La fantÁstica economíA DE MOVIMIENTOS DEL ESTILO SAURIANO la fantÁstica economía de movimientos del estilo sauriano de Michaelene Pendelton






descargar 99.11 Kb.
títuloLa fantÁstica economíA DE MOVIMIENTOS DEL ESTILO SAURIANO la fantÁstica economía de movimientos del estilo sauriano de Michaelene Pendelton
página1/4
fecha de publicación28.06.2015
tamaño99.11 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Economía > Documentos
  1   2   3   4


LA FANtÁSTICA ECONOMÍA DE MOVIMIENTOS DEL ESTILO SAURIANO


LA FANtÁSTICA ECONOMÍA DE MOVIMIENTOS DEL ESTILO SAURIANO

de Michaelene Pendelton


2002

LA FANtÁSTICA ECONOMÍA DE MOVIMIENTOS DEL ESTILO SAURIANO

Supe que era del gobierno en cuanto le vi. Llevaba zapatos grises conservadores, el cabello corto y oscuro estirado hacia atrás y unos UVs espejados colocados sobre la cabeza; imaginé que era del IRS de modo que fue una verdadera sorpresa ver las cabezas de búfalo de plata del DOI brillando en el estrecho cuello. Venía por la esquina de las caballerizas, caminando como si no quisiese que nada se le pegase a sus brillantes botas, con los ojos fijos en mi equipo como si fuesen de oro sólido a punto de fundirse.

Acababa de lavar a los sorshes. El vapor se elevó de sus moteados pellejos verdes cuando extendieron sus musculosos pliegues y los recogieron en el equivalente en su química de xenosaurio a una descarga de adrenalina. Los tres estaban eufóricos por la victoria, resoplaban por sus fosas nasales, chasqueban unas membranas arriba y abajo sobre sus ojos anaranjados, el hocico medio abierto mostraba una fugaz visión de docenas de dientes curvados hacia atrás en la versión sorsh de una sonrisa de victoria.

—Hola. Mi nombre es Nick OCallan. ¿Es éste su equipo de sorshes? —La sonrisa fácil y la mano estirada eran para mí, pero su intensa mirada azul estaba puesta sobre los sorshes.

La pregunta me sonó retórica. Silbé a través del espacio entre mis dientes anteriores para llamar la atención del equipo.

—Éstos son Kharkh, Sehn, y Yhss, el Equipo Sorsh White Edge, el cual estoy orgullosa de decir que acaba de ganar la primera eliminatoria en el 32º Triathalon Iron Thing. —A los sorshes les comuniqué mediante gestos con la mano Conejo gordo que controla la tierra. Le gustais. Tal vez policía.

A ellos les gusta atraer la atención sin ningún reparo, juerguistas alborotados siempre listos para pavonearse ante una audiencia. Kharkh se estiró hasta su altura total de dos metros, pavoneandose de su cresta de color índigo que corre desde la planicie de su cabeza triangular hasta el final de su cola sinuosa. Los largos músculos deslizaron ondas iridiscentes sobre su piel moteada. Sehn y Yhss mostraron sus poses guerreras, con lenguas escarlata lanzando silbidos hacia OCallan, gesticulando con las manos, demasiado rápido como para que pudiese seguirles el ritmo, algo sobre el sabor de la fama.

OCallan apenas vaciló antes de estirar la mano al estilo sorsh, con la palma hacia arriba. Kharkh me miró pidiendo mi consentimiento antes de tocar delicadamente con sus garras las puntas de los dedos de OCallan. Yhss siguió el ejemplo de Kharkh, pero Sehn crispó una de las garras. Una brillante gota de sangre apareció en el pulgar de OCallan. Él lo ignoró.

—Un excelente equipo. Mis felicitaciones.

Entonces dirigió toda la fuerza de aquella gran sonrisa de dientes blancos hacia mí.

—Y usted es Sonia Vasilyeva, con Registro de Corredor de Sorsh Número SV004.

