Lección uno introducción a la cultura y la ética cristiana






descargar 1.08 Mb.
títuloLección uno introducción a la cultura y la ética cristiana
página1/26
fecha de publicación18.06.2015
tamaño1.08 Mb.
tipoLección
e.exam-10.com > Documentos > Lección
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   26




new mints logo2

CRISTO SANTIFICA LA CULTURA

Dr. Cornelius (Neal) Hegeman

Curso del:


MINTS [Seminario Internacional de Miami]

14401 Old Cutler Road

Miami, FL 33158

786-573-7001

E-mail, hegjkm@aol.com

Página Web, http://mintsespanol.byethost12.com

2013
CRISTO SANTIFICA LA CULTURA
PREFACIO

COMO ESTUDIAR LA ASIGNATURA

INTRODUCCIÓN
LECCIÓN UNO INTRODUCCIÓN A LA CULTURA Y LA ÉTICA CRISTIANA

DÍA UNO INTRODUCCIÓN
DÍA DOS CRISTO Y LA CULTURA
DÍA TRES DEFINICIÓN DE LA CULTURA
DÍA CUARTO DEFINICIÓN DE ÉTICA
DÍA CINCO ANALISIS DE LA CULTURA
DÍA SEIS VIDA Y MUERTE DE LA CULTURA HUMANA
DÍA SIETE CRECIMIENTO DE LA CULTURA CRISTIANA

LECCIÓN DOS LOS PRIMEROS CUATRO MANDAMIENTOS
DÍA UNO INTRODUCCIÓN
DÍA DOS EL PAPEL DE LO SAGRADO Y DE LO SECULAR EN LA SOCIEDAD
DÍA TRES INTRODUCCIÓN A LOS PRIMEROS CUATRO MANDAMIENTOS
DIA CUARTO PRIMER MANDAMIENTO: LA PRIORIDAD DEL VERDADERO DIOS
DÍA CINCO SEGUNDO MANDAMIENTO. AFIRMANDO LA IMAGEN DE DIOS
DIA SEIS TERCER MANDAMIENTO. RESPETO POR EL NOMBRE DE DIOS
DÍA SIETE CUARTO MANDAMIENTO. DESCANSO EN DIOS

LECCIÓN TRES HONRA A TU PADRE YA TU MADRE

DÍA UNO INTRODUCCIÓN
DÍA DOS EL PECADO DE LOS PADRES ORIGINALES
DÍA TRES LA IMAGEN DE DIOS Y LA FAMILIA
DÍA CUATRO MULTIPLICACIÓN DE LA RAZA HUMANA
DÍA CINCO MANDATO CULTURAL
DIA SEIS MANDATO RELIGIOSO
DÍA SIETE EL TRIUNFO DE LA FAMILIA DE DIOS
LECCIÓN CUATRO NO MATARÁS

DÍA UNO INTRODUCCIÓN

DÍA DOS DOMINGO 40
DÍA TRES DECLARACIÓN DE MANHATTAN (I)
DÍA CUATRO DECLARACIÓN DE MANHATTAN (II)
DÍA CINCO DECLARACIÓN DE MANHATTAN (III)
DÍA SEIS DECLARACIÓN DE MANHATTAN (IV)
DÍA SIETE MATAR EL CUERPO Y EL ALMA
LECCIÓN CINCO NO COMETERÁS ADULTERIO

DÍA UNO INTRODUCCIÓN
DÍA DOS DOMINGO 41
DÍA TRES DANVER
DÍA CUATRO LA DECLARACIÓN DE MANHATTAN. CONTINÚA
DÍA CINCO SANTIFICACIÓN DE GÉNERO
DÍA SEIS SANTIFICACIÓN DE DE MATRIMONIOS
DÍA SIETE SANTIFICACIÓN DE FAMILIAS
LECCIÓN SEIS NO ROBARÁS
DÍA UNO INTRODUCCIÓN
DÍA DOS DOMINGO 42
DÍA TRES ROBO DE DIOS
DÍA CUATRO ROBO Y EL GOBIERNO
DÍA CINCO ROBO DE SU VECINO
DÍA SEIS ROBO Y AUTO
DÍA SIETE ALTERNATIVA PARA ROBAR

LECCIÓN SIETE NO DARÁS FALSO TESTIMONIO CONTRA SU PROJIMO
DÍA UNO INTRODUCCIÓN
DÍA DOS DE LECTURA DE "EL NEGOCIO DE LAS ALMAS ‘SALVAJE’
DÍA TRES UNA PREOCUPACIÓN SOBRE ACCIONES DEL GOBIERNO
DÍA CUATRO UNA RESPUESTA MISIONERA
DÍA CINCO LA RESPUESTA A LA LEY PROPUESTA
DÍA SEIS RESPUESTA DE LARRY BUCKMAN PARA FELIPE MILANEZ
DÍA SIETE LECCIONES APRENDIDAS SOBRE TESTIGOS DE CRISTO

