El costo del desarrollo en locomotora






descargar 34 Kb.
títuloEl costo del desarrollo en locomotora
fecha de publicación28.09.2015
tamaño34 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Documentos > Documentos
EL COSTO DEL DESARROLLO EN LOCOMOTORA

Laura Cardona Mora

laura.cardona01@est.uexternado.edu.co
ABSTRACT:
La industria extractiva en Colombia ha cobrado un peso importante en el desarrollo del país. No obstante, se hace necesario plantear en qué medida el desarrollo por dicha industria si significa un desarrollo armónico que beneficia a todas y cada una de las partes de la sociedad. En éste artículo se plantea de manera crítica una visión de la locomotora para el desarrollo del sector minero energético desde diferentes ámbitos como lo son la macroeconomía, las finanzas públicas y sus ingresos basados en recursos no renovables y el impacto de poner en marcha una locomotora que deja externalidades negativas en la sociedad y el medio ambiente. Identificando que sin lugar a dudas, la industria extractiva ha influido en el desarrollo económico del país, empero, se han dejado aspectos sin calcular y asimismo, se ha visto afectada la sociedad evitando así el desarrollo armónico por el cual un país en desarrollo debe velar.
PALABRAS CLAVES: industria extractiva, desarrollo, recursos naturales, costos.
En medio del boom de la industria extractiva en Colombia y en consecuencia a las políticas implementadas por gobiernos anteriores, el actual Presidente Juan Manuel Santos consideró que “el sector minero energético es una de las cinco locomotoras para el crecimiento y la generación de empleo” (DNP, 2011) y así resultaría siendo una impulsadora en el desarrollo económico de la Nación. Sin embargo, es importante visualizar, y de forma crítica, si la explotación de recursos naturales puede percibirse como un modelo para el desarrollo, más exactamente ahondar en los terrenos en donde se analizará si ¿es la industria extractiva una verdadera locomotora para el desarrollo? Al abordar dicho cuestionamiento, se planteará la noción macroeconómica del desarrollo impulsado desde el ingreso que recibe la Nación producto de las actividades extractivas. En una segunda medida, se analizará la forma en que los recursos provenientes de la Locomotora minero energética se convierten en una entrada para la gestión pública de diferentes proyectos y se estudiara de manera general, qué tan viable resulta depender de este tipo de recursos no renovables para el manejo de las finanzas públicas. En una tercera parte, el articulo refleja la contraposición que tales actividades implican en la sociedad y más explícitamente los costos externos y medioambientales que influyen también en el desarrollo del país.
El gobierno de Juan Manuel Santos espera que a partir de las ventajas comparativas exista un sector económico que jalonee el PIB nacional lo cual lleva a que Colombia se especialice en una economía extractiva en la cual brinde sus recursos a países más desarrollados con la tecnología y los recursos necesarios para transformarlos (SOLER, 2012). Dando inicio al estudio con el análisis macroeconómico de la industria minero energética y abriendo el panorama para entender si esta industria es o no una locomotora real para el desarrollo se recurrirá al concepto de demanda agregada (Y=C+I+GP+(X-M)), concepto bajo el cual según las variables a analizar se entenderá la fuerza de la industria relacionados a la creación de empleo, la inversión nacional y/o extranjera, el gasto público y las exportaciones netas que deja el sector.
Si bien es cierto que al momento en el que al país ingresa inversión extranjera se genera empleo y que de ésta manera se incrementa el consumo, lo cual incrementa la demanda agregada traducida en los incrementos del PIB de los que se jactan los gobiernos para darle nombre a la nación a nivel extranjero. La cuestión en éste punto resulta ser ¿a qué costo se está dando el crecimiento económico? Se decía por ejemplo que el sector minero energético generaría 360.000 empleos en 2014 (DINERO,2011) 147.388 más del que se generó en 2009, lo anterior refleja el crecimiento de la industria en Colombia de la que ha hablado el Presidente lo que también implica que el país ha logrado sus objetivos en mostrarse como un lugar atractivo para la inversión extranjera y sin duda dicha inversión ha ocupado un papel importante en la movilización de la demanda agregada. Sin embargo, “pese al impulso que el gobierno nacional da a la inversión extranjera en el sector, no se cuenta con la capacidad nacional a nivel institucional que garantice el pleno cumplimiento de metas y normas ambientales, sociales y económicas” (SOLER,2012)