A diferencia de mis sorshes, yo me pongo nerviosa cuando alguien sabe quién soy. La fama trae problemas, la mayor parte de las veces.

—¿Y bien?

Los sorshes percibieron mi inquietud y se quedaron repentinamente muy quietos, con sus hocicos dientudos centrados en OCallan. OCallan no mostró signos de haberlo advertido. Se remangó la manga izquierda y dejó al descubierto su antebrazo, mostrándome la impresión de identificación con un holograma del sello del DOI y la designación de Seguridad Especial.

—El Departamento les necesita para una cacería.

Soy buena controlando mis emociones con los sorshes. Si no lo fuese, no podría manejarlos. Conteniendo el enfado que me envolvía como una ola sombría, les hice señas a los sorshes para que fuesen a la piscina de barro a fin de que se mantuviesen flexibles hasta la siguiente eliminatoria. Kharkh se demoró un momento, observando, antes de seguir a los otros.

El sol se deslizó por el borde de Meteor Crater, reflejándose en los miles de cristales UV de los gradas construidas en los laterales del estadio. Un rugido crudamente gutural surgió de la arena, resonando de una punta a la otra, más animal que humano. Por entonces, cuarenta años atrás, los humanos podían haber pensado que la mayor parte de los xenos que atestaban las tribunas eran animales. Menos que humanos. Aquella idea quedó descartada bien pronto. Enterarse de que la única razón por la que la Dyarchy galáctica establecía contacto con nosotros era porque así tendrían otro mundo fronterizo donde descargar su chusma, te hace poner los pies en el suelo rápidamente.

Pero la vida sigue y tienes que comer. Por alguna extraña peculiaridad de la química galáctica, yo tengo la combinación correcta de feromonas y estabilidad emocional para manejar a los sorshes, para vincularlos a mí de modo que mi bienestar sea su primera preocupación. Proteger a cualquier hembra que huela como yo es un imperativo genético de su especie. Formamos un buen equipo. Tengo cierta cultura, así que yo me encargo de los planes y el papeleo, y los sorshes son la fuerza letal y leal, con un peligroso sentido de humor.

En su propia cultura, mis sorshes son unos machos robustos, tipo pirata y bandolero, los aventureros que presionan las fronteras y mueven los límites, atraídos por la curiosidad y los sueños de gloria. En el espacio Dyarchic, son criminales cuyo nombre racial se traduce como comeparientes.

OCallan esperó mientras yo fingía observar como se marchaban los sorshes y recordaba que en las salas del poder, yo apenas era un conserje. Y este hombre relajado y sonriente era algo más que lo que había dejado ver hasta ese momento. Me sequé las manos en la toalla que colgaba alrededor de mi cuello y aparté el cabello sudado de mi frente.

— Ya no estamos en ese negocio. Nos retiramos.

Su sonrisa era de las que surgía de sus ojos y te calentaba de arriba abajo..

—Washington me dijo que diría eso. Deme una oportunidad de hacerle cambiar tu opinión.

—Liquidamos nuestro contrato. Estamos limpios y somos libres..

Agachó la cabeza. —Mire, no estoy tratando de forzarle a hacerlo. Permítame explicarle el trato.

—No estoy interesada.

—Pagamos bien, y es una cacería perfecta para los sorshes...

—Sr. Ocallan...

—Nick.

—Sr. OCallan, capturamos asesinos, violadores, terroristas, secuestradores y dos mujeres buscadas por alta traición. Es una tarea desagradable y hemos hecho nuestra parte. Ya hemos terminado. Respecto al dinero, mi equipo está a punto de ganar 400.000d en esta competición. Usted no puede ofrecerme nada que necesitemos.

Asintió.

—Sí, probablemente ganen. Observé la primera eliminatoria. Ningún otro equipo puede igualar su velocidad. Posiblemente ganen la eliminatoria de agilidad, pero probablemente no podrán con la prueba de fuerza. El equipo Ferroven Blue está acostumbrado a dos veces más fuerza de gravedad que tus sorshes, y tienen una coraza que repelerá sus garras.

