Selección de textos






descargar 25.03 Kb.
títuloSelección de textos
fecha de publicación27.09.2015
tamaño25.03 Kb.
tipoLección
e.exam-10.com > Economía > Lección
CURSO DE POSTGRADO “EN EL HORIZONTE DE LA CRISIS: TEORÍA Y CRÍTICA DE LA SOCIEDAD CAPITALISTA”
SESIÓN 5: CRISIS DEL CAPITALISMO Y ACTUALIDAD DE LA CRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA
Selección de textos
1. “El proceso de reproducción capitalista – debido a causas que surgen del mismo ciclo económico – se mueve necesariamente en movimientos cíclicos ascendentes y descendentes, que se repiten periódicamente, y que conducen finalmente al derrumbe del sistema capitalista” (H. Grossmann, La ley de la acumulación y del derrumbe del sistema capitalista, México, Siglo XXI, 1979, p. 55).
2. “La imposibilidad de la acumulación significa, en la producción capitalista, la imposibilidad del desarrollo ulterior de las fuerzas productivas, y, con ello, la necesidad histórica objetiva del hundimiento del capitalismo. De aquí resulta el movimiento contradictorio de la última etapa imperialista, que es el período final de la carrera histórica del capital” (R. Luxemburg, La acumulación del capital, Barcelona, Grijalbo, 1978, pp. 322-323).
3. “En esta prosperidad general, en la que las fuerzas productivas de la sociedad burguesa se desarrollan de forma tan profusa como es posible dentro de las relaciones burguesas, no se puede hablar de una verdadera revolución … Una nueva revolución sólo es posible como consecuencia de una nueva crisis. Y tan segura como ésta es aquélla” (Marx, Neue Rheinische Zeitung (1850), MEW 7, p. 440).
4. “Estas contradicciones tienen como resultado estallidos, crisis, en los que la anulación momentánea de todo trabajo y la destrucción de gran parte del capital lo hacen volver violentamente al punto en el cual está en condiciones de emplear plenamente sus fuerzas productivas sin suicidarse por ello. Con todo, estas catástrofes regularmente recurrentes tienen como resultado su repetición en mayor escala, y por último el derrocamiento violento del capital” (Marx, Elementos fundamentales para la crítica de la economía política (Grundrisse) 1857-1859 (Volumen 2), México, Siglo XXI, 2002, pp. 283-284).
5. “Tan pronto como el trabajo en su forma inmediata ha cesado de ser la gran fuente de la riqueza, el tiempo de trabajo deja, y tiene que dejar, de ser su medida y por tanto el valor de cambio deja de ser la medida del valor de uso. El plustrabajo de la masa ha dejado de ser la condición para el desarrollo de la riqueza social, así como el no-trabajo de unos pocos ha cesado de serlo para el desarrollo de los poderes generales del intelecto humano. Con ello se desploma la producción fundada en el valor de cambio” (Marx, Elementos fundamentales para la crítica de la economía política (Grundrisse) 1857-1859 (volumen 2), ed. cit., pp. 228-229).
6. “Mediante su transformación en autómata, el medio de trabajo se enfrenta al obrero, durante el proceso mismo de trabajo, como capital, como trabajo inanimado que domina y succiona la fuerza de trabajo viva. La escisión entre las potencias intelectuales del proceso de producción y el trabajo manual, así como la transformación de las mismas en poderes del capital sobre el trabajo, se consuma, como ya indicamos, en la gran industria, erigida sobre el fundamento de la maquinaria” (Marx, El Capital. Libro I, México, Siglo XXI, 1995, p. 516).
7. “Y de este modo se recorrería nuevamente el círculo vicioso. Una parte del capital desvalorizada por paralización funcional, recuperaría su antiguo valor. Por lo demás, se recorrería nuevamente el mismo círculo vicioso con condiciones de producción ampliadas, con un mercado expandido y con una fuerza productiva acrecentada” (Marx, El Capital. Libro III, México, Siglo XXI, 1996, p. 327).
8. “La tesis que he de esforzarme por fundamentar es la de que las realizaciones presentes y futuras del sistema capitalista son de tal naturaleza que rechazan la idea de su derrumbamiento bajo el peso de la quiebra económica, pero que el mismo éxito del capitalismo mina las instituciones sociales que lo protegen y crea, «inevitablemente», las condiciones en que no les será posible vivir y que señalan claramente el socialismo como su heredero legítimo. Por consiguiente, mi conclusión final no difiere, por mucho que pueda diferir mi argumentación, de aquélla a que llegan la mayoría de los escritores socialistas, y en particular todos los marxistas” (J. A. Schumpeter, Capitalismo, socialismo y democracia, Madrid, Aguilar, 1971, pp. 95-96).
