Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias






descargar 235.39 Kb.
títuloEste es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias
página4/7
fecha de publicación15.08.2015
tamaño235.39 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Economía > Documentos
1   2   3   4   5   6   7

El rol de los conductores en el Proyecto

Proyecto Zona Norte

8 de junio del 2002

Pierre de Zutter

Justificación de la propuesta

Por su orientación hacia la co-ejecución, el Proyecto Zona Norte ha de limitar su personal de planta a un número reducido de empleados. Su planilla es demasiado pequeña para atender todas las necesidades de acompañamiento a los co-ejecutores locales y de seguimiento de actividades y resultados.

El personal del Proyecto que más a menudo está en contacto con la población, con los actores locales, y que circula con mayor frecuencia por todo el área son los conductores.

Desde el inicio el Proyecto adoptó por política incorporar a todo su personal, incluyendo conductores, conserjes, etc., en la dinámica de equipo.

Hasta la fecha los conductores han demostrado su interés en el trabajo del Proyecto, en comprender su enfoque y su metodología, pero no encontraron aún la oportunidad y la forma de canalizar sus aportes.

Existen antecedentes de proyectos que han trabajado exitosamente con un sistema de conductores – promotores.

Propuesta

Asignar a los conductores un rol adicional en el recojo y registro de información y en el acompañamiento a procesos y actividades de las comunidades y comarcas.

Modalidades

Para las contribuciones a la información del Proyecto.

Equipar a cada vehículo con una maleta conteniendo instrumentos de registro (cámara fotográfica digital; grabadora de audio, libreta de apuntes) y eventualmente con un album de informaciones básicas sobre el Proyecto (resumen de los objetivos, de los resultados y actividades, de los criterios metodológicos, de mapas de la zona y ciertos juegos de fotos). Hacer sistemáticamente entrega de esta maleta a los conductores, junto con la llave del vehículo y la responsabilidad correspondiente.

Definir con los responsables de la Unidad de Gestión de la Información (UGI) las necesidades y modalidades de aportes de información: fotos; elementos para la cronología; opiniones e informaciones recogidas en las pláticas o en los trayectos; etc.

Definir una bonificación, tomada del presupuesto de la UGI, como compensación e incentivo para los esfuerzos adicionales.

Para el acompañamiento a los actores locales.

En esta parte se trabajaría directamente con el responsable de fortalecimiento institucional y apoyo a los actores locales, considerándose una bonificación tomada del presupuesto correspondiente.

Un primer rol podría ser básicamente informativo, para dar a conocer el Proyecto, su filosofía y metodología, sus actividades.

Otro rol podría ser el entrenamiento y acompañamiento en ciertas técnicas, por ejemplo en las prácticas de “mapa parlante” o bien, de acuerdo a las vocaciones o habilidades de cada quien, de tal o cual elemento de la economía familiar (sea en producción, por ejemplo la producción de humus de lombricultura, o en otra cosa).

Otra posibilidad sería el apoyo en la preparación de herramientas de seguimiento que requiere el Proyecto y que puedan ser útiles a los propios actores locales.

Seguimiento fotográfico

Ejemplo del atajado de Santa María,

en San Pedro de Buena Vista,

Extremo Norte de Potosí, Bolivia, 2003

Pierre de Zutter

mayo del 2007

pdzutter@gmail.com


Este es uno de los atajados (reservorios de agua) construidos en la cuenca del río Huaraca, San Pedro de Buena Vista, Potosí, en Bolivia, con el apoyo del Proyecto Gestión de Riesgo y Seguridad Alimentaria (PGRSAP, con GTZ), retratado durante mi última visita en mayo del 2006. ¿Hermoso, no?

Bueno, ¿para qué sirve verdaderamente un atajado? ¿Qué impactos tiene sobre la vida de las familias, sobre el paisaje, sobre la ocupación de los suelos, sobre... tantas cosas? Sobre todo en el caso de una nueva técnica que se implementa por primera vez en esta zona. En términos de desarrollo rural, esto nos interesa; y no sólo las características técnicas de la obra, su capacidad física. ¿Cómo tener elementos para dar esta clase de seguimiento?

En octubre del 2003, cuando el Proyecto recién estaba en su primera temporada de construcción de atajados, le hice una propuesta para realizar seguimiento fotográfico de la realidad afectada por las nuevas obras. Con un ejemplo.