Tenía buen ojo para apreciar las virtudes de los equipos. Yo también estaba un poco preocupada por el ensayo de fuerza.

—Los puntos son acumulativos. Si ganamos la siguiente eliminatoria, podemos quedar terceros en la última y hacernos aún con el campeonato.

—Y correr el riesgo de que se lastimen seriamente. Los aficionados quieren sangre, y los Ferroven disfrutarán dándosela. Los Blues ganaron el año pasado porque los otros equipos finalistas no tenían a suficientes miembros en el campo para terminar la prueba.

Tenía la misma habilidad que los sorshes para quedarse muy quieto, para enfocarse totalmente en su propósito. Sentí que estaba siendo ensartada como un insecto en un alfiler.

—Y si ganas, ¿entonces qué? —preguntó.

—Compramos un pedazo de la tierra con una gran zona de juego para los sorshes, y paz y calma para mí.

Rió entre dientes.

—Si tu equipo es el nuevo Campeón de la Iron Thing, paz y calma son la última cosa tendrás. Cada fabricante de material deportivo, cada sinvergüenza y cada timador de cada planeta de esta zona de la galaxia andarán detrás de ellos en busca de apoyos, prestigio personal, anuncios publicitarios, planes del tipo sé-rico-rápido. ¿Es eso lo que quieres?

—Lo soportaremos. Habrá nuevos campeones el próximo año.

OCallan se encogió de hombros.

—Puede ser. Echa una mirada a tu alrededor: cámaras satelite en directo, color, ruido, entusiasmo, mucho dinero, todas los ingredientes de la fama. He oído que se resulta seductor.

Tenía razón, por supuesto. Los sorshes amaban eso. Querrían hacerlo otra vez el próximo año, y el año siguiente, hasta que los matasen o los derrotasen.

Se inclinó hacia en mí, aún sonriendo.

—Sonia, déjame ser honesto contigo. Estoy autorizado a llegar hasta los 600.000d por una cacería exitosa, muerto o vivo, 300.000d incluso si fracasas. Un humano, armado y peligroso, un terrorista traficante de armas, solo en el Área Primitiva de Dark Canyon. Necesitamos hacerlo discretamente, sin molestar a los turistas. Una semana como máximo, compensación total por parte del gobierno de todas y cada una de las heridas o muertes, logística de primera clase. Y entonces todo se habrá acabado. Tendrás el dinero y la libertad del anonimato. Podrás hacer lo que quieras, ir donde quieras. —Su voz descendió hasta un murmullo íntimo—. Los sorshes harán lo que les digas. Retirate ahora mismo, antes de la próxima eliminatoria. Retira el equipo. Tengo un jumprig que espera; podeis estar tras la pista del tipo en tres horas.

Maldita sea su mentirosa lengua bífida. No fue tan fácil. Nunca era así de fácil. Llamé con un silbido a los sorshes para que salieran de la piscina, los reuní alrededor de OCallan y les comuniqué, Este hombre os quiere para cacería. Ahora. Mucho dinero, trabajo malo.

Nuestra fisiología no permite mucha comunicación verbal y ellos se niegan rotundamente a aprender a leer y escribir en cualquier idioma, por ser tal actividad indigna de su posición de guerreros. Responden a mis intentos de pronunciar sus nombres, pero tuve que aprender sus señales manuales de cazadores. Ello limita nuestras conversaciones principalmente a lo pragmático.

Los sorshes silbaron y gesticularon entre ellos durante medio minuto, entonces Kharkh respondió, Sí. Después de la victoria.

No. Ahora. Abandonar la competencia.

Las garras de Kharkh cortaron el aire. Ganar primero.

Sacudí la cabeza. Podía sentir la impaciencia de OCallan sobre el hombro.

Sehn silbó pidiendo atención.

¿Ganar aquí, obtener la cosa grande de metal y dinero? ¿Ir a Chewed Bone Path, matar y obtener dinero? ¿No ambos?

—Sí.

