A los dos años de comenzada esta Obra, iniciamos el 3






descargar 335.36 Kb.
títuloA los dos años de comenzada esta Obra, iniciamos el 3
página4/14
fecha de publicación06.08.2017
tamaño335.36 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14
Primer Decanato de Sagitario: Cubre los grados que van del 0 al 10 del signo, es decir, los nacidos del 23 de noviembre al 2 de diciembre (aproximadamente) Es el Decanato Yod, en analogía con Aries, de modo que está regido por Marte, que es al mismo tiempo el planeta regente de Aries. En el orden sefirótico, Netzah es la fuerza activa. En el Tarot, es el domicilio del 7 de bastos. Se trata pues de un Decanato de recapitulación de los trabajos correspondientes a Aries y no llevados a cabo enteramente en su momento.

En Sagitario, el designio que penetró en nosotros por la puerta de Aries, y se interiorizó en nuestro ser corporal en Leo, se exterioriza dando lugar a una creación que modifica el panorama del mundo en el cual nos movemos. Si el trabajo correspondiente a Aries no ha sido efectuado, no habrá podido llevarse a cabo la interiorización correspondiente a Leo y por lo tanto ninguna exteriorización podrá tener lugar.

La nota-clave de Aries es Voluntad; la de Sagitario es Inteligencia Trascendente. Las dos notas unidas darán una extraordinaria voluntad al servicio de la exteriorización de la inteligencia divina que el individuo lleva dentro. Los sagitarianos del primer Decanato, en un momento de sus vidas, experimentarán la necesidad de ponerse al servicio de su Yo superior y lo dejarán todo para emprender una obra espiritual, de la que quizás no sean muy conscientes, porque en el estado evolutivo actual no entendemos demasiado los designios de nuestro Yo superior, el cual dejará una profunda huella en la sociedad de su tiempo.

En este primer Decanato tendrán que ser realizados a la vez los tres trabajos: Formación de la semilla, Interiorización en nuestra tierra corporal y Exteriorización de cara a la sociedad. Esa triple tarea exigirá una mano dura.

Al estudiar el primer Decanato de Leo hemos visto cómo la bondad infinita de Hochmah y Hesed guiaban los trabajos; pero Sagitario se encuentra bajo los auspicios de Binah por ser el tercer signo de su Elemento, y aunque Netzah rija el Decanato y Júpiter el signo, Binah y Marte conjuntamente sabrán ajustar las cuentas a ese individuo que ha desaprovechado por dos veces consecutivas las ocasiones que le fueron dadas. Sobre él caerá el rigor de la ley y el látigo de la necesidad flagelará sus espaldas. Será éste, pues, un Decanato de grandes trabajos y el adscrito a su programa no disfrutará de mucha paz. Su afán de iniciar, de ordenar y de transformar lo llevará a liquidar los negocios que podrían aportar a su vida estabilidad, ya que al renacer en ellos la fuerza iniciadora, los llevará a desinteresarse de lo iniciado anteriormente. Así su vida será un constante ajetreo, una batalla ganada y abandonada para abrir otro frente. Estarán siguiendo un curso acelerado que no les dejará tiempo libre. Vivirán permanentemente con la impresión de no disponer de tiempo para sus múltiples propósitos. Todo les interesará, todo lo experimentarán y nada permanecerá mucho tiempo en sus manos.

Los últimos serán los primeros, dijo Cristo, anunciando una regla muy activa en el universo, y estos rezagados del primer Decanato de Sagitario, mediante una vida llena de experiencias, pueden trepar, desde el valle en que vivían, a las más altas cimas de la espiritualidad. Nada como el latigazo de la ley para despertar las conciencias dormidas. Árboles aparentemente estériles se ponen a dar fruto y ello sorprende a la sociedad que los rodea, como sorprenden esas plantas tropicales que se ven crecer bajo la lluvia.

