Discurso del presidente del gobierno, don mariano rajoy, en la conferencia “MÁs allá de la austeridad: volver a la senda del crecimiento”, organizada por “the economist”






descargar 55.63 Kb.
títuloDiscurso del presidente del gobierno, don mariano rajoy, en la conferencia “MÁs allá de la austeridad: volver a la senda del crecimiento”, organizada por “the economist”
fecha de publicación31.07.2017
tamaño55.63 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Economía > Documentos






PRESIDENCIA

DEL GOBIERNO

SECRETARÍA DE ESTADO

DE COMUNICACIÓN





















DISCURSO DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO, DON MARIANO RAJOY, EN LA CONFERENCIA “MÁS ALLÁ DE LA AUSTERIDAD: VOLVER A LA SENDA DEL CRECIMIENTO”, ORGANIZADA POR “THE ECONOMIST”

(Madrid, 12.febrero.2013)

(Sólo son válidas las palabras pronunciadas)

Señoras y señores,

El 23 de noviembre de 2009 tuve el honor de participar en las jornadas sobre la economía española organizadas por esta prestigiosa publicación, como líder del principal partido de la oposición.

Hoy tengo el honor de volver a estar aquí con todos ustedes, ahora en calidad de Presidente del Gobierno. Y una vez más no quiero perder la oportunidad de agradecer la invitación de este semanario a participar en estas jornadas dedicadas a la economía española.

Celebro el interés que España y su economía han suscitado para The Economist. Se ha hablado mucho de España durante los últimos meses en la prensa económica de todo el mundo. Probablemente se ha hablado más de lo que nos hubiera gustado. Y creo que jornadas cómo esta tienen la enorme ventaja de enfocar la realidad de la economía española con precisión y realismo. Sin distorsiones, sin maquillar nuestros problemas, sin ignorar nuestras fortalezas y sin caer en el tremendismo.

Si me permiten que por un momento yo también haga de analista, les diría que el mismo título de estas jornadas -“Más allá de la austeridad: vuelta a la senda del crecimiento” - es la constatación de un cambio en la percepción de nuestro país. Si hace un año se dudaba sobre la sostenibilidad de nuestras cuentas públicas, hoy esa duda está despejada. Ahora, como muy bien han enfocado los organizadores de este seminario, el reto es el crecimiento.

Hace más de tres años, cuando participé por primera vez en este foro, realicé un diagnóstico realista de los problemas que presentaba la economía española y avancé un conjunto de medidas que consideraba necesarias para afrontarlos.

Les anuncié la urgente necesidad de reconducir la dramática situación de nuestras cuentas públicas, la necesidad de solucionar los problemas de financiación de nuestras empresas y familias, así como la importancia de llevar a cabo las reformas que exige la competitividad de la economía española.

Esta estrategia de actuación, con algunas modificaciones por la necesidad de adaptarnos a la difícil situación de partida, la venimos haciendo realidad desde hace ya más de un año.

Desde el primer día nos hemos puesto a trabajar para revertir inmediatamente y de forma contundente esta situación.

Desde el primer momento teníamos perfectamente identificados tanto los desequilibrios de la economía española y nos pusimos a actuar para corregirlos. La tarea, desde luego, es cualquier cosa menos pequeña, se trata de:

  • Hacer frente al endeudamiento de las Administraciones Públicas para que los recursos destinados al pago de los intereses de la deuda pasasen a destinarse a la inversión y a la innovación.



  • Sanear nuestro sistema financiero para que se pudiera dotar de la liquidez necesaria para poder volver a conceder créditos.



  • Hacer frente al endeudamiento de los hogares para que volvieran a consumir.



  • Facilitar el acceso a la financiación para que las empresas pudieran invertir.



  • Ofrecer a las empresas instrumentos adecuados para adaptarse a las fluctuaciones de la economía sin tener que destruir empleo.



  • Aumentar la flexibilidad de nuestra economía para que los recursos productivos pasasen de sectores con una menor demanda a sectores con mayor capacidad de aumentar su cuota de mercado.



  • Afrontar los problemas de competitividad de nuestra economía para volver a desempeñar un papel destacado en la esfera internacional.

