Crisis económica y percepciones hacia la inmigración en el País Vasco. Del empleo a la ley como legitimador del discurso






descargar 80.63 Kb.
títuloCrisis económica y percepciones hacia la inmigración en el País Vasco. Del empleo a la ley como legitimador del discurso
página1/3
fecha de publicación01.08.2017
tamaño80.63 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3
Crisis económica y percepciones hacia la inmigración en el País Vasco. Del empleo a la ley como legitimador del discurso
Gorka Moreno Márquez

gorka.moreno@ehu.es
María José Martín

mjmh_2001@yahoo.es
Arkaitz Fullaondo Elordui-Zapaterietxe

arkaitz.fullaondo@ehu.es
Ikuspegi@k-Observatorio Vasco de Inmigración

Universidad del País Vasco

1. Introducción

En este artículo van a presentarse los datos más relevantes del Barómetro, una encuesta de opinión para conocer las actitudes, creencias y percepciones de la población autóctona del País Vasco hacia la inmigración, que realiza Ikuspegi@k-Observatorio Vasco de la Inmigración desde el año 2004 y con una periodicidad anual desde el año 2007 (Ikuspegi, 2008; 2009; 2010; 2011; 2012). Esta periodicidad hace que la información utilizada abarque diferentes momentos sociales y económicos y ofrezca en clave evolutiva el impacto de la crisis sobre las actitudes hacia la inmigración.

El objetivo principal que tiene el Barómetro es el de conocer mejor la opinión de la población vasca sobre el fenómeno de la inmigración en la CAPV y devolver esta información tanto al conjunto de la sociedad vasca como a las personas implicadas en este campo o los responsables políticos de la materia. Asimismo, ofrece una interesante herramienta de análisis para las personas que estudian el fenómeno migratorio desde una vertiente científica y académica. Además de la visión sobre las actitudes en torno a la inmigración, la posibilidad comparativa nos ofrece una visión más rica y precisa a través de la secuenciación temporal de cara a comparar los cambios acaecidos y profundizar en los factores que inciden en ellos.

En cuanto a los aspectos técnicos de este barómetro, se realizan 1.200 encuestas presenciales a personas autóctonas con un margen de error de +/- 2,82%. El cuestionario es de carácter personal con base en un muestreo estratificado por cuotas según el tamaño del hábitat, edad y sexo. El cuestionario suele contener entre 25 y 30 preguntas –dependiendo del año–.

Debido a la longitud y el tamaño de la encuesta, para este artículo se han seleccionado los ítems más relevantes y que reflejan mejor las percepciones, actitudes y comportamientos más destacables de la población autóctona. En gran parte el análisis se ha visto influenciado por el contexto económico y social actual. Así, en todo momento va a tenerse en cuenta cómo ha podido jugar el impacto de la crisis en los datos sobre opiniones que se presentan a lo largo de este trabajo y para ello se recalcan en mayor medida los más recientes.

Con respecto a la estructura del artículo cabe destacar que en un primer momento se realizará un breve repaso sobre el estudio de las actitudes y opiniones hacia la inmigración, haciendo especial referencia a las diferentes aproximaciones teóricas y aplicadas que pueden encontrarse al respecto, tanto en el ámbito europeo como estatal y autonómico. En el siguiente apartado se van a presentar los principales resultados del Barómetro, centrados básicamente en la consideración de si la inmigración es percibida como un problema, los efectos económicos que ésta supone, el análisis de los estereotipos más comunes y el acceso a derechos y también los modelos de convivencia por los que apuesta la sociedad receptora. Por último, en el apartado de conclusiones se hará un breve resumen operativo de los resultados y se plantearán algunas cuestiones de interés asociadas al momento actual de crisis económica y a las perspectivas que pueden vislumbrarse hoy de cara al corto y medio plazo en el País Vasco y dentro del contexto español. En este sentido y de cara al debate se planteará la posible hipótesis de que el contexto socioeconómico vasco y sus diferencias con respecto a otras CC.AA. puede influir también en una diferente evolución de las actitudes y las opiniones hacia la inmigración.

2. El análisis de las actitudes hacia la inmigración

Tal y como se ha apuntado ya, el objetivo principal del Barómetro es medir y monitorizar las actitudes y percepciones hacia la inmigración en el País Vasco. Este ámbito de estudio se ha desarrollado ampliamente y es un campo de estudio importante dentro de la investigación que se centra en el análisis del fenómeno migratorio. De hecho, suele considerarse como uno de los elementos a tener en cuenta para la medición de la integración, junto a otros como los aspectos socioeconómicos, culturales, legales o políticos o la participación social (Entzinger y Biezeveld, 2003; European Comission, 2005) y un elemento que puede convertirse en una verdadera barrera para dicha integración (Constant et alt., 2008). Por lo tanto, es un ámbito de estudio relevante dentro del fenómeno migratorio y en el que se hace hincapié tanto en el campo científico como en el político o aplicado.

