2 Turismo y movilidad espacial. Geografía regional del turismo: el turismo en el mundo, año 2000






descargar 43.55 Kb.
título2 Turismo y movilidad espacial. Geografía regional del turismo: el turismo en el mundo, año 2000
fecha de publicación18.10.2016
tamaño43.55 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Derecho > Documentos


2 - Turismo y movilidad espacial. Geografía regional del turismo: el turismo en el mundo, año 2000

2. 1 - La distribución desigual del turismo en el mundo
Hoy día, podemos considerar que todo el planeta se halla sometido a los influjos del turismo. Pero este influjo no está exento de grandes rupturas y desigualdades. Después de la segunda guerra mundial, la mayor parte de los estados han vivido esta experiencia, aunque su importancia varíe de unos a otros. Con todo, las dinámicas actuales muestran una tendencia hacia una mayor homogeneidad en la medida en que América del norte y Europa ya no son las únicas regiones turísticas del globo. Actualmente asistimos a un importante crecimiento de los países de la zona asiática del Pacífico (Duhamel & Sacareau, 1998; 31).

Si el fenómeno turístico abarca todo el planeta, los espacios que han visto el nacimiento del turismo siguen formando las grandes áreas turísticas, con la única excepción de la zona de Asia y del Pacífico (Duhamel & Sacareau, 1998; 23). Esto nos permite hablar de flujos turísticos que, partiendo de los centros emisores, se dirigen hacia los lugares de destino y de las características turísticas concretas de algunas zonas del planeta.

Una primera constatación (Duhamel & Sacareau, 1998; 46) es que los habitantes de la Europa del norte, y especialmente los ciudadanos de los estados más pequeños, se desplazan casi todos al extranjero para pasar sus vacaciones. Es el caso de Luxemburgo, con una tasa del 94% de partida de vacaciones en el extranjero. Por el contrario, los habitantes de los grandes países o de aquellos que tienen importantes regiones turísticas prefieren pasar sus vacaciones en el interior de sus respectivos territorios nacionales. Es el caso de los norteamericanos, que únicamente viajan al extranjero en un 4% de los casos, de los australianos (13%), de los franceses (19%) o de los italianos (16%).

Pero esta desigualdad en el seno de los países ricos se ve aumentado en el caso de aquéllos que se encuentran en vías de desarrollo. En este caso, al lado de una clase dirigente muy minoritaria que participa desde hace tiempo en el turismo mundial vemos surgir de forma muy tímida algunas prácticas turísticas en el seno de las clases medias de algunos países, prácticas que se limitan al marco nacional. En el caso de Marruecos, por ejemplo, más del 50% de los movimientos turísticos se deben a turistas marroquíes (Duhamel & Sacareau, 1998; 46-47).

La conclusión de Duhamel y Sacareau (1998; 54) es que el turismo continúa siendo una actividad propia de las poblaciones acomodadas de los países ricos. El desarrollo económico y una legislación laboral que permite aumentar el tiempo libre, junto con las facilidades cada vez mayores para viajar, hacen que el fenómeno empiece a extenderse progresivamente a nueva poblaciones.

2. 2 - Los flujos turísticos mundiales

Desde el punto de vista de la geografía, el turismo es un gran objeto de estudio, porque, como dice Cazes (1992; 32), este fenómeno posee la originalidad del necesario desplazamiento del consumidor hacia el producto y consecuentemente el contacto físico del visitante exterior con los territorios, culturas, sociedades e individuos que le reciben.

La frecuentación del espacio turístico mundial se organiza en aureolas concéntricas que disminuyen a medida que aumenta la distancia respecto al centro emisor. Cabe destacar, pero, que esta distancia no es únicamente física o económica, sino también cultural y política (Duhamel & Sacareau, 1998; 53).

Es este tipo de distancia lo que hace que podamos hablar de una fuerte concentración de las funciones de emisión y recepción turísticas en el mundo industrial desarrollado: más de tres cuartas partes de los desplazamientos se originan y se dirigen en y a estos países. Los movimientos más importantes se desarrollan sobre los distintos territorios nacionales o sobre los de los países vecinos. En Europa, Asia y América entre el 85 y el 90 por ciento de las llegadas de turistas tiene su origen en el mismo marco geográfico (Duhamel & Sacareau, 1998; 53). Por eso, se ha propuesto una división del planeta en tres grandes conjuntos mundiales: Europa, América del norte y Asia/Pacífico.

