IntroduccióN: los impuestos en españA, cuánto pagamos, cuánto recaudamos






descargar 49.45 Kb.
títuloIntroduccióN: los impuestos en españA, cuánto pagamos, cuánto recaudamos
fecha de publicación26.05.2015
tamaño49.45 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Economía > Documentos
INTRODUCCIÓN: LOS IMPUESTOS EN ESPAÑA, CUÁNTO PAGAMOS, CUÁNTO RECAUDAMOS.
Antes de desarrollar algunas de las propuestas que tienen por propósito buscar nuevas vías de financiación se hace necesario dar respuesta a dos cuestiones que nos permitirán situarnos en el marco internacional y hacernos una composición de lugar del margen de maniobra.

La primera e ineludible, más allá de constantes subidas impositivas en los últimos años, es conocer si España ingresa lo suficiente por la vía de los impuestos.

La respuesta inapelable a esta cuestión es que no. Y para contestar tan tajantemente atendemos a los datos del Banco Mundial, según los cuales España posee una carga fiscal del 21,6% de su PIB, esto es, por la vía de impuestos se recaudan algo más de 210 mil millones de Euros. Este dato por si sólo no tiene mucha trascendencia por lo que que hay que ponerlo en valor, para ello nos comparamos con países de nuestro entorno. Pues bien, según la misma fuente, Alemania ingresa por esta vía un 29,6% de su PIB, Portugal un 35,59%, Italia un 38,52%, Dinamarca un 40,32%, Francia un 43,61% y Noruega un 49,11%. Parece evidente que las diferencias son llamativas.

Sin perder de vista en el horizonte que cada país tiene sus particularidades que aconsejan un tipo u otro de política fiscal , en la hipótesis de que España se moviese en guarismos, por ejemplo, similares a los Franceses o Noruegos, la Renta básica Universal podría financiarse sin más complicaciones. En concreto un porcentaje como el Noruego implicaría una recaudación adicional de 280.000 millones de Euros, suficiente para financiar una Renta Básica con creces.

Ahora bien, resulta una realidad ineludible la percepción de pesadas cargas fiscales que tienen muchos de los Españoles. Tratando de confirmar este dato acudimos a Eurostat que nos proporciona la información de Carga Impositiva implícita según porcentaje de esta sobre el salario. Esto es, que porcentaje del salario de los trabajadores es detraída para pagar impuestos y contribuciones sociales (Seguridad Social). En este sentido, si bien España no se encuentra tan retrasada respecto de nuestros vecinos Europeos, de la terna expuesta anteriormente nos encontramos en segundo lugar por la cola, con un 33,5%, sólo superando a Portugal, que tiene un 25,4%, y por debajo de Alemania, Francia, Dinamarca, Noruega e Italia, que tienen, respectivamente, 37,8%; 39,5%; 34,4%; 36,4% y 42,8%. Así pues, volvemos a quedarnos a la cola, aunque esta vez a no tanta distancia como antes.


Fuente: Banco Mundial y Eurostat.
Analizando los datos anteriores llegamos a dos conclusiones, en primer lugar es evidente que la percepción de carga fiscal viene dada en nuestro país por un sistema fiscal injusto que eventualmente acaba haciendo recaer la mayoría de la carga fiscal sobre las rentas medias en vez de las altas y el capital. Ejemplos claros son los gravámenes sobre el capital fijados por la Ley de IRPF, los cuales son muchísimo más bajos que sobre las rentas; los tramos de progresividad se quedan medio camino en todos los impuestos, no existiendo en ninguna medida esta progresividad en las cargas sociales, donde, para más inri, se establecen límites de pago para las rentas más altas. Se establecen igualmente determinadas exenciones que no tienen razón de ser para las rentas más altas y se dejan de gravar manifestaciones de poder económico.

En resumen, como era esperable en España se recauda poco por impuestos, no porque el grueso de la población pague pocos impuestos, sino porque las rentas más altas y acumulaciones de capital no están gravadas correctamente.

