Resumen El objeto de este trabajo, a tenor de las transformaciones acontecidas desde la revolución industrial hasta la crisis urbana actual, no es otro que el






descargar 76.43 Kb.
títuloResumen El objeto de este trabajo, a tenor de las transformaciones acontecidas desde la revolución industrial hasta la crisis urbana actual, no es otro que el
página1/3
fecha de publicación01.08.2017
tamaño76.43 Kb.
tipoResumen
e.exam-10.com > Derecho > Resumen
  1   2   3
LAS MOVILIZACIONES URBANAS SEGÚN EL CAMBIO EN LOS MODO DE PRODUCCIÓN. UN ESTUDIO COMPARADO DE DOS MOVIMIENTOS SOCIALES URBANOS DE MADRID Y ANKARA
Resumen
El objeto de este trabajo, a tenor de las transformaciones acontecidas desde la revolución industrial hasta la crisis urbana actual, no es otro que el de explicar la evolución paralela que ha tenido lugar entre las transformaciones en el modo de producción y las luchas y resistencias como respuestas a los conflictos intrínsecos derivados del sistema capitalista.

Con la financiarización global, especialmente en lo que tiene que ver con su afectación sobre las rentas espaciales – especuladas de una manera sobredimensionada- los movimientos sociales urbanos han ido ganando un peso específico dentro de los movimientos sociales en general. Así, lo que busca este trabajo enfatizar es que actualmente, “lo urbano” representa una dimensión de gran valor en lo que tiene que ver con la politización y la movilización de la sociedad habida cuenta de su permeabilidad ubicua dentro de la vida cotidiana actual.

Para evidenciar esta aseveración, el trabajo que se plantea aboga por un estudio comparado de dos movimientos sociales urbanos – uno de Ankara (Turquía) y otro de Madrid (España)- para que, por medio de una investigación cualitativa, sobre la base de entrevistas semi-estructuradas y en profundidad para ambos casos, poder recoger testimonios y perspectiva que enriquezcan la hipótesis de partida. Una hipótesis que, de constatarse, revelaría cómo, por un lado, un país como Turquía, sin mucha tradición en lo que respecta a la movilidad social, se erige como un escenario prolífico para la emergencia de movimientos sociales urbanos afectados por las operaciones urbanas especulativas provenientes del neoliberalismo. Ello, entre otros factores, como consecuencia de que las ciudades turcas se encuentran en este momento en un proceso de trasformación convulsa derivado de los proyectos de regeneración, que llevan a una tesitura conflictual en los escenarios urbanos con menos recursos y población más vulnerable.

Por otro lado, en lo que tiene que ver con el caso de España – un país con mayor tradición que Turquía en lo referente a acción colectiva y resistencias sociales- se pondría de manifiesto cómo el tema urbano, aun con todo, continúa evidenciando una gran relevancia e influencia sobre aquellos escenarios urbanos tradicionalmente obreros y que, habida cuenta del impacto de la crisis económica actual, experimentan una profundización en lo que tiene que ver con unas actitudes de descontento, movilización y resistencia que, igualmente, a tenor de los acontecimientos recientes parece, inexorablemente, avocada a una tendencia cada vez más creciente y de mayor polaridad.

