En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados






descargar 0.71 Mb.
títuloEn el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados
página4/15
fecha de publicación11.07.2015
tamaño0.71 Mb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

Las causas de la Revolución rusa de 1917

Si obreros y campesinos habían ido a la Primera Guerra Mundial con gran satisfacción ¿qué fue entonces lo que propició el descontento y la desligitimación del gobierno zarista? La respuesta a este cuestionamiento tiene varias aristas, pero sólo mencionaremos aquellos puntos que incidieron directamente en el conflicto ruso:

  • La práctica de un gobierno autocrático por parte del zar Nicolás II.

  • La permanencia de antiguas prácticas sociales como lo eran los derechos feudales de la aristocracia rusa sobre los campesinos.

  • El surgimiento de un  movimiento obrero.

  • El desprestigio del gobierno zarista ante los fracasos de Rusia de 1915 y 1916 en la Primera Guerra Mundial.

¿Cómo se desarrollaron los movimientos revolucionarios rusos?

Los antecedentes: La Revolución de 1905

En 1905 el gobierno autocrático del zar Nicolás II se enfrentó a un vasto movimiento de insurrección que encabezaron los obreros de Petrogrado. Como el ánimo de la mayoría de la población no había sido ganado por los revolucionarios, el movimiento de rebeldía fue reprimido y sofocado, pero el zar Nicolás II tuvo que aceptar la puesta en práctica de ciertas reformas políticas, para esta época se integró una Duma, (especie de parlamento ruso en donde todavía prevalecía la voluntad del zar ya que la Duma se integraba en su mayoría con miembros de la nobleza).

Esta primera revolución la vemos continuarse en 1917, pues se habla de que en ese año hubo cuando menos dos revoluciones: una democrático-burguesa encabezada por Alejandro Kerensky;y otra de carácter social, que llevaría a Lenin y a los bolcheviques al poder.  

La Revolución de febrero

En febrero de 1917 la escasez de alimentos en Petrogrado dio el impulso definitivo para el estallido de un gigantesco movimiento de huelga que, después de inútiles intentos de represión, desembocó en una insurrección abierta. Como los soldados se pasaban a las filas de las masas trabajadoras había que descartar la idea de sofocar el movimiento insurreccional, que ya se había extendido a Moscú y a todas las grandes ciudades del país.

Al no poder sofocar la insurrección, la Duma, procurando salvar lo salvable y luego de ponerse de acuerdo con el Soviet de Petrogrado, a principios de marzo lanzó una convocatoria para la conformación de un Congreso Constituyente.

Este mismo día el zar Nicolás II abdicó a favor de su hermano el Gran Duque Miguel, el cual a su vez abdicó al día siguiente , lo sustituyó un gobierno provisional burgués; el régimen zarista de los Romanof  había sucumbido sin casi luchar.

El gobierno provisional burgués encabezado por Alejandro Kerensky urgió a los mencheviques a sofocar cualquier intento de insurrección proletaria, su objetivo era retornar a la Primera Guerra Mundial, pero se enfrentó al poder del soviet de Petrogrado donde prevalecía el interés por la pronta paz.

La posibilidad de una revolución social en los países beligerantes, como lo había pedido el soviet de Petrogrado, introdujo en la guerra nuevos elementos de juicio para los estadistas. Uno de los más sobresalientes fue sin duda la decisión del presidente norteamericano Thomas W. Wilson de declararle la guerra a los alemanes el 2 de abril de 1917.

¿Cuáles fueron los hechos que concretaron la

implementación de una república socialista soviética?

Las Diez Tesis de abril de Lenin

Alemania, que veía en la Revolución rusa un gran alivio en el frente oriental europeo autorizó a Lenin y a todo un grupo de sus seguidores a trasladarse a Rusia a través de Suecia. El 3 de abril de 1917 llegó Lenin finalmente a Petrogrado.

Al día siguiente, el 4 de abril, Vladimir Ilich Ulianov –Lenin- habla ante el soviet de Petrogrado y expone las que con el tiempo se convertirían en las famosas Diez Tesis de abril de Lenin, las cuales plantearon lo siguiente:

  1. La guerra para el gobierno provisional es una guerra imperialista. Renuncia total a las anexiones, propaganda contra la guerra y fraternización con los soldados enemigos.

  2. Debemos quemar las etapas, la actual revolución burguesa debe cederle el paso a la revolución proletaria.

  3. Ruptura con el gobierno provisional de Kerensky.

  4. Frente al optimismo de los dirigente bolcheviques, reconocimiento de su precaria situación de “minoría” como acicate para superarla.

  5. El nuevo régimen debe ser una República de los soviets.

  6. La tierra debe ser para los soviets campesinos y para los obreros agrícolas.

  7. Nacionalización de la banca controlada por los soviets.

  8. De momento no es posible instaurar el socialismo, pero sí la intervención total de los soviets en la producción y en la distribución.

  9. Nuevo congreso del Partido, nuevo programa, nuevo nombre: Partido Comunista.

  10. Nueva internacional obrera, no ligada a los intereses de los social-demócratas.

http://200.57.38.181/cursos/materias/cuarto/cvh2/banners/tu1/t125a.gif 

Figura 8. Lenin: “El nuevo régimen debe ser una república de los Soviéts”.

