Bibliografía introduccióN






descargar 47.79 Kb.
títuloBibliografía introduccióN
fecha de publicación09.08.2017
tamaño47.79 Kb.
tipoBibliografía
e.exam-10.com > Derecho > Bibliografía
UNIVERSIDAD PERUANA DE CIENCIAS APLICADASupc

TRABAJO PRESENTADO PARA EL CURSO DE MACROECONOMÍA:

FINANZAS PÚBLICAS ENTRE 1821 Y 1930

PROFESORA:

RINA ROSA LA CUEVA

ALUMNOS:

ALBERTO BERMUDEZ

MARCELO JIMENEZ

JOHANNA MEDELIUS

CLAUDIA REATEGUI

VALERIA VALLE

MARIA JOSE ZELADA

SECCIÓN:

AH-21

CICLO:

2015-02

ÍNDICE

  1. INTRODUCCIÓN

  2. ESTADO, HACIENDA PÚBLICA Y CONTRIBUCIONES

  3. CUATROS, BILLETES Y POLÍTICA MONETARIA

  4. LAS RENTAS DEL GUANO Y DEL SALITRE

  5. DEUDA EXTERNA, BANCAROTA FISCAL Y LOS EMPRÉSTITOS DE LA “PATRIA NUEVA”

    1. LA DEUDA INDEPENDISTA Y LOS ARREGLOS DE 1849 Y 1965

    2. LOS EMPRÉSTITOS DE 1870-1872 Y EL DEFAULT DE 1876

    3. LA BANCARROTA FISCAL Y EL CONTRATO GRACE

    4. EL ENDEUDAMIENTO DE LA “PATRIA NUEVA”

  6. LOS FINANCISTAS Y SUS PROYECTOS ECONÓMICOS

    1. LOS HACENDISTAS POSCOLONIALES

    2. LOS ECONOMISTAS DEL GUANO

    3. LOS RECONSTRUCTORES NACIONALES

    4. LOS DEFENSORES DEL MODELO “HACIA AFUERA”

  7. CONCLUSIONES

  8. BIBLIOGRAFÍA

1. INTRODUCCIÓN

La República peruana surge en medio de una profunda crisis política, cuyas consecuencias económicas afectaron a todas las clases sociales. Sin duda, las finanzas domésticas populares fueron empobrecidas hasta el punto de subsistencia, pero también los patrimonios empresariales, que debían contribuir al sostenimiento del nuevo estado. Entre los aspectos económicos que demandaron la inmediata atención del Estado tras el logro de la independencia, estuvo la cuestión fiscal. El problema fiscal se acrecentaba, si tomamos en cuenta que la independencia había consistido en cierta forma en una rebelión antifiscal contra la Corona española. Uno de los motivos por los cuales la causa patriota ganó adhesión, fue por la percepción de que la carga fiscal impuesta a la población del virreinato era excesiva e injusta. Ocurrida la independencia y transformado el Perú en una república donde ya no habría más súbditos de un rey sino ciudadanos de una nación, la población esperaba que el premio de la libertad fuese un alivio en la tributación. Por lo tanto, después de 1821 los impuestos disminuyeron o desaparecieron.

El fenómeno del guano fue un milagro inesperado pero conveniente para el Estado peruano, porque le permitió financiarse a través de la exportación de este fertilizante natural. Durante los años del guano se expandió la burocracia, se robustecieron las fuerzas armadas y se iniciaron obras ambiciosas que debían acondicionar. La poca planificación y la corrupción de los hombres del gobierno que malgastaron el dinero proveniente del guano y salitre hicieron que estos proyectos no se concretaran. Lo que sí tuvo un crecimiento impresionante en el país durante la era del guano, junto con el presupuesto del Estado, fue el tamaño de la deuda pública. Durante los años de la bonanza del guano el país atrajo inmigrantes europeos y americanos, entre científicos, empresarios y comerciantes, que serían la clave para una relativamente rápida reconstrucción de la economía en los años finales del siglo XIX. Los líderes del civilismo tenían que encontrar la manera de disminuir la dependencia del guano y para eso tenían que reintroducir los impuestos como canal de ingreso fiscal. Los impuestos que se implantaron fueron de tipo indirecto, que eran más sencillos de recaudar que los de tipo directo y que, para la clase propietaria, tenían el importante atractivo de no tocar sus ganancias. En lo concerniente al régimen monetario se optó por seguir la estela británica del patrón oro, que le daba a la moneda una extraordinaria estabilidad aunque, a la vez, una penosa rigidez si quería jugarse con las ventajas de la devaluación para el comercio exterior. A continuación se explicará más sobre las finanzas públicas entre 1821 y 1930.