Estos tres conjuntos tienen en común la posesión de una zona litoral altamente atractiva que concentra la mayor parte de los flujos (el Mediterráneo, el Caribe y el mar de China) y unos movimientos que parten o se dirigen a las regiones contiguas -es lo que Cazes llama el court rayon como definidor de los intercambios turísticos mundiales. A pesar de estos elementos comunes, norteamericanos y europeos están presentes en todo el mundo, hecho que demuestra la hegemonía turística de los grandes focos emisores más antiguos. Incluso se ha demostrado que las distancias más alejadas han aumentado en los últimos decenios (Cazes, 1992; 40).

A nivel internacional, los flujos turísticos se hallan concentrados en tres cuartas partes en el norte desarrollado. Incluso se puede afirmar que uno de los indicadores del desarrollo de un estado es su situación turística.

A pesar de ello, entre 1960 y 1990 hemos asistido a una neta regresión de la importancia relativa de las zonas receptoras tradicionalmente dominantes: Europa ha perdido el 8% del mercado y América del norte el 8’8%, aunque a nivel global haya continuado aumentado el número de turistas que llegan a estos destinos (Cazes, 1992; 39). Esto ha hecho que los distintos gobiernos europeos y la propia Unión Europea hayan iniciado campañas para relanzar la promoción global de Europa en los mercados americanos, asiáticos o africanos.

Georges Cazes (1992; 40-41) ha resumido la situación actual del turismo mundial afirmando una mundialización creciente de las corrientes de intercambio internacionales y una extensión de las distancias recorridas. Estos hechos han supuesto un reequilibrio mundial de los flujos turísticos en provecho de la región del Pacífico asiático. Al contrario, Africa y Oriente Medio, así como América Latina y las Antillas, se encuentran en un momento de estancamiento de sus tasas de crecimiento. Por otro lado, como se ve en Europa, se está produciendo un cierto retroceso relativo en los destinos tradicionales (este aspecto nos llevará a hablar del ciclo de vida de los destinos turísticos).

Georges Cazes (1992) ha propuesto la imagen de un archipiélago como la más heurística para explicar los flujos internacionales del turismo. Según él, el turismo mundial presenta una forma que se puede resumir en una multitud de puntos separados por bastos espacios poco visitados y unidos entre ellos por ejes de penetración.

Partiendo de la interconexión entre distancia física, distancia-tiempo y distancia psicocultural, Cazes remarca,
- por un lado, y de nuevo, la poca importancia cuantitativa de las salidas extraregionales (menos del 5% de la población europea y menos del 2% de la de América del norte).
- por otro lado, la importancia de los destinos de un radio medio de 3.000 kilómetros.

Esto dibuja dos dinámicas (Cazes, 1992; 47) con características propias:
1 - distancias cortas, uso prioritario de medios de transporte individual, menor estacionalidad, flujos turísticos acompañados de fenómenos de sedentarización y de aglomeración espacial puntual.
2 - distancias medias y largas, sistemas de transporte colectivo, estacionalidad de los flujos, concentración espacial alrededor de los ejes y puntos terminales de transporte.
En su ya clásico manual, Lotazo-Giotart (1990) ha establecido dos tipos de flujos emisores: los flujos emisores mayores (más de cinco millones de turistas al año) y los flujos emisores menores (menos de cinco millones). Ofrecemos, en esquema, su clasificación (Lotazo-Giotart, 1990; 1726):


1. Flujos emisores mayores:

1. A. Los grandes flujos europeos:

- flujos heliotrópicos y balneotrópicos hacia Europa del sur.

- flujos hacia el “oro blanco”

- flujos hacia la Europa del norte

- flujos mayores de la Europa sovietizada

1. B. Los flujos americanos

- interiores

- hacia el exterior


2. Flujos emisores menores

2. A. Los flujos hacia el Mediterráneo meridional:

- Egipto, Marruecos

- Túnez

- Argelia

- Israel

2. B. Los flujos menores asiáticos

2. C. Los flujos menores africanos

2. D. Los flujos menores sudamericanos

2. E. Los flujos menores noreuropeos

2. F. Los flujos marginales de las islas “de oro” intertropicales.
El estudio de estos distintos flujos conduce a Lotazo-Giotart a tres conclusiones. La primera de ellas es que los flujos mayores están todos vinculados a las sociedades liberales y económicamente desarrolladas de Europa occidental, de América del norte y de Asia (Japón). En segundo lugar, concluye Lotazo-Giotart, los flujos turísticos raramente están equilibrados entre países ricos y países en vías de desarrollo. Finalmente, para Lotazo-Giotart las imágenes turísticas parecen jugar un papel importante en la justificación de la frecuentación turística.

