Unidad 2: La Teoría Económica Clásica






descargar 115.05 Kb.
títuloUnidad 2: La Teoría Económica Clásica
página1/2
fecha de publicación15.06.2015
tamaño115.05 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Economía > Documentos
  1   2

Unidad 2: La Teoría Económica Clásica



Introducción
Como hemos señalado en la Unidad 1, la constitución de paradigmas científicos y de pensamiento es un proceso dinámico en el cual la historia y los cambios sociales tienen un papel central. En esta unidad plantearemos distintos abordajes a las cuestiones económicas que surgieron de la consolidación del capitalismo (modelo económico de generación de riquezas) en el continente europeo, durante el siglo XIX.
También desarrollaremos los principales conceptos y teorías que conforman el pensamiento económico clásico, en sus dos ramas: la liberal y la marxista. Ambas vertientes son sumamente importantes porque han nutrido las principales corrientes económicas del siglo pasado.

La corriente denominada economía clásica tuvo su origen a finales del siglo XVII, en un marco social y político sumamente conflictivo, caracterizado por el fin de los estados absolutistas o monárquicos y la transición hacia la democracia burguesa.

Por otra parte, la consolidación del poder de la burguesía industrial europea frente a los intereses agrarios y comerciales de la aristocracia conservadora, es un hecho que permite comprender el cambio de paradigma producido con el surgimiento de la economía clásica.

En este contexto, hacia fines del siglo XVII y primeros años del siglo XVIII, las ideas expresadas en “El contrato Social” por el pensador John Locke, significaron una transformación radical en la forma de pensar y ver al individuo en la sociedad. Locke concebía al individuo soberano como un ser racional y libre, capaz de elegir por sí mismo (individuo como consumidor e individuo como votante), en el marco de un sistema político y económico sin limitaciones artificiales y arbitrarias –iusnaturalismo-. De esta manera se sentaban las bases para la formulación del modelo democrático de gobierno.

1. Constitución de los paradigmas clásicos del pensamiento económico: liberal y marxista
A continuación, analizaremos los fundamentos de la obra de los principales pensadores de la ciencia económica del siglo XIX y los conceptos que surgieron durante ese periodo.

En las próximas páginas,usted podrá leer una breve presentación de las ideas de:
Adam Smith (siglo XVIII)

Jean Baptiste Say (Siglo XVIII y XIX)

Jeremías Bentham (Siglo XVIII y XIX)

David Ricardo (Siglo XVIII y XIX)

Thomas Malthus (Siglo XVIII y XIX)

John Stuart Mill (Siglo XIX)

Carlos Marx (Siglo XIX)
Le sugerimos que vaya organizando una síntesis comparativa en su carpeta de manera tal de disponer de los conceptos centrales para conversarlos con su profesor tutor.
Adam Smith
El pensamiento de Adam Smith retoma algunas cuestiones que, previamente, habían sido abordadas por otras corrientes de pensamiento como las de los griegos, los escolásticos y los fisiócratas.





  • El egoísmo es el mecanismo que hace de motor del sistema. Es la mano invisible que provoca el movimiento de las personas y de los mercados.




  • Los comerciantes son especuladores y promueven los acuerdos contra el público.

  • Se debe fomentar la competencia contra el poder de los monopolios estatales. Sin competencia no hay sistema.




  • El sector público debe: disminuir la intervención, desregular el comercio, eliminar impuestos y privilegios, impulsar la competencia, favorecer el comercio internacional, y dedicarse a lo que le es propio (defensa, justicia y educación).


Influida fuertemente por el pensamiento iusnaturalista, la teoría de este pensador se basa en los siguientes principios:
Partiendo de estos principios, Smith, en su obra “La Riqueza de las Naciones”, esbozó un modelo económico que defendía a ultranza la propiedad privada por sobre el poder del Estado. Asimismo, abogaba por un mercado libre y sin trabas en el cual el libre juego de la oferta y la demanda - competencia - y la mano invisible del mercado distribuyeran bienes y fijaran precios a las diferentes mercancías.

