1- factores constitutivos de las civilizaciones






descargar 71.27 Kb.
título1- factores constitutivos de las civilizaciones
página1/3
fecha de publicación12.08.2017
tamaño71.27 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3
Las primeras civilizaciones de la humanidad.


1- Factores constitutivos de las civilizaciones.
El concepto de civilización se da en dos niveles. Se refiere tanto a los valores morales como materiales de una sociedad. Carlos Marx distinguirá las infraestructuras (materiales) de las superestructuras (espirituales). Esta dualidad ha hecho que muchos autores en la actualidad realicen la distinción entre cultura y civilización, cargando al primer término con la dignidad de lo espiritual y al segundo con la trivialidad de lo material. Pero, sin duda, las civilizaciones están fuertemente marcadas por el desarrollo de las diversas culturas que, muchas veces, se manifiestan al interior de ellas y que constituyen el fundamento de su desarrollo material.
En la actualidad los especialistas han llegado a un consenso de que no existe una civilización sino que varias civilizaciones y han dejado de lado en sus análisis los juicios de valor respecto a cual es mejor que otra. Así la palabra “civilización” en singular estaría referida a aquellos bienes y elementos en común que se reparten desigualmente entre todas las civilizaciones, Ej.: el fuego, la escritura, el cálculo, la domesticación de plantas y animales, o sea los bienes a los que ya no se adjudica ningún origen particular (o cuyo origen estaría vinculado al desarrollo de las primeras civilizaciones del mundo antiguo y que se han transformado en herencia de toda la humanidad) y que se han convertido en bienes colectivos de la civilización.
Para Fernand Braudel las civilizaciones están compuestas de cuatro factores:
· Espacios: constituidos por tierras, relieves, climas, vegetaciones, especies animales y de todas las consecuencias que esto tiene para el hombre: agricultura, ganadería, alimentos, casas, vestuario, comunicaciones, industria, etc. O sea el escenario en el cual se desarrolla la vida.
· Sociedades: conformadas por los hombres en su continua dinámica de interacción, que son portadores y a su vez transmisores de una civilización. Así, son las sociedades las que sustentan las civilizaciones y las animan en sus tensiones y progresos. Estas sociedades se fundan en relaciones jerarquizadas, con fuertes diferencias entre los grupos y, por lo tanto, generadoras de conflictos sociales, de luchas políticas y por ende en una continua evolución. Estas sociedades configuran formas de organización política para regular su convivencia, lo que determina el desarrollo de los estados.

La señal más importante que permite distinguir entre culturas y civilizaciones es, sin duda, la presencia o ausencia de ciudades. En el nivel de las civilizaciones las ciudades proliferan mientras que apenas están dibujadas en el ámbito de las culturas.
· Economías: Toda civilización está determinada por unos datos económicos, técnicos, biológicos, demográficos. Las condiciones materiales y biológicas son siempre un factor importante en el destino de las civilizaciones. El aumento o disminución de una población, las condiciones higiénicas y de salud, el crecimiento o el estancamiento económico y el desarrollo científico y tecnológico repercuten en el ámbito social y cultural y permiten mayores niveles de desarrollo.
· Mentalidades colectivas: Quizás lo más característico, lo más incomunicable que tienen las civilizaciones entre sí, lo que las aísla y las distingue mejor, es el conjunto de valores fundamentales que constituye su sicología colectiva. Estas mentalidades son también poco sensibles al paso del tiempo, variando con mucha lentitud. A este respecto la religión es el rasgo predominante en el corazón de las civilizaciones, a la vez su pasado y su presente.
Por último es necesario destacar que las civilizaciones son evolutivas y se proyectan en el tiempo en una perspectiva de larga duración.
Fuente: Fernand Braudel Las Civilizaciones Actuales, Ed. Tecnos, Madrid, 1969. páginas. 23 a 34.
2. Las Primeras Civilizaciones del Mundo Antiguo.
Las primeras civilizaciones surgieron en el espacio geográfico denominado Antiguo Oriente, que comprende el Noreste de África y el Suroeste de Asia, entre los años 3.500 y 250 a.c. En esta región se asentó el hombre después de un largísimo deambular prehistórico, desde su aparición en la superficie terrestre, dando origen a las primeras agrupaciones humanas junto a los valles de los ríos Tigris, Eufrates y Nilo. Ésta región fue el alba de las primeras civilizaciones, iniciándose así un largo proceso de cambios e influencias hasta dar forma a la civilización occidental.

No obstante, si bien es cierto que Mesopotamia y Egipto se consideran los centros civilizados más antiguos, existieron otras regiones del Lejano Oriente, en el valle del río Indo en la India, y del río Amarillo en China, en donde hubo también núcleos civilizados muy antiguos, cuya influencia quedó limitada a áreas geográficas contiguas.

