Expone el viernes 6 de Noviembre 2009






descargar 106.88 Kb.
títuloExpone el viernes 6 de Noviembre 2009
fecha de publicación12.08.2015
tamaño106.88 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Economía > Documentos
Equipo 3 11

Expone el viernes 6 de Noviembre 2009

ROCIO ALEXIA ISLAS SIGUENZA

Pag 193


VI. LA UNAM Y EL ITAM DESPUES DE 1970
DURANTE LOS AÑOS SETENTA un vociferante movimiento estudiantil defendía la adopción del socialismo para resolver las contradicciones del proceso sumamente desigual del desarrollo económico de México. Mientras que el programa de economía de la UNAM se fue radicalizado a causa del movimiento y sus partidarios, se presto muy poca atención al ITAM, una escuela nocturna relativamente oscura de economía que calladamente se ababa reconstruyendo como bastión del pensamiento estadounidense y de la escuela de Chicago. Finalmente, el ITAM represento el futuro de la ciencia económica mexicana.

A diferencia del consenso paradigmático del periodo de la posguerra, después de los 1970 hubo una marcada divergencia entre los programas de economía de la UNAM y del ITAM, en términos de teoría, método y posibilidades de empleo. Dos factores históricos de destacan como la causa de esta divergencia, uno interno y otro, internacional. El primero fue el “fracaso” del desarrollismo mexicano analizado en el capitulo anterior, que termino con el consejo político que previamente había facilitado la convergencia de los dos programas. El segundo fue más incremental y difícil de medir, pero igualmente importante para el destino de los dos programas de economía: a saber, los cambios de la posguerra en los estándares económicos que dieron origen a una disciplina más cuantitativa, teórica y neoclásica.

Cuando los estándares internacionales cambiaron, el ITAM cambio con ello. Mientras tanto, el movimiento estudiantil impulsaba el programa de la UNAM en una trayectoria completamente opuesta. Así , mientras que el ITAM evolucionaba para convertirse en uno de los dos programas de economía mas americanizado fuera de los estados unidos , la UNAM se divorciaba cada vez mas de la normas internacionales.
LOS CAMBIOS DE LA POSGUERRA EN LA PROFESIÓN ECONÓMICA
A lo largo de su historia, la ciencia económica mexica estuvo muy influida por los modelos internacionales de experiencia económica. La misma idea de la fundación de un programa de economía en la UNAM en 1929 estuvo inspirada por los viajes al extranjero y las lecturas de los funcionarios mexicanos que trabajaban en los ministerios gubernamentales, organizaciones como la Secretaria de Hacienda y el banco centran que habían sido moldeada a imagen de sus contrapartes extranjeras prexistentes. Los graduados en economía de la UNAM rara vez citaban teorías nativas en sus tesis, sino que extraían mas bien sus ideas de Marx, Keynes, Smith y de muchos otros autores extranjeros. En pocas palabras, en el nivel más general, la economía mexicana ilustra la teoría cultural universal, que postila que los Estados-nación constituyen un campo organizacional que comparte una cultura común, lo que los lleva a imitarse unos a otros y volverse mas parecidos con el tiempo.

Por otra parte, la historia de la ciencia económica mexicana también muestra que no existía un modelo de ciencia monolítica y totalmente determinante hacia el cual pudiera convergir la profesión. En cambio, existía una variedad de interpretaciones posibles de modelos internacionales de experiencia económica, y las diferentes clientelas mexicanas estaban propensas a apoyar diferentes modelos de profesiones. En los años treinta, el Estado mexicano estaba dispuesto a fomentar una profesión con matices populistas e incluso socialistas; el sector privado mexicano enfáticamente no estaba dispuesto a apoyar una profesión así, y participo en la fundación del programa de economía del ITAM para que compitiera con el de la UNAM.

