Universidad del valle de méxico






descargar 178.14 Kb.
títuloUniversidad del valle de méxico
página1/4
fecha de publicación16.06.2015
tamaño178.14 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Finanzas > Documentos
  1   2   3   4

UNIVERSIDAD DEL VALLE DE MÉXICO

INSTITUCIONES DE CRÉDITO
I. Concepto

Definir es tanto como delimitar contenidos, y nada más difícil de precisar qué es lo que debemos entender por instituciones de crédito o por bancos. Las leyes no suelen formular una definición al respecto. Para muchos tratadistas, entre ellos Arcangelli y Koch, ante la ausencia de una noción legal aceptable, debe de acudirse a las teorías y práctica bancarias, y utilizar también las indagaciones de los economistas y de los técnicos. Algunos entienden que la banca no es otra cosa que el ejercicio profesional y empresarial por cuenta propia, y por cuenta de otros, de negocios de dinero y títulos de crédito. No obstante, el criterio que tiene más adeptos sostiene que es banquero el comerciante que toma dinero de quien lo tiene disponible y lo da al que lo necesita, lucrando con un interés y mediando entre la oferta y la demanda. De Viti-De Marco, entre otros, establece diferencias entre lo que entiende por banca propiamente dicha e institutos de crédito, afirmando que la función esencial de la banca no es otra que compensar y pagar, de aquí que la considere órganos para pagos, en tanto que a los institutos de crédito compete encontrar capitales disponibles para ser invertidos productivamente en la industria y en la agricultura, por lo que ve en esos institutos órganos de inversiones. Folco afirma que la función fundamental de la banca no se limita a conceder crédito después de haberlo recibido, sino que, sobre todo, transforma el crédito como la industria transforma la materia prima en productos; Keynes entiende que la transformación del crédito que opera la banca es cualitativa cuando otorga derechos a crédito para recibir moneda bancaria, y cuantitativa porque, dando moneda bancaria a crédito, puede conceder mayor crédito del que recibe. El legislador mexicano, utilizando una semántica ejemplar, desde los Códigos de Comercio de 1884 y 1889, emplea la expresión "instituciones de crédito" cuando norma la industria bancada; la misma terminología es empleada por las leyes de 1897, 1926, 1932, 1941, 1982, 1985 y 1990. Empero, se estima inapropiado que en muchos preceptos se establezca que serán instituciones de crédito las sociedades a las que haya sido otorgada autorización para realizar operaciones de banca y crédito; ello, no porque las instituciones de crédito no sean una modalidad de las sociedades mercantiles, que a su vez son también instituciones, sino porque la dicción "operaciones" es un término equívoco. Por lo que es preferible afirmar que las instituciones de crédito, a través de órganos, celebran negocios jurídicos observando comportamientos y conductas consistentes en exteriorizaciones de contenido intelectivo, o llevando a cabo actos materiales, efectúales o reales, así como instrumentales, trascendentales en el ámbito de lo crediticio para la coexistencia socioeconómica nacional e internacional.

II. Clases

Por disposición del artículo 2 de la LIC, el servicio de banca y crédito sólo podrá prestarse por instituciones de crédito, que podrán ser:
1. Instituciones de Banca Múltiple

El conjunto de estas instituciones es lo que comúnmente se llama "banca comercial" y entre ellas están, verbigracia, Bancomer-BBV, S. A., Banamex, S. A., Bital, S. A., etc. El doctor Dávalos Mejía apunta que, a pesar de que en el texto de la LIC, el concepto de banca múltiple está indisolublemente ligado al concepto de sociedad anónima, pues aquélla sólo se puede constituir bajo el ropaje legal de ésta, una y otras son cosas bien distintas. En efecto, la anónima es una forma societaria y la banca múltiple es una de las dos formas de prestar el servicio de banca y crédito. La aplicación de ambos conceptos es bien clara: la banca múltiple es el qué y la anónima el cómo. De acuerdo con Humberto Ruiz Torres, el concepto de banca múltiple se utiliza como opuesto al de banca especializada. Esto se debe a que en la Ley General de Instituciones de Crédito y Organizaciones Auxiliares de 1941, sólo se permitía la banca especializada, ya que la regla general era que una misma institución de crédito no podía obtener concesión del Estado más que para realizar alguna de las operaciones que a continuación se enlistan, dando lugar a la formación de cuatro tipos de instituciones de crédito: de Depósito, Financieras, Hipotecarias y de Capitalización.

