El estructuralismo es una corriente de pensamiento desarrollada central­mente en Francia, cuya orientación inicial se encuentra en las clases de lingüística






descargar 146.93 Kb.
títuloEl estructuralismo es una corriente de pensamiento desarrollada central­mente en Francia, cuya orientación inicial se encuentra en las clases de lingüística
página1/4
fecha de publicación30.06.2016
tamaño146.93 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4
EL ESTRUCTURALISMO1
Por Ricardo Etchegaray

El estructuralismo es una corriente de pensamiento desarrollada central­mente en Francia, cuya orientación inicial se encuentra en las clases de «lingüística general» dictadas por Ferdinand de Saussure en Ginebra entre 1906 y 1911, a pesar de que la palabra «estructura» no se encuentre en estas lecciones y de que este «precursor» del estructuralismo haya preferido el término «sistema». En un comienzo los lingüistas reaccionaron “contra una concepción exclusivamente histórica de la lengua”2. En 1928, los lingüistas rusos R. Jakobson, S. Karcevsky y N. Troubetzkoy presentaron una serie de ponencias al Primer Congreso Internacional de Lingüistas en La Haya en las que dan una primera expresión a la «doctrina» estructuralista3, la que se desarrolló ulteriormente en los trabajos del Círculo Lingüístico de Praga y de la Escuela de Copenhague.

Los autores que podrían considerarse enrolados en la corriente estructuralista4 no solamente se han dedicado a campos diversos de la investigación, sino que pertenecen a generaciones distintas y mantienen notorias diferencias teóricas entre sí. No obstante, trataremos de hacer abstracción de las diferencias, para centrarnos en algunos temas y perspectivas que les son comunes. La raíz común en la lingüística le proporciona la base al estructuralismo para afirmar que “no hay estruc­tura más que de lo que es lenguaje, aunque sea un lenguaje esotérico o incluso no verbal”5. El estructuralismo considerado desde un punto de vista filosófico sostiene que el fundamento de la comprensión de la realidad de lo social es su sentido, su estructura6. El ser de lo que es se determina a partir del signi­fi­cado, del lenguaje, de la estructura.

Anthony Giddens reseña así los rasgos comunes a los estructuralistas: “[a] la tesis de que la lingüística -o más exactamente, ciertos aspectos de determina­das versiones de la lingüística- tiene una importancia clave para la filosofía y la ciencia social en su conjunto; [b] su insistencia en la natura­leza rela­cional de las totalidades, ligada a la tesis del carácter arbitrario del signo, y relacionada con su énfasis en la primacía de los significantes sobre lo significado; [c] el descentramiento del sujeto; [d] una peculiar preocupación por la naturaleza de la escritura, y por consiguiente, por los materiales textuales; y [e] su interés en el carácter de la temporalidad como componente constitutivo de la naturaleza de objetos y sucesos”7.
6.2.1. Problemas lingüísticos
6.2.1.a. La lengua como objeto de la lingüística. Definición
El objeto de la lingüística, a diferencia de otras ciencias, no está «dado de antemano». Si se tomase a las palabras como objetos lingüísticos concretos, al analizarlos detenidamente, encontraríamos que cada palabra remite a varios objetos de conocimiento posibles. Tomemos, por ejemplo, una palabra castellana cualquiera como «hombre». Se la puede considerar como un «conjunto de sonidos», como la «expresión del concepto de hombre», como «lo que se corresponde con otras palabras» (como la latina «homine», la griega άνθρωπος «ánthropos» o la francesa «homme»). El objeto dependería de la perspectiva en que nos situemos a tal punto que “se diría que es el punto de vista quien crea el objeto y nada nos dice de antemano que una de esas maneras de considerar el hecho en cuestión es anterior o superior a las otras”. Contra las corrientes epistemológicas empiristas y positivistas, Saussure advierte que el punto de vista o la teoría es previo y determina la experiencia.

