Tema transformaciones económicas y cambios sociales en el siglo XIX y primer tercio del siglo XX






descargar 93.1 Kb.
títuloTema transformaciones económicas y cambios sociales en el siglo XIX y primer tercio del siglo XX
página1/3
fecha de publicación02.06.2015
tamaño93.1 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3
TEMA 5.- TRANSFORMACIONES ECONÓMICAS Y CAMBIOS SOCIALES EN EL SIGLO XIX Y PRIMER TERCIO DEL SIGLO XX
I.- TRANSFORMACIONES ECONÓMICAS


AGRICULTURA
1. Siglo XIX: proceso de desamortización y cambios agrarios
1.1. La reforma agraria liberal: consolidación de la propiedad de la tierra
La reforma agraria liberal forma parte del proceso de sustitución del Antiguo Régimen por la nueva sociedad capitalista.


  1. Objetivos


Aunque con precedentes, va a ser durante el periodo de 1835-1860 cuando los gobiernos liberales, presididos por los progresistas, emprendan un proceso de reformas de las estructuras de la propiedad agraria, destinado a modificar profundamente las formas de propiedad y explotación de la tierra. Tales medidas enlazaban con el programa de reformas agrarias pensado, pero no aplicado, por los ilustrados, especialmente por el grupo encabezado por Jovellanos. Éstos, influidos por las ideas de los fisiócratas y del liberalismo económico, pretendían poner la tierra en manos de propietarios únicos e individuales, que fueran totalmente dueños de sus propiedades con plena libertad para comprar, vender, arrendar y cultivar las tierras.
Se consideraba que este nuevo tipo de propietario, sin las trabas de la propiedad feudal, podría introducir formas modernas de cultivo para obtener una mayor productividad de sus fincas. Esta producción debería estar destinada a la comercialización en un mercado lo más amplio posible. En relación con todo ello se dictaron leyes que establecían la supresión de los señoríos, la desvinculación de los mayorazgos y la desamortización eclesiástica y civil.


  1. Precedentes




  • Reinado de Carlos IV. Godoy: intentos de desamortización de tierras eclesiásticas.




  • Reinado de José I Bonaparte. Desamortización de parte de las tierras del clero, desvinculación de los mayorazgos y tierras de manos muertas y legislación sobre el fin del régimen señorial.




  • Cortes de Cádiz:

● Abolición de los señoríos jurisdiccionales.

● Limitación de los mayorazgos y extinción de los que tuvieran una renta inferior a tres mil ducados.

● Expropiación de los bienes de los monasterios y conventos suprimidos por el gobierno bonapartista.

● Se decide en relación a los terrenos baldíos, comunales y de propios que podrían pasar a ser de propiedad privada.


  • Trienio Liberal (1820-1823). Restauración de gran parte de las reformas de las Cortes de Cádiz:

● Supresión de los señoríos jurisdiccionales y de los mayorazgos.

● Venta de tierras de los monasterios.


  1. Etapas


1ª. Regencia de Mª Cristina (1833-1840): Mendizábal (1835-37)
Modificaciones en el estatuto de las propiedades agrarias de la nobleza:
a) Disolución del régimen señorial: ya iniciada en las Cortes de Cádiz, se produce por la ley del 26 de Agosto de 1837, según la cual los señores perdían sus atribuciones jurisdiccionales (impartir justicia) pero conservaban la propiedad de las tierras que los campesinos no pudieran acreditar documentalmente como propias. Así, los campesinos que tradicionalmente habían trabajado dichas tierras perdían todo derecho y pasaban a ser simples arrendatarios o jornaleros  El antiguo señor se convirtió en el nuevo propietario agrícola.

b) La desvinculación: la ley de desvinculación de los patrimonios de la nobleza quedó establecida definitivamente en 1836. De acuerdo con ella se prohibía la existencia de propiedades vinculadas y se autorizaba, por tanto, a los dueños de este tipo de propiedad a venderlas con plena libertad  Enormes extensiones de tierra salieron al libre mercado para ser compradas por el mejor postor.
Modificaciones en el estatuto de la propiedad agraria del clero:
En este terreno se produjo un cambio realmente revolucionario entre 1836-1841 mediante la desamortización de los bienes del clero; este proceso se centró en dos aspectos:


  1. El Estado suprimió las órdenes religiosas (clero regular), excepto los religiosos que se dedicaban a la enseñanza y al cuidado de los hospitales y se apropió de sus propiedades, siendo declaradas “bienes nacionales”. (Doc. pág.110)




  1. El Estado declaró también bienes nacionales las propiedades del clero secular, que continuó existiendo y tuvo a su cargo el cuidado de las parroquias. Se realizó la venta durante la Regencia de Espartero.