LECCIÓN OCHO NO CODICIARÁS


DÍA UNO-SIETE MINISTERIO A PERSONAS SIN HOGAR


CONCLUSIÓN
MANUAL DEL PROFESOR
BIBLIOGRAFÍA


APÉNDICE

  1. El Humanismo: Rebelión Contra Dios…Luis Pieschacon

  2. La Familia en la Cultura Oriental…Rubén Reyes

  3. La Mujer Actual en el Reino de Dios…Mara Parra

4. El Proyecto de Dios y las Necesidades Humanas…Alejandro Cid
BIOGRAFÍA


INTRODUCCIÓN A LA CULTURA Y ÉTICA CRISTIANA
LECCIÓN UNO
DÍA UNO INTRODUCCIÓN


Si bien es cierto que ‘Estados Unidos y la cultura occidental está yendo al infierno en una canasta de mano,’ hay que saber que la cultura cristiana está avanzando día a día. Al igual que la parábola del trigo y la cizaña, tanto la cultura cristiana y la cultura no cristiana crecen juntas y que ambas llegan a su destino en particular.

América del Norte está siendo testigo de un rápido deterioro de la cultura judío-cristiana. En la legislación de 1960 el gobierno EEUU aprobó el aborto, eliminando los símbolos cristianos y las enseñanzas bíblicas de las escuelas públicas, promoviendo los derechos de los homosexuales y los matrimonios homosexuales, y la lista sigue y sigue. El lector puede sorprenderse al saber que tal degeneración es prevista en las Escrituras. No hay sorpresas para el Dios soberano y en las Escrituras inspiradas por Dios.

A pesar de la degeneración de la cultura occidental, el cristianismo está creciendo como la espuma en otras partes del mundo. Estudiantes de la iglesia en China hablan alrededor de 100 millones de cristianos allí.

Greg Hauenstein observa: "Philip Jenkins escribe en The Next Christendom, si queremos visualizar un típico cristiano contemporáneo, debemos pensar los que viven en un pueblo de Nigeria, o en un barrio brasileño.

Los centros vitales del cristianismo ya no son Londres, Roma, Ginebra, París sino Buenos Aires, Kinshasa, Manila y Addis Abeba. La era del cristianismo occidental ha pasado en nuestra vida, escribe Jenkins y la era del cristianismo naciente Sur está llegando. En 1800 más del 80% de los cristianos vivían en Europa y América. Hoy en día más del 60% vive en países en desarrollo. Más de 2 de cada 3 cristianos viven ahora en Asia, África y América del Sur.

He aquí algunas cifras para pensar. Europa tiene 560 millones de cristianos y los Estados Unidos tiene 260 millones, sin embargo, muchos de ellos son cristianos sólo de nombre. En comparación, hay 480 millones en América del Sur, 313 millones en Asia y 360 millones en África. La gran mayoría de ellos son activos cristianos comprometidos. Hay más personas que van a la iglesia presbiteriana en Ghana que en Escocia. Por extraño que parezca este crecimiento cristiano se produjo después de la era que el colonialismo europeo terminó…

A comienzos del siglo pasado, 1901, menos del 10% de África era cristiana. Hoy en día es casi un 50%, 10 millones a 350 millones. Uganda el único que tiene casi 20 millones de cristianos y se prevé que tenga 50 millones a finales de la década. Muchos predicadores tienen que pedir a sus miembros asistir a la iglesia todos los domingos terceros o cuartos para que nuevas personas tengan la oportunidad de entrar en las puertas.

América Central y América del Sur están presenciando el crecimiento explosivo del pentecostalismo. Millones de católicos se han convertido en cristianos evangélicos. En Brasil hay 50 millones de creyentes, donde hace unas décadas no había suficientes para contar. Brasil tenía 50 millones de católicos en 1950, ahora tiene 120 millones.

A pesar de las limitaciones impuestas por el gobierno chino en la actualidad hay estimaciones fiables de más de 100 millones de cristianos en China que adoran en iglesias patrocinadas por el Estado y las que no están registradas por el Estado. Al ritmo actual de crecimiento, David Aikman observa en su libro, Jesús en Beijing que China se convertirá en pocas décadas el país más grande en el mundo cristiano. En Corea los cristianos ya superan en número a los budistas y hay numerosas mega-iglesias con más de 10.000 miembros cada uno y una, la Iglesia Yoido del Evangelio Completo con Paul Yonggi Choi como el pastor a partir de 2007 informó de 1.000.000 miembros en su sola iglesia. La Iglesia Católica en Filipinas informa de 60 millones de miembros, y se prevé contar con 120 millones a mediados de siglo.