En su obra, también desarrolla una teoría del valor, en la que aparecen discriminados el valor de uso y el valor de cambio de un bien, aunque el aporte de este pensador está relacionado específicamente con una nueva forma de concebir el valor de cambio de un bien. Veamos esto detenidamente.
En primer lugar, Adam Smith señala que el valor de cambio de un bien surge de la interacción de la oferta y la demanda de ese bien. Esto implica que el precio tiene una relación directamente proporcional con la demanda:


  • a mayor demanda los precios suben,




  • una disminución de la demanda influye en una baja del valor de cambio



En el caso de la oferta, la relación es inversamente proporcional: la menor disponibilidad de un bien, frente a una demanda que se mantiene estable o que crece, genera un incremento de sus precios.
Jean Baptiste Say
Vamos a abordar algunos aportes de Jean Baptiste Say para poder observar que el desarrollo del pensamiento económico también se basó en el enfrentamiento de líneas contrapuestas
En su obra, disiente con el concepto de valor desarrollado por Adam Smith previamente. Para Say, lo que produce valor es la laboriosidad humana, junto con la naturaleza y el capital. Este concepto sería retomado, posteriormente, por David Ricardo. Establece,entonces, la triple división de los factores de producción: trabajo, tierra y capital.
Su idea sobre el valor destaca la importancia de la utilidad, aunque sin llegar a desarrollar una teoría plenamente madura, se erige como un precursor de la teoría subjetiva del valor; concepción que sería desarrollada por los economistas neoclásicos a principios del siglo XX.
Con respecto a la teoría del valor, afirma que la producción no es la creación de materia – para él sólo la naturaleza puede crear materia - sino de utilidad. El valor mide la utilidad de una cosa y el precio mide el valor de la misma. La utilidad la crean no sólo los que producen bienes tangibles sino también los que brindan servicios como, por ejemplo, el comercio o el transporte.
Otro aporte significativo de Say fue su desarrrollo de la “Ley de los mercados”, comúnmente conocida como “Ley de Say”. Algunos de los argumentos implicados por esta ley se encontraban,ya, en La Riqueza de las Naciones de Adam Smith.
Frecuentemente, la ley de Say se resume en la expresión telegráfica: “la oferta crea su propia demanda”, como si el simple acto de ofrecer cualquier bien o servicio en el mercado garantizara su venta. Sin embargo, esta forma de expresarla puede llevar a confusiones.
En rigor, lo que esta ley sintetiza es la confianza en que un sistema de precios libres va a ser siempre capaz de coordinar todos los mercados y lograr su equilibrio simultáneo. Desde esta perspectiva, si todos los mercados están en equilibrio, quiere decir que el mercado de trabajo también lo estaría: todo el que quiere trabajar (a los precios vigentes) estará empleado y no habrá desempleo.
La polémica que tuvo lugar a lo largo del siglo XIX en torno a ley de Say ha desempeñado un papel importante en la historia del pensamiento económico. De hecho, podemos considerar que fue uno de los primeros intentos de aproximación al problema del equilibrio general de la economía.
David Ricardo
El principal aporte de David Ricardo a la economía clásica fue el de profundizar las ideas sobre la relación entre el precio de un bien y sus costos de producción.


Se interesa exclusivamente por las mercancías que resultan de un proceso de producción. Lo que le preocupa no es el precio efectivo o de mercado que resulta de desviaciones accidentales y temporales (como la oferta y la demanda) Sus desarrollos teóricos se centran en el «precio natural y primario», derivado de las condiciones técnicas de producción. De esta manera, se diferencia de teóricos anteriores
Veamos a qué remite el concepto de condiciones técnicas de producción: se trata de la cantidad de trabajo incorporado en la producción de las distintas mercancías.
En sus trabajos, Ricardo llegó a la conclusión de que el coste de los factores de producción - materiales, mano de obra, etc. - determinaba el precio del producto.
Dentro de esta conceptualización, también desarrolló una idea que resultaba novedosa para la época: el exceso de precio sobre los costos de producción de un bien representaba la renta o ganancia de quien lo producía– umbral de rentabilidad –.
Esta idea fue retomada posteriormente por Karl Marx para concebir su concepto de plusvalía.
Jeremías Bentham
S

  • Según Bentham, los individuos son, sobre todo, egoístas pues se mueven en el mercado motivados por la búsqueda de la satisfacción de sus propios deseos.




  • A diferencia de otros autores, Bentham negaba cualquier armonía natural de los egoísmos. La existencia del delito constituía, para él, prueba suficiente para afirmar que la armonía natural no existe.