Sin embargo, en 1975, una reforma a esa Ley permitió la fusión de las instituciones que hubieran venido operando con las concesiones existentes y, a partir de ese momento, las instituciones de crédito estuvieron en posibilidad de realizar más de una de esas operaciones principales y, por tanto, de prestar a sus clientes un paquete completo de servicios bancarios. Más adelante, otra reforma a esa Ley, realizada en 1978, estableció expresamente la "banca múltiple". Por otra parte, la Ley Reglamentaria del Servicio Público de Banca y Crédito de 1982 reguló ese tipo de banca, como ocurre en la actualidad con la LIC.

El doctor Acosta Romero, apunta que: "en México, la banca universal o múltiple puede ser definida como una sociedad anónima a la que el Gobierno Federal, por conducto de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, le ha otorgado concesión para dedicarse al ejercicio habitual y profesional de banca y crédito en los ramos de depósito, ahorro, financiero, hipotecario, fiduciario y servicios conexos".

2. Instituciones de Banca de Desarrollo

A manera de antecedentes, Hermilo Herrejón Silva señala que a partir de 1926 comenzaron a organizarse en México, con aportaciones del erario federal, al lado de los bancos privados y también como sociedades anónimas, las instituciones nacionales de crédito. La ley las definía como aquellos bancos cuyo capital se formaba por aportaciones del Gobierno Federal. Como antecedente, recordemos que durante el régimen porfirista, en la etapa inicial del desarrollo de nuestras instituciones de crédito, se llegó a conformar un sistema bancario importante. Sin embargo, este régimen bancario se integraba exclusivamente por bancos privados, sin que existieran bancos estatales, en concordancia con el modelo de libre concurrencia, implantado entonces en el país, conforme al cual el Estado se abstenía de participar en el orden económico para dejar que prevaleciera el libre juego de las leyes económicas naturales. No obstante, con la Revolución Mexicana se inició en el país un vigoroso movimiento de intervención del Estado en la vida económica, para apoyar a los grupos sociales más desfavorecidos. En la Constitución de 1917 se consignó un fundamento jurídico y político para que el Estado pudiera intervenir en la economía nacional al proteger el interés de las mayorías. Este marco constitucional permitió a los gobiernos que surgieron de la Revolución, en el momento de reestructurar el sistema bancario del país, establecer organismos públicos, bancos del Estado, encargados de financiar sectores claves de la economía no atendidos de manera eficaz por la banca privada.

Cuando hablamos de banca de desarrollo nos referimos a los bancos del Estado. Durante el período de 1926 a 1982, los bancos estatales recibieron la denominación de "instituciones nacionales de crédito". Después, a raíz de la "nacionalización" bancaria de septiembre de 1982, los bancos estatales, incluyendo a la banca múltiple, se denominaron sociedades nacionales de crédito: S.N.C.

Aunque en 1990 se permitió de nuevo que los particulares prestaran el servicio de banca y crédito, el Estado conservó diversos bancos, tales como el Banco Nacional de Crédito Rural, S.N.C, el Banco Nacional del Ejército, Fuerza Aérea y Armada, S.N.C, etcétera.

De acuerdo con la LIC, "las instituciones de banca de desarrollo son entidades de la Administración Pública Federal, con personalidad jurídica y patrimonio propios, constituidas con el carácter de sociedades nacionales de crédito, en los términos de sus correspondientes leyes orgánicas y de esta ley".

