Buscando soluciones para la crisis del agro






descargar 164.72 Kb.
títuloBuscando soluciones para la crisis del agro
página5/6
fecha de publicación14.08.2015
tamaño164.72 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6

3. Adoptar nuevos métodos de enseñanza
Los métodos pedagógicos deberían ser adaptados con el fin de maximizar la eficiencia de la enseñanza y muy especialmente del aprendizaje; métodos más activos y participativos que estén centrados en el alumno y no tanto en el profesor; que los estimulen a pensar, a reforzar la personalidad, a liberar sus potencialidades y energías latentes, a despertar su motivación y desarrollar su capacidad creativa y emprendedora. Para alcanzar tales objetivos los maestros no deberían enseñar exclusivamente en las aulas, dictando y exigiendo que los alumnos repitan, copien y memoricen hechos históricos, fórmulas matemáticas, gestas heroicas, fechas de guerras, nombres de accidentes geográficos de otros continentes, etc. Se propone sacar a los alumnos del aula y enseñarles sobre temas más inmediatos y más cercanos a su realidad concreta, en vez de enseñarles sobre temas abstractos y lejanos que no les afectan directamente y consecuentemente no les interesan y no los motivan a estudiarlos. En lo posible, enseñarles alrededor de problemas reales y concretos, utilizando los componentes del propio medio, de las fincas, hogares y comunidades, de modo que ellos puedan ver y palpar objetos concretos que utilizan en su aprendizaje; a modo de ejemplo: no mostrar una hortaliza en el afiche cuando se puede sembrar y observar su desarrollo en el patio de la escuela o en una finca, no enseñar fracciones sólo en el pizarrón si se puede hacerlo también cortando una naranja en dos y cuatro partes iguales o una manzana en tres tercios o seis sextos. Cada escuela debería tener una pequeña pero diversificada granja (o por lo menos una huerta) en la cual serían enseñados fundamentos de las ciencias agropecuarias. En la huerta escolar los niños podrían tener situaciones y oportunidades de aprendizaje; aprender trabajando, produciendo y practicando con sus propias manos las enseñanzas recibidas con el propósito de adquirir nuevas habilidades y destrezas; gradualmente las escuelas y sus granjas demostrativas podrían transformarse en centros de capacitación y desarrollo comunitario que formarían y capacitarían a las familias rurales para una vida más agradable y un trabajo más productivo en el campo.
Los maestros podrían ofrecer a los alumnos oportunidades de participación en el manejo de actividades escolares y asignarles tareas en forma rotatoria para desarrollar en ellos el creciente y gradual sentido de la iniciativa, creatividad y responsabilidad (control de frecuencia, limpieza del aula, toque de la campana, administración de la biblioteca, cuidado del jardín, responsabilidad por el botiquín de primeros auxilios, etc.). En lo posible, la escuela debería reemplazar y/o complementar la enseñanza abstracta con la concreta, la teórica con la práctica, el estudio individual con el estudio en grupos, el aprendizaje memorístico por el comprensivo, los castigos por los estímulos, el aprendizaje pasivo por el participativo, “cuestionador”23, “problematizador”, crítico y creativo; la enseñanza dentro del aula con la que se imparte fuera de él. Los profesores deberían estimularlos para que adquieran el hábito y la disciplina de seguir estudiando en forma permanente aun después de abandonar la escuela porque, en los tiempos modernos, el desarrollo dependerá cada vez más de la habilidad de las personas para acceder a los conocimientos, seleccionar aquellos que necesitan y saber utilizarlos en su propio beneficio. Asimismo los maestros deberían enseñarles a estudiar y comprender (en vez de memorizar) lo que estudian.