Se trata, en definitiva, de una labor ingente, pero no imposible, porque ya lo hemos hecho en otras ocasiones de nuestra historia; se trata de devolver a este país la capacidad de crecimiento económico y de generación de empleo. Y esa labor la estamos llevando a cabo en un marco muy determinado, el que fijan las reglas del juego de la Unión Europea y de la pertenencia al euro. Esto no es un hecho menor desde el punto de vista económico, porque al ser miembros de la Unión Monetaria, las devaluaciones para la corrección de los desequilibrios dejan de ser una opción.

Por el contrario, los desequilibrios se tienen que corregir mediante reformas estructurales y es necesario fomentar una mayor integración para que, de esta manera, disminuyan las diferencias entre los ciclos y los países que forman parte de la Unión.

La pertenencia a la zona euro nos exige estabilidad fiscal, un sistema financiero sólido y una economía flexible y competitiva.

En este contexto, seguimos una estrategia de política económica integral, bien diseñada y coordinada.

Esta estrategia se articula a partir de un proceso de consolidación fiscal de todas las administraciones públicas, la culminación de la reestructuración bancaria y la puesta en marcha de un ambicioso conjunto de reformas estructurales.

Para llevar a cabo el proceso de consolidación fiscal:

  • Hemos establecido unas bases sólidas para el control, la disciplina y la transparencia de la gestión presupuestaria.



  • Hemos puesto en marcha un ambicioso plan de reducción del déficit.



  • Y hemos articulado los mecanismos necesarios para paliar los problemas de liquidez de las Administraciones Territoriales.

En esta estrategia ha sido decisiva la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, que desarrolló la reforma constitucional aprobada al final de la pasada legislatura y que regula toda la actividad presupuestaria del Estado.

Este nuevo instrumento normativo se ha complementado con un importante conjunto de actuaciones en materia fiscal y presupuestaria dirigidas al cumplimiento de los objetivos de reducción del déficit.

Hemos actuado tanto por el lado del gasto, mediante la reducción del gasto público (los Presupuestos Generales del Estado incluyen una reducción del gasto de los departamentos ministeriales del 25,8% en los ejercicios 2012 y 2013) y la reestructuración del sector público empresarial y fundacional, como por el lado de los ingresos, a partir de la racionalización de la tributación haciéndola más eficiente.

Y para paliar los problemas de liquidez de las Administraciones Territoriales se han puesto en marcha dos nuevos mecanismos para facilitar su financiación: el Fondo de Liquidez Autonómica para CCAA (18.000 millones de euros en 2012 y hasta 23.000 millones de euros en 2013) y el Plan de Pago a Proveedores para CCAA y Ayuntamientos (30.000 millones de euros), a cambio de un control mucho más exhaustivo de su tesorería.

Gracias a las medidas de consolidación fiscal aprobadas, se ha cumplido el objetivo de ingresos presupuestarios de 2012 incrementándose la recaudación un 4,2% respecto a 2011. Quiero subrayar que si el Gobierno no hubiera actuado con la determinación con que lo hizo en este ámbito, los ingresos públicos no solo no habrían aumentado, sino que hubieran sufrido una caída del 2,7%.

En las próximas semanas se anunciarán los datos de cierre de déficit público de 2012, que pondrán de manifiesto que el conjunto de las AAPP ha hecho un esfuerzo de consolidación fiscal sin precedentes.

Se prevé que la reducción del déficit público estructural primario, es decir, descontando el efecto del ciclo económico y la carga de intereses ascienda a 3,5 puntos del PIB aproximadamente. Algo insólito en nuestro país y en nuestro entorno. Estamos también ante un hecho excepcionalmente meritorio cuando se produce en un momento de recesión.

En materia de lucha contra el fraude fiscal también se están empezando a ver resultados alentadores. En 2012, la recaudación ha superado los  11.500 millones de euros, un 10,1 % más que en 2011.

Señoras y señores:

Hemos hecho mucho durante el primer año de gobierno, pero no es suficiente. El objetivo del Gobierno que presido es avanzar en esta política mediante una profunda reforma de las Administraciones Públicas para evitar duplicidades e ineficiencias.

El objetivo es contar con unas Administraciones Públicas más eficaces, que permitan favorecer la iniciativa empresarial, la inversión, el crecimiento del tejido productivo y el desarrollo de nuevos sectores de actividad. Antes de verano contaremos con una propuesta detallada para ello.

En esta misma línea, en breves fechas el Consejo de Ministros aprobará la reforma de la Administración Local dirigida a evitar duplicidades con las competencias de otras Administraciones, así como a garantizar un control financiero y presupuestario riguroso.

