El Gobierno retiene al Campo, ¿por qué y para qué?






descargar 54.91 Kb.
títuloEl Gobierno retiene al Campo, ¿por qué y para qué?
fecha de publicación13.10.2016
tamaño54.91 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Economía > Documentos
Paro Agropecuario

El Gobierno retiene al Campo, ¿por qué y para qué?
Recordamos nosotros que en su primer discurso de Gobierno, mientras hablaba del “infierno” que representaban las masas en las Calles (el hecho más democrático en nuestro país desde el Rodrigazo en el `75), el ex presidente Duhalde mencionaba que su Gobierno sería “industrialista” y esto mismo repetiría en 2003 su pichón Kirchner…

Sin embargo no se han desarrollado políticas de protección e incentivo a la pequeña y mediana industria –que dependen principalmente del mercado interno-.

China, principal comprador de la soja (que a su vez es el principal cultivo) de nuestro país no sólo desplaza la producción nacional y produce estragos en nuestra economía sino que además desplazó a la Argentina del segundo puesto entre los exportadores a Brasil, que a su vez es el principal destino de nuestras exportaciones.

Así recita el diario La Nación el 27/02/2007:

El país asiático acaba de desplazar a la Argentina como segundo proveedor de Brasil. Nuestro saldo comercial podría pasar a ser negativo este año.

Los cambios en el comercio mundial que provocó la irrupción de China ya se sienten en la región. Este año desplazó a la Argentina del segundo puesto en la lista de proveedores de Brasil y se ubicó después de Estados Unidos. En tanto, el superávit de nuestro país con China continúa diluyéndose y se prevé que 2007 finalizará con un saldo comercial desfavorable.

Es que desde la devaluación las ventas a China se triplicaron, pero las compras crecieron a mayor velocidad: de US$ 342 millones en 2002 pasaron a US$ 3153 millones el año pasado, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

Las exportaciones argentinas al país asiático alcanzaron los US$ 3676 millones en 2006, un aumento del 10% respecto del año anterior, mientras las importaciones crecieron un 39%.”

Ese es el efecto de la republiqueta sojera que defiende el nuevo modelo, que algunos aún tildan de progresista y esto es así por que el holding de la oligarquía terrateniente aprieta por mantener asegurado a su principal comprador, otorgándole el Gobierno un trato preferencial, a costa de una balanza comercial negativa y que constituye un obstáculo para cualquier proyecto serio de industrialización.

Las retenciones al Campo, que para algunos representa una defensa del mercado interno y una política en pro de la diversificación de los cultivos, lejos de ello profundizan las distorsiones estructurales de la economía, que ya venimos padeciendo los trabajadores con la crisis energética, la flexibilidad laboral y los aumentos de precios… constituye una estratagema en contra de nuestros intereses.

¿Quién no esta de acuerdo con que el monocultivo especulativo de la soja –alentado por la creciente valorización de este cereal en el mercado internacional- deprecia la fertilidad de nuestro suelo? Sólo alguien que ignora el impacto negativo que esta provocando dicho crecimiento.

Según el informe realizado por el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) el impacto del monocultivo de la soja “Se traduce en un mayor requerimiento de insumos extra-empresa y en ciertos desequilibrios de tipo agro ecológicos; ejemplo: mayor presión de plagas, incidencia de enfermedades, cambios en la población de malezas, mayor riesgo por contaminación con plaguicidas, etc” Teniendo en cuenta que “el balance de materia orgánica (que constituye un componente fundamental de los suelos, además de ser la principal fuente de nutrientes para las plantas, influye directamente en propiedades físicas, químicas y biológicas) en el suelo en un sistema de soja continua tiende a ser negativo; la cantidad de carbono mineralizado anualmente no es compensado por el aportado con los “rastrojos” debido a la escasa cantidad y baja relación C/N.

En el mediano y largo plazo la principal alternativa para la sostenibilidad pareciera recaer en la diversificación.

Existe un consenso bastante generalizado que los sistemas diversificados contribuyen a preservar el medio ambiente y el suelo mucho más que los especializados

-Por ejemplo- En la Provincia de Córdoba, una elevada proporción de empresas agrícolas basan su producción en el monocultivo de soja.

