1ª. 'Por qué la nuclear es la mejor elección', por George Monbiot






descargar 68.12 Kb.
título1ª. 'Por qué la nuclear es la mejor elección', por George Monbiot
fecha de publicación02.06.2015
tamaño68.12 Kb.
tipoLección
e.exam-10.com > Economía > Lección
Las fuentes de Energía
La energía es fundamental e imprescindible: es fundamental para la economía y es fundamental para nuestra vida cotidiana / diaria.

El objetivo que debemos perseguir es triple:

lograr una energía barata;

una energía abundante

y una energía no contaminante.
Una energía barata porque así nos permitimos un nivel óptimo de bienestar y, porque una energía barata crea empleo. No debemos olvidar que con una energía con precios elevados no es posible crear empleo estable sino que además, se destruye.

Una energía abundante porque, hasta hace unos años había una parte considerable de países que, por su escaso grado de desarrollo, no consumía energía, pero que, en la actualidad consume casi al mismo nivel de Occidente. Hay que lograr una energía abundante para que cada día más personas puedan vivir con el mismo bienestar del que gozamos nosotros. ¿Qué energía es la mejor para 6.000 millones de personas?

Una energía que no contamine la naturaleza. La Tierra es nuestro hogar/hábitat y nuestro deber es conservarla, por lo menos, como la encontramos (recuerde el Mensaje del Jefe Seattle).

La situación de España (NO tenemos fuentes de energía) es trágica porque tiene una grandísima dependencia energética que nos obliga a destinar enormes recursos financieros (dinero) a pagar la factura energética a países extranjeros y estamos a merced de países no muy estables políticamente, muchos de ellos dictaduras que destinan el dinero que obtienen del petróleo o el gas para someter y maltratar aún más a su población.
Así pues, con este triple objetivo debemos analizar las fuentes de energía. Abordaremos este tema con la pretensión de analizar y reflexionar pero sin cegarnos por perseguir una solución.

Mediante estos artículos conoceremos y reflexionaremos sobre las fuentes de energía y la situación de éstas en España.

TRIBUNA: DEBATE ENERGÉTICO

1ª. 'Por qué la nuclear es la mejor elección', por George Monbiot



El autor explica por qué las fuentes renovables no son una opción viable para abastecer toda la demanda de energía. Afirma que cerrar las centrales nos abocaría a una solución todavía peor: volcarse con los combustibles fósiles.

El desastre nuclear de Japón tendría una influencia mucho mayor si hubiera alternativas energéticas menos dañinas. Pero por ahora, la energía atómica es más segura que el carbón.

Nadie se sorprenderá de oír que los sucesos del país nipón han cambiado mi punto de vista sobre la energía nuclear. De lo que se sorprenderá será de saber en qué sentido lo han modificado. Como resultado del desastre de Fukushima, yo ya no soy neutral en el tema nuclear. Ahora esa tecnología cuenta con mi apoyo.

Una vieja central de lo más chunga, con unas medidas deficientes de seguridad, se ha visto afectada por un terremoto monstruoso y un tsunami inmenso. Falló el suministro eléctrico, dejando fuera de combate el sistema de refrigeración. Los reactores empezaron a explotar y a fundirse. El accidente puso de manifiesto las consecuencias, sobradamente conocidas, de un diseño defectuoso y chapucero con el solo fin de ahorrar dinero. Sin embargo, hasta donde sabemos, nadie ha recibido todavía una dosis letal de radiación.

Algunos ecologistas han exagerado de manera disparatada los peligros de la contaminación radiactiva. Para hacerse una idea más precisa, véase el gráfico publicado por xkcd.com (bit.ly/guv6QC). En él se demuestra que la dosis total media de radiación del accidente acacecido en 1979 en la central estadounidense de Three Mile Island, cerca de Harrisburg, para alguien que viviera en un radio de 16 kilómetros de la planta, fue 1/625 parte de la cantidad máxima anual que en EEUU se permite que reciban los trabajadores expuestos a radiación. Ésta es, a su vez, la mitad de la dosis mínima anual que se vincula de modo indudable a un mayor riesgo de cáncer, que, a su vez, es la ochentava parte de una exposición indefectiblemente fatal. No estoy proponiendo que nos felicitemos por todo ello. Estoy proponiendo que lo consideremos con perspectiva.

Si otras formas de producción de energía no causaran daños, esos efectos ejercerían una influencia considerable. Ahora bien, la energía es como la medicina: lo más probable es que lo que no tiene efectos secundarios no sirva para nada.