(Tomado de Historia Universal, pág.339)

La Revolución de octubre

El gobierno provisional encabezado por la burguesía se empeñaba en continuar en la guerra, por lo que los bolcheviques lanzaron entonces la consigna de una paz sin anexiones ni reparaciones; inmediatamente surgió la reacción del gobierno provisional, por esta razón, para el otoño se inició en Rusia una nueva fase de la revolución.

El gobierno provisional de Alejandro Kerensky tomó varias medidas políticas y militares en contra del Soviet de Petrogrado. Lenin tuvo que huir para evitar ser detenido, pero con ello sólo radicalizó al pueblo que deseaba la inmediata paz.

Ante el caos generado, el general Kornilov intentó dar un golpe de Estado y adueñarse del poder, por lo que el cuerpo armado del Soviet (la Guardia Roja) fue reforzado. 

En octubre, gracias a una decisión del Comité Central del Partido Comunista, la Guardia Roja fue empleada para adueñarse de la guarnición de Petrogrado, eliminando a las autoridades regulares. En las primeras horas de la mañana del 25 de Octubre el Comité Revolucionario Militar dirigido por León Trotsky ocupó todos los puntos estratégicos e importantes de Petrogrado. Según el plan, rodearon al Palacio de Invierno donde se hallaba el gobierno provisional y lo tomaron, Kerensky logró escapar poniéndose a salvo.

En  el Segundo Congreso Panruso de los soviets se debía enfrentar a una nueva realidad, el predominio de los bolcheviques era un hecho consumado. El 26 de octubre, el Congreso aprobó tres decretos redactados por Lenin, en los que se proponía a los pueblos y gobiernos en guerra:“una paz inmediata sin anexiones ni reparaciones”; se decretaba además, la expropiación sin indemnizaciones de la tierra a favor de las comunidades rurales, así como también la creación de un Consejo de Comisarios del Pueblo, destinado a asumir el poder Ejecutivo hasta la integración de la Asamblea Constituyente.

Este proceso revolucionario, casi incruento, propició el definitivo triunfo de los bolcheviques, la tarea prioritaria de éstos era ahora reorganizar el gobierno y neutralizar a los adversarios reunidos entorno al partido menchevique.

La tarea fundamental de Lenin en materia de política interna e internacional era conseguir la paz. Para el 15 de diciembre de 1917, en Brest-Litovsk, Rusia y las potencias centrales firmaron un armisticio.

http://200.57.38.181/cursos/materias/cuarto/cvh2/banners/tu1/t125b.gif

 

Figura 9. Esta caricatura representa los afanes de Lenin por eliminar los tratados diplomáticos secretos y por lograr la paz.

A continuación encontrarás una breve síntesis del tema que acabas de estudiar en la:

EXPLICACIÓN INTEGRADORA

Revisa los siguientes contenidos más importantes sobre las causas y consecuencias de la Primera Guerra Mundial.

Las causas de la guerra son:

  • El enfrentamiento entre las grandes metrópolis por el control de los mercados de venta o de nuevas zonas de influencia política y económica.

  • La exaltación de los sentimientos nacionalistas.

  • Las contradicciones que presentaban los sistemas de alianza.

  • La carrera armamentista emprendida por las grandes potencias desde fines del siglo XIX y manifestada en la llamada Paz Armada.

Durante el desarrollo de la guerra destaca:

La crisis de julio de 1914. Provocada a raíz del asesinato del heredero al trono de Austria-Hungría, Francisco Fernando.

La fase inicial. Se observa un relativo éxito alemán sobre los franceses; asimismo ocurren serios reveses de los austro-húngaros en el frente oriental europeo. Italia, a cambio de ciertas condiciones, pasa a ser integrante de la Entente.

La guerra de posiciones y el estancamiento político. Alemania establece un bloqueo naval a Inglaterra, Turquía se une a las potencias centrales. Rusia es derrotada, Estados Unidos inicia su intervención en la guerra al lado de los aliados.

La Revolución rusa de 1917. Rusia se separa de la guerra al iniciarse en ese imperio la Revolución de 1917, la cual es finalmente ganada por los bolcheviques, dirigidos por Lenin.


El ingreso de Estados Unidos a la guerra

En 1917 los Estados Unidos ingresan a la guerra al lado de los aliados, después del hundimiento del Lusitania y la intercepción del telegrama Zimmermann.   La caída de los imperios centrales y la propuesta de los Estados Unidos.

Si bien Rusia firma con Alemania un Tratado de paz (Brest-Litovsk), por otra parte, los Estados Unidos dieron a conocer su propuesta de paz (Los Catorce Puntos).


Los Tratados de paz

Los aliados con el apoyo de los Estados Unidos logran que los imperios centrales firmen el armisticio con el cual se da por concluída la guerra.   Al terminar la guerra los aliados firmaron con los países vencidos varios tratados de paz, pero el más importante de ellos es desde luego, el Tratado de Versalles.

Respecto a la hegemonía de Estados Unidos y la reconstrucción capitalista europea, lo principal es que:

  • Después de finalizada la Primera Guerra Mundial los países europeos cederán a los Estados Unidos su hegemonía tanto política, como económica a nivel mundial.

  • Estados Unidos después de la guerra retornó a su aislacionismo tradicional, Sin embargo, se transformó en la primera potencia hegemónica a nivel mundial. Por lo tanto, se convertían en el principal árbitro ante cualquier conflicto internacional y en los defensores de la práctica democrática.

  • La mayoría de los países involucrados en la Primera Guerra Mundial al término de la misma, mostraban una aguda crisis económica y financiera manifestada por la descapitalización, la recesión, inflación, devaluación y un fuerte desempleo.