Con respecto a los determinantes que influyen y condicionan estas actitudes hacia la inmigración es destacable que la mayoría de los estudios hacen hincapié en factores contextuales de índole económico, social, político o cultural (Castles, 1995; Weldon, 2006) y también factores individuales asociados a las características sociodemográficas de la persona (Coenders et al., 2004; Kunovich, 2004; Semyonov et al., 2006; Sides y Citrin, 2007; Bail, 2008; European Comission, 2012).

En líneas generales en cuanto a los resultados cabe destacar que tanto la población europea como la española muestran unas actitudes que pueden considerarse como ambivalentes, ya que en una misma persona o sociedad suelen coincidir tanto aspectos positivos como negativos sobre la inmigración (European Comission, 2011; Cea D´Ancona y Valles, 2011; Ikuspegi, 2012). Dicho de otra forma, la mayoría de la población europea no se muestra ni completamente reacia ni completamente favorable a aspectos o elementos asociados al fenómeno migratorio y a las personas inmigrantes y más bien aparecen rasgos y actitudes moderadas y que tienden a modularse según el tema o aspecto consultado.

En lo tocante a la metodología de los estudios centrados en las actitudes hacia la inmigración, la mayoría de trabajos parten de metodologías de corte cuantitativo, sobre todo de encuestas de opinión. En todo caso también hay estudios de carácter cualitativo, como por ejemplo el reciente Eurobarómetro cualitativo que se ha realizado a través de grupos de discusión y entrevistas en profundidad tanto a población autóctona como inmigrante (European Comission, 2011). En la mayoría de casos estos trabajos cualitativos completan y afinan los resultados obtenidos a través de las técnicas cuantitativas. A nivel estatal también pueden encontrarse ejemplos de trabajos mixtos de este tipo, como los realizados por Cea D´Ancona a nivel estatal (Cea D´Ancona et alt., 2012) o los que realiza para Andalucía el Observatorio Permanente Andaluz de las Migraciones –OPAM- (Rinken y Velasco, 2011).

A nivel europeo dos son las principales fuentes de datos con respecto a las actitudes hacia la inmigración: el Eurobarómetro y la Encuesta Social Europea –European Social Survey-. El primero de ellos se puso en marcha a principios de los 70 y en esta encuesta se incluyen toda una serie de ítems de corte económico, político y social. La Encuesta Social Europea inició su andadura en el año 20011.

En España los estudios más relevantes sobre la materia son los realizados anualmente por Cea D´Ancona y Valles para el Observatorio Español del Racismo y la Xenofobia –OBERAXE-, en el que se recogen los principales datos sobre actitudes y opiniones hacia la inmigración (Cea D´Ancona, 2007; Cea D´Ancona y Valles, 2008; 2009; 2010; 2011). A nivel autonómico –regional- también se dispone de trabajos de este tipo en algunas Comunidades Autónomas como Andalucía (Rinken y Pérez Yruela, 2007; Rinken et alt., 2009; Rinken et alt., 2011) o el País Vasco (Ikuspegi, 2009; 2010; 2011; 2012), que es precisamente el ámbito geográfico que va a trabajarse en este artículo.

3. Actitudes hacia la inmigración en el País Vasco. Resultados

3.1. La inmigración como problema y la percepción de su volumen

En el barómetro que anualmente viene realizando Ikuspegi, Observatorio Vasco de Inmigración, se pregunta sobre cuáles son a juicio de la población autóctona encuestada los principales problemas sociales, políticos o económicos, para ver dentro de este ranking cuál es el papel que se le atribuye a la inmigración. Lógicamente hoy son las cuestiones económicas las que se sitúan en los primeros lugares, siendo el paro el primer problema a gran distancia del resto y habiendo tomado mayor fuerza en los últimos años. La inmigración como problema es citado por un 10,7% de la población en el total de las tres respuestas espontáneas. Un 2,3% de la población autóctona lo menciona como primer problema del País Vasco. A nivel personal las menciones son aún menores: un 5,6% de la población vasca considera como problema la inmigración en el total de las tres menciones.