Si se considera como 100% el área sembrada con los principales cultivos de grano grueso, el porcentaje relativo de cada uno de ellos, en la campaña 99/00 fue: soja 60%, maíz 17%, sorgo 6%, maní 6%, y girasol 11%; el área sembrada con trigo, representó el 14% de la superficie agrícola.

En la zona central de la provincia, el desbalance entre oleaginosas y cereales es aún mayor”

Debajo acotaremos algunas gráficas referentes del mismo material que servirán de ejemplo:

 



En un experimento de larga duración que se conduce en la EEA Manfredi, con labranza reducida, se comprobó una importante disminución de la materia orgánica edáfica en los monocultivos de soja y maní.

Disminución de la materia orgánica en monocultivo vs. rotación.

 
Grafico 6. Rendimiento de soja en rotación y monocultivo.

 



 

Cuadro 8. Balance de agua en el cultivo de soja en Siembra Directa. (Promedio campañas 1996/97 – 98/99)

 

Tratamiento

Rendimiento

(kg/ha)

Agua consumida(*)

(mm)

Eficiencia

(kg/mm)

Soja Continua

2760

500

5,6

Rot. maiz/soja

3478

477

7,4

(*) Agua Consumida = (Agua a la siembra + lluvia) – Agua a madurez
(J.E.IKERD).
Los pooles sojeros fueron otra de las tantas herencias nefastas que nos legaron los milicos, hoy constituyen uno de los pilares más fuertes de los superavits discales anti-obreros y anti-populares del Gobierno pro-imperialista de los Kirchner; de eso lamentablemente no hablan los organismos de derechos humanos en este aniversario del golpe genocida de los milicos, la oligarquía y el imperialismo.

En épocas de la última dictadura, con el desbaratamiento de la industria nacional, la voz de mando fue volver a ser el “granero del mundo”. El aumento del precio internacional del aceite y la harina estableció las condiciones preliminares para la patria sojera, que por aquel entonces instauraría la siembra comercial de este grano principalmente en la zona pampeana.

A mediados de los ’90 el proceso de sojificación del país ya era un hecho y las economías regionales pagaban los platos rotos, miles de hectáreas dedicadas al arroz, la citricultura, la producción láctea y ganadera fueron absorbidas por este monocultivo especulativo que produce ganancias multimillonarias en el corto plazo pero seca las tierras y prepara las condiciones para una catástrofe ambiental. ¿Por qué el Kirchnerismo oculta esta realidad e intenta presentarnos sus retenciones como una cruzada en contra de la oligarquía terrateniente? ¡Por que tiene cola de paja! pues fueron sus mismos secuaces y aliados… ¡los Kirchner mismos! Quienes alentaron y alientan aún hoy esta depredación del Campo.

Veamos lo que publicaba Pagina/12 el 13/01/2007: “En 1996, Felipe Solá, secretario de Agricultura del gobierno de Carlos Menem, autorizó la semilla de soja RR inventada por la multinacional estadounidense Monsanto. RR significa resistente al Roundup, marca comercial del herbicida total glifosato, también desarrollado por Monsanto. La multinacional norteamericana, a partir de 2004, luego de lograr la supremacía en el mercado nacional, comenzó a presionar para recaudar regalías por el uso de sus semillas, argumentando que en Estados Unidos cobraba 14 dólares y en Brasil 7 dólares por tonelada de soja RR.”

¡Exactamente, Felipe Sola, “transversal” de primera línea!

¿Y que pasa en Santa Cruz al respecto de la concentración de tierras en el campo y los grandes latifundios?:

En Santa Fe los 17 principales terratenientes son propietarios de 617.000 hectáreas y los 6.133 chacarero s más pequeños tienen 158.000. El ejemplo de Santa Cruz es por demás de elocuente. Sobre 19.841.000 hectáreas, los 269 terratenientes más importantes poseen 11.490.000.” (ibidem)

El nuevo gobierno se llena la boca hablando de los derechos humanos, pero no sólo tiene a más de 4000 luchadores obreros y populares procesados o presos, no sólo se lavo las manos ante la desaparición de Julio López y financia nuevas fuerzas represivas y rompehuelgas para garantizar el pacto social negrero de los patrones y la burocracia sindical… ¡Además de todo esto defiende y garantiza el negocio de la principal fuerza golpista de la historia argentina: la oligarquía terrateniente que en su provincia acapara las tierras como en ninguna otra!

