Lección uno la oración del rey exaltando a su






descargar 477.84 Kb.
títuloLección uno la oración del rey exaltando a su
página9/14
fecha de publicación11.08.2017
tamaño477.84 Kb.
tipoLección
e.exam-10.com > Documentos > Lección
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14



6.4. Por las fiestas anuales Salmo 42:5, 45:17
En la vida del pueblo había diferentes celebraciones durante el año, tal como Dios les ordenó. Entre estas fiestas, unas eran celebradas en grande, y otras solo en la familia. La Pascua era una de las celebraciones nacionales, por la liberación de la esclavitud en Egipto. Las fiestas de Israel, según el Diccionario Bíblico:
La palabra fiesta significa “cumplir con una cita”, según la etimología hebrea, estas citas era: 1) El día de reposo, que servía como una medida para todas las otras celebraciones festivas (Lv. 23:1-3), 2) La pascua (Ex. 12:1-14), 3) Los panes sin levadura (Ex. 12:17-20), 4) Pentecostés o de las semanas (Ex. 34:22, Lv. 23:15), 5) Día de expiación (Ex. 30:10-30), 6) Tabernáculos o cabañas (Lv. 23:34-42). Fiestas que se establecieron después del exilio en Babilonia es él: 1) Purim (establecida en el tiempo de la reina Esther 9:24-32), para conmemorar la liberación de los Judíos, que estaban condenados a morir según los planes del perverso Amán. 2) Dedicación, que se estableció en la época de los macabeos, para celebrar la restauración del templo y del altar, que había sido profanado por Antíoco Epífanes (1 Macabeos 4:52ss). Además de estas fiestas anuales, había otras como la fiesta de las trompetas (Nm. 29:1), la de los novilunios (Nm. 10:10, 28:11), el año sabático (Ex. 23:10,11), y el año de jubileo (Lv. 25:8-16, 27:16-25). Los cristianos han de guardar las fiestas de la antigua dispensación sólo en el sentido figurado (1 Co. 5:7-8, Heb. 13:10-12).41
El pueblo extrañaba a Jerusalén, también a su fiesta cuando eran llevados por sus enemigos a la cautividad. En el Salmo 42:4, el salmista recuerda las voces del pueblo diciendo:” Entre voces de alegría y de alabanza del pueblo en fiesta.” La Santa convocación del pueblo, era el mejor momento de disfrutar las bendiciones de Dios, y de alabar su bendito nombre. Por lo tanto, debemos a alegría en los cultos.

Las fiestas del pueblo, era una conmemoración de todas las maravillas de Dios a favor de ellos. Sus padres les hablaban de todo lo que ellos habían recibido de Él. En el Salmo 45:17, describe y enemigos eran destruidos. La pascua, era una manifestación de Dios, para librar a su pueblo de la esclavitud. Esta celebración trascendió en la vida de Cristo, Él iba cada año a celebrarlo en Jerusalén y hasta el día de hoy, la iglesia también lo celebra. El gran mandato que nos dejó el Señor es: “Haced esto en memoria de mí.” Lc.22:19. El pueblo de Israel, tenían estas diferentes fiestas para celebrar y exaltar el nombre del Señor en alto, declarando que es el Dios de los cielos y de la tierra, el diccionario Bíblico nos dice:

Los Israelitas cantaban en muchas y diferentes ocasiones: 1) Fiesta de despedida (Gn. 31:27), 2) Victorais militares (Ex. 15:1, Jue. 5:2), 3) El descubrimiento de un pozo (Nm. 21:17), y en las fiestas de vendimia (Is. 16:10). El canto expresaba también tristeza (2° S. 1:17-21), y tenían incluso poderes curativos (1S. 18:10s, junto con la música instrumental). Pero sobre todo, la dinámica de canto, se experimenta en la adoración a Dios. Ya fuera para una instrucción fácil de memorizar (Dt. 32:1-43, el cántico de Moisés), o durante una adoración particular, la música cantada se consideraba el mejor vehículo para el culto. Los Salmos son cánticos, cuya ejecución se ha adaptado a estilos musicales muy variados. Aún la lectura pública de las Escrituras (Neh. 8:1-18), pronto asumió en el templo y en la sinagoga la forma de una “Cantinela.”42
6.5. Por la cosecha salmo 65, 67:6, 68:19
La fiesta de la cosecha, era una de las fiestas de mayor alegría porque celebraban con gratitud las abundantes cosechas, dando gracias a Dios, por el sustento que da. Cuando era atacado por sus enemigos juntamente con su campo, les provocaba un gran dolor, según Is. 16:10. En el Salmo 65 encontramos el gran regocijo por el fruto de la tierra, también la ciudad de Jerusalén se llenaba de alegría, y se celebraba un culto de gratitud por la abundancia. En el versículo 1 el salmista, dice: “Tuya, Dios, es la alabanza.” En Jerusalén, la ciudad de Dios, se reunía el pueblo para pagar sus votos. Era una experiencia inolvidable, el estar en la casa del Señor, la ciudad de Dios, pero sobre todo el estar en la presencia del Señor ofrendando toda nuestra vida, y también ofrendas a Él por la gran abundancia según el Salmo 66:4.