La recuperación económica europea y principalmente la de Alemania estuvo apoyada por los Estados Unidos a través de los Planes Dawes y Young.

 Lo más sobresaliente acerca de la emergencia del socialismo soviético ruso es:

Principales causas de la Revolución rusa de 1917

  • La autocracia practicada por el zar Nicolás II.

  • La permanencia del feudalismo sostenido por la aristocracia rusa.

  • Las grandes contradicciones sociales existentes entre aristócratas, burguesía y proletariado.

  • Los fracasos del ejército ruso en la Primera Guerra Mundial.


Los antecedentes:

La Revolución de 1905 provocó ciertas reformas políticas: el zar Nicolás II accedió a la integración de una Duma (parlamento)

La Revolución de febrero. Provocó la caída del zarismo y la posterior integración de un gobierno provisional burgués dirigido por Alejandro Kerensky. 

1.3   EL PROCESO HISTÓRICO DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA (1910-1920)

Para comprender la Revolución Mexicana como un proceso histórico, es necesario partir de cuestionamientos como: ¿cuál fue el contexto internacional en que se desarrolló este movimiento? ¿Cuáles fueron sus antecedentes nacionales y cómo fue su evolución?, ¿Qué resultados se observaron? En este tema daremos respuesta a dichas interrogantes y tendremos elementos para reflexionar sobre el carácter que tuvo la Revolución Mexicana.

1.3.1   MÉXICO EN EL CONTEXTO INTERNACIONAL Y NACIONAL A FINES DEL SIGLO XIX Y PRINCIPIOS DEL XX

Durante el siglo XIX, después de lograda la Independencia de México del imperio español, la presencia de Europa y de los Estados Unidos se manifestó mediante la intervención militar, la realización de préstamos o bien mediante la inversión directa de capitales.

A partir del triunfo de la república logrado en 1867, ante la búsqueda de soluciones a la anarquía imperante, (heredada desde la Independencia), propició que el gobierno de Juárez simpatizara con la filosofía del positivismo basada en la propuesta del orden y progreso. Con la llegada de Porfirio Díaz al poder el positivismo se convirtió en la ideología del Estado, y desde luego, repercutió en el afrancesamiento de la clase en el poder.

Durante el porfiriato la inversión extranjera en nuestro país estuvo representada principalmente por los capitales franceses, alemanes, ingleses y estadounidenses.

En contra de las condiciones de privilegio de estas inversiones, la injusticia y la carencia de democracia, se hicieron evidentes, la nación se pronunció con el levantamiento de 1910. La presencia de fuerzas extranjeras se hizo más evidente, pues ellas pretendían conservar sus privilegios y defender sus intereses.  En 1913 el gobierno estadounidense pretendiendo inmiscuirse en los asuntos internos de México ordenó la ocupación de Veracruz. Para 1915 el gobierno alemán alentó las esperanzas de los nacionalistas a quienes prometía ayuda económica y militar para recuperar los territorios expoliados a México en 1848 por Estados Unidos.

Los gestos “amistosos” de Alemania hacia la nación mexicana tuvieron éxito, pues Carranza permitió la propaganda de esta nación en el país para contrarrestar la política intervencionista estadounidense. En enero de 1917 Arthur Zimmermann fraguó una alianza con el gobierno carrancista que constaba de cuatro puntos:

  • Hacer la guerra y la paz juntos.

  • Instalar bases navales en México contra los Estados Unidos.

  • Recuperar los territorios que Estados Unidos había arrebatado a México en el siglo XIX.

  • Atraer a Japón al lado de Alemania por intermediación de Carranza.

México se vio envuelto en una disputa de carácter internacional entre las potencias beligerantes. Estados Unidos, creyendo que Alemania le estaba creando dificultades a sus espaldas le declaró la guerra el 2 de abril de 1917.

¿Qué implicaciones tuvieron estos sucesos en nuestro país?

Estos acontecimientos nos permiten entender que la reorganización mundial de los países más avanzados determinó los parámetros que poco a poco fueron creándose para perfilar y consolidar la sociedad actual: cambios que en el ámbito social, político y económico repercutieron en el desarrollo de México.

1.3.2   LOS ANTECEDENTES: EL ÚLTIMO PERÍODO PORFIRISTA

En septiembre de 1910 el gobierno de Porfirio Díaz festejó el primer centenario de la Independencia de México. Los periódicos de la época elogiaban su papel por el enorme progreso económico y la estabilidad social. Así mismo, los extranjeros invitados a presenciar las manifestaciones públicas de apoyo al “prohombre” constataban la fortaleza del gobierno. Deslumbrados por los desfiles militares, bailes suntuosos y demás demostraciones de júbilo era difícil imaginar que en unos cuantos meses ocurrirían una serie de acontecimientos militares y diplomáticos que derrumbarían al gobierno de Porfirio Díaz.

¿Cuál  era el panorama que tenía la élite gobernante sobre el país

desde la Ciudad de México? ¿Cuáles eran las condiciones de vida

de  los diversos sectores  sociales  que  irrumpieron violentamente

en la escena pública después de 1910?