2. ESTADO, HACIENDA PÚBLICA Y CONTRIBUCIONES

A continuación se analizará el Estado, Hacienda pública y contribuciones en el Perú entre 1821 y 1930 como parte de un análisis de las finanzas públicas en dicho tiempo.

Primero se analizara los modelos tributarios y contabilidad fiscal entre 1821 y 1930. En 1800s la Real hacienda recibía los ingresos de 4 principales fuentes. De el tributo indígena; los impuestos a la producción; los impuestos sobre el comercio o impuesto aduanero y las ganancias provenientes de los estancos sobre la amonedación, la pólvora, el tabaco etc. Entre 1826 y 1827 los ministros de Hacienda lideraron la primera reforma fiscal peruana. En esta, se restableció la contribución personal de indígenas y castas que durante 1821 a 1825 fue disminuida; se aumentó los derechos aduaneros y se colocó la elaboración del primer presupuesto de la república. En 1866, Manuel Pardo procuro cambiar el modelo tributario guanero que se llegó a legitimarse antes de la Convención Nacional. Este modelo anterior consistía en presupuestos a través de préstamos. Es decir, la deuda pública se multiplicaba con cargo a la renta futura del guano. La reformación alzo los aranceles aduaneros y creo impuestos al consumo de aguardiente y al movimiento de capital. Luego, en 1904 el ministro Augusto B. Leguía reajusto los impuestos al consumo de bienes, como azúcar, tabaco y otros, aumentando los ingresos fiscales de 14 a 22 millones de soles. Continuo aumentando hasta que dichos impuestos encarecieron el costo de vida. Durante el Oncenio de Leguía, se reformo parcialmente el modelo oligárquico lo cual llevo a un nuevo ciclo comercial expansivo en el 1933.

Ahora se revisara el comercio exterior y política arancelaria durante el mismo tiempo. Durante 1821 hasta 1830 hubieron factores que causaron el incremento de las importaciones lo cual llevo a la desmonetización de los mercados locales. Durante la década que seguía, 1840, el proteccionismo peleo contra dicha tendencia para defender el productor nacional. Al mismo tiempo, los liberales propusieron maximizar la renta de aduanas disminuyendo aranceles. Entre 1852 y 1855 los liberales impusieron un arancel con promedio de 27%. Esto arruinó la industria tradicional. En 1872, afectados por la deuda externa, se aplicaron tasas proteccionistas lo cual permitió las aduanas conseguir rentas adicionales. El Congreso, en 1886, amplio la tasa de aranceles a bienes que antes estaban liberados, máquinas y otros insumos industriales, pero a la vez la disminuyo a 40% de 70%. Se generó 156,188,602 soles en derechos cobrados a las importaciones. Este monto fue aproximadamente el 60% de los ingresos fiscales totales. Luego entre 1916 y 1920 se duplico el movimiento comercial en el lustro lo cual brindo al estado 126 millones de soles solo por los derechos aduaneros. Esta vez siendo 53% de los ingresos fiscales totales.