La diversidad de “interpretaciones” de la ciencia económica en México durante estas primeras décadas se facilito sin duda por el nivel heterogéneo de la profesión en esa época: durante las primeras décadas del programa de la UNAM, la ciencia económica era una disciplina más plural de lo que es hoy, sin una ortodoxia única claramente definida. Tampoco la ciencia económica estaba dominada por las ideas que emanaban de una sola nación:

Varias escuelas de pensamiento florecieron en distintas naciones, tales como la escuela de Estocolmo, en Suecia, y la escuela de Oslo, en Noruega (Sandelin y veiderpass, 1996). Los economistas mexicanos y los funcionarios públicos fueron consientes de que la ciencia económica de la UNAM era muy distinta en los años treinta a la disciplina que se enseñaba en la universidades prestigiosas de Inglaterra o Estados Unidos. Sin embargo, aun en Estados Unidos, la ciencia económica en los años treinta era una disciplina relativamente ecuménica en la que coexistían varios métodos y modelos (Yonay, 1998; Blackhouse, 1998). En Estados Unidos, la escuela institucionalista fue la rival más visible de la ciencia económica neoclásica. Los institucionalistas destacaban la investigación empírica aplicada y la naturaleza variable de las instituciones económicas (Yonay, 1998, p.52).

En resumen, durante los años treinta, las normas internacionales en las que se inspiraba la UNAM constituían un paquete mixto. Sin embargo en transcurso de los años de la posguerra, este panorama plural empezó a cambiar y la disciplina económica convergió hacia un modelo mas uniforme en por los menos dos aspectos. El primero fue el surgimiento de un solo país-Estados Unidos-como líder mundial en el campo de la economía (Coats, ed. ,1996). Aunque no se habían borrado por completo las diferencias nacionales, la ciencia económica como se enseñaba en Estados Unidos vino a “constituir la norma” para la disciplina en muchos países. Esta americanización de la ciencias económica en posguerra se analizara extensamente en el capitulo Vlll.

La segunda manera en que los modelos internacionales de experiencia económica se volvieron más uniformes fue que al interior de la disciplina-localizado cada vez mas en las universidades de elite de los Estados Unidos- existía una convergencia hacia un conjunto de tópicos y técnicas. Varios estudios recientes proporcionan pruebas convincentes de que la gran transición en

En realidad, dos economistas formados en el extranjero que estudiaron en la Swarthmore y en la London School of economics recuerdan la Escuela de economía de la UNAM como un lugar algo desagradable para dar clases (entrevistas con Sáenz, 6 de octubre de 1995; con Urquidi, 19 de septiembre de 1995).

La ciencia económica estadounidense alrededor de mediados del siglo XX no fue—como comúnmente se cree—la aparición del keynesianismo. Más importante, en cambio fue el paso de una disciplina plural, en la que se consideraba intelectualmente valido que existieran varias escuelas y métodos rivales, a una ortodoxia mas uniforme de teoría y método (Yonay, 1998; Morgan y Rutherford, eds., 1998; Backhouse, 1998, Goodwin, 1998).Basada en los modelos formalizados de análisis marginales y en las suposiciones de maximización de la utilidad racional, la versión de ciencia económica, a la que llama “economía matemática” , que era mucho mas técnica y cuantificada que la “anticuada economía neoclásica” (pp.184-185).

Durante el periodo de la posguerra, la ciencia económica estadounidense se volvió mas matemática tanto en términos de modelos teóricos formales como en la aplicación empírica practica. En el nivel teórico formales que hoy se ha convertido en norma en las clases introductorias de microeconomía. En el nivel empírico había un incremento en el uso de la econometría o análisis estadístico de datos económicos, que hacia uso de medidas sumarias relativamente sofisticadas, tales como desviaciones estándar y coeficientes de regresión. Estas medidas no eran nuevas en si, pero las fuentes siempre crecientes de datos, así como los medios computacionales que hacían mucho más conveniente el análisis de este tipo de datos, fueron ampliando su aplicación.