Como la mayoría de los ecologistas, estoy a favor de una importante expansión de las energías renovables. También soy capaz de comprender las denuncias de sus opositores. No se trata sólo de las contrariedades que los parques eólicos terrestres causen a la gente, sino también de las nuevas conexiones de la red (torres de alta tensión y líneas eléctricas). A medida que aumente la proporción de electricidad renovable en la red, más capacidad de almacenamiento por bombeo se necesitará para mantener las luces encendidas. Eso significa embalses en las montañas, que tampoco se aceptan con entusiasmo.

Los impactos y los costes de las renovables aumentan en proporción a la energía que suministran, de la misma manera que crece también la necesidad de almacenamiento y de duplicación de recursos. Bien podría darse el caso (todavía tengo que ver un estudio comparativo) de que, hasta una cierta penetración de la red (¿del 50% o 70%, tal vez?), las renovables tengan un menor impacto que la energía nuclear en cuanto a emisión de carbono mientras que, más allá de ese punto, la energía nuclear tenga un menor impacto que las energías renovables.

Al igual que otros, yo he reclamado que las renovables se utilicen para sustituir la electricidad producida por combustibles fósiles y para aumentar la oferta total, reemplazando el petróleo que se emplea para el transporte y el gas que se destina a combustible para calefacción. ¿Vamos a pedir también que reemplace la capacidad nuclear actual? Cuanto mayor sea el trabajo que esperemos que hagan las energías renovables, mayor será el impacto sobre el paisaje y más difícil la tarea de persuasión de la opinión pública.

Sin embargo, expandir la red para conectar personas e industrias a fuentes de energía ambiental alejadas y abundantes es una solución que, en su gran mayoría, también rechazan los ecologistas, que han protestado contra una entrada de mi blog en la que argumenté que la energía nuclear sigue siendo más segura que el carbón. Lo que quieren, me dicen, es algo muy distinto: deberíamos reducir la demanda de energía y producir la que necesitamos a escala local. Algunos incluso han hecho llamamientos al abandono de la red. Su visión bucólica suena muy bonita, hasta que uno se lee la letra pequeña.

A latitudes septentrionales como las nuestras, la producción de energía ambiental a pequeña escala es, en su mayor parte, completamente inútil. La generación de energía solar en el Reino Unido supone un desperdicio espectacular de unos recursos escasos. Es totalmente ineficaz y se adapta verdaderamente mal a las condiciones de la demanda. En las zonas pobladas, la energía eólica es en gran medida inútil. Esto se debe en parte a que hemos erigido nuestros asentamientos en lugares resguardados y en parte a que las turbulencias causadas por los edificios interfieren el flujo de aire y perjudican su funcionamiento. La microhidroenergía podría funcionar para una casa de campo en Gales, pero no resulta de gran utilidad en una ciudad como Birmingham.

Por otra parte, ¿cómo hacemos funcionar nuestras fábricas textiles, nuestros hornos de ladrillos, nuestros altos hornos y nuestros ferrocarriles eléctricos, por no hablar de procesos industriales avanzados? ¿A base de paneles solares en los tejados? En el momento en que uno se pone a reflexionar sobre las demandas de la economía en su conjunto es cuando se desenamora de la producción de energía a escala local. Una red nacional (o, mejor aún, internacional) es el requisito previo esencial para un abastecimiento de energía en gran medida renovable.

Algunos ecologistas van aún más lejos: ¿por qué desperdiciar recursos renovables transformándolos en electricidad? ¿Por qué no utilizarlos para proporcionar energía directamente? Para responder a esta pregunta, hay que examinar lo que pasó en Gran Bretaña antes de la revolución industrial.

La represa y la canalización de los ríos británicos para hacer funcionar molinos de agua constituían una utilización de energía a pequeña escala, renovable, pintoresca y devastadora. Al compartimentar las corrientes fluviales y colmatar con sedimentos los lechos de los ríos en que algunas especies desovaban, se contribuyó a poner fin a los viajes titánicos de peces migratorios, que en tiempos figuraron entre nuestros más grandes espectáculos naturales y que alimentaban a un parte considerable de Gran Bretaña, y a acabar así con esturiones, lampreas y sábalos, así como con la gran mayoría de truchas y salmones.