- En África y Asia surgen los primeros hombres y las primeras civilizaciones:

Durante la Prehistoria, por espacio de un millón de años, los hombres llevaron una vida nómada tras los rebaños de animales que les daban carne para su alimentación, cuero para abrigo y huesos para herramientas y armas. Durante la existencia de estos hombres, que vivieron cuando se producía la última glaciación (de Würm hace unos 40.000 años antes del presente), el clima era extremadamente riguroso; pero hacia el 6.000 a.c., se produjo un “óptimo climático”. Los valles de los grandes ríos, que anteriormente no eran más que amplias llanuras pantanosas, se transformaron en enormes depósitos de barro en que la vegetación surgió de modo casi espontáneo, este fue el caso del valle del río Nilo, lo que lo constituyó en un centro de atracción demográfica. Lo mismo ocurrió con las llanuras fértiles entre el Tigris y el Eufrates, en consecuencia, la expansión humana, cultural y política se produjo siguiendo el curso de los ríos.Las condiciones climáticas favorables, conjuntamente con el desarrollo de la agricultura, fueron dos factores que influyeron en la aparición de importantes civilizaciones. La alimentación del hombre estuvo asegurada gracias a la riqueza de la tierra, y unidos en colectividad, los hombres desarrollaron su capacidad creativa junto a sus naturales deseos de perfeccionarse y alcanzar mayor nivel de vida.http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/5/58/mapa_del_creciente_f%c3%a9rtil.png/200px-mapa_del_creciente_f%c3%a9rtil.png

Las primeras aldeas aparecieron en territorios montañosos del actual Irak, próximo a los ríos Tigris y Eufrates; la tierra fértil proporcionaba numerosos frutos silvestres (los primeros cultivos se limitaron a cereales, como el trigo y la cebada; realizándose los trabajos de siembra y recolección con herramientas rudimentarias (toscas hoces de hueso o pedernal) y abundaban los animales. Con estas condiciones el hombre se habituó a vivir en un sitio fijo, haciéndose sedentario, se dispuso a construir casas más sólidas, a levantar monumentos que perpetuaran sus ideas religiosas, etc.
Factores que influyeron en el origen de las civilizaciones.

- El descubrimiento de la agricultura.

- La domesticación de animales.

- El nacimiento de ciudades.

- El desarrollo del comercio.

- La centralización del poder político- religioso en un rey- sacerdote poderoso.

- La creación de un ejército permanente.
http://web.educastur.princast.es/proyectos/jimena/pj_isabelan/imagenes/esqurb.jpg
EGIPTO.
Pueblo de origen camita, con influencia semita.

Ubicado en la llamada “Fértil Media Luna”, cuna de la civilización occidental.

En el Noreste de África, entre el desierto de Libia (en el oeste) y las montañas arábigas (en el este).

Egipto es recorrido de sur a norte por el río Nilo, el que permite la fertilidad del país. Por ello se dice que Egipto es “un don del Nilo”.

División territorial en Bajo Egipto (desembocadura del Nilo) capital Menfis, y Alto Egipto (valle del Nilo), capital Tebas.
http://egipto.com/cgibin/forum2004/attachment.php?attachmentid=13821&stc=1&d=1164661350

Política.

En sus primeros tiempos Egipto estuvo dividido en pequeños Estados o “nomos”, al mando de príncipes hereditarios, a cargo de la administración civil, militar, judicial y del culto (oficiado por el sumo sacerdote).

Durante el Antiguo Imperio (3.200 – 2400 a.c.), con Menfis como capital, se logra la unificación de Egipto por el rey Menes, y comienza la dinastía faraónica (dinastías I a V). Surge la burocracia representada por los funcionarios reales (escribas) y la centralización del gobierno.

El Faraón, con su poder absoluto, tiene carácter divino, pues es el hijo del dios Sol.En la época de Transición (2.400 – 2.000 a.c.), el dios Ra se yergue por sobre el faraón. Los gobernadores se convierten en amos y señores de sus distritos. La monarquía decae y la anarquía se apodera de Egipto.

En el imperio Medio (2000 – 1788 a.c.), se restablece la unidad gracias a los príncipes de Tebas, los faraones no gobiernan absolutamente, pues en los distritos mandan los nobles (descentralización administrativa).

Expansión a Nubia. No obstante, el país vuelve a la anarquía, siendo dominado por un pueblo de mezcla indoeuropea y semita: los hicsos.

Durante el nuevo Imperio (1580 – 1085 a.c.), el país es liberado nuevamente por los príncipes de Tebas. En esta etapa el faraón gobierna de forma absoluta a través de una administración centralizada. Existía ahora un ejército permanente y una nobleza guerrera.

Expansión por Oriente: Tutmosis III (1480 – 1450), sometió a Palestina, Fenicia y Siria. Se establecieron guarniciones en estos lugares, conservando las costumbres de los pueblos vencidos. A través de la diplomacia lograron mantener amistad con los príncipes asiáticos y establecer el equilibrio en Oriente. El faraón busca dejar su nombre grabado en la historia, adorar con templos a los dioses, celebrar fiestas y darle una buena vida a sus súbditos.

La reforma religiosa de Amenofis IV, condujo a la división del pueblo, al odio al faraón y a la anarquía. Los príncipes sirios y palestinos se independizaron. El imperio universal quedó destruido.