  • Por lo tanto, el principio central de su filosofía es que el interés de cada individuo debe identificarse con el interés general, adoptando así el principio de utilidad como marco de identidad artificial de intereses.


in bien, las teorías de Jeremías Bentham no pueden considerarse como estrictamente económicas, tuvieron una fuerte influencia sobre el análisis económico de la segunda mitad del siglo XIX y principios de siglo XX. Su obra se identifica, principalmente, con el desarrollo del concepto de utilidad, que dio nombre a una corriente de pensamiento conocida como utilitarismo

A primera vista, la doctrina de Bentham muestra un parecido con la antigua filosofía griega del hedonismo, que también sostenía que el deber moral se satisface en el disfrute de los intereses que buscan el placer.
El utilitarismo añadió al hedonismo la doctrina ética según la cual la conducta humana tenía que ser dirigida hacia la maximización de la felicidad del mayor número de personas. Según este autor, el interés general de la comunidad se mide por la suma de los intereses individuales.
A partir de dichos conceptos, intentó medir el bienestar económico en sentido científico tomando como herramienta el cálculo de la felicidad, o suma del placer y del dolor colectivos. Así, en su obra “Introducción de principios morales y legislación” describía los factores sobre la base de los cuales tenían que medirse los valores del placer y del dolor. A modo ilustrativo podemos mencionar: la intensidad del placer y del dolor, su duración, su extensión, esto es, él numero de gente afectada.
Bentham también explicó detalladamente el mecanismo por medio del cual debían efectuarse los cálculos de bienestar. Hay varias dificultades analíticas y prácticas en su teoría de la medición del bienestar, algunas de las cuales reconoció, ignorando otras.
Thomas Malthus





  • En su “Ensayo sobre el principio de la población” Malthus sostiene que la presión que ejerce la cantidad de habitantes del planeta es una "ley natural", y esto hace que la pobreza sea natural e inevitable. En esta aseveración se observa por un lado una fuerte defensa de la filosofía individualista propia del capitalismo de la época y por otro un fuerte sesgo de lo que posteriormente se conoció como “Darwinismo Social”.




  • Esta concepción, básicamente, aplicaba el concepto de “supervivencia del más apto”, desarrollado por Charles Darwin quien se basó en la teoría de Malthus para elaborar su obra “Teoría del Origen de las Especies” al análisis sociológico.




Siguiendo esta línea de pensamiento, Malthus explica que cualquier esfuerzo social y político que se haga para reducir desigualdades o mitigar el sufrimiento sería contraproducente, porque provocaría un incremento de la población y esto implicaría, a su vez, un aumento de presión sobre los recursos de la producción. Por lo tanto, un sistema de propiedad común capaz de mantener a poblaciones aún mayores resultaba una afrenta al orden "natural" de las cosas.
Planteaba que las esperanzas de mayor prosperidad se verían obstaculizadas por un excesivo crecimiento de la población. Según Malthus, los alimentos sólo aumentaban adecuándose a una progresión aritmética (2-4-6-8-10, etc.), mientras que la población se duplicaba cada generación (2-4-8-16-32, etc.), salvo que esta tendencia se controlara por la naturaleza o por la propia prudencia de la especie.
Sostenía que el control natural era “positivo” ya que las guerras, las epidemias, la peste, las plagas, los vicios humanos y las hambrunas se combinaban y colaboraban en el control del volumen de la población mundial, y así lo limitaban a la oferta de alimentos.
Asimismo, señalaba que a los horrores de un control positivo de la naturaleza se sumaba la limitación voluntaria del crecimiento de la población, no mediante un control de natalidad (contrario a las convicciones religiosas de Malthus) sino retrasando la edad para casarse y reducir así el tamaño de las familias.
Pese a su particular visión, podemos encontrar en Malthus importantes aportes relacionados con la dinámica de la oferta y la demanda en el mercado. En sus escritos, este autor reconocía dos grupos de bienes: los necesarios o esenciales, y los superfluos o no esenciales. Sostenía que los recursos productivos debían orientarse hacia el primer grupo de bienes, sobre los cuales nunca habría saturación en su producción.
John Stuart Mill
En su obra “Principios de Economía Política” Stuart Mill realizó una síntesis del pensamiento de los economistas clásicos, completando algunos desarrollos ya observados en autores como Smith y Ricardo.


  • En su obra, el autor precisa definitivamente el concepto del “homo oeconomicus”. Según el mismo, el individuo, como“hombre económico”, movido únicamente por el principio hedonístico (la búsqueda de la máxima satisfacción con el mínimo esfuerzo) contribuye al logro del interés general a través del juego de la libre concurrencia. Esto plantea una nueva forma de pensar el concepto de “mano invisible del mercado”.




  • Un importante aporte de Stuart Mill es la diferenciación entre las leyes de la producción y de la distribución. Según el autor, las primeras son de carácter natural y la intervención humana no puede cambiarlas. Las segundas, en cambio, son producto de arreglos sociales y, en sí, son las instituciones las que las construyen y realizan la distribución.