El atajado de Santa María, en la misma microcuenca del río Huaraca, estaba en su fase final de construcción. Estábamos a tiempo.

Me ubiqué cerca de la obra (mejor hubiese sido encima de ella, pero no quería perturbar en ese momento) y empecé a sacar fotos de todos los alrededores, en un giro completo.





















Las fotos generales se pueden completar con fotos cercanas cuando, como en este caso, los desniveles no permiten ver bien. Aquí la foto del centro enseña cárcavas cercanas al atajado.

Ninguna maravilla ¿no? Pero el objetivo no era tomar lindas fotos sino tener una memoria de la situación antes de que se den los impactos del atajado.

La propuesta era que cada año (si posible dos veces al año, en época de lluvias y en época seca) se volviesen a tomar las mismas fotos, desde el mismo punto, con el mismo ángulo.

No se hizo, por diversas razones, pero ¡cuánto hubiésemos podido aprender viendo las eventuales transformaciones en el paisaje que rodea el reservorio! ¡Cuánto hubiésemos aprendido sobre la utilidad de nuestras obras comparando entre varias de estas obras! ¡Cuánto nos hubiesen servido estos juegos de fotos para venir a conversar con las familias y profundizar con ellas las evoluciones, sus causas, sus implicancias! ¡Cuánto nos hubiesen servido para conversar en otras comunidades con otras familias que se interesan en colectar agua para sus cultivos y sus vidas! ¡Cuánto nos hubiesen servido para sacar pistas de un amplio estudio costo-beneficio de esta clase de obras!

¿Cuánto hubiese costado realizar esta clase de seguimiento fotográfico? Dejo que cada quien haga el cálculo en su propia realidad, para atajados evidentemente, pero también para reforestaciones, para manejo de pastos, para... lo que les parece.

NOTA. En un debate posterior con colegas de otros proyectos, aprovechando este caso, algunos planteaban que las vistas generales no interesan sino aquellas de las zonas que se van a regar con el atajado. Pero, ¿acaso sólo interesa la superficie bajo riego? ¿No existen casos en que se cultiva forraje con ese riego y con ello se descarga el sobrepastoreo de arriba, ayudando a la regeneración vegetal de alturas? ¿No existen casos en que las familias han desplazado sus... viviendas a fin de estar más cerca del atajado y cuidar mejor las hortalizas que empezaron a cultivar y vender al mercado cercano o a fin de aprovechar esta agua para el propio consumo humano en vez de caminar horas durante las épocas de sequía? ¡Los impactos no están solamente en la producción bajo riego!

Perú 2004

Inventario fotográfico del patrimonio familiar

en el Programa AgroAmbiental

PEJSIB-KfW, Jaén, Cajamarca

Pierre de Zutter

mayo del 2007

pdzutter@gmail.com

Nota: Mi manera de presentar aquí está muy condicionada por cierta distancia que tuve con la experiencia. Por más que haya estado involucrado en el arranque (indirectamente, en el 2004, porque no estaba presente en Jaén), que haya hecho un ejercicio junto con el equipo luego de sus primeras prácticas y haya estado trabajando a posteriori los materiales obtenidos para ver sus usos, casi no he acompañado el proceso y muy poco he tenido oportunidad de conversar los aprendizajes posibles. Es por tanto una visión parcial y bastante externa. Pero empleo a menudo el “nosotros” porque, sí, llevo parte de la responsabilidad... y del entusiasmo.

Antecedentes

Esta idea de inventario fotográfico nace en Nicaragua en el 2002, en el marco del Proyecto Zona Norte, con la Unión Europea. Por un lado habíamos decidido invertir tiempo y esfuerzos en hacer una Memoria Central susceptible de manejar todo tipo de información sobre la realidad y sobre el proyecto y de hacerla accesible para todo tipo de usos, tanto en la actividad diaria como en el seguimiento-evaluación y en la difusión. Por otra parte la Memoria Central y la cámara digital nos abrían horizontes para renovar muchas prácticas, entre otras los estudios e inventarios.

A principios del 2003 Vicente Zender, quien había sido codirector europeo del Proyecto Zona Norte, asumió un rol de consultor para la KfW en el nuevo Programa AgroAmbiental con base en Jaén, Cajamarca, Perú. Se trajo el programa informático de la Memoria Central y la idea de aprovechar las fotos digitales.