En relación a los problemas sugeridos a través de una tarjeta, la consideración como problema de la inmigración crece hasta el 14,9% y este dato nos indica que si bien espontáneamente las cifras no son tan relevantes, cuando se pone en relación a otro conjunto de temas, la inmigración adquiere mayor intensidad como problema2. Mientras que a la lógica de la pregunta espontánea le corresponde una lógica de respuesta según la agenda social predominante en el momento de realización de la encuesta, cuando se suministra un listado la elección se realiza según la importancia relativa de lo propuesto.

Con base en las encuestas realizadas desde 2007 a 2012, vemos que cuando se sugiere la inmigración como problema es siempre mayor que cuando se plantea como problema espontáneo de Euskadi, o mucho más mayor que cuando se esboza como problema espontáneo personal. De todas formas, volveremos sobre este asunto.

Gráfico 1. Evolución de la consideración de la inmigración como problema de Euskadi: espontáneo, sugerido y personal. 2007-2012.



Fuente: Ikuspegi@k-Observatorio Vasco de Inmigración

Con respecto a las variaciones observadas hasta el año 2010 se percibe un incremento de la inmigración como problema en sus tres vertientes –espontáneo, sugerido y personal-. En el año 2010 se percibe una importante subida en todas las modalidades. El 2011 supone un año atípico y de impasse dentro del momento económico actual, ya que la inmigración como problema desciende y se sitúa prácticamente en porcentajes similares en algún caso, a años previos a la crisis, tal y como puede verse en el gráfico 1. El año 2012, en cambio, vuelve a retomar el incremento como problema detectado en años anteriores y hace que se sitúe la inmigración como problema personal, por citar un dato concreto, en un 6,2%, una cifra inferior al 2010, pero superior al resto de años.

Este aumento suele contemplarse desde dos puntos de partida. El primero sostiene que el aumento del porcentaje y del número de personas extranjeras influye sobre la variación que se da en este tipo de ítems. A más volumen de inmigración, mayor conciencia de que constituye un problema. Se parte de la premisa de que existe un umbral de tolerancia a partir del cual la inmigración comienza a sentirse y percibirse como un problema (Aja et alt., 2000; Aubarell y Zapata, 2004; Ikuspegi, 2009). Un segundo abordaje se basaría en la consideración de que la inmigración como problema se debería sobre todo al contexto socioeconómico actual de crisis económica y laboral.

En el Barómetro de Ikuspegi, se pregunta sobre la opinión y la valoración del volumen de población inmigrante empadronada una vez que conocen su cifra real, que fue de un 6,9% en el 2012. Incluso en este caso, en donde la percepción de que alrededor del 16% de las personas residentes en la CAPV es corregida notablemente por la cifra del empadronamiento, alrededor de un 60% de la población vasca sigue pensando que son bastantes o demasiadas las personas extranjeras asentadas.

Este sobredimensionamiento del volumen migratorio es una constante opinática a lo largo de los años y conocer la cifra real de personas extranjeras empadronadas tan solo reduce en un 20% el porcentaje de quienes consideran que hay muchas o bastantes personas extranjeras, por lo que se constata que ambas cifras no descienden en la misma medida. Si el porcentaje de personas extranjeras se reduce a su tercera parte, del 16% de la percepción al 6,9% real, el parecer sobre el volumen en abundancia de personas extranjeras se reduce únicamente en un 20%, en una cuarta parte tras conocer el dato real, lo que nos lleva a pensar que la consideración del volumen de inmigración percibida y lo que vendría a ser teóricamente el umbral de tolerancia funciona de forma autónoma e incluso independiente con respecto al volumen real de inmigración y muy probablemente la opinión que puede tener la población autóctona con respecto a la extranjera no tiene relación alguna con el volumen, son decisiones tomadas de antemano, basadas en estereotipos que en todo caso el volumen no haría sino ratificar e incluso intensificar. Las percepciones sobre la inmigración no siempre o casi nunca se ven condicionadas por aspectos, hechos o datos objetivos, sino que atienden más bien y también a ciertos elementos asociados a los discursos y estereotipos socialmente muy asentados, que tienen más que ver con la forma de mirar que con el ser, y que frecuentemente son refrendados en la opinión pública y en medios de comunicación. Igualmente, participan otros factores como el estado del debate político o social o factores relacionados con la ideología y con juicios morales. Sobre este particular asunto, el ideológico, es interesante sacar a colación un reciente estudio sobre las bases ideológicas de la población española en la que se destaca que en la mayoría de los aspectos ideológicos más que una formualación ideológica explícita prima una vaga referencia a ser de izquierdas o de derechas, lo que lleva en teoría a posiciones ideológicas y políticas diferentes, salvo en dos aspectos: la inmigración y la política fiscal (Cordero y Martín, 2011). En estos dos apartados las diferencias entre derecha, centro e izquierda se desdibujan y no se perciben de forma nítida, como sucede en cuestiones morales o religiosas.

