La economia social como enfoque metodologico, como objeto de estudio y como disciplina cientifica






descargar 29.66 Kb.
títuloLa economia social como enfoque metodologico, como objeto de estudio y como disciplina cientifica
fecha de publicación04.08.2015
tamaño29.66 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Economía > Documentos
ecRAFAEL CHAVES
LA ECONOMIA SOCIAL COMO ENFOQUE METODOLOGICO, COMO OBJETO DE ESTUDIO Y COMO DISCIPLINA CIENTIFICA
La economía social como otra forma de hacer economía, tiene presencia en tres planos cognitivos posibles:

  • Como realidad social (el campo de la economía social), porque designa un campo de realidad diferente a la economía dominante, capitalista.

  • Como disciplina científica, que estudia la economía social, porque posee un objeto de estudio que difiere del hegemónico de la ciencia económica (tanto público como capitalista).

  • Como un enfoque metodológico de las ciencias sociales, de la economía social, porque siempre se planteo como alternativa.


Es necesario realizar una retrospectiva para ubicar a la economía social. Porque no siempre tuvo el mismo sentido su conceptualización. Ya desde el siglo XIX se plantea un duro debate epistemológico al interior del campo económico, en relación a las nuevas formas que aparecían, como las mutuales, asociaciones, etc. Frente al mainstream económico de ese entonces, se alzan las corrientes que fueron consideradas de economía social, pero coincidían solamente en lo metodológico y epistemológico. La acusación que le hacían a la ciencia dominante, era la de realizar una abstracción de la dimensión social en su proceso intelectual. Con lo cual se desvinculaban de los problemas sociales reales y sus eventuales soluciones. Entonces, los trabajos de economía social, introducen partes relativas a la identificación, análisis y alternativa a los problemas sociales de la época.

De la Sagra (1840, uno de los exponentes de este movimiento):”La economía social debe comenzar sus investigaciones por descubrir las causas del atraso y del malestar de los pueblos, y debe (luego) buscar remedios y dar las reglas para saberlos aplicar oportunamente”.

Comienza también un acercamiento diferente al que se venia planteando en relación al comportamiento económico (exponentes como Le Play y Gide), donde se resignifica el concepto de economía social y a la vez también su método. El acercamiento se da hacia las instituciones que no eran de la esfera pública ni privada, y a su vez, como alejamiento del marxismo y su movimiento obrero afín.

Nuevamente el cambio de objeto de estudio, ahora se enfoca en aquellas actividades y actores cuyo comportamiento económico, no se condice con las reglas de la lógica dominante. Este nuevo posicionamiento, como campo problemático, es donde se afianzara científicamente y preponderantemente el termino economía social.

La línea intelectual de la economía social, fue rescatada por Keynes (acá me pa que se fumo algo), e incluso lo retoma Walras.

Hasta fechas recientes, el sentido intelectual dominante de la economía social, fue lo que se denomina, proceso real, el campo de las actividades formadas por aquellas relaciones de carácter voluntario y contractual que los hombres urden entre si, con el fin de asegurarse una vida mas fácil (Gide). Por ende como campo analítico se toma como forma institucionalizada de la economía social, al movimiento cooperativo. Que hoy por hoy, para Chaves, constituye la columna vertebral del sector de la economía social como sector institucional. Incluso plantea, que el concepto de economía social, va languideciendo a favor de uno mas preciso: Sector Cooperativo (¡?!?!?!).

Con la crisis de los ’70 re-emerge la economía social a partir del asociativismo y lazos de solidaridad. Tomando toda forma asociativa (mutuales, cooperativas, etc.) e incluso extendiéndose a todas aquellas formas que en su funcionamiento cuestionan y contestan al desarrollo de la lógica capitalista.

Se amplia nuevamente el objeto de estudio, ahora incluyendo a nuevas formas institucionales como las ONGs, lo que contribuye a incrementar el grado de heterogeneidad del campo de la economía social.

Finalmente hoy todas las organizaciones de la sociedad civil, incluyendo todo tipo de variantes, son consideradas dentro del campo de la economía social. En su practica, desarrollan una actividad económica productora de bienes y/o servicios cuya lógica de funcionamiento organizativa, a escala microeconómica, choca con el modo capitalista y el modo publico. A pesar de la acusada heterogeneidad interna, se justifican concibiéndolas como tercer sector institucional, junto al sector público y capitalista, en las modernas economías mixtas de mercado.

