En las próximas páginas vamos a estudiar cómo los anuncios publicitarios promueven y transmiten valores sociales






descargar 40.05 Kb.
títuloEn las próximas páginas vamos a estudiar cómo los anuncios publicitarios promueven y transmiten valores sociales
fecha de publicación04.08.2015
tamaño40.05 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Documentos > Documentos
PUBLICIDAD Y VALORES: INVESTIGACIONES Y PROPUESTAS


  1. Las dos esferas de la publicidad

Desde sus orígenes, la publicidad se ha entendido vinculada al mundo de la producción económica: como un instrumento de comunicación para incrementar las ventas de un producto o servicio. Pero la publicidad ha sido también, en todas sus épocas, un poderoso agente de conformación social: ha proclamado ideales, ha influido en las modas y en las corrientes estéticas, ha configurado un género artístico (el cartel publicitario) y promocionado a determinados artistas y, sobre todo, ha contribuido a difundir unos determinados valores y estilos de vida muy por encima de otros.
Esa doble dimensión del mensaje publicitario (económica y cultural) ha propiciado una doble aproximación académica al mundo de la publicidad: la óptica marketiniana y la óptica sociológica y comunicativa. Curiosamente, la práctica totalidad de los textos sobre publicidad definen con todo detalle sus responsabilidades en el ámbito de lo comercial, pero muy pocos aluden -ni siquiera de pasada- a su responsabilidad en la configuración de los valores y estilos de vida. Tan sólo han merecido cierta atención las cuestiones relativas a los estereotipos (principalmente, el tratamiento e imagen de la mujer) y las que se refieren a determinados públicos (infancia y juventud). Más recientemente, la proliferación de enfermedades como la anorexia ha posibilitado un acercamiento al tema de los valores, pero únicamente como respuesta a una cierta alarma social.
En las próximas páginas vamos a estudiar cómo los anuncios publicitarios promueven y transmiten valores sociales. Primero, veremos el origen de esa relación y su situación actual con el protagonismo creciente de las marcas. Y después, estudiaremos el contenido de esos valores en los tres grandes ámbitos que ha perfilado la investigación científica: los valores culturales en la publicidad, la presencia de valores transnacionales en los anuncios y la imagen de la mujer en el discurso publicitario.


  1. Relación entre publicidad y valores: origen y situación actual

Antes de adentrarnos en el análisis de los valores que transmite la publicidad, será preciso investigar primero cómo se ha forjado históricamente esa relación entre los anuncios publicitarios y los valores culturales.
Evolución de la publicidad televisiva