Con los bienes desamortizados se constituyeron lotes de propiedades que fueron reprivatizados mediante subasta pública a la que podían acceder los particulares interesados en su compra. Las tierras podían comprarse con dinero en metálico o con títulos de la Deuda. Mendizábal pretendía así conseguir los recursos necesarios para proseguir la guerra carlista, recuperar vales de la Deuda aminorando el grave déficit presupuestario y, por último, crear una base de compradores que se implicaría en el triunfo del liberalismo.

El nuevo estatuto de la propiedad agraria
En 1836 se confirmaban las leyes de las Cortes de Cádiz que consagraban el pleno derecho del propietario sobre su tierra. De acuerdo con ello el nuevo propietario era libre para cercar sus fincas y el Estado dejaba de intervenir en el precio de los arrendamientos, los jornales y los productos agrícolas que quedarían fijados únicamente por las necesidades del mercado.

2ª. Bienio progresista (1854-1856): Pascual Madoz
Los gobiernos progresistas que gobernaron en este período pusieron en marcha el último proceso desamortizador que debía acabar de liquidar los bienes del clero (especialmente los que quedaban del clero secular) llevando a cabo la desamortización de los bienes civiles (bienes de los ayuntamientos).
Modificaciones en el estatuto de las propiedades municipales: la nueva ley de mayo de 1855 obligaba a los ayuntamientos a poner en venta los bienes de “propios”, pero los comunales, que eran aprovechados gratuitamente por todos los vecinos del municipio, no podían ser vendidos; en la práctica tal distinción no siempre era fácil, puesto que había tierras que unos años eran aprovechadas por la comunidad de vecinos y otros años eran arrendadas a un particular. Se sabe que muchos ayuntamientos aprovecharon esta ley para hacer una liquidación general de las propiedades comunales de los pueblos. Tuvo como finalidad disminuir la Deuda Pública e impulsar la construcción del ferrocarril.


  1. Consecuencias del proceso de desamortización




  • Consecuencias sociales:



La nobleza. La abolición de los señoríos y de los derechos jurisdiccionales no significó, como ya hemos visto, la pérdida de los derechos sobre la tierra de los antiguos señores, la mayoría de los cuales pudieron transformar sus antiguos señoríos en propiedad privada. Muchos campesinos pleitearon contra estas resoluciones, aspirando a poder acceder a la propiedad de las tierras que cultivaban, pero la mayoría de los tribunales fallaron sistemáticamente a favor de la nobleza, considerada propietaria natural, y sólo en el caso de que los campesinos poseyeran documentos (contratos) indiscutibles les adjudicaba la propiedad  La alta nobleza no perdió su base económica (la gran propiedad) en la que se apoyaba su influencia social, pero sus propiedades no las transformaron en modernas empresas agrarias de tipo capitalista, ya que continuaba con su mentalidad rentista y absentista.
El clero sufrió un golpe muy duro, privado del clero regular, vio reducidos sus efectivos humanos y el clero secular pasó a depender de la dotación económica del Estado.

La burguesía rica de las ciudades adquirió tierras en la subasta de bienes y formó una clase de grandes terratenientes. Esta burguesía tampoco supo transformar sus propiedades en modernas empresas explotadas según los esquemas de rentabilidad propios del sistema capitalista  No fueron empresarios capitalistas sino terratenientes absentistas, que vivían de las rentas de sus tierras sin ocuparse de su explotación.
Los cultivadores arrendatarios o subarrendatarios con frecuencia vieron empeorar su situación: unas veces los nuevos propietarios hacían más duras las condiciones del contrato de arrendamiento, otras cancelaban los contratos porque preferían tratar con grandes arrendatarios que cultivaban muchas tierras con el auxilio de jornaleros.
Los jornaleros aumentaron considerablemente en número, en parte por el crecimiento de la población y en parte por la anulación de muchos contratos de arrendamiento con pequeños cultivadores.


