Los «diez mandamientos» del enfoque sistémico






descargar 43.18 Kb.
títuloLos «diez mandamientos» del enfoque sistémico
fecha de publicación20.07.2015
tamaño43.18 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Documentos > Documentos
Universidad de los Andes

Departamento de Arquitectura

Maestría en Arquitectura

Integración de Sistemas Técnicos – IST
Proyecto final – Un juego de Roles

Si se toma como referencia una parte del libro “El macroscópio”, se puede empezar a construir la conclusión del curso, que se debe reflejar claramente en el proyecto final que desarrollan los estudiantes:

Los «diez mandamientos» del enfoque sistémico.

El enfoque sistémico no tiene interés más que cuando desemboca en lo operativo. Favoreciendo la adquisición de los conocimientos y permitiendo mejorar la eficacia de nuestras acciones.

Consiguientemente debe permitir segregar, a partir de los invariantes, de las propiedades y del comportamiento de los sistemas complejos, algunas reglas generales destinadas a comprender mejor y actuar sobre estos sistemas.

Por diferencia con las reglas jurídicas, morales, o incluso fisiológicas, con las que aún puede trampearse, un desconocimiento de algunas reglas sistémicas básicas puede implicar graves errores, y a veces conducir a la destrucción del sistema en el que uno se encuentra y sobre el que se intenta actuar. Ni qué decir tiene que numerosas personas, poseen un conocimiento intuitivo de estas reglas, muchas de las cuales se derivan de la experiencia o del simple sentido común. He aquí los «diez mandamientos» del enfoque sistémico:

1. Conservar la variedad.

Para conservar la estabilidad se hace necesario conservar la variedad. Cualquier simplificación es peligrosa porque introduce desequilibrios. Abundan los ejemplos en ecología: la desaparición de determinadas especies, como consecuencia de los impresionantes, progresos de la civilización», supone la degradación de todo un ecosistema. En ciertas regiones, la agricultura intensiva destruye el equilibrio de la pirámide ecológica y la sustituye por un equilibrio inestable, formado por tres etapas solamente ( los cereales, los bovinos, el hombre) colocados bajo el control de una sola especie dominante. Este ecosistema desequilibrado busca espontáneamente volver a un estado de complejidad mayor, por la proliferación de insectos y de malas hierbas, cosa que impiden los agricultores a golpe de pesticidas o herbicidas.

En economía y en gestión, cualquier centralización excesiva implica una simplificación de los canales de comunicación y un empobrecimiento de las interacciones entre individuos. Lo que introduce el desorden, el desequilibrio y la inadaptación a situaciones rápidamente cambiantes.

2. No «abrir» bucles de regulación.

El aislamiento de un factor lleva a acciones puntuales cuyos efectos suelen desorganizar el conjunto del sistema. Es la causa de errores, a veces dramáticos, en medicina, en economía o en ecología.

Para obtener una acción a corto plazo, muy a menudo se «corta» un bucle de estabilización, o un conjunto imbricado de bucles de retroalimentación. Así se cree actuar directamente sobre las causas con objeto de controlar mejor los efectos.

Es lo que ocurre en la ruptura de los cielos naturales. El empleo masivo de combustibles fósiles, de abonos químicos o de pesticidas-no reciclables, permite aumentar el rendimiento agrícola por un corto período. Más, a largo plazo, esta acción corre el riesgo de provocar perturbaciones irreversibles.

Un ejemplo célebre: la lucha contra los insectos provoca igualmente la desaparición de los pájaros que de ellos se alimentan. Resultado a corto plazo: un retorno potente de los insectos... pero sin los pájaros.

Otro ejemplo: los estados de vela, de sueño y de ensoñación son regulados muy probablemente por la sutil relación de mediadores químicos existentes en el cerebro. Aportando regularmente del exterior, en una finalidad de acción a corto plazo, una molécula extraña, como puede ser un somnífero, se inhiben, a más largo plazo, mecanismos naturales. Peor aún, se incurre en el riesgo de desajustarlos de forma casi irreversible: es preciso hacer sufrir una verdadera cura de desintoxicación a las personas habituadas al uso de barbitúricos para hacerles recuperar un sueño normal.