En clave comparativa y evolutiva, tomando como referencia los años 2007 y 2008, la inmigración como principal problema aparece con mayor intensidad en España que en la CAPV. Las cifras son de un 29,5% y 26,9% para el España (CIS, 2009) y de un 15% y un 7,2% en el País Vasco. Sin embargo, a partir de 2009 este porcentaje comienza a descender de forma considerable en España y en 2011 el 11,8% de la población percibe la inmigración como uno de los principales problemas. En la CAPV el porcentaje es del 10,7%, de forma que mientras que la inmigración inicialmente era un problema periférico en la CAPV, con el paso de los años ha ido tomando relevancia y se ha acercado a las cifras del conjunto estatal. Es asimismo un elemento a tener en cuenta que mientras que la encuesta de Ikuspegi está enteramente referida a la inmigración, la del CIS se suele centrar en temas diversos y la opinión sobre la inmigración se recoge en las dos preguntas referidas a los problemas, bien de España o personales.

Pero incluso, en el caso tanto de España, tampoco el efecto de la tasa de inmigración está automáticamente vinculado a la percepción de la inmigración como problema porque sube el número de personas extranjeras empadronadas pero desciende la percepción negativa. Por ello, deben tenerse en cuenta otros factores que puedan explicar en parte estos datos, entre ellos no puede descartarse el papel que juegan los medios de comunicación o la coyuntura económica actual. El impacto de la crisis hace que pasen a los primeros puestos los problemas directamente relacionados con ésta, como pueden ser el desempleo, los problemas de índole o coyuntura económica, pasando a un segundo e incluso a un tercer plano otros que en otros momentos pudieron estar, como el de la inmigración. Ahora bien, es relativamente incomprensible que la preocupación creciente por la inmigración en el plano del discurso social luego no se plasme en los datos de las encuestas. Sin menoscabo de la dimensión situacional de las opiniones y de la volatilidad que frecuentemente muestran las percepciones en torno a la inmigración (Moreno y Aierdi, 2011) era de esperar que la inmigración apareciese mencionada directa o indirectamente como problema derivado de la crisis, pero su ausencia hace que la relación entre situación objetiva, percepciones y comprensión de lo que podría ser umbral de tolerancia sea más compleja y que incluso tal umbral sea más una referencia retórica que real, a diferencia de otros países europeos en los que sí que se ha dado una vinculación entre inmigración y crisis económica.

3.2. Efectos económicos

Dentro del barómetro hay un apartado que analiza el impacto de la llegada de inmigrantes sobre aspectos relacionados con la economía. Este bloque toma aún si cabe más relevancia en un momento como el actual, en el que la crisis económica ha supuesto un recorte del empleo y en el que el inmigrante puede ser visto como un competidor en un contexto de crisis económica. En concreto, vamos a subrayar sobre todo aspectos relacionados con la funcionalidad económica del colectivo inmigrante y sus efectos sobre el mercado laboral.

En los años previos a la crisis gran parte de la sociedad vasca veía al colectivo inmigrante como un elemento funcional para el devenir y el desarrollo de la economía, primando así una visión eminentemente utilitarista e instrumental en la que se hacía hincapié en la funcionalidad laboral de dicho colectivo. El contexto actual ha hecho que este discurso aparezca de forma más matizada. Así, por primera vez en la historia del barómetro, son más las personas que creen que no se necesitan personas inmigrantes para que trabajen en ciertos nichos laborales. En concreto, un 41,6% cree que no se necesitan más, frente al 36,6% que sí lo cree. El impacto de la crisis sobre esta pregunta es manifiesta y si en el año 2004 un 80% creía que las personas inmigrantes eran necesarias en algunos sectores, esta cifra ha ido bajando año tras año y de forma más clara desde el año 2009. Este es el marco en el que deben entenderse el conjunto de opiniones de este apartado.

Gráfico 2. Necesitamos personas inmigrantes para trabajar en algunos sectores de nuestra economía. 2004-2012



Fuente: Ikuspegi@k-Observatorio Vasco de Inmigración

Se da una evolución muy similar en el caso del ítem que se refiere a que la inmigración permite que la economía funcione mejor al ocupar puestos de trabajo que la población autóctona no quiere. Así, mientras que en el 2004 un 63% estaba de acuerdo con esta afirmación, la cifra se sitúa en el 40,6% para el 2012, con un descenso de más de 22 puntos porcentuales en ocho años. De igual forma, el desacuerdo ha aumentado en casi 20 puntos pasando de un 17% a un 36,9%.