Backhouse (1998), que estudio una muestra de artículos publicados en American Economics Review, Journal of Political Economy y Quarterly Journal of Economics desde 1920 hasta 1960, identifica y mide las características definitorias de la transformación de la ciencia económica estadounidense en la posguerra. Primero, estos datos documentan la disminución progresiva en el porcentaje de artículos empíricos no teóricos, de mas de 50% a menos de 30% Al mismo tiempo, había un incremento en la cantidad de artículos que eran teóricos, o bien empleaban teoría económica formal, de aproximadamente de 15 a alrededor de 45%. Los artículos que utilizaban algún tipo de matemáticas, excluyendo técnicas estadísticas, aumentó de 0% en 1920 a 40% en 1960. Además del uso de modelos matemáticos formales, el análisis econométrico de los datos se convirtió en una característica común de los artículos de la ciencia económica estadounidense; asimismo, gradualmente sustituyeron los cuadros de datos descriptivos que habían prevalecido en el periodo anterior. El análisis de regresión empezó a utilizarse extensamente como una herramienta para la investigación empírica en los años cincuenta (Backhouse, 1998, p. 105).

¿Porque los departamentos de economía estadounidenses de la posguerra resultaron un terreno fértil para el surgimiento de la economía cuantitativa neoclásica? Goowin (1998) señala que las universidades, el gobierno y el sector privado desempeñaron un papel en el fomento de una nueva economía neoclásica matemática en los Estados Unidos. Uno de los efectos del macartismo en las universidades, el gobierno y el sector privado desempeñaron un papel en el fomento de una nueva economía neoclásica matemática en los Estados Unidos. Uno de los efectos del macartismo en las universidades estadounidenses fue que los economistas buscaron refugio en una ciencia económica sumamente cuantificada en una época en que incluso los keynesianos eran considerados sospechosos por la clase gobernante derechista estadounidense. El gobierno también desempeño un papel progresivo en la tecnificación de la ciencia económica estadounidense, no solo a través del empleo bien conocido de economistas para trabajar bajo gobiernos keyenesianos, sino también a través de su política de contratar economistas académicos durante la Segunda Guerra Mundial. Finalmente, el sector privado, junto con las organizaciones que lo apoyaban—como la Ford Foundation y la Cowles Commission--, ayudo a promover una disciplina más técnica, que seria mayor utilidad para las empresas que las variantes anteriores. Las empresas estadounidenses también apoyaron a economistas cuyas ideas eran afines a las del sistema de libre empresa, como el núcleo del grupo que se convertiría en la Escuela de Chicago (Goodwin, 1998, p.70).

Otro factor importante en la cuantificación de la ciencia económica estadounidense en la posguerra fue indudablemente la creciente disponibilidad de computadoras como herramientas para el análisis econométrico. Las computadoras permitieron a los usuarios realizar cálculos más complejos con conjuntos más grandes de datos, sin tener que pasar horas prohibitivamente largas haciendo cálculos con papel y lápiz. Los economistas que trabajaban en las universidades estadounidenses tenían más posibilidades de tener acceso a estas computadoras—grandes, lentas y extremadamente caras—que los economistas que trabajan en universidades europeas, por que hacia finales de los años cincuenta Estados Unidos se había convertido en el líder mundial en tecnología de computo(Ceruzzi, 1998, p. 11).Esta supremacía estadounidense en computación estaba fuertemente relacionada con el gasto militar de la Guerra Fría, que proporciono los recursos para la extensa investigación inicial que seria usada mas tarde para aplicaciones no militares. Por consiguiente, como resultado indirecto de la Guerra Fría, los economistas estadounidenses tenían una “ventaja comparativa” tecnológica en la investigación econométrica.