2. 3 - El turismo en el mundo

2. 3. 1 - Europa
Poco hay que decir, que no se haya dicho ya en los primeros capítulos, del turismo en Europa occidental. Se trata del primer conjunto turístico mundial, un conjunto que en el año 1997 acogió alrededor de 125 millones de turistas mundiales (Mesplier & Bloc-Duraffour, 2000; 141). Este conjunto reúne todas las condiciones necesarias para acoger y desarrollar una intensa actividad turística:
- una población numerosa, urbanizada y de alto nivel de vida.
- un sistema de comunicación denso y eficaz.
- un patrimonio natural, histórico, arquitectónico y cultural de gran demanda, por no decir incomparable (expresión que nos parecería etnocéntrica en exceso).
Sin embargo, el aumento de las infraestructuras de acceso y de acogida, la degradación del medio ambiente y la competencia de otras regiones del mundo amenazan el futuro de este conjunto turístico.

Dentro de este conjunto queremos destacar el caso español, que es, junto a Turquía y Tailandia, presentado por Stephen Williams (1998) como uno de los modelos que ilustran las tres posibles fases del desarrollo de las distintas áreas turísticas.

Para Williams, España representa el caso de un destino ya maduro que ha alcanzado la fase final del modelo que propuso Butler en 1980. España ofrece el ejemplo más claro de un país que se ha desarrollado turísticamente a la sombra del avión y de los paquetes de viajes internacionales. España se beneficio de este hecho y se convirtió en un importante destino en las primeras décadas del turismo de masas. Entre los elementos competitivos que España presentaba se encuentra un clima muy atractivo para los turistas procedentes del norte y centro de Europa, una extensa costa, un fácil acceso aéreo, unos precios altamente competitivos y una cultura distintiva del resto de Europa.

Sin embargo, actualmente el turismo en España presenta dos grandes problemas (Williams, 1998):
1 - Se concentra en unos segmentos muy particulares del mercado, a la vez que presenta un número de destinos muy limitado;
2 - El rápido crecimiento y su concentración espacial han dado lugar a una serie de desórdenes en el desarrollo de numerosos puntos turísticos del país.
Sobre este último punto, la literatura insiste en numerosas ocasiones en el proceso de balearización del turismo. Este concepto se utiliza, como dicen Boers y Bosch (1996; 59), para hacer referencia a “todo lo malo del turismo masivo”: desarrollo incontrolado de zonas turísticas, hoteles muy altos en el mismo borde del mar, presencia de elementos más dedicados a los turistas que a los oriundos, etc.

Como también sucediera en el litoral catalán (Cals, 1991), al final de los ochenta se produjo un colapso en el desarrollo del turismo balear, debido fundamentalmente a una severa recesión en el Reino Unido, el mayor emisor turístico. Este descenso en el número de turistas se acompañó de un aumento de los costes laborales locales. Esta coyuntura fue aprovechada por los tour operadores a costa de los hoteleros locales: estos tuvieron que llenar sus establecimientos casi a cualquier precio. Como señala Cals (1991) durante 1990 los tour operadores contrataron los servicios de los hoteleros locales per debajo del precio de 1989 (unas tarifas que ya estaban por debajo de las de 1988). En pleno mes de agosto se llegó a reducciones de hasta el 30-40%. Algunos especialista, entre ellos el mismo Cals, creyeron ver en esta coyuntura un cambio en las tendencias estructurales del turismo, aunque la evolución de los años posteriores se encargaron de descartarlo. Lo que sí es cierto es que el turismo de sol y playa que Baleares y buena parte del litoral español encabezó durante un par de décadas se está viendo sometido a una muy importante competencia. Países como Túnez, Marruecos o Turquía, accesibles por avión y que cuentan con climatologías y playas comparables a las españolas, pueden ofrecer, además, precios competitivos y un encanto de contraste cultural que España parece haber perdido.

Además de estos problemas económicos, el turismo en España, y especialmente en Baleares, presenta otros graves problemas en lo que se refiere a su relación con el medio ambiente. En las líneas de costa, uno de los más importantes es la salinización de los acuíferos subterráneos. En estos casos, además de los problemas para la agricultura, aparecen nuevos problemas, como son la necesidad de transportar el agua para consumo humano y el incremento de materiales desechables que este consumo supone.