La tracción quedó íntimamente ligada al hambre. Cuanta más tierra se reservaba para la alimentación de animales de tiro para la industria y el transporte, menos tierra había disponible para la alimentación de los seres humanos. Lo mismo puede decirse del combustible para calefacción. Tal y como E. A. Wrigley señala en su libro Energy and the English Industrial Revolution (La energía y la Revolución Industrial inglesa), los 11 millones de toneladas de carbón que se extrajeron en Inglaterra en el siglo XIX produjeron tanta energía como la que habrían generado cuatro millones y medio de hectáreas de bosques (un tercio de la superficie terrestre).

Antes de que el carbón estuviera prácticamente al alcance de todo el mundo, la madera se empleaba no sólo para la calefacción de hogares sino también para los procesos industriales; según Wrigley, si la mitad de la superficie terrestre de Gran Bretaña hubiera estado cubierta de bosques, podríamos haber fabricado 1,25 millones de toneladas de hierro al año (sólo una parte del consumo actual) y nada más. Incluso con una población mucho menor que en la actualidad, los productos fabricados en la economía basada en la tierra eran coto exclusivo de una minoría privilegiada. La producción de energía estrictamente ecológica (descentralizada, basada en productos de la tierra) es mucho más perjudicial para la humanidad que la fusión nuclear.

Sin embargo, la fuente de energía a la que volverán la mayor parte de las economías si cierran sus centrales nucleares no serán los bosques, el agua, el viento o el sol sino los combustibles fósiles.

Se mida como se mida (en función del cambio climático, del impacto de la minería, de la contaminación local, de los accidentes de trabajo y de las muertes por causas laborales, e incluso de vertidos radiactivos), el carbón es cien veces peor que la energía nuclear.

Debido a la creciente producción de gas a partir de esquisto, el impacto del gas natural está ganando terreno rápidamente.

Cierto, sigo sin tragar a los mentirosos que dirigen la industria nuclear. Cierto, preferiría ver que se cierra todo el sector si hubiera alternativas inofensivas. Ahora bien, no hay soluciones ideales. Todas las tecnologías energéticas tienen un coste; lo mismo ocurre con la falta de tecnologías energéticas. La energía atómica ha sido sometida a una de las más duras entre las pruebas posibles y el impacto en las personas y en el planeta ha sido pequeño. La crisis de Fukushima me ha convertido a la causa de la energía nuclear.

George Monbiot es escritor y columnista del diario The Guardian.

En el artículo titulado Ambientalista inglés da giro y apoya la energía nuclear tras crisis en Japón, creo esencial para los lectores leer el escrito original de George Monbiot y no la interpretación publicada. En efecto, él se refiere a la conveniencia (o no) de tener energía nuclear en la matriz energética de Inglaterra, país poco dotado de energía solar, geotermia o eólica.

La pregunta relevante es si a Chile le conviene tener energía nuclear. El mismo George Monbiot nos da una respuesta en la columna anterior a la citada. El indica que estaría de acuerdo con el uso de reactores nucleares si: a) las emisiones totales, desde la mina a entierro final se toman en cuenta y se demuestra que la huella de carbono es baja; b) sabemos exactamente dónde se enterrarán los desechos; c) sabemos cuánto cuesta y quiénes pagan; d) hay seguridad de que el material nuclear no se usará con fines bélicos; y e) no se deben construir plantas en fallas geológicas, costas sujetas a tsunami, zonas inundables o lugares geológicamente inseguros.

Uno de los apóstoles del ecologismo británico se hace pro nuclear

George Monbiot se hace pro nuclear y acusa a la solar de no poder atender la demanda en países como el Reino Unido.  

2011-03-23

2ª. FERNANDO DÍAZ VILLANUEVA: George Monbiot


George Monbiot es uno de los ecologistas más conocidos del Reino Unido. Promotor de la campaña "The land is Ours" (La tierra es nuestra), Monbiot se ha significado a lo largo de los últimos años por prácticamente todas las causas medioambientalistas, especialmente las relacionadas con el calentamiento global, al que ha llegado a calificar como la gran "cuestión moral del siglo XXI".

En el aspecto energético apoyaba a las renovables y se definía neutral respecto a las nucleares. Una neutralidad que ha durado hasta el accidente de la central de Fukushima. "Los sucesos en Japón han cambiado mi visión de la energía nuclear", afirma en su columna del The Guardian para rematar, ya en el primer párrafo que, desde ahora, se declara "partidario de esta tecnología".