De esta forma, puede observarse cómo ha ido disminuyendo el acuerdo con respecto a la funcionalidad laboral de la población inmigrante y contemplamos que se ha ido extendiendo la percepción de que los inmigrantes se convierten en una competencia en materia laboral para la mayoría de las personas autóctonas, aunque lógicamente entre los grupos más precarios y vulnerables esta opinión aparece con más intensidad.

Con respecto a los efectos negativos en materia económica se ha preguntado sobre si la llegada de inmigrantes hace que aumente el paro o que bajen los sueldos. Al respecto, es destacable apuntar que la crisis económica no influye en un aumento de las opiniones negativas e incluso desciende en el último año algo la población que está de acuerdo con la afirmación de que las personas inmigrantes hacen que aumente el paro o bajen los sueldos. En el primero de los casos mientras que en el año 2010 un 60,8% estaba de acuerdo con esa afirmación, en el 2012 este porcentaje se sitúa en un 54%. De igual forma, tal y como puede verse en el gráfico 6, el porcentaje de personas que está de acuerdo con que la llegada de inmigrantes hace que los sueldos bajen se sitúa en un 41,3% en el año 2012, el porcentaje más bajo si dejamos a un lado los datos del 2004.

Gráfico 3. Los sueldos bajan como consecuencia de la llegada de personas que vienen a vivir y trabajar. 2004-2012.



Fuente: Fuente: Ikuspegi@k-Observatorio Vasco de Inmigración.

En definitiva, parece observarse que la idea de la funcionalidad laboral pierde mucha fuerza entre la población autóctona como consecuencia de la crisis económica. Pero en cambio, los efectos negativos que tomaban fuerza y relevancia en los primeros momentos de ésta o incluso antes no aumentan.

Con respecto a la funcionalidad laboral este descenso muestra una doble declinación. Por un lado, se acepta la necesidad de inmigración, pero por otro no terminan de aceptarse las consecuencias de tal funcionalidad económica. En condiciones de crisis incluso la debilidad del discurso funcional puede ser un mal síntoma porque fortalece las posiciones reactivas y debilita sin lugar a dudas las tolerantes. Dicho de otra manera, la funcionalidad económica no se transforma en aceptabilidad social, de forma que conviven la aceptación instrumental de la inmigración sin generar por ello las estructuras de aceptación, como si aceptase finalmente a regañadientes la presencia de población inmigrante.
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Crisis económica y percepciones hacia la inmigración en el País Vasco. Del empleo a la ley como legitimador del discurso iconLa politica economica es una rama dirigida hacia el acondicionamiento...

Crisis económica y percepciones hacia la inmigración en el País Vasco. Del empleo a la ley como legitimador del discurso iconResumen Este trabajo tiene como principal objetivo analizar si la...

Crisis económica y percepciones hacia la inmigración en el País Vasco. Del empleo a la ley como legitimador del discurso iconCes de ad analizó crisis económica del país

Crisis económica y percepciones hacia la inmigración en el País Vasco. Del empleo a la ley como legitimador del discurso iconEl impulso de la solidaridad económica en América Latina en el contexto...

Crisis económica y percepciones hacia la inmigración en el País Vasco. Del empleo a la ley como legitimador del discurso iconEl impulso de la solidaridad económica en América Latina en el contexto...

Crisis económica y percepciones hacia la inmigración en el País Vasco. Del empleo a la ley como legitimador del discurso iconInforme de Competitividad del País Vasco 2011: Liderar en la nueva complejidad

Crisis económica y percepciones hacia la inmigración en el País Vasco. Del empleo a la ley como legitimador del discurso iconEl futuro de la industria de la máquina herramienta en la comunidad autónoma del país vasco”

Crisis económica y percepciones hacia la inmigración en el País Vasco. Del empleo a la ley como legitimador del discurso iconMás allá de la crisis: repensando las finanzas hacia la justicia económica

Crisis económica y percepciones hacia la inmigración en el País Vasco. Del empleo a la ley como legitimador del discurso iconLa crisis del 29 ha sido probablemente la mayor crisis económica...

Crisis económica y percepciones hacia la inmigración en el País Vasco. Del empleo a la ley como legitimador del discurso iconLa inmigración se de cuando los habitantes del in país o un continente...




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com