Comparecencia del presidente del Gobierno para informar sobre la situación de la economía española






descargar 38.13 Kb.
títuloComparecencia del presidente del Gobierno para informar sobre la situación de la economía española
fecha de publicación19.07.2015
tamaño38.13 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Economía > Documentos




Comparecencia del presidente del Gobierno para informar sobre la situación de la economía española
Discurso íntegro de Mariano Rajoy


Madrid, 10 de septiembre de 2008

Señora presidenta, señorías, señor presidente del Gobierno:
Tras escuchar con atención sus palabras, la primera cuestión que se me plantea es: ¿A qué ha venido hoy usted aquí? Le aseguro que la mía es una perplejidad sincera, porque no he visto nada nuevo verdaderamente relevante con respecto a lo que le escuchamos el dos de julio en el último Pleno del pasado período de sesiones. Es más, usted mismo lo ha dicho, que no venía a plantear nada nuevo.
No seré yo quien le critique su disposición a acudir a la Cámara cuantas veces juzgue oportuno, pero ya que viene sería muy deseable que fuera para algo más que para cubrir las apariencias, para dar la sensación de que se está haciendo algo, para disimular el desconcierto y la ausencia de respuestas serias ante la grave crisis económica y social que atravesamos.
Viene usted a hablar de una situación que primero ocultó deliberadamente por razones estrictamente electorales y que después intentó minimizar, afirmando que las dificultades eran transitorias y breves, que no tendríamos problemas para abordarlas porque estábamos en mejor situación que cualquier otro país para hacerlo.
Sigue insistiendo en achacar nuestros problemas exclusivamente a factores externos –ya sean la crisis de las hipotecas sub-prime, o la subida de los precios del crudo, o a los republicanos americanos, como hizo el otro día en un acto público-, y se niega a reconocer los factores internos que derivan del modelo de crecimiento de los últimos años.
Como ya le he dicho en esta Cámara en otras ocasiones, con hipotecas sub-prime o sin ellas, con el petróleo a 80 o a 120 dólares el barril, la Economía española estaría atravesando en estos momentos una profunda crisis.
Es cierto que los factores externos la complican y la agravan, pero no ocultan que tenemos un serio repertorio de problemas propios que derivan de la pasividad de la política económica –por llamarla de alguna manera- de los últimos cuatro años.
Señor Presidente del Gobierno. En los meses transcurridos desde julio del pasado año a junio del presente el número de parados ha crecido en España en 621.600 personas, según los datos del INE. Es una cifra impresionante, pero lo es más si pensamos que eso quiere decir que cada día se han incorporado al paro 1.704 personas1.
En el último trimestre del que tenemos datos, el segundo trimestre de este año, el número de parados ha crecido en 2.300 al día. Aun peor, si atendemos a los datos de otra fuente oficial, los de paro registrado del Ministerio de Trabajo, en el mes de agosto pasado fueron al paro una media de 3.322 trabajadores al día2.

Fíjese lo que son las cosas: hace sólo dos meses decía usted “la peor previsión de paro que se puede esperar con el PSOE será siempre mejor que la mejor del PP3. Pues bien, el mismo día que lo dijo, ya era falso. Ese es usted.
He empezado citando el paro, porque el mismo constituye la expresión más dramática de la crisis. Pero la situación trae causa de tres desequilibrios fundamentales.
Comencemos por los precios. La inflación se ha situado en torno al 5%. En el último año, los precios de los productos más básicos (pan, carne, leche, huevos, aceite, verdura y electricidad), aquellos que afectan más a los hogares de menor renta, más que duplican la inflación media y se han encarecido mucho más que en los otros países de la zona euro.
Pero, lo que es más grave, el diferencial con nuestros principales clientes y proveedores está por encima de un punto, lo cual incrementa la pérdida de competitividad de nuestra economía. Pérdida de competitividad que explica el segundo y quizá más grave desequilibrio de la economía española en estos momentos: el déficit del sector exterior.
España no puede soportar indefinidamente un déficit exterior que ronda ya el 11% de nuestro PIB y que es el más elevado de las economías desarrolladas del mundo. La economía española requiere mensualmente del exterior más de 9.000 millones de euros para mantener nuestros niveles de inversión y consumo.
Es evidente que, en una situación de dificultades y restricciones en los mercados financieros internacionales, conseguir esa financiación es cada día más difícil y más caro.
Aquí tenemos un problema gravísimo para nuestras empresas, y especialmente nuestras PYMEs. La asfixia financiera de nuestras empresas no sólo limita los nuevos proyectos, sino el normal desarrollo de sus negocios. No estamos hablando sólo de dinero para inversiones, señor Rodríguez Zapatero, sino del circulante del día a día.