En la actualidad, Argentina ostenta el “orgullo”de ser el tercer puerto más grande de Soja1 en el mundo y la carne ha recuperado importantes mercados mundiales como el Europeo –vía cuota Hilton- que deja 1200 millones de dólares anuales a los oligarcas de la Carbap y la SRA.

El problema de la Soja para el gobierno es de carácter distributivo. ¡Y claro que lo es! Por que como se detalla en el capítulo anterior, el Gobierno necesita de superávits fiscales permanentes para sostener sus pagos de la deuda externa (mientas que para la deteriorada salud pública se destinan 6028 millones de pesos, al pago de la deuda externa se dedican 18.777 millones de pesos)2 la ecuación re-distributiva de los “transversales” beneficia siempre a los de arriba y al imperialismo. Por otro lado es menester tener en cuenta que la balanza comercial en nuestro país esta determinada por las exportaciones del Campo y específicamente por las de la soja.

Durante los primeros años luego del Argentinazo, la recuperación económica estuvo marcada por el ritmo de la reactivación de la vieja estructura productiva y el mercado interno. Promediando 2005 numerosas ramas de la economía perdieron impulso como resultado de la falta de inversiones, el mercado interno encontró su tope en el reforzamiento de la dependencia y la orientación agro-exportadora de la economía.

Hasta aquel entonces la puesta en marcha de la capacidad instalada ociosa ayudó a que la burguesía se restableciera, pero ya en 2004 los compromisos de la burguesía martillera con el FMI, el BID y el BM empujaron a la necesidad de seguir logrando excedentes fiscales para pagar la deuda externa. El desarrollo ininterrumpido de la soja durante los `90 y el nuevo siglo, su preeminencia entre los productos del agro, imponían dos caminos posibles: romper con el imperialismo, expropiarlo, desconocer la deuda y apostar a un proyecto de industralización e independencia nacional o afianzar la alianza con el imperialismo cumpliendo a rajatabla con los pagos de la deuda externa.

Para llevar adelante el primer proyecto hubiera sido necesario recurrir al proletariado y al pueblo en su conjunto, socializar la producción e imponerle a los grandes terratenientes la expropiación y la reforma agraria; en definitiva, también, enfrentarse al imperialismo; ¡pero esto hubiera puesto al país al borde de una Revolución! y la burguesía protege ante todo su posición de Clase, que se hizo explotándonos a los de abajo y como martillera de nuestras riquezas en beneficio de los capitales imperialistas.

Por otro lado ha sido el Imperialismo el principal amigo de nuestra burguesía vernácula en los momentos difíciles ¿o alguien se olvida de cuando el ex presidente Kirchner se bajaba los pantalones con las empresas españolas, ¡como Repsol, que fue una de los principales responsables en la crisis energética!? “Argentina cancelará la deuda "económica y moral" que mantiene con España, país al que volvió a agradecer y elogiar por el "solidario" apoyo que brindó durante la crisis del 2001/2002 y acoger a los argentinos que viajaron a Europa en esos momentos.” (Clarín 22/06/2006) Decía entonces…

Seríamos demasiado ingenuos al pretender que por convicciones morales o políticas nuestra burguesía intermediaria se sacrificara por el país. ¿No ha sido todo lo contrario lo que ha hecho hasta ahora? Su moral, parafraseando a Kirchner, se regodea con las cancelaciones de las deudas nefastas contraídas con el imperialismo.

La Burguesía de nuestro país es lacaya del Imperialismo y se sostiene –en última instancia- ante nuestras luchas, en su posición de Clase, por la acción y gracia de éste… si esperamos que alguna vez tome partido por los trabajadores y el pueblo: podemos esperar sentados.

El problema de las retenciones tiene dos aspectos principales: 1.- el destino de los fondos del Estado. 2.- El orígen de los mismos.