Ocallan ladeó la boca para preguntar.

—¿Qué están diciendo?

—Están decidiendo dónde residen los mayores honores en esta situación.

La sirena de advertencia de cinco minutos para la segunda eliminatoria resonó sobre nuestras cabezas, respondida por un aumento del ruido de la muchedumbre. Kharkh levantó su larga cabeza, paladeando el aire con su lengua. Hembra, ¿qué pensar? ¿Sí, no?

Cansada de cazar y quizás matar gente, era lo que quería decir. Transmití, Tú escoges, guerrero. Kharkh gorjeó, y Sehn y Yhss resoplaron, mostrando su acuerdo. Haga el trato, hembra. Correr próximo evento, derrotar equipo sonrisa-tonta de Wasash ,quitarles su honor, entonces ir de cacería. Así suceda, ¿sí? A veces su absoluta confianza en mí es un como un grano en el trasero. Intenta. Bajé la cabeza, mordiéndome el labio, revolviendo con los pies el aserrín del suelo.

—No están interesados, —dije.

La voz de OCallan se tornó sosegada. No necesité los sensores de los sorshes para sentir que intentaba limar asperezas.

—Pero puedes hacer que cambien de idea, Sonia. Es una buena oferta, mucho dinero.

—No les importa. Quieren ganar el Triathalon.

Si se pudiesen introducir mis preferencias somatotípicas en un ordenador, obtendría a OCallan como resultado. Tal vez lo hicieron, porque él estaba usando toda la potencia de aquella amistoso y enorme sonrisa y de aquellos galvánicos ojos azules para llegar a mí.

—Te necesito, Sonia. A ti y a tu equipo. Tengo a un asesino que anda suelto por un lugar de más de un millón de acres cuadrados. No puedo localizarlo con el satscan porque también hay cerca de un millón de turistas de Dyarchic vagando por el mismo área. Cada uno de ellos está en peligro. Necesitamos que sea hecho con discrección. Necesitamos a tu equipo de sorshes.

La sirena de dos minutos sonó. Los sorshes silbaron ansiosos. Miré a OCallan.

—Participaremos en esta eliminatoria, ganemos o perdamos. Después iremos a su cacería, pero queremos un extra de estos 400.000d que habrían ganado aquí, y pasaportes Dyarchic Freespace. Los pasaportes por adelantado. —Le devolví la sonrisa—. Puedo convencerles con eso.

OCallan se reunió conmigo en la barrera, debajo de los UVs, apoyó sus brazos sobre la barandilla y miró abajo, hacia el foso de las pruebas.

—DOI dice que te dé lo que quieres, pero creo que acabas de retrasar mi ascenso un par de años. —Mostró cuatro resplandecientes pasaportes nuevos e hizo brillar su sonrisa otra vez—. A cambio, ¿qué tal si finges que soy un ser humano de verdad y no un engranaje gubernamental?

Metí las tarjetas de pasaporte en mi bolsa de cuello.

—Creo que podré hacerlo.

Los equipos se apiñaban en los círculos de salida, molestándose los unos a los otros, pero sin infringir ninguna norma ante los ojos y sensores de los árbitros. No tenían permiso para herirse hasta que comenzara la contienda, pero los insultos a la madre suenan muy similar en cualquier idioma.

No había humanos en ese nivel de la competición a esas alturas. No somos lo suficientemente rápidos, o grandes; no tenemos colmillos o garras, ni espinas, caparazones o veneno. Todo lo que somos es suficientemente depravados, y eso trajo como consecuencia que ningún humano pasase las preliminares durante cuarto de un siglo. En cambio, creo que somos un magnífico planeta para entrenarse.

Los campeones del año pasado, los Ferroven Blues, son de un planeta de alta gravedad, aproximadamente a 50 AL rumbo al centro galáctico. Tienen el aspecto y suenan como osos sin pelo que han desarrollado protecciones naturales del estilo de las que usa un jugador de fútbol americano. Su piel es del color de la calabaza y sus hombros relucen con blanquecinas joyas implantadas. El más bajo era media cabeza más alto que Kharkh y pesaba tres veces más que él.