El hombre que busca la presencia de Dios será saciado de todo bien. Está era la experiencia que cada Israelita deseaba tener delante del Señor. El año de cosecha, era un año de múltiples bendiciones, por lo tanto el pueblo le ofrecía grandes alabanzas en esta fiesta, le cantaban hermosas alabanzas de adoración y de perdón según el Salmo 65:1-4. Los himnos que resaltan las acciones admirables, y dominios sobre toda la creación se encuentra en los vv. 5-8, y los himnos de gratitud por la buena cosecha, y las abundancias de las bondades de Dios en la tierra, está en los vv. 9-13. En esta última parte encontramos la manifestación de la providencia divina para nuestro sustento, por la misma providencia produce la tierra, y es regada por las aguas de los cielos, de manera que germina bien la semilla, que por una solo grano de fríjol puede producir de dos a tres Kg. Esto equivale a cientos de semillas pero Dios es el que hace todas estas cosas por su gran amor y bondad.

En el vv. 10 encontramos que Dios es el que hace que crezcan bonitos los surcos de tal forma que el campo brilla por la hermosura como el cristal, las hojas se ven hermosas entre los valles y los cerros fértiles porque Dios los sustenta por su providencia. Esta es la manifestación de la maravillosa obra de Dios que se deja ver en sus hijos. Los vv. 12-13 describen el sustento que Dios les da a los animales que aún el desierto reverdece por el pasto, y el collado se ciñe de alegría, y en una forma figurada el salmista dice: ¡Dan voces de júbilo y aún cantan! Esta es la hermosa expresión del salmista para hacernos ver lo que Dios hace en la tierra por nosotros. Este es el Dios de Israel, y el de nosotros, que le debemos rendir toda honra y toda gloria por su providencia eterna.

6.6. Conclusión

En esta lección hemos visto como el pueblo desarrollo sus himnos para alabar a Dios, y esto lo sabemos porque están registrados en la Biblia. Cada himno registra la situación que vivió el pueblo, y la forma que adoró a Dios en ese momento cuando atravesaba momentos difíciles en una forma personal o colectiva.

El Dios de la Biblia no hay otro como Él, por eso es alabado por su pueblo en todo momento y en cualquier circunstancia, lo alababan en la fiesta de las bodas, en tiempo de la guerra, en tiempo de la cosecha, y en otras más. Los himnos registrados en el libro de los Salmos, están dedicados exclusivamente para la gloria de Dios, porque Él era el único que libraba a su pueblo, y nunca los abandonó, aunque ellos en muchas ocasiones se alejaban de Él. En esto consiste su fidelidad, que Él siempre está con nosotros para sustentarnos y librarnos en los momentos difíciles que nos toca vivir en este tiempo. Nuestro deber como iglesia, es darle toda la honra y toda la gloria con todo nuestro corazón.

6.7. Cuestionario
1.- ¿A quién se le dedican los himnos de los Salmos?


2.- ¿Qué concepto profético hay en la boda real?

3.- ¿Quiénes eran los enemigos ‘feos’, en la vida de Israel, según Josué 12:8?



  1. Si Dios es el hacedor de todo, ¿Cómo podemos entender lo que hicieron los grandes personajes?



    1. ¿Qué es lo que a Dios le conmueve para salvar a su pueblo?



  1. ¿Cuáles eran las fiestas más recordadas y celebradas por el pueblo Judío?


  1. ¿Por qué tenían esta fiesta o esta cita con Dios?



  1. ¿Cuál era la fiesta que se celebraba con mucha alegría por la abundancia?



  1. ¿Qué es lo que hace que germine y produzca la tierra?



  1. ¿En qué consiste la fidelidad de Dios?





HOJA DE ESTUDIO DE UN PASAJE BÍBLICO

Texto: Título:

MÉTODO INDUCTIVO

Textos de referencia:

1.1. (etc.)

