En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados






descargar 0.71 Mb.
títuloEn el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados
página8/15
fecha de publicación11.07.2015
tamaño0.71 Mb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   15
“dictadura del proletariado” propuesta por Carlos Marx se había establecido una dictadura personal, naturalmente dirigida por Iosip Vissarionovich Daugasvili (Stalin).

Para reforzar tu conocimiento, realiza la siguiente:

ACTIVIDAD REGULADORA

En el cuestionario que te presentamos a continuación podrás reafirmar lo que has visto en este tema. Anota en el cuadro la letra de las opciones que consideres correcta.

1. El Partido Fascista fue apoyado por la burguesía ante el peligro de que en Itlalia se impusiera la economía:




 

a) Socialista

b) Feudal

c) Esclavista

2. Para el control del poder por parte de Benito Mussolini fue impuesto en Italia el Estado:




 

a) Corporativo

b) Benefactor

c) Proteccionista

3. El racismo desarrollado por los nazis llevó a Hitler a impulsar sentimientos antisemíticos por esta razón persiguió a los:




 

a) Árabes

b) Negros

c) Judíos

4. Recuperar el “espacio  vital” fue una consigna fundamental del nazismo esta política expansionista tuvo su fundamento en el:




 

a) Paneslavismo

b) Panteísmo

c) Pangermanismo

5. En Japón el código del Bushido sería la base más importante para la integración de un movimiento llamado:




 

a) Aislamiento

b) Militarismo

c) Pacifismo

6. El emperador Hiroito fue reconocido como el único depositario del poder pues además de jefe político también se le consideraba como:




 

a) Encarnación de la divinidad

b) Defensor de la religión

c) Impulsor de la Democracia

7. La guerra civil española enfrentó a los grupos más reaccionarios con los republicanos de tendencias:




 

a) Totalitarias

b) Dictatoriales

c) Socialistas

8. El franquismo en España presentó una característica especial distinta a otros movimientos totalitarios, la:




 

a) Defensa del catolicismo

b) Supresión de las fuerzas militares

c) Eliminación del sentido nacionalista

9. La concentración del poder por parte de Stalin en la Unión Soviética se fortaleció más por la práctica de las:




 

a) Elecciones

b) Purgas

c) Reformas

10. La centralización del poder por parte de José Stalin en la U.R.S.S se lograba apoyándose en el:




 

a) Parlamento

b) Partido liberal

c) Politburó

EXPLICACI

Recuerda que los contenidos principales de este tema son:

Los más importantes gobiernos totalitarios surgidos en el período de  entre guerras fueron:

Políticas Totalitarias

Dirigido por:

Practicadas en

FASCISMO

NAZISMO

MILITARISMO JAPONÉS

FRANQUISMO

STALINISMO

Benito Mussolini

Adolfo Hitler

Hiroito

Francisco Franco

José Stalin

Italia

Alemania

Japón

España

U.R.S.S.

Los sistemas totalitarios se caracterizan por:

  • El establecimiento de un sistema político dictatorial opuesto a la práctica de la democracia.

  • Uno de sus principios básicos (a excepción de lo ocurrido en la Unión Soviética rusa) era oponerse a toda costa al establecimiento y práctica del sistema socialista.

  • El reforzamiento del capitalismo por parte de la burguesía sería la consigna principal; sin embargo, sería el Estado quien se convertiría en el rector de la economía a través de la práctica del Capitalismo de Estado.

  • Se distinguen por desarrollar actitudes imperialistas, nacionalistas, racistas y militaristas.

  • El control por parte del Estado. En el caso concreto de Italia esta acción se realiza creándose el Estado corporativo.

2.4 La configuración del Régimen Moderno Mexicano

2.4.1   EL PROCESO DE RECONSTRUCCIÓN ECONÓMICA NACIONAL

Una vez concluida la lucha armada de la Revolución; durante el gobierno electo de Venustiano Carranza (1917-1920) se inició en México un Programa de Reconstrucción Económica Nacional; sin embargo, las acciones realizadas por el gobierno de Carranza no obtuvieron significativos avances, es más, ni siquiera lograron igualar los índices de crecimiento económico alcanzado durante los últimos años del Porfiriato.