Además, el fenómeno lingüístico presenta siempre dos caras (cualquiera sea la perspectiva que se adopte): (1) Vocal-auditiva: la lengua como articulación de sonidos supone siempre la correspondencia de los productos de los órganos bucales y las impresiones acústicas recibidas por los órganos auditivos. (2) Fisiológica-mental: Si prescindimos de la complejidad vocal-auditiva, de todas maneras, en tanto los sonidos son instrumentos del pensamiento, hay que considerar la correspondencia entre lo acústico-vocal y los conceptos. (3) Individual-social: mientras que la lengua es un producto social, el habla es individual. (4) Sistema establecido-evolución (sincrónico-diacrónico): la lengua tiene un aspecto sistemático y presente (la totalidad de los signos pertenecientes a una lengua determinada en un lapso determinado de tiempo), pero también otro cambiante y evolutivo. Si se trata de delimitar el objeto se corre el riesgo de no percibir su complejidad y si se trata de abarcar el fenómeno desde todas las perspectivas posibles, el objeto resulta «un amasijo confuso de cosas heteróclitas», del que se ocuparían varias ciencias especiales distintas (psicología, antropología, gramática, filología). La única solución posible para Saussure es “situarse desde el primer momento en el terreno de la lengua y tomarla por norma de todas las demás manifestaciones del lenguaje”8. Pero, entonces, la dificultad se traslada a una definición adecuada de la lengua.

A diferencia del lenguaje del que forma una parte esencial, la lengua es “a la vez un producto social de la facultad del lenguaje y un conjunto de convenciones necesarias, adoptadas por el cuerpo social para permitir el ejercicio de esta facultad en los individuos. (...) La lengua es el lenguaje menos el habla. Es el conjunto de los hábitos lingüísticos que permiten a un sujeto comprender y hacerse comprender”9.

El lenguaje, tomado en su totalidad, “es multiforme y heteróclito”, extraño, irregular, a caballo de varios dominios de hechos. La lengua, por el contrario, es un todo en sí y un principio de clasificación”. Se podría objetar: si la lengua es algo adquirido y convencional no puede servir como principio de clasificación (pues requeriría que sea natural, como el lenguaje). Pero no está probado que la función del lenguaje sea natural10. “La lengua es una convención, y la naturaleza del signo [vocal, visual, gestual] en que se ha convenido es indiferente11. Para Saussure, lo natural no es el lenguaje sino la facultad de constituir una lengua («un sistema de signos distintos que corresponden a ideas distintas»). Habría que suponer una «facultad lingüística», que gobierna todos los signos.
6.2.1.b. Lugar de la lengua en los hechos del lenguaje y en los hechos humanos. La semiología
¿Cuál es el ámbito que le corresponde a la lengua entre los hechos del lenguaje? Para responder esta pregunta es necesario reconstruir el circuito de la palabra situados ante el acto individual. Este acto supone al menos dos individuos: uno en cuyo cerebro se asocia un «hecho de conciencia» o concepto con una imagen acústica, que lo [al concepto] expresa. Los conceptos son «fenómenos psíquicos»; la fonación y la audición son procesos fisiológicos, las ondas sonoras que van de la boca del primer individuo al oído del segundo son un proceso físico. La audición y decodificación por parte del segundo individuo recorre el camino inverso al comienzo (fisiológico y psíquico). Otras divisiones posibles del proceso son: exterior/interior, psíquico/no-psíquico, activo/pasivo.

Finalmente, hay que considerar una facultad de coordinación y de asociación, que juega un papel principal en la organización de la lengua como sistema. Para comprender este papel es necesario considerar el hecho social. “Entre todos los individuos así ligados por el lenguaje, se establecerá una especie de media: todos reproducirán los mismos signos unidos a los mismos conceptos”12.

La lengua, a diferencia del lenguaje, puede ser clasificada entre los hechos humanos. La lengua es un sistema de signos que expresan ideas. La ciencia que estudia la vida de los signos en el seno de la vida social se denomina semiología (del griego: σημείων seméion = signo). Estudia en qué consisten los signos y las leyes que los rigen. La lingüística es una parte de la semiología y también se rige por sus leyes. La semiología tiene por objeto los ritos simbólicos, las costumbres, la escritura, las formas de urbanidad, las señales militares, etc., en tanto «sistemas de signos».

La lingüística que tiene por objeto la lengua debe distinguirse de la lingüística externa, que se ocupa de las relaciones de la lengua con la raza o la civilización (puntos en los que afecta a la etnología); con la historia política; con las instituciones de todo tipo; con el fraccionamiento dialectal; y las relaciones de la lengua literaria con la lengua corriente.
6.2.1.c. Lengua [langue] y habla [parole]
Las investigaciones de Saussure pusieron de relieve la importancia de los métodos y de los elementos conceptuales procedentes del ámbito de la lingüísti­ca para las ciencias sociales y las humanidades en general. Entre ellos, destacamos la distinción entre lengua [langue] y habla [parole].

