Gases Refrigerantes Definición






descargar 50.85 Kb.
títuloGases Refrigerantes Definición
fecha de publicación28.07.2015
tamaño50.85 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Química > Documentos




Gases Refrigerantes


 

Definición



Es cualquier cuerpo o sustancia que actúa como agente de enfriamiento absorbiendo calor de otro cuerpo o sustancia.

Con respecto al ciclo compresión-vapor, el refrigerante es el fluido de trabajo del ciclo el cuál alternativamente se vaporiza y se condensa absorbiendo y cediendo calor, respectivamente. Para que un refrigerante sea apropiado y se le pueda usar en el ciclo antes mencionado, debe poseer ciertas propiedades físicas, químicas y termodinámicas que lo hagan seguro durante su uso.

No existe un refrigerante “ideal” ni que pueda ser universalmente adaptable a todas las aplicaciones. Entonces, un refrigerante se aproximará al “ideal”, solo en tanto que sus propiedades satisfagan las condiciones y necesidades de la aplicación para la que va a ser utilizado.

 

 

Propiedades


 

Para tener uso apropiado como refrigerante, se busca que los fluidos cumplan con la mayoría de las siguientes características:

 

  • Baja temperatura de ebullición: Un punto de ebullición por debajo de la temperatura ambiente, a presión atmosférica. (evaporador)

  • Fácilmente manejable en estado líquido: El punto de ebullición debe ser controlable con facilidad de modo que su capacidad de absorber calor sea controlable también.

  • Alto calor latente de vaporización: Cuanto mayor sea el calor latente de vaporización, mayor será el calor absorbido por kilogramo de refrigerante en circulación.

  • No inflamable, no explosivo, no tóxico.

  • Químicamente estable: A fin de tolerar años de repetidos cambios de estado.

  • No corrosivo: Para asegurar que en la construcción del sistema puedan usarse materiales comunes y la larga vida de todos los componentes.

  • Moderadas presiones de trabajo: las elevadas presiones de condensación(mayor a 25-28kg/cmª)requieren un equipo extrapesado. La operación en vacío(menor a 0kg/ cmª)introduce la posibilidad de penetración de aire en el sistema.

  • Fácil detección y localización de pérdidas: Las pérdidas producen la disminución del refrigerante y la contaminación del sistema.

  • Inocuo para los aceites lubricantes: La ación del refrigerante en los aceites lubricantes no debe alterar la acción de lubricación.

  • Bajo punto de congelación: La temperatura de congelación tiene que estar muy por debajo de cualquier temperatura a la cuál pueda operar el evaporador.

  • Alta temperatura crítica: Un vapor que no se condense a temperatura mayor que su valor crítico, sin importar cuál elevada sea la presión. La mayoría de los refrigerantes poseen críticas superiores a los 93°C.

  • Moderado volumen específico de vapor: Para reducir al mínimo el tamaño del compresor.

  • Bajo costo: A fin de mantener el precio del equipo dentro de lo razonable y asegurar el servicio adecuado cuando sea necesario.

 

Haremos hincapié en las más importantes para la selección del refrigerante adecuado para la aplicación de que se trate y el equipo disponible. Todos los refrigerantes se identifican mediante un número reglamentario.

 

 

Economía


 

Las propiedades mas importantes del refrigerante que influyen en su capacidad y eficiencia son:

 

  • El calor latente de Evaporación

  • La relación de compresión

  • El calor específico del refrigerante tanto en estado

líquido como de vapor

 

Excepto para sistemas muy pequeños, es deseable tener un valor alto de calor latente para que sea mínimo el peso del refrigerante circulando por unidad de capacidad. Cuando se tiene un valor alto del calor latente y un volumen específico bajo en la condición de vapor, se tendrá un gran aumento en la capacidad y eficiencia del compresor, lo que disminuye el consumo de potencia. Y permite el uso de un equipo pequeño y mas compacto. En los sistemas pequeños, si el valor del calor latente del refrigerante es muy alto, la cantidad de refrigerante en circulación será insuficiente como para tener un control exacto del líquido.

Es mejor tener un calor específico bajo en el líquido y un valor alto en el vapor en tanto que ambos tiendan a aumentar el efecto refrigerante por unidad de peso, el primero se logra aumentando el efecto de subenfriamiento y el último disminuyendo el efecto de sobrecalentamiento. Cuando se cumplen estas condiciones en un fluido simple, se logrará mejorar la eficiencia del cambiador de calor líqudo-succión.