Para 1920, llegan al poder el grupo denominado los “Sonorenses” encabezados por Obregón, De la Huerta y Calles el Programa de Reconstrucción Económica dio pasos más firmes. El proyecto de los caudillos sonorenses iba encaminado al impulso capitalista de la economía en México.

Resultaba urgente el impulsó del agro, la industria “nacional” y el de servicios básicos que apoyaran la puesta en marcha con mayor éxito a tal proyecto económico.

¿Sabes tú cuáles fueron las principales acciones económicas y financieras puestas en marcha entre 1920 y 1934 con el finde proceder a la Reconstrucción Económica nacional?

Dentro del Proyecto de Recuperación Económica Mexicana seguro encontramos algunos avances de significación pero, ¿sólo fueron avances o también hubo retrocesos?

Pasemos ahora a la revisión de este importante período de la historia de México.

La economía mexicana a fines del porfiriato

En nuestro país a principios de 1910, poco antes del inicio del movimiento revolucionario dirigido por Francisco I. Madero en contra de la dictadura porfiriana, la economía mexicana se encontraba pasando aún por una etapa de importante crecimiento; así, podemos señalar que las actividades económicas de mayor impulso eran la industria petrolera; la minería; los ferrocarriles y la agricultura de exportación; es decir, importantes renglones de la economía, la mayoría de ellos controlados por el capital extranjero.

La economía del país durante la Revolución Mexicana

Una vez iniciada la revolución de 1910, se apreció una significativa caída de la actividad productiva del país; entre los años de 1910 y 1915 se produjo un considerable estancamiento de la economía mexicana; no obstante la inestabilidad generada, debemos aclarar que no toda la actividad productiva del país quedó paralizada pues se sabe que la industria petrolera principal enclave dirigido por la inversión foránea instalada en México durante el porfiriato, entre 1910 y los años que le siguieron llegó a contar con un promedio anual de crecimiento del 43%; e incluso, superó este porcentaje debido al aumento de la demanda externa por parte de las naciones involucradas en la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Por su parte, el nivel de la producción minera se mantuvo casi al mismo ritmo, aunque si se le comparara con el índice de producción de los países con niveles de economía más avanzados, la minería mexicana se hallaba en una situación de rezago, principalmente por la persistencia del empleo de una tecnología tradicional. Por otro lado, la industria manufacturera aún con el inicio de la Revolución de 1910, no se alteró en forma drástica; por su parte, el descenso de la ganadería fue de tan sólo  4.6% anual; y, la agricultura, especialmente la de exportación, mostraba que entre 1920 y los años siguientes el nivel de producción de maíz, caña de azúcar, chile seco, café y henequén no manifestó grandes cambios.

Ahora bien, debemos aclarar, basándonos en lo antes mencionado que, si durante la revolución maderista los niveles de la producción no sufrieron graves alteraciones esto se debe básicamente a que tan sólo nos hemos referido a la situación económica existente entre los grupos privilegiados de la sociedad mexicana y por tanto dueños de grandes extensiones de tierras propias para la agricultura y la ganadería, de empresas industriales, propietarios de comercios y controladores de lo más importantes servicios.

Pero, si recurriéramos a las informaciones estadísticas que tenemos para esta época, nos enteramos por otra parte que, la producción en el campo (nos referimos ahora a la agricultura de subsistencia) impulsada por el campesino pobre, descendió de tal forma que llegó a ser de la mitad de lo producido durante el porfiriato. Una de las razones que llevaron a este descenso de la producción en el agro mexicano es, sin duda, el abandono de las tierras por parte de aquellos campesinos que se integraron al movimiento armado de 1910 y en los años siguientes; asimismo, al finalizar la lucha armada, la población había descendido en aproximadamente un millón de habitantes pues, según censos realizados para esta época, la población pasó de 15.2 a 14.3 millones de habitantes; las causas de dicha baja de la población se deben, entre otros factores, a la gran cantidad de muertes causadas por la Revolución; a la disminución de la tasa de natalidad, a la emigración masiva; y, el surgimiento de epidemias graves como el tifo, la fiebre amarilla y la influenza que azotó al país entre 1918 y 1919. Ante la drástica reducción de la población, el nivel de la economía se vio seriamente afectado producto de la escasez de mano de obra de casi 400 000 personas, principalmente en el agro y la producción minera.