Acto seguido pasa a examinar el accidente o, mejor dicho, las consecuencias radioactivas del mismo. "Algunos verdes han exagerado los peligros de la contaminación nuclear", asegura y pasa a comparar la radiación que emitió la central de Three Mile Island con la que está emitiendo la de Fukushima. 

Tras el reconocimiento de parte y su somero análisis del accidente, Monbiot reafirma su fe en la energía renovable. Y es entonces cuando empieza a ponerle peros. Cree, por ejemplo, que el impacto de carbono que tiene la nuclear es menor que el de la renovable a partir de cierto punto. Prosigue afirmando con aplomo que las nucleares son más seguras que las centrales térmicas de carbón, y termina con una frase lapidaria que podría haber pronunciado cualquiera de sus, hasta ayer, adversarios ideológicos: "Generar energía solar en el Reino Unido implica un espectacular derroche de recursos escasos".

Tras despacharse a gusto con las renovables, Monbiot sigue dando a los ecologistas. Muestra su oposición a que se cierren las grandes redes de transporte de energía y tenga ésta que ser generada localmente, un clásico del medioambientalismo más rancio. Otra idea ecologista, la de dejar de producir electricidad y volver a la época preindustrial, la desautoriza con una frase no menos impactante que la anterior: "La generación verde profunda –descentralizada, basada en los productos de la tierra– es mucho más dañina para la humanidad que la fusión del núcleo de una central atómica". Dicho esto, vuelve sobre el carbón, al que acusa de ser "100 veces peor que la energía nuclear".

Para terminar la columna, titulada, como no, "Porque Fukushima hizo que dejase de preocuparme y empezase a amar la energía nuclear", dice que la industria nuclear está gestionada por mentirosos y que, "si hubiese alternativas menos nocivas, preferiría ver como cierra el sector entero". Reconocido lo obvio afirma que "no existen soluciones ideales. Toda tecnología energética acarrea un coste". Aleccionador.

No es Monbiot el primer ecologista en cambiar de lado y dejarse seducir por la odiada energía nuclear. Hace cuatro años James Lovelock, autor de la teoría Gaia, anunció para sorpresa de la parroquia ecologista que se había hecho partidario de los átomos para generar electricidad. "La energía nuclear es la única opción para el cambio climático", afirmaba en una entrevista.

3ª. “La energía nuclear acabará pero es inevitable construir nuevas centrales”

El físico británico Steven Cowley apuesta por la fusión como la solución a la crisis energética mundial
25/03/2011

ÁNGEL DE ANTONIO 
Steven Cowley, director del centro británico para la Fusión de Culhman, apuesta por imitar a las estrellas para obtener una fuente de energía inagotable, segura y limpia. Se trata de la energía de fusión, prácticamente la misma que utiliza el Sol para mantenerse, con la que ya ha experimentado en su laboratorio. La técnica consiste en darle la vuelta a la energía nuclear y unir partículas en vez de dividirlas. El científico cree que esta maravilla energética será posible dentro de unos años, pero, mientras tanto, la creación de nuevas centrales atómicas resultará «inevitable». Ha explicado sus teorías en el ciclo «La tecno-humanidad» .
¿Qué ventajas tiene?

—Es limpia, abundante —si fuera la única fuente de energía que se utilizara el mundo duraría 30 millones de años—, no produce accidentes graves ni residuos y utiliza poco suelo.
¿No tiene riesgos?

—No hay nada que tenga riesgo cero, pero el peor accidente de una central de fusión no requeriría evacuarla. Y eso en el peor de los casos. No ocurríría lo de Fukushima.
¿Se reducirían las emisiones de carbono y el calentamiento global?

— Por supuesto, no emite CO2.

Entonces, ¿cuál es el siguiente paso?

—La construcción del ITER (Reactor Termonuclear Experimental Internacional) en Francia. A mediados de la década de 2020, el ITER logrará mantenerse caliente. Será como encender un fuego y la fusión empezará a salir. Será un experimento histórico, aún más importante que cuando Enrico Fermi consiguió el primer reactor nuclear. La primera electricidad de fusión podría llegar a finales de los 30. Depende de la voluntad política, de la inteligencia de los científicos y de la financiación.
¿Qué ocurrirá con las energías renovables?

—La fusión convivirá con ellas, pero el coste de las energía solar o eólica irá subiendo. Creo que necesitamos toda una cartera de soluciones y no deberíamos poner todos los huevos en una sola cesta.
Mientras no llega, ¿está de acuerdo con usar energía nuclear y construir nuevas centrales?