Aunque presente en todo el abanico de los medios de comunicación, la proposición de valores en los mensajes publicitarios ha sido especialmente creciente en el medio televisivo. La televisión, merced a su enorme caudal de recursos (música, imagen, sonidos, movimiento, etc.) ha consolidado una publicidad cada vez más emotiva y espectacular en detrimento de otra más informativa y racional. Y, al tratarse del "medio rey", ha arrastrado tras de sí a los demás medios publicitarios, que han adoptado la propuesta de valores como el modo más eficaz y directo de diferenciar los propios productos y lograr una atractiva personalidad de marca.
Esto se ve con una claridad meridiana en la forma que ha evolucionado la "apelación publicitaria al espectador" en nuestra televisión. Desde las primeras emisiones, el medio televisivo imponía tal respeto y autoridad, que no se discutían en absoluto los postulados y afirmaciones de los mensajes publicitarios. La inmadurez del público en el uso del televisor ataba de pies y manos su capacidad crítica frente a los anuncios y le impedía desarrollar otra actitud que no fuera la sumisión total. De ahí que la publicidad de entonces empleara fórmulas de tipo imperativo (frases autoritarias, apóstrofes, sugerencias imperiosas) o abiertamente paternalistas (sobre todo, en forma de consejos): "Compre nuestros productos", "Visite nuestros establecimientos".
Más adelante, sin embargo, surgió un tipo de apelación diferente. Florece una amplia competencia en todos los campos que obliga a una profunda diferenciación funcional de los productos. Se busca la cualidad específica sobre las otras marcas: se crean -o se aparentan crear- nuevos usos, nuevas prestaciones, nuevas fórmulas. Fueron los años del anuncio demostrativo y del anuncio implícitamente comparativo: "Compare nuestro detergente X con su detergente habitual...". La apelación consistía, por tanto, en la enumeración de cualidades. "Le ofrecemos más por menos precio.
Pero, con el tiempo, esta tendencia llegó al nivel de saturación. Los publicitarios se dieron cuenta de que la tecnología había igualado tanto los productos que era muy difícil distinguirse de la competencia por algún aspecto estrictamente funcional. Por otra parte, descubrieron también que el público no era capaz de retener tanta información como quería transmitírsele en cada spot (descuentos, oportunidades, prestaciones); eran demasiados datos para un espectador que está acostumbrado a la pasividad. Los datos, las argumentaciones racionales eran plenamente válidas para la publicidad en medios impresos (periódicos, revistas), pero ya no tanto para el medio audiovisual, que tiende a convertir todo en espectáculo.
¿Cuál fue el resultado? Si no era posible diferenciar al producto por alguna cualidad propia y específica, se diferenciaría por una cualidad ideal, onírica o añadida por el publicitario. Los mensajes de la publicidad rodearon entonces al producto de valores socialmente en alza, diferenciaron a los productos con valores o actitudes que poco o nada tenían que ver con el producto en sí. Y, de este modo, en los últimos años hemos asistido a una publicidad que nos vende valores y estilos de vida tanto o más como nos vende bienes y servicios.
¿Qué vende Coca-Cola? No un sabor distinto, ni una fórmula nueva, ni un precio más asequible; en todo eso se diferencia poco de Pepsi. Vende juventud: en todos sus spots, en todos sus mensajes. Desde 1968, la juventud es un valor emergente. Ya no son los adultos quienes marcan el punto de referencia social, sino esa franja de edad con la que todos quieren identificarse: todos quieren vestir como los jóvenes, ser identificados como jóvenes. Coca-Cola recoge esa nueva tendencia, asocia su producto a esa nueva aspiración, y lanza mensajes paradisíacos, hedonistas y desenvueltos para apelar con eficacia al espectador.
¿Qué vende Marlboro? Pues ni más ni menos que un valor muy apreciado por los adolescentes: la libertad, el dominio, la independencia. Para un público todavía inmaduro, que no ha encontrado su lugar en el mundo de los adultos ni tiene la tan ansiada seguridad profesional, los anuncios de esta marca le ofrecen una recompensa emocional a través de pequeñas historias que hablan de seguridad, de libertad, de dominar un mundo salvaje y agreste.

La publicidad televisiva, por tanto, se ha vuelto una suerte de comercio de valores: una publicidad más simbólica que real, más emotiva que racional; pero efectiva, al fin y al cabo. En todo caso, los ejemplos mencionados apuntan al otro elemento que, junto a la nueva apelación al espectador, condiciona la aparición de valores en la publicidad: me refiero al fenómeno actual del marquismo.
Situación actual de las marcas comerciales

La creciente importancia de las marcas en la comunicación publicitaria se presenta principalmente por la confluencia de dos corrientes de fondo presentes en toda la economía de mercado. Por una parte, se puede constatar el paso de la comercialización del producto a la necesidad de su comunicación; y, dentro de esa comunicación, el paso de la transmisión de los aspectos materiales (en un coche: velocidad, potencia, consumo) a la transmisión de los aspectos inmateriales (en ese mismo coche: libertad, independencia, poder). Es en esta tendencia a la comunicación de los aspectos inmateriales donde debemos situar la actual interrelación entre publicidad y valores.
Algunas causas en las que cabe entender el fenómeno actual del marquismo son:

  1. Incremento cuantitativo y cualitativo de la oferta. En el terreno del consumo de masas, la oferta crece y se diversifica a ritmo acelerado. Si en la Edad Media, excluyendo a los grandes señores, una persona normal tenía a su disposición un centenar de productos, todos ellos muy estables; hoy en día cualquiera que entre en un hipermercado tendrá a su alcance más de 50.000 referencias distintas. Ante tal avalancha, no cabe que el consumidor elija tras un examen -siquiera somero- de la relación calidad-precio: la elección debe realizarse en función de otros parámetros que los estrictamente funcionales; se va a aquellas marcas que se han ganado nuestra confianza (en pasta de dientes, estas 3 ó 4; en refrescos, estos 2 ó 3; etc.) y que transmiten un discurso acorde con nuestros ideales y aspiraciones.




  1. Apertura de las empresas a la comunicación. Todas las empresas de cierta relevancia han comprendido que deben dedicar fuertes sumas de dinero a la comunicación de sí mismas y de sus productos. Pero esto no es sólo un fenómeno comercial y financiero; es, sobre todo, una revolución cultural en la que la propia empresa se ha convertido en una instancia comunicativa, transmisora de símbolos y valores. Porque la publicidad no es ya un mero instrumento de promoción: es un instrumento de comunicación con sus públicos, de establecimiento de cercanías, afinidades e identidades. Las empresas adaptan su comunicación a su filosofía de empresa, al papel económico y social que han decidido asumir, a sus principios y creencias. Y esta tendencia, que cristaliza en el desarrollo de una "cultura de comunicación", lleva a las empresas a entender en profundidad sus valores, su identidad y su misión. De ahí que todo lo referente a los valores forme parte muy importante de su discurso publicitario.



  1. Contaminación mediática. La sociedad postindustrial es una sociedad hipermediatizada. La proliferación de canales (locales y universales; generalistas y temáticos; impresos, electrónicos, online, etc.) junto a la multiplicación de los emisores (las empresas, las corporaciones, las instituciones…) ha conllevado un progresivo y desenfrenado aumento de los mensajes publicitarios o comunicativos. Nuestro entorno vital se ha convertido en una jungla de anuncios en la que resulta muy difícil hacerse oír. Cuando todos intentan decir lo mismo, aunque de modo nuevo; y cuando tantas marcas se ven abocadas a una "sobreapuesta" comunicativa para sobresalir en esta maraña de anuncios (con la consiguiente sobre-repetición de mensajes) se produce tal nivel de ruido y contaminación que sólo aquellas marcas que hablen de cosas distintas a sus propios productos podrán distinguirse y encontrar a su público. De ahí que los mensajes cada vez se centren más en los valores de la marca que en los atributos del producto.




  1. Pérdida del sentido de los productos. Además de la competencia comercial y la contaminación mediática, otro factor amenaza la efectividad de los mensajes publicitarios; y es la dificultad que encuentran los productos para significar algo para alguien. En la sociedad tradicional, cada producto ocupaba un lugar definido en la vida de las personas. Ese lugar, atribuido por la tradición, estaba cargado de significados sociales, rituales o simbólicos. Ahora sólo permanecen algunos: la pipa para el hombre, el reloj de pulsera como regalo de primera comunión… La mayoría han sido barridos en nuestra sociedad contemporánea, pues las infinitas variantes de los productos han terminado por hacerlos muy parecidos. Con esto, el significado del producto ya no se encuentra en sí mismo, sino en otros significados externos.




  1. Atribución de un nuevo simbolismo a los productos. Despojados de su significado interno, los productos aparecen débiles en su apelación al consumidor. Además, en esta sociedad de la información que sólo valora lo que significa algo, los productos se ven obligados a adquirir una nueva significación que sustituya a la anterior y les dé verdadero sentido. El recurso a la filosofía de la empresa, a los valores de la marca, termina por configurar una comunicación persuasiva llena de valores y elementos simbólicos que son atribuidos a los productos por medio de la publicidad.


