Resumen han sido varios los trabajos que proponen diversos modelos de integración de los inmigrantes, si bien son menos los que analizan el choque cultural y






descargar 65.49 Kb.
títuloResumen han sido varios los trabajos que proponen diversos modelos de integración de los inmigrantes, si bien son menos los que analizan el choque cultural y
página1/3
fecha de publicación06.08.2017
tamaño65.49 Kb.
tipoResumen
e.exam-10.com > Literatura > Resumen
  1   2   3
LA COMUNICACIÓN REAL Y VIRTUAL COMO FACTOR DE INTEGRACIÓN DE LOS VARIOS COLECTIVOS DE INMIGRANTES

Octavio UÑA JUÁREZ

Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

octavio.una@urjc.es

Miguel CLEMENTE DÍAZ

Universidad de La Coruña.

Miguel.clemente@udc.es

Pablo ESPINOSA BREEN

Universidad de La Coruña.

pespinosa@udc.es

Mercedes FERNÁNDEZ ANTÓN

Universidad Complutense de Madrid.

mfan@edu.ucm.es

Autor de contacto: Miguel Clemente Díaz. Universidad de La Coruña. Departamento de Psicología. Facultad de Ciencias de la Educación. Campus de Elviña. 15071 A Coruña. Tel.: +34 981167000. Fax.: +34 981167153. E-mail: miguel.clemente@udc.es
RESUMEN

Han sido varios los trabajos que proponen diversos modelos de integración de los inmigrantes, si bien son menos los que analizan el choque cultural y la diferente integración de los hijos de los inmigrantes (segunda generación) con respecto a sus padres (primera generación). Desde el pionero trabajo sobre el estudio de las actitudes y los valores del inmigrante polaco realizado por Thomas y Znaniecki, ya se determinó la importancia de los elementos de comunicación y lenguaje a la hora de conseguir la integración de los mismos. En este trabajo se parte de la hipótesis de que a mayor nivel de contacto comunicativo real (cara a cara) y virtual (uso de internet y de los medios de comunicación) de los colectivos de inmigrantes con personas y elementos de comunicación de la cultura española, mayor nivel de integración; y de que dicho nivel de integración debido a la comunicación será mayor en los hijos (segunda generación) que en los padres (primera generación). Muchos estudios informan de la existencia de un conflicto intergeneracional debido a la existencia de dos velocidades de integración, por lo que se trató de verificar tal cuestión. Metodológicamente, para investigar este tema se creó una encuesta en la que se investigó hasta qué punto los hijos de tres colectivos de inmigrantes (chinos, marroquíes y rumanos) estaban integrados más a la cultura de origen de sus padres o a la española. Para ello se construyó un cuestionario en el que se indagaba sobre el mantenimiento de las costumbres y tradiciones de sus países de origen frente a las de la cultura española, el mantenimiento de la red social de amigos y grupos de pares tanto de sus países de origen como españoles, la utilización de medios de comunicación de sus países de origen frente a los españoles (analizando por separado el uso y preferencia de internet, de televisión y de radio). Se utilizó una muestra de 900 sujetos, 150 padres y 150 hijos de cada una de las nacionalidades citadas, que cumplieron una serie de requisitos (fundamentalmente que sus padres fueran la primera generación de emigrantes en este país, que vivan con ellos, y que estén suficientemente integrados en España como para poder entender perfectamente el cuestionario y responderlo). Se realizó un muestreo incidental no probabilístico de residentes en la Comunidad de Madrid, cumpliendo los requisitos pertinentes de nivel de error y de confianza. Los resultados indican cómo la mayor integración (en términos generales) se produce en el colectivo rumano, seguido del marroquí, y por último del chino; cómo dicha integración está claramente unida a los factores comunicativos; y cómo los padres están menos integrados que sus hijos. Se discuten los resultados y se proponen fórmulas de integración para dichos colectivos.

PALABRAS-CLAVE: inmigración; integración; comunicación; comunicación virtual; segunda generación; relaciones padres-hijos.