Corea del Sur se ha convertido en la segunda fuente mundial de misioneros cristianos con 12.000. Sólo los EE.UU. envían más. Más de 150 iglesias en Dinamarca y más de 200 en Inglaterra están a cargo de los predicadores de las naciones en desarrollo que han venido como misioneros a moribundas iglesias tradicionales. Es cierto también en Francia." 1

El crecimiento, así como el deterioro de los valores cristianos en la cultura se rige por la realidad del reino santo de Dios en medio de los reinos de este mundo. El estudio de la cultura en este curso reconoce que la cultura es creada por Dios, sostenida por Dios, santificada por Dios y es juzgada por Dios. Toda la cultura hay que vivir en santidad para la gloria de Dios. Dios se relaciona con la humanidad a través de Jesucristo y su Palabra en el contexto del pueblo de Dios (Salmo 2: 6-9, Apoc. 1: 2).

El poder de la cultura cristiana y la ética viene del Cristo resucitado. En palabras de Oliver O'Donavan, en La Resurrección y el Orden Moral, "La ética cristiana depende de la resurrección de Jesucristo de entre los muertos."2 O'Donavan continúa afirmando que Dios ha hecho el orden de la creación y que Él es el único que puede restaurarlo y llevarla a su cumplimiento.

 La creación es, "la realidad de un orden divinamente dado de las cosas en que se encuentra la misma naturaleza humana."3 La caída del hombre es el "rechazo persistente del orden creado, sino también una confusión evitable en su percepción de la misma."4 Entonces, ¿cómo podemos hacer cualquier sentido de la orden de Dios en la creación? "Sólo podemos concluir que cualquier certeza que podamos tener sobre el orden que Dios ha hecho depende de la revelación de Dios de sí mismo y de sus obras."5 La auto-revelación de Dios viene en Jesús Cristo y el evangelio. Jesús cumplió toda justicia durante su vida terrenal, murió al pecado, resucitó, ascendió y reina ahora. De acuerdo a Colosenses 3: 1, el creyente ahora reina con él en los lugares celestiales. O'Donavan, un sacerdote anglicano en el Reino Unido, pide a la Iglesia, no callar ante los desafíos de la ética cristiana, sino llamar al mundo a cumplir con el orden creado por Dios. Advierte contra los extremos del legalismo y libertinaje, y llama a la Iglesia a vivir el evangelio ético que es facultado por el Cristo resucitado.

La ética cristiana requiere una respuesta santa. El primer imperativo es "arrepiéntanse" y la segunda es "cree." El arrepentimiento es un acto de santidad, por la que nos alejamos del pecado. La creencia es también un acto de santidad, como nos volvemos a Jesús por la fe. Evangelio viviente es un constante morir al pecado y vivir por la fe en Jesucristo. Sin santidad nadie verá a Dios.

Pablo enseña que la santificación es el producto de la predestinación. “Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de él” (Ef. 1: 4). Los que no creen que la santificación sea predestinada por Dios están en peligro de pensar que la santidad es relativa a la psuedo soberanía humana, mundana y diabólica. Al contrario, estamos hablando de una santidad que viene de un Dios eterno y soberano.

Charles Hodge exalta la importancia de la santidad: "La santidad es el fin de la redención, porque Cristo se entregó por nosotros para que pudiera redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras."

R. C. Sproul comenta: "Dios nunca negociará su santidad. Él nunca dejará de ser santo. Le encanta ser santo, y Él odia todo lo que no es santo..." Y añade: "Si queremos progresar en la santidad que necesitamos para avivar las llamas de una pasión santa necesitamos un deseo inquebrantable de conocer a Dios. Seguimos a Jesús que nos han precedido y fue trasladado por una sola pasión: a... hacer la voluntad de su Padre... Jesús revela al Padre y nos ha llamado a imitar su propia búsqueda. Su prioridad está puesta delante de nosotros a buscar primero el reino de Dios y su justicia."

A.W. Tozer observa: "Guarda tu corazón con toda diligencia y Dios cuidará del universo." Y continúa: "Nuestra búsqueda de Dios es exitoso sólo porque él siempre está tratando de manifestarse a nosotros."
J.W.C. Ward llega a la conclusión de que la santidad es la obra de Dios por medio de Su pueblo: "La santidad no consiste en la adquisición de la virtud laboriosa desde fuera, sino la expresión de la vida de Cristo desde dentro."

La santidad no es sólo castillos en el cielo del sentimentalismo. La santidad, la separación del pecado y de la apasionada búsqueda de la justicia de Dios se resuelve en medio de la necesidad humana. En el Día del Juicio, el Señor anunciará: "Cuanto hicisteis a uno de estos mis hermanos, me lo hicieron a mí." El Señor muestra su soberanía al declarar que todas nuestras respuestas tienen que ver con el servicio al Señor. Dios muestra su santidad como lo solicita a su pueblo separarse de los pecadores que abusan y victimizan a las personas de Dios y, a la vez, de atiendan las necesidades del pueblo de Dios que ha sido victimizado por los pecadores. Tal es la esencia y la naturaleza de una cultura santificada por Dios.