—Sí, es inevitable. Pero las nuevas centrales, sobre todo las europeas, son enormemente seguras. El debate nuclear es político, no científico. Por supuesto, cuando tengamos energía de fusión no seguiremos utilizando la energía nuclear, la sustituirá.

Si nos ponemos en el peor de los escenarios y , por ejemplo, la energía de fusión no es rentable, ¿que le sucederá al mundo?

— Si no hay suficiente energía subirán los precios y esa posibilidad me da miedo, porque cuando un recurso es escaso la gente lucha por él. Tenemos carbón y petróleo, pero, ¿cuánto van a durar? ¿150 años?
Las centrales europeas, más seguras

¿Qué nos vamos a encontrar cuando se resuelva la crisis?

—Soy científico, no me gusta especular, pero debemos tener en cuenta que, en realidad, lo único que ha resistido el mayor terremoto en la historia del país ha sido la central.

Después de lo ocurrido, ¿es necesario revisar la seguridad de las plantas nucleares?

—Por supuesto. Va a haber más centrales en el mundo, y lo que queremos es que sean seguras.

¿Alguna central europea debería desmantelarse?

—Todas son más recientes que Fukushima y mejores.

¿Cree que es adecuado hablar de «apocalipsis nuclear»?

—Es una tontería enorme.
4ª. La energía por fusión nuclear la producen por 1ª vez en un laboratorio

Hito histórico en la búsqueda de energía infinita por fusión nuclear
La noticia de que científicos en California han logrado producir energía por 1ª en un laboratorio mediante fusión nuclear alimenta la esperanza de que el proceso sirva para generar energía sin límites en el futuro.

Los científicos del centro de ignición del Lawrence Livermore , que forma parte del Departamento de Energía y alberga las mayores instalaciones de láser del mundo, con 192 aparatos que ocupan el espacio de un estadio de fútbol, acaban de revelar sus logros  en la revista Nature.

Durante el experimento en septiembre pasado, los investigadores dirigieron la energía del láser más potente del mundo a un objetivo del tamaño de un guisante ubicado en el interior de una pequeña lata dorada, lo que desencadenó una reacción de fusión que liberó una enorme cantidad de energía durante una fracción de segundo. 
El láser tiene la capacidad de proyectar brevemente sobre su objetivo más energía que la que se usa en un determinado momento en todo Estados Unidos. El experimento logró replicar el poder del sol, que irradia energía gracias a las reacciones de fusión que se producen en su núcleo y en las que los átomos de hidrógeno se transforman en helio.

Ciencia básica

El centro nacional de ignición de California, en el que el gobierno ha invertido 5.300 millones de dólares, nació con el objetivo de producir fusión nuclear, un proceso en el que los átomos de hidrógeno se comprimen hasta que se fusionan en átomos de helio, al igual que ocurre en el sol.

El éxito de septiembre se repitió durante un segundo experimento en noviembre, según explicó a Nature , Omar Hurricane, físico del laboratorio californiano y principal autor del artículo publicado en la revista.

En ambos casos, la fusión de hidrógeno generó más energía que la que se inyectó inicialmente para favorecer el proceso, aunque los expertos recuerdan que el sistema de láseres es poco práctico porque solo alrededor del 1% de la energía inicial alcanza el hidrógeno.

Aun así, tanto los investigadores que forman parte del proyecto, como la comunidad científica en general y los medios de comunicación, calificaron lo ocurrido como un gran paso adelante.

"Por primera vez hemos obtenido más energía en el combustible que la que inyectamos" al usar esta técnica, afirmó Hurricane en declaraciones al diario The Wall Street Journal.

Pese al avance, los investigadores están todavía lejos de lograr lo que se conoce como ignición, que permite generar más energía que la consumida en una cadena auto-sostenible y sin la cual el proceso de generación energética mediante fusión no sería práctico.

El laboratorio no consiguió alcanzar en septiembre de 2013 su objetivo de lograr ignición termonuclear, en la que la reacción es autosostenible y genera toda la energía que sea necesaria para operar los láseres. El proceso es similar al de encender una cerilla para quemar una pila de madera.

Energía disipada

Durante los experimentos de septiembre y noviembre, gran parte de la energía se disipó y no logró alcanzar el combustible. Aun así, representa el primer logro concreto tras años de fracasos y promesas fallidas y ofrece un modelo concreto de cómo podría funcionar un reactor de fusión nuclear.