Un Problema importante al tener en cuenta el paro agropecuario es la composición social que tiene el mismo. Argentina es un país de vieja tradición oligárquico-terrateniente y esto ha sido reforzado en los últimos 30 años de nuestra historia, desde la última dictadura.

En Pagina/12 del 13/01/08 se dice que: “Tomando como base los Establecimientos Agropecuarios Productivos (EAP) de más de 5.000 hectáreas, observamos que en el Censo Agropecuario de 1913, 5.300 terratenientes eran dueños del 48% de las tierras, y en el Censo 2001, algo más de 6.000 son propietarios de casi el 50% de las mismas.”

1.- En cuanto al destino de los superavits fiscales, como vimos, mientras que el gobierno ha llevado las retenciones del trigo al 26%, para que el aumento en el precio internacional del cereal no produjera aumentos en la oferta interna, los precios de la harina o el pan siguen en aumento. Tampoco las retenciones a la carne bovina o a sus derivados han parado el aumento en la carne o los lácteos (¡y todo esto lo sabemos los de abajo! A pesar de las mentiras del INDE”K” oficialista).

El control de precios del Gobierno no es efectivo y esto es porque se acciona conforme a una política distorsiva de mercado, cuando el problema es mucho más profundo, ¡es de tipo estructural! por lo que requiere de medidas mucho más audaces. Lo que se debe hacer es la Reforma Agraria para expropiar a los latifundisatas, colectivizar sus tierras y ponerlas en manos de los pequeños y medianos productores y los trabajadores rurales… rediseñando así la producción agropecuaria de forma que se priorice al mercado interno, tanto sea desde la perspectiva de lo que se produce, como de la de cómo se distribuye.

2.- En cuanto al origen de estos excedentes fiscales hay que hablar ya de la super-concentración de la tierra en nuestro campo. Para quiénes hablan de la Revolución pero reniegan de la existencia del campesinado en nuestro país existen algunos datos para tener en cuenta:

A.- Argentina es un país semi-industrial y en el que la principal producción es la Agropecuaria.

B.- El latifundismo en nuestro país no sólo corresponde a la oligarquía vernácula sino que también y en medida creciente a los capitales extranjeros, que tienen sus arcas en el exterior y exprimen nuestras tierras en beneficio del imperialismo.

C.- En el campo argentino se practican aún formas semi-feudales de explotación del campo en la que nuestros compañeros son los pequeños/medianos productores y los super-explotados peones rurales. Es necesario tener una política clara y juiciosa con respecto al trato que debemos darle a estos sectores los trabajadores de las ciudades y los revolucionarios.

En el caso de los cañeros del azúcar, los trabajadores en las plantaciones de algodón o los citrícolas hay un importante componente proletario –las más de las veces trabajadores “golondrina” o de estación- que son super-explotados. El caso de la soja es diferente pues su siembra, cultivo y cosecha requiere –promedio- un trabajador cada 500 ha. En este caso, aún más paradigmático que el de la cría extensiva de ganado, es débil la composición proletaria implicada en el proceso agrario (luego sí es decisivo el proletariado en los procesos de “industrialización” y embarque). Se habla mucho del monocultivo de soja pero veamos quienes la producen:

El "boom sojero" se desarrolla en un país donde la concentración de tierras es impresionante. Según datos del Censo Agropecuario 2001, los 936 terratenientes más poderosos tienen 35.515.000 hectáreas, y en el otro extremo 137.021 agricultores poseen solamente 2.288.000.

A partir de 2002, con la suba de los precios internacionales, los grandes latifundistas fueron los principales beneficiarios. A pesar de la baja de precios registrada en 2004, los arriendos que se pagan en la región pampeana siguen siendo alrededor del 40% de lo cosechado. En las tierras más fértiles se ha llegado a abonar hasta 15 quintales fijos de soja por hectárea.

Según datos del INTA Y otras instituciones estatales y privadas que publica el Instituto Agrario de Asistencia Jurídica y Contable del Distrito VI de Federación Agraria Argentina, el 75% de la producción de granos es realizada por arrendatarios.