Con relaciones de compresión bajas se tendrá un consumo menor de potencia y alta eficiencia volumétrica, siendo esto último más importante en sistemas pequeños ya que esto permitirá usar compresores pequeños.

Con un coeficiente de conductancia alto, pueden mejorarse las relaciones de transferencia de calor, sobre todo en caso de enfriamiento de líquidos y de esta forme se pueden reducir el tamaño y el costo del equipo de transferencia. La relación presión-temperatura del refrigerante debe ser tal que la presión en el evaporador siempre esté por arriba de la atmosférica. En el caso de tener una fuga en el lado de menor presión del sistema, si la presión es menor a la atmosférica, se introducirá una considerable cantidad de aire y humedad en el sistema, mientras que si la presión vaporizante es mayor a la atmosférica, se minimiza la posibilidad de introducción de aire y humedad al sistema al tenerse una fuga.

La presión condensante debe ser razonablemente baja, ya que esto permite usar materiales de peso ligero en la construcción del equipo para condensación, reduciéndose así el tamaño y el costo.

 

 

Efecto de la humedad


 

Al combinarse la humedad en diferentes grados casi todos los refrigerantes comunmente usados, da lugar a la formación de compuestos altamente corrosivos (ácidos) los cuáles podrán reaccionar con el aceite lubricante y con algunos otros materiales del sistema, incluyendo a los metales, lo que provoca daños en las válvulas, sellos, chumaceras, paredes de cilindros y de otras superficies pulidas. Causa deterioro en el aceite lubricante y forma sedimentos, lo cuál tiende a obstruir las válvulas y los conductos de aceite, reduce la velocidad del equipo y contribuye a la falla de las válvulas del compresor y en los motocompresores herméticos con frecuencia causa la rotura de los aislamientos del devanado del motor lo cuál puede producir un corto o aterramiento del motor.

El contenido de humedad del sistema debe mantenerse debajo del nivel que produzca efectos dañinos en el sistema. El nivel mínimo de humedad que produzca efectos nocivos en el sistema refrigerante no está del yodo definido y varía en forme considerable de acuerdo a la naturaleza del refrigerante, la cantidad del aceite lubricante y las temperaturas de funcionamiento del sistema, sobre todo la de descarga del compresor.

La humedad de un sistema refrigerante puede existir como “agua libre” o puede estar en solución con el refrigerante. Si está como agua libre, está se congelará formándose hielo en la válvula de control del refrigerante y/o en el evaporador, en el caso de que la temperatura en el evaporador sea menor que la temperatura de congelamiento del agua. La formación de hielo en el orificio de control del refrigerante podrá evitar el flujo de refrigerante líquido a través de dicha parte y hacer que sistema se vuelva inoperante hasta que el hielo se derrita y pase a través del orificio de control. En tales casos por lo general la refrigeración es intermitente en la medida en que el flujo del líquido es iniciado y detenido por la fusión y congelamiento alternada del hielo en el orificio de control

Se tendrá agua libre en el sistema cuando la cantidad en el mismo exceda a la que el refrigerante puede llevar en solución, el que se tenga congelamiento será siempre una indicación de que el contenido de humedad en el sistema está por encima del nivel mínimo que produzca corrosión. La ausencia de congelamiento no puede ser considerada como una indicación de que el sistema está necesariamente debajo del nivel que cause corrosión.

El congelamiento nunca ocurrirá en sistemas de aire acondicionado o algunos otros sistemas donde la temperatura en el evaporador es superior al punto de congelamiento del agua. Los sistemas de alta temperatura con frecuencia están mas expuestos a corrosión debido a la humedad, que en aquellos equipos que operan con temperaturas de evaporador mas bajas, debido a las cantidades relativamente altas de humedad que pueden llevar sin que se note y por periodos relativamente grandes.

Debido a la habilidad de cada refrigerante en particular para llevar la humedad en solución disminuye al aumentar la temperatura, se deduce que el contenido de la humedad en sistemas de baja temperatura deberá ser mantenido a un nivel mas bajo para evitar la acción de los congelamientos. Por esto, la corrosión en los sistemas de baja temperatura debido a la humedad generalmente es pequeña.

Para le serie de los hidrocarburos tales como propano, butano, etano, etc., absorben muy poca o casi nada de humedad. Cualquier contenido de humedad en tales sistemas estará en el control del refrigerante. Ya que esta humedad debe ser inmediatamente eliminada a fin de conservar el sistema en funcionamiento, la corrosión por humedad generalmente no constituirá problema alguno cuando se usen este tipo de refrigerantes.

