalación de calderas de biomasa en industrias donde se puede aprovechar el residuo industrial como biomasa.

Los sectores industriales de pasta y papel, madera, muebles y corcho, y alimentación, bebidas y tabaco son los de mayor consumo de biomasa.

La Biomasa permite:

  • Eliminar residuos orgánicos e inorgánicos, al tiempo que les da una utilidad.

  • Disminuir las emisiones de CO2 (No emite contaminantes sulfurados o nitrogenados, ni apenas partículas sólidas con lo que se reduce el peligro de “Efecto invernadero”).

  • Reciclaje y disminución de residuos. Canaliza, los excedentes agrícolas alimentarios, permitiendo el aprovechamiento de las tierras de retirada.

  • Mejora la competitividad al no tener que importar fuentes de energía tradicionales.

  • Disminuye la dependencia externa del abastecimiento de combustibles.

Sus principales inconvenientes son:

  • El coste de producción de los biocombustibles es muy elevado.

  • El combustible precisa de una transformación previa compleja.

  • Su uso se limita a un tipo de motor de bajo rendimiento y poca potencia.




  • Sistemas de cogeneración

  • Plantas con motores alternativos:

Utilizan gas, gasóleo o fuel-oil como combustible. Son muy eficientes eléctricamente, pero son poco eficientes térmicamente. El sistema de recuperación térmica se diseña en función de los requisitos de la industria y en general se basan en la producción de vapor a baja presión (hasta 10 bares), aceite térmico y en el aprovechamiento del circuito de alta temperatura del agua de refrigeración del motor. Son también adecuadas la producción de frío por absorción, bien a través del vapor generado con los gases en máquinas de doble efecto, o utilizando directamente el calor del agua de refrigeración en máquinas de simple efecto.

  • Plantas con turbinas de vapor:

En estos sistemas, la energía mecánica se produce por la expansión del vapor de alta presión procedente de una caldera convencional. El uso de esta turbina fue el primero en cogeneración. Actualmente su aplicación ha quedado prácticamente limitada como complemento para ciclos combinados o en instalaciones que utilizan combustibles residuales, como biomasa o residuos que se incineran.

La aplicación conjunta de una turbina de gas y una turbina de vapor es lo que se denomina " Ciclo Combinado".

  • Plantas con turbinas de gas:

En los sistemas con turbina de gas se quema combustible en un turbogenerador, cediendo parte de su energía para producir energía mecánica. Su rendimiento de conversión es inferior al de los motores alternativos, pero presentan la ventaja de que permiten una recuperación fácil del calor, que se encuentra concentrado en su práctica totalidad en sus gases de escape, que está a una temperatura de unos 500ºC, idónea para producir vapor en un generador de recuperación.

Se diferencian 2 tipos de ciclos:

  • Ciclo simple (el vapor se produce a la presión de utilización del usuario)

Es la planta clásica de cogeneración y su aplicación es adecuada cuando los requisitos de vapor son importantes (>10 t/h), situación que se encuentra fácilmente en numerosas industrias (alimentación, química, papelera). Son plantas de gran fiabilidad y económicamente rentables cuando están diseñadas para una aplicación determinada.

El diseño del sistema de recuperación de calor es fundamental, pues su economía está directamente ligada al mismo, ya que a diferencia de las plantas con motores alternativos el precio del calor recuperado es esencial en un ciclo simple de turbina de gas.

Para ajustar la producción de vapor a la demanda se emplean varias alternativas:

  • Ajustar la producción de la planta de cogeneración a través de un sistema de postcombustión incorporando al generador de vapor o disminuyendo esta generación desviando parte de los gases de escape de la turbina a la atmósfera a través de un bypass. El sistema de postcombustión utiliza como combustible gas natural y como comburente los gases de escape de la turbina.

  • Evitar la postcombustión haciendo trabajar el generador de vapor en paralelo con calderas de usuario.

La turbina de gas trabaja en general a plena potencia por lo que produce una cantidad de electricidad dependiente, únicamente, de la Tª del aire de combustión (Tª ambiente). Normalmente se emplea para demandas de más de 10 MW y las turbinas suelen ser de más de 4 MW.

  • Ciclo combinado (cuando el vapor se produce a alta presión y temperatura para su expansión previa en una turbina de vapor)

Un ciclo combinado ayuda a absorber una parte del vapor generado en el ciclo simple y permite, por ello, mejorar la recuperación térmica, o instalar una turbina de gas de mayor tamaño cuya recuperación térmica no estaría aprovechada si no se utilizara el vapor en una segunda turbina de contrapresión.

En un ciclo combinado el proceso de vapor es esencial para lograr la eficiencia del mismo. La selección de la presión y la temperatura del vapor vivo se hace en función de las turbinas de gas y vapor seleccionadas, selección que debe realizarse con criterios de eficiencia y economía. Por ello se requiere la existencia de experiencias previas e "imaginación responsable" para crear procesos adaptados a un centro de consumo, que al mismo tiempo dispongan de gran flexibilidad que posibilite su trabajo eficiente en situaciones alejadas del punto de diseño.

  • Ciclo combinado a condensación

Variante del ciclo combinado de contrapresión clásico, se basa en procesos estrictamente cogenerativos. Se basa en una gran capacidad de regulación ante demandas de vapor muy variables. El proceso clásico de regulación de una planta de cogeneración consiste en evacuar gases a través del by-pass cuando la demanda de vapor es menor a la producción y utilizar la post-combustión cuando sucede lo contrario.