El incremento de transportes y de residuos afecta no solamente al agua potable, sino a la mayor parte de los productos de consumo que estas áreas que se han especializado en lo que podríamos llamar el monocultivo del turismo han dejado de producir (productos agrícolas y ganaderos, industriales, etc.). Por eso algunos municipios de la Costa Brava están intentando potenciar su sector secundario y, de esta forma, no hacer depender la economía local únicamente de los avatares del turismo.

Otro bloque de problemas muy grave y casi irreversible es el deterioro paisajístico de ciertas zonas, deterioro derivado de la construcción en el borde de la playa o en las zonas rurales adyacentes. Sobre este punto es necesario hacer hincapié en la importancia de una correcta aplicación de la ley de costas. El mayor problema de la balearización, como dicen Boers y Bosch (1996; 64) es que ésta se alimenta a sí misma: el desarrollo paisajístico y medioambiental convierte a estas áreas turísticas en algo sin atractivo para los turistas. El siguiente paso es abrir nuevas zonas, con lo que la balearización comienza de nuevo sobre nuevos espacios que antaño parecían olvidados.
Mención a parte merece el caso del turismo de la Europa del este después de los hechos de 1989. Se trata de turistas jóvenes, con presupuestos limitados, que llegan a los destinos tradicionales de la Europa occidental, de momento de forma bastante limitada, pero cuyo número está llamado a crecer en los próximos años. En algunos casos, como por ejemplo en la costa norte de Cataluña, el descenso de turista ingleses se vio compensado por estos nuevos visitantes.
2. 3. 2 - América
Bastante por detrás de Europa, América se convierte en el segundo continente turístico del mundo (118 millones de turistas -el 19% del turismo mundial- en 1997). Cabe destacar, pero, el contraste, que todos tenemos en mente, entre la América anglosajona y la América latina.

Estados Unidos y Canadá cuentan con poblaciones muy propensas a la práctica turística, con buenas redes de transportes y una gran variedad de climas, entre los cuales no faltan los más favorables para el desarrollo de las prácticas turísticas y de ocio. El alto nivel de vida de sus ciudadanos y la tendencia a fraccionar sus vacaciones en diversas semanas a lo largo del año, junto con la extensión del país dan a este turismo unas características especiales. En este sentido, destaquemos que el turismo se ha convertido en una parte esencial de la economía americana (alrededor del 8% del PIB). Para el caso del Canadá, donde la situación es menos favorable, se puede hablar de un saldo negativo, puesto que sus ciudadanos gastan más en el extranjero de lo que el país obtiene de sus visitantes (que en la mayor parte son ciudadanos estadounidenses).

Estados Unidos cuenta entre sus atractivos turísticos con una serie de ciudades que fascinan a la mayor parte de los viajeros: Nueva York, Boston, Filadelfia y Washington. Cuenta también con importantes parques nacionales y paisajes incomparables. Estos destinos presentan una demanda muy poco elástica, que sólo se ve alterada por las grandes variaciones en la paridad con el dólar. Se sabe que destinos como Nueva York, ante un alza del dólar, en lugar de cambiarse por otros, presentan un fenómeno de degradación del acomodamiento.
América del Sur se alimenta sobre todo de turistas norteamericanos, los cuales suponen una gran contribución a las economías de unos países que en su mayor parte hay que calificar de pobres. Cabe distinguir tres tipos de destinos:
- las grandes metrópolis urbanas, como México o Río
- las zonas litorales
- las regiones arqueológicas de México y Perú.
En conjunto, América del Sur, excepto los destinos mencionados anteriormente, es poco frecuentada por el turismo, sobre todo a causa de su falta de infraestructura.
2. 3. 3 - Africa
Africa es el espacio menos turístico del planeta, con tan sólo el 3% de los turistas internacionales, en 1995. Sin embargo, su frecuentación no ha dejado de aumentar en los últimos decenios, llegando a casi 20 millones de turistas en la actualidad (Duhamel & Sacareau, 1998; 31).