A partir de esto, como primera inferencia metodológica, aparecen dos elementos fundamentales en relación a la economía social como realidad social:

  • Constituye una realidad definida desde la perspectiva institucional organizada. La delimitación del campo debería realizarse tomando en cuenta esta dimensión. Ya que por ejemplo, la construcción teórica sobre las cooperativas de trabajo asociado, difiere de las que se puede hacer sobre las fundaciones y otras organizaciones non-profit.

  • Esta realidad, institucionalmente definida constituye una vía de acción y expresión de la sociedad, a lo cual subyacen dos implicaciones:

  • A nivel metodológico, porque la economía social conforma una realidad inmersa dentro de un sistema socioeconómico, con lo cual debe ser aprehendida desde un enfoque holístico, para así también incluir el sistema cultural, marco jurídico, valores, etc. en los cuales está inmersa la economía social.

El problema es que siempre el acercamiento metodológico se realiza desde el individualismo metodológico, y en realidad es necesario un enfoque sistémico. El acercamiento desde lo individualista, no es suficiente para dilucidar el carácter ‘social’ de los agentes que se consideran.

  • Como las entidades de economía social están ligadas a la satisfacción de necesidades sociales y calidad de vida de la población, y principalmente a la resolución de problemas sociales latentes. Al tener una forma organizativa diferente a la capitalista y a la pública, está obligada a tener en cuenta dos perspectivas: la de los problemas sociales sustantivos y la del análisis organizacional e institucional comparado, en relación a los problemas y su resolución. ¿Qué es lo que separa y que es lo que une a las diferentes entidades de la economía social?

¿Se puede entonces delimitar el sector de la economía social? Es necesario que la edificación de una economía política de la economía social sea desde la realidad en toda su complejidad y por establecer las leyes del funcionamiento y movimiento de la economía social.

Si bien desde lo endógeno se puede lograr identificar la lógica de funcionamiento de las entidades de la economía social, la contrastación empírica debe confirmar o refutar en este contexto, teorías enfrentadas que proliferan en esta disciplina (un poco tiene que ver con esa interpelación en clave cultural que hicimos en antropología, o sea, ¿realmente son agentes que se manejan horizontalmente, con formas democráticas, etc.? ¿son fuentes de empleo más estables y creativos? Etc., etc., etc.). Hay que tener en cuenta en que condiciones se plantean estas teorías, para ver si se cumplen.

A su vez la perspectiva holística, debe poder mostrar la funcionalidad de la economía social en el conjunto del sistema económico. Explicando la presencia de la economía social en determinados ámbitos, y no en otros.

Para la explicación holística es necesario considerar los problemas sustantivos sociales, y la diferencia entre eficiencia y eficacia en la resolución de los mismos en relación a las iniciativas públicas y capitalistas; a la vez que no hay que olvidar la perspectiva histórica, ya que la economía social no esta aislada y es parte de un contexto y sus contradicciones son parte de un proceso. Así, la ‘nueva ola’ de entidades de la economía social, que plantea el autor, debe ser situada en este contexto, en realidades sociales, institucionales e históricamente determinadas.

Teorías explicativas para esto la brindan los marxistas (Vienny), donde plantean que el surgimiento de organizaciones mutualistas de economía social se explica desde dos líneas:

  1. como una resistencia de ciertos actores sociales a la producción capitalista.

  2. como adaptación funcional de estos actores a las reglas del sistema dominante.

La otra teoría explicativa viene de la mano del enfoque de las Nonprofit Organizations (Sajardo), y que tiene un abarcamiento desde las teorías de fallos de ejecución en la satisfacción de demandas sociales.

A su vez, es necesaria la incorporación de una dinámica en el análisis. Un ‘ida y vuelta’ entre la realidad social y la teoría. Ya que esta realidad evoluciona y a su vez, cambian las creencias y los espacios de aparición y extensión de la economía social, que se alteran. Se va modificando la forma de aparición de los emprendimientos de economía social, incluso ahora existen holdings cooperativos.

Hay que tener en cuenta la peligrosidad de asumir que existe un isomorfismo organizacional, por eso la necesidad de una perspectiva compleja, holística e interdisciplinaria.
Como enfoque metodológico la economía social se encuentra vinculada a la dimensión moral. Debe haber existir una importancia conferida a los juicios de valor que se incorporan al proceso intelectual.