El amoníaco tiene afinidad con el agua y por lo tanto es capaz de absorber humedad en cantidades grandes, de tal manera que es raro encontrar agua libre en los sistemas que usen este refrigerante.

La combinación de agua y amoníaco produce agua amoniacal, que es un álcali uy fuerte el cuál ataca a los metales no ferrosos, tales como cobre y latón. Los sistemas que emplean amoníaco funcionan con mucho éxito aún cuando se tengan cantidades relativamente altas de humedad en el sistema.

Loa refrigerantes halocarburos se hidrolizan muy ligeramente y por lo tanto solo forman cantidades pequeñas de ácidos u otros compuestos corrosivos. Como regla general, no se tendrá corrosión en los sistemas que usan refrigerantes halocarburos cuando el contenido de humedad es mantenido abajo del nivel que causa congelamiento, en el supuesto de que los lubricantes empleados sean de alta calidad y que las temperaturas en la descarga sean relativamente bajas.

 

Relaciones refrigerante-aceite


 

Salvo unas pocas excepciones, el aceite necesario para la lubricación del compresor es el contenido del cárter del cigüeñal del compresor que es donde está sujeto al contacto con el refrigerante.

El dióxido de azufre y los halocarburos reaccionan en cierto grado con el aceite lubricante, generalmente la reacción es ligera bajo condiciones de operación normales.

Cuando hay contaminantes en el sistema tales como aire y humedad, en una cantidad apreciable, se desarrollan reacciones químicas involucrando a los contaminantes y tanto el refrigerante como el aceite refrigerante como el aceite lubricante pueden entrar en descomposición, formándose ácidos corrosivos y sedimentos en superficies de cobre y/o corrosión ligera en superficies metálicas pulidas. Las temperaturas altas en las descargas, por lo general aceleran estos procesos.

Por la naturaleza de temperatura alta en la descarga del refrigerante F22, el daño en el aceite lubricante produce el que se queme el motor, constituye esto un problema serio en las unidades motor - compresor que utilizan este refrigerante, sobre todo cuando se las utiliza en condensadores enfriados con aire y con tuberías de succión grandes.

En los sistemas que usan refrigerantes halocarburos, es muy común que varias partes del compresor se encuentren cobrizadas. La causa exacta del cobrizado no ha sido determinada en forma definitiva, pero se tienen grandes evidencias que los factores que contribuyen a eso son la humedad y la pobre calidad del aceite lubricante.

Las placas de cobre no se emplean en los sistemas de amoníaco.

Las desventajas antes nombradas se podrán reducir al mínimo o eliminarse mediante el uso de aceites lubricantes de alta calidad que tengan puntos muy bajos de “fluidez o congelación” y/o de “precipitación”, manteniendo al sistema relativamente libre de contaminaciones, tales como aire y humedad y diseñando al sistema de tal forma que las temperaturas en las descargas sean relativamente bajas.

 

Detección de fugas


 

Las fugas en un sistema de refrigeración pueden ser hacia adentro o hacia fuera, dependiendo de si la presión del sistema en el punto de fuga sea mayor o menor a la presión atmosférica. Si es mayor, el refrigerante se fugará del sistema al exterior, si es menor que la atmosférica, no se fugará refrigerante al exterior, sino que el aire y la humedad serán arrastrados hacia dentro del sistema. El sistema quedará fuera de operación por un corto tiempo. Las fugas hacia fuera son menos serias que las que van hacia adentro, solo se requiere que la fuga sea localizada y reparada y que el sistema sea recargado con la cantidad adecuada de refrigerante. Hacia adentro, el aire y la humedad arrastrados aumentan la presión y la temperatura de la descarga y aceleran el proceso de corrosión. La humedad en el sistema puede también causar congelamiento en la válvula de control del refrigerante.

Después de que la fuga ha sido localizada y reparada, el sistema deberá ser completamente purgado antes de que se ponga en operación. Se debe instalar un secador en el sistema.

Debe hacerse una revisión de fugas en los sistemas nuevos, tanto para los sistemas de presión como para los de vacío.

Un método de detección de fugas universalmente usado con todos los refrigerantes emplea una solución de jabón relativamente viscosa, la cuál está relativamente libre de burbujas.