Analizando desde uno de los enfoques de la macroeconomía se podría decir que efectivamente la industria extractiva genera importantes ingresos a la nación y que es por esta razón que fue considerada como una de las “locomotoras” para el desarrollo. Viéndolo desde otro punto de vista puede que la razón del incremento de la inversión directa sean las falencias institucionales existentes en el territorio nacional, “la inversión extranjera crece en el sector minero porque es muy rentable, porque las restricciones ambientales son mínimas, porque el Código Minero y su reciente modificación benefician al gran inversionista minero, porque las exenciones y beneficios tributarios le convienen” (PINZÓN,2010) en donde nuevamente encontramos que la inversión extranjera por el incremento del multiplicador de la inversión genera un aumento en el PIB del sector minero que influye directamente en el crecimiento social y regional. Empero, tan altos niveles de inversión pueden afectar la economía pues se podría dar una mejor distribución de las ganancias más favorable para Colombia y seguiría llegando la inversión pues se habla de recursos no renovables de los cuales grandes potencias tienen sed pues no los poseen (OTERO, 2012)
A pesar de lo anteriormente nombrado, en la ecuación de demanda agregada juega un papel primordial el gasto público el cual se ha venido financiando por este tipo de actividades. Es claro que “el sector minero energético es generador de ingresos para el Estado sea en regalías, IVA, impuestos, dividendos de ECOPETROL, entre otras. Y es a través del gasto de estos recursos que se crean interdependencias muy importantes que implican mayor crecimiento del PIB y empleo. Es decir, el rol del sector no puede mirarse solamente con sus efectos directos sino hay que tener en cuenta todas las relaciones que se dan en la economía.” (OTERO,2012)
La gran influencia del sector minero en la economía nacional para como fin último financiar el gasto público destinado a diferentes necesidades de la sociedad, genera un cuestionamiento en el largo plazo que se relaciona con la existencia de entradas importantes que derivan de recursos no renovables los cuales por ésta característica tienen un fin en el tiempo. Si son finitos y el Estado está dependiendo de ellos hay que tener en cuenta que este tipo de entradas cesarán en un futuro no muy lejano lo que deja el sin sabor de qué pasará después de que los recursos minero energéticos se agoten.
Uno de los principales riesgos de basar la economía nacional en la industria extractiva se relaciona con la denominada enfermedad holandesa en la que la economía se centra tanto en un solo sector que olvida los demás que también le pueden aportar ingresos. En otras palabras “que los ingresos del sector minero-energético sustituyan, en lugar de complementar, los ingresos que puedan generar otros sectores” (VILLAR, 2013) La cita anterior, muestra que obtener ingresos por parte de éste tipo de actividades significa una oportunidad para el desarrollo siempre y cuando no se concentre todo en el sector económico sino que corresponde al Estado y al buen funcionamiento de sus finanzas redistribuir aquellas entradas por concepto de minería y recursos energéticos y darles un uso en el cual se inicie un desarrollo mucho más equilibrado entre cada uno de los demás sectores de la economía nacional, o las también llamadas las otras locomotoras.
En relación con la idea anterior, “el problema no es tener muchos ingresos, sino no usarlos adecuadamente y no ahorrarlos oportunamente. La clave está en desarrollar una industria proveedora del sector para que, cuando la actividad minera termine, quede la industria proveedora de servicios capaz de exportar o de servir a otras ramas” Es decir, no limitarse únicamente a la industria extractiva, sino movilizar ingresos para dinamizar el sector y a su vez inyectar capital a otros sectores, los cuales de forma encadenada impulsarán el desarrollo del país, pero con la demanda latente de generar instituciones, leyes y reglas de juego para que rijan el sector en el corto y el mediano plazo, una noción de minería responsable de la mano del buen manejo de lo que deja al Estado.(JIMÉNEZ, 2013).