En resumen, durante el periodo de la posguerra, la ciencia económica estadounidense se volvió más matemática, más teórica y más neoclásica. Al mismo tiempo. La practica estadounidense, “estableció la norma” para la ciencia económica en otros países. Para algunos programas mexicanos de economía fue más fácil adecuarse a estas nuevas normas internacionales, y emular programas que requerían pesadas dosis de capacitación matemática y cuerpos estudiantiles relativamente apolíticos. Las siguientes secciones muestran como les fue a la UNAM y al ITAM en este nuevo ambiente.
PROGRAMAS DE ESTUDOS DIVERGENTES EN LA UNAM Y EN EL ITAM
En el capitulo V vimos como se rompió en los años sesenta el relativo consenso social y político del periodo de la posguerra, creando un ambiente que propicio nuevas tendencias en la UNAM y en el ITAM. Mientras que la carrera de economía de la UNAM fue tomada y transformada por el movimiento estudiantil cada vez mas radical, el programa del ITAM fue revivido y reformulado por varios a banqueros centrales clave. Así, el “colapso” del desarrollismo a finales de los años sesenta y setenta revivió la escisión histórica entre los programas de economía de la UNAM y del ITAM, creando dos practicas disciplinarias separadas que hablaban diferentes lenguajes.
LA UNAM
Como parte del programa de pacificación política de Echeverría, se amplio el financiamiento a las universidades publicas y las demandas de cambios curriculares hechas por el movimiento estudiantil fueron aceptadas en muchos departamentos de las universidades publicas, incluida la Escuela de Economía de la UNAM, que se convirtió en Facultad de Economía con la adición de un programa de posgrado en 1976.La radicalización de la ciencia económica de la UNAM en los años setenta fue simplemente el ejemplo mejor conocido de procesos similares que ocurrieron en los programas de economía de otras universidades publicas, señaladamente el instituto Politécnico Nacional en la ciudad de México y algunas universidades publicas de provincia.

Como resultado de historias similares de radicalización y reforma, el profesorado y los estudiantes de los programas de estas universidades publicas mantuvieron puntos de vista congruentes en una variedad de asuntos. Participantes de diversos programas públicos asistían a reuniones periódicas en las que se afirmaba la similitud fundamental de sus puntos de vista. Por ejemplo, en el Encuentro Nacional de Escuelas de Economía y Centros de Investigación de 1976, los participantes acordaron que el centro de la enseñanza en ciencia económica debe “en general estar determinado por la estructura lógica de la teoría expresada en El capital de Carlos Marx”; en la reunión participaron representantes de trece universidades distintas, entre ellas la UNAM, el instituto Politécnico Nacional, la Universidad Autónoma de Sinaloa, la Universidad Autónoma de Zacatecas y la Universidad Autónoma de Puebla(“Encuentro…”, 1976pp. 1-2). Notoria fue la ausencia en este encuentro de los representantes no solo del ITAM, sino también de otras importantes escuelas de economía privadas, como la del Tecnológico de Monterrey, la Universidad Iberoamericana y la Universidad Anáhuac; también estuvieron ausentes los representantes de la Universidad Autónoma De Nuevo León, analizada en el capitulo lv.

La radicalización de la ciencia económica de la UNAM fue una tendencia que no se revertirá hasta 1993, cuando se realizo un nuevo intento de hacer el programa más práctico y técnico. Cual fue el resultado ultimo de la radicalización de la carrera de la UNAM para los estudiantes y graduados? Llevo un curriculum saturado de marxismo y teoría de la dependencia a la creación de una generación de economistas revolucionarios?

Con base en la muestra de cincuenta tesis de licenciatura en economía de la UNAM de 1976 y otras cincuenta tesis de 1994—véase cuadrado 6.1, así como los cuadros completos de resultado en el Apéndice a--, parece que la radicalización tuvo un efecto relativamente débil. Aun cuando un grupo nuclear de estudiantes adopto ideas radicales en sus tesis, la mayoría se adhirió a la tradición seguida a lo largo de los años de seleccionar un aspecto o problema concreto de la ciencia económica mexicana y compilar copiosas estadísticas sobre este. Sin embargo, las tesis de la UNAM de 1976 difieren en por lo menos un aspecto importante de las sus contrapartes de los años cincuenta, a saber era menos probable que contuvieran diagnósticos desarrollistas de problemas económicos implícitos, como los defectos inherentes del capitalismo, y también era menos probable que prescribieran la intervención del gobierno como solución para estos problemas.

