Informe por provincias 11






descargar 132.07 Kb.
títuloInforme por provincias 11
página6/6
fecha de publicación25.07.2015
tamaño132.07 Kb.
tipoInforme
e.exam-10.com > Documentos > Informe
1   2   3   4   5   6

La clave está en la infraestructura


Una simple recorrida por cualquier distrito del Gran Buenos Aires muestra a las claras -y aún sin haber traspasado las puertas de los establecimientos- el deplorable estado de los edificios en donde se cumple la labor escolar.

Muchas veces –haciendo análisis del patrimonio arquitectónico escolar de la provincia- nos remontamos a las diferentes corrientes pedagógicas vigentes en los niveles para los que fueron construidos.

No se sabe en la apreciación si son mejores los edificios antiguos -sólidos y amplios de dimensiones aunque pequeños para cubrir las expectativas de albergue de la población infantil- o los más modernos de la década de los 90 –que respondieron a un a política de inversión multimillonaria sospechada fuertemente de corrupción- con detalles constructivos destinados a la admiración por la población en general, pero carentes en muchísimos casos de la practicidad propia de su destino.

Las exigencias que la Ley Provincial de educación impone para instrumentar la puesta en marcha del nivel inicial EXIGE una amplia política de inversión en construcciones.

Si hoy, en donde se trabaja con la obligatoriedad de las salas de 5 años, es NOTORIO el déficit de superficie, es una realidad que cubiertos de salas que se reflejan con miles y miles de vacantes por cubrir con infantes en lista de espera por años.

Permanecen de esta manera fuera del nivel generaciones enteras de niños que solo tienen para acudir a los servicios educativos de la ESCUELA PUBLICA. El interés es notorio por parte de los padres y se refleja año tras año en los medios de comunicación que nos muestran las largas colas –y a veces los hechos de violencia física o verbal- de los familiares que no pueden obtener una vacante -no por falta de vocación o de interés de los educadores- sino por las limitaciones propias de los edificios. Resulta ilustrativo de lo que se viene diciendo la situación que se vive en un distrito de la Zona Oeste del 2º cordón del Gran Buenos Aires, que presenta la siguiente realidad:

  • Matrícula cubierta durante el ciclo lectivo 2006:10.721 infantes.

  • Matricula cubierta en el ciclo lectivo 2007: 11.445 infantes.

En ambos supuestos quedan por cubrir sin contar con la población que se incorpora en el distrito por la construcción de barrios populares nuevos por la Nación y tan solo en las salas de 5 años un número que supera las 10.000 vacantes.

Todo ello, en un ámbito de NBI en el 95% de los casos, con la nula participación de los padres que solo los alimentan y los abrigan aunque con notorios déficit, pero preocupados por acercar a sus hijos a los establecimientos escolares en su gran mayoría; cuyos nacimientos no han sido denunciados y que carecen de todo tipo de documentación, controles pediátricos pre y post nacimiento y cumplimiento de planes completos y efectivos de vacunación.

Si resolvemos el plan de obra pública destinado a solucionar lo evidente, ¿lo haremos con espíritu de grandeza, conforme a las más actuales corrientes de la arquitectura escolar y con proyección generosa al aumento de la población infantil tan necesaria en una Nación joven y con tan vasto territorio?

¿Utilizaremos materiales de calidad adecuada para amortizar su uso en el largo tiempo y que exija un mantenimiento acorde al transcurso de los años?

¿Se respetarán las dimensiones de las salas de 1m2 de extensión o más por alumno? ¿Contarán los nuevos edificios con adecuados espacios de juego para la realización de actividades en contacto con la naturaleza? ¿Serán los terrenos que se expropien de dimensiones generosas previendo el futuro, o se continuará erigiendo mini jardines para satisfacer la demanda o el clientelismo político?

¿Serán entregados a la finalización de obra con el mobiliario de juego completo?

¿Se los proveerá de salones de usos múltiples, amplios, luminosos, ventilados y otros espacios necesarios como salas de música, bibliotecas, salones de actos, espacios administrativos?

Ya no es posible admitir la concepción que considera un lujo la construcción de edificios sin las estructuras de ventilación y calefacción adecuadas a las distintas épocas del año y la provisión de energía suficiente como para mantenerlos en funcionamiento, en salvaguarda del bienestar no solo de los educandos sino también de los docentes que se desempeñan en ellos. Las medidas, la extensión de los metros cubiertos, determina él número de los artefactos y de la sala de máquinas.

Aun cuando sostenemos que la escuela y la profesionalización de los docentes exigen que los mismos se aboquen a su tarea específica que es la de enseñar y por lo tanto no creemos que deba distraérselos en otras funciones sociales que deben ser prestados por diversas organizaciones comunitarias estatales y en su déficit por ONGs públicas o privadas: si se admite por EMERGENCIA la presencia del SAE en los jardines se debe contar en ellos con un espacio de comedor adecuado y no olvidarlo en la edificación ya que los niños se alimentan en las salas en donde es muy difícil enseñar hábitos correctos como mantener adecuadas condiciones de higiene.

¿Serán distribuidos los nuevos edificios de acuerdo a la densidad poblacional de quienes habrán de ocuparlos o se los erigirá en zonas de libre disponibilidad de lotes alejados de los núcleos poblacionales mas necesitados pero fáciles de mostrar y creyendo poder encauzar la demanda en calidad y cantidad con la pseudo prestación de un servicio por razones políticas barriales?