Y el tercer desequilibrio es el que afecta a las cuentas públicas. Buena parte de sus argumentos sobre nuestra capacidad de sortear lo que usted reiteradamente llamaba “dificultades transitorias” tenían que ver con nuestras saneadas cuentas públicas. Eso se esfumó. Ha bastado un semestre para que el déficit de la Administración del Estado alcance los 10.000 millones de euros, casi un 1% del PIB.
En resumen, debido a los profundos desequilibrios a los que acabo de aludir, nos encontramos con una caída de la actividad económica general, y no sólo de la inmobiliaria, con un fuerte declive de las inversiones, y con un severo incremento del paro en los últimos tiempos.
Hemos llegado a una situación de estancamiento de la Economía española, y prestigiosos servicios de estudios prevén ya una recesión a corto plazo. Algo se habrá hecho mal señoría porque además España es el país de Europa más afectado por la crisis, el país en el que más rápidamente se destruye empleo y donde más acusado es el derrumbe de la economía.
Algo habrá tenido usted que ver porque usted lleva cuatro años gobernando en España y se deja a si mismo una herencia infinitamente peor que la que recibió en el año 2004.
Algo sin duda se ha hecho mal, pero lo realmente grave es lo muchísimo que se ha dejado de hacer en estos cuatro años de incompetencia económica. Y no dirá usted, ni el señor vicepresidente, que no se lo advertimos en esta misma tribuna en infinidad de ocasiones.
Esta ha sido, señor Zapatero, su principal contribución a la crisis: dejar que las cosas se pusieran mucho peor sin mover ni una sola pestaña. Esa es la verdad.
Ante esta situación, ¿qué propone usted? Porque esto es lo que ya nos debe preocupar de cara al futuro. En junio anunció un paquete de 47 medidas que venían a coincidir con los anuncios del debate de investidura, que nos las volvió a contar en julio, que nos las ha contado de manera diferente en el día de hoy puesto que como usted muy bien ha dicho no viene aquí a presentar ninguna nueva medida de política económica.
Y ¿qué efectos han producido estas medidas hasta ahora? Ninguno, o muy escasos. Basta con ver el caso que ustedes mismos les hacen. Las van abandonando en el cajón conforme mes tras mes anuncian paquetes nuevos.
Pero merece la pena hacer algún repaso de las mismas. Podemos empezar por los 400 euros. En julio se desembolsaron 200 a aquellos que tuvieron la fortuna de cobrarlos, las personas que perciben mayores rentas, esa medida socialdemócrata de la que usted presume. Para los ciudadanos el beneficio ha sido irrelevante, pero el efecto sobre los ingresos del Estado ha sido notable. El propio Ministerio de Economía achaca a esta medida el desplome de la recaudación del IRPF.
Y ¿cuál ha sido el impacto? Da casi reparo el preguntarlo. Con esa devolución, el Gobierno pretendía estimular el consumo en verano. En cambio, España ha sido el país de la zona euro donde más han caído las ventas al por menor.