En noviembre del 2003, tuvimos en Cochabamba, Bolivia, un encuentro entre tres o cuatro proyectos interesados en mejorar la gestión de información y volvimos a conversar los potenciales de la cámara digital para todo tipo de inventario y de evaluación de impactos.

A fines del 2003 – inicios del 2004, el Programa AgroAmbiental inició una actividad novedosa (sobre todo con respecto al anterior Proyecto de Desarrollo Regional que venía a continuar, renovar y ampliar): la donación a grupos de familias organizadas de un Fondo de Capitalización Local (FCL) de libre disponibilidad (con un aporte de las propias familias en una relación de 2 por el Proyecto + 1 por las familias). Interesaba poder evaluar el impacto de esta iniciativa como tal en un contexto en que se estaban realizando varias acciones de desarrollo.

Surgió la idea de un Inventario del Patrimonio Familiar, a través de fotos digitales, a fin de poder hacer un seguimiento a la evolución de dicho patrimonio, sin tener que realizar todo un estudio socio-económico casi imposible en aquel momento.

Se contrató a un equipo de ocho personas (mujeres) para trabajar de a dos recorriendo comunidades y conversando con al menos diez familias en cada grupo receptor de un FCL y tomando un máximo de siete-ocho fotos por cada una. Entre fines de agosto y principios de setiembre del 2004 iniciaron su labor en terreno.

Primeros desafíos a fines del 2004

Cuando llegué a Jaén a mediados de setiembre del 2004, tuve oportunidad de ver los primeros resultados (las fotos y sus registros) y de conversar con el equipo de Inventario. En verdad, además de la euforia porque por fin pasamos a la práctica, me sentí abrumado por todo lo que hace falta aprender para hacerlo mejor y lo poco preparados que estamos para ello. Yo mismo podía detectar muchos desafíos y puntos claves pero estaba muy inseguro en cuanto a los caminos viables para avanzar, en los criterios más adecuados.

Después de compartir en terreno la experiencia de inventario de una familia, escribí la siguiente propuesta para el programa:

¿Cómo mejorar el inventario fotográfico?

2 de octubre del 2004

De las observaciones hechas ante las fotos recogidas hasta la fecha y al haber compartido el inventario de una familia en La Corona, Jaén, intento sacar algunas pautas útiles para seguir mejorando en el uso de este método, uso que es algo piloto - cabe recordarlo - por parte del Programa AgroAmbiental.

Preparación de las visitas

En la situación actual, el equipo de Inventario está aún muy suelto, teniendo que “sacar fotos” sin mayor relación con el resto del Proyecto, sin mayor visión ni legitimidad de su trabajo ante las familias. Se necesita una mejor preparación de las visitas a comunidades. En dos aspectos: información y respaldo.

Información. Al comenzar en una zona, es indispensable una reunión entre el equipo de Inventario y el equipo de extensionistas de la zona. Para que los extensionistas conozcan el trabajo de inventario y puedan aprovechar sus visitas para explicar a las familias de lo que se trata (eventualmente enseñando un ejemplo de resultados de inventario). También para que los extensionistas informen al equipo de inventario sobre todo tipo de características de la zona, de las comunidades a visitar, etc.

Respaldo. El equipo de Inventario debe poder llegar a la comunidad con una carta oficial del Proyecto, anunciando y explicando la visita y solicitando la colaboración.

Area a inventariar

Buena parte del tiempo del equipo de Inventario se va en viajes de la casa a la parcela de la familia y regreso. Todo eso para una foto de la parcela que NO SIRVE para el inventario del patrimonio familiar. En realidad la parcela requería más fotos y otras condiciones (más técnicas) para ser de alguna utilidad.

SE PROPONE que el Inventario se dedique específicamente al área doméstica de las familias, es decir la casa y el entorno de la misma donde se desarrollan diversas actividades y donde se concentran la mayoría de bienes del patrimonio familiar, fuera de la producción agrícola.

Con esto se lograría:

  • evitar vistas en su mayoría inútiles

  • ganar tiempo para un mejor inventario del entorno doméstico

  • inventariar más rápidamente a más familias

La casa y su entorno como espacio

Por el enfoque de Fondo de Capitalización Local, se centró mucho el Inventario en los “objetos” existentes y en los adquiridos con el FCL. Con ello las fotos registran lo más destacado de lo existente, pero no registran lo inexistente o lo desconocido.