Al igual que en la banca múltiple, la definición de la banca de desarrollo no consiste en la definición de una forma societaria, sino en la de una de las dos formas en las cuales nuestro derecho permite que se presten los servicios de banca y crédito; por tanto, en los términos reseñados para la banca múltiple, es válido afirmar que la banca de desarrollo es el qué y la sociedad nacional de crédito es el cómo. Así pues, banca de desarrollo es el servicio de intermediación consistente en la captación de recursos del público en el mercado nacional, por una parte, y su colocación entre los participantes del sector de la economía que le haya asignado el Congreso de la Unión, por otra, que con carácter de Sociedad Nacional de Crédito presta una entidad de la administración pública federal, por lo mismo, de manera invariable sometida a ésta en administración, capital y gestión, que queda obligada a cubrir el principal y, en su caso, los accesorios financieros de los recursos captados, así como a generar sus captaciones propiamente dichas, en función de una adecuada atención del correspondiente sector de la economía y del cumplimiento de las funciones y objetivos que le sean propios, exclusivamente.

3. Diferencias entre cada una de ellas

A) Marco legislativo aplicable

Las instituciones de banca múltiple rigen su actuación por lo prescrito en la LIC, por la LBM y por el régimen supletorio de éstas. En cambio, las instituciones de banca de desarrollo están regidas por sus respectivas leyes orgánicas y, de manera subsidiaria, por el marco legal de aquéllas; además de esto, debe tenerse presente que el segundo párrafo del artículo 30 de la LIC establece que:

Artículo 30. —...

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público expedirá el reglamento orgánico de cada institución, en el que establecerá las bases conforme a las cuales se regirá su organización y el funcionamiento de sus órganos.

El reglamento orgánico y sus modificaciones deberán publicarse en el Diario Oficial de la Federación e inscribirse en el Registro Público de Comercio.

B) Requisitos de constitución

Las instituciones de banca de desarrollo, se crean por virtud de leyes orgánicas; en lo que respecta a las instituciones de banca múltiple, la LIC, en lo conducente, dispone:

Artículo 8s—Para organizarse y operar como institución de banca múltiple se requiere autorización del Gobierno Federal, que compete otorgar discrecionalmente a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, oyendo la opinión del Banco de México y de la Comisión Nacional Bancaria. Por su naturaleza, estas autorizaciones serán intransmisibles.

Las autorizaciones que al efecto se otorguen, así como sus modificaciones, se publicarán en el Diario Oficial de la Federación y en dos periódicos de amplia circulación del domicilio social de la institución de que se trate.

Artículo 9e—Sólo gozarán de autorización las sociedades anónimas de capital fijo, organizadas de conformidad con lo dispuesto por la Ley General de Sociedades Mercantiles, en todo lo que no esté previsto en esta Ley y, particularmente, con lo siguiente:

I. Tendrán por objeto la prestación del servicio de banca y crédito en los términos de la presente Ley;

II. La duración de la sociedad será indefinida;

III. Deberán contar con el capital social y el capital mínimo que corresponda conforme a lo previsto en esta Ley, y

IV. Su domicilio social estará en el territorio nacional.

La escritura constitutiva y cualquier modificación de la misma, deberá ser sometida a la aprobación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Una vez aprobadas la escritura o sus reformas deberán inscribirse en el Registro Público de Comercio sin que sea preciso mandamiento judicial.

Artículo 10. —Las solicitudes de autorización para organizarse y operar como institución de banca múltiple deberán acompañarse de lo siguiente:

I. Proyecto de estatutos de la sociedad en el que deberá contemplarse lo previsto por el último párrafo de la fracción II del artículo 122 de esta Ley, y relación de los socios, indicando el capital que suscribirán, así como de probables consejeros y directivos;

II. Plan general de funcionamiento de la sociedad que comprenda por lo menos:

a) Los programas de captación de recursos y de otorgamiento de créditos en los que se definan las políticas de diversificación de operaciones pasivas y activas, así como los segmentos del mercado que preferentemente atenderán;

b) Las previsiones de cobertura geográfica;

c) Las bases para aplicar utilidades, en la inteligencia de que las sociedades a las que se autorice a operar como instituciones de banca múltiple, no podrán repartir dividendos, durante sus tres primeros ejercicios, debiendo aplicarse las utilidades netas a reservas, y

d) Las bases relativas a su organización y control interno.