Combatir el déficit público y permitir que los recursos destinados al pago de los intereses de la deuda pública se canalicen a la reactivación económica es, por tanto, una de las prioridades y vías de actuación de este Gobierno pero no la única.

Para lograr la vuelta a la senda del crecimiento económico - recordemos que ese es asunto que The Economist nos invita a debatir hoy aquí - es imprescindible hacer frente a la dificultad de acceso a la financiación. Si no hay financiación, las empresas no pueden invertir.

Necesitamos contar con un sector financiero sólido, fiable y saneado para que el tejido productivo español pueda acceder al crédito que necesita para llevar a cabo nuevas inversiones; para canalizar el ahorro hacia la inversión productiva.

De ahí que otra de nuestras principales vías de actuación haya sido la reestructuración del sector financiero español.

Este proceso de saneamiento se ha basado en una apuesta:

Por un lado, en un proceso de recapitalización de las entidades financieras y la puesta en marcha de planes de reestructuración en entidades viables o resolución en entidades consideradas no viables.

Y, por otro lado, la puesta en marcha de la sociedad de gestión de activos (SAREB) para desbloquear el mercado inmobiliario y segregar los activos problemáticos de aquellas entidades financieras que han requerido apoyo público para su recapitalización. Esta sociedad ha comenzado a funcionar ya, ha suscitado el interés de inversores internacionales y tiene como objetivo lograr una gestión centralizada de esos activos para proceder a su desinversión y gestión ordenada.

En definitiva, y gracias también a un préstamo de nuestros socios europeos, se han puesto los cimientos para que la banca pueda ser más activa en la concesión de crédito a los sectores más dinámicos de la economía.

Pero no es suficiente con abordar únicamente las vulnerabilidades de corto plazo, fiscal y financiera.

De forma combinada, estamos haciendo frente a los desafíos de carácter estructural para lograr un alto grado de flexibilidad que permita ganar en competitividad.

La ambición del paquete de reformas que estamos articulando permitirá redistribuir los factores productivos, especialmente el empleo, entre las empresas y sectores más dinámicos, así como eliminar las barreras internas al crecimiento con un entorno regulatorio y administrativo más favorable.

Las reformas estructurales son capaces de generar externalidades positivas en los factores de oferta que están detrás del crecimiento económico.

El fin último es la mejora de la competitividad de la economía española, porque en un entorno de financiación internacional como el actual que se ha vuelto muy restrictivo, sólo mejorando nuestra competitividad podremos volver a crecer sin necesidad de financiación adicional.

Dentro de las reformas estructurales, como ya dije la última vez que participé en este foro, una de las reformas más necesarias y urgentes era la de nuestro mercado laboral, y dando muestras de esa importancia, la reforma del mercado de trabajo ha sido una de las primeras grandes medidas adoptadas por este Gobierno.

Las deficiencias que ha venido demostrando esta institución han derivado en una destrucción masiva de empleo durante los últimos años.

De ahí la importancia de la reforma laboral aprobada a principios del año pasado, que ha sido una de las apuestas más ambiciosas de este Gobierno. Esta reforma se ha centrado en mejorar la empleabilidad de los trabajadores, facilitar la creación de empleo estable reduciendo la dualidad actual y favorecer la flexibilidad interna en las empresas para evitar la destrucción masiva de empleo.

Como reforma estructural que es, para poder valorar su impacto, para que pueda desarrollar todo su potencial, tendremos que esperar. Todos sabemos que estas no son medidas de efectos inmediatos, pero ya se están empezando a observar los primeros indicios de un cambio en el patrón de ajuste del mercado de trabajo.

Es cierto que el número de ocupados ha descendido, y mucho, en el pasado 2012. Pero quiero subrayar un dato que a veces se olvida: más de una cuarta parte de esos empleos perdidos corresponden al sector público.

Otro elemento fundamental para la mejora de la competitividad es la unidad de mercado que resulta esencial para facilitar la movilidad de los factores productivos y su productividad, mejorando la eficiencia y la eficacia del mercado interior español. Se trata de que cualquier producto o servicio producido al amparo de cualquier normativa autonómica pueda ser ofertado en todo el territorio nacional sin necesidad de ningún trámite adicional.