Para la élite gobernante de la Ciudad de México era fundamental controlar, a cualquier costo, la gran cantidad de caudillos y caciques regionales y locales, caracterizados por su permanente rechazo al gobierno central y su proclividad a la rebelión. Estos grupos mantenían la tradición levantisca propia de los movimientos militares del siglo XIX. Pero era necesario mantener el orden como condición de progreso, postergando para otros tiempos las libertades democráticas, sólo para cuando la sociedad estuviese lo suficientemente madura. Lo que requería la nación era la constitución de un gobierno fuerte que sometiera a los poderes regionales.

Para lograr dicho objetivo, Porfirio Díaz desarrolló dos distintas políticas. Primero, buscó  aliarse a los principales caciques invitándolos a colaborar con su gobierno y ofreciéndoles los beneficios del progreso; Para aquéllos que defendían su autonomía regional y se oponían a la intromisión del gobierno central en los asuntos internos de su terruño les declaraba la guerra.

Fue tal el éxito de esta política que la mayoría de los Estados estaban controlados por los jefes políticos, amigos íntimos de “Don Porfirio”.

Con la apertura de nuevas líneas de ferrocarril, particularmente las financiadas por capitales estadounidenses, se presentó un doble fenómeno: se fortaleció el mercado interno, ya que el ferrocarril conectó a diversas regiones permitiendo la comercialización de los productos de las haciendas agrícolas y ganaderas, de las minas e industrias.

Además, se apreció un enorme crecimiento de sectores productores de materias primas de exportación.

En el centro-sur del país esta necesidad de producción a gran escala provocó la expansión territorial de las haciendas sobre las comunidades indígenas y, en el norte, el crecimiento de las grandes haciendas agroexportadoras se expandió sobre las propiedades pequeñas y medianas generando un verdadero conflicto, debido a las enormes facilidades que fueron otorgadas a los aliados de Porfirio Díaz para expandirse. Por otro lado, el acelerado crecimiento de las líneas férreas aumentó la presencia del poder central en los asuntos políticos de las provincias que, tradicionalmente, mantenían una importante autonomía respecto a las decisiones políticas de la capital, mediante la agilización de la transportación del ejército y la policía rural a cualquier punto de la República.

Las leyes de colonización de terrenos baldíos, publicadas en 1883 y 1894, permitieron que un grupo reducido de grandes terratenientes, nacionales y extranjeros, se apropiaran de enormes extensiones de tierra, relegando de ese beneficio a importantes sectores de terratenientes provinciales y a la clase media. Fueron tantas las facilidades otorgadas a la inversión extranjera que para 1902 ellas dominaban la industria, el comercio, el transporte, la minería, la producción maderera, y tenían en su poder aproximadamente 48 millones de hectáreas de las mejores tierras.

¿Qué consecuencias tuvo esta política seguida durante el porfiriato?

A nivel diplomático, Estados Unidos, Inglaterra y Francia confiaban en la capacidad de Díaz para mantener las condiciones de paz social, indispensables para la inversión de sus capitales. Sin embargo, la política internacional de Díaz sufrió un vuelco nacionalista: la enorme inversión estadounidense aumentaba el control de innumerables industrias, minas y haciendas; la conexión de las principales líneas férreas con la frontera norte beneficiaba a los Estados Unidos en detrimento de la economía nacional. Díaz trató de equilibrar las inversiones extranjeras en México negociando nuevos contratos con naciones europeas, particularmente con Inglaterra. Algunos sectores de inversionistas estadounidenses, sobre todo los grandes bancos, retiraron su apoyo político, especialmente a raíz de la nacionalización de los ferrocarriles en 1908 y la creación posterior de la empresa Ferrocarriles Nacionales de México.

La política de concentración del poder y de la riqueza generó la aparición de movimientos de inconformidad entre los diversos sectores de la sociedad. En el norte, los trabajadores mineros y ferrocarrileros, a pesar de percibir los salarios más altos, manifestaban la falta de garantías laborales a lo que adicionaban un marcado nacionalismo ante los malos tratos de los capataces extranjeros.

Por otra parte, algunos grandes, medianos y pequeños hacendados rancheros que fueron afectados sistemáticamente por la expansión territorial, el control comercial y político del grupo de hacendados cercanos a Don Porfirio pugnaban por mayores libertades políticas que les permitieran tener acceso a los puestos públicos de primer nivel en el gobierno. Las demandas de estos sectores norteños se toparon una y otra vez con una estructura gubernamental impenetrable. Fue precisamente en el norte del país donde surgió un movimiento armado auspiciado y encabezado por un hacendado de renombre: Francisco I. Madero. 

Aún contra la oposición de magnates estadounidenses, dueños de poderosos bancos e industrias, el presidente Taft y su gobierno continuaron apoyando hasta el final a Díaz; Sin embargo, los conflictos con estos sectores fueron decisivos durante los meses en que Francisco I. Madero preparó su levantamiento militar en noviembre de 1910 desde la frontera norte, y con el apoyo de banqueros con quienes realizó proyectos financieros, además de la complacencia del gobierno estadounidense.

Las haciendas crecieron a expensas de las propiedades comunales de los pueblos indígenas; crecimiento manifestado desde la época colonial que ha heredado a esta región una tradición de litigio contra la sistemática usurpación de las tierras por parte de los hacendados. Sin embargo, se desarrollaría toda una campaña tendente a expropiar las tierras de las comunidades indígenas a favor de los hacendados, de tal manera que todos los pleitos legales por límites de tierras y otros problemas agrarios serían fallados inexorablemente a favor de los hacendados.