3. Buscar los puntos de amplificación.

El análisis de sistemas y la simulación permiten poner de manifiesto los puntos sensibles de un sistema complejo. Actuando a este nivel, se desencadenan amplificaciones o inhibiciones controladas. Se actúa sobre las «ganancias», como dicen los especialistas en electrónica.
Un sistema homeostático se resiste a toda medida puntual o secuencial (consistente en esperar los resultados de las medidas anteriores para adoptar otras nuevas). Uno de los métodos que permiten influir en él y hacerlo evolucionar en una dirección escogida consiste en aplicar una combinación de medidas (policy mix). Tales medidas deben dosificarse cuidadosamente entre sí e involucrar simultáneamente diferentes punto de influencia.

Un ejemplo: el problema de los desechos sólidos.

Se ve que, para reducir el flujo de generación de desechos sólidos actuando sobre la válvula (la variable de flujo), no hay más que tres medios: reducir el número de productos utilizados (lo que implicaría una disminución del nivel de vida), reducir la cantidad de desechos sólidos en cada producto; aumentar la duración de vida de los productos haciéndolos más robustos o más fáciles de reparar. Las simulaciones efectuadas por JORGAN RANDERS, del MIT, muestran que ninguna de estas medidas basta por sí sola. Los mejores resultados se obtienen por una combinación de medidas que simultáneamente ponen en juego: una tasa de 25 por 100 sobre la extracción de recursos no renovables; una subvención de 25 por 100 al reciclaje, un aumento de 50 por 100 de la duración de los productos; una duplicación de la fracción reciclable por producto y una reducción de materia bruta por producto.

4. Restablecer los equilibrios por la descentralización.

El restablecimiento rápido de los equilibrios exige que se detecten las divergencias en los lugares mismos en que se producen y que se efectúe la acción correctora de manera descentralizada.

La corrección del equilibrio del cuerpo en la posición vertical se realiza por la contracción de ciertos músculos y sin que tengamos necesidad de pensar constantemente en ello, aun cuando intervenga el cerebro. Las regulaciones enzimáticas muestran que toda la jerarquía de los niveles de complejidad interviene en el restablecimiento de un equilibrio. Muy frecuentemente, la acción correctora se realiza antes incluso que haya sido necesario ascender a los centros superiores de decisión. La descentralización del restablecimiento de los equilibrios es una de las aplicaciones de la ley de la variedad requerida. Es de regla en el organismo, la célula o el ecosistema. Pero, hasta el presente, no parece que hayamos conseguido aplicarla en las organizaciones que nos vemos en la necesidad de gestionar.

5. Saber mantener restricciones.

Un sistema abierto complejo puede funcionar según diferentes modos. Algunos son deseables, otros conducen a la desorganización del sistema. Si se quiere mantener un comportamiento dado, estimado preferible a otro, es preciso aceptar e incluso mantener determinados tipos de restricciones a fin de impedir al sistema derivar hacia un modo de funcionamiento menos deseable, o incluso peligroso.

En la gestión de un simple presupuesto familiar, puede elegirse el modo de «tren de vida elevado» (se vive par encima de sus medios), con las situaciones que esto supone de cara a los bancos o a los acreedores. 0, al contrario, elegir limitar sus gastos y privarse, por consiguiente, de bienes que uno gustaría poseer. Nuevas restricciones.

En el caso de la conducción de la economía de un país, los responsables de la política económica escogen y mantienen las ligaduras debidas a la inflación, con su cortejo de injusticias y desigualdades sociales, calificadas como un mal menor frente a las que engendraría al paro.

Al nivel de la economía mundial, la carrera por el crecimiento supone desigualdades sociales, agotamiento de los recursos y polución. Pero, teóricamente, permite una elevación más rápida del nivel de vida. El paso a una economía «estacionaria» implicaría la elección de nuevas restricciones, basadas ahora en privaciones y en la reducción del nivel de vida. El empleo de medios de control y de regulación más complejos, más delicados y más descentralizados que en una economía de crecimiento. Medios que exigirían de cada ciudadano una mayor responsabilidad.