El habla [parole] es la ejecución psíquica individual, en la que el individuo es «dueño». La lengua, en cambio, es social13. “Si pudiéramos abarcar la suma de imágenes verbales almacenadas en todos los individuos, encontraríamos el vínculo social que constituye la lengua. Es un tesoro depositado por la práctica del habla en los sujetos que pertenecen a una misma comunidad, un sistema gramatical que existe virtualmente en cada cerebro, o más exactamente, en los cerebros de un conjunto de individuos; porque la lengua no está completa en ninguno, no existe perfectamente más que en la masa”14.

Mientras que la lengua es social y esencial, el habla es individual y accesoria («más o menos accidental»). La lengua no es una función del sujeto hablante, quien se limita a registrarla pasivamente y sin reflexión. En cambio, “el habla es un acto individual de voluntad y de inteligencia, en el que conviene distinguir: 1°) las combinaciones por las que el sujeto hablante utiliza el código de la lengua con vistas a expresar su pensamiento personal; 2°) el mecanismo psíquico-físico que le permite exteriorizar esas combinaciones”15.

“El estudio del lenguaje entraña, por tanto, dos partes: una, esencial, tiene por objeto la lengua, que es social en su esencia e independiente del individuo; este estudio es únicamente psíquico; la otra, secundaria, tiene por objeto la parte individual del lenguaje, es decir, el habla con la fonación incluida; esta parte es psico-física”16. Lengua y habla se suponen recíprocamente y son interdependientes, aunque el habla es anterior históricamente y es lo que hace evolucionar la lengua. La lengua es a la vez instrumento y producto del habla.
6.2.1.d. Características de la lengua
Saussure señala las siguientes características de la lengua:

(1) La lengua es un objeto bien definido: “es la parte social del lenguaje, exterior al individuo, que por sí solo no puede ni crearla ni modificarla; sólo existe en virtud de una especie de contrato establecido entre los miembros de la comunidad”.

(2) La lengua se puede estudiar separadamente del habla, abstrayendo y prescindiendo de los demás elementos que componen el lenguaje. Esto es lo que la constituye como objeto de ciencia.

(3) La lengua es un sistema17 de signos (unión de concepto e imagen acústica -igualmente psíquicos-) que tiene una naturaleza homogénea, a diferencia del lenguaje. “El principio fundamental [de la lingüística estructural] es que la lengua constituye un sistema, cuyas partes todas están unidas por una relación de solidaridad y de dependencia. Este sistema organiza unidades -los signos articulados- que se diferencian y se delimitan mutuamente. La doctrina estructuralista enseña el predominio del sistema sobre los elementos, aspira a deslindar la estructura del sistema a través de las relaciones de los elementos, tanto en la cadena hablada como en los paradigmas formales, y muestra el carácter orgánico de los cambios a los cuales la lengua está sometida”18.

(4) La lengua es un objeto de naturaleza concreta. “Son realidades que tienen asiento en el cerebro”19. Los signos lingüísticos son tangibles (pueden ser fijados por la escritura). Cada imagen acústica no es más que la suma de un número limitado de elementos o fonemas, susceptibles a su vez de ser evocados por un número correspondiente de signos en la escritura. La lengua es el depósito de imágenes acústicas y la escritura es la forma tangible de esas imágenes.
6.2.1.e. Principios del estructuralismo derivados de la lingüística
Ricoeur resume los principios de la lingüística general que son recupera­dos por el estructuralismo: “1° la lengua, en el sentido saussuriano del término, consiste en un sistema de diferencias sin términos absolutos; la separación entre los fonemas20, entre los lexemas21, es la sola realidad de la lengua, la cual es así una «substancia» ni física ni mental; 2° el código que rige los sistemas apilados unos sobre los otros no procede de ningún sujeto hablante; es más bien el inconsciente categorial quien hace posible el ejerci­cio de la palabra por los locutores del lenguaje; 3° el signo, que Saussure consideraba la identidad fundamental del lenguaje, está constituido por una diferencia entre un significante y un significado; esta diferencia es interna al signo y por esta razón cae dentro del universo del discurso; el signo no requiere ninguna relación «exterior», tal como la relación signo-cosa que San Agustín colocaba en la base de su teoría del lenguaje. Un sistema sin «términos», un sistema sin «sujeto», un sistema sin «cosas», así es la lengua para el filósofo instruido en la lingüística estructural”22.