3. CUATROS, BILLETES Y POLÍTICA MONETARIA

El dinero en circulación del Perú independiente estuvo compuesto por billetes, monedas de nuevo cuño y reselladas y señas de plomo. Debido a la guerra de independencia la disponibilidad del metal era escaza. Por lo que, la escasez monetaria incentivo a la especulación de los comerciantes que adquirían las pastas y vajillas domesticas a precio ínfimo. El gobierno dispuso algunas medidas como capitalizar la casa de moneda con un préstamo destinado a la compra de plata piña por su valor y crear la dirección general de minería para la habilitación de bancos de rescate en Pasco y Huancavelica. San Martin esto como solución a largo plazo. Por lo que se creó en 1821 un banco de emisión de papel moneda (vales al portado), poco después mando a acuñar el llamado “Perú libre”. En 1829 el presidente de Bolivia dispuso acuñar una moneda fraccionaria. Esto llevo a un caos cambiario porque la moneda fuerte fue desplazada por la feble. El papel moneda empezó a emitirse meses después de proclamada la independencia pero el recelo de la población provoco su extinción. Sin embargo en las décadas siguientes volvió a usarse bajo el nombre de billete del crédito público que servía para el cumplimiento de obligaciones tributarias. Este se utilizó como elemento básico para proyectos financieros. El presidente castilla interesado en crear un sistema bancario se vio truncado por la legislación en vigor de la época que no permitía una relación fluida con el banco, los clientes y el estado. El sistema bancario del Perú se comprendía por 5 entidades: banco de la Providencia (1862), banco del Perú (1863), banco de Londres, Méjico y Sudamérica (1863), banco de lima (1868) y banco nacional del Perú (1872). La crisis bancaria surgió en 1866 cuando el banco de la providencia se negó a cambiar por metálico billetes que reputo falsos, en ese año el descubrimiento de algunos billetes falsos produjo pánico en el público que masivamente quiso cambiarlos y los bancos encarecieron el precio del dinero y aumentaron su tasa de interés de 122% a 15%. Hacia 1873, el presidente pardo autorizo la emisión de 5600000 de soles para la estabilidad fiscal por el alza del tipo de cambio y la deuda externa, a cambio que los bancos entreguen recursos al fisco con la compra de bonos del tesoro y deuda interna.

El régimen monetario adopto el patrón de oro en 1897 y se dispuso la acuñación de libras con un valor de 10 soles plata. El presidente López de Romaña, puso fin al régimen bimetálico declarando como única moneda nacional a la libra peruana de oro. En 1901 por la potencial devaluación de la plata los comerciantes lograron desmonetizar un millón de soles de ese metal y esto ascendió a 276,000 soles con préstamos bancarios. Los primero 10 años del siglo XX tuvo fuertes contracciones en el precio de los commodities como el azúcar (1901, 1903-1904, 1907-1908), el algodón (1902), las lanas (1904, 1908) y el cobre (1903, 1906, 1909), por lo que las importaciones se adaptaron al flujo volátil de estas sumada a la recesión comercial. La devaluación monetaria minaron la política del oncenio, la inversión extranjera no compensaba el déficit de flujo de capitales. En el segundo trimestre de 1922, el gobierno, el banco central de reserva y la banca privada forjaron una alianza para combatir la desestabilización que generaba el tipo de cambio. Entre 1923 y 1925 estableció una paridad cambiaria entre la libra peruana y la esterlina pero los otros factores como el gasto público y endeudamiento externo dependía del estado, En 1929 se decidieron introducir el control cambiario y la redistribución de divisas. Además de la creación de una nueva moneda, que dio origen al sol de oro con un tipo de cambio de 3.67 dólares por 10 soles oro (1 libra peruana). El producto bruto interno se contrajo en 38% paso de 961.3 a 689.9 millones de dólares y acompañado de una deflación en los precios.

4. LAS RENTAS DEL GUANO Y DEL SALITRE CLAUDIA

El descubrimiento del guano y el salitre significó una gran ayuda para el País, ya que con los ingresos se podía comenzar a pagar la deuda externa. Por otro lado, se hizo un contrato con la casa Dreyfus para utilizar parte de los ingresos en obras ferroviarias que posteriormente, nos llevaron a una bancarrota fiscal originada por la imposibilidad de pagar los préstamos contraídos con los acreedores. Además, al terminar la Guerra del Pacífico, se pierde la custodia del salitre (gracias al tratado de Ancón) y la pertenencia temporal de guano (Contrato Grace); sin embargo, este último después es recuperado y origen a la Compañía Administradora del Guano.

Cabe mencionar que las rentas de estos nitratos, significaban una entrada de dinero para el país. Sin embargo, la forma en la que las empresas particulares y el Gobierno gastaron la renta producida por estos recursos patrimoniales no fue la adecuada.

  • Las consignaciones el sistema de adelantos al fisco

En 1842, el Estado, empresarios y casas comerciales empezaron a negociar el guano en Estados Unidos y Antillas. A partir de esto surgieron los “consignatarios” quienes expedían el guano a cambio de un porcentaje de utilidades. Además de esto, se le otorgó a los Gibbs la consignación por 5 años, con la condición que mitad de los ingresos vayan destinados al pago de la deuda externa. Más tarde, el presidente Echenique prorrogó el contrato con Gibbs, y esto generó que se vengan varias denuncias por fraude contra el fisco. El guano pasó por varias “casas comerciales” hasta que finalmente los egresos empezaron a superar a los ingresos y se contrarían más y más deudas.