Con las dinastías XIX y XX (1.350 – 1.085), los faraones restablecen temporalmente el poder. Con Ramsés II, se logró la paz interna y externa, pero Egipto vio reducido su campo de influencia, preocupándose en adelante de defenderse de las potencias extranjeras.

Tras la XX dinastía, la lucha por el poder entre el sacerdocio de Amón, los mercenarios libios, los reyes de Nubia y finalmente la dominación de los asirios (671 a.c.), llevaron al país a una angustiante situación, que sólo fue superada gracias a la XXVI dinastía, con su imperio Saíta (663 a.c.), el que procuró renacer el Estado imitando las gloriosas formas del pasado y estableciendo estrechas relaciones económicas y culturales con los griegos. Sin embargo, un hecho externo: la destrucción del imperio asirio y la formación del imperio persa, llevaría a que los faraones no pudieran defenderse ante la nueva potencia, siendo derrotados los egipcios en la batalla de Pelusium en 525 a.c., y Egipto fue convertido en provincia persa.
Sociedad.

http://www.mflor.mx/materias/temas/culturaegipcia/image60.gifLos primeros habitantes fueron cazadores nómadas, los cuales se establecieron en el valle del Nilo, dedicándose al trabajo de la tierra.

La adquisición y acumulación de tierras, de riqueza y poder originó finalmente, una fuerte división social entre la clase gobernante (familia y funcionarios reales y sacerdotes), los comerciantes y artesanos y la masa de siervos (esclavos).

Todas éstas, no eran castas cerradas, pero el hijo generalmente heredaba la ocupación del padre.
Economía.

En los primeros años sus habitantes se dedicaron al trabajo colectivo de la tierra. Sin embargo, con el tiempo, específica-mente desde el imperio Antiguo en adelante, las actividades se diversificaron, desarrollándo-se tanto la agricultura, como el comercio (entablaron relaciones comerciales con los pueblos del Asia occidental), la artesanía y el trabajo de las minas y canteras.
Religión.

En los tiempos primitivos, el fetichismo (espíritus que se encarnaban en animales)) fue la principal manifestación religiosa, acompañada por la creencia en un dios tutelar para cada ciudad (Tebas: el carnero Amón; en Menfis: Ptah, el buey Apis). En un segundo momento, surge el culto antropomórfico (creencia en un dios con cuerpo humano y con cabeza de animal). Aparecen dioses superiores, asociados al Sol: Ra (Amón Ra). También se adoró al hijo de Ra, Horus (el sol naciente), Seth, el dios de la oscuridad y Osiris, el dios del sol poniente. En los primeros tiempos, no se le hacían cultos, y sólo servían para explicar fenómenos naturales. Con los siglos, fueron frecuentes los sacrificios humanos hechos para ofrendar a las divinidades. Tanto así, que los egipcios adoraban a los dioses buenos como malos, con la misma fuerza, pues consideraban que ellos eran superiores a cualquier hombre, y dicho poder debía ser venerado. Durante el Nuevo Imperio, Amón Ra se convirtió en el dios único y supremo, creador del universo (cierto monoteísmo), aún cuando el pueblo seguía practicando el politeísmo.

http://farm1.static.flickr.com/153/399549138_9354cd6d79_o.jpgLos sacerdotes ocupaban una elevada posición como mediadores entre los dioses y los hombres. Eran los únicos maestros de las escuelas, ubicadas en los templos. Cultivaron las ciencias. Su cargo era hereditario. El gran poder terrenal y espiritual que alcanzó el sumo sacerdote durante el imperio Nuevo, llevó al debilitamiento del Estado y de la figura del faraón.La reforma religiosa de Amenofis IV o Ikhnatón “lo que agrada a Atón” (1.370 – 1.352 a.c.), condujo a la adoración de un solo dios (monoteísmo), a una nueva forma del dios 

solar

, Atón (“disco solar”), el dios del amor y de la bondad. El rey se declaró sumo sacerdote del nuevo dios, destruyéndose los templos y las imágenes dedicadas a los otros dioses y expulsándose a los sacerdotes. La nueva religión impuso a los hombres deberes morales.El pueblo, contrario a estos cambios, una vez desaparecido Amenofis, volvió a sus prácticas religiosas ancestrales (culto a Amón Ra y a los otros dioses), triunfando el materialismo por sobre la espiritualidad.

En cuanto a la muerte, la creencia egipcia, tenía relación con el Ka, es decir, con el espíritu de cada hombre, el cual habitaba un cuerpo. Por eso, al momento de la muerte, se momificaba el cadáver, para que así el espíritu pudiera seguir habitando en él por la eternidad. Posteriormente, pensaron que el alma abandonaba el cuerpo e ingresaba al mundo de los dioses tras pasar por el llamado “Juicio a los muertos”, lo que en cierta forma nos da a entender que se le daba importancia a los actos que el hombre realizaba en vida, lo que refleja una relativa espiritualidad. A pesar de ello, no se abandonó la práctica de la momificación.
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

1- factores constitutivos de las civilizaciones iconEn la formación de los precios de la renta variable influyen dos...
">
Economía