Hablando en la inauguración de su ministerio Jesús dijo: “El Espíritu del Señor está sobre mí porque me ha ungido para traer buenas nuevas a los pobres” (Lucas 4: 18). ¿Cuál es la relación entre la unción del Espíritu and la santificación? Uno es el producto del otro. La unción es la venida en plenitud de la presencia del Señor. La santificación es el fruto espiritual-apartado del pecado y totalmente dedicado para servir a Dios.

El cristiano está en unión con Cristo por la unción del Espíritu Santo. ¿Sirve nuestra unción? El Señor dijo: “ungido (¿para qué?) para traer buenas nuevas a los pobres.” El no dijo que iba a traer religión a los paganos, ni educación a los ignorantes, o riquezas para los ricos, sino, ‘buenas nuevas a los pobres.’

¿Cuál es la relación entre los ‘pobres en espíritu’ y los pobres que tienen necesidades y que están confiando en Dios? Los pobres en espíritu reconocen que son pecadores, son salvo por la gracia de Dios y son siervos de Dios. Los pobres de espíritu que viven por fe en Cristo son ricos en el Espíritu Santo. Los pobres en espíritu deben servir a los pobres de Dios y para la gloria de Dios.
xmas en las tunas6

Una cultura santificada consiste de los pobres en espíritu ministrado a los hermanos pobres. Es una paradoja. En vez del pobre servir al rico, el rico quien es pobre en espíritu va servir al pobre. El más grande entre nosotros va a servir al hermano más pequeño. Así hizo Cristo y así los discípulos deben actuar. Van a servir, no por obligación (socialismo), ni por ser bueno (humanismo), ni por ganancias (capitalismo), ni por placer (hedonism) o por castigar a uno mismo (stoismo). No. Va a servir en el nombre de Cristo, para honrar al Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo y no para hasta ha servido al hermano más pequeño.


LECCIÓN UNO
DÍA DOS CRISTO Y LA CULTURA
¿Cómo se relaciona Cristo con la cultura humana?
1.2.1. LA RELACIÓN DE CRISTO Y LA CULTURA
Richard Neibuhr tiene una tipología representativa de varias expresiones de Cristo y la cultura: Cristo sobre la cultura, Cristo de la cultura, Cristo contra la cultura, y Cristo y la cultura. Una quinta categoría, la cultura santificada por Cristo, es el más cercano a la cosmovisión bíblica reformada y es el modelo presentando en este curso.7

Cristo sobre la cultura. La cristiandad católica se convirtió en la forma de pensar que la Iglesia debe presidir sobre la cultura. La mayor representación de este fue cuando el Papa Carlomagno fue el Papa y el emperador del imperio romano al mismo tiempo. Esta relación con la cultura fue desmantelada por el surgimiento del protestantismo en el siglo 16 y después, con la formación de la Constitución de EEUU, cuando fue establecido la separación de la iglesia y el estado. La cultura dominante de los Conquistadores Hispanos duro cientos de años en el América Central, América del Sur, el Caribe y México. No fue hasta la formación de las nuevas naciones en el siglo 19 y 20, que la dominación católica romana fue limitada.8

El Cristo de la cultura está representado por el catolicismo y protestantismo europeo, cuando la iglesia se convirtió en la herramienta del gobierno para establecer el orden social en la nación. Aquí surge la idea de una nación cristiana. Después del siglo 16 se hablan de naciones católicas y naciones protestantes. Este modelo fue desmantelado con la migración de las iglesias europeas a las colonias en el Mundo Nuevo cuando se establecieron por ley y practicaron la separación de iglesia del estado.

El Cristo contra la cultura era desarrollado por los anabaptistas, que fueron perseguidos por los católicos romanos y protestantes por igual. El anabaptista tenía una relación adversa con las autoridades locales y así tuvieron que formar sus propias sociedades separadas de la sociedad común.

El Cristo y la cultura definen ya sea una relación armónica o una relación paradójica entre la iglesia y la sociedad.. El ideal luterano de los dos reinos encaja este paradigma. El secularismo de hoy en día también lo hace. Es un concepto dualista.

Este curso presenta la cultura santificado por Cristo. La influencia santa y sagrada del evangelio transforma todas las dimensiones de la cultura y forma una cultura mesiánica y cristiana.

Se puede hablar de la cultura de Cristo. La cultura de Cristo (Lucas 4: 18) es una cultura en plena santificación. Es diferente a la cultura cristiana. Hay diferencia entre Cristo y el cristianismo.

¿Cómo santifica Cristo la cultura? Oliver O'Donvan nos recuerda que el Cristo resucitado reina por su Palabra y Espíritu. La ética cristiana es una respuesta a su santa Palabra y Espíritu Santo. Puesto que Dios hizo todas las cosas por medio de Cristo, sólo Cristo puede ser el arquitecto de la restauración de una creación caída. Esta transformación viene de Dios, por la unción del Espíritu Santo y a través de los miembros, líderes, ministerios y misión de la iglesia. La iglesia es ungida para ser la voz (profetas), los intercesores (sacerdotes) y los administradores (reyes) del reino de Dios. La Iglesia es la comunidad espiritual a través de la cual Dios trabajará para influir y transformar la sociedad conforme a su propósito sagrado y poder santificante.