Por otra parte se encuentra una visión un tanto pesimista acerca de si la minería es una fuente importante de ingresos fiscales para el Estado que se podrían invertir en el sector social, Juan Pablo Soler, da una rotunda negativa sobre ésta afirmación argumentando que “La minería no es la fuente más importante de ingresos fiscales para Colombia, otras son las fuentes de financiamiento por ejemplo los impuestos directos e indirectos fruto de las actividades agropecuarias, industriales, servicios sociales, comercio, sistema financiero, transporte y construcción entre otras. Por otra parte, las exenciones tributarias a la gran minería que se han venido adelantando con la Ley 285 de 2011 disminuyen en más de un 40 % los importes por regalías de las actividades mineras.”
En síntesis, los ingresos provenientes de la industria extractiva que bien utilizados podrían ser una piedra fundamental en el desarrollo del país como bien lo ha dicho el Presidente Juan Manuel Santos, está generando efectos negativos al no ser utilizados en forma adecuada, al no fortalecer las instituciones y al no ahorrar lo que podría y debería ahorrarse.(VILLAR, 2013). Lo que indica que en el momento en que los recursos comiencen a escasear, la disminución de los ingresos puede afectar las finanzas públicas de la nación al no haberse distribuido de forma eficiente cada excedente proveniente de éstas actividades, más específicamente en la inyección a otras locomotoras, y en la inversión social.
El hecho de darle tanto peso a una industria como la extractiva en Colombia a nivel de ingresos generados, plantea también problemas que podrían llevar a que en medio del boom de la minería y la energía recursos como éstos sigan considerándose como infinitos cuando en realidad se es consciente de que no lo son, los cuales tienen poca planeación en el largo plazo, y que además poseen una inexistente regulación y menos aún una noción de desarrollo responsable en el cual pensado en las futuras generaciones se hace y se planifica el uso responsable de dichos recursos. Ahora bien, se prevé que en diez años cuando los recursos se estén agotando si se continúa en la tónica del no ahorro de los ingresos obtenidos de esta industria no solo quedarían los problemas para la economía de la nación, sino también en la forma en cómo podría el gobierno lidiar con los daños ocasionados social y medioambientalmente tras una extracción indiscriminada.
Llegados a este punto en el cual se toma el impacto social y medioambiental como parte del estudio, se observa que a pesar de tener una economía dinamizada aspectos de esta índole van siendo abandonados y el desarrollo no se puede concebir como tal pues el desarrollo no implica solo variables e indicadores sino bienestar en la sociedad dentro de parámetros legales, institucionales, sociales y medioambientales. En relación al daño social y medioambiental, el hacer el país atractivo a la inversión puede dejar estragos en las comunidades indígenas, negras, y campesinas, pues aquellos que llegan con su capital para ponerlo a producir en el país no tienen arraigo alguno al lugar en el cual desarrollarán su actividad extractiva por lo cual el daño ocasionado no les es ajeno, pues bajo una lógica utilitarista extraen lo que necesitan y luego se van.
Por otra parte, no es únicamente el hecho de que los extranjeros lleguen, se lleven los recursos y luego se vayan sino que el mismo Estado posee conocimiento incompleto acerca de las áreas específicas en donde se encuentran los recursos con exactitud en muchos lugares de la nación ocasionando una especie de extracción al azar que termina afectando la vida de familias enteras que habitan en dichos lugares, sacándolas de sus hogares, afectando sus aguas y dejando un Estado con grandes ingresos pero sin población a la cual destinarlos.
Se dice que la minería es una actividad insostenible pues es una actividad “basada en la mercantilización de un bien agotable”, es decir, cualquier actividad derivada de un recurso no renovable implica que pasaron millones de años para que éstos se formaran y por tanto su usufructo resulta siendo a corto plazo, con la particularidad que genera una fuerte dependencia que con el fin de los recursos puede traer crisis importantes sean de tipo social, económico e impactos graves en el medio ambiente como lo es el impacto en la calidad del agua que a diferencia del petróleo o los minerales, ocupa un lugar primordial en la vida diaria de la población al ser parte de sus necesidades básicas y es tan importante hoy como para las futuras generaciones. Adicionalmente, la insostenibilidad se refiere a los costos externos que generan dichas actividades por ejemplo, la desaparición de ecosistemas enteros que afectan el equilibrio general del país y del mundo entero.

