Bibliografía






descargar 233.53 Kb.
títuloBibliografía
página1/6
fecha de publicación27.05.2015
tamaño233.53 Kb.
tipoBibliografía
e.exam-10.com > Finanzas > Bibliografía
  1   2   3   4   5   6

UNIVERSIDAD VERACRUZANAhttp://upn303.com/files/images/logo_uv.gif

Facultad de Ciencias Administrativas y Sociales

Administración de Negocios Internacionales

Sistema Financiero Argentino

Veronica Borjas

Jazmín Callejas

Benjamin Escobedo

Claudia Berenice García H.

Caren Lizbeth Ramirez Beltran

Stefany Rodríguez Mendoza

Anayeli Rodríguez

XALAPA, VERACRUZ 14 Marzo 2013




ÍNDICE

Historia……………………………………………………………………………………...4

Naturaleza del cambio en la estructura…………………………………………………5

Estructura del sistema financiero argentino

Organismos reguladores y supervisores………………………………………………..8

  • Comisión nacional de valores……………………………………………………8

  • Banco central de la república de argentina…………………………………...10

Organismos operativos

  • Sector bancario………………………………………………………………….10

  • Sector de seguros y finanzas………………………………………………….16

  • Sector de derivados……………………………………………………………..24

  • Sector de ahorro y crédito popular…………………………………………….29

  • Fondos y fideicomisos públicos………………………………………………..31

  • Intermediarios financieros no bancarios………………………………………33

  • Sector Bursátil……………………………………………………………………37

  • Sector de seguros………………………………………………………………..49

Bibliografía……………………………………………………………………………….53

INTRODUCCIÓN

Sistema financiero Instituciones públicas y privadas por medio de las cuales se captan, administran, regulan y dirigen los recursos financieros que se negocian entre los diversos agentes económicos, dentro del marco de la legislación correspondiente.

El sistema financiero de un país constituye uno de los pilares fundamentales para el desarrollo económico. Actualmente éste es la expresión más importante del capitalismo moderno. En él se reflejan todas las posibilidades de expansión y crecimiento con que cuenta cualquier sistema económico.
Dependiendo de su manejo, se pueden crear e inducir determinadas actividades económicas que conduzcan hacia niveles superiores de desarrollo.

En el presente trabajo tiene como objetivo informar sobre las principales características del marco regulatorio del sistema financiero Argentino.

HISTORIA

Desde 1810 hasta 1881, la política monetaria y bancaria se desenvolvió bajo el signo de la anarquía, estado propio de la situación política. Pero a partir de 1881, cuando se sancionó la Ley General de Monedas, se dio a lugar a políticas más coherentes. Desde este momento y hasta 1935 se extendió el período en que el sistema de creación de dinero se basó en el “patrón oro”, con balances de divisas siempre positivos, debido a lo cual los medios de pago crecieron a un ritmo parecido al de la producción interna.

Entre 1935 y 1946 tuvo vigencia un sistema caracterizado por la fiscalización del sistema bancario y el control de la moneda. Nació el Banco Central, por medio de la Ley 12.155. El mismo fue una sociedad de economía mixta y tuvo independencia frente al Poder Ejecutivo; desempeñaba funciones monetarias y financieras (manejó el redescuento y las operaciones de mercado abierto), fue agente financiero del Estado y, también, de la superintendencia del sistema bancario. La tasa nominal de interés era fijada libremente.

En el período comprendido entre 1946 y 1957, el sistema se caracterizó por la nacionalización de los depósitos bancarios y la regulación de casi toda la operativa del sistema financiero, incluida la tasa de interés. El objetivo fue dirigir todo el sistema financiero hacia el apoyo de la industrialización sustitutiva interna y hacia el logro de un alto grado de ocupación. Los instrumentos fundamentales fueron los redescuentos, ya que los bancos recibían los depósitos como meros representantes del Banco Central. El instrumento legal fue el decreto 11.554/46 a través del cual el Banco Central pasó a ser una dependencia del Poder Ejecutivo.

De 1957 a 1968, el sistema se rigió por el decreto Ley 13.127/57, cuya base fue la restitución de los depósitos a los bancos y la recuperación de la autarquía del Banco Central de la República Argentina (BCRA), aunque éste se mantuvo en el carácter de banco estatal. Al mismo tiempo que se dispuso la incorporación en el Fondo Monetario Internacional (FMI), la política monetaria se efectivizó a través de redescuentos selectivos y efectivos mínimos, y la tasa de interés nominal continuó controlada.

El 15 de enero de 1969, se dicta la Ley 18.061, la cual rigió en el período comprendido entre 1969 y 1977. Esta ley fue la primera que especializó el sistema, incluyendo nuevas entidades, como los bancos de inversión, y poniendo todo el sistema financiero bajo el control del Banco Central. Las tasas de interés nominales continuaron controladas y en 1973 se produjo una pequeña transformación, de corta duración, que renacionalizó los depósitos bancarios.