La libertad y la autonomía no se obtienen más que a través de la elección y dosificación de las restricciones: querer eliminarlas a toda costa supone pasar de un estado constrictivo, aunque aceptado y dominado, a un estado incontrolable conducente con rapidez a la destrucción del sistema

6. Diferenciar para integrar mejor.

Cualquier integración real se funda en una previa diferenciación. La originalidad, el carácter único de cada elemento se revela en la totalidad organizada. Es lo que expresa la célebre frase de TEILHARD DE CHARDIN: «la unión diferencia». Esta ley de la unión «personalizante» se ilustra por la especialización de las células en los tejidos o de los órganos en el cuerpo.

Más no hay unión verdadera sin antagonismo, relación de fuerzas, conflictos. Lo Homogéneo, la mezcla, el sincretismo, es la entropía. Sólo la unión en la diversidad es creadora. Ella aumenta la complejidad, conduce a niveles más elevados de organización. Esta ley sistémica y las ligaduras correspondientes son bien conocidas de aquellos cuya misión es reunir, ensamblar, federar. Los antagonismos y los conflictos se generan siempre en el paso a una entidad englobadora. Antes de agrupar las diversidades ¿hasta qué límites debe llevarse el proceso de personalización? Demasiado pronto: mezcla homogeneizadora y paralizante. Demasiado tarde: enfrentamiento de los individualismos y de las personalidades, y quizá una disociación aun más acentuada que la que existía anteriormente.

7. Para evolucionar, dejarse agredir.

Un sistema homeostático (ultraestable) no puede evolucionar más que si se ve «agredido» por sucesos procedentes del mundo exterior. Por consiguiente, una organización debe ser capaz de captar estos gérmenes de cambio y de emplearlos en su evolución. Lo que obliga a adoptar un modo de funcionamiento caracterizado por una renovación de las estructuras y por una gran movilidad de los hombres y de las ideas. En efecto, cualquier rigidez, esclerosis, perennidad de las estructuras o de la jerarquía es, evidentemente, opuesta a una situación favorable a la evolución.

Una organización puede mantenerse a la manera de un cristal o de una célula viva. El cristal conserva su estructura gracias al equilibrio de fuerzas que se anulan en cada nudo de la red cristalina. Gracias también a la «redundancia», esto es, a la repetición de los mismos motivos. Este estado estático, cerrado frente al exterior, no le permite resistir a las perturbaciones del medio: si la temperatura aumenta, el cristal se desorganiza y funde. La célula, al contrario, está en equilibrio dinámico con su entorno. Su organización no se funda en la redundancia sino en la variedad de sus elementos. Sistema abierto, se mantiene por la continua renovación de sus elementos. Son esta variedad y esta movilidad las que permiten la adaptación al cambio.

La organización-cristal difícilmente evoluciona: lo hace bajo las sacudidas de reformas radicales y traumatizantes. La organización-célula busca favorecer el acontecimiento, la variedad, la apertura al mundo exterior. No teme a una desorganización pasajera, condición para una readaptación más eficaz. Admitir este transitorio riesgo es aceptar y querer el cambio. Ya que no hay cambio real sin riesgo.

8. Preferir los objetivos a la programación minuciosa.

Fijación de los objetivos y control rigurosos, contra una programación detallada de cada etapa: es lo que diferencia un servomecanismo de una máquina automática de mando rígido. El programa de la máquina automática debe prever todas las perturbaciones susceptibles de presentarse sobre la marcha. El servomecanismo se adapta a la complejidad: basta fijar sin ambigüedad el objetivo y emplear los medios de control convenientes para corregir dinámicamente las divergencias.

Estos principios básicos de la cibernética se aplican a toda organización humana. La definición de los objetivos, los medios adecuados y la determinación de los plazos importan más que la programación minuciosa de acciones cotidianas. Una programación detallada puede ser asfixiante. Una programación autoritaria deja poco sitio a la imaginación y a la participación. Lo importante es llegar a la meta. Cualesquiera que sean los caminos recorridos. A condición, desde luego, de no desbordar unos límites bien definidos: recursos necesarios o duración total asignada a las operaciones.

9. Saber utilizar la energía de mando.

Las informaciones emitidas por un centro de decisión pueden multiplicarse en proporciones muy importantes. Sobre todo cuando son recuperadas y amplificadas por las estructuras jerárquicas de las organizaciones o por las redes de difusión.

En el plano energético, el metabolismo del conductor de una máquina es despreciable en comparación con las fuerzas que puede desencadenar y controlar. Lo mismo ocurre con un gerente o con cualquier responsable de una gran organización.