La solución de jabón es primero aplicada en la punta del tubo o en algún área sospechosa, después es examinada con la ayuda de una luz fuerte. La formación de burbujas en la solución de jabón indica la presencia de una fuga. Para que resulte adecuada la prueba con la solución de jabón, la presión del sistema deberá ser de 50 libras por pulgadaª o mayor.

Para verificar las fugas en un sistema de amoníaco, se coloca cerca una vela de azufre, no en contacto con las juntas de tubo con las áreas sospechosas. Se detecta la fuga cuando la vela produce humo blanco. También puede usarse papel de fenolftaleina humedecido, el cual cuando está en vapor de amoníaco cambia su color a rojo.

Se emplea a veces una antorcha halura para detectar las fugas en los sistemas que usan halocarburos.

La antorcha consiste en un elemento de cobre el cuál es calentado por una flama. El aire soporte de la combustión es pasado a través de una vela de hule, un extremo de la cuál está fijada la antorcha, el extremo libre de la manguera es pasado a través de las áreas sospechosas. La presencia de un vapor halocarburo es detectada cuando la flama cambia de su color normal a un verde brillante o morado. La antorcha debe manejarse solo en espacios bien ventilados.

 

 

Inflamabilidad y Explosividad


 

Casi todos los refrigerantes de uso común no son inflamables ni explosivos.

Una notable excepción es el amoníaco y la serie de hidrocarburos.

El amoníaco es ligeramente inflamable y explosivo cuando se lo mezcla en determinadas proporciones con el aire.

La serie de hidrocarburos son altamente inflamables y explosivos y deben usarse como refrigerantes tan solo para algunas aplicaciones especiales. Debido a sus excelentes propiedades la serie de hidrocarburos frecuentemente se usa para aplicaciones de temperaturas muy bajas.

 

 

 

Toxicidad


 

Debido a que todos los fluidos no son otra cosa que aire tóxico, en el sentido que pueden causar sofocación cuando se tienen en concentraciones suficientemente altas que evitan tener el oxígeno necesario para sustentar la vida, la toxicidad es un término relativo el cuál tiene significancia solo cuando se especifica el grado de concentración y tiempo de exposición requeridos para producir efectos nocivos.

El grado de peligro en que se incurre con el uso de refrigerantes tóxicos depende de varios factores, tales como la cantidad de refrigerante usado con relación al tamaño del espacio dentro del cuál se pueden tener fugas de refrigerante, del tipo de ocupación, de sí se tengan fiamas o fuego y de si el personal experimentado tenga la obligación de atender al equipo.

Los refrigerantes tóxicos (incluyendo productos de descomposición) despiden olores muy peculiares que tienden a dar aviso de su presencia. Son peligrosos para el caso de niños y personas que por razones de enfermedad o confinamiento son incapaces de escapar de los humos.

De acuerdo a su toxicidad el american Standard Safety Code for Mechanichal Refrigeration (código Americano Estándar de Seguridad para la refrigeración Mecánica) y la norma ASHRAE 12-58 agrupan los refrigerantes en tres clases. Puesto que muchos de ellos no se utilizan, solo describiremos los de uso más corriente.

 

Refrigerantes del grupo 1:

Son los de toxicidad e inflamabilidad despreciables. De ellos, los refrigerantes 11, 113 y 114 se emplean en compresores centrífugos.

Los refrigerantes 12, 22, 500 y 502 se usan normalmente en compresores alternativos y en los centrífugos de elevada capacidad.

 

Refrigerantes del grupo 2:

Son los tóxicos o inflamables, o ambas cosas.

El grupo incluye el Amoníaco, Cloruro de etilo, Cloruro de metilo y Dióxido de azufre, pero solo el Amoníaco (r-717) se utiliza aún en cierto grado.

 

Refrigerantes del grupo 3:

Estos refrigerantes son muy inflamables y explosivos. A causa de su bajo costo se utilizan donde el peligro está siempre presente y su uso no agrega otro peligro, como por ejemplo, en las plantas petroquímicas y en las refinerías de petróleo.

El grupo incluye el Butano, Propano, Isobutano, Etano, Etileno, Propileno y Metano.

Estos refrigerantes deben trabajar a presiones mayores que la atmosférica para evitar que aumente el peligro de explosión. Las presiones mayores que la atmosféricas impiden la penetración de aire por pérdidas porque es la mezcla aire-refrigerante la que resulta potencialmente peligrosa.