  • Consecuencias económicas


● La desvinculación de la tierra y las desamortizaciones (Mendizábal y Madoz) permitieron que miles de propiedades salieran al mercado y comportaron una profunda modificación de la propiedad territorial cambiando de dueño miles de edificios y parcelas agrarias.
● Radical transformación en la regulación de la propiedad: a finales del siglo XIX se había consolidado la propiedad privada.
Aumentaron las superficies cultivadas, especialmente las dedicadas al cultivo de cereales  aumentó por tanto la producción de cereal del país y mejoró el abastecimiento del mercado interior español con la producción de trigo. Gran expansión del cultivo del viñedo favorecida por la demanda de vinos del mercado europeo. Sin embargo esta expansión de la producción se consiguió sin alterar las técnicas utilizadas.


  • Otras consecuencias:


La desamortización de fincas urbanas (casas y edificios conventuales) contribuyó a la transformación del modelo de ciudad del siglo XIX: se pasó de la ciudad amurallada y conventual a la ciudad burguesa, caracterizada por el crecimiento de los edificios en altura, la apertura de nuevas vías y la presencia de los edificios públicos y los ensanches. Muchos de los antiguos conventos se convirtieron en museos, cuarteles y hospitales, y otros, demolidos, dieron paso a nuevas calles y plazas. El patrimonio artístico y cultural que atesoraban las instituciones eclesiásticas fue privatizado para remediar la crítica situación financiera, o pasó a museos.


  1. Conclusión


La esperanza del liberalismo progresista de que con la desamortización la mayoría de los medianos y pequeños campesinos se convirtieran en propietarios no se consiguió, ya que, a excepción de algunas zonas, compraron tierras quienes ya las tenían y quienes contaban con recursos para adquirirlas. (Doc. pág. 126)



Así pues, la desamortización no satisfizo las expectativas de quienes habían confiado en realizar una reforma agraria que acabara con el retraso de este país, pues no cambió la estructura de la propiedad (minifundios y latifundios), no creó un buen número de medianos propietarios y no solucionó el problema del campesinado. Esta escasez de transformaciones en el campo y la limitada productividad agrícola obstaculizaron la que debería ser una de las principales contribuciones de la agricultura al crecimiento económico moderno: permitir a una proporción creciente de la población dedicarse a la industria o al comercio, mientras un número cada vez más reducido producía alimentos suficientes, ni tampoco se convirtió en una base sólida, tan necesaria, para el despegue de la revolución industrial.
Sin embargo, la desamortización no puede ser considerada un fracaso pues además de paliar los problemas de la Hacienda Pública, puso una considerable proporción de tierra de cultivo en manos de individuos con mayor interés de obtener beneficios y en la permanencia del régimen liberal. Así, aun de forma moderada, se estimuló el crecimiento del producto y su venta en el mercado.

2.- Siglo XX (1900-1931): atraso agrario y conflictividad campesina
2.1 La crisis agraria
A partir del siguiente esquema analiza cómo contribuye el desarrollo del sector agrario al crecimiento económico general.( Pág. 154)



● La agricultura española inició el siglo XX teniendo que hacer frente a las consecuencias de la crisis agraria que se extendió por Europa a finales del siglo XIX. La agricultura española que tenía como principal cultivo el cereal acusó con mayor intensidad que otros países la crisis cerealista, causada por la llegada de productos procedentes de países con agricultura extensiva más competitiva (Argentina, EEUU, Canadá, Rusia). La reducción de ingresos condujo a la caída de los beneficios, ello llevó a solicitar por parte de la Liga Agraria (asociación de propietarios cerealistas) un arancel proteccionista. También el descenso de beneficios causó un descenso de los salarios dando lugar a agitaciones campesinas.
● También se produjo una crisis de la viticultura. La plaga de la filoxera había afectado a las viñas francesas provocando la demanda de vino español y experimentando las exportaciones de vino un alza espectacular. Poco más tarde (1885-1895) esta enfermedad atravesó los Pirineos poniendo fin a la edad de oro de las exportaciones vinícolas. La viña autóctona desapareció como consecuencia de la enfermedad, que comportó la pérdida de todas las cosechas. Para hacer frente a la crisis, se replantaron todos los viñedos con una nueva cepa americana, que era inmune a la filoxera.
● La crisis agraria se supero gracias al establecimiento de nuevas barreras arancelarias y al crecimiento de la producción. Este aumento fue debido a las nuevas roturaciones y a la intensificación (uso de fertilizantes, incremento de la mecanización, nuevos regadíos), diversificación (nuevos cultivos, plantas forrajeras y hortalizas) y especialización de los cultivos (vid, cítricos, olivo) destinados en buena parte a la exportación.