En otras palabras, el efecto mas visible de los cambios dentro del programa de economía de la UNAM después de 1968—al menos en las tesis de licenciatura—fue la disminución del desarrollismo y no el aumento del radicalismo per se. En 1958, los ideales revolucionarios de la UNAM y las tendencias marxistas habían sido perceptibles, pero el enfoque de las tesis había sido estatista y keynesiano, mas que revolucionario y marxista: 1958, solo 6.25% de las tesis utilizaban el marxismo como marco teórico central. En cambio, en las tesis de 1976, 4% expresaba aprobación por el socialismo y el 2% desaprobación. En 1958, el socialismo ni siquiera se había mencionado como alternativa posible. Otra muestra del aumento del radicalismo en las tesis de la UNAM de 1976 es que incluyen una retórica antiimperialista, lo que ocurrió en 12% de la tesis de 1976, en comparación con 6.25% de las tesis de los años cincuenta.

Este número relativamente pequeño muestra, sin embargo, que los agitadores revolucionarios eran minoría. Esto tiene sentido si suponemos que los radicales era sobrepasados por mucho en numero por los estudiantes que se interesaban mas en la movilidad social que en el cambio socialista. La enorme, expansión de la UNAM en los años sesenta setenta puede haber ayudado a alimentar el movimiento estudiantil véase en el capitulo V --, pero también trajo cohortes de estudiantes que eran los primeros en su familia en recibir una educación universitaria y para quienes estudiar en la universidad era las siguientes secciones, al mismo tiempo que se expandía el programa de economía de la UNAM, su eficacia como mía hacia un trabajo en el gobierno y a la movilidad social había disminuido.
Autores más citados, UNAM 1976 y 1994

UNAM 1976, n= 50

(Tesis con citas teóricas=76%)

N %

Karl Marx 5 10.0

Paul Baran 4 8.0

Raymond Barre 4 8.0

Friedrich Engels 3 6.0

Oswaldo Sunkel 3 6.0

UNAM 1994, n = 50

(Tesis con citas teóricas= 58%)

Karl Marx 9 18.0

J.M. Keynes 5 10.0

Adam Smith 4 8.0

Rene Villarreal 4 8.0

F. Fajnzlyber 3 6.0

Milton Friedman 3 6.0

A.Guillen Romo 3 6.0

David Ricardo 3 6.0

M.A. Rivera Ríos 3 6.0

Pág. 201
Faltan las paginas 202 a 209
Pág. 210
La nueva ciencia económica matemática: UNAM VS. ITAM

Si miramos retrospectivamente la historia del programa de economía del ITAM, el cambio más sorprendente en el tiempo fue el impresionante incremento en el nivel de complejidad metodológica entre finales de los años cincuenta y 1994. los cuadros 6.6 y 6.7 muestran que, mientras que en 1956-1960 no hubo ninguna tesis de economía del ITAM que utilizara métodos econométricos –en oposición al simple uso de la estadística descriptiva,3 y solamente una tesis utilizaban métodos estadísticos analíticos y casi tres cuartas partes modelos matemáticos; en 1995, estos números habían aumentado todavía más. Por consiguiente, el programa de economía representaba finalmente los cambios en las normas profesionales internacionales hacia un enfoque más cuantitativo y teórico; el ITAM se mantuvo en el “filo” de la ciencia económica tal como se estaba practicando en Estados Unidos.