Partiendo de una infancia o juventud turbulenta y agitada, en la que pasan a menudo por alocados -etapa Aries- entrarán en un período de silencio y apatía  etapa Leo  para desembocar en una acción prudente y sabia en la etapa correspondiente a Sagitario. Pero si su vida puede dividirse en esas tres grandes etapas, se producirán constantes micro-ciclos en los cuales todo ello sucederá a gran velocidad.

Los sagitarianos del primer Decanato, por sus conocimientos del espíritu de las leyes, son excelentes en la actividad de consejeros: Consejeros de empresas, pero también de particulares, de personas en crisis, sean matrimoniales o individuales, o incluso de países en crisis, como demostraron serlo los estrategas W. Churchill en Inglaterra o De Gaulle en Francia. Su Casa X en el primer Decanato de Virgo los conduce a empresas que están viviendo su fase terminal, a las que pueden inyectar una nueva vitalidad, salvándolas del naufragio, ya que Sagitario es el salvador por excelencia. Pero siendo personas al servicio de su Yo superior, estarán ahí donde ese Yo les mande, según las necesidades de la providencia y del destino individual de las personas de su entorno. Hagan lo que hagan, podemos tener la seguridad de que están cumpliendo con una función trascendente.

Los buenos aspectos articularán felizmente los distintos períodos, haciendo que los trabajos se desarrollen en circunstancias favorables.

Cuando en este sector de su Horóscopo se forman malos aspectos, los sagitarianos mandarán su mensaje de forma arbitraria o bien con excesivo rigor, y harán que los trabajos se desarrollen en circunstancias conflictivas, dramáticas, cuando los malos aspectos procedan de Saturno-Marte-Mercurio. El latigazo de la ley será un auténtico latigazo que impulsará a esta clase hacia la ineludible meta que les ha sido asignada. En cambio, el individuo actuará con demasiada permisividad cuando los malos aspectos procedan de Urano-Júpiter-Venus. Ello sucederá igualmente cuando haya buenos aspectos en el tema natal pero se formen disonancias por tránsito, entonces la personalidad de los sagitarianos se verá alterada por el tiempo que duren los malos aspectos. Pero aun así, como Sagitario se encuentra bajo el gobierno de Júpiter que exalta optimismo y bondad, su rigor nunca será excesivo y su tiranía resultará normalmente llevadera para los demás. Manuel Fraga Iribarne tiene el Sol y Venus situados en el primer Decanato de Sagitario.

La principal asignatura que deben aprender los nativos del primer Decanato es que la voluntad es el motor de todas las cosas; es la semilla inseminadora que propicia todas las creaciones. Para los de Aries, la voluntad es una promesa de futuro; tienen que tener fe en que la voluntad moverá montañas, como dijera Cristo, mientras que los del primer Decanato de Sagitario ven como la voluntad crea de inmediato aquello que pretende, y ésta es una lección que nunca olvidarán. Cuando, más tarde, evolucionen bajo otros signos, sabrán que bastará con que toquen con la varita mágica de la voluntad la materia inerte para que surja aquello que se pretende: agua, petróleo, oro, amores, negocios, sistemas filosóficos, salud o cualquier otro material que la voluntad transporte. Por ello a los sagitarianos del primer Decanato les van siempre muy bien las cosas, porque son ejemplos vivos, para los demás, de cómo el esfuerzo conduce siempre a un éxito material.

8.- Segundo decanato de Sagitario: cubre los grados que van del 10 al 20 del signo, es decir, las personas nacidas del 2 al 12 de diciembre (aproximadamente) Es el Decanato He, en analogía con Leo, de modo que está regido por el Sol, que es al mismo tiempo el planeta regente de Leo. En el orden sefirótico Hod es la fuerza activa. Se trata, pues, de un Decanato de recapitulación de los trabajos correspondientes a Leo y no llevados a cabo en su momento. En el Tarot es el domicilio del ocho de bastos.

