Lección uno la oración del rey exaltando a su






descargar 477.84 Kb.
títuloLección uno la oración del rey exaltando a su
página4/14
fecha de publicación11.08.2017
tamaño477.84 Kb.
tipoLección
e.exam-10.com > Documentos > Lección
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

2.7. Cuestionario
1.- ¿Cuáles fueron los motivos de suplica que hizo el pueblo a Dios?
2.- ¿Cuáles son los acontecimientos en donde el pueblo vio el auxilio de Dios?
3.- ¿Cuál es la frase bíblica para derrotar al enemigo en esta lección?
4.- ¿Por qué clamaba el pueblo?
5.- ¿Dios contesta todas las oraciones de su pueblo?


  1. ¿Quién es el que tiene autoridad sobre el universo?




  1. ¿Qué es lo que le agrada a Dios de sus hijos?




  1. ¿Por qué el Señor permite algunas cosas que nos suceden en la vida?




  1. ¿Qué es lo que el salmista le pide a Dios en esta lección?




  1. ¿En donde deposito su esperanza el pueblo?


HOJA DE ESTUDIO DE UN PASAJE BÍBLICO

Texto: Título:

MÉTODO INDUCTIVO

Textos de referencia:

1.1. (etc.)

Explicaciones de datos importantes:

-palabras importantes:

-anotaciones gramaticales:

-método de traducción:

-género literario:

-el autor y los oyentes originales:

-contexto cultural:

-contexto histórico:

-contexto bíblico:

-título y tema del pasaje:



MÉTODO EXPOSICIONAL

-observaciones sobre cada versículo


METODO LITERARIO (formula una estructura temática del pasaje)

-identifique el género literario

-formula una estructura temática del pasaje

-observa si hay figuras de lenguas


MÉTODO ANALÍTICO

Verdad(es)

Mentira(s)

Evangelio

Idolatría(s)


MÉTODO DEVOCIONAL


Oración y acción:

-alabanza:

-confesión de pecado:

-peticiones especiales:

-acción de gracias:



Enseñanzas:
1.
2.
3.



LECCIÓN TRES

EXALTANDO A DIOS EN DIFERENTES CIRCUNSTANCIAS
3.1. Introducción
El libro de los Salmos, es un libro que narra diferentes momentos y circunstancias que vivió el pueblo judío en la historia, contiene además, descripciones de la intervención de Dios a su favor a causa de las batallas con sus enemigos, contiene alabanzas, descripción de la angustia personal y colectiva de Israel, canciones para bodas, marchas nupciales, marchas a la batalla, cantos de peregrinación, oraciones de confesión, de auxilio, imprecatorias, cantos de adoración a Dios, cantos especiales para el rey en el momento de su coronación, aniversario, bodas reales.

También narra los momentos de alegría y celebración por la victoria, celebraciones anuales del pueblo (Pascua, Fiesta de las semanas, de los Tabernáculos, etc.); cantos graduales por la liberación y el perdón. También tuvieron momentos en que confiaban o desconfiaban en Dios, más todos los momentos en la vida de Israel estaban en las manos de Dios, pues Él es quien tenía bajo su control todos los acontecimientos de su pueblo escogido. Por lo tanto, en este capítulo veremos la presencia de Dios en medio de las circunstancias del pueblo.

Lo que es admirable en el libro de los Salmos, y nos referimos al Libro II, es la clara representación de la intervención divina. Es claro porque lo que veremos es la intervención todopoderosa de Dios, dejando a un lado lo que pueda hacer el hombre pues cada Salmo nos muestra al Creador de todas las cosas, a Aquél que sustenta todo lo que existe y lo gobierna.

También vemos a un Pastor que atento al clamor de sus ovejas, ve en su auxilio, ayudándola en los momentos difíciles, Él es quien vela por cada una de ellas, proveyendo en cada necesidad, sanando las heridas causadas en el camino; por lo que la invitación es acercarnos a Él, confiando en su salvación.