Cuadro V1.6

Tesis del ITAM que utilizan estadísticas, 1956-1960, 1974-1978 y 1994




1956-1960

1974-1978

1994

N

(%)

N

(%)

N

(%)

Solo estadística descriptiva

13

(81.2)

18

(49.9)

13

(35.1)

Descriptiva y econometría o solo
econometría



0


(0)


23


(53.5)


22


(59.5)

Sin estadística

3

(18.8)

2

(4.6)

2

(5.4)

Total

16

(100)

43

(100)

37

(100)

X2 = 18.1, <0.005.


3 La distribución entre estadística descriptiva y métodos econométricos puede resultar ambigua; por ejemplo, el cálculo de una medida es directo y no requiere ningún análisis estadístico mas allá de sumar una columna de cifras y dividirla entre “N”. Para evitar incluir esos cálculos como “métodos econométricos”, considero que una tesis contiene métodos econométricos si utiliza medidas sumarias de dispersión, bivariables se consideran “econométricas”, pero las medianas, no.
Cuadro V1.7

Tesis del ITAM que utilizan modelos matemáticos formales,

1956-1960, 1974-1978 y 1994




1956-1960

1974-1978

1994

N

(%)

N

(%)

N

(%)

Usa modelos matemáticos formales

1

(6.2)

32

(74.4)

35

(94.6)

No usa modelos matemáticos formales


15


(93.8)


11


(25.6)


2


(5.4)

Total

16

(100)

43

(100)

37

(100)

X2 = 42.7, <0.005.

El aumento en la complejidad matemática del programa impartido en el ITAM a lo largo del tiempo, borró cualquier semejanza que hubiera tenido alguna vez con el de la UNAM. La ciencia económica en la universidad se había iniciado como una profesión al servicio de un Estado-nación, una de cuyas principales tareas había sido la de empezar a recopilar datos cuantitativos para que se utilizaran en la aplicación de nuevas técnicas, tales como el cálculo del ingreso nacional. La compilación y presentación de estadísticas descriptivas había sido siempre una parte central del ritual de escribir una tesis de economía en la UNAM. En los años treinta, esta práctica estuvo de acuerdo con la corriente principal de la ciencia económica en los Estados Unidos. Backhouse (1998) encontró que el formato típico de una revista estadounidense de economía en los años veinte y treinta era la cobertura de un tema aplicado, como la aplicación de las tarifas de ferrocarril durante cierto periodo, y la presentación de copiosas estadísticas descriptivas sobre ese tema.

Esta presentación relativamente teórica de estadísticas descriptivas era una de las pocas características de las tesis de a UNAM que permaneció constante en el tiempo. El cuado 6.8 muestra que durante el cardenismo populista de los años treinta, el tranquilo keynesianismo de los años cincuenta, o el radicalismo estudiantil de los años setenta, las estadísticas descriptivas siguieron siendo una característica repetitiva de las tesis de economía de la UNAM.

Con el tiempo, la presentación de esas estadísticas podía encontrarse con seguridad en aproximadamente 85% de las tesis. La econometría, por el contrario, estuvo notablemente ausente a lo largo de la historia de la UNAM: incluso a finales de 1994, solo 8% de las tesis utilizaron métodos econométricos. Por consiguiente, el programa de economía de la UNAM se mantuvo inmóvil cuando las normas internacionales se movieron en una nueva dirección. Como vimos al principio de este capítulo, la ciencia económica estadounidense experimentó una revolución teórica y metodológica durante el periodo de la posguerra, lo que cambiaría el rostro de la disciplina. A mediados de los años setenta, el ITAM se había colocado en el filo de estas tendencias; la UNAM, por el contrario, se fue rezagando cada vez más. La falta de cambio en los métodos utilizados en la UNAM a lo largo del tiempo se ejemplifica en los resultados insignificantes de los cuadros 6.8 y 6.9.
Cuadro V1.8

Tesis de la UNAM que utilizan estadísticas, 1934-1945, 1958,1976, 1994




1934-1945

1958

1976

1994

N

(%)

N

(%)

N

(%)

N

(%)