La concepción de la lengua en Saussure es ambigua en relación con el problema de si se trata o bien de un fenómeno psicológico, determinado por las propiedades de la mente; o bien, de un sistema de representaciones sociales colecti­vas, donde los signos resultan productos arbitrarios. Partiendo de la primera interpretación («mentalista») de Saussure, pero redefiniendo la distinción lengua/habla desde la distinción competencia/actuación, Noam Chomsky desarrolla una gramática transformacional o transformativa, que confiere una importancia central a la sintaxis y que permite encontrar en el agente lingüís­tico una mediación entre el ámbito fijo de la lengua y el ámbito flexible del habla. Partiendo de la segunda interpretación («social») de Saussure, Roman Jakobson y la escuela de Praga se concentraron en el lenguaje como medio de comunicación, sin separar completamente la semántica de la sintaxis.

Para Gilles Deleuze la lingüística abre un campo nuevo a la investigación: el de lo simbóli­co, que no tiene que ver ni con la materialidad o realidad de los signos o los sonidos, ni con las imágenes mentales que se forjan a partir de las palabras, ni con los significados vinculados a las cosas exteriores. La estructura simbólica se encarna en todos estos ámbitos constituyéndolos, pero no se deriva de ellos. La estructura se define “mediante la naturaleza de determinados elementos atómicos que pretenden dar cuenta a la vez de la formación de los todos y de la variación de sus partes [...] Louis Althusser ha señalado el estatuto de la estructura como idéntico a la «teoría» misma, y lo simbólico debe ser entendido como la producción del objeto teórico original y específico”23.

Foucault, por su parte, sostiene que “el estructuralismo consiste en tomar conjuntos de discursos y tratarlos sólo como enunciados, buscando las leyes de pasaje, de transformación y los isomorfismos que puedan detectarse entre esos conjuntos de enunciados”24.

[G258] El principio básico del estructuralismo consiste en la aplicación de procedimientos lingüísticos a otras áreas de análisis25. Lévi-Strauss llegó a afirmar que los lingüistas y los científicos sociales «no sólo aplican los mismos métodos sino que estudian el mismo objeto». Ello es posible porque la lingüística permite distinguir los sistemas de relaciones que son productos de procesos de pensamiento inconscientes que constituyen «las realidades fundamen­tales y objetivas».

Tres consecuencias se desprenden de este principio básico: La lingüística proporcionaría 1) un rigor que habría faltado en las ciencias sociales; 2) conceptos básicos susceptibles de aplicación amplia (como los de lengua/habla, significante/significado, la idea de la naturaleza arbitraria del signo)­; 3) líneas maestras para la formulación de programas semióticos.
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El estructuralismo es una corriente de pensamiento desarrollada central­mente en Francia, cuya orientación inicial se encuentra en las clases de lingüística iconSe encuentra en la región central del país. Su capital es la ciudad...

El estructuralismo es una corriente de pensamiento desarrollada central­mente en Francia, cuya orientación inicial se encuentra en las clases de lingüística iconSe encuentra en la región central del país. Su capital es la ciudad...

El estructuralismo es una corriente de pensamiento desarrollada central­mente en Francia, cuya orientación inicial se encuentra en las clases de lingüística iconEl mercantilismo como corriente de pensamiento (siglos XVI a XVIII)...

El estructuralismo es una corriente de pensamiento desarrollada central­mente en Francia, cuya orientación inicial se encuentra en las clases de lingüística iconEl pensamiento de los intelectuales sudamericanos de la corriente...

El estructuralismo es una corriente de pensamiento desarrollada central­mente en Francia, cuya orientación inicial se encuentra en las clases de lingüística iconCada una de las partes en que se encuentra dividido un capital social....

El estructuralismo es una corriente de pensamiento desarrollada central­mente en Francia, cuya orientación inicial se encuentra en las clases de lingüística iconEl poblado ibero de Covalta se encuentra a 880 metros de altura en...

El estructuralismo es una corriente de pensamiento desarrollada central­mente en Francia, cuya orientación inicial se encuentra en las clases de lingüística iconPinturas rupestres de una de las cuevas de Toquepala, cuya antigüedad...

El estructuralismo es una corriente de pensamiento desarrollada central­mente en Francia, cuya orientación inicial se encuentra en las clases de lingüística iconEl producto ocupa el lugar central de la estrategia marketing. Es...

El estructuralismo es una corriente de pensamiento desarrollada central­mente en Francia, cuya orientación inicial se encuentra en las clases de lingüística iconPuede resultar gracioso, e incluso incoherente mi pensamiento, sin...

El estructuralismo es una corriente de pensamiento desarrollada central­mente en Francia, cuya orientación inicial se encuentra en las clases de lingüística iconA una corriente dentro de la
«autorrealización», «motivación de crecimiento», o «necesidad de ser» (being needs o b-needs). «La diferencia estriba en que mientras...




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com