Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias






descargar 235.39 Kb.
títuloEste es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias
página1/7
fecha de publicación15.08.2015
tamaño235.39 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Economía > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7



La foto digital
y el desarrollo rural




Pierre de Zutter

mayo del 2007
La foto digital
y el desarrollo rural

Pierre de Zutter

mayo del 2007

pdzutter@gmail.com

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias concretas en las que estuve participando, sin mayor pretensión que compartir lo aprendido hasta ahora.

Propongo dos tipos de materiales. El presente documento trae algunas reflexiones sobre ventajas de la foto digital, sobre posibles aprovechamientos de las mismas y sobre algunas lecciones aprendidas en el camino. Los demás materiales se refieren concretamente a experiencias vividas, con algunas notas elaboradas durante los años de mi recorrido por el tema y ejemplos de lo hecho, de lo propuesto, de lo aprendido.

Probablemente haya sitios web donde ya exista información útil al respecto, No los conozco. No es mi rol estudiar la cuestión. En todo caso, cualquier dato al respecto me interesa. E invito a los lectores que tengan experiencias interesantes en la misma materia que me las hagan llegar para tratar de ponerlas a disposición de todos.

Veinticinco años atrás, con algunos colegas soñábamos con lanzar colecciones de fotos, editadas como tarjetas postales, para dinamizar los intercambios de conocimientos y prácticas entre diversas zonas y grupos de América Latina. Habíamos comprobado el fuerte potencial de esas imágenes para abrir horizontes, para generar debates diferentes y fructíferos.

Con la llegada de las cámaras fotográficas digitales y con las posibilidades que abre la informática y el internet para una gestión de fotos en forma tal que estén fácil y ágilmente accesibles, se abren grandes perspectivas para renovar y dinamizar el trabajo en desarrollo rural.

Dos factores frenan por ahora un aprovechamiento adecuado de estas potencialidades: nuestro insuficiente conocimiento de las mismas y la falta de instrumentos para manejar grandes cantidades de fotos. De esto pretendo hablar aquí.

Ventajas que ofrece la foto digital

El primer elemento que lo cambia todo, con la foto digital, es el costo. La inversión inicial específica para trabajar bien se limita a la cámara digital misma y a una o varias tarjetas de memoria con buena capacidad. Luego, el único costo específico es de la carga de energía (baterías). Todo lo demás corresponde al equipamiento básico en informática ya muy difundido en instituciones, organizaciones, proyectos y familias: computadora, impresora, conexión internet...

Una vez hecha la inversión inicial, se puede trabajar con decenas de miles de fotos sin mayor costo adicional, salvo a la hora de elaborar productos especiales, realizar alguna difusión, usarlas en algún evento... y de devolver a los involucrados.

Segundo elemento positivo: la foto digital permite compartir las decisiones, las acciones y los resultados en el proceso de tomar fotos. Es fácil sacar una foto, enseñarla, debatir si conviene o cuál convendría mejor, borrarla y tomar otra, enseñarla, hacerla ver y comentar ahí mismo y en el instante.

Gracias a ello, la foto digital brinda la posibilidad de cambiar el tipo de relaciones entre los actores. Entre otros, cambia la relación entre quien tiene la cámara y quien brinda su figura, sus pertenencias o su vida para ser retratadas. Se puede superar el temor o bien la sensación de ser observado o “robado”, gracias al control, gracias a una primera devolución inmediata. Más aún, con la foto digital se puede establecer relaciones positivas ahí donde parecía imposible: la foto se vuelve un simple pretexto a la instalación de la confianza. Personalmente me ha tocado muchas veces tomar y enseñar fotos sin otro propósito que entrar a un diálogo diferente.

El anticristo y la cámara digital

A continuación, en esa misma tarde, comenzamos visitas a las familias. Ya habíamos tenido comentarios sobre las dos religiones que existen en Cedro (90% de evangélicos y 10% de católicos). Comprobamos que nuestra llegada causaba problemas entre los primeros. Personas que se negaban a dar sus nombres, ausencias, mujeres calladas: era la primera vez que “gringos” venían a la comunidad; y, como el FIDA tiene su sede en Roma, éramos el anticristo, sobre todo el gringo altote.