9. “Así como los cuerpos celestes, una vez arrojados a un movimiento determinado, lo repiten siempre, la producción social hace otro tanto no bien es lanzada a ese movimiento de expansión y contracción alternadas. Los efectos, a su vez, se convierten en causas, y las alternativas de todo el proceso, que reproduce siempre sus propias condiciones, adoptan la forma de la periodicidad” (Marx, El Capital. Libro I, ed. cit., p. 788).
10. “Sucesos de una incuestionable analogía que tienen lugar en un medio histórico diferente conducen a resultados completamente distintos. Si se estudian cada uno de estos desarrollos y se comparan entre sí, se encontrará fácilmente la clave para este fenómeno, pero eso jamás se conseguirá con la pauta universal de una teoría histórico-filosófica general cuya mayor virtud consiste en ser suprahistórica” (Marx, Carta a la redacción del Otetschestwennyje Sapiski, MEW 19, p. 112).
11. “El análisis de Marx de la tasa decreciente de beneficio y de las crisis económicas muestra que la necesidad de maximizar la tasa de beneficio anula su propio fin, aumentando la cantidad de capital constante y haciendo disminuir constantemente la tasa de beneficio. La misma necesidad de incrementar la plusvalía en términos absolutos conduce a las crisis y al colapso del capital” (L. Kolakowski, Las principales corrientes del marxismo I. Los fundadores, Madrid, Alianza, 1980, p. 323).
12. “El verdadero límite de la producción capitalista lo es el propio capital; es éste: que el capital y su autovalorización aparece como el punto de partida y el punto terminal, como motivo y objetivo de la producción; que la producción sólo es producción para el capital, y no a la inversa, que los medios de producción son meros medios para un desenvolvimiento constantemente ampliado del proceso vital, en beneficio de la sociedad de los productores” (Marx, El Capital. Libro III, ed. cit., p. 321).
13. “Esta «barrera» del desarrollo de las fuerzas productivas no se introduce con la evolución del sistema capitalista, sino que está siempre ya presente. De ahí que no se pueda interpretar como un indicio de una «debilidad de la edad» del capitalismo. No se puede fundamentar en ningún caso una «teoría del colapso» con el manuscrito marxiano del libro tercero de El Capital” (M. Heinrich, Die Wissenschaft vom Wert, Münster, Westfälisches Dampfboot, 2001, p. 360).
14. “La posibilidad general, abstracta, de la crisis es, sencillamente, la forma más abstracta de crisis, una crisis sin contenido, sin móvil intrínseco. Compra y venta pueden disociarse. Son, pues, crisis en potencia, y su coincidencia representa siempre un momento crítico para la mercancía … Ahora bien, lo que convierte en crisis esta posibilidad de ella no se contiene en esta forma misma; se contiene solamente el hecho de que se da la forma para una crisis” (Marx, Teorías sobre la plusvalía (Tomo II), México, Fondo de Cultura Económica, 1980, p. 469).
15. “En cuanto a la compra y la venta, los dos momentos esenciales de la circulación, son recíprocamente indiferentes y separados en el espacio y en el tiempo, no tienen necesidad alguna de coincidir. Su indiferencia puede llegar hasta la consolidación y la aparente autonomía de la una respecto de la otra. Pero en cuanto ellas son dos momentos esenciales de un todo único, debe haber un momento en el que la figura autónoma es violentamente rota y la unidad interna es restablecida desde el exterior mediante una violenta explosión. Así, ya en la determinación del dinero como mediador, y en la escisión del cambio en dos actos, está el germen de la crisis, por lo menos su posibilidad” (Marx, Elementos fundamentales para la crítica de la economía política (Grundrisse) 1857-1859 (Volumen 1), México, Siglo XXI, 2001, p. 132).
16. “Los efectos de la quiebra, para el conjunto del sistema, son saludables, por perjudiciales que puedan ser para los capitalistas individuales” (E. Mandel, El capitalismo tardío, México, Era, 1980, p. 125).
17. “Mediante este ciclo que abarca una serie de años y está formado por rotaciones conexas en las cuales el capital se ve retenido por su parte constitutiva fija, se da un fundamento material para las crisis periódicas en las que el negocio recorre periodos sucesivos de depresión, animación media, vértigo y crisis” (Marx, El Capital. Libro II, México, Siglo XXI, 1993, p. 224).
18. “Frente a la idea de una crisis que haga colapsar el sistema, hay que constatar que las crisis son soluciones, aunque violentas, de contradicciones: precisamente lo destructivo de las crisis es un momento productivo para el desarrollo capitalista” (M. Heinrich, Die Wissenschaft vom Wert, ed. cit., p. 369).