2.2 Los cultivos
● El cereal, hasta bien entrado el siglo XX, fue el principal cultivo del campo español, contando con una gran protección arancelaria. Con ello, la población urbana, en aumento durante el siglo XX, se vio obligada a consumir alimentos a precios mucho mayores que los del mercado internacional  La renta disponible para demandar productos manufacturados fue menor, lo cual obstaculizó en buena parte el crecimiento industrial
● Los cultivos más dinámicos, orientados en gran parte a la exportación fueron la viña, especialmente en Andalucía, Cataluña y la Rioja donde existían bodegas dedicadas a producir vinos de calidad; el olivo, en Andalucía donde mejoró la elaboración y venta del aceite de oliva andaluz en los mercados internacionales, y los cítricos, frutales y hortalizas en Valencia, Murcia y la Rioja. Especialmente en Valencia aumentó la superficie de cultivo de la naranja que generó unos beneficios que estimularon las actividades industriales (química, abonos…)
2.3 Los problemas del campo español a principios del siglo XX
En el atraso agrario tuvo una influencia muy destacada la estructura desigual de la propiedad de la tierra:
● Los propietarios de los grandes latifundios de Extremadura, Castilla y Andalucía tenían una gran aversión al riesgo y muy poco interés por el cultivo eficiente de sus tierras. De esta forma, en estas zonas, la inmensa mayoría de la población vivía en unas condiciones cercanas a las de subsistencia. Las diferencias extremas de renta entre una minoría de propietarios y la gran masa de campesinos provocaron una gran conflictividad así como movilizaciones por parte de los campesinos para exigir una reforma que les permitiera acceder a la propiedad de la tierra.
● Si los latifundios fueron un problema, también lo fueron la pervivencia de los minifundios que hizo que las explotaciones fueran poco rentables y competitivas obligando a muchos campesinos a emigrar.
La escasez de transformaciones en el campo y la limitada productividad agrícola mientras que otros países sí que la mejoraban, hizo que la distancia entre éstos y España aumentara consolidándose la situación de atraso relativo de nuestra agricultura.
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Tema transformaciones económicas y cambios sociales en el siglo XIX y primer tercio del siglo XX iconTransformaciones económicas durante el siglo XIX

Tema transformaciones económicas y cambios sociales en el siglo XIX y primer tercio del siglo XX iconEn el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas...

Tema transformaciones económicas y cambios sociales en el siglo XIX y primer tercio del siglo XX iconExamen sociales 2 tema siglo XIX

Tema transformaciones económicas y cambios sociales en el siglo XIX y primer tercio del siglo XX iconLa edad moderna y las transformaciones del siglo XIX

Tema transformaciones económicas y cambios sociales en el siglo XIX y primer tercio del siglo XX iconEn el último tercio del siglo XIX, los restos del imperio colonial...

Tema transformaciones económicas y cambios sociales en el siglo XIX y primer tercio del siglo XX icon15. 2 La consolidación del régimen. Las transformaciones económicas:...

Tema transformaciones económicas y cambios sociales en el siglo XIX y primer tercio del siglo XX icon15 la consolidación del régimen. Las transformaciones económicas:...

Tema transformaciones económicas y cambios sociales en el siglo XIX y primer tercio del siglo XX iconTema El renacimiento del cuento en el siglo XIX

Tema transformaciones económicas y cambios sociales en el siglo XIX y primer tercio del siglo XX iconTema 5 Liberalismo e industrialización en la España del siglo XIX

Tema transformaciones económicas y cambios sociales en el siglo XIX y primer tercio del siglo XX iconPensamiento y movimientos sociales y políticos del siglo XIX




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com