4. Formar y recapacitar a los maestros rurales
Los actuales maestros rurales, por mejor que sea su voluntad, naturalmente no están en condiciones de alcanzar los objetivos ni de enseñar los contenidos aquí propuestos. Para poder hacerlo deberán ser formados y/o capacitados en estos nuevos conocimientos que pasarían a enseñar y en métodos didácticos más eficientes.
El éxito de esta propuesta dependerá del buen desempeño, de la excelencia y motivación de los docentes, por tal motivo será prioritario ofrecerles cursos pragmáticos y prácticos, proporcionarles materiales para el auto-estudio que sean relevantes para su condición de maestros rurales y crear mecanismos sencillos pero eficaces para estimular y premiar a los profesores que busquen auto-capacitarse, superarse y adaptar los contenidos y métodos a las reales necesidades del medio rural.
No se está proponiendo que el profesor rural tenga los conocimientos y enseñe a los niños lo que sabe y hace un agrónomo, un médico o un veterinario; tampoco que les enseñe cómo aplicar pesticidas o hacer tratamientos en seres humanos o animales. Se propone que los maestros posean los conocimientos que les permitan enseñar a los niños principios y fundamentos para que los alumnos puedan entender la naturaleza de los problemas y establecer las relaciones que existen entre causas y efectos, que sepan cómo adoptar medidas preventivas para evitar que los problemas aparezcan y que tengan los conocimientos básicos que les permitan solucionar, con mayor autonomía, los problemas más elementales de producción, alimentación, higiene, salud, etc., en vez de esperar infructuosamente que otros lo hagan por ellos. Algunos ejemplos ilustran lo que se está proponiendo:
. al enseñar a los niños que muchas enfermedades, sufrimientos y muertes podrían ser evitadas si las personas adoptasen medidas preventivas (consumir agua limpia, eliminar basuras y excretas, tener buenos hábitos de higiene, combatir los transmisores de enfermedades, vacunarse, etc.) ellos se interesarían en aprender y adoptar las referidas medidas;
. al enseñarles la importancia y ventajas de una alimentación bien balanceada se motivarían a sembrar hortalizas, plantar frutales y criar pequeños animales en sus fincas, y se interesarían en aprender cómo hacerlo en forma correcta;
. al demostrarles que una muy importante razón por la cual ellos son pobres es que sus propios padres no saben producir con eficiencia, se interesarían en aprender nuevas tecnologías para corregir las referidas ineficiencias.
Si la educación básica adoptase tan sólo las cuatro medidas recién descritas, la acción capacitadora de la extensión rural se tornaría mucho más fácil y mucho más eficaz; esto, a su vez, le permitiría ampliar su cobertura y acelerar la introducción de innovaciones en los hogares, fincas y comunidades rurales. En retribución, los servicios de extensión podrían ayudar a las escuelas rurales en la selección de los contenidos, la elaboración de los textos didácticos y la capacitación de los maestros en los nuevos contenidos que pasarían a impartir.