La nota clave de Leo es Amor-Sabiduría; la de Sagitario es Inteligencia Trascendente. La unión de estas virtudes da al individuo que intentará expresar el amor divino mediante la inteligencia las más altas virtudes emocionales a través del intelecto.

Sabemos que en Leo tienen lugar los trabajos de interiorización del designio divino que nos ha sido impartido para que lo llevemos a la madurez. Esto supone convertirnos en la Tierra destinada a recibir la semilla de la espiritualidad naciente, en los precursores de ese Belén mítico donde ha de aparecer el Salvador del Mundo, el redentor del medio ambiente que nos rodea. Gracias al impulso de Leo  impulso callado, no aparente  hemos de movilizar hacia nosotros a todas esas gentes sencillas que pueblan nuestros pesebres populares (los cuales se montan precisamente cuando ese Decanato es iluminado por el Sol) representados en forma de figurillas que, partiendo de sus lejanas moradas, llegarán a Belén cuando nazca el Redentor. Leo es el manantial escondido, el Fuego-Agua, donde Kether y Hochmah trabajan conjuntamente para producir el calor acuoso que ha de permitir el crecimiento de la flor espiritual.

Sagitario corresponde a la etapa de exteriorización del designio. En ella el Redentor nace, anunciando el gran cambio que en el mundo va a producirse. El nativo de este segundo Decanato tendrá que ser el inductor a una vida más amplia, a una mayor libertad interior, a una conciencia más profunda de las cosas, y al mismo tiempo ser el alumbrador de ese nuevo mundo que preconiza. Será maestro por su vinculación a Leo y militante activo por su vinculación a Sagitario.

Ello puede dar lugar a la figura del gran idealista, productor de hermosos discursos en las tribunas a las cuales accederá con facilidad. Su trabajo esencial consistirá en ver la forma de encajar el amor divino en las situaciones humanas de manera equilibrada y positiva, sin que ese amor resulte destructor para la forma en la cual pretende introducirse. Vivimos en un mundo que no está aun preparado para contener el amor cósmico que produce el signo de Leo, y es preciso operar con mucho tiento para que ese amor no resulte dañino para una de las partes. Muchas veces, cuando los jueces se enfrentan con un peligroso delincuente, dicen: «lo meteremos toda su vida en la cárcel o, mejor aun, le daremos muerte y la sociedad vivirá tranquila» En este juicio, el amor va en favor de la sociedad, pero contra el delincuente. Por consiguiente, este tipo de juicios son los que deben evitar los nativos del segundo Decanato de Sagitario.

Y ésta es una tarea delicada, porque no será comprendida. Van a parar a ese segundo Decanato los que antes (en otras vidas) han pasado por Leo y han ejercido como grandes teóricos del amor, proclamando sus excelencias. Ahora su destino los enfrenta con casos prácticos para que se den cuenta de lo difícil que es aplicar el Amor-Sabiduría a la realidad material.

Hod, regente de este Decanato, será el portador de la restricción de Binah, ya que como tercer signo de Fuego que es, Binah ejerce privilegio sobre él, de modo que la problemática de este individuo consistirá en despertar las conciencias a una libertad interior que sólo podrá ser ejercida a medias en el mundo exterior. Su yo interno poseerá más volumen que su yo externo y esto se traducirá en la vida práctica en forma de relegación. O sea, que el individuo no podrá exteriorizar todo su potencial interior, encontrándose situado siempre por debajo de sus posibilidades.

Como todos estos procesos se efectúan en período pre-consciente, puesto que la auto-consciencia aparece con los signos de Agua, la persona se verá sobrepasada por esa dinámica y quizá frustrada en sus ilusiones por ella. Pero su destino quiere que sea el maestro, el profesor, el instructor, el que aboga, en términos muy vastos, por un mundo ideal que él no puede traducir en actos, en toda su amplitud, aunque lo intente, ya que el contexto en que vive es pobre en relación con lo que está preconizando. En el terreno político, donde ese individuo se manifestará preferentemente, le será imposible realizar el programa elaborado y anunciado a sus electores. Siempre se quedará corto y su clientela tendrá el sentimiento de ser traicionada. Inspirado por el amor de Hochmah, fuerza activa en Leo y en los segundos Decanatos, se manifestará muy generoso en sus propósitos, pero Binah ejercerá su atributo restrictivo en el momento de llevarlos a cabo, filtrando severamente lo que sale al exterior.