Fue Díaz quien acabó con la tradición ancestral de los pueblos indígenas: la libertad de nombrar a sus representantes. Díaz impuso autoridades municipales, quienes se hacían respetar con el apoyo de la policía o el ejército, provocando un clima de tensión permanente. Esta política desencadenó la desconfianza en la legalidad por lo que algunos pueblos indígenas se rebelaron abiertamente contra el gobierno.

A mediados del año de 1900 surgió un grupo de jóvenes intelectuales miembros del periódico Regeneración, en cuyas páginas criticaban la dictadura del porfiriato además de agudos artículos contra la corrupción y “contra la mala administración de la justicia” Regeneración comenzó a lanzar consignas antireeleccionistas. En 1901 se constituyó el Partido Liberal Mexicano (PLM), cuyos principales dirigentes  fueron los hermanos Flores Magón, Práxedis Guerrero, Camilo Arriaga, Juan Sarabia, Antonio Díaz Soto y Gama, Ponciano Arriaga, entre otros. La persecución, la destrucción de sus imprentas y el encarcelamiento de algunos miembros obligaron al núcleo central del PLM a trasladarse a Estados Unidos en donde fue radicalizando sus opiniones políticas hasta hacer un llamado a la insurrección armada del pueblo. Estas consignas no quedaron en el aire ya que en sus múltiples clubes clandestinos se prepararon diversos intentos de levantamiento armado entre 1906 y 1908, entre éstos destacan particularmente las huelgas de Cananea y Río Blanco además de los levantamientos en Baja California y Chihuahua.

Se trataba de movimientos armados que incitaban al pueblo a derrocar al gobierno a través de una revolución social que restableciera la democracia. Sin embargo, en todas las ocasiones las conspiraciones fueron descubiertas y reprimidas duramente. En Estados Unidos los magonistas, por ejemplo, fueron perseguidos y encarcelados.

Incluso, tendríamos que mencionar que también el movimiento maderista asumió una de las consignas magonistas con respecto a la “no reelección” y  otras demandas políticas formuladas en los programas del PLM; algunos magonistas vieron la oportunidad de levantarse en armas uniéndose a Madero.

¿Quién fue Francisco I. Madero?

¿Cual fue su plan que atrajo a los opositores de

Díaz y cómo logró derrotarlo en tan poco tiempo?

http://200.57.38.181/cursos/materias/cuarto/cvh2/banners/tu1/t132a.gif

Figura 10.  La revolución contra la dictadura porfiriana: Los revolucionarios

(detalle) de David Alfaro Siqueiros. (Tomado de Historia Gráfica de México. Siglo XX. Tomo 1, pág. 1)

1.3.3   LA REVOLUCIÓN MADERISTA

La imagen que hasta hace poco tiempo se tenía de Madero era la de un pequeño terrateniente, idealista, romántico e ingenuo, que cautivó a la población mexicana en su tenaz oposición a la dictadura porfirista, logrando derrotar a Díaz con un pequeño ejército de rancheros y campesinos mal armados. Sin embargo, Francisco I. Madero fue miembro de una de las familias más ricas de México; administrador de una de las haciendas de su padre, que logró convertir en una de las más productivas, ya que introdujo nuevas técnicas agrícolas, incorporó relaciones laborales modernas, brindó educación obligatoria y asistencia médica a la gente que empleaba.

El propósito de Madero al asumir las ideas del liberalismo, rompía con la visión tradicional de los hacendados, particularmente con la improductividad existente en  grandes extensiones de tierra, esto es: se enfrentaba con la visión tradicional que asume la propiedad de la tierra como una posibilidad de adquirir prestigio. Para Madero, la tierra y su explotación, eran una empresa productiva generadora de ganancias para el propietario. Bajo los efectos de una ideología liberal, pensaba que había que romper con todas las trabas económicas y sociales que impidieran la modernización de la sociedad mexicana.

Madero criticaba al gobierno porfirista, principalmente por excluir de la vida política a numerosos ricos comerciantes, intelectuales, industriales, profesionistas y hacendados modernos de la capital y de las provincias que pugnaban por reformas en la vida nacional, especialmente por recuperar uno de los principales ideales del liberalismo: la democracia. 

No se trata de exaltar un supuesto nacionalismo antiestadounidense de Madero. Si bien es cierto que se oponía a la monopolización de la tierra y las industrias por ciertos grupos de magnates estadounidenses, como fue el caso de: la Compañía Constructora Richardson, que en Sonora era propietaria de 397,460 hectáreas; de las propiedades de E.H Harriman y sus socios Stillman y William Rockefeller; la de Wheeler Land Company dueña de 580 000 hectáreas; la Compañía Rascon poseía 540 000 hectáreas en Coahuila, y William Jenkings y Jonh Blosker eran propietarios de más de 494 800 hectáreas.

También es cierto que Madero mantenía negocios con un grupo de importantes magnates de San Antonio Texas; por ejemplo, compartía acciones en el Banco de Coahuila con los propietarios del First National Bank, quienes negociaron un contrato con Colis Huntington y el International Railroad, a favor de Madero para la explotación de las minas de carbón y cobre de la población de Sabinas (Coahuila).

No es gratuito que Madero se refugiara en San Antonio Texas, desde donde lanzó su llamado a la insurrección armada en noviembre de 1910. Friedrich Katz[1], afirma que Madero compartía con Díaz y el grupo de los “científicos una misma visión del mundo, ya que Madero pensaba que para modernizar al país era indispensable el flujo continuo de las inversiones de capital extranjero, sólo habría que reglamentarlo para impedir los abusos de los monopolios.

