Políca comercial durante la presidencia española de la unión europea






descargar 26.82 Kb.
títuloPolíca comercial durante la presidencia española de la unión europea
fecha de publicación26.07.2015
tamaño26.82 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Derecho > Documentos

PREC 2 Mª Dolores Nates Fernández

D.N.I. 72028376-N

POLÍCA COMERCIAL DURANTE LA PRESIDENCIA ESPAÑOLA DE LA UNIÓN EUROPEA


  1. Introducción


El proceso de globalización de la economía mundial nos ha ofrecido grandes oportunidades para el progreso y la prosperidad.

Pero este sistema se ha visto sometido a una dura prueba con la crisis económica internacional que ahora sufrimos, la más grave que ha conocido el mundo desde la Segunda Guerra Mundial, la primera crisis económica de la globalización.

El comercio mundial no ha sido causa de la crisis ni ha estado en su origen, sino que es una clara víctima. La Organización Mundial de Comercio (OMC, en adelante) estima que el comercio de mercancías se reducirá este año en torno a un 10% en volumen, correspondiente a una caída del 14% en los países desarrollados y del 7% en los países en desarrollo.

Esta contracción del comercio mundial se explica esencialmente por la contracción de la demanda mundial, provocada en parte por el endurecimiento de las condiciones de financiación. El comercio se ha contraído más que la producción mundial.

Los flujos internacionales de inversión directa también se están viendo afectados negativamente, especialmente por la reducción de operaciones de fusiones y adquisiciones.

En esta coyuntura desfavorable es más importante que nunca garantizar el mantenimiento de las condiciones de comercio libre, justo y leal. Las situaciones recesivas son un buen caldo de cultivo de las tensiones y presiones proteccionistas.

Los líderes mundiales han asumido y hecho público su compromiso con el libre comercio en las Cumbres del G-20 en Washington y Londres, y en la del G-8 , promoviendo una congelación en la aplicación de barreras al comercio y la inversión.

La OMC es el organismo al que los líderes del G-20 encomendaron el seguimiento de la evolución de las medidas proteccionista, y para ello puso en marcha a finales de 2008 un mecanismo específico de cuyos resultados viene presentando informes trimestrales. Los tres primeros muestran que aparecen medidas de protección y que probable y desafortunadamente, lo peor está aún por llegar. Las barreras identificadas son tanto de tipo arancelario como no arancelario, algunas de ellas relacionadas con los paquetes de estímulo fiscal y las medidas de apoyo a sectores en crisis que tantos gobiernos han puesto en marcha. Este seguimiento también ha puesto de manifiesto que no nos encontramos en una situación de proteccionismo de alta intensidad.
2. La importancia de la presidencia en la política comercial de la Unión Europea.
El conjunto de la Unión Europea fue en 2007 responsable del 19% del comercio internacional (17% del de bienes y 27% del de servicios), constituyéndose como el primer exportador y el segundo importador mundial, así como el principal emisor y receptor de inversión directa a nivel global (la UE posee el 33% y acoge el 29% del stock de inversiones mundiales).

La política comercial, como política común, es competencia exclusiva de la Unión Europea y se lleva a cabo en el marco de los principios y objetivos de su acción exterior.

El Estado miembro que ostenta la presidencia del Consejo de la UE en materia de política comercial se enfrenta a un importante desafío, ya que debe presidir distintas formaciones del Consejo y sus diferentes grupos y comités, realizando un importante esfuerzo para representar los intereses de todos los Estados miembros, en interlocución permanente con la Comisión Europea y con una considerable cpacidad de dicidir las agendas e influir en las prioridades del semestre.

A este reto se enfrenta la Secretaría de Estado de Comercio en el primer semestre de 2010, tras una ardua e intensa labor de preparación desarrollada desde finales de 2008. Ha sido necesaria una coordinación con las Administraciones comerciales de los otros dos Estados miembros que conforman el Trío de presidencias que, con una duración de 18 meses, se inicia con la española y continúa con las de Bélgica y Hungría. Con ellos se ha acordado el contenido de unos Programas Marco y Operativo conjuntos que guiarán las orientaciones de la política comercial desde enero de 2010 hasta junio de 2011.