El Instituto Agrario, basándose en datos oficiales, difunde los resultados de la campaña 2002-2003 de los cuatro cultivos: soja, trigo, maíz y girasol. Las cifras dan cuenta de que se sembraron 24.416.000 hectáreas, con una producción de 66.100.000 toneladas por un valor de 33.544,5 millones de pesos. De este total, el 75% -21.158,4 millones de pesos-, es producido por contratistas. Si éstos pagan a los propietarios, como mínimo, el 40% de la cosecha, se llega a la siguiente conclusión: los dueños de la tierra recibieron 10.063,5 millones de pesos sólo por el hecho de poseer los títulos de propiedad.

Son conocidas con el nombre de pooles de siembra. Entre los más poderosos se encuentran El Tejar o grupos como el de Gustavo Grobocopatel -que se auto denomina irónicamente un "sin tierra"- que en 2004 arrendaba 173.000 hectáreas.” (ibidem)

Esto deja planteado una contradicción específica entre pequeños/medianos productores y contratistas con los latifundistas y pooles que monopolizan la soja y distorsionan la producción agropecuaria nacional.

Veamos que decía la Federación Agraria Argentina con respecto a los reclamos de los pequeños/medianos productores en 2006 (La Tierra, Marzo de 2006):

Por eso Federación Agraria avisa hoy, en marzo, que el 2006 debe ser un año de definiciones para el sector agropecuario. Dentro de algunos meses, si esto no ocurre, esta advertencia seguramente cambiará su talante, ya que asistiremos a una nueva frustración y los federados no dudamos en ponernos al frente de los reclamos justos.

Entonces, desde las chacras de la Pampa Húmeda, desde las fincas cuyanas, desde las quintas citrícolas entrerrianas, los algodonales del NEA o los cañaverales del NOA, el campo reclama al gobierno aprovechar hoy la hora para definir un modelo de intervención que garantice reglas de juego claras y con oportunidades para todos.

Es la hora de definir políticas para el sector de la agricultura familiar que lo diferencien del resto de los actores de la economía y lo instalen en el lugar del nuevo sujeto de acumulación de la renta agraria en esta nueva era del país. Esto implica desarmar todo el andamiaje de leyes y lobbies políticos que favorecen la concentración económica y, en particular, la acción agrícola de gran escala.

Hay que avanzar en un ordenamiento legal de los arrendamientos. Regular ese mercado. No es normal que se esté pagando 18 quintales de soja para acceder a explotar una hectárea de tierra.

Que el Estado permita eso equivale a ser un pasivo espectador de la expulsión de los agricultores

familiares que no tienen cómo contrarrestar esa ofensiva de la agricultura de escala industrial.

Se impone avanzar en materia de uso y tenencia de la tierra con la sanción de la ley que

frene el proceso de extranjerización, que se cree un instituto promotor de colonización para convertir

tierras improductivas en microeconomías de producción diversificada y población rural

arraigada, y establecer un plan de regularización dominial que solucione el problema de decenas

de miles de ocupantes precarios.

Debe modificarse el país que asiste en silencio al oligopolio del comercio exterior. Debe intervenirse

en el mercado de granos y carnes con organismos reguladores que desarticulen maniobras distorsivas y establezcan garantías que posibiliten rentabilidad y continuidad de los pequeños y medianos productores en la cadena.

Hace falta desplegar un plan profundo e integral que impulse las economías regionales a

fortalecerse y desarrollar sus alcances.

También están dadas las condiciones para ampliar el presupuesto para política agropecuaria que incentive las producciones ganadera, hortícola, de cereales, etc, siempre apuntado a los actores de escala familiar.Y, en este punto, cabe empezar a debatir el uso que el gobierno debe darle a las retenciones aplicadas a las exportaciones agropecuarias. Un instrumento tributario que puede ser una formidable herramienta para cambiar el perfil del sector rural, con más equilibrio y diversidad, si es capaz de fortalecer a los pequeños y medianos actores, en lugar de sacarles en la misma medida que a la agricultura de gran escala.

El sistema impositivo argentino no debe seguir exhibiendo su faz más regresiva ni generalizadora.