Al día siguiente, a partir de las probables conversaciones entre comuneros y dentro de las familias, la cosa se fue relajando un poco. Claro, muy pocas fueron las mujeres que participaron en la “reunión con las señoras” que había sido convocada en la mañana. Además, algunas preferían escuchar primero y ver lo que quieren los visitantes. Pero, gracias a la magia de las cámaras digitales que nos permitían enseñar a cada quien las fotos que se tomaban, a nuestra promesa de enviar copia de esas fotos, gracias también a nuestro compromiso de reserva en el uso de la información que nos daban, las sonrisas se multiplicaban, el ambiente era cada vez más de compartir, de trabajar juntos.

Recorriendo el territorio de la comunidad fuimos conversando de todo, informalmente. Los directivos nos indicaban las fotos que deseaban, nos contaban, nos orientaban para que entendamos mejor: la historia del sistema de riego del CTAR que nunca llegó a funcionar por los tubos demasiado pequeños, las diferencias entre la zona alta y la zona del poblado, cómo muchas familias tienen ahora casa en el poblado para la educación de los hijos, los trabajos duros y largos para abrir la carretera, el centro comunal que iba a hacer el municipio distrital y que la alcaldesa nunca terminó antes de escapar a Estados Unidos...

El sábado en la mañana antes de irnos, tuvimos sesiones muy agradables, con buenas charlas, mirando en la computadora algunas de las fotos que habíamos tomado (algunas no más porque la batería se acababa y no hay luz eléctrica todavía), con mucha confraternización, con esperanzas de que la vida en Cedro pueda seguir mejorando.

Así, nuestra relación fue de menos a más, mejorando cada vez, con una colaboración más y más estrecha, demostrando la voluntad de apertura que tienen las familias de Cedro.

Extracto de “Crónica de nuestra visita a la comunidad de Cedro”, Churcampa, Huancavelica, Perú; FIDA 2005

Porque la clave está ahí: la foto hace hablar, hace hablar diferente, tal como sucede también con el dibujo, con lo gráfico en general. Alrededor de la foto a sacar o de aquella ya tomada, las palabras se transforman, se cargan de sentimientos, de explicaciones sinceras, de relatos, dejando de lado las respuestas formales. En el momento mismo. En oportunidades posteriores, cuando juntos se mira la foto y se comentan los cambios ya sucedidos.

Como tal, la foto digital se articula y complementa con otras formas de expresión propias de la gente (por ejemplo el mapa parlante) y que han demostrado su gran valor para diálogos fructíferos, para soñar, para planificar entre todos los participantes, para hacer un seguimiento cercano, para formular lecciones aprendidas.

Es un excelente complemento porque la foto registra, ofrece memoria de aquello que no se sabe aún. En la foto pueden guardarse informaciones desconocidas, a las que en este momento no se les da importancia pero que pueden ser claves a futuro, para comparar, para medir, para descubrir. Una foto puede decir mucho más que la simple respuesta a una pregunta.

Posibles usos de la foto digital

Señalo aquí ciertas opciones sobre las cuales tuve alguna vez oportunidad de trabajar, directa o indirectamente. Probablemente existan muchas más.

En diagnósticos, inventarios, líneas base

Para saber si una acción, un proyecto, un programa, han tenido resultados y cuáles, se necesita información de la situación inicial. De ahí la exigencia permanente de contar con diagnósticos, inventarios, líneas base. Suele ser un saludo a la bandera. Muy pocas veces me encontré con líneas base que reflejen realmente la situación previa. En el mejor de los casos, se realiza durante el o los dos primeros años de acción, al mismo tiempo que la acción. Por el costo. Por los plazos requeridos. Por la dedicación necesaria para diseñar las encuestas, hacer el relevamiento, procesar los datos, etc.

La cámara digital permite una modalidad de inventario que no reemplaza los instrumentos clásicos pero los complementa y los enriquece. Sacar fotos de un paisaje, de infraestructuras, de un patrimonio familiar, no requiere demasiados preparativos ni es tan costoso. Puede brindar una primera base además de ofrecer su información propia: puede registrar cosas que no han entrado en un cuestionario... porque aún no se sabía que podía ser útil, ser importante.

Asimismo posibilita devolver la información a los actores locales y en una forma de fácil manejo por ellos.

Ver las primeras propuestas hechas para el Proyecto Zona Norte (“Nicaragua 2002 propuestas foto digital PdZ”)y la presentación del caso de “inventario fotográfico del patrimonio familiar” en el Programa AgroAmbiental de Jaén (“Perú 2004 inventario foto Jaén PdZ”).

En seguimiento y en evaluación de impactos

La cámara digital facilita también el seguimiento y la evaluación de impactos de la acción. Es fácil comparar dos fotos tomadas desde un mismo punto y cotejar-debatir los cambios. La confrontación de imágenes sucesivas puede darse en oficinas y es muy rica en respuestas y en preguntas. Pero la mima confrontación in situ, con los propios actores locales, es mil veces más rica.