1.2.2. SANTIFICACIÓN DE LA CULTURA


Entonces, ¿cuál es el proceso histórico de transformación de la cultura de acuerdo con la santidad de Dios? La teología bíblica habla de la historia de la redención que va desde la Creación, la Caída, Redención a la Consumación.

Creación. La cultura humana se estableció por primera vez en el Jardín del Edén. Dios crea el universo y el hombre a su imagen . Dios da el Mandato Cultural (Génesis 1: 26-28) para los portadores de su imagen de multiplicarse y tener dominio sobre la tierra. También da el Mandato Religioso, en el que el hombre ha de vivir por fe en la Palabra de Dios (Génesis 2: 15).

La perspectiva bíblica que el hombre es hecho a la imagen de Dios va en contra de la cosmovisión evolucionista de “mono ve y mono hace.”9 El hombre no fue creado desde el mundo animal sino Adán fue creado de polvo y dado la imagen de Dios. En vez de ‘mono ve y mono hace” el hombre debe responder a los mandatos de Dios. ‘Si Dios lo dice, el hombre debe hacerlo.’

El jardín de Edén representa la primera cultura humana. Es una cultura que es directamente relacionada con Dios. Dios es soberano y el hombre y mujer fueron creados para ser responsables.

Además, notamos que la cultura original no es simplemente entre Dios e individuales (individualismo) sino entre Dios y la primera familia (pacto). La paradigma de Dios y la familia es quebrantada por la caída pero con la redención en Cristo Jesús, la familia y Dios es restaurada (Gen 3: 15). El evangelio de Cristo va a ser usado por Dios para formar la familia de Dios. Por fin, en los nuevos cielos y la nueva tierra, no hay más familia humana y Dios va a habitar entre la familia de Dios.

Caída. El pecado entra en el corazón humano cuando Adán y Eva se convierten en cómplices de la rebelión de Satanás contra Dios y Su Palabra. Toda la humanidad cae con Adán y Eva, siendo que Adán era el jefe federal, el primer representante de la raza humana. El hombre no puede salvarse de su propia caída, tiene que ser rescatado y transformado por el Hijo del Hombre para vivir en santidad y perfección delante de Dios.

La caída destruye la cultura humana. La relación entre Dios y la primera familia está rota. Dios toma la iniciativa para juzgar la primera familia y a la vez anuncia el camino de salvación. El proclama ‘enemistad’ entre ‘la semilla de la mujer’ y ‘la semilla de Satanás.” La semilla de la mujer es Cristo (Gál. 3: 16). Todos del Antiguo Testamento que creyeron y esperaban el Mesías son parte de esta semilla. Además, todos que creyeron en Jesucristo resucitado también son parte de la misma familia de Dios. Hay sola una familia de Dios en el AT y el NT.

Hay también la semilla de Satanás. Jesús denuncia a algunos fariseos por ser ‘de su padre el diablo.’ Esta semilla rechaza al Mesías y persigan a la semilla de la mujer.

Ambas ‘semillas’ tienen una cultura que les corresponde. Ambos tienen un sistema religioso y social.

Proverbios 8….dice que “Los que odian a Dios aman la muerte. La semilla de Satanás es la cultura del rechazo del mesías y es una cultura de muerte espiritual. Al contrario, la semilla de la mujer ama a Dios y es una cultura de vida, tanto espiritual como eterna.

La Redención y la Restauración se prometió en Génesis 3: 15. El Mesías vendrá a aplastar la cabeza y autoridad de Satanás (Gálatas 3: 16). Satanás se levanta contra la presencia cristiana y eso es visto en los gobiernos caídos, las culturas anticristianas y las religiones idolatras, gráficamente descritas en Apocalipsis 12-19. En la medida que el espíritu del anticristo posee estructuras culturales, el Espíritu de Cristo se dirige a todas las estructuras de una manera convencedora, reparadora y santificadora. Los cristianos deben ejercer su vocación cristiana como "en el Señor." Pablo habla que Jesús "toma cautiva a la cautividad y da dones a los hombres." Todas las estructuras culturales, incluyendo la familia, la educación, las instituciones de la justicia y los gobiernos son llamados a rendirse a Cristo, hacer frente a los efectos del pecado y manifestar las obras de Dios (Ef. 2: 10).