19. “Las crisis son de hecho no sólo inevitables sino también necesarias, ya que es la única forma de restaurar el equilibrio y de resolver, al menos temporalmente, las contradicciones internas de la acumulación de capital. Las crisis son, por decirlo así, racionalizadoras irracionales de un capitalismo siempre inestable” (D. Harvey, El enigma del capital y las crisis del capitalismo, Madrid, Akal, 2012, p. 65).
20. “Para demostrar que la producción capitalista no puede conducir a crisis generales, se niegan todas las condiciones y determinaciones de forma, todos los principios y diferencias específicos, se niega, en una palabra, la producción capitalista misma” (Marx, Teorías sobre la plusvalía (Tomo II), ed. cit., p. 461).
21. “Es ésta una ficción que responde a la incapacidad para captar la forma específica de la producción burguesa, concibiéndola pura y simplemente como la producción por antonomasia. Ni más ni menos que el creyente de una determinada religión ve en ésta la religión pura y simple, junta a la cual todas las demás son falsas religiones” (Marx, Teorías sobre la plusvalía (Tomo II), ed. cit., p. 486).
22. “Mientras que la fuerza productiva crece en progresión geométrica, la expansión de los mercados avanza, en el mejor de los casos, conforme a una progresión aritmética” (Engels, Prólogo a la edición inglesa de El Capital. Libro I, ed. cit., p. 31).
23. “Estas diversas influencias se hacen sentir, ora de manera más yuxtapuesta en el espacio, ora de manera más sucesiva en el tiempo; el conflicto entre las fuerzas impulsoras antagónicas se desahoga periódicamente mediante crisis. Éstas siempre son sólo soluciones violentas momentáneas de las contradicciones existentes, erupciones violentas que restablecen por el momento el equilibrio perturbado” (Marx, El Capital. Libro III, ed. cit., p. 320).
24. “La dependencia interna y la autonomía externa impulsan el proceso hasta un punto en el que se restablece de manera violenta, mediante una crisis, la conexión interna” (Marx, El Capital. Libro III, ed. cit., p. 389).
25. “El problema de la realización y la amenaza del subconsumo nunca desaparecen, pero el problema de la caída de beneficios y las devaluaciones debidas a la escasez de demanda efectiva pueden ser eludidos durante un tiempo mediante manipulaciones del sistema crediticio. A corto plazo, el crédito suaviza muchos problemas menores, pero a largo plazo tiende a acumular las contradicciones y las tensiones. Dispersa los riesgos al mismo tiempo que los acrecienta” (D. Harvey, El enigma del capital y las crisis del capitalismo, ed. cit., p. 101).
26. “No sólo la ortodoxia neoclásica, sino también muchos críticos neokeynesianos se inclinan a cerrar los ojos ante el hecho de que el problema fundamental se encuentra en la «economía real». La fuerza motriz ciega que opera detrás de los movimientos financieros es la sobreacumulación de capital. Ésta es en sí una perturbación cíclica del capitalismo producida por él mismo, que a través de la destrucción de capital encuentra una solución para abrir camino a un nuevo ciclo de valorización … El crédito que se acumuló de manera constante y que «apalancó» nuevos créditos prolongó la posibilidad de sobreacumulación de capital, hasta que la transformación de dinero en capital posibilitada con capital ficticio se hizo ficticia ella misma, y bastó un acontecimiento circunstancial para que las relaciones tensadas en exceso se quebraran y las cadenas de crédito se contrajeran” (W. F. Haug, Hightech-Kapitalismus in der Großen Krise, Hamburg, Argument Verlag, 2012, pp. 119-120).

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Selección de textos iconSelección: 4 textos

Selección de textos iconSelección de fotos para los textos de la revista

Selección de textos iconSelección de textos max weber la etica protestante

Selección de textos iconSelección de textos de Antonio Gramsci, décadas 1920- 1930

Selección de textos iconLa educación de la mujer bajo el franquismo: selección de textos...

Selección de textos iconSelección La selección del ganado se realiza en los establecimientos...

Selección de textos iconBibliografíA : los textos marcados con un asterisco son lectura obligatoria...

Selección de textos iconPor el cual se reglamentan parcialmente la Ley 80 de 1993 y la Ley...

Selección de textos iconI. textos funcionales

Selección de textos iconTextos argumentativos




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com