Cada cambio físico es pretexto a explicaciones, a contar lo que pasó y el porqué, a contar lo que no pasó y porqué, a expresar opiniones, valores. Es decir que un cambio físico, visualizado en las fotos sucesivas, brinda información objetiva y estimula la información subjetiva, las interpretaciones. Con ello sirve de pretexto para expresar impactos en todos los activos, en el activo físico por supuesto, pero también en el financiero, en el natural, en el social, en el humano.

Si se facilita la apropiación del método de inventario fotográfico por los propios actores locales (personas, familias, organizaciones), esto les permite enriquecer sus hábitos de seguimiento y su capacidad de aprender de la experiencia.

Ver el caso de seguimiento a impactos de un atajado en San Pedro de Buena Vista, Potosí (“Bolivia 2003 seguimiento atajados PdZ”).

En dinámicas de aprendizaje

¡Ojo! No se trata de introducir a toda costa la cámara digital en las metodologías de aprendizaje, tal como sucedió con muchas tecnologías que terminaron volviéndose un fin en sí y esterilizando la creatividad. Pero, sí, la cámara puede ser útil en muchos aspectos.

Puede servir para registrar procesos. Por ejemplo, la he empleado en reemplazo de la anterior, y cara, foto polaroid durante la construcción colectiva de un mapa parlante. Sobre todo cuando se realiza con dibujos de todos que cada quien va pegando – incorporando y no dibujando directamente en el papel grande. Esta memoria sirve para aprender más ya que permite no quedarse solamente con el producto final sino guardar también las pistas desechadas sobre la marcha.

De la misma manera, la cámara es muy útil para registrar procesos alrededor de la pizarra. Antes de descartar – borrar algo, se lo guarda por si acaso vuelva a surgir luego como una opción valiosa.

Otro tipo de uso potencial está en amenizar y dinamizar sesiones en terreno, especialmente aquellas en que se pretende elaborar (“sistematizar”) lo aprendido. Le veo por ejemplo una gran utilidad en mejorar el aprovechamiento de todo tipo de viajes de intercambio, pasantías, rutas de aprendizaje, etc. Tanto para agilizar los momentos de debate entre participantes sobre lo que han visto (seleccionando unas pocas fotos más “significativas” y explicando por qué éstas) como en sus relaciones con sus colegas que no comparten la visita pero con quienes se necesitaría compartir las informaciones y aprendizajes.

Ver la propuesta hecha a PROCASUR para el “aprender viajando” (“Chile 2006 foto en aprender viajando PdZ”).

En el cultivo de relaciones

De manera general, si se asume que el aumento y mejoramiento de relaciones entre semejantes y con diferentes es una dimensión esencial del desarrollo, la foto digital puede ser un gran apoyo.

A la hora de preparar cómo presentarse ante terceros (quienes nos visitan o a quienes recibimos), el ejercicio de decidir entre todos, o muchos, qué fotos tomar y/o qué fotos seleccionar y/o qué fotos imprimir para entregar, para que estos terceros nos conozcan mejor, ayuda mucho a debates más interesantes, más profundos: sobre una realidad, sobre un paisaje, sobre una práctica, una técnica...

Con la posibilidad del internet, estas fotos contribuyen asimismo a cultivar dichas relaciones, más allá del encuentro directo. Por ejemplo: fotos de cómo evolucionó aquella realización que fuimos a visitar alguna vez, o bien fotos de lo que hicimos a base de lo visto en una visita, en un encuentro, ayudan a mantener el contacto, a proseguir la colaboración

Allí donde los discursos escritos de las redes llevan a que la relación termine sujeta a intermediarios, el intercambio de fotos con sus comentarios abre puertas para una intervención directa de las propias familias, de los mismos dirigentes campesinos.

En difusión

Una buena parte de mis actividades profesionales consiste en apoyar la difusión impresa de experiencias concretas y sus aprendizajes. Hasta ahora siempre había dejado que otros se encarguen de conseguir las eventuales fotos para ilustrar, para que esté más bonito... Ubicarme entre las que me proponían (generalmente cajones o CDs enteros de fotos más o menos dispersas y sin informaciones sobre sus contenidos y contextos) resultaba muy tedioso y, sobre todo, costaba encontrarles un sentido.