La corriente principal de la economía en su análisis de la economía social, aposto desde un principio a una postura epistemológica de neutralidad valorativa o a-moralidad. Lo que se plantea desde aquí es una división positivo-normativa. Esta postura ha sido puesta en tela de juicio por los economistas críticos, ligados a la corriente principal de la economía. Las criticas que se le formularon:

  • la primer critica apunta a que una postura de neutralidad valorativa en si mismo, es una manifestación de juicio de valor. No es realmente una opción neutral, sino más bien una opción por no hacer nada. La critica realizada a la corriente principal de la economía debe ser doble:

  • por no ser capaz de reconocer que la postura a-critica es un pronunciamiento normativo en si.

  • porque esta posición de neutralidad valorativa es muy pobre para hacer frente a los problemas sociales reales.

  • la segunda critica, apunta al doble discurso epistemológico del paradigma de la economía neoclásica, que por un lado plantea la neutralidad valorativa, pero por otro se halla guiada por todo un sistema de valores.

  • la tercera crítica apunta a la concepción de competencia perfecta. El elemento neurálgico de las construcciones intelectuales del paradigma neoclásico, la economía de mercado (capitalista), de competencia perfecta, no se sostiene en la realidad con las premisas de este mismo paradigma, sino que justamente exige un marco institucional y valorativo. Incluso para que funcione el mercado de competencia perfecta, es necesaria la confianza entre los agentes, con lo cual, el análisis económico no puede hacer abstracción de la dimensión valorativa y que todo el proceso intelectual se halla guiado e impregnado de valoraciones (esta es la conclusión crucial).

Quien tuvo un gran aporte a la cuestión, fue Myrdal, que va a separar los conceptos de objetividad y neutralidad en las ciencias sociales. Así rechaza la necesidad de juicio de valor, base de la concepción “neutralista”, como criterio de objetividad.

Otro que realiza un aporte es Hutchison, que diferencia entre juicios de valor o enunciados éticos (básicos) y prescriptivos (no básicos). Con estos últimos, el análisis puede ser objeto de contrastación (se garantiza el ‘juego científico’), base de la objetividad. Estos tipos de valores pueden ser lógicos, consistentes y explícitos.

Myrdal es quien va a especificar las reglas a seguir para introducir la valoración sin perjudicar la objetividad. (Pág. 120).

La presencia de las valoraciones en el proceso científico queda así despojada de su cariz peyorativo, porque este proceso supone evitar legitimar cualquier proceso intelectual que introduzca juicios de valor y pretenda objetividad y calidad científica.

Justamente es la elección del enfoque valorativo adoptado, lo que va a definir la perspectiva metodológica. Y precisamente esta idea, su reconocimiento y la concientización de las implicancias metodológicas y epistemológicas, es lo que caracteriza al enfoque de la economía social. Por ende, es necesario plantearse lo siguiente: ¿Cuáles son las implicancias de un proceso cognitivo valorativamente condicionado?.

Mismo el conocimiento científico, se haya condicionado por la neutralidad valorativa. El ‘no hacer nada’, confiere a limitarse a lo que hay, con un claro carácter inmovilista y proclive al mantenimiento del statu quo.

El enfoque de la economía social reconoce que el proceso cognitivo en las ciencias sociales es valorativamente condicionado. Con esto exige al economista que plantee honestamente su sistema de valores socialmente relevantes, a través del cual va a orientar su análisis, lo cual se convierte en el punto de referencia de la crítica intersubjetiva del debate científico.

Desde el primer plano, la introducción en la dimensión moral, las premisas valorativas cumplen una triple función-guía en el proceso científico:

  • definen el foco de análisis.

  • guían la búsqueda de alternativas o soluciones a problemas sociales.

  • estimulan la reflexión y la crítica de todo el cuerpo social.

Desde el segundo plano, los valores deben ser conceptualizados, clasificados, relacionados entre si, y relacionados con los procesos económicos.

Ya Carpi (1988), plantea que “…el mercado y ano es considerado como árbitro último de los valores económicos y la economía social debe ocuparse de develar y discutir los valores que lo guían”.

Un sistema de valores ‘socialmente relevantes’, es aquel que lleva inherente la premisa de satisfacer las demandas (necesidades) sociales y mejorar la calidad de vida de toda la población.

Cuando se explora el campo se diferencian dos ‘éticas’ (Cuhna 1988), una ‘funcional’ y otra ‘territorial’, cada una tiene un sistema de valores propio. La primera esa compuesta más por una racionalidad económica y la segunda más una racionalidad social. El análisis acerca de cuál de los dos sistemas resulta mejor o promueve una mayor satisfacción de necesidades sociales y la mejora de la calidad de vida, constituye la primer tarea intelectual del economista.

A su vez, es necesario analizar la complementariedad o incompatibilidad entre los diferentes valores, y entre estos y los procesos económicos. Hirschman ha sido uno de los destacados analistas en esta área.