El período posterior se extendió desde 1977 hasta mediados 1994 y se rigió por la Ley 21.526. Las características esenciales de este período fueron el reemplazo del principio de “especialización“ por el de “universalidad” para los bancos comerciales y una mayor libertad en cuanto a la fijación de la tasa de interés y las operaciones a realizar. Se instauró el sistema de la “cuenta de regulación monetaria”, que estableció cargo y compensaciones entre el Banco Central y las entidades financieras. El sistema entró en crisis entre 1981 y 1982, debido a su crecimiento extraordinario en medio de un país en retroceso. En el ’93 se sancionó un nuevo sistema legal para las entidades financieras, que preveía una mayor independencia para el Banco Central con respecto a la Tesorería General de la Nación y con respecto al manejo de la actividad financiera privada.

A fines de 1994 comienza un período signado por las repercusiones locales de las crisis extranjeras.

NATURALEZA DEL CAMBIO EN LA ESTRUCTURA

La evolución de la estructura del sistema financiero estuvo fuertemente condicionada por la creciente competencia en un contexto de mayor concentración y, a la vez, especialización de los bancos. La eliminación de las barreras al ingreso de nuevas firmas, tanto nacionales como extranjeras, llevó a una creciente competencia en el mercado bancario. Este proceso implicó que algunas entidades debieran retirarse del mercado al no contar con un gerenciamiento acorde a las nuevas modalidades. El Banco Central de la República Argentina decidió no intervenir en el normal desarrollo del mercado tratando de evitar por diversos medios el cierre de entidades. En cambio, sí puso su atención en establecer un marco normativo prudencial de forma de minimizar los costos que para los inversores y pequeños ahorristas podría implicar la reestructuración del sistema.

En este sentido, medidas adoptadas por esta Institución –como el régimen vigente de garantía de depósitos, los programas tendientes a reducir el riesgo de iliquidez sistémica, la divulgación de la información sobre la calificación de entidades y el establecimiento de requisitos de capital para las entidades financieras con el fin de garantizar el cumplimiento de sus obligaciones y considerar los riesgos asumidos en su operatoria– le otorgan mayor seguridad a los depositantes y al sistema en su conjunto.

Por otra parte, la mayor competencia en el mercado ha brindado beneficios para el cliente de los servicios bancarios en términos de estándares más altos de calidad y menores costos. Asimismo, el sistema financiero ha mostrado una clara tendencia hacia la concentración. Este proceso es causa del desenvolvimiento natural de las fuerzas del mercado y no de las normas prudenciales del Banco Central de la República Argentina. La concentración bancaria no significa que en el sistema financiero permanezcan en actividad sólo unas pocas entidades, en un ambiente de baja competencia, que implique una pérdida de calidad en los servicios bancarios y genere dificultades de acceso al crédito para determinados sectores de la sociedad. Por el contrario, experiencias observadas en otros países demuestran que pueden coexistir entidades grandes que concentren los activos y depósitos del sistema, con entidades pequeñas que se dediquen a un aspecto particular del negocio bancario para el que presenten ventajas comparativas. Así, el Banco Central de la República Argentina a través de diversas normas ha tratado de facilitar el proceso de especialización bancaria.

La existencia de entidades que presentan claras ventajas en la originación de créditos –fundamentalmente, por su conocimiento acerca de sus clientes lo que los lleva a poder evaluar mejor el riesgo crediticio–, pero que a su vez, ven restringido su acceso al capital, podrán encontrar en la estandarización de los préstamos hipotecarios para vivienda y de las prendas en primer grado sobre automotores nuevos un instrumento que puede ser demandado en el mercado. De este modo, podrán hacerse de liquidez a un costo potencialmente inferior que el de la deuda que deberían emitir si quisieran fondear los préstamos con recursos propios. La securitización de activos representará una alternativa de inversión atractiva para un mercado de capitales local que se ha desarrollado fuertemente en los últimos años.

ESTRUCTURA DEL SISTEMA FINANCIERO ARGENTINO

Organismos reguladores y supervisores

1.- Comisión Nacional de Valores


Su objetivo es otorgar la oferta pública velando por la transparencia de los mercados de valores y la correcta formación de precios en los mismos, así como la protección de los inversores.

cnv.jpg

FUNCIONES:

  • Autorizar la oferta pública de títulos valores.

  • Asesorar al poder ejecutivo nacional sobre los pedidos de autorización para funcionar que efectúen las bolsas de comercio, cuyos estatutos prevén la cotización de títulos valores, y los mercados de valores.

  • Llevar el índice general de los agentes de bolsa inscriptos en los mercados de valores.

  • Llevar el registro de las personas físicas y jurídicas autorizadas para efectuar oferta pública de títulos valores y establecer las normas a que deben ajustarse aquellas y quienes actúan por cuenta de ellas.

  • Aprobar los reglamentos de las bolsas de comercio relacionados con la oferta pública de títulos valores, y los de los mercados de valores.