Conclusión

Como se ve, introducir estos cambios en los servicios de extensión y en las escuelas básicas con el propósito de formar un nuevo ciudadano rural, no sólo es necesario y posible sino que es especialmente urgente hacerlo. Mientras no se lo haga, las iniciativas clásicas que los gobiernos adopten en pro del desarrollo agrícola seguirán produciendo resultados muy modestos y desperdiciando en gran parte los escasos recursos oficiales porque los destinatarios de tales iniciativas no estarán técnica ni anímicamente preparados para beneficiarse de ellas ni para asumir como suya la responsabilidad por su propio desarrollo, y mientras no puedan, no sepan y no estén motivados para asumirla, sencillamente no podrá haber eficiencia y racionalidad en las fincas y comunidades; lo anterior porque la inmensa mayoría de los agricultores seguirá cometiendo, sin siquiera darse cuenta, errores24 elementales: en el acceso y utilización de los insumos, en la aplicación de técnicas agrícolas, en el uso de los recursos productivos, en el almacenaje de sus cosechas y en la comercialización de sus excedentes. Como consecuencia de lo anterior seguirán produciendo un excedente diminuto, de mala calidad y obteniéndolo con bajos rendimientos; además, continuarán vendiéndolo sin agregar valor en forma individual al primer intermediario que quiera comprárselo. Debido a tales procedimientos, sus costos de producción continuarán siendo muy altos y los precios de venta muy bajos; por estas dos razones sus ingresos serán insuficientes y no les permitirán viabilizarse económicamente haciendo agricultura.
De persistir tal situación, los agricultores seguirán siendo expulsados del campo y los gobiernos tendrán cada vez menores posibilidades de cobijarlos en las ciudades, por la sencilla y siguiente razón: si hoy, por falta de recursos financieros, los Gobiernos no logran ofrecerles condiciones dignas de trabajo y de vida en el campo, ¿cómo podrán hacerlo en las ciudades si generar un empleo urbano cuesta seis veces más que un empleo rural?, ¿cómo podrán mantenerlos en la ciudad si ello cuesta para el poder público 22 veces más caro que hacerlo en el campo?, ¿cómo podrán hacerlo si el número de pobres urbanos y sus necesidades económicas y sociales crecen muy rápidamente mientras disminuye la capacidad operativa del Estado y la disponibilidad de sus fondos para satisfacer dichas demandas?. En virtud de tal desequilibrio serán (y de hecho ya están siendo) cada vez menores las posibilidades de que los gobiernos logren dar respuesta a las emergencias urbanas; porque éstas, debido a su magnitud, profundidad y frecuencia se están transformando en hechos rutinarios y generalizados, ante los cuales la opinión pública ya perdió su capacidad de asombro y el Estado su capacidad de solucionarlos.
Conviene reiterar que gran parte de los complejos problemas urbanos tienen su origen en el campo y por tal motivo es allí donde se requiere evitar sus causas a bajo costo en vez de intentar corregir, sin éxito, sus consecuencias con altos costos en las ciudades. Es preferible gastar mejor en la educación rural que tener que gastar más en la represión urbana.
Todo lo anterior indica que el gran problema que debemos enfrentar es la incapacidad y falta de oportunidades para que las grandes masas de pobres rurales puedan ellas mismas transformar sus problemas en soluciones. De ser así y teniendo en cuenta que el debilitado y “desfinanciado” Estado tampoco puede hacerlo por la vía paternalista, la gran solución consistiría en que los gobiernos les proporcionen lo que más necesitan (conocimientos) como la mejor, más realista y más eficaz alternativa para que ellos disminuyan su dependencia de lo que menos tienen (recursos materiales). El Estado no necesitaría ofrecerles estos últimos si les proporcionase los primeros. La distancia que separa a los ricos de los pobres, más que de orden material es de tipo intelectual, entre los que saben y los que no saben. La ignorancia está anulando todos los esfuerzos que los gobiernos hacen para promover el desarrollo y está destruyendo las bases mismas de la sociedad moderna, en el desempleo, en el vicio y en la delincuencia.

Una reflexión final

Mientras no se forme y no se capacite a un nuevo ciudadano rural con conocimientos y actitudes que le permitan hacerse cargo de la solución de sus propios problemas, de poco servirán los grandes volúmenes de crédito, subsidios, obras de infraestructura, tecnologías de punta e insumos de alto rendimiento que el Estado intente ofrecerles. Ninguno de estos deseados o deseables factores materiales será suficiente ni eficaz si previo a ello no se forma y capacita a la familia rural para que SEPA, QUIERA y PUEDA desarrollarse con el fruto de su propio esfuerzo y su propia capacidad.
En América Latina existen muchísimos ejemplos de proyectos de desarrollo agrícola y rural que demandaron enormes recursos e inmensos esfuerzos de los gobiernos y de la sociedad, pero que no produjeron los resultados esperados exactamente por subestimar la importancia del factor conocimiento. No tenemos el derecho a continuar ignorando estos ejemplos y reiterando este gravísimo error porque mientras éste persista será virtualmente imposible lograr la equidad, rentabilidad y competitividad en la agricultura latinoamericana.
Es necesario y urgente otorgar a los servicios de extensión y a las escuelas básicas rurales el status y prestigio que se merecen y estimular a los extensionistas y maestros rurales para que, además de actuar en conjunto, sean ellos mismos los principales actores de los cambios necesarios. De la eficiencia y la conjugación de esfuerzos de ambas instituciones depende el futuro de los agricultores y la agricultura latinoamericana que están asfixiados, no tanto por falta de recursos sino especialmente de conocimientos.
Valdría la pena probar esta saludable conjugación de esfuerzos, no necesariamente a través de grandes, rígidos y complejos proyectos de ámbito nacional (de arriba hacia abajo), sino a través de pequeñas y flexibles experiencias piloto de ámbito municipal o comunitario, a partir de las cuales (de abajo hacia arriba) las agencias locales de extensión rural y las escuelas básicas podrían ayudarse mutuamente para la formación de esta nueva generación de habitantes rurales deseosos y capaces de impulsar su auto-desarrollo.
Y para concluir, una reflexión del filósofo y político romano Lucius Annaeus Seneca (4 AC - 65 DC): ¿Será que no nos atrevemos porque las cosas son difíciles o será que son difíciles porque no nos atrevemos?.