En este punto, el autor se diferencia de posturas anteriores que se oponían a la intervención del Estado en la administración y distribución de la riqueza de las sociedades. En sus escritos, se observa una clara conciencia de que la ausencia de intervencionismo por parte del Estado no necesariamente garantiza la máxima libertad, y que existían restricciones e injusticias que solo la legislación podía eliminar.
De esta manera, Stuart Mill acepta la idea de conflicto social desestimada por sus predecesores en sus escritos. Siguiendo esta lógica, este autor afirma que si bien la propiedad privada es un derecho no debe ser considerado como absoluto y, por lo tanto, la sociedad puede interponer sus criterios cuando se genere un conflicto que ponga en peligro el bien público.

Actividad 7
Hasta aquí le hemos presentado las ideas centrales de seis pensadores de los siglos XVIII y XIX. Le propondremos, ahora, un trabajo de análisis de fuentes, que le permitirá pensar en el proceso de construcción de la teoría económica clásica liberal.

1. Lea con detenimiento los siguientes textos pertenecientes a tres de los autores que hemos estado analizando (Jean Baptiste Say, Adam Smith, Jeremías Bethamm)
2. Identifique los conceptos similares que subyacen en sus escritos.
3. Enuncie las diferencias fundamentales o los avances que propone cada uno de ellos en relación con los demás. Lleve su informe al encuentro de tutoría.
Manual Práctico de Economía Política

Jean Baptiste Say
De la Formación de riquezas y de lo que constituye su valor
1. La Economía Política nos enseña el modo como se producen, distribuyen y consumen las riquezas en la sociedad.
2. La significación de la palabra riqueza puede extenderse a todos los bienes que el hombre puede gozar; y en esta acepción hasta la salud y la alegría serían riquezas. Pero las únicas riquezas de que se trata en Economía Política, se componen de las cosas que poseemos y que tienen un valor reconocido. Una casa, una alhaja, un mueble, los vestidos, las monedas, los libros, etcétera, son porciones de riquezas. Cada persona o cada familia posee una cantidad mayor o menor de cada una de estas cosas; y sus valores reunidos son los que constituyen su riqueza o fortuna. La suma de las fortunas particulares componen la fortuna de la nación o la riqueza nacional.
3. Hablando comúnmente y en el uso ordinario llamamos ricos a los sujetos que poseen muchos bienes; pero cuando se trata de estudiar el modo como se forman, distribuyen y consumen las riquezas, se denominan igualmente así las cosas que merecen este nombre, lo mismo que tengamos muchos o pocos; pues un grano de trigo es trigo del mismo modo que lo es una espiga llena de granos.
4. Para poder compararse la cantidad de riquezas contenida en diferentes objetos, hay que comparar su valor, un kilogramo de café es, actualmente, en Europa; para su dueño, una riqueza mayor que un kilogramo de azúcar, y esto consiste en que vale más.
5. Para medir el valor de las cosas se les compara con las diferentes cantidades de un mismo objeto que se pueden adquirir por el cambio y por su medio. Así pues, un anillo que su dueño puede cambiar en el momento que quiera por mil pesos, será una porción de riqueza doble de la que tendría con otra alhaja que sólo pudiera vender en quinientos pesos.
6. Apreciamos mejor las cosas por la cantidad de moneda que pueden proporcionarnos, que por cualquier otra cantidad, porque en virtud del uso que hacemos todos los días de la moneda, conocemos mucho mejor su valor que el de la mayor parte de las otras mercancías; y en consecuencia sabemos mejor lo que podemos adquirir por 100 pesos que por 4 fanegas de trigo, aunque según el precio del día, estos dos valores pueden ser iguales y por lo mismo constituyen dos riquezas también iguales.
7. Para crear riquezas basta con crear valores o aumentar el que ya tienen las cosas que poseemos.
8. Se da valor a un objeto dándole una utilidad que no tenía, y para aumentar el valor que ya tienen las cosas se ha de aumentar el grado de utilidad que tenían cuando las adquirimos.
De lo que constituye la utilidad, y en qué consiste la producción de las riquezas