Para poder evaluar la evolución del Patrimonio Familiar, es importante pasar del enfoque “objeto” a un enfoque “espacio”. Es decir que se registra el espacio de la casa y su entorno, permitiendo ver lo que tiene y lo que no tiene la familia, cómo está ordenado ese espacio. Esto ha de permitir comparaciones posteriores, cotejando fotos del “antes” y del “después”.

Una pared hoy vacía puede estar, dentro de dos o tres años, ocupada por bienes nuevos. Los mismos “objetos” pueden estar ordenados de manera diferente. Etc. Todo esto tiene sentido para poder “ver” impactos.

Las fotos deben por tanto tratar de captar el mayor espacio posible (dentro de una pieza, fuera), dentro de la búsqueda de guardar nitidez de la vista.

El croquis como complemento de las fotos

Tanto por la abundancia de vegetación como por la topografía, que no facilitan tomar fotos desde cierta distancia, es generalmente imposible obtener una vista global de toda la casa con su entorno.

SE PROPONE, aprovechando el tiempo ganado al no tener que recorrer distancias largas hasta la parcela (salvo cuando el testimonio de la familia permite saber que hay algo especial que registrar), que durante la permanencia en la casa se dibuje, sobre una hoja A4 normal, un croquis del espacio familiar, con todas las construcciones y actividades que lo ocupan (casa, cocina, gallinero, galpón, huerto, etc.).

Este croquis vendría en complemento de las fotos. Podría ser escaneado o fotografiado para ingresar a la Memoria Central. De esta manera las fotos se integrarían dentro de una vista del espacio mayor.

El croquis puede ser hecho por la familia misma. O bien por el personal de Inventario bajo la conducción de la familia. Según las habilidades y el tiempo disponible.1

El croquis puede ser pretexto para indicar (por ejemplo con una flecha) dónde está la parcela, a cuánta distancia en tiempo, con qué superficie cuenta.

La cámara digital y la relación con la familia

En la situación actual, la visita del equipo de Inventario es muy utilitaria: se corre de un lado a otro para “sacar” fotos, para “sacar” información. Todo eso con el anzuelo de devolver una foto a la familia.

Con la propuesta de abandonar el registro de una foto en la parcela y con un mejor aprovechamiento de la cámara digital, se puede establecer otra relación y obtener otra cantidad y calidad de información.

La cámara digital permite enseñar a la familia las fotos que se toman, permite que la propia familia intervenga con su criterio sobre un mejor ángulo, sobre algo que vale la pena ser tomado, etc. Hasta se puede llegar a veces, para mejorar la confianza, a que un miembro de la familia sea el que tome una foto.

De lo que se trata con todo eso es de favorecer un ambiente en que la familia quiera compartir su realidad y sus sueños. De la conversación que se establezca pueden salir elementos claves para un mejor conocimiento de la realidad, para mejorar el trabajo del Proyecto.

El registro de la información en la Memoria Central

Aún se está adecuando la lógica y el formulario para el registro del Inventario fotográfico en la Memoria Central. Conviene hacer desde ya algunos planteamientos al respecto.

Actualmente, mucha información se repite, entre el título de la foto y el comentario, entre lo que dice la foto y lo que dice el comentario. Creo que no se necesita repetir en el comentario lo que ya se ve nítidamente en la foto. Más bien conviene completar la información, explicando lo que no es evidente, indicando aquello que está presente en una pieza pero no pudo entrar en la foto.

Además y sobre todo, se requiere poder registrar al máximo los comentarios y observaciones de la familia. Precisar cuando una foto ha sido tomada a iniciativa de la familia: si la señora pide que le tomen una foto delante de su cuyera o dentro de su huerto, es porque se siente orgullosa de eso. Nos indica un valor para la familia.

Por otra parte, el croquis puede ser oportunidad para que la gente explique las modificaciones / mejoras que quiere realizar. Es importante apuntar y luego registrar eso en el comentario de determinada foto o en la ficha que se haga de la familia.

De esta manera tendremos:

  • fotos

  • croquis

  • comentarios del equipo de Inventario

  • observaciones múltiples de la propia familia

La familia en las fotos

Por lo que supongo una confusión, se comenzó queriendo que los miembros de la familia aparezcan sistemáticamente en todas las fotos. Esto resulta contraproducente:

  • porque muchas veces la familia se siente como exhibida ante mirones (posar delante de los servicios higiénicos no es siempre lo mejor para levantar la autoestima);

  • porque la gente tapa así buena parte del espacio que se quiere registrar.