Por tanto, la futura Ley de Unidad de Mercado, cuyo Anteproyecto se aprobó por el Consejo de Ministros el pasado 25 de enero, tendrá un impacto muy positivo en nuestra competitividad. Esta medida es esencial para que las empresas puedan aprovechar sus economías de escala y alcance, favoreciendo el crecimiento empresarial y la competitividad, tanto interna, como de cara a su internacionalización.

Éstas son tan sólo dos ejemplos de las reformas de carácter estructural por las que estamos apostando para la vuelta al crecimiento económico y a la creación de empleo.

Estamos actuando, igualmente, en sectores claves para nuestra economía como el turismo o el impulso a las tecnologías de la información y las comunicaciones.

Todo el conjunto de medidas de carácter estructural está llamado a aumentar la competitividad de nuestros sectores productivos a medio y largo plazo, sin perjuicio de que algunas de las reformas ya adoptadas, como la reforma del mercado de trabajo, ya están empezando a incidir en la mejora de la competitividad y sus efectos se están dejando ver en sectores muy importantes para la economía española.

Un buen ejemplo es el sector de la automoción, en el que gracias a la flexibilidad interna promovida por la reforma laboral se están consiguiendo nuevas inversiones por parte de las empresas (por destacar algunas, se podría mencionar a Renault-Nissan, IVECO o Ford) con beneficios en términos de aumento de la producción y creación de nuevos puestos de trabajo.

Porque gracias a esta mayor flexibilidad interna, los ajustes en materias tales como el salario y la jornada de trabajo constituyen una alternativa a la destrucción de empleo.

Porque esta reforma contribuye a que las empresas adapten mejor su actividad y condiciones laborales a los ciclos productivos, algo esencial en sectores como el del automóvil.

Y está permitiendo que España se convierta en la referencia europea en la industria del automóvil. En términos de exportaciones, el sector español de la automoción es el principal sector industrial exportador (32.552 millones de euros en los once primeros meses de 2012), lo que representa alrededor del 17% del valor de las exportaciones industriales españolas.

Y no sólo los datos del sector del automóvil, sino los datos de todo nuestro sector exterior están poniendo de manifiesto el aumento de la competitividad de nuestra economía.

Tradicionalmente, la economía española se ha caracterizado por su déficit comercial estructural. Sin embargo, esta situación comienza a revertirse.

En los once primeros meses de 2012 las exportaciones españolas de bienes y servicios registraron un nuevo máximo en términos nominales, alcanzando los 294.522 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 4,3% respecto al mismo periodo de 2011.

Esta evolución positiva de las exportaciones tendrá, sin lugar a dudas, un impacto macroeconómico fundamental para el futuro crecimiento del país.

El buen dato de las exportaciones permite una drástica mejora del saldo de la balanza comercial. Por primera vez, en los últimos 20 años, se consigue un superávit en la balanza comercial sin bienes energéticos. De igual manera, el saldo comercial frente a nuestros socios del área euro es positivo, algo que nunca había ocurrido.

Asimismo, cabe destacar que la creciente flexibilidad y competitividad de nuestra economía, nos evitan depender de la financiación exterior.

Entre julio y noviembre de 2012, la economía española logró un superávit por cuenta corriente y de capital de 7.969 millones de euros. Se trata de la primera vez en que la cuenta corriente y de capital española presenta superávit desde 1998 y, por tanto, es la primera vez en los últimos 14 años que España no requiere financiación internacional neta.

Estos son los primeros resultados del cambio radical de política económica que ha puesto en marcha este gobierno. Ésta es nuestra la línea de actuación - austeridad, reformas estructurales y apertura al exterior - y en esta línea vamos a seguir trabajando porque aún queda mucho camino por recorrer.

Somos conscientes de que es probable que 2013 vuelva a ser un año difícil para la actividad económica en España; si bien es cierto que la contracción no será tan intensa como la observada en 2012.

Con la prudencia necesaria que se tiene que tener a la hora de los pronósticos, podemos afirmar que las previsiones de este Gobierno, compartidas por organismos internacionales como el FMI, anticipan que en la última parte de 2013 y en el año 2014 nuestra economía recuperará tasas positivas de crecimiento del PIB.

Señoras y señores, termino ya.

He intentado, haciendo uso de un tiempo razonable, exponer lo que estamos haciendo en España para volver al crecimiento y a la creación de empleo.

Ahora bien, estos esfuerzos necesariamente deben verse completados con un proceso de reformas y mayor integración en la zona euro. En este capítulo también se ha avanzado.