1. Se entiende por utilidad la cualidad que tienen ciertas cosas de poder servirnos de cualquier manera que sea.
2. La utilidad de una cosa hace que esta misma cosa tenga cierto valor; y esto consiste en que la utilidad que tiene que aparecer como apetecible e inclina a los hombres a hacer un sacrificio para adquirirla. Regularmente, no queremos dar nada para adquirir lo que no vale para nada; y al contrario, damos una cantidad de las cosas que poseemos (por ejemplo; cierta cantidad de monedas) para obtener las cosas cuya necesidad experimentamos. Esto es lo que constituye su valor.
3. Debe entenderse por útil todo lo que es propio para satisfacer las necesidades y los deseos del hombre, tal cual es. Y por su fisiología, su vanidad y sus pasiones le inspiran algunas veces necesidades tan imperiosas como el hambre, él es el único juez competente de la importancia que las cosas tienen para él y el de la necesidad que experimenta de ellas. Los demás no podemos juzgar más que por el precio que él las da; para nosotros, el valor de las cosas es la única medida de la utilidad que tienen para el hombre. Bástanos, pues, que tengan utilidad a sus ojos, para darles valor.
4. La utilidad será diferente según los lugares y según las circunstancias.
La utilidad de las cosas varía también en una misma nación, según las épocas, usos y costumbres.
5. El valor no es siempre proporcionado a la utilidad de las cosas, pero sí lo es a la utilidad que se les ha dado.
Supongamos que una modista ha cortado y cosido un vestido en cuatro días de trabajo; como su tiempo y sus manos son una especie de precio que ha pagado para poseer el vestido, es claro que no puede darle por nada sin sufrir una pérdida, que tendrá buen cuidad de evitar. En consecuencia, no se podrán adquirir loa vestidos sin dar por ellos un precio equivalente a los que costó la tela y al trabajo que han puesto las operarias para hacerlos.
Por el contrario, el agua no tendrá ningún valor a la inmediación de una fuente, porque la persona que la adquiere por nada, puede también darla por nada; y suponiendo que quiera hacerla pagar al que carece de ella, éste en vez de hacer el menor sacrificio para adquirirla, se bajaría a tomarla por sí mismo. De este modo, la utilidad que se ha comunicado a una cosa le da cierto valor; y por el contrario carece de él cuando no se le ha dado utilidad.
6. Hay cosas que no son capaces de satisfacer necesidad alguna, y sin embargo tiene su valor.
La alfalfa no puede satisfacer inmediatamente ninguna necesidad, pero sirve para engordar el ganado que emplearemos para nuestro alimento. Las tinturas tampoco pueden servir inmediatamente ni de alimento, ni de ornato; pero pueden servir para adornar las telas de nuestros vestidos. Estas cosas tienen una utilidad indirecta. Esta utilidad las hace ser buscadas por otros productores, que las emplean a su vez en aumentar la utilidad de sus productos. Tal es el origen de su valor.
7. Los documentos de comercio tienen también el valor por la misma razón que acabamos de referir; porque acarrean una utilidad indirecta, que consiste en proporcionar otras cosas que serán inmediatamente útiles. Si el documento de comercio no fuese pagado, o si lo fuese en moneda que no valiese para comprar objetos propios para satisfacer las necesidades del hombre, no tendría ningún valor. De esto se infiere, que no basta crear documentos de comercio para crear valores, sino que es preciso crear la cosa que compone todo el valor de dicho documento. Más claro; es menester crear la utilidad que constituye el valor de esta cosa.
8. Las cosas a que se ha dado cierto valor, toman un nombre particular. Cuando las consideramos respecto a la posibilidad que confieren dueños de adquirir en cambio otras cosas, se llaman valores; y cuando las miramos respecto a la suma de necesidades que pueden satisfacer, se llaman productos. De consiguiente, producir es lo mismo que dar valor a las cosas dándoles utilidad y la acción de que resulta un producto, se llama producción.