  1. Los valores culturales en la publicidad

¿Qué valores nos "vende" la publicidad actual?

Como se ha señalado, el punto de partida en este campo de investigación es que los mensajes de la publicidad actual operan siempre en un doble campo: por un lado, en la esfera del marketing, en la que nos vende productos y marcas (porque su objeto es estimular el consumo y reorientar la demanda del consumidor hacia la oferta de bienes o servicios); y por otro, en la esfera de lo social, porque los anuncios comerciales nos venden valores y estilos de vida que están asociados en los spots a determinadas marcas comerciales: Volvo es seguridad, Coca-Cola es juventud, Nokia es "conecting people". La persona que es alcanzada por un anuncio, se forja una opinión sobre el producto concreto que ve, pero también sobre el valor (seguridad, confort, triunfo) que aparece allí representado.
Esta referencia a los valores no es algo enteramente nuevo. Desde siempre ha estado presente en la publicidad. Pero ahora se dan tres factores:

  1. La orientación "psicologista" de una parte de la investigación sobre el consumidor. Muchos de los institutos sociológicos que se dedican a este campo adoptan como premisa de partida que cada grupo de nuestra sociedad tiene unas necesidades emocionales profundamente arraigadas, y el trabajo para los directores de marketing de las empresas consiste en aislar e identificar los problemas psicológicos que afecten a cada sector de la población; así podrán los creativos publicitarios transformar los productos ordinarios y cotidianos en algo mágico que actúe como medicina para esas frustraciones de la audiencia. Esta es la estrategia publicitaria que podemos encontrar en las campañas de algunas marcas bien consolidadas. Así, las empresas de automóviles japoneses (Lexus, Toyota) logran acercar e integrar en el sistema consumista norteamericano a los jóvenes individualistas rebeldes: en sus campañas hablan de valores muy centrados en el sentido práctico y en la simplicidad. Y lo mismo cabría decir de Apple Computers, que se ha ganado a la generación de la contracultura, la del 68 (escépticos y hostiles al consumo, con valores centrados en motivaciones internas: inteligencia, integridad, introspección, creatividad, individualismo) presentando a sus máquinas como amistosas ampliadoras de la mente.




  1. La desorientación cultural en torno a los valores y las creencias. Hoy en día, en que el mundo contemporáneo parece sumergido en una crisis de identidad que afecta al sentido ético y a las creencias, la publicidad ha asumido el papel de ofrecer valores firmes, seguros, incuestionables y pacíficamente aceptados por la mayoría. Muchos sociólogos afirman que la publicidad ha venido a ocupar para muchos el lugar que antes asignaban a la religión, a la escuela o a la familia. Sin ser exactamente así, lo cierto es que muchos parecen buscar su identidad en el voluble mundo de las marcas y el sentido de la existencia en la efímera felicidad de los anuncios.



  1. La importancia creciente de la televisión. La mediatización incontrolada de nuestra experiencia por los mass media es una de las principales causas de preocupación en nuestros días. Muy especialmente, preocupa a los científicos la televisión, en tanto que ocupa un lugar hegemónico en la creación del universo visual que nos rodea y del que diariamente obtenemos gran parte de los datos que determinan nuestra imaginación, nuestra concepción general del mundo y de nosotros mismos. La imagen que nos forjamos de la felicidad viene fabricada industrialmente por las imágenes televisivas, según la regla que dicta ese medio: sólo debe aparecer allí como real lo que se deja convertir en espectáculo. Con esto, la distancia entre lo real, lo imaginario y lo publicitario, se borra y difumina. Lo que sucede en la pantalla es un puro simulacro, imágenes de imágenes, que nos proporcionan una apariencia de saber y un reflejo falseado de nosotros mismos; pero pocos parecen darse cuenta de ello.