¿Cómo funciona la santificación de las personas y de la cultura humana? Respuesta: por la unción espiritual de los cristianos dado por el Dios verdadero.10 Al iniciar su tres años de ministerio, el Señor Jesucristo anuncio que la profecía de Isaías 61 había sido cumplido entre los oyentes, “El Espíritu del Señor está sobre Mí, porque me ha ungido para traer buenas nuevas a los pobres” (Lucas 4: 18). El Espíritu del Señor va a ministrar entre los que han sido afectados por el pecado y la rebeldía humana. Los pobres incluyen a los pobres en espíritu y a los pobres necesitados (Mt. 5: 3; 25; 31s; Lucas 4: 18-20; 6:20-26; 7: 20-23).

Los ‘pobres en espíritu” (pobre en espíritu humano) son los humildes, los arrepentidos y los que son “ricos en el Espíritu Santo.” Hay una inversión paradójica entre los ‘pobres’ y la ‘riqueza espiritual’ (Lucas 6: 20 -26). Además, solo los pobres en espíritu van a ministrar a ‘los hermanos más pequeños.’ Las ovejas de Mateo 25, los pobres en espíritu, no recordaron cómo había ministrado a los hermanos más pequeños. Ellos ministran para la gloria de Dios y no para la gloria humana, ni para la gloria de la patria o para ganar méritos religiosos.

La cultura cristiana es la cultura que surge de la respuesta del creyente a la unción del Espíritu Santo, una unción que responda con el evangelio a las necesidades de los pobre pecadores (Lucas 4: 18). La unción del Espíritu Santo no debe ser separada del servicio, del ministerio y de la misión a los perdidos y los pobres.

Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: “He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se los devuelvo cuadruplicado.”

Jesús le dijo: hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19: 8-10).11

Por el encuentro con Cristo, la cultura de Zaqueo, un hombre rico y poderoso, no solamente fue transformado sino santificado. En la respuesta de Zaqueo se la separación de un estilo de vida de pecado y la implementación de la justicia de Dios. En la respuesta de Zaqueo, vemos el cumplimiento de la ley (amar a su prójimo como a sí mismo, 50% para los pobres y 50% para Zaqueo mismo) y la muestra de gracia en la promesa de restituir cuatro veces lo que fue robado.

En la Consumación, la cultura humana llega a su realización final. Apocalipsis capítulos 21-22 muestran la combinación del Jardín, el Templo y la Ciudad de Dios. Cristo morará en medio de la ciudad de Dios. Eso es el destino de la historia del pueblo de Dios.

En el Día de Juicio, el carácter moral y social del reino de Dios es exaltado. El testimonio de Cristo y el servicio a los pobres ‘hermanos más pequeños’ va a ser exaltada. El Día de Juicio sirve como modelo para ver el telos (meta) de la cultura de Cristo, “ungido para predicar buenas nuevas a los pobres.”12

La historia de los cristianos muestra que desde la respuesta cristiana frente a las necesidades humanas han surgido movimientos de evangelización, el desarrollo de familias cristianas, la plantación de iglesias cristianas, la formación de la educación cristiana a todos los niveles, el establecimiento de instituciones de misericordia, la promoción de ministerios de justicia entre otros servicios.


1.2.3. LA RELACIÓN ENTRE DOS CULTURAS OPUESTAS


Vamos a echar un vistazo a la historia de la redención y ver cómo se relaciona con las diferentes expresiones de la cultura. El relato bíblico del origen de la humanidad es que la vida humana y la cultura comienza con Dios y dos seres humanos: el Dios trino y Adán y Eva. Después de la creación y la caída en el pecado, dos genealogías se identifican: la simiente de la mujer y la simiente de Satanás (Gén. 3: 15). Cada linaje constituye su patrimonio cultural. El carácter espiritual del pueblo y la cultura de Dios es que es ungido y dirigido por Dios y por el pueblo que vive por fe en Dios. La cultura de la simiente de Satanás no es ungido por Dios y vive en rebelión perpetua contra Dios.

A lo largo de la historia de la Biblia, estas dos culturas se relacionan antitéticamente unas con otras. Al final, la cultura mesiánica triunfará sobre la cultura no-mesiánica. Esta realidad se ve en la destrucción de los imperios del mundo antiguo y el crecimiento de la comunidad mesiánica.

La cultura de la "simiente de la mujer" se desarrolla según el santo propósito de Dios: el amor de Dios sobre todas las cosas y el amor al prójimo como a sí mismos.13 Con el fin de lograr su propósito santo, Dios tiene que "separar a sí mismo" un pueblo. Dios preparó una nación especial, que estaba separada de todas las naciones del mundo. Israel es la nación que Dios prepara a fin de preservar para sí la semilla santa. Con la venida, muerte, resurrección, ascensión y reino de Cristo, la iglesia es la nueva Israel, la Nueva Jerusalén, el templo del Espíritu Santo y la nación santa de Dios (I Pedro 2: 9).14

La cultura de la "simiente de Satanás" es exactamente lo opuesto a la de la simiente de la mujer. La cultura de la semilla de Satanás odia a Dios al rechazar y desobedecer a Dios. También odia a su prójimo como odian a ellos mismos. El odio de la "simiente de Satanás" se mantiene en términos de "amor", pero es el amor al rechazo al verdadero Dios, el Mesías y la Palabra de Dios. Trata de imitar la "simiente de la mujer" y lo hace de una manera idólatra, engañosa y destructiva.