Otro buen ejemplo de la insuficiencia de este tipo de actuaciones es el Plan Vive, para apoyar la financiación de la compra de automóviles. El plan fue aprobado el 27 de junio. En julio las ventas de automóviles cayeron un 27% respecto al mismo mes de 2007, y en agosto un 41%.
Lo mismo se puede decir de las diferentes medidas para relanzar el sector de la construcción: los 300 millones para comprar el suelo de las inmobiliarias, las líneas de crédito del ICO, el apoyo a la rehabilitación… Se han hinchado ustedes a presentar planes de vivienda, llevan cinco años presentando planes de vivienda. El resultado es que la construcción española está en caída libre, la mayor de la Unión Europea.
Por no hablar de las medidas que tenían la pretensión de acelerar la licitación de las obras públicas. De enero a junio de 2008 se ha licitado en volumen un 27% menos que en el mismo periodo de 2007.4
¿Y qué ha pasado con las medidas para ayudar a las empresas a recibir financiación? Pues lo que decíamos antes: el ahogo financiero de nuestras empresas que encuentran enormes dificultades, como las familias, para llegar a final de mes. No es extraño, por tanto, el abultado incremento de suspensiones de pagos y cierres de pequeñas y medianas empresas.
Por no alargarnos, solo citaré dos casos más: uno representado por las soluciones pintorescas que propone el Ministro de Industria en materia de energía (recuerden los 46 millones de bombillas o la limitación de velocidad en el acceso a las grandes ciudades). Otra muestra de improvisación y ausencia de coordinación es el anuncio del Ministro de Trabajo sobre la supresión de la contratación de inmigrantes en origen, rápidamente desautorizada por la Vicepresidenta del Gobierno aunque luego fuera apoyada por el Ministro de Industria. Podría usted, señor Presidente, decirnos aquí, aprovechando esta oportunidad, si tiene algún criterio sobre este asunto.
Y hoy nos trae, como algo más o menos nuevo, el manoseado plan de recolocación de trabajadores de la construcción al que llevan dando vueltas desde hace más de seis meses.
Lo anunció el entonces Ministro de Trabajo, Sr. Caldera, antes de las elecciones, y lo vendieron entonces. Se aprobó el 18 de abril, y lo volvieron a vender. Anunciaron que lo iban a suspender, anunciaron que no se suspendía. Y ahora entra en vigor y lo vuelven a vender.
Mucha venta de la misma mercancía, pero la realidad es que desde marzo el número de parados en el sector de la construcción ha aumentado en 125.000 personas. Personas que no se han recolocado en los demás sectores, porque en todos ha aumentado el paro. La crisis, repito, no es solo del sector inmobiliario, es también una crisis en la agricultura, en la industria -lea hoy en los periódicos lo que ha pasado en Ford, en General Motors- y también en los servicios.
Ha cometido usted muchos errores, pero el mayor consiste en pensar que le bastará con tres gesticulaciones y cuatro promesas para ganar tiempo esperando a que escampe, ese es el mayor error. Por eso es usted parte del problema y, si no rectifica, conseguirá que la crisis sea más larga y más severa.
Nadie le tomará en serio mientras no adopte medidas serias, es decir mientras no ponga sobre la mesa medidas que sirvan para contener el gasto, ayudar a quienes quieren crear empleo y controlar los precios.
Necesita contener urgentemente el gasto público para combatir el déficit, para poder pagar las nuevas necesidades asistenciales, para bajar los impuestos a las familias y a las empresas y, como consecuencia de todo ello, restablecer la confianza en nuestra economía.
Por eso yo insisto en que, el gasto en los próximos Presupuestos no debe crecer más del 2%. Lamentablemente usted no se atreve a hacerlo. Tiene demasiados compromisos adquiridos y no sabe qué hacer cuando no tiene dinero para repartir. Repito: mientras no controle el gasto público nadie le tomará en serio. Y otra vez el gasto público, y en una situación de crisis como esta, va a crecer por encima del crecimiento nominal de la economía según los datos que ustedes mismos nos han aportado.
Usted habla de prestaciones sociales, le diré una cosa: las prestaciones sociales no se sostienen ni con optimismos ni con palabrerías ni con promesas falsas. Se sostienen asegurando que habrá fondos para poder atenderlas. Y vamos a tener muchas necesidades que atender. Por ejemplo, y de momento, las prestaciones por desempleo han crecido ya un 37%.
Las prestaciones sociales se pagan con cargo a los impuestos y las cotizaciones sociales. ¿No es así? Pues bien, le recuerdo señoría que el número de cotizantes a la Seguridad Social es hoy 150.000 personas menos que hace un año, y los impuestos han perdido un 5% de recaudación respecto al año pasado.
Y si quiere hablar de política social, hablemos de la financiación de las Comunidades Autónomas y Corporaciones Locales, porque son ellas las que realizan la inmensa mayoría del gasto social. Son las que se ocupan de la sanidad, la educación, los servicios sociales y, además, de la dependencia.
¿Qué quiere hacer el Presidente del Gobierno con la financiación autonómica y local? ¿Va su gobierno a reducir la financiación autonómica como ha hecho con la local? Estas preguntas son las importantes cuando hablamos de gasto social.