Solo estadística descriptiva

63

(84)

14

(87.5)

42

(84)

43

(86)

Descriptiva y econometría o solo econometría


0


(0)


0


(0)


2


(4)


(4)


(8)

Sin estadística

12

(16)

2

(12.5)

6

(12)

3

(6)

Total

75

(100)

16

(100)

50

(100)

50

(100)

X2 = 9.2, <0.05
La creciente disparidad entre el programa de economía de la UNAM y las tendencias y técnicas internacionales fue observada antes por varios economistas mexicanos, en particular por quienes tenían fuertes lazos con el sector público. En 1968, hubo una propuesta, apoyada por el economista formado en Stanford, David Ibarra –un tecnócrata que más tarde se convertiría en ministro de Hacienda--, para inaugurar en la UNAM un programa de economía más actualizado técnica y teocráticamente. Sin embargo, la propuesta sugirió precisamente en el momento en que el movimiento estudiantil empezaba a expresar sus críticas a los órdenes político, económico y social de México, y se inclinaba, cada vez más, por el análisis marxista.

Cuadro V1.9

Tesis de la UNAM que utilizan modelos matemáticos formales,

1934-1945, 1958,1976, 1994




1934-1945

1958

1976

1994

N

(%)

N

(%)

N

(%)

N

(%)

Usa modelos matemáticos formales


7


(9.3)


2


(12.5)


5


(10)


10


(20)

No usa modelos matemáticos formales


68


(90.7)


14


(87.5)


45


(90)


40


(80)

Total

75

(100)

16

(100)

50

(100)

50

(100)

X2 = 5.8, <0.1
El movimiento estudiantil y sus partidarios dentro de la Escuela de Economía criticaron la propuesta de Ibarra como reaccionaria (entrevistas con Ramírez, 15 de octubre de 1996 y con Ibarra, 5 de noviembre de 1995). La propuesta de Ibarra fue derrotada y, en su lugar, se puso en marcha la primera ronda de reformas radicalizantes del programa de estudios de economía.

En realidad, las ideas de que la ciencia económica de la UNAM podía haber sido reformada de acuerdo con las tendencias internacionales parecen inconcebibles. Como vimos en el capitulo V, el movimiento estudiantil se oponía explícitamente a la economía como una disciplina técnica orientada hacia la capacitación de funcionarios de gobierno; después de todo, el gobierno era responsable de la masacre de Tlatelolco, la represión del movimiento obrero e innumerables otras instancias de injusticia social y política.4 Aún más importante, el movimiento tenía una fuerte inclinación antiimperialista y habría estado totalmente en contra de adoptar una agenda teórica de los Estados Unidos.

4 Además, como ha observado Mabry (1982), organizaciones estudiantiles poderosas habían bloqueado los intentos para elevar las normas académicas dentro de la UNAM en varios momentos de la historia mexicana e independientemente de las predilecciones políticas.
El cuerpo estudiantil altamente politizado y socialmente consiente que se oponía a la tecnificación del programa de economía en la UNAM no tenia contraparte en el ITAM. Esta última era una escuela privada cara a la que asistían desproporcionadamente estudiantes de grupos de más altos ingresos de México; la conciencia de clase de los estudiantes del ITAM no los predisponía hacia ideas radicales. Si hubo algún estudiante que se opusiera al creciente rigor matemático del programa en los años sesenta y setenta, no encontré registro de ello. Y aún más imperante fue que el ITAM no compartía con la UNAM la responsabilidad de ser la Universidad Nacional de México –una institución de educación superior así era, inevitablemente, el foco de luchas políticas sobre el destino de la nación. Los datos señalan que el gobierno de Echeverría pudo incluso haber utilizado deliberadamente a la UNAM como válvula de escape para el descontento político; permitir que los estudiantes se hicieran cargo de programas como el de la Escuela de Economía era una alternativa menos costosa que tenerlos en las calles u organizando movimientos guerrilleros en el campo. En cambio, los estudiantes políticamente molestos del ITAM tranquilamente podían ser expulsados.