1. Introducción

Desde los años setenta, las ciudades se han convertido al referido proceso de acumulación dentro de un nuevo orden geopolítico regido por el capitalismo global y el neoliberalismo que, según de Brenneret al. (2012), responde a un proceso de mercantilización y commodification que termina por conducir a un proceso de intensificación del desarrollo desigual y, por ende, de polaridad. En términos similares, Harvey (2005) señala que el neoliberalismo debe entenderse como un mecanismo no tanto de generación de riqueza y sí más de acumulación que, inexorablemente, determina la forma de comprender el alcance y sentido de la ciudad.
De este modo, se explica la razón por la cual el modo de producción capitalista necesita unaredefinición que lleva consigo, para su propia subsistencia, la urgencia de incorporar mecanismos alternativos como “la acumulación por desposesión” (Harvey, 2005) que lleva consigo la búsqueda de nuevas formas de apropiación del suelo (especulación, desahucio, recalificación urbanística, etc.), sobre la base de relaciones de poder, en pos de satisfacer las prácticas de acumulación de riqueza y extensión de recursos tras los que se comprende la propia lógica capitalista.
En relación a ello, un ejemplo revelador sería el de la construcción urbanística y su relación con el sector de la “financiarización”. Este binomio ha promovido políticas de endeudamiento y consumo, en connivencia con diferentes grupos de interés y parte del sistema político, que a tenor de lo acontecido con la actual crisis económica, en parte alentada por cuestiones como las “hipotecas subprime”, ha terminado por conceder créditos a sectores vulnerables de la población respecto de los cuales se tenía la certeza de su incapacidad para poder asumir tales deudas. El resultado ha sido devastador en términos económicos y sociales. Así, a la crisis urbana per sé, hay que añadir una crisis en el modo de producción, bajo el contexto de crisis, que redunda en el alcance de sus consecuencias.
Con esta breve reseña, pretendemos dar la imagen del contexto urbano. Precisamente en este contexto de cambios estructurales continuos, se aborda el tema de los movimientos sociales urbanos como un potencial dentro de los numerosos movimientos sociales. El primer esfuerzo de este trabajo es poner de manifiesto los cambios paralelos entre los modos de producción y las movilizaciones. Durante dicho proceso de transformaciones continuas, los espacios de producción se separan y los trabajadores también se diversifican según la especialización. Este cambio significativo elimina las condiciones de concienciación e identificación que ofrecía la gran fábrica. Todo esto lleva a que los modos de movilización también se diversifiquen. Resulta evidente, en este punto, recordar que el valor y rol que tiene el espacio dentro del sistema de producción y en la cotidianidad se convierte en un actor activo. El sistema capitalista actual pone más énfasis en la financiarización (sobre todo a través de la especulación espacial) que en la producción tradicional, puesto que solamente de esta manera puede llegar a los niveles de acumulación requerida para la supervivencia del sistema. Precisamente por esta razón, las operaciones espaciales dejan a la población vulnerable en unas condiciones todavía peores. Así, aumentan los números y la influencia de los movimientos urbanos en la esfera del conflicto intrínseco del sistema capitalista. No podemos dejar de tener en cuenta ese conjunto de interrelaciones en ningún momento.
2. Acerca de la investigación realizada