Creo mejor diferenciar claramente tres tipos de fotos:

  • fotos de inventario del patrimonio familiar, de acuerdo a los requerimientos del Proyecto;

  • una foto de la familia posando: foto destinada a ser impresa y a serle devuelta; también a tener un registro de familias en la Memoria Central;

  • foto(s) solicitada(s) por la familia; se toma la foto, nos indica valores; en cuanto a la posibilidad de devolverla, depende del presupuesto.

El enfoque del Inventario

Con todo lo planteado, creo que el Inventario Fotográfico podría adquirir mayor amplitud. Ya no se trata del FCL y cómo se usan los fondos recibidos. Se trata de una contribución a lo que puede ser un Diagnóstico Global de la realidad de la zona, de las familias, es decir una Línea Base, a fin de poder ver impactos de todo tipo.

En este sentido, convendría ampliar el registro con grupos testigos:

  • eventualmente dos o tres familias con las cuales no se está trabajando en la comunidad (si aceptan);

  • una o dos comunidades de la zona con las cuales no se está trabajando en este momento.

Uno de los primeros desafíos era por tanto el equilibrio a encontrar entre fotos de objetos y fotos de espacios. Ahí el croquis era efectivamente una manera que podía parecer buena para completar la visión del espacio.

El croquis: una visión del espacio





Luego de las primeras experiencias, viendo que las fotos se centraban básicamente en objetos y en personas, se buscó formas de “captar” mejor el espacio. Por la topografía no se podía esperar vistas panorámicas del espacio doméstico.

Entonces se introdujo la preparación por las familias de un croquis de su entorno doméstico, a fin de poder detectar lo que hay y lo que no hay, la densidad de ocupación de ese espacio, de poder comprobar luego las evoluciones, cómo ve la gente su realidad, etc.
No se hicieron siempre los croquis pero, para aquellas familias para las que sí los tenemos, son de suma utilidad como complemento de las fotos, para ubicar a las fotos, para darles mayor sentido.

¿Qué diferencias con los mapas parlantes (muchas familias ya tenían los suyos y en varios casos se nota la influencia de éstos)?

En primer lugar, no siempre se trataba del mismo “espacio”. Los mapas (hechos con anterioridad) se referían más a las actividades productivas (la finca, el beneficio de café, etc.) mientras los croquis, al tocar el “patrimonio familiar”, se centraban en el espacio doméstico e incluían también las actividades vivenciales.

En segundo lugar, el propósito difería: los croquis eran parte de un “inventario”; los mapas parlantes querían en cambio estimular una visión prospectiva, el afán de soñar, planificar y emprender mejoras.





En tercer lugar, cabe recordar que estábamos haciendo las cosas al revés: el inventario después de la planificación y del inicio de la acción. De iniciarse un proyecto por esta clase de inventario fotográfico con sus croquis, éstos serían el primer caso en que la gente graficase su espacio y habría de contribuir a prepararles, animarles para el mapa parlante. La propia secuencia croquis de inventario, mapa del presente, mapa del futuro, si se le agregase un nuevo croquis de inventario en el momento de una evaluación, sería muy aleccionadora... para las propias familias, para los evaluadores externos.

Viéndolo ahora, con la distancia de dos años y con más experiencia, se me ocurre que la práctica hubiese podido ser muy diferente. Comenzar por un croquis, luego conversar con la familia cuáles habrían de ser, y porqué, las fotos a tomar, marcándolas (numerando) en el propio croquis. Esto daría pie además a que la familia tuviese mayor protagonismo en la toma misma de las fotos.

La toma de fotos, su secuencia y los comentarios

Punto central para debatir (y para seguir mejorando mucho), ¿qué clase de fotos tomar? Lo que vimos en el ejercicio común que realizamos da pistas... pero no respuestas definitivas. Porque, como “información”, la foto a tomar depende de la otra información que la acompaña: el croquis, los comentarios, todo lo registrado.

Ejercicio en casa de la familia Alarcón Salazar

La Corona, Jaén el 23 de setiembre del 2004



Para un inventario, ¿qué interesa más? ¿Una vista con buen detalle o una que ofrezca espacio mayor?

La foto más cercana puede interesar más a la familia. ¿Se puede tomar ambas? Es cuestión de conversar.