Explicaciones de datos importantes:

-palabras importantes:

-anotaciones gramaticales:

-método de traducción:

-género literario:

-el autor y los oyentes originales:

-contexto cultural:

-contexto histórico:

-contexto bíblico:

-título y tema del pasaje:


MÉTODO EXPOSICIONAL

-observaciones sobre cada versículo


METODO LITERARIO (formula una estructura temática del pasaje)

-identifique el género literario

-formula una estructura temática del pasaje

-observa si hay figuras de lenguas


MÉTODO ANALÍTICO

Verdad(es)

Mentira(s)

Evangelio

Idolatría(s)



MÉTODO DEVOCIONAL

Oración y acción:

-alabanza:

-confesión de pecado:

-peticiones especiales:

-acción de gracias:


Enseñanzas:

1.
2.
3.


LECCIÓN SIETE

CANTABAN EN DIFERENTES CIRCUNSTANCIAS
7.1. Introducción
Lo más hermoso de Israel son las alabanzas que le daba a su creador, por medio de ella expresaban su alegría sin importar las aflicciones que tenían. El canto es un medio que Dios da para glorificar su nombre, a través de Él nos permite expresar nuestras emociones, según la situación que estemos viviendo o pasando con Él.

En esta lección estudiaremos la respuesta de Dios en los momentos difíciles en la vida del pueblo, pero también hablaremos de la actitud de ellos, cuando las cosas eran todo lo contrario. Dios estaba siempre con ellos, sin importar el tiempo o el lugar. Por esta razón, ellos agradecen profundamente a través de los cantos, que surgen de lo más profundo de su ser. Aunque habían sufrido, pero en todo momento vieron la gloria de Dios, y su mano poderosa actuando a favor de ellos.

Cantar a Dios, no es un gusto, sino una expresión de lo que sentimos en nuestra vida, en este caso el pueblo le cantaba por su poder y su amor en la vida de ellos. Con sus alabanzas manifestaban su gratitud a Dios, y en otras ocasiones su tristeza, pero todo le dedicaba a Dios. El libro de los Salmos se encuentra registrados estos cantos, para la gloria de Dios.
7.2. Cuando estaban en la presencia de Dios en el Templo Salmo 48:9, 66:13
El templo, era uno de los mejores lugares asignado por Dios para alabar su nombre. El primer templo fue construido por Salomón en Jerusalén. Cuando no había sido construido, el lugar donde Dios se manifestaba era el tabernáculo que Él mismo había mandado a construir. El pueblo, atendieron a este mandamiento, mientras a otros se les pasaba por alto, pero nunca falto la misericordia del Señor. En toda la Biblia encontramos a muchos hombres sirviendo a Dios con todo su corazón, como en el caso de Noé, aunque los hombres estaban ocupados en otras cosas pero Él fielmente obedeció la voz de Dios construyendo el arca, aunque nunca había visto la lluvia o el diluvio, pero él humildemente obedeció. También vemos a Moisés, sujeto a la voluntad de Dios. En este caso vemos al pueblo obedeciendo y sirviendo a Dios en el templo.

La importancia del templo trascendió en la vida del pueblo, porque en el ofrecían la alabanza a Dios. El pueblo y el rey, extrañaban el templo, cuando estaban lejos de Jerusalén, según el Sal. 42:1-5. En este pasaje encontramos la gran necesidad de ellos, el estar en el templo de Dios. En este lugar veneraban a Dios por todo lo que había hecho por ellos. Para David, el estar en la casa de Dios es una necesidad, su alma tenía sed por el deseo de estar en la presencia de Dios. Era como un desierto sin agua, tierra árida era su vida, al estar lejos del templo y de la ciudad de Jerusalén.

En la Biblia encontramos la expresión “templo o santuario”, refiriéndose al tabernáculo (Jr. 7:12-14). Sino hasta el año 957 a.C. Cuando Salomón construyo el primer templo en Jerusalén. Anteriormente el tabernáculo era como una tienda, que se trasladaba de un lugar a otro según la orden de Dios (Nm. 3:25-37). Desde tiempos antiguos, el pueblo concurría al tabernáculo para ofrecer a Dios culto a su nombre, esta fiesta era conocida como: “fiesta de los tabernáculos” según la Biblia, para recordar la forma que habitaron en tiendas durante la peregrinación en el desierto (Lv. 23:43). Todo pueblo debe regocijarse delante de Dios por esta fiesta, en tiempo de David lo hacían públicamente en el templo, y aun hasta el día de hoy.

En nuestros días, el templo es un lugar de adoración, donde se reúne el pueblo para alabar el nombre de Dios, tal como lo declara el Sal 48:9, “nos acordamos de tu misericordia, Dios, en medio de tu templo.” No hay duda que Dios habita en su templo, y ahí manifiesta su misericordia. Sus hijos acuden a él para ofrecerle culto a su nombre. Por lo tanto, en el templo debemos guardar reverencia, porque la casa no es nuestra sino de él. También debemos de actuar con temor, porque él es Dios.