Dentro del actual modelo de producción capitalista, bajo los parámetros del posfordismo y el neoliberalismo, la lucha de las clases (trabajadoras) ha experimentado un proceso de fragmentación. De esta manera, hoy en día no existe una única dimensión conflictual en tanto que ésta se acompaña de diferentes ámbitos y modos de movilización, lo que obliga a cuestionarse si, considerando el actual modo de producción basado en la financiarización y penetración de sus efectos en todos los aspectos de la vida cotidiana, se pueden definir los movimientos sociales urbanos como una parte de lucha de clases; ¿tales movimientos tienen capacidad para proyectarse transversalmente sobre otros movimientos actuales? De acuerdo con Jessop y Sum (2012) sobre la importancia del espacio urbano para el análisis de intersección y las diferentes potencialidades para imbricar otros movimientos y mecanismos de acción colectiva, sería necesario definir los términos que, al respecto, se han utilizado hasta el momento.
De este modo, es necesario explorar las posibilidades que los “movimientos sociales urbanos”- entendidos estos conforme a issues derivados del uso de la vivienda, privatizaciones de comunes urbanos, decisiones urbanísticas etc.- tienen en relación a otros movimientos relacionados con la lucha de clases y que pueden aglutinar en su discurso otras causas tales como la falta de oportunidades vitales, necesidades básicas insatisfechas, exclusión y falta de servicios sociales, etc. Esta posibilidad conduce a la idoneidad de cuestionar si existe una verdadera relación entre el modo de producción y los mecanismos tradicionales de movilización social.
Para este caso se desarrollará la comparación entre un movimiento social urbano de un Estado capitalista del “centro” de la economíamundo como España, y un movimiento social urbano de un Estado de la “periferia” como Turquía. Se han elegido estos dos países con el objetivo de observar las diferencias entre uno situado en el centro de la economía-mundo (Wallerstein, 1979), y que experimentó profundas transformaciones en sus modos de producción así como una penetración de los mismos en toda su estructura social; y otro, de carácter periférico y, por ende, dependiente en su transformación social y productiva sobre la base de las dinámicas y sinergias provenientes de la división internacional del trabajo y de las necesidades del centro de la economía-mundo y que, dicho sea de paso, en este caso termina por producirse tarde y sin llegar a penetrar en toda la sociedad.
Madrid y Ankara pueden entenderse como “ciudades de administración”, si bien ambas han sido ciudades industriales y, tras ello, ciudades desindustrializadas, aunque por diferentes vías. Lo cierto es que estas ciudades hoy en día producen poco en términos absolutos, es decir, son ciudades de administración y servicios con una proyección global en la medida en que buscan abrir sus economías a la inversión internacional. Sin embargo, por otro lado, set rata de dos ciudades con una importante tradición de movilización social, pese a que Madrid ha sido una ciudad mucho más organizada políticamente, sobre todo durante la época de la industrialización. A este respecto, los estudios de caso seleccionados son, de un lado, el movimiento vecinal de San Cristóbal de Los Ángeles en Madrid; y de otro, el movimiento contra el proyecto de regeneración urbana del barrio Valle de Dikmen en Ankara.
El estudio se ha realizado dentro del marco de la investigación cualitativa; como otros trabajos cualitativos, intenta penetrar en las situaciones comunicativas investigando las prácticas concretas con las que los grupos organizan su vida cotidiana (Alonso, 1998). Para las entrevistas semi-estructuradas en profundidad (10 sobre cada barrio) se ha contactado con actores clave (vecinos, actores de los movimientos, técnicos que trabajan/apoyan y expertos en este ámbito, etc.) con el fin de recoger testimonios y diversas perspectivas sobre el tema de estudio. En opinión de Orti (1986), lo que se aspira a comprobar con este tipo de entrevistas es la forma social –cultural y de clase– de la estructura de la personalidad del entrevistado y los condicionamientos ideológicos de su proceso motivacional típico. Definitivamente, esta aspiración coincide con la nuestra debido a la relación que busca esta investigación entre los condicionamientos del modo de producción y las maneras de movilización.
Es importante enfatizar que para estudiar la relación entre el modo de producción dominante y las movilizaciones, el método cualitativo es imprescindible. De acuerdo con Alonso (1998), con el método cuantitativo se analiza la realidad en términos de la intención declarada, en lugar de las motivaciones preconscientes. No hay que perder nunca de vista la complejidad dela vida cotidiana, de las relaciones a la hora de movilizarse y de la cantidad de comportamientos y percepciones que nos influyen preconscientemente.
3. Breve reseña histórica y presentación; San Cristóbal de los Ángeles en España y El Valle de Dikmen en Turquía
La trayectoria de la urbanización en España y Turquía tiene tanto diferencias como similitudes. Una de las principales causas de estas similitudes entre los dos países es su tardía industrialización. Con la industrialización, grandes masas migratorias fueron asentándose en las urbes españolas desde 1940, y desde 1950 en las ciudades turcas.
Otro de los puntos en común entre los casos de España y Turquía es la falta de previsión que las administraciones tuvieron ante el nuevo fenómeno migratorio y la ausencia de planes concretos para acoger a estos inmigrantes en la ciudad. Así, la nueva población tuvo que arreglárselas por sí misma construyéndose sus propias viviendas de manera colectiva, lo que vino a llamarse gecekondu en Turquía y chabolas en España. Sin embargo, el Estado Español tomó medidas antes que Turquía en este sentido. Hacia finales de 1957, tras 10 años de intentos fallidos para gestionar la nueva situación de los inmigrantes, el Plan Social Urgente de Madrid se anunció haciendo énfasis en el “urbanismo de urgencia”.
Las políticas del Estado Turco para tratar el problema del chabolismo y los nuevos inmigrantes fueron diferentes de las del Estado Español. A diferencia de lo ocurrido en España, en Turquía no se optó por un plan de viviendas de protección oficial, sino que de cara a ganarse la simpatía electoral de los habitantes de los barrios de inmigrantes, se decidió legalizar la situación de las infraviviendas en 1966. El resultado fue el esperable: en la segunda mitad del siglo XX el número de edificios ilegales en las grandes ciudades turcas se incrementó significativamente. En 1948, se calcula que había entre 25.000 y 30.000, 80.000 en 1953, 240.000 en 1960, millón y medio en 1983 y2.200.000 a comienzos del siglo XXI (Keleş, 2004: 560- 561).
Dentro de estas trayectorias generales, cada barrio tomó un camino diferente debido a las particularidades de su formación y su estructura social. Los casos seleccionados nos llevan a entender los cambios en las movilizaciones, puesto que en el caso de Madrid, la demanda de renovación surge de los vecinos, quienes se movilizaron desde el principio, mientras que el caso de Ankara es una defensa contra el desalojo de los vecinos contemplada en un proyecto de regeneración urbana; una defensa que se movilizó a lo largo del proceso. Dicho de otra manera, San Cristóbal fue un barrio obrero y bien organizado, y ésta fue la base del movimiento vecinal. Por otro lado, el barrio de Dikmen, aunque se había formado como un barrio obrero, en poco tiempo se fragmentó mucho y no tuvo una organización sólida hasta la amenaza del desalojo. Esta distinción nos va a ayudar a explicar la idea de que hoy en día, los movimientos sociales urbanos tienen el potencial de movilizar y concienciar a la gente, tal y como el movimiento obrero lo hizo en su época. En este punto conviene explicar los detalles de la historia de cada barrio, haciendo énfasis en sus características, transformaciones en el tiempo, movilizaciones, actores y consignas que utilizan.
3.1. Movimiento en San Cristóbal: Una Lucha Larga