Para modernizar al agro mexicano era necesaria la existencia de las grandes propiedades, sólo habría que racionalizarlas para lograr convertirlas en empresas modernas y lucrativas. Por supuesto, éstas serían administradas por hacendados progresistas y justos. En suma, Madero creía que el sistema imperante era el único racional, por lo que habría que conservarlo. Sus diferencias radicaban en la postergación que Díaz dio a la apertura democrática, mientras que Madero pensaba que la modernización del país se daría con la introducción de la democracia.

¿Cómo se inició el enfrentamiento entre Madero y Porfirio Díaz?

En 1910 se abría un proceso electoral para elegir presidente de la República (tras un período extenso de reelecciones para Díaz, y sin opositor político desde su ascenso al poder en 1876).  Ello se debió a que Porfirio Díaz no permitió la conformación de partidos políticos; en ocasiones permitía un cierto juego político, pero sólo lo hacía con el fin de descubrir a quienes se le oponían para perseguirlos, encarcelarlos, deportarlos o incluso asesinarlos. Para 1910, la pelea entre los hombres de su gabinete era por la vicepresidencia, sobre todo, porque creían que Díaz moriría muy pronto de viejo.

Arriesgándose a éstos y otros peligros, Francisco I. Madero fue postulado por la Convención Nacional del Partido Antirreeleccionista como candidato presidencial, y como vicepresidente, a Francisco Vázquez Gómez para las elecciones de 1910.

Madero logró atraer la atención de los opositores de Díaz al publicar, en 1909: “La sucesión presidencial de 1910”. En él, sentó las bases para la formación de un partido reformista de oposición. Friedrich Katz resume en unas cuantas líneas la posición de Madero ante las próximas elecciones: “En este libro Madero afirmó que los problemas fundamentales de México eran el absolutismo y el poder irrestricto de un hombre. Sólo la introducción de la democracia parlamentaria, un sistema de elecciones libres y la independencia de la prensa y los tribunales serían capaces de transformar a México en un Estado democrático moderno”.

La candidatura de Madero no fue tomada en serio por Porfirio Díaz. A éste le preocupaba más Bernardo Reyes, quien realizaba una campaña para ocupar el cargo de vicepresidente. Este hombre contó con el apoyo de una buena parte de la clase media, jóvenes intelectuales, oficiales del ejército y abogados. Durante su candidatura criticó a los “científicos” pero no a Díaz. El movimiento reyista fue cobrando popularidad, hasta que Díaz le comunicó el desacuerdo de su candidatura, manifestándole que no contaría con su apoyo, por lo que tendría que decidir entre enfrentársele o retirarse de la campaña electoral. Reyes optó por un cargo diplomático en Europa, se retiró de la contienda electoral, beneficiando enormemente a Madero puesto que la oposición ya no estaría dividida.

La campaña de Madero por todo el país se intensificó; en ésta, formuló una posición democrática: “el pueblo  no deseaba pan sino libertad”, aglutinando en su campaña a la clase media a través de la consigna que lo popularizó: “Sufragio efectivo, no reelección”. Pero en la medida en que se acercaba la fecha de las elecciones, crecía la preocupación del general Díaz por la popularidad de Madero. Para evitarse complicaciones, lo mandó detener y  encarcelar mientras pasaban las elecciones. Una vez saneado el escenario, se consumó una vez más la reelección de Díaz.

Madero fue puesto en libertad bajo fianza con la condición de que permaneciera en San Luis Potosí. Sin embargo, para octubre de 1910, se dirigió a la frontera norte del país disfrazado de ferrocarrilero, refugiándose en San Antonio, Texas al amparo de algunos banqueros yanquis, fue ahí donde promulgó el Plan de San Luís.

¿Qué establecía Francisco I. Madero en el Plan de San Luis Potosí?

En dicho plan recogía las demandas que diversos sectores de la población habían manifestado durante su campaña electoral y al mismo tiempo llamaba al pueblo de México a levantarse en armas contra la dictadura porfiriana a partir del 20 de noviembre.

Los contenidos más sobresalientes del Plan de San Luis son:

  1. Se declaran nulas las elecciones para presidente y vicepresidente de la República celebradas en junio y julio de 1910.

  2. Se desconocía al gobierno de Porfirio Díaz vigente.

  3. Restitución de tierras a los indígenas quienes además recibirían una indemnización por los perjuicios sufridos. Sólo en caso de que esos terrenos hayan pasado a terceras personas antes de la promulgación de este Plan, los antiguos propietarios recibirían indemnización de aquéllos en cuyo beneficio se verificó el despojo.

  4. Se declara Ley Suprema de la República el principio de la “No reelección”.

  5. Nombramiento de Francisco I. Madero como presidente provisional.

El Plan de San Luis no sólo incorporó las demandas iniciales de Madero para las clases  medias sino que vislumbró un plan nacional que incluía las demandas de todos los sectores sociales de México. Con dicho texto pretendía representar un sinnúmero de brotes de descontento gestados en diversas regiones del país. Con todo, el 20 de noviembre no ocurrió el levantamiento como lo esperaba Madero; apenas unos cuantos grupos tomaron las armas y fueron materialmente aniquilados y dispersados por el ejército y la policía porfirista. Sin embargo, Madero reinició con mayor ahínco su trabajo de organización y de apoyo monetario para armar a los grupos que se fueron constituyendo, sobre todo en la zona norte del país e intentó contactarse con aquellos grupos que sabía estaban a punto de tomar las armas.