La riqueza de las Naciones

Adam Smith
Capítulo V
Del precio real y nominal de las mercancías, o de su precio en trabajo y de su precio en moneda
Todo hombre es rico o pobre según el grado en que pueda gozar de las cosas necesarias, convenientes y gratas de la vida. Pero una vez establecida la división del trabajo, es solo una parte muy pequeña de las mismas la que se puede procurar con el esfuerzo personal. La mayor parte de ellas se conseguirán mediante el trabajo de otras personas, y será rico o pobre, de acuerdo con la cantidad de trabajo ajeno de que pueda disponer o se halle en condiciones de adquirir. En consecuencia, el valor de cualquier bien, para la persona que lo posee y que no piense usarlo o consumirlo, sino cambiarlo por otros, es igual a la cantidad de trabajo que pueda adquirir o de que pueda disponer por mediación suya. El trabajo, por consiguiente, es la medida real del valor en cambio de toda clase de bienes.
El precio real de cualquier cosa, lo que realmente le cuesta al hombre que quiere adquirirla, son las penas y fatigas que su adquisición supone. Lo que realmente vale para el que ya la ha adquirido y desea disponer de ella, o cambiarla por otros bienes, son las penas y fatigas de que lo libraran, y que podrá imponer a otros individuos. Lo que se compra con dinero o con otros bienes, se adquiere con el trabajo, lo mismo que lo que adquirimos con el esfuerzo de nuestro cuerpo. El dinero o sea otra clase de bienes nos dispensan de esa fatiga. Contienen el valor de una cierta cantidad de trabajo, que nosotros cambiamos por las cosas que suponemos encierran, en un momento determinado, la misma cantidad de trabajo. El trabajo fue, pues, el precio primitivo, la moneda originaria que sirvió para pagar y comprar todas las cosas. No fue con el oro ni con la plata, sino con el trabajo como se compro originariamente en el mundo toda clase de riquezas; su valor para los que las poseen y desean cambiarlas por otras producciones es precisamente igual a la cantidad de trabajo que con ella pueden adquirir y disponer. [...]
Pero aunque el trabajo es la medida real del valor en cambio de todos los bienes, generalmente no es la medida por la cual se estima ese valor. Con frecuencia es difícil averiguar la relación proporcional que existe entre cantidades diferentes de trabajo. El tiempo que se gasta en dos diferentes clases de tarea no siempre determina de una manera exclusiva esa proporción. Han de tomarse en cuenta los grados diversos de fatiga y de ingenio. Una hora de trabajo penoso contiene a veces mas esfuerzo que dos horas de una labor fácil, y más trabajo, también, la aplicación de una hora de trabajo en una profesión cuyo aprendizaje requiere el trabajo de diez años, que un mes de actividad en una labor ordinaria y de fácil ejecuci6n. Mas no es fácil hallar una medida idónea del ingenio y del esfuerzo. Es cierto, no obstante, que al cambiar las diferentes producciones de distintas clases de trabajo se suele admitir una cierta tolerancia en ambos conceptos. El ajuste, sin embargo, no responde a una medida exacta, sino al regateo y a la puja del mercado, de acuerdo con aquella grosera y elemental igualdad, que, aun no siendo exacta, es suficiente para llevar a cabo los negocios corrientes de la vida ordinaria.
Fuera de esto, es mas frecuente que se cambie y, en consecuencia, se compare un artículo con otros y no con trabajo. Por consiguiente, parece más natural estimar su valor en cambio por la cantidad de cualquier otra suerte de mercancía, ' no por la cantidad de trabajo que con el se pueden adquirir. La mayor parte de las gentes entienden mejor que" quiere decir una cantidad de una mercancía determinada, que una cantidad de trabajo. Aquella es un objeto tangible y esta una noción abstracta, que aun siendo bastante inteligible, no es tan natural y obvia.
[...] el trabajo, al no cambiar nunca de valor, es el único y definitivo patrón efectivo, por el cual se comparan y estiman los valores de todos los bienes, cualesquiera que sean las circunstancias de lugar y de tiempo. El trabajo es su precio real, y la moneda es, únicamente, el precio nominal. [...]
De acuerdo con esa acepci6n vulgar puede decirse que el trabajo, como los otros bienes, tiene un precio real y otro nominal. El precio real diríamos que consiste en la cantidad de cosas necesarias y convenientes que mediante el se consiguen, y el nominal, la cantidad de dinero. El trabajador es rico o pobre, se halla bien o mal remunerado, en proporción al precio real del trabajo que ejecuta, pero no al nominal. [...]
Parece, pues, evidente, que el trabajo es la medida universal y mas exacta del valor, la única regla que nos permite comparar los valores de las diferentes mercancías en distintos tiempos y lugares.
CAPITULO VII

Del precio natural y del precio de mercado de los bienes
En toda sociedad o comarca existe una tasa promedia o corriente de salarios y de beneficios en cada uno de los empleos distintos del trabajo y del capital. Como veremos mas adelante, dicha tasa se regula naturalmente, en parte, por las circunstancias generales de la sociedad, su riqueza o pobreza, su condición estacionaria, adelantada o decadente; y en parte, por la naturaleza peculiar de cada empleo.
Existe también en toda sociedad o comunidad una tasa promedio o corriente de renta, que se regula asimismo, como tendremos ocasión de ver mas adelante, en parte por las circunstancias generales que concurren en aquella sociedad o comunidad donde la tierra se halle situada, y en parte por la fertilidad natural o artificial del terreno.
Estos niveles corrientes o promedios se pueden llamar tasas naturales de los salaries, del beneficio y de la renta, en el tiempo y lugar en que generalmente prevalecen.
Cuando el precio de una cosa es ni mas ni menos que el suficiente para pagar la renta de la tierra, los salarios del trabajo y los beneficios del capital empleado en obtenerla, prepararla y traerla al mercado, de acuerdo con sus precios corrientes, aquella se vende por lo que se llama su precio natural.