 

Medio ambiente


 

Una de las propiedades más importantes es que no debe contaminar el medio ambiente.

Los estudios demostraron que los químicamente inalterables CFC son poco estables hacia la radiación UV-C, se produce una reacción fotoquímica que da lugar a la liberación de átomos de cloro, los cuáles son muy reactivos y colisionan con los átomos de ozono produciendo monóxido de cloro y oxígeno molecular. El monóxido de cloro puede reaccionar con los átomos de oxígeno y se regenera el cloro atómico. Los átomos de cloro liberados cierran el llamado “ciclo cloro catalítico del ozono”. Se estima que un solo átomo liberado de un CFC puede dar origen a una reacción en cadena que destruya 100000moléculas de ozono. Este ciclo puede ser bloqueado por dióxido de nitrógeno, que puede secuestrar monóxido de cloro mediante una reacción química en la que se forma nitrato de cloro, esta reacción es conocida como “reacción de interferencia”, porque bloquea la degradación del ozono producida por derivados del CFC.

Los HCFC continúan destruyendo la capa de ozono, aunque algo menos que los CFC, y tanto los HCFC como los HFC son gases de invernadero potente.

Debido a que los HCFC destruyen el ozono, solo son considerados “compuestos de transición” lo que significa que tendrán que ser reemplazados a su vez por compuestos mas aceptables desde el punto de vista ambiental. Lo mismo puede decirse con respecto a los HFC, que por su elevado potencial de calentamiento global han sido incluidos en el protocolo de Kioto. El absurdo paso intermedio entre los HCFC o HFC doblará los costes de los nuevos equipos, de los cambios en las líneas de producción y del entrenamiento del personal. las actuales fechas de eliminación de los HCFC, CFC y bromuro de metilo son inadecuadas para la producción de Ozono.

 

Diferentes tipos de refrigerantes(características)


 

Amoníaco

Aunque el amoníaco es tóxico, algo inflamable y explosivo bajo ciertas condiciones, sus excelentes propiedades térmicas lo hacen ser un refrigerante ideal para fábricas de hielo, para grandes almacenes de enfriamiento, etc., donde se cuenta con los servicios de personal experimentado y donde su naturaleza tóxica es de poca consecuencia.

El amoníaco es el refrigerante que tiene mas alto efecto refrigerante por unidad de peso.

El punto de ebullición del amoníaco bajo la presión atmosférica estándar es de –2,22°C, las presiones en el evaporador y el condensador en las condiciones de tonelada estándar es de –15°C y 30°C son 34,27 libras por pulgadaª y 169,2 libras por pulgadaª abs. , respectivamente, pueden usarse materiales de peso ligero en la construcción del equipo refrigerante. La temperatura adiabática en la descarga es relativamente alta, siendo de 98,89°C para las condiciones de tonelada estándar, por lo cuál es adecuado tener enfriamiento en el agua tanto en el cabezal como en el cilindro del compresor.

En la presencia de la humedad el amoníaco se vuelve corrosivo para los materiales no ferrosos.

El amoníaco no es miscible con el aceite y por lo mismo no se diluye con el aceite del cárter del cigüeñal del compresor. Deberá usarse un separador de aceite en el tubo de descarga de los sistemas de amoníaco.

El amoníaco es fácil de conseguir y es el mas barato de los refrigerantes.

Su estabilidad química, afinidad por el agua y no-miscibilidad con el aceite, hacen al amoníaco un refrigerante ideal pare ser usado en sistemas muy grandes donde la toxicidad no es un factor importante.

 

Refrigerante 22


Conocido con el nombre de Freón 22, se emplea en sistemas de aire acondicionado domésticos y en sistemas de refrigeración comerciales e industriales incluyendo: cámaras de conservación e instalaciones para el procesado de alimentos: refrigeración y aire acondicionado a bordo de diferentes transportes; bombas de calor para calentar aire y agua. Se pude utilizar en compresores de pistón, centrífugo y de tornillo.

El refrigerante 22 (CHCIF ) tiene un punto de ebullición a la presión atmosférica de 40,8°C. Las temperaturas en el evaporador son tan bajas como 87°C. Resulta una gran ventaja el calor relativamente pequeño del desplazamiento del compresor.