Entonces ¿Cómo se dio el triunfo de Madero sobre el gobierno porfirista?

En un tiempo muy corto surgieron movimientos en todo el país. En el norte, Villa y Orozco comenzaron a vencer sistemáticamente al ejército federal. Esto se explica de alguna manera por dos razones: primero, por las  enormes dificultades para mantener activas a las tropas y su pesado armamento en una región lejana que no conocían, además de contar con una oficialidad que pasaba de los 80 años de edad; así como la negligencia para acatar las órdenes por un ejército constituido con soldados que iban a pelear por una causa que no compartían.

Las victorias de las fuerzas maderistas empezaron a caer en cascada: Chihuahua, Durango, San Luis Potosí, Zacatecas, Sonora, Tamaulipas, Istmo de Tehuantepec, Veracruz, Morelos y Guerrero. El momento crucial se presentó cuando las tropas villistas y orozquistas tomaron Ciudad Juárez el 10 de mayo de 1911. Madero pudo cruzar la frontera, con la tolerancia de los Estados Unidos, y estableció su gobierno provisional, lo que le permitió mantener el mando de la Revolución y evitar que se desbordara por toda la República, estableciendo contactos con grupos que no mantenían ninguna relación con él.

http://200.57.38.181/cursos/materias/cuarto/cvh2/banners/tu1/t133a.gif

Figura 11. Principales movimientos populares.

Los Estados Unidos vieron crecer la insurrección maderista y los inútiles esfuerzos de Porfirio Díaz por controlarla. Así, para proteger sus intereses mandaron estacionar en el Puerto de Veracruz algunos buques de guerra, con lo que creció la tensión y la unión de los revolucionarios, ya que creían que Díaz estaba fraguando una invasión, junto con los Estados Unidos.

Justamente cuando las fuerzas revolucionarias se encontraban en una situación ventajosa ante el ejército porfirista, Madero inició una serie de negociaciones con los representantes del gobierno para definir las condiciones de un acuerdo que frenara un movimiento que nadie podría controlar (por lo menos esto pensaban los porfiristas y una

importante fracción de los maderistas). Así fue que se firmó el Tratado de Ciudad Juárez el 21 de mayo de 1911, a seis meses del levantamiento armado. Con la firma del Tratado finalizó el gobierno de Díaz.

¿Qué puntos se establecían en dicho Tratado?

El Tratado de Ciudad Juárez implicaba la salida del presidente y de su vicepresidente, Ramón Corral, pero incluía la permanencia de todo el aparato administrativo, militar y judicial del Estado porfirista;  En contraste, Madero aceptaba que se formara un gobierno provisional que organizara las próximas elecciones, además de aceptar el compromiso de licenciar a las tropas revolucionarias. Madero logró que gran cantidad de ciudadanos acudieran a las urnas (hasta la fecha no ha existido una votación tan nutrida para la elección de presidente de la República).

http://200.57.38.181/cursos/materias/cuarto/cvh2/banners/tu1/t133b.gif

Figura 12. Flanqueado por Madero y por el general Bernardo Reyes, León de la Barra asume la presidencia. (Tomado de Historia Gráfica de México. Siglo XX. Tomo 1, pág. 43)

[1] KATZ, Friedrich. La guerra secreta en México. Vol 1.

1.3.4   EL GOBIERNO MADERISTA

Madero excluyó de su gobierno a la mayoría de jefes políticos y militares que hicieron posible la derrota de Díaz, sus ejércitos fueron desarmados, y sólo en algunos casos les dieron nombramientos militares a sus líderes, quienes tampoco fueron incluidos en su gabinete; éste quedó integrado, según Katz, de la siguiente manera:

Su tío Ernesto fue nombrado secretario de Hacienda; su primo Rafael Hernández, secretario de Fomento; su pariente por matrimonio González Salas, secretario de Guerra y Marina; y su hermano Gustavo fue su mano derecha y comodín extraoficial de los revolucionarios; sólo incluyó a Abraham González, secretario de Gobernación y a Miguel Díaz Lombardo, secretario de Instrucción Pública; las otras carteras quedaron en manos de porfiristas.

Una vez instalado en el gobierno, Francisco I. Madero cumplió estrictamente la parte del programa de San  Luis Potosí referente a las libertades públicas, esto es: las libertades de expresión y asociación. Curiosamente quienes hicieron uso de éstas fueron sus principales detractores, que aprovechando cualquier resquicio atacaban ferozmente la política maderista; tal es el caso de los porfiristas, dueños de la mayoría de los periódicos.

