Paula Núñez Profesora adjunta unrn incentivo categoría III investigadora asistente Conicet






descargar 178.15 Kb.
títuloPaula Núñez Profesora adjunta unrn incentivo categoría III investigadora asistente Conicet
página1/4
fecha de publicación14.06.2015
tamaño178.15 Kb.
tipoAula
e.exam-10.com > Economía > Aula
  1   2   3   4
1. Denominación o título del proyecto.

Economía social en la estepa rionegrina, el desafío del reconocimiento y la importancia del fortalecimiento
2. Responsable/s del proyecto. Acompañar CV abreviado.

Paula Núñez - Profesora adjunta UNRN - Incentivo categoría III - Investigadora asistente Conicet

Área de estudio: Historia
3. Equipo de trabajo. Acompañar CV abreviado.

Santiago Conti – JTP UNRN - Área de estudio: Psicología

Evelin Colino – Profesora adjunta - Investigadora UNRN - Área de estudio: Economía

Alfredo Azcoitia – Ayudante UNRN - Área de estudio: Historia

Bibiana Misischia – JTP UNRN - Área de estudio: Ciencias de la Educación

María Henriquez – JTP UNRN – Área de estudio: Economía

Roberta Capretti - Alumna UNRN – Licenciatura en Antropología

Cintia López – Alumna UNRN – Licenciatura en Administración

Matías Azcona – Alumno UNRN – Licenciatura en Economía

María Puñalef – Alumna UNRN – Licenciatura en Administración

Roberto Killmeate – Miembro Asoc. Civil Surcos Patagónicos y Mercado de la Estepa

Patricia Esponda– Miembro Asoc. Civil Surcos Patagónicos y Mercado de la Estepa
4. Relevancia y justificación del proyecto.

4.1. Enunciar sintéticamente el contexto social y/o cultural que da origen al proyecto.

Este proyecto se origina a partir de la articulación entre un proceso organizativo de pequeñas/os productores del Mercado de la Estepa “Quimey Piuké” y la cátedra de Historia Económica y Social General de las carreras de Licenciatura en administración y Licenciatura en economía de la Sede andina de la UNRN.

A lo largo del 2011 se dictaron clases abiertas que permitieron interpelar la historia económica general a la luz de las particularidades de la organización de la línea sur rionegrina, que enfrenta día a día el problema del modo en que se ha estructurado la economía en esta región, destacando que una de las particularidades de la línea sur es su diversidad de formas productivas. Frente a la producción en estancias de grandes majadas de ovejas de raza merino, se ha ido consolidando un ejercicio de cultivos fruti- hortícolas, realización de conservas, hilado artesanal con ovejas linka, casi en extinción en la región, pero ideales para este trabajo manual, cría de caprinos, cría de aves de corral, también de razas criollas poco relevadas, entre otras (Zubizarreta y Campos Salvá, 2010).

La visualización de la economía de la región sur de Río Negro, usualmente caracterizada como línea sur, por tener en cuenta fundamentalmente a las localidades ubicadas sobre las vías del ferrocarril, ha priorizado una perspectiva que focaliza la producción latifundista de grandes majadas, dejando de lado la economía familiar. Los antecedentes de esta perspectiva son tempranos y se vinculan en estas regiones de incorporación tardía al Estado Nacional, como indica Girbal Blancha (2007), al desarrollo de una economía que evite ser competitiva con la consolidación del modelo agroexportador, centrado en el desarrollo de la Pampa húmeda. Desde esta perspectiva, la producción ovina emerge como complementaria, ligada a procesos de concentración de tierras que evitan, por la misma lógica, el desarrollo de centros urbanos y organizaciones económicas más complejas (Barsky, Posadas y Barsky, 1992).