La temperatura en la descarga con el refrigerante22 es alta, la temperatura sobrecalentada en la succión debe conservarse en su valor mínimo, sobre todo cuando se usan unidades herméticas motor-compresor. En aplicaciones de temperatura baja, donde las relaciones de compresión altas, se recomienda tener en enfriamiento con agua al cabezal y a los cilindros del compresor. Los condensadores enfriados por aire empleados con el refrigerante 22, deben ser de tamaño generoso.

Aunque el refrigerante 22 es miscible con aceite en la sección de condensación a menudo suele separársele del aceite en el evaporador.

No se han tenido dificultades en el retorno de aceite después del evaporador cuando se tiene el diseño adecuado del serpentín del evaporador y de la tubería de succión.

Siendo un fluorcarburo, el refrigerante 22 es un refrigerante seguro.

Se comercializa en cilindros retornables (CME) de 56,7 Kg, cilindros desechables de 22,68 kg, cilindros desechables de 13,61 kg y cajas de 12 latas de 5,10 kg cada una.

 

Refrigerante 123


Es un sustituto viable para el freón 11 como refrigerante.

Las propiedades termodinámicas y físicas del refrigerante 123 en conjunto con sus características de no-inflamabilidad lo convierte en un reemplazo eficiente del Freón 11 en chillers centrífugos.

El refrigerante 123 fue diseñado para trabajar en equipos nuevos existentes. Cuando se considere u reacondicionamiento para refrigerante 123 de un equipo existente, debe considerarse el ciclo de vida útil del equipo, la diferencia de costo de operación y mantenimiento y el costo de reacondicionamiento.

Los equipos nuevos que han sido diseñados para trabajar con el refrigerante 123 tienen menor costo de operación comparados con los equipos existentes.

Debido a que tiene un olor tan leve que no se puede detectar por medio del olfato es necesaria una verificación frecuente de fugas y la instalación de detectores de fugas por áreas cerradas utilizadas por el personal. Se comercializa en tambores de 283,5kg, tambores de 90,72kg y tambores de 45,36kg. Su composición en peso es de 100% HFC-123.

 

Refrigerante 134-a


El refrigerante marca Suva134a, ha sido introducido por DuPont, como reemplazo de los clorofluorocarbonos (CFC) en muchas aplicaciones. La producción de CFC es reemplazada por el hidrofluorucarbono HFC-134ª.

Este refrigerante no contiene cloro y puede ser usado en muchas aplicaciones que actualmente usan CFC-12. Sin embargo en algunas ocasiones se requieren cambios en el diseño del equipo para optimizar el desempeño del Suva 134ª en esta aplicaciones.

Las propiedades termodinámicas y físicas del Suva 134ª y su baja toxicidad lo convierten en un reemplazo seguro y muy eficiente del CFC-12 en muchos segmentos de la refrigeración industrial mas notablemente en el aire acondicionado automotriz, equipos domésticos, equipo estacionario pequeño, equipo de supermercado de media temperatura y chillers, industriales y comerciales. El Suva134a ha mostrado que es combustible a presiones tan bajas como 5,5 psig a 177°C cuando se mezclan con aire a concentraciones generalmente mayores al 60% en volumen de aire. A bajas temperaturas se requieren mayores presiones para la combustibilidad. No deben ser mezclados con el aire para pruebas de fuga. En general no se debe permitir que estén presentes con altas concentraciones de aire arriba de la presión atmosférica. Se comercializan en cilindros retornables (CME) de 56,7kg, cilindros desechables de 13,61kg, y cajas de 12 latas de 3,408kg cada una. Temperatura del evaporador –7°C a 7°C. Su composición en peso es de 100% HFC-134ª.

 

Refrigerante 407c/410 a


DuPont los comercializa con el nombre de Suva 9100 respectivamente.

Reemplazan el HCFC-22 en el aire acondicionado doméstico en aplicaciones en el calentamiento de bombas. El Suva 9000 sirve para equipos nuevos o en servicio, tiene un desempeño similar del HCFC-22 en el aire acondicionado. El Suva 9100 sirve solo para equipos nuevos y es un reemplazo del Freón 22 de mayor capacidad. Se comercializa en cilindros desechables de 6,8kg y en cajas de 12 latas de 3,408kg cada una. Su composición en peso es de 60% HCFC-22, 23% HFC-152ª y 27% HCFC-124.

 

Refrigerante 401ª


Comercializado por DuPont con el nombre de Suva MP39. Algunas aplicaciones de este refrigerante son refrigeradores domésticos, congeladores, equipos de refrigeración para alimentos de media temperatura de humidificadores, máquinas de hielo y máquinas expendedoras de bebidas.