A pesar de todo, Africa sigue siendo una zona de grandes contrastes por lo que se refiere a la frecuentación turística, contrastes que a menudo derivan de la situación política o del estado de su desarrollo. Así, con una media de 100.000 turistas por año, nos encontramos con grandes contrastes:
- cinco países presentan una frecuentación millonaria: Sudáfrica, Túnez, Marruecos, Egipto y Zimbawe.
- Kenia, Algeria y Botswana sobrepasan el medio millón de turistas.
- un total de 21 países apenas sobrepasa los 100.000 visitantes.
- otros 20 países no llegan a esos 100.000.
- únicamente en seis casos se constata una presencia insignificante del turismo.
Cabe señalar que, al lado de países que aumentan su frecuentación (24 casos) o la mantienen (9), se encuentran 10 países cada vez menos frecuentados, a la cabeza de los cuales encontramos Camerún, Togo y Ruanda.

Este último dato confiere al turismo en el continente africano su carácter peculiar: recepción de pocos turistas en general, con un amplio descenso en su volumen en los últimos años para una gran parte de los casos. Esta situación se debe al contexto de inestabilidad política y económica en que se encuentran la mayor parte de estos países.

En Africa podemos encontrar todo tipo de situaciones, desde los países del Magreb como Marruecos, Túnez o el caso de Egipto hasta Algeria o Libia que, debido fundamentalmente a causas políticas, han visto disminuir su frecuentación. Cabe destacar la emergencia de Sudáfrica como nuevo gran país turístico del continente (recibe casi 4 millones de turistas anuales). En este caso se ve con claridad que, sin ser necesariamente previa, la presencia del turismo es indicativa de la situación general del país de acogida de los visitantes: el turismo acompaña el desarrollo participando a su vez en él (Duhamel & Sacareau, 1998; 31-34)

2. 3. 4 - Asia
La situación del continente asiático se puede resumir diciendo que se encuentra en pleno crecimiento, aunque desigualmente distribuido (Mesplier & Bloc-Duraffour, 2000). En este bloque, conviene señalar la importancia del turismo cultural, apoyado en algunas de las civilizaciones más antiguas del globo: China, la India, Mesopotamia.

El turismo de negocios es muy importante en la fachada pacífica, especialmente en Japón, Hong Kong, Taiwan, Singapur y Corea del Sur. El turismo nacional japonés está muy desarrollado, así como su contribución a los flujos internacionales de turismo.


2. 3. 5 - Oceanía
El turismo de negocios es muy importante en Australia. Por otro lado, Australia y Nueva Zelanda tienen un volumen muy importante de turismo nacional, teniendo grandes ciudades, y estaciones de litoral y de montaña muy frecuentadas.

Como en el caso asiático, el resto de países poseen una situación menos alentadora debido a la debilidad de los ingresos, la situación legislativa laboral y la falta de medios de comunicación adecuados.



Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

2 Turismo y movilidad espacial. Geografía regional del turismo: el turismo en el mundo, año 2000 iconResumen El turismo es una de las industrias del mundo en el que el...

2 Turismo y movilidad espacial. Geografía regional del turismo: el turismo en el mundo, año 2000 iconRetos del 2007: la omt busca consolidar el turismo
«Turismo y Religión», auspiciada por el Gobierno de España, que explorará formas de reforzar la interrelación entre el turismo y...

2 Turismo y movilidad espacial. Geografía regional del turismo: el turismo en el mundo, año 2000 iconCongreso de Turismo Náutico bajo el título Innovación y Turismo en la Náutica de Recreo Española

2 Turismo y movilidad espacial. Geografía regional del turismo: el turismo en el mundo, año 2000 iconMagri turismo ltda. (Agencia de Viajes y Turismo)

2 Turismo y movilidad espacial. Geografía regional del turismo: el turismo en el mundo, año 2000 iconEl turismo en la década del 2000 hasta el 2009

2 Turismo y movilidad espacial. Geografía regional del turismo: el turismo en el mundo, año 2000 iconConvocatoria de ayudas a pymes del sector Turismo (10 empresas de...

2 Turismo y movilidad espacial. Geografía regional del turismo: el turismo en el mundo, año 2000 iconDirección regional de comercio exterior y turismo San Martín (dircetur sm)

2 Turismo y movilidad espacial. Geografía regional del turismo: el turismo en el mundo, año 2000 iconResumen: El estudio del turismo de cruceros en el Caribe proporciona...

2 Turismo y movilidad espacial. Geografía regional del turismo: el turismo en el mundo, año 2000 iconResumen: El estudio del turismo de cruceros en el Caribe proporciona...

2 Turismo y movilidad espacial. Geografía regional del turismo: el turismo en el mundo, año 2000 iconPor turismo rural se entiende una actividad turística que se desarrolla...




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com