¿Quedarán zonas completas de los distritos divididas por la presencia de servicios o no en ellas creando especies de ghettos culturales y sociales? Esto es muy común en el Gran Buenos Aires. ¿Qué habrá de pensarse en zonas rurales o alejadas de cabeceras de partidos?

Una vez obtenidos los edificios surge el problema de la infraestructura de recursos humanos que habrá de vitalizarlos y ponerlos en marcha en pos de los objetivos previstos.

Una vez más es útil elevar la voz en reclamo de que sean previstos los recursos humanos adecuados, entendiéndose por ellos la formación de docentes con alto nivel de especialización en la tarea a realizar, y dotados de modernas concepciones de profesionalidad, mirada totalizadora, concientes de su rol social y comunitario dentro de los límites de sus conocimientos específicos.

Corresponderá una profunda reformulación de los contenidos curriculares de los ISFD, exigiendo los cambios que la modificación cultural y social imponen a la provincia de Buenos Aires, reinterpretando los contenidos, y estrategias didácticas propias de la Sociedad de la Información y las nuevas tecnologías, como la incorporación de la enseñanza bilingüe para alfabetizar a los infantes desde su tierna edad en aquellas exigencias propias del mundo cotidiano.

No estaría de más, especializar la formación en diversos tipos de salidas laborales docentes, integrando saberes acordes a los destinos laborales futuros.

No sería entonces dificultoso aprobar plantas funcionales reales conforme a la matrícula a atender, dejando en el olvido situaciones actuales muy comunes en donde se hallan jardines de infantes con 180 alumnos y solo dos preceptores; será de mero trámite la aprobación y cobertura de cargos según la evolución de la matrícula que con los debidos controles y agilidad de la Supervisión contribuirá a la afirmación de la tan mentada autonomía de los servicios.

Resultaría repetitivo expresar que idéntica situación se plantea con los cargos administrativos, secretarios y bibliotecarios cuya cobertura, aún estando aprobadas las plantas funcionales, se dilata in aeternum; ocasionando dificultades de todo tipo en la formación y administración escolar.

El personal auxiliar tan necesario en una edad en donde la salud es prioritaria extrema su buena disposición y voluntad extendiendo su capacidad de trabajo en situaciones que los exceden ampliamente sin que su número se vea incrementado, perdiéndose no solo la mejora en las prestaciones sino en el incremento de auténticas fuentes de trabajo.

Por último es de uso y costumbre que los jardines acepten e integran a alumnos con necesidades educativas especiales y preparen de esa manera el ingreso por la socialización y hábitos adquiridos a través del juego la futura integración escolar. Para ello es necesario que un número mínimo de alumnos acompañe en las salas tan importante trabajo.

Apareja lo antedicho la necesidad impostergable de contar en los jardines de toda la provincia de los equipos completos de orientación escolar en cada uno de los servicios por pequeño que sea para poder afrontar la complejidad de los requerimientos diarios y hacer del acompañamiento de las familias la sabia apoyatura en situaciones particularmente delicadas propias de saberes específicos y de profesionales; comprometidos en la tarea y con soluciones creativas y adaptadas a cada una de las realidades.

Respecto de los jardines maternales, que prevén una población formada por infantes desde los 45 a los 2 años, no se advierte un claro proyecto de implementación.

Es posible que se haya previsto una salida para permitir a las madres adolescentes continuar sus estudios en el polimodal y acaballar a esta necesidad la de millares de familias desguarnecidas en la ignorancia de la crianza de sus hijos. Habría que plantear una adecuada articulación con los diferentes niveles educativos previstos en la misma ley.

Insistimos en la profesionalidad de la tarea, la formación adecuada y la especialización.

Quedan expuestas algunas reflexiones que plantea este nivel conforme al texto de la nueva ley. No son quizás las únicas, tal vez las mas acuciantes.

Resolverlas con sabiduría, generosidad, solidaridad, se nos impone para mirar con menos preocupación el futuro de las generaciones, cuya mirada interrogadora desea ser satisfecha día a día en la intimidad de las salas.

Un nivel inicial constituido en el núcleo duro de los primeros aprendizajes con igualdad y equidad, con respuestas a sus propios interrogantes permitirá asentar los saberes que constituirán la personalidad cultural y social de los jóvenes en la Provincia.


1   2   3   4   5   6

similar:

Informe por provincias 11 iconInforme de actas de la III plenaria de organizaciones populares de...

Informe por provincias 11 iconSanCor tuvo origen en la asociación de cooperativas constituidas...

Informe por provincias 11 iconEstá dividido en 87 municipios, organizados en 6 provincias regionales...

Informe por provincias 11 iconUn estudio de la vida de Provincias

Informe por provincias 11 iconProvincias y Subprovincias Fisiográficas de México (inegi)

Informe por provincias 11 iconActividades en cada una de las 31 provincias…

Informe por provincias 11 iconDía clave para el Club de las Provincias

Informe por provincias 11 iconInforme técnico (IT). El informe deberá presentarse siguiendo los...

Informe por provincias 11 iconNuestro informe está pautado por una fuerte contradicción. Por un...

Informe por provincias 11 iconLos trabajos premiados pertenecen a las provincias de Buenos Aires,...




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com