3.2. Clamaban a Dios en tiempo de derrota 42:6-8-43; 44:4-8
Es importante aclarar que nos referiremos a los Salmos 42 y 43 como un solo Poema.14 Estos dos Salmos hacen énfasis en la necesidad que el alma tiene de Dios, y cómo no puede estar satisfecha si no lo posee.15

El salmista se encuentra lejos de Jerusalén y por tanto, lejos del Templo, lo que le hace pensar que Dios se encuentra lejos de él también. Por eso, se encuentra en lamento recordando aquellos días cuando la alegría y regocijo dentro del Templo, le traían paz y tranquilidad. Sin embargo, en estos momentos se encuentra presa de sus enemigos, los cuales se mofan de él al preguntarle, ahora ¿dónde está su Dios?, si, ese Dios del que los israelitas presumían y que en estos instantes no está para librarles.

La repetición de una frase, que se encuentra en tres ocasiones, deja ver que el salmista, a manera de consuelo dice a su alma: ¿Por qué voy a desanimarme? ¿Por qué voy a estar preocupado? Mi esperanza he puesto en Dios, a quien todavía seguiré alabando. ¡Él es mi Dios y Salvador!. 16

El hecho que exprese estas palabras nos deja ver que el salmista reconoce la omnipresencia de Dios, entonces, le oirá. Este es un concepto bíblico muy amplio para considerar, porque Dios no solamente está en un lugar, sino que su presencia cubre todo el mundo, es por eso que nosotros podemos clamar por su ayuda en cualquier momento y en cualquier lugar, tal y como lo vemos en esta ocasión.

Él se encuentra solo, mas le dice a su alma que espere en Dios. Se encontraba rodeado de hombres engañosos y de gente impía, que se atreven a preguntarle ¿dónde pues está tu Dios?, esto muestra que se burlaban y ponían a prueba su fe, poniendo en tela de juicio su confianza en Dios.

Imagine que usted está en un lugar extraño, lo que más quieres es que la gente en ese lugar te trate bien, y que no se burlen de ti; pero en este caso es todo lo contrario, porque estos hombres ateos le dicen con burla que su Dios no se ve, porque seguramente no existe.

Podemos pensar que el salmista, solicita a los lectores para que confíen en Dios y en su Palabra. El v.8 dice que, de día y de noche Dios le envía su amor. Esto quiere decir, que aunque él sentía que Dios estaba ausente, por el hecho de encontrarse lejos de su nación y del Templo, en realidad, Dios no le ha abandonado durante todo lo que ha acontecido.

Por lo que estos versículos nos enseñan la real necesidad del hombre de Dios, aunque muchos buscan por otro lado tranquilizar sus temores con amuletos, dioses falsos, Biblias abiertas sobre altares, etc. Cuando el salmista nos muestra que nuestra confianza no debe estar inclinada hacia otro lado que no sea Dios. Por eso, aunque está solo, puede recordar que esperar en Dios es el consuelo de todo creyente, porque solo en Él hay salvación.

Los que esperan en el Señor, no tendrán necesidad de nada, porque él es el todo de ellos. Nuestra alma no puede descansar en otra persona que no sea Dios. La actitud de un hombre justo, es buscar siempre la tranquilidad en Jehová, que es contrario a lo que hace el injusto, que en las adversidades se desespera y lejos de Dios, ve venir la muerte.

El Salmo 44:4-8, expresa el lamento comunitario de los israelitas que, después de ser derrotados por sus enemigos, hacen memoria de las grandes victorias que celebró Israel, cuando Jehová los defendía de sus enemigos, algo que sus antepasados les contaron.

No olvidemos que siempre que venía la derrota sobre los israelitas, esto era porque habían desobedecido a la voz de Jehová, queriendo hacer las cosas a su manera, lo único que conseguían era el ser vencidos y avergonzados por sus enemigos. El salmista habla en nombre de todo el pueblo y clama: ¡Mi Rey! ¡Mi Dios! Sal.44:4, y con ello apelar a su soberanía, sabiéndose un pueblo escogido, ¿cómo fue que fueron vencidos y Jehová no los socorrió?

Terrible era para los israelitas haber caído en manos de sus enemigos, si siempre Jehová estaba con ellos para defenderlos, mas ahora, en la derrota, lo único que esperan es que Jehová venga a socorrerlos y levante sus cabezas ante los que los afrentaron.