INTRODUCCIÓN

Este estudio versa sobre la integración de un tipo concreto de inmigrantes, en concreto sobre la integración de los hijos de la segunda generación de inmigrantes. Mucho se ha publicado desde el trabajo clásico llevado a cabo por Thomas y Znaniecki, y publicado entre 1918 y 1920, hace casi cien años. Thomas y Znaniecki (1958, p. 22) definieron un concepto pionero para la época, la actitud, y expresan que la actitud es “la contraparte individual del valor social; la actividad, en cualquier forma, es el nexo entre ambas.

  • Aspectos demográficos de la inmigración

Este estudio se desenvolvió en la Comunidad de Madrid, que posee un porcentaje de población extranjera de un 15,98% (lo que equivale a 1.047.174 personas) según se desprende del “Informe de la población extranjera empadronada en la Comunidad de Madrid”, elaborado por la Consejería de Asuntos Sociales en 2012 (informe previo). Según los datos recogidos en dicho informe, la evolución de los inmigrantes en la Comunidad de Madrid manifiesta un decrecimiento desde el año 2010, habiendo existido un crecimiento continuo hasta dicho año. Ha sido el periodo comprendido entre Mayo de 2007 y Enero de 2008 el que experimentó mayor tasa de crecimiento. Temporalmente, tomando como referencia el periodo 2006-2012 (de Enero a Enero), y considerando que en el primer año analizado el crecimiento fue de un 13.92%, en la actualidad estamos en un nivel de decrecimiento de 5.1%.

La presencia de algunos colectivos en España es un fenómeno poco conocido (véase Beltrán, 2003) a pesar de su larga historia y del considerable volumen de su población en la actualidad. Así ocurre en el caso de los inmigrantes chinos, ya que si bien una gran mayoría de ellos llevan muchos años en España, se habían convertido en una comunidad “invisible”. No ha ocurrido lo mismo con los otros dos colectivos más numerosos en la Comunidad de Madrid, los rumanos y los marroquíes.

Beltrán utiliza un concepto muy importante desde el punto de vista de la integración, el de diáspora. El concepto de diáspora hace referencia a un tipo de migración específico, una de cuyas características es la no asimilación en la sociedad general de acogida. Es decir, los miembros de las comunidades diaspóricas se esfuerzan por no perder ni su lengua materna ni sus vínculos étnicos comunitarios y transnacionales, pues de ello depende su éxito económico y una parte importante de sus actividades laborales. Expresa Beltrán que este concepto se produce más habitualmente en las comunidades asiáticas, si bien se puede detectar en todas, e implica un escollo importante a la hora de conseguir la integración.

Nadie duda de la alta presencia del colectivo de inmigrantes marroquíes en España, así como en la Comunidad de Madrid; sin duda la cercanía geográfica, así como la valoración de su mano de obra en periodos y actividades muy concretas, han creado en el colectivo imaginario la imagen del mismo. Algo similar ha ocurrido desde hace unos pocos años con el colectivo rumano, que ha desplazado al marroquí de ser el primero en el ranquin de inmigrantes, y que debido a la facilidad que poseen para hablar español se pueden integrar de una manera muy adecuada; de hecho, en la Comunidad de Madrid es raro encontrar un negocio de cualquier tipo en el que no haya trabajadores rumanos. Se trata, por lo tanto, de dos tipos de poblaciones inmigrantes que se han hecho indiscutibles en la mente de los madrileños. Sin embargo, a pesar de que los asiáticos están presentes en el territorio español desde hace más de un siglo, su residencia ha pasado prácticamente desapercibida hasta muy recientemente con la excepción de determinadas comunidades como la filipina, ya activa durante la última parte del siglo XIX (Martín, 1998), y otras que desde muy temprano se hicieron notar por las importantes repercusiones económicas de sus actividades aquí desarrolladas, como por ejemplo los indios en las Islas Canarias (Murcia, 1974) o los japoneses en Cataluña y en otros lugares de España (Ramos y Ruiz, 1996; Pareja, 2002). Volviendo al concepto de diáspora, éstas se mantienen a lo largo del tiempo, es decir, sus miembros se adaptan a las sociedades de acogida donde están establecidos sin asimilarse totalmente a ellas, perdiendo su identidad y disolviéndose en la sociedad general (Lie, 1995; Cohen, 1997; Van Hear, 1998; Ma Mung, 2000).