Por otra parte, los anuncios televisivos -merced a elementos recurrentes como la música pegadiza, el eslogan o el juego de palabras- se recuerdan y se asimilan mucho más que el resto de nuestras experiencias cotidianas. Es precisamente la fuerte carga visual y emocional de los spots comerciales lo que hace de la publicidad en televisión un vehículo especialmente eficaz para la transmisión de actitudes y estilos de vida.
A este respecto, se deben considerar tres aspectos fundamentales:


  1. La publicidad refleja un diagnóstico de la vida social; porque a través de los anuncios podemos descubrir las aspiraciones y los valores de una cultura.




  1. A la vez, la publicidad se convierte en un fabuloso catalizador de nuestra cultura, porque potencia y mitifica determinados deseos y valores.




  1. Sin embargo, esto no sucede de modo inmediato ni automático; depende de los productos que se anuncian y de las sociedades donde se publicitan.


Con todo, la publicidad tiene un carácter activo a la hora de impulsar y promover nuevos valores sociales.

Imagen de la mujer en la publicidad

Un ámbito colindante con los valores publicitarios es el de las representaciones de género y los estereotipos. De todos los colectivos reflejados por la publicidad, el que ha acaparado mayor interés en la comunidad científica, y el que con más frecuencia ha sido objeto de denuncias y querellas ante tribunales y organismos de autocontrol publicitario ha sido el relativo a la imagen de la mujer. El retrato que de ella se hace en los anuncios, muy especialmente en la televisión, ha generado una amplia literatura científica.
Los estudios sobre mujer y publicidad han experimentado un notable desarrollo en las dos últimas décadas. Enmarcados en los “woman studies” (en el mundo hispanoparlante se han dado en llamar "estudios de género"), se han convertido en uno de los campos de investigación con más productividad en todo el ámbito de la sociología y antropología de género. En concreto, los trabajos orientados a determinar los valores y estereotipos de la figura femenina en la publicidad van camino de llegar a ser un ámbito de investigación propio.
Como señala Navarro (1984)1, la imagen del personaje femenino hacia la mitad de la década de los ochenta se caracterizaba por cuatro rasgos muy marcados:

- Un nivel educativo limitado.

- La escasa o nula participación en asuntos de carácter social.

- El conformismo total con las opiniones y decisiones del varón.

- Una dependencia casi absoluta del varón. La mujer se dedicaba a desempeñar únicamente su papel de madre, ama de casa y esposa.

En esta misma línea se sitúan las conclusiones del trabajo de Balaguer2, que un año más tarde señala: "La publicidad establece una clara diferenciación entre los papeles que el hombre y la mujer desempeñan en nuestro sistema social. De una manera casi lineal, la publicidad secciona una parte del trabajo, el de la casa, atribuyéndolo a la mujer, y deja el resto de la vida social para el hombre" (1985, 68). A pesar de la evolución que la mujer había experimentado en toda la esfera de lo social, esta innegable realidad no se plasmaba entonces en la publicidad, sino que, por el contrario, las campañas se basaban en estereotipos que proporcionaban una visión limitada y parcial de la realidad, sancionada socialmente, y que dejaba satisfechos a sus usuarios, haciendo inútil cualquier deseo de profundizar más. Es decir, la mujer en la publicidad respondía a un esquema pretendidamente copiado de la realidad, pero en franco retroceso con respecto a ella.
Después de éstos, fueron muchos los estudios que incidieron en el "uso" que se hacía de la mujer en la publicidad, denunciando el estereotipo de "mujer-florero" y de "reclamo sexual" tan abundantemente presentes en los spots televisivos de los años ochenta, donde el personaje masculino llevaba la voz cantante y asumía siempre el papel activo, mientras que la mujer era un mero objeto decorativo sin ningún tipo de cualificación. En esos mismos estudios sobre publicidad y género, se aprecia que el hombre representaba normalmente la ciencia y la formación elevada, y ocupaba siempre los puestos de relevancia en las empresas. Por el contrario, la mujer aparecía como elemento seductor en los spots destinados a los hombres (en anuncios de coches, bebidas alcohólicas, desodorantes, etc).
Posteriormente, la posición de la mujer en la publicidad fue variando y se fue creando el estereotipo de la mujer profesional.
En síntesis, podemos decir que la imagen de la mujer en la publicidad de nuestros días sigue siendo un estereotipo falso en algunos aspectos: sigue asociada al papel de mujer objeto, como reclamo sexual; o de mujer florero, como elemento decorativo. También lo son otras imágenes tópicas que abundan en los spots: el retrato de un ama de casa infeliz y entrada en años (la publicidad nunca la muestra feliz o joven, ni valora positivamente su entrega en el cuidado de la familia); el bosquejo de una mujer preocupada sólo por su belleza, su apariencia o su línea; la aspiración a ser una ejecutiva, en todo equiparada a los hombres, etc. No obstante, también vemos spots dirigidos a la mujer trabajadora, que comparte las tareas del hogar con un oficio generalmente gratificante; y en ellos se muestra una situación de igualdad en casi todos los aspectos sociales: la mujer estudia, sale de marcha, se relaciona, es independiente, y su profesión ocupa un lugar importante en su vida. Por todo ello podemos decir que su imagen mejora en la publicidad, aunque diste de ser un reflejo fiel de su situación en la familia, en el trabajo y en la sociedad.
REFERENCIAS