Nuevamente, se ve que el pensamientos de ellos es que Jehová los ha abandonado, que los ha desamparado y por ello han venido a ellos todas estas calamidades. Atención, no dudemos nunca que Dios nos ama, así como ellos fueron llamados “pueblo escogido de Dios”, nosotros también, por la sangre de Jesús, fuimos comprados, es así que, pertenecemos a Dios, por tanto, el nos cuidará en cualquier circunstancia que estemos pasando.

El salmista parece dejarnos en suspenso, ya que no dejó escrito si Jehová los libró de la aflicción que pasaban. Más no podemos dudar que hasta nuestros días, Jehová está velando por ese pueblo rebelde como nosotros, y que llegará el día en que en su decreto eterno, los reunirá nuevamente para llevarnos a todos juntos a la patria celestial, donde cesarán los lamentos, las aflicciones y la tribulación.
3.3. Oraban ante la asechanza de sus enemigos 54:1-2; 55; 57 y 64
El Salmo 54 escrito por el joven David, describe la angustia personal que le envuelve ante la persecución que sufre del rey Saúl. Aquí observamos entonces la oración que un joven eleva a Dios en busca de auxilio. David siente una profunda tristeza cuando es perseguido por el rey Saúl con quien él celebró la victoria de la muerte del gigante Goliat, además a partir de ese evento le sirvió en su palacio real. Él no comprende el por qué del odio que se ha apoderado del rey, y que lo lleva a asechar a David con el fin de matarlo.

Son los habitantes de Zif, de la familia de Judá, quienes traicionan a David, delatando su ubicación al rey Saúl, quien va pronto ante el sacerdote Ahimelec, presionándolo para que le informe del paradero del joven 1S.22:6-16. Como en busca de un animal salvaje, el rey y su guardia van en busca de David. Sabiendo que su vida corre peligro, el hijo de Isaí eleva su voz afligida al Dios que le ha librado siempre en momentos difíciles.

La palabra que resalta en su clamor es: ¡Defiéndeme…! he aquí la voz de un hombre que antes de emprender un ataque en su defensa, o huir cobardemente para salvar su vida, emprende una ruta que le lleva a Dios, porque él sabe que solo confiando en el poder divino, hallará respuesta a su oración. Seguramente en su huida este hombre de Dios iba clamando a Dios, que le socorriera, que atendiera a su clamor y lo librara de la muerte.

Es así como nosotros, viendo este gran ejemplo, no olvidemos que cuando el enemigo nos asecha, nuestro Salvador está presto a atender nuestras oraciones para rescatarnos del peligro.

El siguiente Salmo a estudiar es el 55. En este, podemos ver la confusión en la que se encuentra David, pues el asunto es muy delicado. Primero, porque su hijo amado Absalón, se levanta para conspirar contra él, segundo, porque su amigo de batalla, Ahitofel, aquél que era su consejero. ¿Quién era este Ahitofel?

Ahitofel (Hermano de necedad?) “Consejero de David”, (2S. 15:12) famoso por su sabiduría y prudencia, cuyo consejo “era como si se consultase la palabra de Dios” (2S. 16:23). Ahitofel, se sumó a la conspiración de Absalón, lo cual preocupó mucho a David (2S. 15:31), por lo cual pidió a su amigo Husai que se quedara en Jerusalén fingiendo traicionarle para que tratara de hacer “nulo el consejo de Ahitofel” (2S. 15:34). Cuando Absalón entró en Jerusalén, Ahitofel, le aconsejó que demostrara lo radical de su rompimiento con su padre tomando las concubinas de David a vistas de todo el pueblo (2S. 16:21).

Luego propuso perseguir a David esa misma noche con doce mil hombres (2S. 17:1), pero consultado Husai éste dijo que era muy peligroso acosar a David y sus hombres. Y que lo recomendable era esperar para reunir un gran ejército para una batalla decisiva (2S. 17:7–13). Absalón prefirió ese consejo. Ahitofel, comprendió que eso daría tiempo a David para cruzar el Jordán, recuperarse y reagrupar sus fuerzas. Y viendo perdida la causa de Absalón se fue a su casa y se ahorcó (2S. 17:23). Betsabé era hija de Eliam (2S. 11:3) y éste hijo de Ahitofel (2S. 23:34), por lo cual es posible que Ahitofel participara en la rebelión en venganza de lo que David hizo con su nieta. Una tradición judía así lo expone.17
Vemos entonces la importancia de este consejero en la vida de David y el reino, y entonces comprender el gran pesar del rey ante la traición de alguien tan importante en las decisiones que se tomaban.