III. Comprobante de depósito de moneda nacional constituido en institución de crédito o de valores gubernamentales por su valor de mercado, a favor de la Tesorería de la Federación por una cantidad igual al diez por ciento del capital mínimo con que deba operar la sociedad conforme a la presente ley, y

IV. La demás documentación e información que a juicio de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público se requiera para el efecto.

En los casos de revocación a que se refieren las fracciones I y II del artículo 28 de esta ley, se hará efectiva la garantía por el importe original del depósito mencionado en la fracción III de este artículo.

En los supuestos de que se niegue la autorización, se desista el interesado o se inicien operaciones en los términos previstos en esta ley, se devolverá al solicitante el principal y accesorios del depósito a que se refiere la citada fracción III.

Al ejercer las facultades que le confiere este artículo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, con sujeción a lo dispuesto en el Plan Nacional de Desarrollo, promoverá una adecuada descentralización del Sistema Bancario Mexicano, evitando una excesiva concentración de instituciones de crédito en una misma región.

En cuanto a lo anterior, es pertinente destacar que el Primer Tribunal Colegiado en materia Civil del Tercer Circuito, en ejecutoria localizable en el SJF y su Gaceta, Novena Época, tomo XIII, marzo de 2001, página 1765, resolvió: INSTITUCIONES DE CRÉDITO. EL CONCEPTO DE BANCA MÚLTIPLE ES DIFERENTE AL DE SOCIEDAD ANÓNIMA. De la interpretación de los artículos 8Q y 99 de la Ley de Instituciones de Crédito se concluye que el concepto de "banca múltiple" y el de "sociedad anónima" son diferentes, pues la anónima es una forma societaria y la banca múltiple es simplemente una de las dos maneras de prestar el servicio de banca y crédito que reconoce nuestro derecho; es decir, la sociedad anónima es la forma legal como se constituye la persona jurídica, y la banca múltiple es la forma de hacer la banca; por tanto, quien constituye la entidad jurídica es la sociedad anónima, independientemente de la forma como preste el servicio de la banca.

Amparo en revisión 1303/2000. Paletas Manhattan, S.A. de C.V. y otra. 19 de octubre de 2000. Unanimidad de votos. Ponente: Héctor Soto Gallardo. Secretario: Miguel Angel Rodríguez Torres.

C) Integración de su capital

Al respecto, la LIC señala:

Artículo 11.—El capital social de las instituciones de banca múltiple estará formado por una parte ordinaria y podrá también estar integrado por una parte adicional.

El capital social ordinario de las instituciones de banca múltiple se integrará por acciones de la serie "O".

En su caso, el capital social adicional estará representado por acciones serie "L", que podrán emitirse hasta por un monto equivalen te al cuarenta por ciento del capital social ordinario, previa autorización de la Comisión Nacional de Valores.

Artículo 12.
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Universidad del valle de méxico iconUniversidad del Valle de México

Universidad del valle de méxico iconUniversidad del valle de mexico

Universidad del valle de méxico iconUniversidad del valle de mexico

Universidad del valle de méxico iconUniversidad del valle de mexico

Universidad del valle de méxico iconUniversidad del valle de mexico

Universidad del valle de méxico iconUniversidad del valle de méxico

Universidad del valle de méxico iconUniversidad del valle de méxico

Universidad del valle de méxico iconUniversidad del valle de méxico

Universidad del valle de méxico iconUniversidad del valle de mexico

Universidad del valle de méxico iconUniversidad del valle de mexico




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com