El clima político de la UNAM era la razón más importante de su fracaso para ponerse en línea con las tendencias metodológicas internacionales. No obstante, otro factor probable fue la falta de recursos. La buena capacitación estadística se obtiene a un precio relativamente alto, por que los profesores potenciales con competencia estadística suelen tener otras posibilidades de empleo. Como escuela financiada por costosas colegiaturas privadas, el ITAM podía permitirse pagar los salarios necesarios para atraer profesores competentes de metodología cuantitativa. En la UNAM, las colegiaturas eran tan reducidas que su valor era meramente simbólico. La universidad dependía por completo del financiamiento del gobierno federal, financiamiento sujeto a los caprichos de la política y de la situación financiera del gobierno. Incluso en las mejores épocas, los salarios de los profesores de tiempo completo de economía apenas alcanzaban para mantener a una familia de clase media. Durante las peores épocas, eran una miseria, y las peores épocas se volvieron más o menos el estado de cosas permanentemente a partir de las crisis de la deuda de los años ochenta, cuando la inflación devaluó los salarios de los profesores a una fracción mínima con respecto a s valor anterior. Además, como uno de los programas más radicalizaos del campus, la Facultad de Economía 5 no fue favorecida por los gobiernos presidenciales neoliberales que supervisaron el presupuesto de la UNAM de 1982 en adelante, a pesar de que el Presidente Salinas era un graduado de economía de la UNAM.
En resumen, el declive del desarrollismo mexicano ocurrió no solo en el nivel abstracto de las ideas, sino también en el nivel tangible de la transformación institucional, tanto en la pública UNAM como en el privado ITAM. Hacia finales de los años setenta parecía que el desarrollismo estaba siendo remplazado por los dos extremos ideológicamente polarizados: el marxismo de la UNAM y la escuela monetarista de Chicago en el ITAM. Sin embargo, un examen más minucioso de las tesis de licenciatura de ambos programas a finales de los años setenta y mediados de los noventa, revela que sus respectivas transformaciones institucionales fueron mucho más sutiles. El marxismo y la teoría de la dependencia nunca desempeñaron el mismo papel definitorio en la formación del pensamiento de los estudiantes de la UNAM como lo hizo el desarrollismo con las generaciones anteriores. Al mismo tiempo, el enfoque de la escuela de Chicago del ITAM fue finalmente diluido por otras perspectivas estadounidenses. No obstante, estas evoluciones institucionales tendrían grandes repercusiones en las perspectivas profesionales de los graduados de economía tanto de la UNAM como del ITAM.
Pág. 215

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Expone el viernes 6 de Noviembre 2009 iconD. O. Viernes 28 de noviembre de 2008 Presupuesto de Egresos de la...

Expone el viernes 6 de Noviembre 2009 iconJueves 21 y viernes 22 de noviembre

Expone el viernes 6 de Noviembre 2009 iconPrograma Viernes 5 de noviembre de 2010

Expone el viernes 6 de Noviembre 2009 iconNota de Presa Viernes 02 de Noviembre 2012

Expone el viernes 6 de Noviembre 2009 iconJueves 22, viernes 23 y SÁbado 24 de noviembre 2012

Expone el viernes 6 de Noviembre 2009 iconViernes, 8 de mayo de 2009

Expone el viernes 6 de Noviembre 2009 iconDof viernes 27 de febrero de 2009 Acuerdo de estimulo fiscal en investigación...

Expone el viernes 6 de Noviembre 2009 iconActo presentación jueves 12 de noviembre de 2009 19 hs

Expone el viernes 6 de Noviembre 2009 iconResumen fin de semana 28 y 29 de noviembre de 2009

Expone el viernes 6 de Noviembre 2009 iconReporte Mensual de Actividades – Octubre –Noviembre, Diciembre 2009




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com