En segundo lugar, nadie le tomará en serio si no le ve combatir el desempleo con medidas eficaces. La mejor manera de combatir el desempleo es crear puestos de trabajo y, como medida paliativa, ofrecer un subsidio a los que no lo encuentran. Las cosas deben ir en ese orden.
Por eso no puedo estar de acuerdo con un gobierno que, ante una grave crisis de empleo como la que estamos padeciendo, pone mucho énfasis en los subsidios, que está muy bien, pero se preocupa muy poco de crear empleo.
Usted quiere combatir la crisis y el paro con el INEM, yo prefiero apostar por la pequeña y mediana empresa, que emplea al 80% de los trabajadores de toda España y por la inversión productiva. Desgraciadamente hemos dilapidado 6.000 millones de euros con la rebaja fiscal de los 400.
Es de sobra conocido que la mejor medida para fomentar el empleo es generar confianza y generar las condiciones adecuadas para que la gente invierta, pero usted no está por la labor. Yo sí. Por eso, entre otras medidas que le hemos propuesto, hay una que es reducir el tipo impositivo sobre sociedades para PYMES al 20 por ciento. Por cierto, no fue usted el único que ha reducido el Impuesto de Sociedades a las grandes, nosotros ya redujimos en su día en 5 puntos el Impuesto de Sociedades a la pequeña y mediana empresa.
En tercer lugar, nadie le tomará en serio, señoría, como no perciba alguna voluntad clara de combatir la inflación. Usted no puede seguir indefinidamente contemplando la escalada de los precios sin hacer nada, esperando a que baje el petróleo.
No sólo no controla el gasto público sino que nadie le ha oído hablar de reformas estructurales en los mercados, por ejemplo, en el de la distribución alimentaria. En España, país agrícola, la repercusión de los alimentos en la cesta de la compra es 20% superior al de la UE.
Algo parecido ocurre con la formación del precio de las gasolinas y el sector de los servicios. Da la impresión de que teme usted que crezca la competencia.
Se lo repito: Nadie le tomará en serio mientras no adopte medidas serias, es decir mientras no ponga sobre la mesa medidas que sirvan para reducir el gasto, ayudar a quienes crean empleo y controlar los precios. ¿Importa mucho que a usted se le tome en serio? Conteste usted mismo.
La única base que puede sustentar una economía es la confianza. La confianza de inversores, de empresarios y de consumidores. Y hoy en día –y vea usted los datos del ICO, los datos del CIS- no cuenta usted con esa confianza. Hoy mismo se han publicado los diferenciales del bono español y del bono alemán. Los mercados ven en España un riesgo mucho mayor que en otros países de la UE, como no lo habían visto desde hace más de diez años.
Cuando un gobernante oculta la verdad porque teme que los ciudadanos le reprochen su conducta, cuando hace promesas falsas a sabiendas de que no podrá cumplirlas, cuando se empeña en disfrazar una realidad que a nadie se le oculta y cuando se muestra incapaz de aplicar los remedios que la circunstancia exige, siembra desconfianza a manos llenas.
Señor presidente. Llevo más de un año advirtiéndole de que no se podía tomar a broma la situación económica. De que los riesgos eran reales y muy serios. Que no podíamos seguir endeudándonos, aumentando el déficit exterior y manteniendo una inflación tan alta.
Tiene usted que rectificar y hacer las cosas como es debido. Tiene usted a su disposición todas nuestras propuestas. Usted las conoce sobradamente y algunas se las acabo de recordar. Controle el gasto, baje los impuestos, ayude a las empresas, ayude a quienes están pagando intereses de créditos hipotecarios, haga reformas estructurales, introduzca competencia y ocúpese de la educación y lea lo que sobre este asunto digan hoy los periódicos.
Ahora es usted quien debe resolver si está dispuesto a tomarse las cosas en serio o prefiere seguir dando largas y esperar que escampe.
Aquí la gente tiene la impresión de que usted cree que esto se arregla solo, y eso no es verdad. Yo le pido que no siga por este camino y si no está capacitado o dispuesto a dar soluciones o a contribuir a ellas, al menos deje de ser parte substancial del problema.


1 EPA, 2º trimestre 2008, INE.

2 Paro registrado en agosto: 103.085 parados más, Ministerio de Trabajo e Inmigración.

3 Entrevista en El País publicada el 29 de junio de 2008.

4 Fuente: SEOPAN



Génova, 13 - 28004 Madrid. Telfs: (91) 557 73 58 / 59 / 60. Fax: (91) 319 02 81.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Comparecencia del presidente del Gobierno para informar sobre la situación de la economía española iconIntervención del presidente del gobierno, don mariano rajoy, en el...

Comparecencia del presidente del Gobierno para informar sobre la situación de la economía española iconEn la comparecencia para informar de la reunion extraordinaria del...

Comparecencia del presidente del Gobierno para informar sobre la situación de la economía española iconEn la comparecencia para informar de la reunion extraordinaria del...

Comparecencia del presidente del Gobierno para informar sobre la situación de la economía española iconComparecencia del presidente de gobierno

Comparecencia del presidente del Gobierno para informar sobre la situación de la economía española iconComparecencia del presidente de gobierno

Comparecencia del presidente del Gobierno para informar sobre la situación de la economía española iconDiscurso del Presidente del Gobierno en la presentación del Informe...

Comparecencia del presidente del Gobierno para informar sobre la situación de la economía española iconSituación de la economía española: datos del problema

Comparecencia del presidente del Gobierno para informar sobre la situación de la economía española iconSituación general de la economía española y del empleo

Comparecencia del presidente del Gobierno para informar sobre la situación de la economía española iconLa ubicación del país, el número de habitantes, la lengua oficial,...

Comparecencia del presidente del Gobierno para informar sobre la situación de la economía española iconDiscurso del presidente del gobierno, don mariano rajoy, en la conferencia...




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com