Así, siempre pagan más los que menos tienen. El Estado nacional debe darse una reforma tributaria que segmente y diferencie la agricultura familiar de las empresas agrícolas de gran escala. Y las provincias deberían acompañar esa

reparación en el esquema propio de impuestos y gravámenes”.
¡Y donde quedó esa bandera! Nosotros consideramos que, como están dadas las cosas en nuestro país, se debe avanzar específicamente por la vía de la lucha por la expropiación sin pago y la colectivización de los latifundios (¡esa si sería una verdadera Reforma Agraria!). Por esto consideramos que al participar en una misma acción con la SRA, la CRA y la CONINAGROS, la dirección de la FAA esta llevando a los pequeños y medianos productores del Campo a su derrota. Que las direcciones de la FAA, que han sabido autodenominarse simpatizantes del Gobierno de Kirchner están apostando sus cartas a los de arriba y que sus bases deben estar atentas… Se debe exigir la ruptura con la olgarquía de la SRA, la CRA y CONINAGROS y poner toda la carne al asador en la lucha por la Reforma Agraria, que va en contra tanto del Gobierno entreguista de Kirchner como de las Cámaras empresarias de la oligarquía y su Lock Out patronal. ¡Los mejores aliados del pequeño y mediano productor son los Trabajadores del Campo y el Troletariado Urbano!

Ahora bien, lo que esta a la orden del día en la Argentina es la necesidad imperiosa de una reforma agraria que espropie sin pago y colectivice los grandes latifundios, poniéndolos en manos de las colectividades y los peones rurales las tierras; que identifique las necesidades de la producción del de los chacareros y los pequeños/medianos productores con la de industrializar el país. Denunciamos que frente a estas necesidades el Gobierno no hace más que utilizar las nuevas retenciones para fortalecer los lazos con el Imperialismo reproduciendo la dependencia y el sub-desarrollo, con la balanza exterior que siempre se vino manejando en nuestro país, la de exportar bienes primarios e importar productos manufacturados, es decir, con un valor agregado mucho mayor al que se exportó.
“… hay una diferencia sustancial entre lo que se vende y lo que se compra: el 96% de las exportaciones nacionales del año pasado se compone de productos primarios, manufacturas agropecuarias y combustibles, y el 4% restante de manufacturas de origen industrial.

En cambio, el 97% de las importaciones fueron bienes manufacturados: maquinaria y equipos, aparatos eléctricos y mecánicos, productos químicos, plástico, juguetes y calzado, entre otros.”

La Nación 27/02/2007
He aquí la forma en que el nuevo Gobierno de Cristina utiliza las retenciones y organiza su presupuesto para este año.
Miércoles, 12 de Septiembre de 2007 Página / 12

ADELANTO EXCLUSIVO: LAS PRINCIPALES CIFRAS DEL PROYECTO DE LEY DE LEYES 2008

Números del “Presupuesto Cristina”

Los servicios de la deuda pública se mantendrán en el mismo porcentaje del PBI que este año: 2,1 por ciento. En este caso significarán 18.777 millones de pesos. Expresado en dólares serán 5866 millones. El Presupuesto sólo estima abonar los intereses que vencen durante el año próximo. La cancelación de capital, dicen en el Ejecutivo, dependerá de la posibilidad de que exista un mayor superávit al previsto y de las condiciones de los mercados internacionales.
Es decir: la “nueva” política respecto a la deuda consiste en seguir pagando la deuda, y ni siquiera el Capital (¡lo que tampoco debemos aprobar!) ¡sino sus intereses! lo cuál la torna eterna. El presupuesto para mantener esta política va a salir del superávit fiscal, o sea de cuánto más pueda el Gobierno sacar de nuestros bolsillos por la vía del trabajo mal pago o los impuestazos, garantizando las exportaciones con salarios de hambre, flexibilización laboral, tarifazos y aumentos de precios. Además de cuánto cotice en los países imperialistas nuestra materia prima (soja principalmente)…