El articulo se vende entonces por lo que precisamente vale o por lo que realmente le cuesta a la persona que lo lleva al mercado, y aun cuando en el lenguaje corriente, lo que se denomina costo primo de un articulo no comprende el beneficio de la persona que lo revende, es indudable que si esta lo vendiese a un precio que no le rindiera el tipo de beneficio acostumbrado en su región, perdería en el trato, ya que empleando su capital en cualquier otro comercio hubiera realizado ese beneficio. Además de esto, su beneficio es su renta, puesto que es el fondo peculiar de su mantenimiento o subsistencia. De la misma manera que, mientras esta preparando los bienes y los trae al mercado, adelanta los salarios de sus obreros, o lo que es lo mismo, su subsistencia, de igual suerte se adelanta a si mismo sus medios de vida, y estos adelantos deben guardar proporción con aquel beneficio que razonablemente puede esperar de la venta de los bienes. Si esta, pues, no le rinde tal beneficio, no podrá decirse realmente que se le paga lo que le cuestan. [...]
El precio efectivo a que corrientemente se venden las mercancías es lo que se llama precio de mercado, y puede coincidir con el precio natural o ser superior o inferior a este.
El precio de mercado de cada mercancía en particular se regula por la proporción entre la cantidad de esta que realmente se lleva al mercado y la demanda de quienes están dispuestos a pagar el precio natural del articulo, o sea, el valor integro de la renta, el trabajo y el beneficio que es preciso cubrir para presentarlo en el mercado. Estas personas pueden denominarse compradores efectivos, y su demanda, demanda efectiva, pues ha de ser suficientemente atractiva para que el artículo sea conducido al mercado. Esta demanda es diferente de la llamada absoluta. Un pobre, en cierto modo, desea tener un coche y desearía poseerlo; pero su demanda no es una demanda efectiva, pues el artículo no podrá ser llevado al mercado para satisfacer su deseo.
Cuando la cantidad de una mercancía que se lleva al mercado es insuficiente para cubrir la demanda efectiva, es imposible suministrar la cantidad requerida por todos cuantos se hallan dispuestos a pagar el valor integro de la renta, los salaries y el beneficio, que es precise pagar para situar el articulo en el mercado. Algunos de ellos, con tal de no renunciar a la mercancía, estarían dispuestos a pagar mas por ella. Por tal razón se suscitara entre ellos inmediatamente una competencia, y el precio de mercado subirá mis o menos sobre el precio natural, según que la magnitud de la deficiencia, la riqueza o el afán de ostentaci6n de los competidores, estimulen mas o menos la fuerza de la competencia. Entre los competidores de la misma riqueza y disponibilidad de excedentes la misma deficiencia de la oferta dará lugar a una competencia mas o menos extremada, según la importancia mayor o menor que concedan a la adquisici6n del articulo. Esto nos explica los precios exorbitantes de los artículos de primera necesidad durante el bloqueo de una población o en época de hambre.
Cuando la cantidad llevada al mercado excede a la demanda efectiva, no puede venderse entonces toda ella entre quienes estarían dispuestos a pagar el valor completo de la renta, salaries y beneficio que costo la mercancía hasta situarla en el mercado. Parte de ella tiene que venderse a los que están dispuestos a pagar menos, y este precio mas bajo que ofrecen por ella, reducirá el de toda la mercancía. El precio de mercado bajara mas o menos con respecto al natural, según que la abundancia o la escasez del genero incremente mas o menos la competencia entre los vendedores, o según que estos se muestren mas o menos propensos a desprenderse inmediatamente de la mercancía. El mismo exceso en la importación de artículos perecederos da ocasión a una competencia mayor que cuando se trata de mercancías que se pueden conservar, como ocurre, por ejemplo, con las naranjas en relación con la chatarra. [...] De este modo, el conjunto de actividades desarrolladas anualmente para situar cualquier mercancía en el mercado, se ajusta en forma natural la demanda efectiva. Claro esta, se procura llevar siempre al mercado la cantidad precisa y suficiente para cubrir con exactitud, sin exceso alguno, esa demanda efectiva. [...]
Manual de Economía Política

Jeremías Bentham
Capítulo I
Nociones preliminares
No quiero entretener al lector con un grande aparato de definiciones: me limito a exponer algunas nociones preliminares.
Bajo el nombre de riqueza se comprende todo objeto que pudiendo ser deseado por los hombres, es susceptible de entrar en el círculo vicioso de su posesión, y que es naturalmente propio para su uso, o puede llegarlo a ser.
La riqueza de una comunidad es el total de las porciones de la materia de riqueza perteneciente a los diversos individuos de que la comunidad está formada.
Toda riqueza es el producto espontáneo de la tierra o el resultado del trabajo humano empleado; sea inmediatamente sobre la tierra, sea sobre las materias que de ella provienen.
El uso de la riqueza se refiere a cuatro objetos:
1. La subsistencia.