Las culturas de la "santidad de Dios" y el "odio hacia Dios" son opuestas pero coexisten en la historia humana. El pueblo santo y amoroso de Dios es perseguido hasta la muerte para la semilla de Satanás. Esto se ve más claramente en las guerras imperialistas, la Inquisición católica romana, la violencia doméstica y social, el terrorismo islámico, las revoluciones de dominación, las guerras narcas y las injusticias legales para quitar tierras, posesiones y hasta los hijos. La comunidad cristiana es el grupo más perseguido de personas en el mundo hoy.

El capítulo 4 del Génesis describe el origen de las ciudades humanas (vs. 17), la poligamia (v. 19), el pastoreo nómada (vs. 20), la música (vs. 21) y la fabricación de herramientas (vs. 22). El lector puede comparar esto a la comunidad de los hijos de Dios con las organizaciones de la familia, el matrimonio monógamo, la estabilidad, la alabanza y la utilización de trabajo para la gloria de Dios. Los hijos de Dios no son pintados como perfectos, porque la perfección es de Dios, pero es un pueblo llamado a ser perfecto y santo, como es su Dios. La historia nos informa que los hijos de Dios no siempre fueron fieles, a menudo se quedaron como los "hijos de los hombres" y reciben el castigo de sus pecados, igual como los hijos del hombre.

Capítulo 6 de Génesis narra que los "hijos de Dios" y el "hijas de los hombres" se casaron con los “hijos de Dios.” Hubo sincretismo entre el pueblo de Dios y el pueblo del hombre. Los hijos de Dios son la "simiente de la mujer." Los hijos de los hombres se refieren a los descendientes de Caín. Al leer Génesis 6 se puede suponer que el matrimonio mixto fue prohibido. La familia, tal como en Eden como en los días de Noé y en la familia del Jesús, es el campo de batalla para el conflicto espiritual universal.

El mal aumenta y el mundo fue destruido por un diluvio universal, con sólo Noé y su familia sobreviviente. Noé, Sem, los patriarcas y, finalmente, la nación de Israel representan la continuación de los hijos de Dios. Los fieles de las naciones se identifican con ellos y algunos se incorporan a Israel como la ex prostituta, Rahab y la viuda, Rut.

Con la venida del Mesías, Jesucristo, el pueblo de Dios se organiza de acuerdo a la doctrina de los apóstoles, la Biblia escrita por los profetas y el mensaje del Evangelio de Jesucristo (Hechos 2: 42; Ef. 2: 20). La iglesia, la comunidad del pueblo de Dios, incluye a personas cristianas de todos los grupos étnicos y estilos de vida diferentes. El pueblo de Dios es llamado a vivir en santidad. ¡Sin santidad nadie puede ver a Dios! Son llamados a amar a Dios y odiar el pecado.

Los líderes religiosos de los judíos planifican lo impensable: entregan al “Rey de los judíos” para ser crucificado. Sin embargo, el evento de la crucifixión está de acuerdo con el plan del Dios soberano, con el fin de que Su Hijo pague por los pecados de su pueblo. Jesús se levanta de entre los muertos y así comienza la nueva creación.

Jesús asciende al cielo y envía el Espíritu Santo para el pueblo de Dios. El pueblo de Dios ha existido desde Adán y Eva, pero la iglesia cristiana se organiza el día de Pentecostés. El pueblo de Dios será dotado con el Espíritu Santo para dar testimonio de Jesús (Hch. 1, 8), para profetizar (2: 17), para orar (2: 21) y para vivir como parte del reino santo de Dios a través del arrepentimiento del pecado y fe en Jesucristo (2: 36-39). El pueblo de Dios se convierte en los nuevos profetas, sacerdotes y reyes que sirven según el fruto y los dones del Espíritu Santo en el reino espiritual. Ellos son la Nueva Jerusalén, el templo de Dios, a quien se le promete el nuevo Edén. Su dirección viene del Señor resucitado y reinante, que gobierna sobre ellos por su Palabra y Espíritu, a través de la agencia de la Iglesia. Jesús reclama a todas las naciones, a todos los grupos étnicos y les envía a sus siervos en todas las áreas de la vida.

La simiente de la mujer se manifiesta en una santidad y servicio que vive de acuerdo con el evangelio de Jesucristo. Como el "justo vivirá por la fe,' su fe está centrada en Cristo que continuamente llama a su pueblo a arrepentirse y creer y ministrar a los pobres. El arrepentimiento, la reconciliación, la restauración y la renovación son constantes en la dinámica del reino sagrado y espiritual de Dios. El evangelio de la reconciliación va a invadir y conquistar todos los ámbitos de la existencia humana, no “con espada, ni con ejercito, más con tu Santo Espíritu.”