¡Por un Congreso Unico del Clasismo Opositor que organice la presión obrera en los sindicatos e imponga a la Burocracia la Huelga General en contra de la flexibilización laboral y por salarios atados a la Canasta Básica hasta quebrarla!
¡Por la Nacionalización bajo control de Obreros y Usuarios de las Ramas Claves de la Economía y actualmente en control del Imperialismo, Por una Reforma Agraria que Colectivice entre pequeños campesinos y trabajadores rurales las tierras de la Oligarquía del Campo!
¡Por un Frente Unico Anti-Imperialista!
COMITÉ POR LA CONSTRUCCION DE UNA ORGANIZACIÓN REVOLUCIONARIA ANARQUISTA
Por una Argentina Revolucionaria

24 de Marzo de 2008
Este es un Capítulo de nuestro Documento “Los Anarquistas Revolucionarios seguimos luchando por una Argentina Socialista y Revolucionaria” que hemos reeditado en función del debate suscitado entre los revolucionarios y el pueblo trabajador en general en lo referente al paro agropecuario.

1 En el caso de la Soja, cultivo que por lo que explicamos, consideramos que debe ser restringido y puesto en manos de la colectivización –para que su producto y el proceso de producción sea controlado por los pequeños/medianos productores y los asalariados del campo, que deberán acabar con el monocultivo y desertificación de los campos e imponer la rotación, pues de otra forma, su fuente de trabajo es la que peligra-, de 71.000 productores, aproximadamente 69.000 son pequeños y los restantes 2000 acaparan el 80% de la superficie sembrada. Esto, sin hablar del sistema semi-feudal de arrendamiento.

2 El otro destino privilegiado de los fondos del Estado será el flamante ministerio de Planificación que encabeza Julio De Vido desde el Gobierno de Néstor Kirchner con 23.021 millones de pesos… ¿Por qué? Porque es un Ministerio estratégico para el reagrupamiento de los explotadores: Se encarga de lavar el dinero público para financiar a la “patria contratista” de los Techint, los Roggio y los Perez Companc y los despilfarros de las multinacionales de la petroleras y electricas. Este ministro que ha sobrevivido dos Gobiernos en su puesto y ha protagonizado duras pujas con Lavagna y Misceli, que terminaron fuera de sus cargos, es el protagonista del escándalo de corrupción Skanska y es responsable tanto de la crisis energética como del remate de las riquezas energéticas al imperialismo.



¿Por qué los Anarquistas Revolucionarios Apoyamos al Paro Agropecuario pero no al Lock Out Oligárquico?

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El Gobierno retiene al Campo, ¿por qué y para qué? iconHuergo, Jorge. “Comunicación y educación: un acceso al campo”. En...
«¿cómo?» si no hablamos antes del «¿qué?», y también del «¿por qué?» y el «¿para qué?»

El Gobierno retiene al Campo, ¿por qué y para qué? iconA ¿Qué representa para el poeta el río Duero y el discurrir de sus...

El Gobierno retiene al Campo, ¿por qué y para qué? iconContenidos conceptuales (primera parte)
«¿Qué comeremos en el invierno?»; «¿Qué beberemos en las épocas de sequía?»; «¿Con qué nos vestiremos?»; «¿Dónde habitaremos por...

El Gobierno retiene al Campo, ¿por qué y para qué? iconContenidos conceptuales (primera parte)
«¿Qué comeremos en el invierno?»; «¿Qué beberemos en las épocas de sequía?»; «¿Con qué nos vestiremos?»; «¿Dónde habitaremos por...

El Gobierno retiene al Campo, ¿por qué y para qué? icon¿Qué fue de Poder Negro? (¿Y por qué no nos importa?)

El Gobierno retiene al Campo, ¿por qué y para qué? icon¿Qué entiendes por obsolescencia programada? ¿Qué papel ha jugado en la Historia reciente?

El Gobierno retiene al Campo, ¿por qué y para qué? icon¿Qué entiendes por Obsolescencia Programada? ¿Qué papel ha jugado en la historia reciente?

El Gobierno retiene al Campo, ¿por qué y para qué? icon¿Qué entiendes por Obsolescencia Programada? ¿Qué papel ha jugado en la Historia reciente?

El Gobierno retiene al Campo, ¿por qué y para qué? iconIntroducción: por qué este documento y por qué ahora

El Gobierno retiene al Campo, ¿por qué y para qué? iconIntroducción: por qué este documento y por qué ahora




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com