La invisibilización del trabajo doméstico de familias campesinas, en esta zona rural, conlleva el ocultamiento de varios aspectos relevantes al momento de reflexionar sobre esta región. Por una parte, el de una posible diversidad de iniciativas, vinculada a una lógica de tenencia de tierras minifundista; por otra, el de la red productiva y de intercambio que sostiene la viabilidad del trabajo muchas veces precario y muchas veces temporal, de los peones de campo. A ello se agrega la falta de reconocimiento a agencias alternativas, como son los mercados asociativos de productos artesanales, que en el caso del Mercado de la Estepa reúne mujeres jóvenes y adultos mayores que no sólo vinculan el ejercicio de esta producción alternativa al aprovechamiento de su entorno, sino al anclaje ancestral de prácticas asociadas a la valoración de la cosmovisión de una etnia, como la mapuche, y al sentido identitario que otorga la vivencia en estos paisajes agrestes y abiertos de la estepa rionegrina. Como rescatan Zubizarreta y Campos Salvá en las entrevistas realizadas, en los productos vinculados a esta economía se reconoce “… identidad, que es lo que reflejan nuestros productos, ya que utilizamos los recursos y la materia prima que nos brinda el ambiente en el que vivimos y también reflejan el saber hacer propio de quienes vivimos en la estepa” (Zubizarreta y Campos Salvá, 2010: 139).

A este contexto local se agrega un contexto global, vinculado a la crisis del paradigma capitalista en America Latina, cuya expresión máxima alcanzó en nuestro país en el año 2001. En este escenario, tanto a nivel académico como político se ha incrementado la atención y estudio hacia estos circuitos económicos alternativos los cuales, en épocas de crisis, son visibilizados como recursos clave para la subsistencia (Coraggio, 2003, 2007; Hintze, 2010; Cattani, 2004; Guerra, 2008). El Mercado de la Estepa reúne, desde hace más de 10 años, prácticas productivas asociativas que busca fomentar y legitimar, con la intensión de incidir en políticas públicas interpelando los modelos de intervención elaborados e implementados tanto por decisores políticos como técnico-académicos. Sin embargo no es la única iniciativa, entre otras diversas experiencias que evidencian la relevancia de estas actividades se encuentran las ferias francas, las ferias de semillas, los mercados asociativos, los microemprendedores, las mesas de productores, los microcréditos, entre otras (ver Secretaría de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar-Nación); estas experiencias no sólo han mostrado, en sus diversas expresiones, capacidades de sustentabilidad e inclusión socioeconómica, sino que incluso han atendido aspectos que otros modos de organización económica tienen pendientes, como la solidaridad y reciprocidad, el cuidado ambiental, costos accesibles, potenciación de redes y organización comunitaria, así como el trabajo sobre problemáticas sociales diversas (violencia, desigualdad de género, racismo, xenofobia, problemas de salud, etc.). Las actividades alternativas, a pesar de su importancia, se encuentran hoy situadas en el sitio de lo folclórico antes que en lo productivo, a pesar de la dimensión de población que se encuentra afectada por las mismas. Por ello, las organizaciones que hoy se articulan en línea sur encuentran limitantes en la sistematización de sus actividades, y con ello no terminan de avanzar en el reconocimiento de sus actividades.

Dentro de las líneas propuestas, este proyecto se desarrolla en la primera línea, SOCIAL y/o SOCIO PRODUCTIVA, ya que parte del reconocimiento de emprendimientos socio-productivos, con un particular anclaje en la valoración medioambiental, dado que estas prácticas implican un reconocimiento estético-afectivo del entorno que otorgan un carácter de sustentabilidad a este escenario. Como se mencionó, la promoción al asociativismo se articula con procesos de integración comunitaria que favorecen la intervención sobre múltiples aspectos sociales, por ello esta iniciativa contiene elementos que la articulan con la línea de desarrollo CULTURAL y que redundará en la consolidación de MECANISMOS DE ASOCIACIÓN.
4.2. Identificar el o los problemas/situación/necesidad a resolver.

Los problemas sobre los que se busca avanzar en este proyecto se vinculan a lo expuesto en el punto anterior y se pueden reconocer en los siguientes ítems

  • La falta de visibilidad de los procesos económicos alternativos a la producción ovina de majadas.

  • La desestimación de las actividades vinculadas a la economía doméstica

  • La falta de acompañamiento sistemático a procesos organizativos y asociativos autogestionados.

  • La escasa articulación interinstitucional ligada a las iniciativas de economía social en la estepa.

Frente a esta evaluación, el presente proyecto busca relevar las prácticas y la dimensión de esa economía, a la luz de su articulación con un ámbito que está tornando en productiva una serie de iniciativas históricamente situadas en lo reproductivo, el Mercado de la Estepa Quimey Piuqué, vinculado con iniciativas de extensión desde el INTA, que han avanzado en los análisis relacionales pero que aún no cuentan con una sistematización en el sentido propuesto.