San Cristóbal de Los Ángeles es un barrio de clase obrera al sur de Madrid, cerca de los excentros industriales de Villaverde y Getafe. Según datos del ayuntamiento, la población era de16.566 habitantes en octubre de 2011. Del total de población en 2011, el 37% eran inmigrantes, muy por encima de la media de Madrid (15,6%); es uno de los barrios con mayor porcentaje de inmigrantes junto con los barrios de Carabancheles y Vallecas (según Anuarios Estadísticos del Ayuntamiento de Madrid).
En cuanto al urbanismo, prácticamente todas las viviendas se construyeron entre 1958 y 1965como parte del plan de vivienda de protección de 1957. Parte de sus habitantes provienen de los realojamientos de vecinos surgidas a raíz de los planes urbanos del centro y norte de Madrid. San Cristóbal se planificó como un barrio temporal que sin embargo terminó por ser permanente. Esto se aprecia perfectamente en la baja calidad de las viviendas y los materiales utilizados en su construcción. Tan pronto como los vecinos hubieron comenzado a habitar sus casas, comenzaron sus movilizaciones solicitando reparaciones y mejoras en sus viviendas (Quintana, 2011).
San Cristóbal fue uno de los pocos no incluidos en el plan de remodelación del año 1979, a pesar de las malas condiciones en las que se encontraba y haber estado implicado en la lucha desde el principio. Los vecinos continuaron con sus reivindicaciones y añadieron esta exclusión del plan a la “deuda histórica” de las administraciones con su barrio, consiguiendo finalmente del ayuntamiento de Madrid un plan de regeneración urbana: Plan de Actuación de San Cristóbal de Los Ángeles en 1985-86. El plan incluía la demolición de 18 edificios y la consolidación del resto, sin embargo, las discrepancias entre las administraciones y los vecinos, y la falta de iniciativa del ayuntamiento hizo caer al plan en saco roto. Esto no hizo desfallecer a los vecinos, que continuaron con sus reivindicaciones durante la década de los 90, cuando el resto de barrios ya disfrutaba de nuevas viviendas, equipamientos y espacios públicos. Sin embargo el movimiento perdía fuerza debido al envejecimiento de la vecindad, siendo muchos los que se mudaban a otros barrios o sencillamente fallecían. Los vecinos que se mudaban eran remplazados por nuevos inmigrantes, principalmente extranjeros, que no tenían el mismo sentimiento de pertenencia con el lugar ni con el movimiento.
Después del fallido plan de actuación de San Cristóbal de Los Ángeles (1985-86), definido por los vecinos como “el lavado de cara” (ES1), los vecinos intensificaron sus demandas de cara a ser más visibles para las autoridades y el público en general. Los esfuerzos del movimiento vecinal de San Cristóbal lograron finalmente convencer a tres administraciones; Ayuntamiento de Madrid, Gobierno Regional y Ministerio de Fomento. Firmaron un acuerdo en 1999 (Área Preferencial de Rehabilitación) en el que se instaba a la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo S.A. (EMVS) a la realización del proyecto. Se abrió una oficina de información en el centro del barrio en enero de 2000. El objetivo del plan consistía en rehabilitar 4.313 viviendas financiando hasta el 75% del coste de la rehabilitación. En septiembre de 2011, 1.011 viviendas habían sido ya rehabilitadas, 374 estaban en proceso de rehabilitación, 232 habían sido reconstruidas y 246 estaban en construcción (Quintana, 2011). Igualmente, se había dotado al barrio de más y mejores espacios públicos, infraestructuras y equipamientos.
Desde que en 1999 se declarara al barrio como zona a rehabilitar, el movimiento vecinal se ha mantenido activo. Como muestra, en 2004 y 2007 organizaron manifestaciones para denunciar la falta de seguridad en el barrio por la presencia de drogadictos y mafias. También organizaron un simposio de dos días en 2010 para conmemorar el cincuenta aniversario del barrio y el décimo aniversario de la aprobación del plan de rehabilitación. Sin embargo, la actual crisis económica también se ha dejado notar en el plan de rehabilitación de San Cristóbal. Hacia finales de 2011, la Comunidad de Madrid decidió suspender el proyecto y la oficina de la EMVS en el barrio fue cerrada.
En síntesis, se puede observar claramente que con una base consolidada del movimiento obrero y una larga tradición del movimiento vecinal madrileño, la lucha de San Cristóbal ha podido perdurar hasta el día de hoy. La constancia en la reivindicación viene de tener la conciencia de qué cambio quieren y a quién se lo piden. El tema de la vivienda ha sido el pegamento que les ha mantenido unidos, aunque ya no trabajaban en las mismas fábricas, ya ni son miembros de los sindicatos o incluso de los partidos activos de aquella época.
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Resumen El objeto de este trabajo, a tenor de las transformaciones acontecidas desde la revolución industrial hasta la crisis urbana actual, no es otro que el  iconResumen En este trabajo se intenta seguir el paso a las transformaciones...