Estados Unidos probó la primera bomba de hidrógeno en 1952, que generó una gran cantidad de energía mediante la fusión de átomos, pero esa generación se produjo toda de una vez. Lo que se busca con los láseres es crear una reacción mucho más pequeña y manejable.

La esperanza de los científicos es que este proceso conduzca en última instancia a una generación abundante de energía limpia, que podría reemplazar a los combustibles fósiles y la fisión nuclear y sus peligrosos residuos radiactivos.

Las plantas nucleares actuales generan electricidad mediante fisión, que involucra la separación de los átomos. En la fusión, los núcleos atómicos se comprimen en un ambiente de gran calor y presión para generar energía. Entre los aspectos más esperanzadores de los experimentos realizados en septiembre y noviembre figura el hecho de que el núcleo del helio generado por la explosión de la fusión inicial calentó los átomos de hidrógeno próximos.

En la actualidad solo una pequeña parte del hidrógeno se fusiona y para que el sistema del láser sea efectivo, las reacciones de fusión tendrían que propagarse al resto del combustible de hidrógeno.

España




1ª.España es uno de los países con mayor dependencia energética de la UE

España ocupa el séptimo lugar en dependencia energética de la UE-27 con una tasa de dependencia del 81,4%, 4,7 puntos porcentuales más que en el año 2000, según los datos del Eurostat referentes al año 2006 recogidos por el Instituto de Estudios Económicos (IEE).

2009-04-07
(Europa Press) La Europa de los 27 también incrementó su tasa de dependencia siete puntos porcentuales en el mismo periodo, hasta alcanzar una dependencia exterior del 53,8%. A la cabeza del ranking europeo, con una mayor dependencia de las importaciones energéticas que España se encuentran Chipre (102,5%), Malta (100%) y Luxemburgo (98,9%). Irlanda alcanza una tasa del 90,9%, mientras que Italia registra un 86,8% y Portugal un 83,1%.

Con una balanza energética exterior más equilibrada se encuentran Bélgica que alcanza un 77,9%, Austria (72,9%) y Grecia (71,9%). Letonia, Eslovaquia, Lituania, Hungría y Alemania cuentan con tasas de dependencia energética que se sitúan entre el 66% y el 61%. Finlandia supera levemente el promedio europeo, con un 54,6%.

Entre los
países miembros menos dependientes de las importaciones energéticas, de los datos del Eurostat reflejan que Francia y Eslovenia todavía se sitúan por encima del 50%, mientras que la cifra baja a un 46,2% en Bulgaria. Los Países Bajos (38,0%) y Suecia (37,4%) registran tasas inferiores al 40%.

Estonia (33,5%), Rumania (29,1%), la República Checa (28,0%) y Polonia (19,9%) son los países con menor dependencia energética entre los nuevos miembros de la UE, mientras que el Reino Unido (21,3%) y Dinamarca, exportador neto de energía con un -36,8%, son los dos estados miembros mejor posicionados entre los de la antigua UE-15.

2ª.Crece la dependencia de España del gas argelino



Con la puesta en marcha del gasoducto Medgaz, hasta un 45% del abastecimiento dependerá de un país sacudido por crecientes revueltas

LUIS M. ONTOSO / MADRID

Día 15/02/2011

Han sido necesarios diez años para que Medgaz, una de las obras de ingeniería más ambiciosas y caras dirigidas al suministro de gas natural en España, cobrase forma. Todo está listo para que se comience a inyectar combustible en el gasoducto que, se zambulle en el mar Mediterráneo hasta una profundidad de más de 2.000 metros, recorre 210 kilómetros bajo el agua y regresa a la superficie en la costa almeriense.
Del total del abastecimiento de gas natural que España consumió en 2010, el 30% procedió de Argelia. Una relación de dependencia que la puesta en marcha de Medgaz podría elevar hasta el 45%, según las previsiones de la Comisión Nacional de la Energía (CNE)


3ª Relanzar la energía nuclear reduciría la dependencia energética de España

El presidente de la Sociedad Nuclear Española (SNE) afirma que el relanzamiento nuclear resolvería el problema de la dependencia que España tiene de la energía exterior, que alcanza el 80% de la que se consume. Además, el ahorro en emisiones alcanzaría los 21.000 millones de euros

(L. Ramírez)  


En Asia "han tomado una opción clarísima por la energía nuclear con 21 proyectos en marcha, todos ellos con reactores de tercera generación", en el Reino Unido van a remodelar sus 28 unidades y en Finlandia hay dos proyectos en desarrollo.