En los últimos tiempos hemos conocido buenas noticias en Europa: el Consejo Europeo de junio del año pasado con su apuesta por una mayor integración, la aprobación en diciembre de la supervisión bancaria única, el lanzamiento por el Banco Central Europeo de un nuevo instrumento de liquidez (los OMT) y las decisiones sobre el segundo paquete de apoyo a Grecia conforman una nueva orientación de la integración europea que ha despejado las dudas sobre la irreversibilidad del euro.

En todo este proceso España ha mantenido una posición muy activa con propuestas relevantes que han ayudado a conformar la nueva hoja de ruta europea.

De Europa siguen llegando buenas noticias, la más reciente el fin de semana pasado cuando los 28 países de la Unión alcanzamos un acuerdo sobre el presupuesto europeo hasta el año 2020.

Termino ya.

Como les decía, he intentado resumir en unos minutos lo que ha sido la labor del gobierno durante el año pasado y nuestras prioridades para este año en curso. No es fácil porque se han hecho muchas cosas y se van a hacer muchas más en los próximos meses.

El afán reformista de este Gobierno ni se distrae, ni flaquea, ni se agota. La sociedad española ha dado muestras suficientes de su responsabilidad, su madurez y su capacidad emprendedora cuando se le han dado los medios para desarrollarlas. Esa y no otra es la determinación que anima a mi Gobierno: sentar las bases para que España y sus ciudadanos puedan escribir otra página de éxito en nuestra historia.

Muchas gracias.


CORREO ELECTRÓNICO

sec@mpr.es





COMPLEJO DE LA MONCLOA

28071 - MADRID

TEL: 91 321 41 45 / 41 35

FAX: 91 321 40 80

Página

www.lamoncloa.gob.es




Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Discurso del presidente del gobierno, don mariano rajoy, en la conferencia “MÁs allá de la austeridad: volver a la senda del crecimiento”, organizada por “the economist” iconIntervención del presidente del gobierno, don mariano rajoy, en el...

Discurso del presidente del gobierno, don mariano rajoy, en la conferencia “MÁs allá de la austeridad: volver a la senda del crecimiento”, organizada por “the economist” iconDiscurso del Presidente del Gobierno en la presentación del Informe...

Discurso del presidente del gobierno, don mariano rajoy, en la conferencia “MÁs allá de la austeridad: volver a la senda del crecimiento”, organizada por “the economist” iconResumen iniciamos esta breve y muy sintética charla-debate sobre...

Discurso del presidente del gobierno, don mariano rajoy, en la conferencia “MÁs allá de la austeridad: volver a la senda del crecimiento”, organizada por “the economist” iconDiscurso de mariano rajoy en la sesión de investidura de josé luis rodríguez zapatero como

Discurso del presidente del gobierno, don mariano rajoy, en la conferencia “MÁs allá de la austeridad: volver a la senda del crecimiento”, organizada por “the economist” iconDiscurso del Señor Presidente de la República, Elías Antonio Saca, en su primer año de gobierno

Discurso del presidente del gobierno, don mariano rajoy, en la conferencia “MÁs allá de la austeridad: volver a la senda del crecimiento”, organizada por “the economist” iconObama señala a rajoy que el paro es aún el “gran desafíO”. El presidente...

Discurso del presidente del gobierno, don mariano rajoy, en la conferencia “MÁs allá de la austeridad: volver a la senda del crecimiento”, organizada por “the economist” iconEn esta nota seguimos examinando la afirmación de que, bajo la conducción...

Discurso del presidente del gobierno, don mariano rajoy, en la conferencia “MÁs allá de la austeridad: volver a la senda del crecimiento”, organizada por “the economist” iconMÁs allá del principio del placer y otras obras
«pulsiones de muerte». Añade Freud que ya ha completado una exposición detallada del tema

Discurso del presidente del gobierno, don mariano rajoy, en la conferencia “MÁs allá de la austeridad: volver a la senda del crecimiento”, organizada por “the economist” iconTexto preparado del discurso del presidente Barack Obama sobre el Estado de la Unión

Discurso del presidente del gobierno, don mariano rajoy, en la conferencia “MÁs allá de la austeridad: volver a la senda del crecimiento”, organizada por “the economist” iconDiscurso del ilmo. Señor alcalde, don francisco fernandez alvarez




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com