En el plano energético el metabolismo del conductor de una máquina es despreciable en comparación con las fuerzas que puede desencadenar y controlar. Lo mismo ocurre con un gerente o con cualquier responsable de una gran organización.

Es necesario, pues, distinguir entre energía de fuerza y energía de mando. La energía de fuerza es la línea eléctrica y la corriente que caldea una resistencia; o la canalización de agua que produce presión en un punto dado. La energía de mando se traduce por la acción del termostato o del grifo: es información.

Un servomecanismo distribuye por sí mismo su energía de mando. Reparte las informaciones que gobiernan sus órganos de acción. Análogamente, el responsable de una organización debe ayudar al sistema que dirige a repartir su energía de mando. Y, para ello, a construir bucles de retorno de las informaciones a los centros de decisión. En el marco de la empresa o en las estructuras del Estado, estos bucles de regulación se llaman: autogestión, participación o retroalimentación social.

10. Respetar los tiempos de respuesta.

Los sistemas complejos integran la duración en su organización. Cada sistema tiene un tiempo de respuesta que le es propio: en razón de los efectos combinados de los bucles de retroalimentación y de las demoras debidas a las reservas o al correr de los flujos.

En no pocos casos (en particular en la empresa) es inútil, por consiguiente, buscar a toda costa la rapidez de ejecución. Presionar para obtener respuestas, o para recoger un resultado. Vale más intentar comprender la dinámica interna del sistema y prever los retardos en la respuesta. Entrenamiento que se adquiere bastante a menudo en la conducción de las grandes organizaciones: los anglosajones lo llaman el sentido del timing: saber desencadenar una acción, ni demasiado temprano, ni demasiado tarde. sino en el, momento en que el sistema está presto a reaccionar espontáneamente en un sentido o en el otro. El sentido del timing permite sacar -un máximo partido de la energía interna de un sistema complejo. En vez de imponerle, desde el, exterior, directrices contra las que éste se moviliza.

¿Cómo superar los peligros del enfoque sistémico?.

El interés del enfoque sistémico pasa por su desmistificación. Ya que lo que es útil para la acción cotidiana no debe estar reservado sólo a algunos iniciados. La jerarquía de las disciplinas establecida en el siglo XIX, de las ciencias más «nobles» a las ciencias menos «nobles» (matemáticas y física en la cumbre; ciencias humanas o sociales en lo más bajo de la escala), continúa gravitando fuertemente sobre nuestro enfoque de la naturaleza y sobre nuestra visión del mundo. De ahí, tal vez, ese escepticismo, y hasta desconfianza, frente al enfoque sistémico que se produce en aquellos -matemáticos o físicos- que han recibido la formación teórica más profunda. Por el contrario, aquellos a quienes la naturaleza de su investigación ha habituado a reflexionar en términos de flujo, de transferencia, de intercambio, de irreversibilidad -biólogos, economistas, ecólogos - asimilan de forma más natural las nociones sistémicas y se comunican más fácilmente entre sí.

Para desmistificar más el enfoque sistémico y permitirle establecerse como una actitud interdisciplinaria, un entrenamiento al dominio de la complejidad y de la interdependencia, ¿sería preciso quizá ir hasta rechazar el mismo vocablo de enfoque o de método sistémico? La visión global no está reservada exclusivamente a los grandes responsables, filósofos o sabios. Cualquiera de nosotros puede «adquirir perspectiva». Aprender a mirar a través del macroscopio: para aplicar las reglas sistémicas, construir modelos mentales más rigurosos, y quizá llegar a dominar el juego de las interdependencias.

Más no hay que ocultar los peligros de un empleo demasiado «sistemático» del enfoque sistémico. Un enfoque puramente descriptivo, bajo el único ángulo de lo relacional, lleva rápidamente a una colección inutilizable de modelos de los diferentes sistemas de la naturaleza- La excesiva generalidad de la noción de sistema puede asimismo volverse contra él, destruyendo su fecundidad por una superficialidad esterilizante. También, el uso incontrolado de las analogías, homologías o isomorfismos puede arrastrar a interpretaciones que, en lugar de clarificar, complican. Porque se fundan en semejanzas epidérmicas antes que en principios y leyes fundamentales comunes a todos los sistemas. Según EDGAR MORIN, «demasiada unificación puede convertirse en abusiva simplificación, luego en idea fija, en receta mental».