(SOLER,2012)
Asimismo, en cuanto a la afectación medioambiental, cómo sería posible hablar de desarrollo cuando las licencias se dan de manera indiscriminada, no existe una administración clara y coherente institucional, cuando se protege es el ingreso de la nación más no el futuro de quienes la habitan, cuando no se protege ni el patrimonio minero ni ambiental. Se están tomando los páramos, bosques y zonas vitales para el desarrollo sostenible (PINZÓN, 2010)

Cabe agregar que el tema minero energético plantea “grandes inequidades en términos económicos, sociales, y culturales”. Económicamente hablando, los costos de la explotación y de la exportación no son los suficientemente altos como para abarcar los daños e impactos ocasionados por la actividad extractiva, y la afectación muchas veces ocurre en campos que el dinero no puede resarcirla por ejemplo la salud, la muerte de la tierra, de las personas, el medioambiente, entre otras más. De un mismo modo, las inequidades se plasman en la visión de Colombia como el patio trasero de las economías desarrolladas, el lugar de extracción, patio en el cual la luego de un intercambio desigual se dejan graves implicaciones en las comunidades locales y porque no también en el desarrollo del país. (SOLER,2012) Les estamos dando la riqueza a cambio de destrozar el país sin que exista alguna consecuencia o responsabilidad por ello.

Finalizando, es difícil ver que la industria extractiva en un país como Colombia pueda ser la locomotora para el desarrollo pues puede sin duda alguna lograrlo en el corto plazo, sin embargo, en el largo plazo existen falencias institucionales y poca planeación para darle buen uso a los beneficios de la extracción de minerales y recursos energéticos. Desde el punto de vista macroeconómico la locomotora se ve en marcha pues se ha activado un sector de la economía que como Santos lo planteó jalonea la demanda agregada dinamizando la economía y viéndose reflejado en cada una de sus variables, inversión extranjera directa, consumo luego de la generación de empleo y un incremento en el gasto público.

En cuanto al papel de los ingresos en las finanzas públicas, se refleja el problema de concentrar la recepción de éstos en el sector minero energético y no complementar las entradas con los otros sectores que también son considerados como locomotoras para el desarrollo. Basar los ingresos en una sola actividad y más basada en recursos no renovables en una nación con problemas claros de planeación, conocimiento real, institucionalidad y poco consciencia sobre el uso que debería dársele a estos, implica un desconocimiento de qué se hará en materia de ingresos cuando estos ya sean escasos.

A modo de conclusión, la industria extractiva puede ser una de las locomotoras para el desarrollo más no la única. Tristemente en Colombia el gobierno se coge de aquella actividad más rentable y deja otras de una u otra manera a la deriva en vez de buscar un desarrollo armónico en el cual no solo un sector jalonee la economía sino que todos tengan la capacidad para generar recursos para el Estado y no convertirse en una carga para él. Sin duda se ha visto un desarrollo económico, no obstante se han generado daños en la sociedad que no permiten ver el tan denominado desarrollo.