Y es que en los últimos años el sector energético ha experimentado un crecimiento muy importante. En España, desde el punto de vista de consumo de energía eléctrica, ha tenido un aumento acumulado de un 56 por ciento desde 1997.

 

La calefacción y producción de calor se han desplazado hacia el gas, que ha experimentado un fuerte incremento en su consumo para estos usos, sustituyendo a combustibles convencionales, carbón y madera, en el sector terciario y doméstico, y a combustibles líquidos en la industria.

 

 

También se puede producir un desplazamiento del consumo del transporte terrestre hacia trenes de alta velocidad, con lo que se conseguiría la doble misión de reducir el consumo y las emisiones. Un escenario extremo sería el uso masivo de vehículos particulares eléctricos, pero para aumentar la producción eléctrica la única vía es la nuclear.

 

La opción nuclear es la única viable

 

El problema real de las instalaciones hidráulicas en España es que las cuencas están prácticamente agotadas, siendo imposible la construcción de grandes centrales (régimen ordinario) y habiendo solo posibilidad de construcción de pequeñas instalaciones hidráulicas (régimen especial), que no tiene peso en la producción nacional.

 

Por otro lado la presión medioambiental impide la construcción de este tipo de instalaciones, además de las limitaciones que la explotación de las cuencas hidráulicas tiene para consumo doméstico y riego, hace muy difícil su crecimiento.

 

En cuanto a los biocombustibles, la explotación de los bosques, básicamente la maleza y limpieza de los mismos, puede ser aprovechada para la producción de calor y energía eléctrica, aunque dadas las características de los bosques españoles el aprovechamiento es que se puede producir con ellos es pequeña en relación al total nacional.

 

La opción agrícola es una de las fuentes de energía renovable más adecuadas para el sistema. El problema viene dado por las necesidades de terreno y de agua para las plantaciones. Además, a la ineficiencia de estos combustibles se une la especulación, que ha elevado el precio de los alimentos y hace peligrar el suministro mundial de alimentos.

 

Finalmente, aunque la energía eólica es la fuente de producción eléctrica que más se ha desarrollado entre las renovables, alcanzando un valor de potencia instalada de 11.100 megavatios (Mw), a 31 de diciembre de 2006, con un aprovechamiento máximo del 80 por ciento alcanzado en el 2007 y un aprovechamiento medio del 25 por ciento de esta potencia.
4ª"Urge tener una política energética, porque el petróleo volverá a subir en unos años"
Urge la necesidad de tener una política energética, porque el viento de cola se puede volver en contra en cualquier momento". Siguiendo con este planteamiento, reclama que la energía sea "una prioridad estratégica" y un pacto de Estado para que sea así.

Otros países o regiones del mundo, como EEUU o Asia, se están preparando para los desafíos energéticos, pero en Europa y en España no se está haciendo lo mismo. "Alguien tiene que poner las largas y pensar en el futuro", reclama.

Y un último mensaje que explica muy claramente por qué el mundo actual es tan dependiente del crudo: "No estamos enganchados al petróleo porque seamos tontos, sino porque somos muy listos. No hay ningún combustible que tenga la densidad energética del petróleo, con lo que existe una razón física para esa dependencia. Y otra razón es económica. Un barril de petróleo vale ahora 54 dólares y un barril son 160 litros. Dividan 54 entre 160 y verán el coste de un litro de petróleo y es mucho más barato que un litro de una Coca-Cola".

5ª. Por una política energética competitiva
DANIEL LACALLE

La energía es el pilar fundamental del futuro de Europa. No podemos hundir nuestra competitividad con elevados costes de la energía.
En Europa, los costes de la electricidad son en media un 50% más altos que en EEUU y el gas industrial, casi un 75%. Entre 2005 y 2012, gracias a la revolución del fracking, los precios del gas en EEUU caían un 66%, mientras en Europa subían un 35%. A su vez, en EEUU la electricidad bajaba un 4% y en Europa se disparaba un 38%.
En Europa, los costes de la electricidad son en media un 50% más altos que en EEUU y el gas industrial, casi un 75%. Entre 2005 y 2012, gracias a la revolución del fracking, los precios del gas en EEUU caían un 66%, mientras en Europa subían un 35%. A su vez, en EEUU la electricidad bajaba un 4% y en Europa se disparaba un 38%.
Nuestros retos serán los siguientes:

1º. Solucionar el problema de la seguridad de suministro, desarrollando las fuentes de energía autóctonas, además de profundizar en la interconexión que permita que países como España, que son centros de concentración de diversidad de suministro puedan contribuir a reducir la dependencia de Rusia u otros países, a través de los distintos centros de almacenamiento y regasificacion de gas natural licuado.