Resumen El objeto de este trabajo, a tenor de las transformaciones acontecidas desde la revolución industrial hasta la crisis urbana actual, no es otro que el  iconResumen: Entre los modelos empresariales que se han desarrollado...

Resumen El objeto de este trabajo, a tenor de las transformaciones acontecidas desde la revolución industrial hasta la crisis urbana actual, no es otro que el  iconResumen : Este trabajo busca presentar críticamente los conceptos...

Resumen El objeto de este trabajo, a tenor de las transformaciones acontecidas desde la revolución industrial hasta la crisis urbana actual, no es otro que el  iconResumen Este artículo analiza las trayectorias de los trabajadores...

Resumen El objeto de este trabajo, a tenor de las transformaciones acontecidas desde la revolución industrial hasta la crisis urbana actual, no es otro que el  iconResumen Este trabajo tiene como principal objetivo analizar si la...

Resumen El objeto de este trabajo, a tenor de las transformaciones acontecidas desde la revolución industrial hasta la crisis urbana actual, no es otro que el  iconTransformaciones agrarioas y expansion industrial en el siglo XIX....

Resumen El objeto de este trabajo, a tenor de las transformaciones acontecidas desde la revolución industrial hasta la crisis urbana actual, no es otro que el  iconResumen Introducción, hipótesis, materiales de trabajo y metodología
«Relaciones entre el arte, la arquitectura y el diseño industrial en los artefactos, utensilios, muebles, electrodomésticos y otros...

Resumen El objeto de este trabajo, a tenor de las transformaciones acontecidas desde la revolución industrial hasta la crisis urbana actual, no es otro que el  icon13 Transformaciones económicas. Proceso de desamortización y cambios...

Resumen El objeto de este trabajo, a tenor de las transformaciones acontecidas desde la revolución industrial hasta la crisis urbana actual, no es otro que el  icon8 Transformaciones económicas. Proceso de desamortización y cambios...

Resumen El objeto de este trabajo, a tenor de las transformaciones acontecidas desde la revolución industrial hasta la crisis urbana actual, no es otro que el  iconResumen: Este estudio se centra en las diferentes repercusiones de...




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com