REFERENCIAS

Departamento Nacional de Planeación (2011). Plan Nacional de Desarrollo 2011-2014, Prosperidad para todos. Retos y metas para el sector minero energético. Recuperado de: https://www.dnp.gov.co/LinkClick.aspx?fileticket=r6xQE9fkGPI%3D&tabid=82

Capítulo III. Crecimiento sostenible y competitividad Locomotoras para el crecimiento y la generación de empleo Desarrollo Minero y Expansión Energética (Documento preliminar). Recuperado de http://www.contraloriagen.gov.co/documents/10136/43568066/Analisis+PND+2010+-+2014_Sector+Minero+Energ%C3%A9tico_VF_05032011.pdf/fbd59c11-81fc-4585-910f-1d0c6d5782c2

Otero, M. (2012, enero). El sector energético-minero y la economía colombiana. Recuperado de: http://www.indepaz.org.co/wp-content/uploads/2012/04/El-sector-energ%C3%A9tico-minero-y-la-econom%C3%ADa-colombiana.pdf

Villar, L. (2013, 21 febrero). El sector minero en Colombia: Impactos macroeconómicos y encadenamientos sectoriales. Recuperado de http://www.fedesarrollo.org.co/wp-content/uploads/2013/02/Leonardo-Villar-SMGE.pdf

Soler, P. (2012, 28 abril) Locomotora minero-energética: Mitos y conflictos socio ambientales. Recuperado de http://www.indepaz.org.co/wp-content/uploads/2013/04/ART_2012_JPSV_Politica-minero-energetica.pdf

Pinzón, M; Serna,A; Espinosa, E. Et al. (2010,15 diciembre). Análisis del documento Bases del Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014 Comentarios sobre el fundamento económico del PND

BIBLIOGRAFÍA

Alviar, M. (2012, 7 marzo). El futuro y los recursos naturales. La protección y aprovechamiento de los recursos naturales también determina el nivel de competitividad. Recuperado de http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/E/el_futuro_y_los_recursos_naturales/el_futuro_y_los_recursos_naturales.asp

Corporación Nuevo Arcoíris. (2012, 7 agosto). Futuro de la locomotora minero-energética de Juan Manuel Santo. Recuperado de http://www.arcoiris.com.co/2012/08/futuro-de-la-locomotora-minero-energetica-de-juan-manuel-santos/

Jaramillo, E. (2010, 2 octubre). Colombia: La maldición de los recursos naturales. Recuperado de http://elsalmonurbano.blogspot.com/2010/10/colombia-la-maldicion-de-los-recursos.html

Londoño, V. (2013, 6 mayo). La más completa investigación hecha por la Contraloría General. 'Colombia no está preparada para la locomotora minera'. Recuperado de http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/articulo-420422-colombia-no-esta-preparada-locomotora-minera

Mesa, R. J. (2012, 7 marzo) Minería: ¿motor de crecimiento o fuente de pobreza?. Recuperado de http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/E/el_futuro_y_los_recursos_naturales/el_futuro_y_los_recursos_naturales.asp

Perry, G. Mauricio, O. (2010, mayo). El impacto de petróleo y la minería en el desarrollo regional y local de Colombia. Fedesarrollo. Recuperado de http://www.fedesarrollo.org.co/wp-content/uploads/2011/08/WP-No.-51-El-impacto-del-petr%C3%B3leo-y-la-miner%C3%ADa-en-el-desarrollo-regional-y-local-en-Combia-2009-06.pdf




Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El costo del desarrollo en locomotora iconQue relación existe entre el costo medio de largo plazo y el costo...

El costo del desarrollo en locomotora iconSolución: oc = (Costo Directo) + (costos indirectos) = (Autobús) + (Costo Tiempo)

El costo del desarrollo en locomotora iconSolución: oc = (Costo Directo) + (costos indirectos) = (Autobús) + (Costo Tiempo)

El costo del desarrollo en locomotora icon*Punto de equilibrio (minimizador donde más bajas los costos) donde...

El costo del desarrollo en locomotora iconSegún la fuente Aula de Economía, el costo medio son los costos por...

El costo del desarrollo en locomotora iconSao Paulo, la locomotora de Brasil

El costo del desarrollo en locomotora icon2. Costos indirectos Fundamentos del costo

El costo del desarrollo en locomotora iconSolución: Costo del robot: $ 68000. 00

El costo del desarrollo en locomotora iconResumen: Con el nuevo Sistema General de regalías un nuevo debate...

El costo del desarrollo en locomotora iconEs necesario ubicar el subsistema Desarrollo Motor Humano dentro...




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com