Méndiz, A (2004) publicidad, educación y nuevas tecnologías. Cap. 7 publicidad y valores: investigaciones y propuestas. Universidad de Málaga. España. Ref. 8/14. Disponible en:

http://ares.cnice.mec.es/informes/12/contenido/pagina%20138.htm#7


1 NAVARRO, Beatriz y otros: La imagen de la mujer en televisión española. Instituto de la Mujer, Madrid, 1984. 

2 BALAGUER CALLEJÓN, Mª Luisa. La mujer y los medios de comunicación. El caso de la publicidad en televisión. Ed. Arguval, Málaga, 1985. 

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

En las próximas páginas vamos a estudiar cómo los anuncios publicitarios promueven y transmiten valores sociales iconEn las siguientes páginas podrás encontrar, como el título señala,...

En las próximas páginas vamos a estudiar cómo los anuncios publicitarios promueven y transmiten valores sociales iconResumen: Con este trabajo analizamos el efecto de los valores culturales,...

En las próximas páginas vamos a estudiar cómo los anuncios publicitarios promueven y transmiten valores sociales icon¿Qué vamos a estudiar?

En las próximas páginas vamos a estudiar cómo los anuncios publicitarios promueven y transmiten valores sociales iconLa ecología como nuevo espacio de lo sagrado
«casa humana». ¿Cómo vamos a construir la casa, una casa que no es la casa de mi barrio, ni la casa de mis padres, sino la casa humana...

En las próximas páginas vamos a estudiar cómo los anuncios publicitarios promueven y transmiten valores sociales iconPara la selección de valores hemos tenido en cuenta un escenario...

En las próximas páginas vamos a estudiar cómo los anuncios publicitarios promueven y transmiten valores sociales iconLas primeras 6 páginas de “Estructuras Sociales del Siglo 21”

En las próximas páginas vamos a estudiar cómo los anuncios publicitarios promueven y transmiten valores sociales iconFamilia como institucion es un sistema de relaciones basadas en normas...

En las próximas páginas vamos a estudiar cómo los anuncios publicitarios promueven y transmiten valores sociales iconResumen Frente al discurso conservador, se han adscrito diferentes...
«nuevas formas de expresión» que, como diría Bourdieu (2009), han permitido la comunicación entre aquellos grupos que ven como se...

En las próximas páginas vamos a estudiar cómo los anuncios publicitarios promueven y transmiten valores sociales iconMovimientos sociales como agentes activos en los conflictos sociales...

En las próximas páginas vamos a estudiar cómo los anuncios publicitarios promueven y transmiten valores sociales iconLos sentimientos y las emociones, nuevos cimientos publicitarios...




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com