Tiene capacidades y eficiencia comparables a las del Freón 12, en sistemas que operan con una temperatura de evaporación de –23°C (-10°F) y superiores.

Se comercializan en cilindros retornables (CGT) de 771kg, cilindros retornables de 56,7kg, cilindros desechables de 6,8kg y cajas de 12 latas de 3,408kg cada una. Su composición en peso es de 60% HCFC-22, 13% HCF-152ª y 27% HCFC-124.

 

Refrigerante 401-b

Comercializado por DuPont con el nombre de Suva MP66, provee capacidades comparables al CFC-12 en sistemas que operan a temperatura de evaporación debajo de los –23°C (-10°F), haciéndolo adecuado para el uso en equipos de transporte refrigerado y en congeladores domésticos y comerciales. También puede sr utilizado para reemplazar en equipos que usan R-500. Se comercializa en cilindros retornables (CGT) de 771kg, cilindros retornables de 56,7kg y cilindros desechables de 13,61kg. Sus composición en peso es de 60% HCFC-22, 13% HFC-152ª y 27% HCFC-124.

 

Refrigerante 402ª


Comercializado por DuPont con el nombre de Suva HP80, reemplaza al R-502 en sistemas de media y baja temperatura. Tiene aplicaciones muy variadas en la industria de la refrigeración. Es usado ampliamente en aplicaciones de supermercados, almacenamiento y transporte de alimentos en sistemas de cascada de temperatura. Ofrece buena capacidad y eficiencia sin sufrir los incrementos de presión y temperatura en la descarga del compresor, lo cuál si sucede cuando un equipo es convertido HCFC-22. Se comercializa en cilindros retornables (CME) de 49,9kg y cilindros desechables de 13.25 kg. Su composición en peso es de 60% HCFC-22, 38,5% HFC-125 y 2% de propano.

 

Refrigerante 402b

Comercializado por DuPont con el nombre de Suva HP81, todos los refrigerantes designados HP fueron diseñados para reemplazar al R-502 en sistemas de refrigeración de temperatura media y baja. Está diseñado para el reacondicionamiento de equipos como máquinas de hielo. Además ofrece mas alta eficiencia comparado con el R-502 y una capacidad relativamente mejor. Sin embargo el mayor contenido de HCFC-22 resulta en temperaturas de descarga de compresor en un rango de 14°C (25°F). Se comercializa en cilindros desechables de 5,9kg. Su composición en peso es de 60% HCFC-22, 38% HFC-125 y 2% de propano.

 

Hidrocarburos directos


Los hidrocarburos directos son un grupo de fluidos compuestos en varias proporciones de los dos elementos hidrógeno y carbono. Algunos son el Metano, etano, butano, etileno e isobutano. Todos son extremadamente inflamables y explosivos. Aunque ninguno de estos compuestos absorben humedad en forma considerable, todos son extremadamente miscibles en aceite para todas las condiciones. Su uso ordinariamente está limitado a aplicaciones especiales donde se requieren los servicios de personal especializado.

 

 

Agentes secantes de refrigeradores


 

Llamados también desecantes, con frecuencia se emplean en sistemas de refrigeración para eliminar la humedad del refrigerante. Pueden ser un material gelatinoso de sílice (dióxido de silicio), alúmina activa (óxido de aluminio) y drierita (sulfato de calcio anhidrinoso). El material gelatinoso de sílice y la alúmina activa, son desecantes del tipo de absorción y tienen forma granular. La drierita es un desecante del tipo de absorción y se le consigue en forma granular o en forma de barras vaciadas.

 

 

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Gases Refrigerantes Definición iconMateriales de referencia-analisis de gases-metodos de comparacion...

Gases Refrigerantes Definición iconPara interior y exterior de tuberias a alta presiòN, productos derivados...

Gases Refrigerantes Definición icon1-¿Qué es una organización? Compare la definición técnica de las...

Gases Refrigerantes Definición icon1-¿Qué es una organización? Compare la definición técnica de las...

Gases Refrigerantes Definición iconLa definición de la informática educativa, parte de la definición...

Gases Refrigerantes Definición iconDefinicióN

Gases Refrigerantes Definición iconDefinicióN

Gases Refrigerantes Definición iconDefinicion

Gases Refrigerantes Definición iconDefinicion la globalización

Gases Refrigerantes Definición icon1 Definición de pronóstico




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com