  • Contrato Dreyfus: ganancias privadas y pérdidas fiscales

El contrato Dreyfus, fue un contrato que originó muchas pérdidas al Estado Peruano. Este fue medido hallando primero el producto neto de cada tonelada de abono en 1868, que fue el último año de vigencia de las consignaciones. Dicha cifra se obtenía dividiendo los ingresos obtenidos por la venta del fertilizante entre el número de toneladas negociadas.

  • El estanco del salitre y las rentas salitreras

Los preparativos para la Guerra Franco Prusiana elevaron la demanda de salitre y forjaron las condiciones del futuro auge de esta industria. Seis compañías salitreras fueron constituidas en Lima, con un capital superior a los tres millones de soles; de estas, las compañías Barrenechea y Esperanza concentraban el 62% de los capitales peruanos invertidos en Tarapacá.

A mediados de 1874, los salitreros se habían opuesto al “derecho arbitrario” de 15 centavos por quintal. Según El Comercio, el excesivo gravamen arruinaría a la provincia de Tarapacá, porque “si comparamos el costo de un quintal de salitre en el Perú que es de 2 soles 11 centavos hoy día, con el de 1 sol 30 centavos que cuesta o costará el que se elabora en Bolivia, tendremos una diferencia de 19 centavos, en favor de la industria boliviana”.

La renta salitrera crecía sólidamente a causa de la duplicación del gravamen y reiniciaron las exportaciones.

  • El guano en la posguerra del Pacífico

El Gobierno confiaba en aumentar esta renta conforme fuese expandiéndose la agroexportación. En efecto, desde 1890, esta actividad comenzó a través de la Peruvian Corporation. A pedido de los agricultores, el Gobierno reservó el guano de las islas Chincha para el consumo local.

Hacia 1909, el presidente Leguía resolvió este problema al crear dos zonas reservadas: i) del Callao hacia el norte para la Peruvian Corporation, y ii) del Callao hacia el sur para el Estado, el cual transfirió sus derechos a la Compañía Administradora del Guano; sin embargo, los agricultores insistieron en que el Gobierno debía asignarles un monto mínimo de guano. No en vano, Forbes había advertido de una futura escasez del guano, en caso continuase aplicándose este deficiente sistema de extracción.

5. DEUDA EXTERNA, BANCAROTA FISCAL Y LOS EMPRÉSTITOS DE LA “PATRIA NUEVA”

Debido a la situación que se presentaba en 1821, con el comercio arruinado, escasez de moneda y otros factores, los libertadores necesitaron contratar empréstitos ingleses en 1822 y 1825. La deuda externa estuvo impaga hasta 1842, en el momento en que el Estado utilizó los recursos del guano para pagar los intereses de la deuda. Más adelante, hubo mayores endeudamientos (en 1862, 1865, 1870 y 1872), elevando la deuda externa a £37.000.000, ocasionando la bancarrota antes de la Guerra del Pacífico.

Con la “Patria Nueva” el endeudamiento se elevó considerablemente, pasando a 221.000.000 soles en 1929.

5.1. LA DEUDA INDEPENDISTA Y LOS ARREGLOS DE 1849 Y 1965

  • El empréstito de £1.200.000 dio origen a la deuda externa peruana.

  • 1825: Juan Parish Robertson contrató un segundo empréstito.

  • El Perú solo dispuso efectivamente de £947.393 del monto nominal del empréstito, pero asumió una deuda de £1.816.000 por concepto de principal e intereses.

  • En 1839, el presidente Gamarra solicitó al Congreso de Huancayo atender la deuda externa, pues los acreedores ya habían tolerado el retraso en el reembolso de sus capitales. Por ello, se promulgó una ley que creaba estancos sobre tabacos, naipes y breas, para reservar sus rentas a la deuda externa. Sin satisfacer las expectativas de los bonistas.

  • 1849: Joaquín de Osma firma un contrato de consignación con Gibbs, ejecutando la conversión de la deuda independista (1822 y 1825) y reemplazó los bonos del principal e intereses por otros nuevos llamados activos y diferidos, garantizados con la mitad del producto neto del guano.