La Secretaría de Estado de Comercio de España mantiene una permanente interlocución con las asociaciones empresariales y sindicales de cara a la definición y seguimiento de las prioridades de la presidencia.

Con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa la presidencia española va a ser la primera en ejercer ese cometido bajo las nuevas reglas que impone el Tratado, que tienen un alcance importante en materia de política comercial.

Por una parte, el Tratado de Lisboa amplía las competencias exclusivas de la Unión Europea en algunas materias de política comercial que ahora corresponden a los Estados miembros, como comercio de servicios, aspectos comerciales de los derechos de propiedad intelectual e industrial, e inversiones exteriores. Los Estados miembros veremos también limitada, previsiblemente, nuestra capacidad para ejercer algunas de nuestras actuales competencias como, por ejemplo, la negociación y firma de Acuerdos de Protección de Inversiones.

Por otro lado, el tratado asigna al Parlamento Europeo nuevas y mayores competencias en materia de política comercial, dado que se involucrará en las negociaciones comerciales y deberá aprobar el resultado final de las mismas.

En definitiva, el previsible cambio en el marco institucional que afecta a la política comercial europea, unido al relevo en la Comisión Europea, constituyen un desafío añadido al desempeño de la presidencia española de la UE en esta materia.
3. Prioridades y objetivos de la presidencia española en política comercial.
Durante la presidencia española, España tratará de impulsar al máximo las iniciativas comerciales dirigidas a eliminar las barreras a que se enfrentan los flujos internacionales de bienes, servicios y capitales e impiden el crecimiento del comercio mundial. Se trata de ofrecer a las empresas españolas y europeas mayores oportunidades de negocio a través de una mayor apertura de los mercados internacionales, promoviendo en paralelo la inserción de los países más pobres en el mercado global para favorecer su desarrollo.
Objetivos priorizados para la presidencia española en materia de política comercial:

  • Avanzar de manera decisiva en las negociaciones de la Ronda Doha de la OMC y concluir el acuerdo de modalidades de negociación:


La conclusión de las negociaciones de la Ronda de desarrollo de Doha supone la principal prioridad de la presidencia española en política comercial. Esta negociación, que tiene por objetivo liberalizar sustancialmente el comercio mundial teniendo debidamente en cuenta los intereses de los países más pobres y reforzando las reglas multilaterales que lo regulan, ha atravesado múltiples dificultades a lo largo de los últimos ocho años, la última cuando se bloqueó un posible acuerdo al alcance de la mano en la Reunión Ministerial de la OMC de julio de 2008 en Ginebra.

Se reconoce que el mejor antídoto contra el proteccionismo sería un acuerdo en la Ronda, que enviaría además una fuerte señal política sobre la capacidad de los gobiernos para ponerse de acuerdo en los principales asuntos que afectan a la gobernanza económica mundial. Problemas globales requieren soluciones globales.

El semestre de la presidencia española será, probablemente, muy activo en las negociaciones de la Ronda Doha, y podría coincidir con un acuerdo en las modalidades de negociación. Este acuerdo es el decisivo paso previo a la conclusión de las negociaciones, ya que incorporará todos los detalles respecto al alcance, niveles, términos y condiciones en que se producirá la liberalización comercial que persigue la Ronda. El paso siguiente y final consisten en que todos los países miembros de la OMC intercambiarán sus listas de compromisos de liberalización elaborados en base al acuerdo de modalidades, que dará lugar a la conclusión de las negociaciones que se producirá unos meses más tarde.

Se estima que un acuerdo en la Ronda Doha podría dar lugar a recortes de aranceles por valor de más de 150.000 millones de dólares anuales, lo que supondría un importante estímulo para que el comercio internacional pueda jugar en los próximos años su tradicional papel como motor del desarrollo y la recuperación económica.

  • Impulsar y/o concluir los acuerdos comerciales bilaterales y regionales en negociación entre la UE y países terceros:


La Unión Europea tiene en marcha, simultáneamente, un gran número de negociaciones de acuerdos comerciales con países terceros, con diferentes niveles de avance.

Concluir los Acuerdos de Asociación en negociación con los países de Centroamérica, por un lado, y los países miembros de la Comunidad Andina, por otro, es una de las principales prioridades comerciales de la presidencia española.