Bajando sensiblemente su potencia, no se consigue su adaptación a la demanda de vapor, debido a una importante bajada en el rendimiento de recuperación, ya que los gases de escapa mantienen prácticamente su caudal y bajan ostensiblemente su temperatura. Por ellos, las pérdidas de calor se mantienen prácticamente constantes, y la planta deja de cumplir los requisitos de rendimiento.

Por contra, un ciclo de contrapresión y condensación permite aprovechar la totalidad del vapor generado, regulando mediante la condensación del vapor que no puede usarse en el proceso, produciendo una cantidad adicional de electricidad.

  • Trigeneración

Se basa en la producción conjunta de calor, electricidad y frío. Una planta de trigeneración es similar a una de cogeneración, a la que se le ha añadido un sistema de absorción para la producción de frío. No obstante existen una serie de diferencias. La trigeneración permite a la cogeneración, que inicialmente, no era posible en centros que no consumieran calor, acceder a centros que precisen frío que se produzca con electricidad. Facilita a la industria del sector alimentario ser cogeneradores potenciales. Asimismo, permite la utilización de cogeneración en el sector terciario (hoteles, hospitales, etc.) donde además de calor se requiere frío para climatización, y que debido a la estacionalidad de estos consumos (calor en invierno, frío en verano) impedía la normal operación de una planta de cogeneración clásica.

Esta modalidad de cogeneración tiene más aplicaciones:

  • Aplicaciones de secado. Especialmente en industria cerámica que utiliza atomizadores. Son plantas muy simples y económicas, ya que los gases calientes generados por una turbina o un motor se utilizan directamente en el proceso de secado.

  • Aplicaciones en la industria textil.

  • Calefacción y refrigeración.

  • Aplicaciones para industrias medioambientales, como plantas depuradoras de tipo biológico, o de concentración de residuos o de secado de fangos, etc., al demandar calor son potencialmente cogeneradoras. En estas aplicaciones puede ser un factor importante para la reducción del coste de tratamiento de los residuos.

ANEXO II - Normativa de energías renovables

  • Real Decreto-ley 29/2012, de 28 de diciembre, de mejora de gestión y protección social en el Sistema Especial para Empleados de Hogar y otras medidas de carácter económico y social.

  • Ley 15/2012, de 27 de diciembre, de medidas fiscales para la sostenibilidad energética.

  • Real Decreto-ley 1/2012, de 27 de enero, por el que se procede a la suspensión de los procedimientos de preasignación de retribución y a la supresión de los incentivos económicos para nuevas instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de cogeneración, fuentes de energía renovables y residuos.

  • Real Decreto 1699/2011, de 18 de noviembre, por el que se regula la conexión a red de instalaciones de producción de energía eléctrica de pequeña potencia.

  • Real Decreto-ley 14/2010, de 23 de diciembre, por el que se establecen medidas urgentes para la corrección del déficit tarifario del sector eléctrico.

  • Real Decreto 1614/2010, de 7 de diciembre, por el que se regulan y modifican determinados aspectos relativos a la actividad de producción de energía eléctrica a partir de tecnologías solar termoeléctrica y eólica.

  • Real Decreto 1565/2010, de 19 de noviembre, por el que se regulan y modifican determinados aspectos relativos a la actividad de producción de energía eléctrica en régimen especial.

  • Real Decreto-ley 6/2009, de 30 de abril, por el que se adoptan determinadas medidas en el sector energético y se aprueba el bono social

  • Real Decreto 1578/2008, de 26 de septiembre, de retribución de la actividad de producción de energía eléctrica mediante tecnología solar fotovoltaica

  • Real Decreto 661/2007, de 25 de mayo, por el que se regula la actividad de producción de energía eléctrica en régimen especial

  • Real Decreto 1.700/2003 sobre el uso de biocarburantes

  • Ley de Aguas (2004)

  • Corrección de Errores del Real Decreto 436/2004

  • Real Decreto 436/2004, sobre el régimen jurídico y económico de la producción de electricidad en régimen especial

  • Memoria Eléctrica para el 2004

  • Real Decreto Tarifas 2004


1   2   3   4

similar:

Modelo ordenanza municipal reguladora de la promoción de energías renovables iconOrdenanza fiscal reguladora del impuesto sobre actividades economicas

Modelo ordenanza municipal reguladora de la promoción de energías renovables iconLey de fomento de energías renovables y eficiencia

Modelo ordenanza municipal reguladora de la promoción de energías renovables iconConvocatoria méxico: Energías Renovables. Oportunidades de negocio e inversión

Modelo ordenanza municipal reguladora de la promoción de energías renovables iconEl desarrollo de energias renovables en brasil y en los paises de america latina

Modelo ordenanza municipal reguladora de la promoción de energías renovables iconBoletín Nº 66 ¡Un no muy positivo! El no a la energía nuclear impulsa las energías renovables

Modelo ordenanza municipal reguladora de la promoción de energías renovables iconMexico: Se pronuncian diputados a favor del Instituto Mexicano de Energías Renovables

Modelo ordenanza municipal reguladora de la promoción de energías renovables iconOrdenanza municipal nº 005- 2006-mpc

Modelo ordenanza municipal reguladora de la promoción de energías renovables iconConvocatoria seminario: Mercados emergentes de Energías Renovables...

Modelo ordenanza municipal reguladora de la promoción de energías renovables iconUpv mgeps desarrollo sostenible: las energías renovables en España Fernando Fons

Modelo ordenanza municipal reguladora de la promoción de energías renovables iconNota de prensa Torresol Energy participa en las Jornadas de Energías...




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com