Toda adoración es para Dios, a nadie más debemos honrar, porque solo él es el digno de recibir la alabanza. El Salmo 66:13, demuestra el deseo de un Israelita, estar en la casa del Señor para ofrecer sacrificio. El servir a Dios en su casa es un gran privilegio, y una necesidad, no es un simple gustito como muchos lo hacen, es pagar nuestros votos, por todo lo que Dios nos ha dado en esta vida. Es triste cuando compartimos nuestra vida con el mundo, Dios no está de acuerdo con esto, el quiere que seamos exclusivamente para él. Tenemos que cumplir lo que nos pide en su palabra.

El pueblo de Dios en el A.T. demostró esta actitud, y el deseo de estar siempre en la presencia del Señor. El Salmo 84:10 dice: “Mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos. Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios que habitar donde reside la maldad.” Este es uno de los mejores deseos del hombre vivir en la presencia del Señor. El templo es casa de Dios, pero comparte con nosotros para ofrecerle la honra y la gloria que solo él es digno de recibir.

David oraba fervientemente a Dios, para satisfacer su alma. En la actualidad necesitamos hombres como el que tengan hambre y sed de la casa de Dios, también de la adoración. El Señor Jesús, le llamo bienaventurado a estos hombres que tienen hambre y sed de la justicia de Dios. Como hemos dicho anteriormente, que el mayor deseo de David, no solo es estar en el templo sino en la presencia del Señor. Este es el anhelo que se describe en este Salmo en la vida de su pueblo y de su siervo.

No hay otra cosa mejor en la vida, que anhelar la intimidad con Dios en oración. Imagínese estar siempre con una persona importante, pero todo esto es temporal, mas la intimidad con Dios es para toda la eternidad, es un privilegio muy grande estar con él, porque es el Rey de reyes y Señor de señores.

En los vv. 3-4 encontramos las alabanzas del Rey David recordando su estancia en el desierto de Judá. Desde este lugar exalta a su creador, en el v. 8 declara que su alma esta apegado en él, no está sol, sino confía en la intervención divina. Tenemos que practicar este principio Bíblico, que nos invita a descansar totalmente en Dios, precisamente en este tiempo que nos toca vivir desesperadamente, por razones económicas, políticas y sociales, pero Dios está con nosotros, y no tenemos por qué preocuparnos. Mientras que los otros viven lejos de Dios sufriendo las consecuencias del pecado, nosotros descansamos en el. En el v. 11 nos enseña la alegría de uno que vive apegado en el, tendrá una vida transformada, y gozar de la salvación perpetuamente.

En Éx. 15:1-21 encontramos la descripción de un pueblo que sufre, pero en medio de este dolor, Moisés y María cantan a Dios, por la salvación que Dios les dio, librándolos de la mano de los egipcios, cruzando el Mar Rojo en seco. Nosotros en el día de hoy debemos aprender a glorificar a Dios, aun en medio de nuestros sufrimientos. Precisamente es lo que hizo el pueblo cuando eran perseguidos y el los libro con su poder. Por esta razón en este Salmo encontramos a un pueblo que le dedica toda la gloria a Dios porque él es su Salvador. En Éx. 14:3, nuevamente el pueblo está en un desierto, el libro de los Salmos recuerda esta experiencia, ahora cantan a Dios, porque de muchas maneras vieron su poder y su gloria, en todo esto salieron sanos y fuertes, porque él los sustento. Por lo tanto, tenemos que alabar a nuestro Dios, aun estando en situaciones difíciles, tal como lo hizo el pueblo de Israel.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14

similar:

Lección uno la oración del rey exaltando a su iconLección uno

Lección uno la oración del rey exaltando a su iconLección uno. ¿Quién es

Lección uno la oración del rey exaltando a su iconLección uno: exposición de hebreos 1: 1 2: 18

Lección uno la oración del rey exaltando a su iconLección uno. Introducción al curso

Lección uno la oración del rey exaltando a su iconLección uno: el evangelio de jesucristo (Marcos 1: 1-10)

Lección uno la oración del rey exaltando a su iconLección uno introducción a la cultura y la ética cristiana

Lección uno la oración del rey exaltando a su iconEn Barcelona, el Palau de la Virreyna y el Mercat de la Boquería...

Lección uno la oración del rey exaltando a su icon9. 17. Estructura del catecismo de la iglesia católica, la oración en la vida de la fe

Lección uno la oración del rey exaltando a su icon49- en la ciudad del rey david

Lección uno la oración del rey exaltando a su iconDirección c/ Clara del Rey, 22 1ºB




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com