Aunque esa dinámica se produce simultáneamente en todo lo que esta persona vaya emprendiendo, la tendencia inherente a los trabajos de Leo predominará en la primera mitad de la vida y la inherente a los trabajos de Sagitario -exteriorización restrictiva- predominará en la segunda mitad. A medida que Sagitario vaya imponiendo su dinámica, la persona tendrá más en cuenta las realidades materiales en las que descargar su mundo interior, y el trecho entre lo que predica y lo que hace será menor.

Los malos aspectos desorganizarán la dinámica de ambos signos y la persona se encontrará más identificada con uno u otro aspecto de los mismos, de modo que si Leo domina, puede ser el individuo que jamás lleva a la práctica lo que se propone hacer, y si es Sagitario, realizará a la fuerza un programa que luego se vendrá abajo por carecer de base firme. Los malos aspectos harán que se desequilibren las fuerzas en presencia, y darán lugar a situaciones injustas o jueces arbitrarios que utilizan la fuerza para que las cosas sean como deben ser, en lugar de armonizarías a partir de su realidad misma. Serán los tiranos que impondrán una moral por la fuerza (el general Franco nació con el Sol situado en el segundo Decanato de Sagitario) o serán políticos utópicos, arrinconados permanentemente en las filas de la oposición.

Los sagitarianos del segundo Decanato serán grandes defensores de la moral en sus aplicaciones prácticas. Los buenos aspectos propiciarán la armonía de los trabajos y harán que encuentren sin problemas las ocasiones de manifestar su potencial. Pueden ser grandes jueces, abogados, médicos que utilizan la fuerza del amor en sus curaciones o políticos de fama, ya que difícilmente un Sagitario pasará desapercibido.

9.- Tercer Decanato de Sagitario: Cubre el espacio comprendido entre los grados 20 a 30 del signo, es decir, los nacidos del 12 al 21 de diciembre (aproximadamente) Es el Decanato Vav, regido por Júpiter, que es asimismo el regente de todo el signo. Por ser Sagitario un signo Vav, en este tercer Decanato tienen lugar los trabajos correspondientes al signo. En el orden sefirótico, es Yesod el regente. En el Tarot es el domicilio del 9 de bastos.

Los trabajos de Sagitario, como ya hemos visto, consisten en exteriorizar el designio divino que penetrara en el hombre a través de la puerta cósmica de Aries (en otra vida), que fue interiorizado en Leo y que ahora debe salir para modificar el mundo.

Cuando los teólogos hablan de Dios, suelen dar a entender que el constructor de nuestro universo puede operar milagros a su antojo, modificando sus propias leyes, si tal es su divino parecer, mediante un simple chasquido de dedos. Pero aquel que posee un conocimiento de las leyes cósmicas sabe que esto no es así. El pensamiento ha de encarnarse en los deseos y éstos en el mundo material para cambiar cualquier cosa en el universo físico. O sea, que Dios necesita las manos del hombre para mover las estructuras terrenales. Si estas manos humanas no resultan adecuadas a sus propósitos, no tiene más remedio que encarnarse El mismo, como lo hizo con su Hijo, Cristo, para mover las cosas en la Tierra, ya que no es posible hacerlo desde el cielo. El hombre de Sagitario, y más particularmente el del tercer Decanato, actúa, pues, como un ministro de la Divinidad, como un operario al servicio del Creador del Universo, pero no habiendo alcanzado el ser humano el nivel evolutorio suficiente para ser el instrumento consciente de la Divinidad, es a título de ejecutor inconsciente que el nativo de Sagitario realiza su obra.