Desde un punto de vista tradicional, este tipo de diáspora estaba compuesto fundamentalmente por comerciantes (internacionales) y era precisamente en esa ocupación donde más éxito podían tener gracias a la ventaja comparativa de ser biculturales y de formar parte de redes diaspóricas transnacionales (Wong, 1997; Light, 2001). Incluso se han elaborado categorías para describir su funcionamiento: capitalistas parias (pariah capitalists) o minorías intermediarias (middleman minorities), aunque el final de la etapa colonial clásica cuestione el uso actual de ellas (Bonacich, 1973; Chun, 1989; Chirot y Reid, 1997). El capital social internacional de que disponen las diásporas proporciona acceso a una confianza asegurada. Así, se relacionan con sus coétnicos repartidos por todo el mundo mediante tratos comerciales con la seguridad de que no van a ser engañados (Light, 2001; Light y Bachu, 2000).

Con respecto a su relación con la sociedad de acogida, a nivel económico se puede afirmar que están insertos en la economía nacional: sus negocios están dados de alta, pagan impuestos y sobre todo, generan una gran riqueza económica además de dinamizar el comercio internacional español (tanto la importación como la exportación). El hecho de ser biculturales y su resistencia a aculturarse unilateralmente, es decir, a asimilarse y disolverse en el conjunto de la sociedad general, introduce una mayor diversidad cultural a una sociedad que ya de por sí es heterogénea (Beltrán, 1997; Beltrán y Sáiz, 2002). La inmensa mayoría se adapta a la sociedad de acogida y son respetuosos con la ley, lo cual no significa que pierdan su identidad.

En definitiva, si los inmigrantes tratan de preservar su lengua y sus valores comunitarios es porque de ello depende su éxito económico y social, y porque su marco de referencia lo constituye la diáspora, a la cual pertenecen, más que el territorio donde se establecen. Es precisamente en sus actividades comerciales y de servicios donde se ofrecen como puentes entre sus países y España, dados sus conocimientos y habilidades biculturales, integrándose con su diversidad en la sociedad de acogida. Todo lo que estamos comentando se agudiza en cuanto que existen más dificultades de adaptación debido a la distancia cultural, cuestión que se cumple en nuestro caso en la comunidad china. La comunidad china está compuesta fundamentalmente por familias que tienden a ser propietarias de sus propios negocios (familiares). Las cadenas de migración y los procesos de reunificación familiar facilitan su asentamiento y expansión (Beltrán, 1997, 2000, 2002; Beltrán y Sáiz, 2002; Nieto 2002).

  • Adaptación y aculturación de los inmigrantes y sus hijos en España y en Madrid

La primera generación de inmigrantes de cualquier origen siempre ha sido un colectivo inestable, con gran movilidad y que se inserta en una sociedad pero todavía no pertenece a ella. En cambio, los hijos de estos inmigrantes nacidos en el país de acogida en su gran mayoría se asientan en la sociedad que recibió a sus progenitores.

La literatura científica al respecto está repleta de estudios sobre la integración, la aculturación, y otras variables de aceptación y rechazo cultural de la población al llegar como inmigrantes a otros países. Sin embargo, apenas existen referencias con respecto a los inmigrantes rumanos o a los marroquíes, ya que ambos expresan una realidad inmigratoria muy cercana a nosotros mismos, pero que no se produce a nivel global. Es por esta razón por lo que la mayoría de los estudios que vamos a mencionar se refieren única y exclusivamente a poblaciones inmigrantes chinas.