A la izquierda, la familia en el lombriario. A la derecha el lombriario ubicado en el espacio (al costado de la huerta y de unas plantas ornamentales. ¿Puede un croquis reemplazar las vistas más generales?





El trapiche. A la derecha, vista global, con la familia. A la izquierda, buscando captar un máximo de elementos: en el piso, debajo del techo (tubos que esperan ser usados), en la pared del frente (carteles de proyectos anteriores),





¿Es realmente útil y bienvenido hacer posar al señor ante su letrina?

En cambio la señora sí pidió una foto de ella y sus hijos en la huerta, porque está orgullosa de sus hortalizas y eso es una información.



Nota: para este documento las fotos están hípercomprimidas y no permiten entrar a detalle.

Las fotos, con los croquis más los comentarios registrados, nos dan una primera idea de lo que se podría lograr.

Los casos que se presentan a continuación fueron seleccionados al azar dentro de aquellas familias que sí tenían croquis (no todas los tenían, no sé porqué) para ver qué nos brinda el conjunto, por familia.

Un ejemplo, la familia Neyra Ramírez en seis fotos,

Tamboa, La Coipa, San Ignacio, octubre del 2004







Comentario: “Vivienda construida de adobe, madera y techo de calamina, el patio está frente a la vivienda donde la familia seca su café”

La sala tiene un gran estante: antes la familia tenía una bodega ahí.

La cocina está hecha de adobes y madera con una parrilla metálica





Detrás de la casa, la despulpadora y las herramientas de trabajo: palana, hacha, machete, barreta, carretilla y recipientes varios.

En la inverna, la señora Máxima con su vaca.



La señora Máxima Ramírez estaba sola en casa. Probablemente por eso el croquis es muy sucinto. Pero sirve, además, para conocer el nombre de la familia porque la fotógrafa se “olvidó” de registrar los datos de la familia en el resto de fotos. Entre croquis, número de registro, nombre del grupo y presencia de la señora en ellas, pude reconstruir al menos esta secuencia de seis fotos.

Otro ejemplo, la familia Chanta Bermejo, en nueve fotos

Alto Potrerillo, San Ignacio, diciembre del 2004







mapa parlante del presente

croquis en inventario

mapa parlante del futuro







la cocina: hecha de adobe, con cuyes abajo

la casa: a 40 minutos a pie del caserío

la sala: pequeña entre dormitorios







las herramientas (pero más se ve el trapiche)

la finca de café: al costado de la casa

el trapiche: en el fondo la despulpadora

Estos dos ejemplos (fotos, croquis, mapas parlantes, más algo de información sacada de “comentarios”) dan una idea de las potencialidades. Evidentemente, si bien las fotos ya enseñan bastante, son muy insuficientes para conocer la realidad inicial. Pero serían sumamente útiles para volver a venir, en el 2008 por ejemplo, a visitar a estas dos familias con un juego impreso de las fotos, para comparar, para conversar los cambios (o la ausencia de cambios), sus causas, sus efectos.

Pero queda evidente que hace falta aprender a aprovechar mejor la oportunidad de la visita. El sistema de registro de las fotos en la Memoria Central brinda la oportunidad para ello. Los datos que se proveen se encuentran... en el ejemplo de la “ficha de exportación” (una foto se puede exportar y usar sola, con el formato adecuado, o bien en archivo word con toda la información contextualizada.

Ejemplo del resultado al exportar una foto como “ficha” (archivo Word)


1   2   3   4   5   6   7

similar:

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias iconFoto: centro cultural de neza sufre intento de extorsióN

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias iconEl aprendizaje es una actividad que está presente a lo largo de toda...

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias iconResumen Este estudio trabaja la temática del celibato rural masculino...

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias iconConvocatoria y participación de los Grupos de Desarrollo Rural de...

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias iconSumario. Objeto de esta devoción. Nuestro intento. Fuentes. Una observación
«en cuanto tienen en el corazón viviente un centro de resonancia, un símbolo, o un signo de referencia», a lo cual llaman el objeto...

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias iconEste es un relato de ficción, aunque está basado en hechos históricos...

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias iconPrincipios de desarrollo el rup está basado en 5 principios clave que son

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias iconAcuerdo que establece la clasificación y codificación de mercancías...

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias iconNunca pensé que el premio “Protagonistas del mañana” me llevara a...

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias iconEl tamaño del logo está basado en lo versatil, sobrio y minimalista




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com