Con las fotos digitales y una buena gestión informática de ellas empieza a ser posible tener fotos contextualizadas que son útiles tanto para los propios actores locales co-autores de la experiencia como para el público al que va dirigida la difusión. Se puede seleccionar una foto no solamente por la imagen en sí, sino también por la gente que involucra (aunque no aparezca), por los comentarios (explicaciones, valores) que hizo a la hora de sacar la foto. De esta manera es más fácil superar la foto como simple ilustración y transformarla en un mensaje en sí.

Ver la reflexión comparativa entre el caso del programa Araucanía Tierra Viva, en Temuco, y el Programa AgroAmbiental en Jaén (“Chile 2005 Peru 2007 foto y difusión PdZ”)

En estudios e investigaciones

En la realización de estudios intervienen los elementos ya señalados sobre los potenciales de la cámara digital para mejorar la relación entre el que entrevista – encuesta y las familias y organizaciones.

Además, la cámara digital permite una labor de registro exhaustivo. Es una buena fotocopiadora de documentos varios (por ejemplo: ¡Cuánto enseñan los libros de actas! ¿Pero cuándo tenemos tiempo de mirarlos bien mientras estamos en terreno?). Asimismo, con un registro sistemático del espacio (y no sólo de determinadas personas y objetos) se puede encontrar luego, con tiempo, en oficina, muchas informaciones que alargarían demasiado una entrevista y la volverían contraproducente.

Por otra parte, una base fotográfica organizada con claves como las que empleamos en el instrumento Memoria Central (CUÁNDO, QUIEN, DÓNDE, QUÉ, comentarios del que toma la foto, comentario de la familia) brinda una riqueza informativa impresionante sobre aspectos que no habíamos previsto.

Las fotos de bodegas en Jaén

Un ejemplo de potencialidades. Recientemente, para una publicación sobre aprendizajes del Programa AgroAmbiental de Jaén, Perú, buscaba una foto contextualizada de aquellas bodegas que tienen muchas familias campesinas. La Memoria Central del Programa tenía en ese momento 17769 fotos, casi todas correspondientes a un inventario fotográfico realizado hace más de dos años. En una hora seleccioné aquellas 121 fotos que tenían la palabra “bodega” en su título, las revisé todas, leí los comentarios más interesantes y exporté nueve de ellas, cada una en un archivo que me ofrecía: la foto misma; el nombre de la familia; los datos de su finca, caserío, distrito, municipio, etc.; la fecha de la foto; un título indicativo de ésta; el nombre de quien tomó la foto; comentarios de quién tomó la foto; comentarios-explicaciones de la familia sobre su bodega.

Obtuve las fotos que quería pero, de paso, descubrí una gran riqueza de informaciones para quien quisiera estudiar el rol de las bodegas en la economía familiar campesina, el tipo de productos que se compran y venden, las estrategias familiares.

Cabe agregar que no vi todas las fotos de bodega de la Memoria Central porque no todos los autores de títulos tuvieron la iniciativa de precisarlo y porque el Programa no había avanzado aún en establecer sus claves temáticas para codificar bien el QUÉ. Hay más.

Pero me imaginaba la riqueza de poder dar un seguimiento, viendo las bodegas en época de escasez económica en la zona y en época de cosechas y de dinero; viendo fotos de las mismas bodegas hoy día, dos años y medio después. Me imaginaba lo sabroso y apasionante de unas entrevistas con algunas de estas familias a las que enseñaría las fotos de su bodega en aquel entonces...





Y ni hablar de las fotos de cocinas de las familias: no conté pero deben haber cerca de dos mil, de todo tipo, fácilmente accesibles...
  1   2   3   4   5   6   7

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias iconFoto: centro cultural de neza sufre intento de extorsióN

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias iconEl aprendizaje es una actividad que está presente a lo largo de toda...

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias iconConvocatoria y participación de los Grupos de Desarrollo Rural de...

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias iconResumen Este estudio trabaja la temática del celibato rural masculino...

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias iconEste es un relato de ficción, aunque está basado en hechos históricos...

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias iconPrincipios de desarrollo el rup está basado en 5 principios clave que son

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias iconAcuerdo que establece la clasificación y codificación de mercancías...

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias iconNunca pensé que el premio “Protagonistas del mañana” me llevara a...

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias iconQue llama a la oposición y abolición del
«falansterios», enlazadas entre sí de forma descentralizada. Por otro lado criticaba la división del trabajo dentro de los esquemas...

Este es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento de la foto digital dentro del desarrollo rural. Está basado en experiencias iconConflictos sociales y socio-ambientales en el sector rural y su relación con el desarrollo rural




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com