Una vez más, henos acechados por la trampa de los dogmatismos: el enfoque sistémico conduciendo a un sistemismo intransigente, o a un biologismo reduccionista. Henos amenazados por la seducción ejercida por modelos concebidos en tanto que culminaciones de la reflexión y no como puntos de partida de la búsqueda. Henos tentados por la transposición demasiado simplista de modelos o de leyes biológicas a la sociedad*. La cibernética de las regulaciones al nivel molecular ofrece modelos generales, de los que ciertos aspectos son transferibles, con las reservas y restricciones lógicas, al nivel de los sistemas sociales. Pero la mayor endeblez de esos modelos es que, obviamente, no pueden asumir las relaciones de fuerza y los conflictos que intervienen entre los elementos de todo sistema socioeconómico. Es lo que hacía notar el economista J. ATTALI en una reunión del Grupo de los Diez, consagrada al mantenimiento de los equilibrios biológicos y sociales: «A diferencia del sociólogo, el biólogo observa sistemas cuyas leyes están bien establecidas: no se modifican mientras se los estudia. En cuanto a las moléculas, a las células o a los microbios, ¡no vendrán nunca a quejarse de su condición! ».

Uno de los más graves peligros que amenaza al enfoque sistémico es la tentación de la «teoría unitaria», del modelo global-respuesta-a-todo, capaz de preverlo todo. El empleo del lenguaje matemático -generalizador por su propia esencia- puede llevar a un formalismo que aísle al enfoque sistémico, en lugar de abrirlo a la práctica. La teoría de los sistemas generales difícilmente elude este peligro: unas veces se encierra en el lenguaje de la teoría de grafos, de la teoría de conjuntos, de la teoría de juegos, de la teoría de la información; otras, no constituye sino un conjunto de aproximaciones descriptivas, a menudo muy esclarecedoras, mas sin aplicaciones concretas.

El enfoque sistémico operativo es una de las vías hacia la superación de estas alternativas. Evita los peligrosos escollos del reduccionismo paralizador y del sistemismo globalizador. Desemboca en la transmisión del conocimiento, la acción y la creación.

En la transmisión de conocimiento, porque el enfoque sistémico ofrece un marco de referencia conceptual que ayuda a organizar los conocimientos a la medida de su adquisición, refuerza su memorización y facilita su transmisión.

En la acción, porque el enfoque sistémico permite segregar reglas para afrontar la complejidad. Porque permite situar y jerarquizar los elementos sobre los que se fundan las decisiones.

Por último, en la creación, porque el enfoque sistémico cataliza la imaginación, la creatividad, la invención. Es el soporte del pensamiento cognoscitivo. Tolerante y pragmático, el pensamiento sistémico se abre a la analogía, a la

* El peligro de las transposiciones demasiado directas de lo biológico a lo social había sido perfectamente detectado por FRIEDRICH ENGELS cuando le escribía, en 1875, a PIOTR LAVROV, sociólogo y publicista ruso: «La diferencia esencial entre la sociedad humana y la sociedad animal estriba en que los animales como máximo colectan mientras que los hombres producen. Esta diferencia, única pero capital, prohíbe por si misma transponer pura y simplemente las leyes de las sociedades animales a las de los hombres.» Los trabajos de A.J. LOTKA, en 1925, acerca de la dinámica de las poblaciones y de V. VOLTERRA, en 1931, sobre la teoría matemática de la lucha por la vida, han demostrado después que no había que ser tan severos como Engels en punto al interés de las transferencias de lo biológico a lo social.



metáfora, al modelo. Antaño excluidos del método científico, helos ahora rehabilitados. Para el enfoque sistémico todo lo que rompe tabiques entre los conocimientos y desbloquea la imaginación es bienvenido: se muestra abierto, a semejanza de los sistemas objetos de su estudio.

La tierra abriga el embrión de un cuerpo y el esbozo de un espíritu. Este cuerpo se mantiene con vida gracias a las grandes funciones ecológicas y económicas reunidas en lo que es la ecosfera. La conciencia colectiva emerge de la comunicación simultánea de los cerebros de los seres humanos. Constituye la noosfera.