Existen importantes diferencias en variables culturales y de personalidad de los inmigrantes y sus hijos con respecto a los individuos del propio país, españoles en este caso. Como señalan Hustinger y Jose (2006) en una revisión de la literatura científica, tanto niños como adolescentes y adultos de origen chino muestran una mayor contención emocional, inhibición, ansiedad, sensibilidad y cautela comparados con los de origen europeo. Incluso los bebés y niños de corta edad chinos muestran un temperamento más calmado, son menos irritables y lloran y sonríen menos que los europeos. Los rasgos de educación, calma, limpieza, concentración y precisión son inculcados con mayor insistencia por los padres chinos que por los de origen europeo.

Por lo que se refiere a las relaciones paterno-filiales, tras la inmigración, los individuos deben encontrar un equilibrio entre mantener los rasgos de su cultura étnica o adoptar los de la cultura de acogida. Padres e hijos pueden avanzar a través de las distintas situaciones de aculturación a diferente velocidad. Los niveles de aculturación dispares entre padres e hijos pueden aumentar los desafíos normativos que se están desarrollando en los menores, en comparación con las familias con un nivel de aculturación similar entre sus miembros, en particular durante la adolescencia temprana (Costigan y Dokis, 2006). Cuando esta aculturación asimétrica se produce, los hijos suelen asimilar la cultura de acogida más rápido que los padres. Los menores chinos a menudo aprenden el idioma local y absorben la nueva cultura antes que sus padres, porque mantienen un contacto regular en la escuela con compañeros y profesores, mientras que los padres a menudo trabajan con otros compañeros chinos y se ven apartados de la cultura dominante (Quin, 2008). Estas diferencias de aculturación pueden producirse tanto en el dominio público (por ejemplo, uso del lenguaje, consumo de medios), como en el privado (por ejemplo, adopción de valores individualistas o colectivistas) (Costigan y Dokis, 2006).

Hustinger y Jose (2006) plantean que en la sociedad china tradicional, el confucionismo ha instaurado la idea de que la personalidad de los niños está principalmente determinada por su entorno. Los padres enseñan a sus hijos a controlar sus emociones y a guardarse sus pensamientos y sentimientos para ellos mismos, además de controlar su comportamiento físico. La cultura china promueve un self o identidad interdependiente, en donde el niño aprende a ser receptivo a las necesidades y expectativas del grupo. Los padres chinos enfatizan las obligaciones con la familia y esperan que los adolescentes ayuden, respeten y apoyen a sus familias en mayor medida que los padres occidentales. En este sentido, los conflictos familiares pueden ser especialmente pronunciados en familias de origen chino porque la habitual presión entre los deseos de autonomía del menor adolescente y las normas impuestas por los padres, violan las normas culturales chinas de obediencia, respeto, autoridad y armonía familiar (Phinney y Ong, 2002). Otros estudios también han encontrado que los adolescentes de origen chino aspiran a una mayor autonomía de sus padres, aunque a edades posteriores que la de los menores occidentales o de otras minorías (Fuligni, Tseng y Lam, 1999).

La adaptación del estilo educativo de los padres chinos a la cultura dominante, o por el contrario, la adherencia estricta a los valores de importancia que se otrorga a la educación y al control paterno existentes en China, repercuten en el nivel de estrés de los adolescentes de origen chino (Quin, 2008). El cambio de perspectiva colectivista a una cultura individualista plantea desafíos considerables para los individuos, lo que puede exacerbar la difícil relación entre padres e hijos durante la adolescencia (Le, Goebert y Wallen, 2009). De hecho, una etapa crítica es la adolescencia temprana, en comparación con los periodos de la infancia. En esta etapa, el menor comienza a participar en entornos no elegidos por sus padres y en los que éstos no participan. Esto proporciona a los adolescentes mayores oportunidades de aculturación que cuando eran niños bajo una supervisión más estricta de sus padres. Estas diferencias de aculturación se asocian en los menores de origen chino con una menor competencia social, menor satisfacción con la vida, una mayor ansiedad y una autoestima más baja. Como efecto positivo de las diferencias en la aculturación sirve como ejemplo la motivación de logro del adolescente, de cara a conseguir una asimilación ascendente en la sociedad de acogida (Costigan y Dokis, 2006).