Precisemos una vez más que esa inconsciencia se refiere a los trabajos específicos de su presente encarnación, y que la persona puede ser muy consciente de lo realizado y aprendido en anteriores etapas.

Hay pues, en Sagitario, una inhibición de la voluntad a favor de ese soplo superior que transita por el individuo y lo impulsa a la sublimidad. Cualquiera que sea el escenario de su actuación, el Sagitario del tercer Decanato será siempre un redentor, será siempre el vehículo del amor o de la ley divina, ya que si por un lado Júpiter-Hesed aporta a ese individuo el amor de Hochmah para que lo derrame a su alrededor, por otro lado, siendo un tercer Decanato, Binah expresa en él su ley a través de Yesod, el séfira activo en este sector del Zodíaco. Ora portadores de bondad, ora instauradores de rigurosa justicia, los sagitarianos del tercer Decanato son siempre los mensajeros de la Divinidad.

Estos nativos son ejecutivos. Cuando nacieron bajo el signo de Aries plantaron las semillas del designio divino a realizar en otra vida; cuando nacieron en Leo interiorizaron esas semillas en su tierra humana, y ahora, desde Sagitario, se disponen a hacer florecer ese antiguo designio, a fin de que en la tierra, las cosas sucedan como en el cielo. Los del tercer Decanato son los instauradores de un nuevo orden, de una nueva civilización y se verán a menudo perseguidos por el orden antiguo, por los representantes de ese orden que ellos vuelven caduco. Es un Decanato en el que no es cómodo nacer, porque, como todos los abanderados, vivirán peligrosamente.

Para que algo pueda suceder en el exterior primero tiene que ocurrirnos por dentro, de modo que esa revolución que los nativos de Sagitario vienen a proponer, la vivirán antes en su propia tierra humana. En su propio organismo, tanto el físico, como el anímico, experimentarán esos cambios, con todas las crisis que comportan. Su salud se verá quebrantada y mientras lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer, pueden pasarlo muy mal. A veces, el sagitariano del tercer Decanato no consigue llevar a cabo internamente su revolución, porque las fuerzas arcaicas están muy ancladas en él. Ese aborto en su propósito trascendente lo convertirá en una persona agitada, que necesita moverse constantemente y será el gran viajero que se va a colonizar otras tierras, a montar negocios en el extranjero, dedicándose frenéticamente a la importación-exportación. Algo le dice en su interior que tiene que ser el hombre de los grandes cambios y, al no poder llevarlos a cabo en lo que se refiere a la calidad, los hace en lo externo, moviéndose sin cesar de acá para allá. Con esos viajes, su yo superior quiere decirle que es en su interior donde esa movida debe llevarse a cabo.

La Astrología clásica sitúa a estos nativos entre los médicos, los magistrados, los moralistas, los filósofos, y si bien es cierto que son muchos los nativos de este tercer Decanato que se ocupan de restablecer los organismos enfermos y de la administración de la justicia, o bien que encauzan la sociedad a través de la moral y del razonamiento, su calidad de mensajeros hace que esta clase se encuentre allí donde es necesario y que, de hecho, puedan ejercer cualquier oficio, en un medio ambiente que precise de sus servicios. En la carrera diplomática se encuentran siempre numerosos Sagitarios, así como en las altas esferas del poder civil y religioso. Gracias a esas posiciones, y a los buenos oficios de este signo, el mundo aguanta y no se hunde en el caos.

Ahora bien, no siempre hay en la Tierra todos los sagitarianos que serian necesarios para mantenerla en equilibrio. En épocas particularmente perversas, la necesidad del mal que los hombres han creado impide que la Divinidad nos envíe sus alfiles, por expresarnos en términos ajedrecísticos. Entonces hay penuria de sagitarianos del tercer Decanato y Dios se encuentra privado de manos para mover el universo físico. Por el contrario, cuando estos nativos son reyes, jefes de gobierno, ministros, altos ejecutivos, ello significa que Dios manipula los asuntos humanos desde lo alto y que el mundo, sea ello evidente o no, avanza hacia el bien.