  • A fines de 1856, la deuda externa alcanzó un monto de £5.281.000.

  • Mariano José Sanz, suscribió un empréstito en 1862, esto fue definido por muchos como el primer paso a la bancarrota nacional, elevando la deuda externa en un 160% y comprometiendo la renta guanera por aproximadamente diez años.

  • 1865: La caja fiscal adeudaba 35.750.000 soles a los acreedores extranjeros y cuatro millones de soles a sus similares nacionales.

5.2. LOS EMPRÉSTITOS DE 1870-1872 Y EL DEFAULT DE 1876

  • 1870: Para financiar la construcción de los ferrocarriles Callao-La Oroya y Arequipa-Puno, el presidente Balta decidió emitir bonos por £11.920.000.

  • 1873: El empréstito se encontraba en 46. 787.857 soles, reduciéndose en 1874 por El Comercio, al tomar en cuenta las comisiones por Dreyfus.

  • El presidente formalizó un nuevo contrato con Dreyfus el 5 de marzo de 1873, el cual obligaba a comprar £2.000.000 y al mismo tiempo, entregar £2.000.000 para ferrocarriles en dicho año y £1.000.000 en los siguientes.

  • En mayo de 1875, el Gobierno fue autorizado para consignar el guano por un monto que avalara el pago de la deuda inglesa durante 1876.

5.3. LA BANCARROTA FISCAL Y EL CONTRATO GRACE

  • El comisionado Prado consignó 1.900.000 toneladas de guano a la sociedad Raphael e hijos, Carlos González Candamo y Arturo Heeren. Esta sociedad constituyó la Peruvian Guano Company, con un capital de £800.000, para explotar dicho fertilizante, perjudicando notablemente al fisco peruano, ya que acumularon un saldo contra el Estado de 10.587.284 soles.

  • La ratificación del Tratado de Ancón (1883) por la Asamblea Constituyente de 1884 sentó las bases jurídicas para resolver definitivamente la cuestión de los empréstitos, tasados en £51.423.000.

  • Las tratativas comenzaron en octubre de 1886, cuando Michael Grace, en nombre de los bonistas, ofreció al gobierno de Cáceres liberarlo de sus acreencias a cambio de varias concesiones. Los bonistas compensarían estas concesiones del Estado por medio de 18 mensualidades de £200.000 y una participación del 25% en los futuros productos de los ferrocarriles.

  • En diciembre de 1886, Grace presentó un segundo plan, debido al rechazo del primero, que incluía la rebaja a 66 años de la concesión ferroviaria, limitaba la emisión de bonos a £6.000.000 y aumentaba a veinte las mensualidades de £200.000 a favor del Estado.

  • En agosto de 1888, Grace y el conde de Donoughmore, como apoderado de los bonistas, alcanzaron una tercera propuesta que condujo a la firma del Contrato Aspíllaga-Donoughmore, llamado también Contrato Grace, el 25 de octubre de 1888.

5.4. EL ENDEUDAMIENTO DE LA “PATRIA NUEVA”

  • El balance financiero de la “Patria Nueva” arrojaba un saldo negativo, pues, entre 1919 y 1931, la deuda externa había dado un salto de US$12.000.000 a US$124.000.000. Entre 1926 y 1930, por efecto del Empréstito Nacional, la deuda externa pasó de 103.419.060 a 263.965.976 soles.

  • La particularidad de la deuda de la “Patria Nueva” radicó en que facilitó la intromisión de la banca neoyorquina en la política económica del país. Muchos de estos onerosos créditos se pactaron en extrema reserva, gracias al apoyo incondicional del Congreso.