Por ello, frente a este listado de necesidades, se trata de favorecer el reconocimiento en un sentido vinculado a la construcción del mercado interno formado por consumidores conscientes del entramado social vinculado al productivo. En este sentido se promueve la formación de un círculo virtuoso para incrementar la actividad, a través de explicitar y fortalecer los lazos sociales y afectivos ligados a las iniciativas productivas, de modo de complejizar la noción de economía en la región. Se trata de diseñar estrategias de reconocimiento para interpelar a la propia historia económica, de modo de sortear las formas de dependencia institucionalizadas.

4.3. Justificación del proyecto.

El conocimiento y análisis de las variables que participan en la organización doméstica de la economía son aspectos de gran interés en la actualidad, a la luz de diversas iniciativas que se vienen desarrollando a nivel mundial vinculadas con modos de producción alternativos a la lógica de acumulación capitalista. Iniciativas como la del presente proyecto de extensión se apoyan en necesidades de grandes grupos poblacionales, y cuyos reclamos y debates ya han tenido respuesta (parcial aún) y otros forman parte de las agendas legislativas a niveles nacionales, provinciales y locales. En el plano internacional, se han sancionado leyes de promoción de economías alternativas en España, Ecuador, Venezuela, entre otros. A nivel nacional, existen organismos del Estado que trabajan en estas temáticas, tales como INAES (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social) dependiente del Min. de Desarrollo Social de Nación, la Subsecretaría de Agricultura Familiar (Min. de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación), el INTI, el INTA (a través de Unidades de Extensión, de programas como Pro-Huerta, Cambio Rural); a nivel legislativo fue sancionada la ley de microcréditos (año 2006), que apoya estas iniciativas a través de diversos instrumentos. A nivel regional, la provincia de Mendoza ha sancionado el proyecto de ley de “Economía Social y Solidaria” con el apoyo de la Universidad Nacional de Cuyo.
En el caso de nuestra provincia, contamos con la ley 4499 de Economía Social / Mercados Asociativos, sancionada mediante una metodología inédita, denominada “Iniciativa Popular”; actualmente existe el Proyecto de Ley 707-2011 de Economía Social que fuera presentado el 5 de octubre del corriente en la legislatura de la provincia.

Sin embargo, a pesar de ello, la economía (y sus análisis y estudios técnicos) de la región continúa focalizando la producción extensiva de ovinos a lo que se agrega la promoción de la minería a cielo abierto, con el consecuente desgaste de los escasos recursos hídricos y el incremento de la contaminación asociada a la actividad; en el valle, la actividad se centra en la producción agrícola. Frente a estas iniciativas, el objetivo general busca promover la integración social de estas prácticas, reconocerlas como parte de las prácticas que aún llenan de sentido el poblamiento de esta región y buscar, desde este ejercicio de valoración, fomentar el mercado interno. En la actualidad, y en la provincia en particular, no se cuentan con estudios que dimensionen y comparen la injerencia que tienen en la organización cotidiana de la economía los distintos modos de producción/reproducción tanto desde la esfera privada, como doméstica y estatal.

En base a las características de los proyectos de extensión, y a los fines de ejecutar un trabajo en la totalidad de sus fases se propone realizar un recorte, que fuera de ser representativo a nivel provincial, posibilitaría comenzar con el diseño del análisis en dimensiones fácticamente abordables con los actuales recursos disponibles. En tal sentido, el recorte geográfico de la población se limita al departamento de Pilcaniyeu. De dicha población, se confeccionará una muestra que permitará realizar las indagaciones propuestas en los alcances del actual proyecto. Parte importante de la muestra se conformará a partir de las/los productores que participan en el Mercado de la Estepa,
4.4. Identificación de los destinatarios.

Los destinatarios de este proyecto pueden diferenciarse en dos clases, por una parte las personas directa e indirectamente involucradas y, por el otro, las instituciones que participan como tales.