Los Sagitarios están destinados a atesorar una gran fortuna, y por ello, en la estructura de su tema, Capricornio aparece en la Casa II, la del dinero. Capricornio es signo de Tierra, de realidades materiales, pero su influencia se ejerce en el ciclo final de la vida, lo cual significa que la fortuna les viene tarde y de ella se aprovecharán sus sucesores. No es que tarden en ganar dinero, es que lo ganan y 10 gastan, porque constantemente están soñando con nuevas empresas, en las que encontrar no ya el dinero, sino la forma de enriquecerse en experiencias.

En el amor, buscan inconscientemente el drama, porque su Casa XII, la de la exteriorización de los sentimientos, se encuentra en Escorpio, signo de dificultades, y si son ellos los que eligen, pueden acabar encontrando una persona compleja y violenta que les amargará la vida. Por lo general, los sagitarios suelen gozar de buena salud, porque el sector que la rige se encuentra en Tauro, que es el más tranquilo y estable de los signos del Zodíaco.

Los buenos aspectos sobre este sector anunciarán la feliz ejecución de los propósitos divinos, la aceptación, por parte del individuo, de su misión. La persona tendrá el sentimiento de ser el mandatario de una fuerza que lo sobrepasa y se ofrecerá voluntario a ella.

Los malos aspectos, por el contrario, anunciarán rebeldía por parte de la persona, que no comprende su misión ni la utilidad que puede tener. Indicarán igualmente que la misión será rigurosa, que se ejercerá en condiciones tensas, dramáticas. Pudiera ser la mano izquierda de la Divinidad, una especie de ángel de la muerte, un portador de fatalidad. Stalin nació con el Sol en este Decanato.

La principal virtud de los sagitarianos del tercer Decanato es su inteligencia abierta al más allá, a lo que está por venir. Su principal defecto, su suficiencia, que los lleva a querer tener razón por encima de todos. La actriz Jane Fonda y el compositor L.V. Beethoven tienen su Sol en este Decanato.

CÁNCER
10.-
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

similar:

A los dos años de comenzada esta Obra, iniciamos el 3 iconSaludos, queridos lectores, con esta ya será la quinta obra que escribo...

A los dos años de comenzada esta Obra, iniciamos el 3 iconResumen iniciamos esta breve y muy sintética charla-debate sobre...

A los dos años de comenzada esta Obra, iniciamos el 3 iconHace tres años, los dos pastoralistas de 3º de la E. S. O

A los dos años de comenzada esta Obra, iniciamos el 3 iconÚltimos títulos publicados
Bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendi­dos...

A los dos años de comenzada esta Obra, iniciamos el 3 iconJosé maría gabriel y galáN
«pasado mañana, dará la justicia en esta localidad, el triste espectáculo de la ejecución del reo de un crimen cometido en una dehesa...

A los dos años de comenzada esta Obra, iniciamos el 3 iconResumen Exposición de los motivos por los cuales tanto la Sanidad...

A los dos años de comenzada esta Obra, iniciamos el 3 iconAl transcurrir los años se viene observando el uso de las computadoras...

A los dos años de comenzada esta Obra, iniciamos el 3 iconLa Conferencia Universal de Derechos Humanos de Viena
«es indispensable», «los esta­dos deben» (eliminar el analfabetismo) Pero los términos más usados son «recomienda», «alienta»

A los dos años de comenzada esta Obra, iniciamos el 3 iconEsta Obra se la Dedico a Dios, quien es el ser supremo que le concede...

A los dos años de comenzada esta Obra, iniciamos el 3 iconEste fragmento de texto pertenece a la obra llamada La Regenta escrita...




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com