6. LOS FINANCISTAS Y SUS PROYECTOS ECONÓMICOS

6.1. LOS HACENDISTAS POSCOLONIALES

Los hacendistas eran personas que daban ideas o medidas para mejorar las finanzas públicas del país.
Los principales hacendistas fueron:
El Ministro Unanue, entre 1822 y 1825, programó un proyecto de Tesorería General, el cual consistía en el cobro de derecho aduanero, además fortaleció los ingresos.
- El Ministro Larrea y Loredo (1826) organizó los ingresos y gastos del estado para comprar máquinas para la actividad productiva, subió aranceles al ingreso de mercaderías y por último, creó un reglamento de comercio para eliminar el monopolio comercial.
- El Ministro Pando (1830) pone varias tasas de aranceles.
- El ex presidente Santa Cruz, propuso que el comercio exterior se haga con mayor libertad.
- El Ministro José Dávila rechazó la transferencia de los arbitrios municipales al Gobierno Central.
- El Ministro del Rio estuvo en contra de financiar el déficit fiscal (gastos del gobierno mayores que los ingresos) con préstamos al estado peruano.
6.2. LOS ECONOMISTAS DEL GUANO
Las siguientes personas fueron las más destacadas dentro de este ámbito:
- Joseph Garnier decía que es bueno invertir en rentas del guano haciendo caminos para así beneficiar las comunicaciones entre los pueblos de la costa y de las mesetas antiguas.
- Charles Dunoyer cuestionó la mala distribución del gasto público.
- Federico Passi decía que las finanzas públicas peruanas deberían manejarse con hombres que tienen relaciones con Europa.
-Rufino Echenique decía que el Perú era un depósito del guano.

6.3. LOS RECONSTRUCTORES NACIONALES
Los reconstructores nacionales fueron de gran importancia en el país. Christian Schreitmüller, fue el cual inventó el nuevo sistema de calderas para la fabricación de azúcar. Además, el gobierno lo autorizó a importar nuevas máquinas en las haciendas de la costa. Por otro lado, Jose Manuel Osores escribió un texto en el cual, dijo que la decadencia peruana fue debido a la política salitrera del presidente Pardo, ya que había conculcado la libertad de industria y motivado el conflicto con Chile. En 1988, Luis Larrañaga y Loyola, miembro de la Sociedad Estadística de París, su doctrina fue proteger el ingreso de los capitales, además apoyo en capacitar la mano de obras en nuevas industrias. También se encuentra Jose Manuel Rodriguez, éste tenía una reforma hacendista y esta consistía en que el estado y la sociedad tengan una buena relación. Por último, para Luis Esteves, la creación de nuevos impuestos era inevitable, porque el Estado de la posguerra carecía de crédito externo y había entregado sus bienes más valiosos.

6.4. LOS DEFENSORES DEL MODELO “HACIA AFUERA”
Durante el último lustro del siglo XIX, “grandes propietarios” oligarcas consolidaron su poder económico en torno a la agricultura de exportación y fundaron latifundios azucareros y algodoneros en la costa norte y central del Perú.
Los defensores más importantes fueron: Ruseel Gubbins, el cual decía que los altos aranceles (impuestos) sobre los bienes importados reducían los ingresos aduaneros y esto era negativo para el financiamiento de la infraestructura pública. Por otro lado se encuentra Alejandro Garland, éste lamentaba las malas inversiones del estado en fomento industrial de la industria, ya que esta actividad no genera una buena renta. Por último se ubica Ricardo Tizón i Bueno y Germán Pflucker, para discutir los efectos de la Ley N.º 5523 del 6 de noviembre de 1926, que prohibía las importaciones de algunos artículos.


  1. CONCLUSIONES

La situación financiera del Perú a partir de 1821 hasta 1930 fue variando por hechos que ocurrieron durante este periodo. Los modelos tributarios y políticas arancelarias cambiaron constantemente tratando de llegar a un balance económico. Por otro lado, la inflación y el cambio de las monedas desestabilizaban la economía peruana y también el problema de la deuda externa que no pudo ser pagada por completo con la comercialización del guano.


  1. BIBLIOGRAFÍA




http://www.bcrp.gob.pe/docs/Publicaciones/libros/historia/4-economia-de-la-primera-centuria-independiente.pdf

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Bibliografía introduccióN iconBibliografía Introducción

Bibliografía introduccióN iconBibliografía. Introducción

Bibliografía introduccióN icon7. Bibliografía Introducción

Bibliografía introduccióN iconBibliografía. Introducción

Bibliografía introduccióN icon9. Bibliografía Introducción

Bibliografía introduccióN iconBibliografía introduccion

Bibliografía introduccióN icon7. Bibliografía introduccion

Bibliografía introduccióN iconBibliografía. Introduccion

Bibliografía introduccióN iconBibliografía Introducción

Bibliografía introduccióN iconBibliografía introduccion




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com