Los Wasash, de rojo, son otra raza de reptilianos, los cual es probablemente la causa de que mis sorshes los desprecien tanto. Cuando les pregunto, sólo dicen algo acerca de que los Wasash ponen huevos en árboles altos, un insulto cultural que se escapa a mi sensibilidad.

Los Hurove Green no tienen una única analogía Terrestre. Partes de ellos parecen insectoides, partes cefalopodos, partes mamífero. Parecen incorrectos. Tus ojos se desvían hacia otro lugar cuando tratas de mirarlos. Son más que nada manchas oscuras con varias protuberancias. Son buenos competidores, no obstante, aunque ni siquiera puedas explicar exactamente cómo se mueven.

Las fosas nasales de Ocallan se dilataron, dejando entrar los olores mezclados de la arena, una mezcla de barro, sudor, fluidos sanguíneos y lascivia de la muchedumbre apiñada.

Hay dos clases de espectadores en los acontecimientos deportivos: los inversionistas que no arriesgan nada salvo el dinero, y los lascivos, quienes fantasean con estar allí abajo, ganen o pierdan. Hubiese apostado a que OCallan estaría entre los primeros, pero me equivoqué. Reaccionaba físicamente ante la fuerza de la sangre.
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La fantÁstica economíA DE MOVIMIENTOS DEL ESTILO SAURIANO la fantÁstica economía de movimientos del estilo sauriano de Michaelene Pendelton iconAspectos históricos
«renacimiento carolingio», basado sobre la difusión cultural y sobre la enseñanza en las escuelas de la época. El estilo arquitectónico...

La fantÁstica economíA DE MOVIMIENTOS DEL ESTILO SAURIANO la fantÁstica economía de movimientos del estilo sauriano de Michaelene Pendelton iconPrincipios basicos de la economia de movimientos

La fantÁstica economíA DE MOVIMIENTOS DEL ESTILO SAURIANO la fantÁstica economía de movimientos del estilo sauriano de Michaelene Pendelton iconMovimientos sociales, hacia la economía solidaria

La fantÁstica economíA DE MOVIMIENTOS DEL ESTILO SAURIANO la fantÁstica economía de movimientos del estilo sauriano de Michaelene Pendelton iconLa historia fantástica de un descubrimiento

La fantÁstica economíA DE MOVIMIENTOS DEL ESTILO SAURIANO la fantÁstica economía de movimientos del estilo sauriano de Michaelene Pendelton icon1 Qué se expresa en los movimientos cíclicos que caracterizan a la...

La fantÁstica economíA DE MOVIMIENTOS DEL ESTILO SAURIANO la fantÁstica economía de movimientos del estilo sauriano de Michaelene Pendelton iconPrecursores del estudio de tiempos y movimientos

La fantÁstica economíA DE MOVIMIENTOS DEL ESTILO SAURIANO la fantÁstica economía de movimientos del estilo sauriano de Michaelene Pendelton iconPrecursores del estudio de tiempos y movimientos

La fantÁstica economíA DE MOVIMIENTOS DEL ESTILO SAURIANO la fantÁstica economía de movimientos del estilo sauriano de Michaelene Pendelton iconReseña historica la emsa se inicia ante la necesidad de los habitantes...

La fantÁstica economíA DE MOVIMIENTOS DEL ESTILO SAURIANO la fantÁstica economía de movimientos del estilo sauriano de Michaelene Pendelton iconPersonal existentes en el Ministerio de Economía y Hacienda y en...
«Fichero automatizado de inversiones, transacciones e inspección de movimientos de capital» de la responsabilidad de la Dirección...

La fantÁstica economíA DE MOVIMIENTOS DEL ESTILO SAURIANO la fantÁstica economía de movimientos del estilo sauriano de Michaelene Pendelton iconLa aparición del estilo gótico da lugar al cambio más profundo de...




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com