Página Web de Polan Lacki : http://www.polanlacki.com.br

1  Estas distorsiones ocurren en la etapa de producción propiamente tal; en la adquisición y utilización de los insumos y equipos; en la administración predial; en el transporte, conservación y almacenaje de las cosechas; y, finalmente, en el procesamiento industrial y comercialización de los excedentes.

2  Quienes deseen conocer la fundamentación técnica de esta aseveración podrán solicitar a la FAO (Email: Polan. Lacki@fao.org Casilla 10095 - telef (562) 3372205 - Fax (562) 3372101, Santiago, Chile) el documento titulado "Desarrollo Agropecuario: de la Dependencia al Protagonismo del Agricultor”;o encontrarlo en la sección “publicaciones” de la siguiente página Web: http://www.rlc.fao.org En dicho documento se demuestra que el arcaísmo de la agricultura más que un problema de insuficiencia de recursos es un problema de inadecuación de conocimientos y que cuando éstos están disponibles los recursos materiales se vuelven menos imprescindibles.

3  Schlotfeldt, C. "O papel da agricultura em uma política de emprego para o Brasil". Edición EMBRATER, 1983.

4  Bittencourt de Araujo, N. Wedekin, I. y Pinazza, L.I. "Complexo Agroindustrial o ­'Agrobusiness' Brasileiro", Edición AGROCERES, 1993, 152 pp.

5  Estén motivados y tengan la auto-confianza que son capaces de hacerlo.

6  La estrategia para lograr la autogeneración de recursos en la propia finca está descrita en el Capítulo 7 del documento "La Modernización de la Agricultura: los pequeños también pueden".Los interesados en obtenerlo, sin costo, podrán dirigirse a la siguiente dirección de E-Mail: Polan.Lacki@uol.com.br


7  Porque son estos servicios los que deben proporcionarles tecnologías y capacitación, sin las cuales los agricultores no podrán tener rentabilidad ni competitividad.

8  Ante la eliminación de los subsidios y la necesidad de competir en los mercados internacionales es imprescindible que la agricultura se vuelva mucho más eficiente y que los agricultores se profesionalicen; esta es la razón por la cual en el mundo moderno la extensión rural deberá constituirse en la
1   2   3   4   5   6

similar:

Buscando soluciones para la crisis del agro iconTexto didactico de la asignatura estructura economica mundial y de...

Buscando soluciones para la crisis del agro iconTratamiento especial a sectores sensibles del agro

Buscando soluciones para la crisis del agro iconPrograma ciencias del Agro y del Mar

Buscando soluciones para la crisis del agro iconAbengoa :: Soluciones innovadoras para el desarrollo sostenible (abg)

Buscando soluciones para la crisis del agro iconLos hombres se han establecido a través del tiempo para buscarle...

Buscando soluciones para la crisis del agro iconPreactor constata para el año 2010 un fuerte interés por las soluciones aps

Buscando soluciones para la crisis del agro iconHubo una dependencia económica y productiva: estuvieron sujetas a...

Buscando soluciones para la crisis del agro iconEconomía estable, además de que no solo está incursionando en productos...

Buscando soluciones para la crisis del agro iconCmo: -causas crisis del 29 consecuencias sociales de la crisis Objetivos específicos

Buscando soluciones para la crisis del agro iconLa crisis del 29 ha sido probablemente la mayor crisis económica...




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com