2. El goce.
3. La seguridad, y
4. El incremento.
Como la materia de la riqueza no puede ser empleada en ninguno de estos usos sin consumirse, el fondo existente, en una época dada iría en disminución si no se trabajara continuamente en aumentarla.
La riqueza considerada como proveniente en períodos sucesivos, se llama renta o producto.
La que es empleada con el objeto del crecimiento, se llama ordinariamente capital.
Un hombre que se emplea de una manera cualquiera en aumentar la riqueza, debe tener:
1. materiales sobre los que recaiga el trabajo;
2. instrumentos para trabajar;
3. un sitio o lugar para su trabajo;
4. lo necesario para su subsistencia.
Todos estos objetos están comprendidos bajo la denominación de capital.
En el orden histórico, el trabajo procede a los capitales1, la tierra y los brazos; he aquí el origen de todo. Pero en el orden actual hay siempre un capital producido que concurre con la tierra y los brazos a la producción de nuevos valores. Que un artículo de producción territorial o industrial, en lugar de ser guardado o consumido por el uso de aquel que lo ha hecho o mandado hacer sea ofrecido en cambio de otros, viene a ser un objeto de comercio, es una mercancía.
La riqueza general se aumenta:
1. Por el aumento de número de hombres, a la vez que de trabajadores;
2. Por el aumento de la masa de capitales;
3. Por el empleo más ventajoso de los capitales;
4. Por el aumento de la eficacia en el trabajo;
5. Por lo ventajoso del comercio.
En toda sociedad un poco avanzada hay establecida una clase de hombres que compran al fabricante para revender al consumidor.
Toda la reunión de operaciones de fabricación y de venta puede ser expresada con los términos generales de industria y de comercio.
Los actos espontáneos de los individuos en las carreras de la industria y el comercio dependen de tres condiciones: la inclinación, el conocimiento y el poder.
La inclinación para aumentar la riqueza por medio del trabajo y la economía, puede no existir en algunos individuos, pero ella predomina en la especie humana, y no demanda otro estímulo que la seguridad legal para los frutos de la industria.
El conocimiento es el resultado de la inclinación que dispone naturalmente a los hombre a estudiar, cada uno por su parte, los medios de conservar y aumentar su riqueza.
El poder es el que consiste en el capital pecuniario; está en proporción de este capital y no puede ir más allá.
Respecto a la inclinación, el gobierno no puede hacer nada mas que lo que podría hacer para aumentar el deseo de comer y de beber. Su intervención es perfectamente inútil.
Respecto al conocimiento puede contribuir a esparcirlo no solamente por los medios generales de instrucción sino, aún por los informes positivos sobre tales o cuales hechos, tales o cuales brazos de comercio, tales o cuales descubrimientos recientes. Las publicaciones periódicas instruyen todos los intereses a la vez.
Con relación al poder, en tanto que él consista en capital pecuniario, el gobierno no puede crearlo; todo lo que él diese a un individuo tendría que quitarlo a otro u otros. Hay, sin embargo un brazo de poder que consiste en la libertad de obrar; esto es lo que el gobierno pueda dar sin gasto; es suficiente derogar las leyes restrictivas o antiliberales, separar los obstáculos; en una palabra, dejar hacer.
He aquí las primeras líneas de un plan analítico que tiene por objeto trazar un círculo en derredor del sujeto.

Carlos Marx y el pensamiento económico clásico

  1   2

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Unidad 2: La Teoría Económica Clásica iconUnidad 3: La teoría económica en el siglo XX

Unidad 2: La Teoría Económica Clásica iconUnidad 3: La teoría económica en el siglo XX

Unidad 2: La Teoría Económica Clásica iconExposicion de teoria sociologica clasica. Teoria sobre la explotacion y las clases

Unidad 2: La Teoría Económica Clásica iconTeoría clásica o neoclásica

Unidad 2: La Teoría Económica Clásica iconTeoria clasica o neoclasica de L mercado de trabajo

Unidad 2: La Teoría Económica Clásica iconTeoria clasica o neoclasica de L mercado de trabajo

Unidad 2: La Teoría Económica Clásica iconTeoria clasica o neoclasica de L mercado de trabajo

Unidad 2: La Teoría Económica Clásica iconUnidad V la escuela clasica

Unidad 2: La Teoría Económica Clásica iconTeoría clásica o neoclásica del mercado de trabajo

Unidad 2: La Teoría Económica Clásica icon1. Menciona con tus propias palabras que es una teoría y que entiendes por teoría económica




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com