Impulsar las negociaciones del acuerdo de asociación con Mercosur, que se encuentran congeladas desde hace unos años a la espera de la evolución de las negociaciones de la Ronda Doha. En los primeros meses de 2010 puede abrirse una ventana de oportunidad para retomar y cerrar esas negociaciones.

También es prioritario impulsar el estrechamiento de las relaciones económicas entre EE.UU. y la UE aprovechando las posibilidades que ofrecen los mecanismos existentes en el ámbito del Marco Económico Transatlántico. está prevista la celebración de una Cumbre UE-EEUU en Madrid durante la presidencia (ahora aplazada por el momento) en la que se pretenden obtener los máximos resultados para reforzar las relaciones económicas con un país que, conjuntamente con la UE, representan ya el 60% del PIB y el 40% del comercio mundiales.

  • Reforzar la Estrategia de Acceso a los Mercados:


La Estrategia de Acceso a los Mercados es una respuesta a la proliferación de barreras al comercio en muchos de los mercados de interés para las empresas europeas. A las tradicionales barreras arancelarias, que se reducirán con el deseado acuerdo en la Ronda Doha y a través de los acuerdos comerciales bilaterales, se unen otras muchas, como obstáculos técnicos, barreras sanitarias y fitosanitarias, falta de protección a los derechos de propiedad intelectual e industrial, limitaciones a la inversión, barreras al comercio de servicios, restricciones a la exportación de materias primas y productos energéticos o dificultades al acceso a los mercados de compras públicas. Sobre estas cuestiones existe, en mayor o menor medida, un marco jurídico de derechos y obligaciones en el seno de la OMC, que hay que respetar. Pero para su exigibilidad, estas barreras deben ser detectadas, percibidas como tales y transmitidas por los cauces adecuados con el fin de proceder a realizar las actuaciones oportunas de cara a su eventual eliminación.

Para ello se ha puesto en marcha un mecanismo de colaboración entre la comisión, los Estados miembros y los sectores empresariales con objeto de acometer conjuntamente esta ardua tarea.


  • Avanzar en la negociación de un Tratado Internacional para el Comercio de Armas:


Se trata de una iniciativa que se remonta a 1997 con el objeto de negociar un Tratado Internacional para el Comercio de Armas que se constituya como un instrumento jurídicamente vinculante para controlar las exportaciones de armas a nivel mundial.

  • Alcanzar el objetivo de Ayuda para el Comercio de la UE y sus Estados miembros:


La Ayuda para el Comercio es la ayuda al desarrollo que se ofrece en apoyo a los esfuerzos de los países más desfavorecidos para aumentar su capacidad de comerciar y contribuir así a su crecimiento. Se trata de facilitar las reformas necesarias para que los países en desarrollo puedan aprovechar las oportunidades que ofrece la apertura de los mercados mundiales, reconociendo la liberalización comercial es una condición necesaria, pero no suficiente, para promover el desarrollo a través del comercio.

En la Conferencia Ministerial de la OMC en Hong Kong, en 2005, la Unión Europea se comprometió a incrementar su Ayuda para el Comercio hasta los 2.000 millones de euros en 2010, de los que 1.000 serían aportados por la UE y otros 1.000 por sus Estados miembros.

2010 es el año en que la UE debe lograr su objetivo demostrando su compromiso, que está al alcance de la mano. Entonces se conocerán los datos oficiales de Ayuda para el Comercio otorgada en 2008, con los que se prevé que el objetivo pueda haberse ya alcanzado.

  • Avanzar hacia la conclusión del Acuerdo Comercial Contra la Falsificación:


La falta de respeto a los derechos de la propiedad intelectual e industrial en algunos países se ha convertido en una de las barreras al comercio que más negativamente afectan a nuestras exportaciones.

Por ello, la UE está negociando desde 2008 un acuerdo comercial plurilateral contra la falsificación con el fin de mejorar la observancia de los Derechos de Propiedad Intelectual en el ámbito del comercio exterior con EE.UU., Japón, Suiza, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Corea, México, Marruecos y Singapur.

Se mantiene el objetivo de concluir las negociaciones en este mismo año.