1.2.4. EL DESARROLLO DE LA CULTURA NO MESIÁNICA


El desarrollo y la historia de la iglesia cristiana también están influidos por las respuestas de culturas no cristianas. Estas culturas incluyen culturas no mesiánica, culturas mesiánicas apóstata, pseudo culturas y culturas reprobadas.

Las culturas no mesiánicas surgen de las actividades culturales de la "simiente de Satanás." En el tiempo de Noé, se les llama "los hijos de los hombres," en contraposición a los "hijos de Dios." Posteriormente, el término gentiles es utilizado. Sin embargo, Dios en su soberanía puede llevar a los miembros de esa cultura a su comunidad de fe. Tal es el caso de Rahab, los maridos de Rut y otros gentiles que entraron en la comunidad de fe.

Algunos de los judíos que no creía en Jesús como el Mesías persiguieron la Iglesia. El segundo mártir cristiano (Jesús fue el primero), explicó esta historia y proceso a sus perseguidores (Hechos 7). Según Esteban, el pueblo de Dios del Antiguo Testamento se apartó de su llamado y misión original. Ellos rechazaron y crucificaron al Mesías (Hch. 2: 36). Pablo menciona que no todos los judíos eran judíos espirituales, ‘no todo Israel es Israel.’ Espiritualmente hablando, eran pseudo-judios.

La apostasía también se desarrolló a partir de la comunidad cristiana y tuvo que ser combatida por los apóstoles. La advertencia contra la apostasía de los cristianos es un tema importante en los escritos de los apóstoles. Los apóstatas se llaman por su nombre, no sólo por los apóstoles, sino también por el Señor en el Apocalipsis.

Cuando los que profesan ser cristianos no están a la altura de los ideales bíblicos, entonces se forma una pseudo cultura cristiana. Esta cultura tiene la forma de cristianismo, pero su contenido proviene de fuentes no cristianas. Por ejemplo, tal es el caso del mormonismo. El mormonismo utiliza el lenguaje del cristianismo, pero su creencia en Dios, el hombre, la salvación, la iglesia y la ética es la antítesis de la verdad bíblica.15 El cristianismo liberal y legalista crea una pseudo cultura cristiana también. En pocas palabras, no todo lo que se dice que es cristiano, es de Cristo.

No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino solo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo. Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios e hicimos muchos milagros?” Entonces les diré claramente: “Jamás los conocí. ¡Aléjense de mí, hacedores de maldad!” (Mt. 7: 21-23).

¿Qué faltaron estos ‘cristianos?’ Someterse a la voluntad del Padre soberano y vivir en arrepentimiento y fe delante de Dios. Vivieron según su propia voluntad pecaminosa y pasiones carnales humanas.

La etapa final de la cultura no-mesiánica es la cultura reprobada. Tales culturas son 'abandonadas' por Dios. Ellos se dedican a sus propias pasiones pecaminosas. Esto se describe en Romanos 1: 21: "Por eso Dios los entregó a los malos deseos de sus corazones..." Sodoma y Gomorra, las orgías romanas, la inquisición católica romana, los nazis, la pedofilia, homosexualismo y fornicación en las iglesias, las clínicas de aborto en Miami South Beach u otras expresiones culturales depravadas en la cual participaron ‘creyentes’ representa la cultura reprobada.

La única respuesta cristiana adecuada a la cultura reprobada es la separación de ella y construir su propia cultura santa y sagrada. Abraham tuvo que dejar Sodoma y Gomorra, la idolatría de Canaán tuvo que ser destruida, el Imperio Romano cayó y hay que mantenerse alejado de la vida de Miami South Beach. La respuesta cristiana en la cultura humana es la santificación traída por la unción Espíritu del Señor, expresada en la pobreza del espíritu humanada, la riqueza de la salvación en Cristo y la búsqueda y la salvación para los perdidos.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   26

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Lección uno introducción a la cultura y la ética cristiana iconLección uno. Introducción al curso

Lección uno introducción a la cultura y la ética cristiana iconLección uno

Lección uno introducción a la cultura y la ética cristiana iconLección uno. ¿Quién es

Lección uno introducción a la cultura y la ética cristiana iconLección uno: exposición de hebreos 1: 1 2: 18

Lección uno introducción a la cultura y la ética cristiana iconLección uno: el evangelio de jesucristo (Marcos 1: 1-10)

Lección uno introducción a la cultura y la ética cristiana iconLección uno la oración del rey exaltando a su

Lección uno introducción a la cultura y la ética cristiana icon1ª Lección Introducción

Lección uno introducción a la cultura y la ética cristiana iconLección introduccióN

Lección uno introducción a la cultura y la ética cristiana iconLección de personal introduccióN

Lección uno introducción a la cultura y la ética cristiana iconLeccióN 1: Introducción a la Economía 07




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com