En esta línea, respecto de las personas, debemos destacar, en primer lugar a las/los artesanas/os y pequeñas/os productoras/es rurales, que comercializan los productos que elaboran a escala doméstica, o en pequeñas organizaciones, dentro del mercado regional. Dentro de este amplia región, se ha recortado a los residentes del Departamento de Pilcaniyeu, que comprende una población de 7428 habitantes (INDEC, Censo Nacional de Población, Hogares y Vivienda, 2010). Involucra a las comunidades de Dina Huapi, Pichileufu, Villa Llanquín, Ñirihuau, Comallo y su área de influencia (Cañadón Chileno, Laguna Blanca, Fita Huau, Anecón Grande, Anecón Chico, Pilquiniyeu del Limay, Pilahue), Corralito y Pilcaniyeu. Esta región se caracteriza por tener caminos de difícil transitabilidad, condiciones climáticas adversas y una población socio-económicamente marginada, lo cual influye negativamente en todos los ámbitos de la vida de las unidades domésticas, como la venta de la producción; provisión de alimentos, salud, educación, etc. (Zubizarreta, 2010:142-3).

En este espacio, quienes están llevando adelante las producciones y las ventas son mayormente mujeres (95%), “(…) condicionadas por el medio social y cultural en el que viven, en donde el aislamiento y la reclusión doméstica son una situación corriente” (Zubizarreta, 2010:160).

Diferentes organizaciones reúnen a más de 200 productoras/es de la región, muchos habitantes de los parajes más aislados, sin transporte que les permita llegar con un costo mínimo a los centros poblados, realizando enormes esfuerzos por participar con la propia producción en las actividades de comercio. Estas/os productores serán destinatarios directos del proyecto, dado que se relevará su experiencia y organización, buscando afianzar en este proceso los esquemas asociativos y organizativos existentes.

Los/as otros/as destinatarios directos son los/as alumnos/as, docentes, investigadores de la UNRN que participarán del relevamiento, interpelando sus propias matrices de saberes y el proceso formativo que están recibiendo.

A nivel de instituciones, los destinatarios directos son las organizaciones de productos y productores artesanales (Mercado de la Estepa y, Cooperativas), los entes de financiamiento social, como el banquito de la buena fe de Asoc. Surcos, el de Comallo, el de Pilcaniyeu, el Consorcio Surcos, el Consorcio Con.Pro.Bar así como los municipios de la región, que en distinta medida han adherido a la ley de economía social, pero que se erigen en los espacios de referencia política ineludibles de la región, ya que inciden sobre los propios municipios y parajes asociados. El impacto sobre estos espacios estaría dado por la visualización de la dimensión de la actividad en la región, buscando promover, desde este reconocimiento, el ejercicio futuro de iniciativas articuladas.

La UNRN será otra de las instituciones que cuenta como destinatarios directos, dada la articulación con las actividades formativas y de investigación que se planifica respecto de las iniciativas que actualmente se realizan en la sede Andina.
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Paula Núñez Profesora adjunta unrn incentivo categoría III investigadora asistente Conicet iconPaula Monge, Patricia Iñiguez de Heredia, Eugenia de Luna, Paula Tuñón y Anna Ferrús

Paula Núñez Profesora adjunta unrn incentivo categoría III investigadora asistente Conicet icon3. Partiendo de la información adjunta (que está muy simplificada), a

Paula Núñez Profesora adjunta unrn incentivo categoría III investigadora asistente Conicet iconE-mail: epescetti@mendoza-conicet gob ar

Paula Núñez Profesora adjunta unrn incentivo categoría III investigadora asistente Conicet icon[Diana C. Rosenberg et al.]. Buenos Aires : conicet, 1997

Paula Núñez Profesora adjunta unrn incentivo categoría III investigadora asistente Conicet iconDirección y coordinación: Dra. Miriam Kriger (conicet/flacso)

Paula Núñez Profesora adjunta unrn incentivo categoría III investigadora asistente Conicet iconItinerario “Viaje de Incentivo”

Paula Núñez Profesora adjunta unrn incentivo categoría III investigadora asistente Conicet iconInforme Comisión Investigadora sobre diversas

Paula Núñez Profesora adjunta unrn incentivo categoría III investigadora asistente Conicet iconPlan de incentivo a la compra de automotores

Paula Núñez Profesora adjunta unrn incentivo categoría III investigadora asistente Conicet iconResumen de viaje de incentivo en perú

Paula Núñez Profesora adjunta unrn incentivo categoría III investigadora asistente Conicet iconNúñez R. Elvira -ucv- huancayo




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com