  • Fiscalizar el cumplimiento de las normas legales, estatutarias y reglamentarias en lo referente al ámbito de aplicación de la presente ley.

  • Solicitar al poder ejecutivo nacional, el retiro de la autorización para funcionar acordada a las bolsas de comercio cuyos estatutos prevean la cotización de títulos valores y a los mercados de valores, cuando dichas instituciones no cumplan las funciones que le asigna esta ley.

  • Declarar irregulares e ineficaces a los efectos administrativos los actos sometidos a su fiscalización, cuando sean contrarios a la ley, a las reglamentaciones dictadas por la comisión nacional de valores, al estatuto o a los reglamentos.

2.- Banco Central de la República de Argentina

Tiene por finalidad promover, en la medida de sus facultades y en el marco de las políticas establecidas por el gobierno nacional, la estabilidad monetaria, la estabilidad financiera, el empleo y el desarrollo económico con equidad social.

Para brindarle transparencia y sostenibilidad a la política monetaria, deberá publicar antes del inicio de cada ejercicio anual sus objetivos y planes respecto del desarrollo de las políticas monetaria, financiera, crediticia y bancaria.banco central.jpg.

Una de las misiones fundamentales que tiene el Banco Central de la República Argentina es crear, a través del marco normativo adecuado, las condiciones necesarias para desarrollar y fortalecer la estabilidad financiera. Un sistema financiero estable, dinámico, eficiente y transparente, es condición indispensable para incentivar el ahorro, desarrollar el mercado de crédito, y sentar las bases del desarrollo económico

ORGANISMOS OPERATIVOS

Sector Bancario

El sistema financiero argentino está compuesto por los siguientes tipos de entidades:

  • Bancos Comerciales: son aquellas instituciones financieras que pueden realizar todas las operaciones que no les sean prohibidas por la ley de entidades financieras.

Estos bancos se dividen en:

    • Banco minorista: sus operaciones permitidas son todas aquellas que la ley no les prohíba.

    • Mayoristas: cuya única diferencia con los bancos minoristas es que sólo podrán captar recursos de inversores calificados.

    • De segundo grado, que tendrán la misma capacidad para realizar operaciones de los bancos minoristas, salvo en lo relacionado con la imposibilidad de captar recursos del público.




  • Bancos de Inversión: son aquellos que, a diferencia de los bancos comerciales, no tienen un objeto jurídico residual. Estos bancos de inversión tan solo pueden realizar las operaciones que la ley, de manera precisa, les permita. Algunas de ellas son la captación de depósitos a plazo, la emisión de bonos, obligaciones y certificados de participación, conceder créditos a mediano plazo y largo plazo, otorgar fianzas y garantías.



  • Bancos Hipotecarios: podrán, también con un objeto jurídico no residual, recibir depósitos de participación en préstamos hipotecarios y en cuentas especiales, emitir obligaciones hipotecarias, efectuar inversiones de carácter transitorio en colocaciones fácilmente liquidables, entre otras muchas operaciones.

  • Compañías Financieras

  • Sociedad de ahorro y préstamos para vivienda: son entidades que pueden recibir depósitos a plazo, conceder préstamos para la adquisición, construcción, refacción de vivienda y otros inmuebles.

  • Cajas de Crédito: tendrán permitido dentro de su objeto la posibilidad de recibir depósitos a la vista, conceder algunos tipos de préstamos, de montos relativamente bajos, debitar letras de cambio giradas contra los depósitos a la vista por parte de sus titulares a favor de terceros.

A su vez, las entidades, según las características de sus accionistas y órganos de decisión, pueden ser:

  • Públicas (nacionales, provinciales, municipales).

  • Privadas de capital nacional.

  • Privadas de capital extranjero.

Entidades de capital privado argentino adeba.jpg

La Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino (ADEBA), es una organización patronal argentina creada en 1972 con el nombre de Asociación de Bancos Argentinos y refundada en abril de 2003 con el nombre Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino, con el fin de representar a los bancos privados de capital argentino.

En la década del '90 ADEBA se fusionó con la Asociación de Bancos de la República Argentina (ABRA), que agrupaba a los bancos extranjeros para dar lugar a la creación de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA).

Después de la crisis de 2001 los banqueros de capital “nacional” volvieron a separarse y a conformar una “nueva” Adeba, eligiendo a Jorge Brito, del Macro-Bansud, como presidente.

ADEBA forma parte del Grupo de los Ocho que agrupa a las ocho organizaciones patronales de mayor poder: Sociedad Rural ArgentinaUnión Industrial ArgentinaCámara Argentina de ComercioCámara de la Construcción, la Bolsa de Comercio, la Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino (ADEBA) y la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA).
  1   2   3   4   5   6

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía 16

Bibliografía iconBibliografía Pg. 69

Bibliografía iconBibliografía 48

Bibliografía iconBibliografíA

Bibliografía iconBibliografía 7

Bibliografía iconBibliografía 7

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografíA

Bibliografía iconBibliografía




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com