Un reflejo de las importantes diferencias de aculturación que pueden producirse entre padres e hijos de origen chino está en el hecho de que los menores de dicho origen comunican sus actividades personales y sentimientos en menor medida a sus padres que lo que lo hacen los menores occidentales. El motivo para no comunicar sus actividades es la percepción de que se trata de cuestiones privadas, que no causan daño a nadie y ante las que sus padres no les escucharían o entenderían (Yau, Tasopoulos-Chan y Smetana, 2009).

El equipo investigador que elabora este informe posee experiencia en la realización de trabajos sobre la integración de los inmigrantes. En su día estudió la integración de los inmigrantes marroquíes en la Comunidad de Madrid, posteriormente la de los inmigrantes chinos, y ahora aborda, en este informe, la integración de la segunda generación. Los trabajos ya realizados se han publicado en parte, y se pueden consultar en Uña, Clemente, Espinosa y Fernández (2008, 2009, 2010, 2011a, 2011b). Por otra parte, uno de los integrantes de este equipo, el profesor Uña, se ha ocupado también del estudio del papel de las variables arquitectónicas y físicas en el encuentro de las culturas, cuestión que se puede consultar en Uña y Bruquetas (2005).

La presente investigación pretende obtener información sobre los padres y los hijos de los inmigrantes rumanos, marroquíes y chinos que residen en la Comunidad de Madrid, es decir, sobre la segunda generación de inmigrantes. Se plantea para ello determinar si existe un choque cultural entre los padres (primera generación de inmigrantes rumanos, marroquíes y chinos en la Comunidad de Madrid) y sus hijos (segunda generación de inmigrantes), determinar si la comunicación (tanto real como virtual) es un factor clave de la integración, y proponer alternativas de integración que permitan superar dicho choque cultural en el caso de que exista, y que en líneas generales permitan integrar más adecuadamente a los hijos de los inmigrantes rumanos, marroquíes y chinos en la cultura y tradiciones madrileñas y españolas.
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Resumen han sido varios los trabajos que proponen diversos modelos de integración de los inmigrantes, si bien son menos los que analizan el choque cultural y  iconResumen En los últimos decenios han sido profundos los cambios que...

Resumen han sido varios los trabajos que proponen diversos modelos de integración de los inmigrantes, si bien son menos los que analizan el choque cultural y  iconResumen: El trabajo consta de dos partes. En la primera se analizan...

Resumen han sido varios los trabajos que proponen diversos modelos de integración de los inmigrantes, si bien son menos los que analizan el choque cultural y  iconLos agresores de los inmigrantes continúan sin ser identificados
...

Resumen han sido varios los trabajos que proponen diversos modelos de integración de los inmigrantes, si bien son menos los que analizan el choque cultural y  iconLos planes de integración de ámbito estatal y la cuestión de la participación...

Resumen han sido varios los trabajos que proponen diversos modelos de integración de los inmigrantes, si bien son menos los que analizan el choque cultural y  iconEn los últimos años la sociedad y los estados han emprendido diversos...

Resumen han sido varios los trabajos que proponen diversos modelos de integración de los inmigrantes, si bien son menos los que analizan el choque cultural y  iconResumen: En los últimos años se han realizado distintos trabajos...

Resumen han sido varios los trabajos que proponen diversos modelos de integración de los inmigrantes, si bien son menos los que analizan el choque cultural y  iconResumen Este artículo analiza las trayectorias de los trabajadores...

Resumen han sido varios los trabajos que proponen diversos modelos de integración de los inmigrantes, si bien son menos los que analizan el choque cultural y  iconResumen El libro en general plantea dos conceptos importantes, uno...

Resumen han sido varios los trabajos que proponen diversos modelos de integración de los inmigrantes, si bien son menos los que analizan el choque cultural y  iconLos valores mobiliarios son aquellos títulos-valores emitidos en...

Resumen han sido varios los trabajos que proponen diversos modelos de integración de los inmigrantes, si bien son menos los que analizan el choque cultural y  icon¿Por qué son pobres los países pobres y por qué son ricos, los ricos?...




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com