La heurística intelectual afecta el enfoque de la economía social. Le confiere un trato privilegiado a algunas problemáticas sobre otras, para ser objeto de análisis. La selección del objeto de estudios, esta condicionada por el sistema de valores que se utiliza. El foco del análisis, son ahora los problemas social y económicamente relevantes y no la faceta económica de la realidad social.

La concepción del proceso científico de la economía social, guiado por valores, afecta a la finalidad misma de la labor del economista. La economía social entiende que la labor debe ser socialmente útil.

Esto tiene consecuencias dobles:

  • por un lado, el investigador, abandona la condición de académico aislado del mundo y comienza a introducirse propiamente en el papel de intelectual comprometido.

  • en segundo lugar, las funciones intelectuales del economista social, se amplían significativamente en relación a las del economista convencional. El economista social va a analizar la realidad desde su doble instrumental (desde la teoría explicativa y su sistema de valores, criticando y detectando problemas), y a su vez tratara de encontrar soluciones para esos problemas. Introduce así una perspectiva prescriptiva en su proceso intelectual.

Justamente la aplicación del enfoque de la economía social es lo que esta impulsando varios de los cambios económicos, sociales e institucionales en la historia contemporánea. Tanto Smith, Marx, como Keynes, han dado impulso a las ‘prescripciones’ económicas más relevantes como la economía de mercado, la economía de planificación central y la política macroeconómica de estabilización de la demanda, respectivamente.

El campo problemático de la economía social, también ha tenido aportes de los intelectuales activos del cooperativismo, asociativismo y autogestión de este siglo, tales como Buchez, Owen, Proudhon y Fourier.

Un proceso intelectual guiado por valores y con vocación prescriptiva, como es el enfoque de la economía social, no puede ser ajeno a la aprehensión de la realidad social en toda su complejidad, dinamismo y multidimensionalidad.

Implicaciones metodológicas:

  1. La primera radica en que se requiere desarrollar el proceso intelectual desde un enfoque realista

  2. La segunda deriva del foco de análisis del investigador, y como plantea Bunge, no hay problema puramente económico, con lo cual radica en los problemas socialmente relevantes y no solo la fase económica de la realidad social.

La naturaleza multifacética de los problemas y por ende, de sus causas y consecuencias, condicionan al economista social a un abordaje holístico de la realidad, y adoptar una perspectiva metodológica interdisciplinaria.

La necesidad de situar el problema social en un contexto real implica considerar las diferentes dimensiones de la realidad, su carácter dinámico, sus marcos institucional, histórico y cultural y sus relaciones sociales y de poder, su naturaleza sistémica.
-final-

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La economia social como enfoque metodologico, como objeto de estudio y como disciplina cientifica iconLa Historia Como Disciplina Científica

La economia social como enfoque metodologico, como objeto de estudio y como disciplina cientifica iconLa Historia es la ciencia que tiene como objeto de estudio el pasado...

La economia social como enfoque metodologico, como objeto de estudio y como disciplina cientifica iconLa economía es una ciencia social que estudia cómo las personas,...
«Cuatro P's» del marketing clásico. Las otras tres partes originales son producto, precio y promoción; actualmente se agregan personas,...

La economia social como enfoque metodologico, como objeto de estudio y como disciplina cientifica iconEs una disciplina científica-pedagógica, cuyo objeto de estudio son...

La economia social como enfoque metodologico, como objeto de estudio y como disciplina cientifica iconEl área de Personal Social tiene como finalidad contribuir con el...

La economia social como enfoque metodologico, como objeto de estudio y como disciplina cientifica iconObjeto de estudio
«la biología de los ecosistemas». En el ambiente se incluyen las propiedades físicas que pueden ser descritas como la suma de factores...

La economia social como enfoque metodologico, como objeto de estudio y como disciplina cientifica iconCuando tomamos un objeto como representante de otro hecho distinto...

La economia social como enfoque metodologico, como objeto de estudio y como disciplina cientifica iconEn su estudio Historia como sistema (publicado inicialmente por la...
«usos» como realidad constitutiva del hecho social. Conferencia cuyo texto, hasta ahora inédito, incluyo como apéndice III a esta...

La economia social como enfoque metodologico, como objeto de estudio y como disciplina cientifica iconTienen por objeto examinar como el estado y demás entes públicos...

La economia social como enfoque metodologico, como objeto de estudio y como disciplina cientifica iconResumen : El siguiente ensayo tiene como propósito acotar algunos...




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com