  • Impulso a la revisión de las normas del Consenso OCDE sobre Crédito a la Exportación:


La financiación de operaciones de internacionalización ha sufrido un ajuste severo como consecuencia de la traslación a este sector de los problemas derivados de la crisis financiera internacional. Existe, por ello, un compromiso de colaboración para ampliar en lo posible el apoyo de las agencias de crédito a la exportación en el marco del Consenso de la OCDE. La presidencia española realizará un seguimiento puntual de la coyuntura económica y promoverá el intercambio de información entre los Estados miembros para proponer, en caso necesario, una eventual flexibilización temporal de las medidas del apoyo oficial al crédito a la exportación.

Otro objetivo prioritario será la negociación del ámbito de aplicación del Anexo IV del Consenso OCDE en pro de la inclusión de sectores relacionados con la lucha contra el cambio climático, asumiendo compromisos asumidos por España en el marco del Protocolo de Kyoto, y de la Unión Europea por todos los Estados miembros. mejores condiciones financieras para el crédito a la exportación con apoyo oficial promoverían la exportación de tecnologías limpias, minimizando los costes de reducción de emisiones.
4. Otros asuntos relevantes durante la presidencia española.
La nueva Comisión deberá publicar su Programa de Trabajo para los cinco próximos años, que incorporará un apartado referido al futuro de la política comercial de la UE.

Se espera también una intensificación de los debates en torno a la interrelación e interacción de la política comercial con otras políticas.

La política comercial del futuro debe ser plenamente consistente con los objetivos medioambientales y contribuir a alcanzarlos, evitando a la vez que la política medioambiental choque con los objetivos de la política comercial. Se trata de buscar la necesaria coherencia.

Una mayor implicación de las cuestiones energéticas en la política comercial también es un tema de gran actualidad, así como el papel que ésta puede desempeñar para garantizar el acceso a materias primas y productos intermedios.

Por último, el fortalecimiento del papel de la OMC en el mundo y la mejora de su legitimidad, transparencia y funcionamiento centrará una parte de la agenda de política comercial europea y mundial en el 2010.
5. Conclusión.
La historia nos demuestra cómo las fases de mayor auge en el crecimiento de la economía mundial han estado vinculadas a períodos de notable expansión del comercio mundial.

Superar las actuales condiciones económicas y financieras constituye un importante desafío global, europeo y español. La política comercial puede ofrecer parte de la respuesta, contribuyendo decisivamente a mantener los mercados mundiales abiertos para garantizar que el comercio y las inversiones internacionales sigan fluyendo e impulsando el crecimiento y el desarrollo de los países, especialmente de los más pobres.

España afronta la presidencia del consejo de la UE con el compromiso de contribuir a poner la política comercial al servicio de la recuperación económica, del crecimiento y del empleo. Para ello impulsará todas aquellas iniciativas que permitan ofrecer más oportunidades de negocio a nuestras empresas a través de una mayor apertura de los mercados mundiales a sus exportaciones de bienes, servicios y capitales, con el compromiso de respetar plenamente los objetivos de desarrollo y medioambientales que nos asegurarán la sostenibilidad del crecimiento de nuestra economía en el largo plazo.




-Página de -

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Políca comercial durante la presidencia española de la unión europea iconLa “Union” (Europea) que no quiere ser “Jack”: “British go home”...

Políca comercial durante la presidencia española de la unión europea iconResumen el texto propone una reflexión sobre la viabilidad y las...

Políca comercial durante la presidencia española de la unión europea iconEvolución de las Relaciones Comerciales entre la Unión Europea y...

Políca comercial durante la presidencia española de la unión europea iconEvolución de las Relaciones Comerciales entre la Unión Europea y...

Políca comercial durante la presidencia española de la unión europea iconLa unión europea es una organización supraestatal formada por estados...

Políca comercial durante la presidencia española de la unión europea iconLa construcción de la unión europea

Políca comercial durante la presidencia española de la unión europea icon¿A donde va la union europea?

Políca comercial durante la presidencia española de la unión europea iconEconomía de la Unión Europea

Políca comercial durante la presidencia española de la unión europea iconTema 2: España en Europa y en el mundo: España en la Unión Europea....

Políca comercial durante la presidencia española de la unión europea iconResolución de 15 de febrero de 2008 de la presidencia de la agencia...




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com