La expresión: ¡contéstame! Hace referencia a la dependencia que tiene David hacia Dios. Por lo que notamos que él está esperando que Dios salga en su defensa. Después que David y Ahitofel manifestaban una fraterna relación, ha David le es imposible creer lo que le está sucediendo, por lo que se encuentra agitado, en medio del peligro que le acecha con violencia y confusión.

David ante la traición de su hijo y amigo, se ve envuelto en calumnias y mentiras Vv.9-10, mas es tal su confianza en Jehová que solicita sea descargado sobre sus enemigos el castigo divino.

Ya que la traición de su amigo es lo que se destaca en el Salmo, nos queda claro que no siempre nuestros enemigos se encuentran fuera de la familia o la iglesia, sino que son nuestros mismos hermanos, quienes, perdiendo la dirección de Dios, resbalan en la ambición y la traición, llegando a utilizar la amistad y la fidelidad como armas filosas que hieren y perturban, mas quienes están arraigados en Jehová, no resbalan con ellos.

La confianza que refleja David, es entonces la que nosotros debemos manifestar cada vez que nos veamos en aflicción. Esta confianza que resalta en él, no es otra cosa que una vida de oración constante a Dios, algo que ya era parte de su vida cotidiana. Por lo tanto, él, inmediatamente, sabía que acudir a Dios era el mejor refugio en momentos de dolor, traición o guerra.

Otro Salmo que contiene la misma enseñanza, pero que se escribió en otras circunstancias es el 57. Su contexto nos refiere al momento en que David no siendo rey aun, está sufriendo persecución por parte del rey Saúl. Esta experiencia fue tremenda en su vida, ya que aunque pareciera el escritor sagrado poner una chispa de humor, en realidad la actitud que David tomo ante Aquis, rey de Gat; no era otra cosa que proteger su propia vida, y todo porque Saúl estaba decidido a matarlo.

Es entonces que se refugia en la cueva de Adulam, y hasta allí recibirá la visita de sus familiares. Allí se le reunieron también quienes estaban afligidos, con deudas y todos los que estaban en gran amargura de espíritu, y le hicieron jefe de ellos.

Veamos entonces a David en medio de estos hombres elevando este canto de angustia y suplica a Dios a causa de sus perseguidores. Reconociendo la fuerza que implicaban los ejércitos y la gente que acompañaban al rey Saúl, su aflicción se acrecienta, y apelando a Dios por misericordia, le declara su completa confianza. Comentario del autor. Lo declara como su único refugio, hasta que pasen todos sus quebrantos. Tal es la confianza de David que declara: “El enviará desde los cielos, y me salvará de la infamia del que me acosa; Dios enviará su misericordia y su verdad.”18

Sus experiencias en el pastoreo le llevan a comparar este acoso como si se hallase herido y sin fuerzas, expuesto a que las fieras vengan y lo devoren. Él dice hallarse entre seres que vomitan llamas y flechas mortales, y aun, en medio de esta gran desesperación el levanta su voz exaltando sobre todas las cosas el nombre de su Dios, quien oportunamente enviará socorro.

Y como respuesta a la protección que ha recibido de Jehová, David hace votos de fidelidad y adoración al Dios que contesta siempre sus oraciones. David no dejara de declarar entre las naciones del poder del Dios que siempre está presto a escucharle y salvarle de sus enemigos. Maravilloso ejemplo el que vemos aquí, para que cuando nos veamos en circunstancias semejantes no nos olvidemos de clamar a Dios, pues es en Él en quien debe estar sembrada toda nuestra confianza, de tan manera que Él nos levantará, y nosotros alabaremos y declararemos todas sus maravillas.