Pero, la disminución de la población existente durante la Revolución no fue la única causa del descenso de la producción del país, desde luego que también influyó la condición lastimosa en la que se encontraban los diversos servicios.  Los ferrocarriles, que después de la lucha armada habían quedado en pésima situación, mostraba que tramos enteros de vías férreas habían desaparecido y las locomotoras y carros tanto de pasajeros como de carga estaban prácticamente destruidos; la condición del servicio ferroviario obstruía los avances de la economía nacional ya que el intercambio comercial y el traslado de los bienes se hacía en forma por demás difícil. La situación de los telégrafos no era distinta a la de los ferrocarriles, más de 2 000 kilómetros de líneas telegráficas ya no existían y la condición de los demás servicios corría una suerte similar.

El descenso del nivel de la producción a causa de la reducción de la población y de la deplorable situación de los diferentes servicios ligados a la producción, representaba para el Estado mexicano la urgente necesidad para encontrar prontas soluciones; por lo mismo, resultaba apremiante iniciar toda una serie de medidas económicas que permitieran, después de finalizada la revolución, poner en marcha un programa de reconstrucción que propiciara, al menos en sus inicios, alcanzar los niveles de producción obtenidos durante el porfiriato.

¿Cómo se llevó a cabo en México el programa de Reconstrucción Económica?

¿Qué sectores de la economía fueron especialmente tomados en cuenta dentro del proyecto de recuperación económica?

¿Qué participación tuvo el Estado en la recuperación de la economía mexicana después de concluida la Revolución Mexicana?

El proyecto de recuperación dirgido por los “sonorenses”

Así fue como, a partir de 1920, México dio inicio a un programa más firme de Reconstrucción Económica Nacional (al mismo tiempo que lo realizaban los países europeos como resultado de los estragos causados por la Primera Guerra Mundial)  dirigido por un nuevo grupo político llegado por ese entonces al poder; los “Sonorenses” a cuyo frente se encontraban Álvaro Obregón, Adolfo de la Huerta y Plutarco Elías Calles después de su éxito obtenido en la revuelta de Agua Prieta.   Los “Sonorenses” sé distinguían por poseer un sentido más práctico y emprendedor. Obregón y Calles por ejemplo, representaban las exigencias de un grupo norteño de pequeños empresarios y agricultores que se venían mostrando partidarios del impulso capitalista en el país, tanto en el agro como en la industria, a través de la modernización del aparato productivo, basados en los principios de la empresa estadounidense, que por otra parte, sería el caso más conocido por los caudillos sonorenses.

Las acciones de Venustiano Carranza (1917-1920)

Ahora bien, tendríamos que señalar que el Plan de Reconstrucción Económica Nacional dio sus primeros pasos durante el gobierno electo de Venustiano Carranza (1917-1920); sin embargo, sería también conveniente mencionar que los logros obtenidos por dicho gobierno fueron mínimos, pues ni las condiciones internas ni las externas resultaron las más propicias para conseguir avances significativos en el proyecto de Reconstrucción Nacional planteado por la Revolución y luego reafirmado en la Constitución de 1917.

Carranza (perteneciente a una familia de terratenientes adinerados del Estado de Coahuila),  durante su gobierno procedió el reparto agrario a través de la Comisión Nacional Agraria. No obstante esto, la reforma agraria de Carranza fue muy lenta ya que sólo se repartieron 224 939 hectáreas de tierras; era claro que Carranza no dejó de proteger a los latifundistas pues las acciones seguidas por este mandatario coahuilense no se dirigieron al cumplimiento exacto de la ley del 6 de enero de 1915 o del Artículo 27 constitucional, sino que se dio a la tarea de restituir el dominio de las haciendas a sus antiguas dueños bajo el pretexto de que el campesinado mexicano, pese al reparto agrario hecho, aún no alcanzaba los niveles mínimos de producción que satisfacieran las necesidades de la población de aquel entonces.   

Con la devolución de las haciendas, la situación de los campesinos resultaba por demás difícil pues, al lado de sus pequeñas parcelas seguía existiendo el latifundismo controlado no sólo por nacionales sino también por agricultores extranjeros; a esto, agreguémosle el empleo de sistemas rudimentarios en el campo lo que repercutiría en la baja producción que no alcanzaba a satisfacer ni las demandas del mercado interno y mucho menos la posibilidad para competir con los mercados internacionales.