Ecosfera y noosfera tienen, pues, por soporte energía e información. La acción es la síntesis de una energía y de una información. Más toda acción exige una duración: el nexo de unión entre energía, información y acción es el tiempo.
Objetivos del ejercicio

  • Aplicar las estrategias y herramientas de formulación de proyectos, a partir del enfoque sistémico, desarrolladas a lo largo del curso.

  • Medir la capacidad de trabajo colaborativo del grupo de estudiantes.

  • Evaluar la capacidad de cada estudiante para asumir responsabilidades específicas en un grupo interdisciplinar.

  • Aplicar estrategias de formulación y construcción de modelos análogos (teóricos y tangibles)

  • Definir de forma autónoma el alcance pertinente de un proyecto.

  • Explorar el concepto “Smart cities” como camino de innovación en la formulación de proyectos.


Alcance y productos esperados

Dado que los objetivos del ejercicio se centran en la autonomía de los estudiantes, los productos esperados y su alcance serán propuestos por cada grupo de trabajo. Esto supone que se deben definir en términos de “calidad”, como fue definida en el curso: Se percibirá mayor calidad en la medida que el “cliente” reciba mejor desempeño, utilizando la menor cantidad posible de recursos.
De forma genérica debería existir (no es obligatorio; el equipo puede proponer otras maneras de presentar):

  • Una presentación en Powerpoint, que puede incluir videos, animaciones, etc.

  • Un documento técnico de soporte - Estructurado

  • Un resumen ejecutivo

  • Un blog (wordpress®) que registra el proceso del proyecto e incluye los documentos desarrollados por el equipo, y servirá en el futuro para mostrar y divulgar el proyecto a terceros.

  • Prototipo(s) tecnológicos (modelo análogo tangible)


El encargo

El marco general para desarrollar el proyecto es el concepto “Smart cities” propuesto por William Mitchell. El cliente es la ciudad de Bogotá. Esto supone que la ciudad puede ser más inclusiva, sostenible, democrática y socialmente equitativa, por medio de la innovación tecnológica. En este sentido, el proyecto debe apuntarle al menos a uno de estos ejes estratégicos. La premisa clave es que se debe entender como un sistema de sistemas; por lo tanto, el encargo es proponer un nuevo sistema que permita mejorar los ya existentes.
Dado que se supone la innovación tecnológica como medio para la construcción de estas nuevas ciudades, se propone el uso de la tarjeta wiring® que le permitirá a cada equipo construir prototipos (otro tipo de modelo análogo) que tienen la capacidad de captar información del medio, procesarla por medio de un programa de computación para generar una o varias acciones en el medio ambiente construido o natural.
“¿Cómo entendemos los fenómenos físicos que nos rodean y cómo podemos transformarlos en información que mejore o enriquezca nuestra experiencia en un espacio determinado?”

Wiring®

La evaluación

Componente 1: evaluación de cada integrante del equipo por parte del gerente (25%)

Componente 1x: evaluación del gerente por parte del equipo (25%)

Componente 2: Autoevaluación (15%)

Componente 3: Evaluación consultor externo (20%)

Componente 4: Evaluación del cliente (40%)

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Los «diez mandamientos» del enfoque sistémico iconEnfoque Sistémico en el diseño del Proyecto de Inversión con Metodología...

Los «diez mandamientos» del enfoque sistémico iconEnfoque Sistémico en el diseño del Proyecto de Inversión con Metodología...

Los «diez mandamientos» del enfoque sistémico iconEnfoque Sistémico en el diseño del Proyecto de Inversión con Metodología...

Los «diez mandamientos» del enfoque sistémico iconCiencia, enfoque sistemico y complejidad ambiental dr. Rolando Reátegui Lozano

Los «diez mandamientos» del enfoque sistémico iconLos once mandamientos de la gerencia del siglo XXI

Los «diez mandamientos» del enfoque sistémico iconEnfoque sistémico de la administracióN: teoria matemática, teoríA...

Los «diez mandamientos» del enfoque sistémico iconEnfoques y teorías administrativas: enfoque neoclásico y enfoque estructuralista

Los «diez mandamientos» del enfoque sistémico iconLos diez principios de la economía

Los «diez mandamientos» del enfoque sistémico iconLos diez principios de la economía

Los «diez mandamientos» del enfoque sistémico iconLos diez estados de la vida jikkai




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com