El último Salmo del que haremos mención en este capítulo es el 64. Hasta aquí hemos visto cuanto a tenido que padecer el rey David a causa de la envidia de sus enemigos, sin embargo, el clamor de este joven rey no se deja esperar y Jehová viene a socorrerle en los momentos más críticos, pues como el mismo David ha declarado: Jehová es su refugio.

Es entonces que una vez más veremos como en medio de la confusión que pudiera causarle la persecución o las calumnias de sus enemigos, David no dejara de buscar abrigo bajo la sombra de Dios.

El v. 2, hace referencia a lo antes dicho, cuando su clamor expresa: ¡Escóndeme…! Tras ser perseguido, David sabe que aunque sus enemigos son mucho más fuertes que él, Jehová está por encima de ellos, por tanto, que mejor que resguardarse bajo sus alas. Sus enemigos conspiran contra él hasta la muerte y el hecho de imaginarse presa de ellos le lleva a clamar con angustia, ya que le es difícil entender las razones que empujan a estos hombres a buscarle para destruirlo.

Lo que provoca confusión en David entre otras cosas, es el hecho que sus enemigos están hablando de él falsamente, solo para provocar que otros más se levanten en su contra y se unan a su destrucción. David se declara inocente ante aquellas palabras que como flechas certeras apuntan a su persona, esperando su caída.

Estas flechas están ocultas, por lo que él no sabe por dónde han de venir, los ataques que sin temor lanzan sus enemigos. De esta manera vemos como se describe el poder que tiene la lengua cuando se le ocupa para descalificar la integridad de un hombre que teme a Dios.

El apóstol Santiago lo dice claramente en 3:5-10, cuando habla de la importancia de la lengua, pero también deja ver las dos maneras en que podemos hacer uso de ella, pues puede salir bendición, pero cuando no hay temor de Dios, salen maldiciones.

La confianza de David radica, no solo en que Dios le protege, sino que también, sus ojos están observando cada movimiento de los enemigos, por lo que clama: confunda sus pensamientos y todos sus planes malévolos contra él; entonces todo lo que traman para él, se volcará hacia ellos, pues de la misma manera en que piensan sorprender a David con sus intrigas y armas, Jehová los hará caer de repente.

Entonces serán objeto de burla, y todas sus mentiras serán descubiertas. Es entonces que nosotros debemos tener cuidado con nuestra lengua, sobre todo si decimos ser cristianos que amamos a Dios y a nuestro prójimo; pues no sea que Dios nos descubra haciendo un mal uso de este miembro que usamos para leer su Palaba o elevar nuestra oración a Él, y caigamos como estos enemigos de David, que creyendo que son más poderosos que el Dios de Israel, ahora están en el suelo, avergonzados y destruidos.

El salmista eleva su voz y dice, después de contemplar que los planes de sus enemigos se ha venido abajo: “Todos entonces honrarán a Dios, hablarán de sus acciones.” He aquí el Dios en quien yo confío, dice David.

David concluye de una manera hermosa cuando dice: “El hombre bueno esta gozoso, porque confía en Jehová; las personas a su alrededor también se alegran que le vaya bien porque él es ejemplar.”19
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

similar:

Lección uno la oración del rey exaltando a su iconLección uno

Lección uno la oración del rey exaltando a su iconLección uno. ¿Quién es

Lección uno la oración del rey exaltando a su iconLección uno: exposición de hebreos 1: 1 2: 18

Lección uno la oración del rey exaltando a su iconLección uno. Introducción al curso

Lección uno la oración del rey exaltando a su iconLección uno: el evangelio de jesucristo (Marcos 1: 1-10)

Lección uno la oración del rey exaltando a su iconLección uno introducción a la cultura y la ética cristiana

Lección uno la oración del rey exaltando a su iconEn Barcelona, el Palau de la Virreyna y el Mercat de la Boquería...

Lección uno la oración del rey exaltando a su icon9. 17. Estructura del catecismo de la iglesia católica, la oración en la vida de la fe

Lección uno la oración del rey exaltando a su icon49- en la ciudad del rey david

Lección uno la oración del rey exaltando a su iconDirección c/ Clara del Rey, 22 1ºB




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com