2º. No demonizar tecnologías de manera regional e ideológica. El ciudadano debe saber que sustituir la energía nuclear y el gas por renovables supondría un aumento de la factura eléctrica descomunal. Recordemos que la media de precio de generación con renovables se encuentra hoy en 68 euros/mwh, “solamente” el doble del precio mayorista en Alemania, y el 36% más que el español.

3º. La política energética no puede ser irracional. Pretender eliminar las centrales nucleares cuando tenemos a pocos kilómetros, en Francia, decenas de reactores nucleares, es ridículo. Mientras la energía nuclear sea competitiva, eficiente y segura, hay que seguir aprovechándola – y no me pongan casos de islas de alta actividad sísmica para criticar lo que no pasa en Alemania o España-.

4º. El reto de la política energética europea es apasionante. Tenemos los cimientos para convertir Europa en una potencia mundial competitiva, autosuficiente y con tecnologías eficientes. La sustitución se debe hacer igual que el petróleo acabó con el aceite de ballena. No porque lo decidió un comité, sino porque el coste era menor.




ACTIVIDAD:
1º. Explique lo que lo textos (noticias) quieren comunicar para lo que debe extraer las ideas principales.

2º Redacte un discurso con las ideas extraídas analizando la situación de las fuentes de energía según las noticias y elabore su propia conclusión.

3º Como usted puede deducir de su lectura INVESTIGUE OTRA POSTURA para enfrentando la una con la otra usted pueda crear su propio criterio.

4º Haga un resumen de las siguientes páginas del libro y resuelva las actividades:

Páginas de la 158 a la 161 y actividades 4, 5, 6 y 7 de estas páginas.
Objetivos:
Conocer las fuentes de energía en los que se basa la economía actual.

Comprender que en la UE y España la producción de energía es insuficiente.

Analizar el problema de España en temas energéticos.


Competencias generales

Comunicación lingüística

  • Usar vocabulario específico relacionado con las materias primas, la energía y el agua.

  • Buscar las ideas básicas del tema e interpretar y organizar la información.

  • Elaborar respuestas escritas y orales.

Aprender a aprender

  • Elaborar un trabajo escrito.

Tratamiento de la información y competencia digital

  • Buscar información en Internet.

  • Leer noticias de prensa.

Competencia social y ciudadana

  • Reflexionar críticamente sobre problemas fundamentales del mundo actual: la producción y consumo de las fuentes de energía.

Autonomía e iniciativa personal

  • Proponer cuál debería ser la política energética del futuro, tras haber analizado las ventajas e inconvenientes de las distintas formas de energía.

Evaluación:

Fecha de inicio: 7 de abril de 2015

Fecha de entrega: 22 de abril de 2015

Una vez finalizado el trabajo será comentado en el aula y si cuenta con la total aprobación del profesor supondrá un punto de la evaluación como máximo.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

1ª. \A ¿Qué representa para el poeta el río Duero y el discurrir de sus...

1ª. \Durante la crisis del Golfo persian de 1990-1991, George Bush encontró...

1ª. \Rebelión en la granja” de George Orwell
«La libertad de prensa», pero no lleva firma alguna. Escrita a lápiz sobre el título, y con letra de Senhouse, consta esta indicación:...

1ª. \Introducción: por qué este documento y por qué ahora

1ª. \Introducción: por qué este documento y por qué ahora

1ª. \Traducido al Español por George M. Santamarina

1ª. \Mario Cifuentes, un septuagenario de enigmático pasado, pero que...
«¿Por qué ahora? ¿Después de tanto tiempo? ¿Y por qué recordar todo el horror? Me he pasado la vida tratando de olvidarlo.»

1ª. \1- ¿por qué hablamos del aprendizaje por competencias?

1ª. \Lo mejor del domingo la mejor columna el espectador ¿QUÉ es un país pobre?

1ª. \Contenidos conceptuales (primera parte)
«¿Qué comeremos en el invierno?»; «¿Qué beberemos en las épocas de sequía?»; «¿Con qué nos vestiremos?»; «¿Dónde habitaremos por...




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com