Por otra parte, ante el exceso de circulante de los “infalsificables” emitidos por el gobierno provisional de Carranza en 1916 (y que luego fueron retirados de la circulación en tiempos posteriores debido a la inestabilidad monetaria existente), se produjo una mayor inflación y por tanto, un mayor encarecimiento de los bienes y los servicios.

Por lo que toca a la Política Nacionalista de Carranza señalaremos que ésta, presentó graves signos de “conservadurismo” ya que sólo se concretó a la práctica de un cierto control sobre las empresas petroleras extranjeras por medio del aumento a los impuestos sobre la extracción del hidrocarburo; dicha acción trajo consigo fuertes protestas, especialmente de los empresarios estadounidenses por lo que incluso, se hablaba de una nueva invasión militar a México por parte de los Estados Unidos.

¿Cuáles fueron los principales errores o limitantes cometidos por el gobierno de Carranza que impidieron que el Programa de Recuperación Económica Nacional consiguiera avances significativos?

La Obra de Adolfo De la Huerta

Después de la muerte de Venustiano Carranza y el ascenso al poder en forma interina por parte de Adolfo De la Huerta para junio de 1920, se reintentó poner en marcha el Programa Económico de Reconstrucción; la obra De la Huerta fue administrativa y económica: sus acciones estuvieron encaminas a la reorganización de la Hacienda Pública, para ello se trató de regularizar la situación referente a la captación fiscal, y , por otra parte, para contribuir en algo al impulso del campo, se promulgó en el mismo mes de junio, la Ley de tierras ociosas mediante la cual se declaraba de utilidad pública  las tierras de labor, de esta forma, fueron entregadas en definitiva 84 000 hectáreas a los campesinos con el fin de solucionar  los problemas en la agricultura del país.

El agro mexicano entre 1920 y 1928

Con la llegada de Álvaro Obregón a la presidencia ocurrida para el día primero de diciembre de 1920 después de haber participado en unas elecciones en donde tuvo como principal contrincante al carrancista Alfredo Robles Domínguez, el Programa de Reconstrucción Económica Nacional parecía entrar ahora si en una etapa de importantes logros.

Una de las primeras acciones de la administración obregonista fue la de proceder a la práctica de una Reforma Agraria aparentemente más intensa que la realizada por sus antecesores ya que dicha Reforma, para 1920, no era aún un hecho concreto. Para los gobiernos tanto de Obregón como el de Calles el sector primario de la economía nacional fue el eje del sistema económico en sus respectivos gobiernos por esta razón, aunque,  cabría  señalar  que  este interés  mostrado  obedecía  más  a  factores  político-sociales que económicos pues, resultaba apremiante el conseguir la pacificación  en el campo ya que de ella dependía el obtener importantes logros en lo que toca a la recuperación económica del país. Ante la creciente incorformidad de los campesinos sin tierras, ambos gobiernos procedieron a efectuar el reparto agrario por medio de dos formas: la parcela individual y la integración de ejidos para el trabajo colectivo. Obregón por su parte, aumentó la superficie ejidal a casi un millón de hectáreas, aunque éste, como luego también Calles, considerarían que la formación de ejidos en el campo mexicano sería tan sólo una medida transitoria, pues la idea principal de ambos sonorenses iba encaminada a la futura integración de la “pequeña propiedad”
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   15

similar:

En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados iconLas grandes potencias en la segunda mitad del siglo XIX reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda

En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados iconEvolución y cambio del mercado de divisas de las grandes potencias...

En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados iconEn el último tercio del siglo XIX, los restos del imperio colonial...

En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados iconTema transformaciones económicas y cambios sociales en el siglo XIX y primer tercio del siglo XX

En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados iconEn el último tercio del siglo XX pudimos observar cómo los Estados...

En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados iconEl momento central del siglo XIX se caracteriza por la consolidación...

En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados iconLas potencias imperialistas de estados unidos-francia e inglaterra...

En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados icon3. 2 Causas de la globalización La globalización de las relaciones...

En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados iconDel siglo VII a. C. datan los primeros grandes templos, que adquirieron...

En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados iconInvestigación histórica, al menos aquella que, por debajo de la espuma...
«ingrediente» en los placeres más preciados. ¿Qué nos ha cambiado hasta ese punto?




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com