El sistema parlamentario que inauguró Madero, y que suponía impulsaría la democracia en el país, fue rápidamente dominado por los porfiristas y sirvió como una instancia de prevención contra cualquier viraje en la política. Además de paralizar el aparato gubernamental en la medida en que no producía los efectos que Madero suponía, el punto del programa de San Luis Potosí que se refería a la restitución de tierras fue postergado, e incluso se negó definitivamente a cumplirlo. Fue tan recurrente su determinación que los pueblos indígenas de Morelos publicaron el Plan de Ayala, a unos cuantos meses del triunfo maderista, donde se le califica de traicionar los principios y promesas contenidas en el Plan de San Luis Potosí.

http://200.57.38.181/cursos/materias/cuarto/cvh2/banners/tu1/t134a.gif

Figura 13.  Francisco I Madero es aclamado por sus partidarios durante la campaña

electoral de 1911. (Tomado de Historia Gráfica de México. Siglo XX. Tomo 1, pág. 45)

Madero intentó convencer a los revolucionarios del sur de los problemas políticos que impedían al gobierno cumplir con el artículo tercero del Plan de San Luis Potosí. Sin embargo, encontro eco en las fuerzas del Estado de Guerrero, dirigidas por Ambrosio Figueroa, quien posteriormente sería nombrado gobernador del Estado. Por su parte, los zapatistas no llegaron a ningún acuerdo con Madero, ya que se habían unido a la revolución maderista principalmente porque el artículo tercero del Plan de San Luis Potosí resumía las aspiraciones por las que  venían luchando durante años los pueblos del centro y sur del país, y en la medida que no cumpliera con esta promesa seguirían  tenazmente luchando contra todos aquéllos que se opusieran al logro de sus principales demandas.

Para Madero el principal problema era calmar los ánimos de sus antiguos compañeros de armas que aspiraban a cargos públicos de primer orden; éstos argumentaban que por ellos, Madero se encontraba en la presidencia. Por otro lado, Madero intentaba impedir que la libertad de expresión y asociación no se constituyen en oposición militar. Se enfrentó a varias rebeliones, tanto de los porfiristas como de sus antiguos compañeros de armas. Por ejemplo, en diciembre de 1911, el General Bernardo Reyes se internó en el país con la intención de aglutinar a los opositores de Madero  y dar un golpe de Estado. Nadie lo siguió y fue derrotado y encarcelado en la Ciudad de México.

¿Cuáles fueron las causas del descontento con el gobierno de Madero?

¿Cómo concluyó este período histórico de nuestro país?

La rebelión más importante fue la de un dirigente norteño Pascual Orozco, quien pretendía postularse para gobernador del Estado de Chihuahua; Madero no respaldó su candidatura.  Orozco contaba con la simpatía de muchos revolucionarios desilusionados del maderismo, quienes se agruparon y proclamaron el Pacto de la Empacadora, donde criticaban a Madero por sus alianzas con representantes del antiguo régimen, además por la creciente influencia de los estadounidenses en la toma de decisiones políticas. El Pacto incluía demandas de los trabajadores del campo y la ciudad que proponían reducir la jornada de trabajo a 10 horas, la promulgación del salario mínimo y la realización de la reforma agraria, entre otras demandas.

Orozco organizó un ejército fuerte que atacó sistemáticamente las propiedades agrarias y mineras estadounidenses, provocando la salida del país de numerosos grupos  extranjeros. Una de las propiedades afectadas fue la Hacienda de Rascón, ubicada en el Estado de San Luis Potosí, además de innumerables colonias de estadounidenses en todo el país. Estas acciones provocaron que el gobierno estadounidense cerrara la frontera impidiendo el abastecimiento de armas y municiones vitales para continuar la rebelión.

Por su parte, Madero emprendió una campaña formal para aplastar las fuerzas orozquistas y nombró primero al General Álvaro Obregón y posteriormente al General Victoriano Huerta, quien finalmente los derrotó. El 16 de octubre de 1912, la guarnición de Veracruz, al mando del General Félix Díaz (sobrino de Porfirio Díaz) se sublevó contra Madero. Algunos oficiales que dominaban sectores del ejército porfirista se le unieron, no obstante, fueron rápidamente derrotados encarcelando a su dirigente (quien posteriormente jugaría un papel importante en la Decena Trágica) en la penitenciaria del Distrito Federal.

Después de estos acontecimientos el maderismo entró en crisis: su gobierno no logró satisfacer las crecientes demandas que diversos sectores sociales que suponían resolvería la Revolución. Madero perdió buena parte del apoyo de los intelectuales que en un inicio participaron activamente contra Díaz. La situación en las diversas regiones del país se mantenía en permanente tensión debido a las constantes rebeliones. Un nuevo golpe de Estado era inminente.

Bernardo Reyes y Félix Díaz organizaron –clandestinamente- desde la prisión un golpe de Estado contra Madero. Estableciendo contacto con oficiales del ejército y con la ayuda del embajador de Estados Unidos en México, Henry Lane Wilson, iniciaron la llamada Decena Trágica.

Veamos lo siguiente: 
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

similar:

En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados iconLas grandes potencias en la segunda mitad del siglo XIX reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda

En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados iconEvolución y cambio del mercado de divisas de las grandes potencias...

En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados iconEn el último tercio del siglo XIX, los restos del imperio colonial...

En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados iconTema transformaciones económicas y cambios sociales en el siglo XIX y primer tercio del siglo XX

En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados iconEn el último tercio del siglo XX pudimos observar cómo los Estados...

En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados iconEl momento central del siglo XIX se caracteriza por la consolidación...

En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados iconLas potencias imperialistas de estados unidos-francia e inglaterra...

En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados icon3. 2 Causas de la globalización La globalización de las relaciones...

En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados iconDel siglo VII a. C. datan los primeros grandes templos, que adquirieron...

En el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas de ese entonces, entre las cuales figuraban la Gran Bretaña, Francia y los Estados iconInvestigación histórica, al menos aquella que, por debajo de la espuma...
«ingrediente» en los placeres más preciados. ¿Qué nos ha cambiado hasta ese punto?




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com