En segundo lugar, no podemos olvidarnos del fraude fiscal que azota con virulencia nuestra economía, casi todos los estudios coinciden en que oscila entre el 18 y 23% del PIB, y que es abrumadoramente cometido por las rentas del capital. España está 10 puntos por encima respecto al impacto del fraude fiscal sobre el PIB en relación a los países que están en la vanguardia y 5 puntos por encima respecto de nuestros vecinos afines Europeos. El potencial recaudatorio es muy grande en este sentido.
Una vez expuesto lo anterior una conclusión se muestra inevitable, España no es ningún ejemplo de solidaridad fiscal. Evidentemente los grandes capitales y las rentas más altas no contribuyen lo necesario para considerar que vivimos en un estado social de derecho.

Del mismo modo otra conclusión resalta, nuestros vecinos Europeos son por norma mucho más avanzados que nosotros en términos de redistribución y ello sin que lo boyante de sus economías se haya resentido. Y de esto último, su buen hacer económico, devenimos claramente que no debemos temer consecuencias colaterales a la hora de gravar las manifestaciones de poder económico.
La siguiente batería de propuestas toma en consideración todo lo anterior sin perder de perspectiva, no obstante, ciertas realidades de los mercados financieros. A la hora de valorar todas las posibilidades propuestas se ha tratado de que su hipotética introducción fuese realista y realizable. Por ejemplo, no aparecerán aquí afirmaciones simplistas del tipo
“una duplicación de los tipos de un impuesto “X” puede acarrear un ingreso doble”, hipótesis erróneas que obvian las consecuencias negativas aparejadas de este tipo de medidas, bien en forma de desincentivación del consumo, fuga de capitales, descenso de contrataciones.... Del mismo modo a la hora de valorar la viabilidad se ha tratado de no perder de vista el “statu quo” de nuestros colegas Europeos.

Algunas de las posibilidades contempladas son las siguientes:

-La puesta en práctica efectiva de un impuesto a los depósitos bancarios (este impuesto ya existe pero su gravamen es ínfimo y su sujeto pasivo indistinto e injusto)

-Un hipotético gravamen a las viviendas vacias y/o secundarias. (vieja reivindicación)

-El impacto del mínimo personal y familiar en el IRPF, así como de la deducción por vivienda. (los dos conceptos más elevados que provocan un eventual menor pago de impuestos)

-Una subida del IVA en aquellos productos considerados como “De lujo”

-Algunas posibilidades de recaudación extra si conseguimos que el fraude fiscal en nuestro país se equipare a nuestro entorno.

-La posibilidad de acabar con los límites máximos de cotización a la seguridad social o, en su defecto, subirlos.

A continuación se detallan uno a uno.
IMPUESTO SOBRE LOS DEPÓSITOS
Como se ha mencionado en la introducción este impuesto ya existe, habiendo sido creado por la Ley 16/2012 y estableciendo un tipo indiferenciado del 0,03% para la totalidad de depósitos del país. El sujeto pasivo son las entidades bancarias. Lo que se pretende en este texto sacándolo a colación es dotar de una fuerza real a esta figura, subiendo los gravámenes, así como adaptar la carga impositiva en función del tipo de depósito.
El impulso del impuesto sobre los depósitos que aquí se propone basa su viabilidad en el diferencial existente entre los tipos aplicados aquí y aquellos aplicados por los países de nuestro entorno. Este análisis, unido al realizado sobre los tipos de los créditos, lleva a una conclusión clara que justifica el gravamen con él a la banca, los márgenes obtenidos en operaciones financieras por las entidades bancarias son muchísimo mayores que en el resto de países de la unión económica.

Ahondando en la cuestión, en relación con los tipos ofrecidos a los hogares, España se encuentra muy por debajo de Europa. Eufemísticamente, resulta “curioso” como nos encontramos con un interés bajísimo cuando nosotros “dejamos” nuestro dinero al banco en forma de depósito, y, en cambio, cuando es banco el que nos lo deja, en forma de préstamo, el interés es altísimo, y cuando se utilizan términos como altísimo y bajísimo es siempre refieriéndose a su comparación con los estándares Europeos. (Se puede indagar sobre esta cuestión en el siguiente enlace: http://www.bde.es/clientebanca/tipo/entidades.htm ). Lo que se pretende transmitir con esto, es que este desnivel en los tipos viene redundando en beneficio de la banca, que dan poco por nuestro dinero y nos piden mucho por el suyo, así pues, este impuesto a la banca podría ser perfectamente asumible sin perderse ningún tipo de liquidez en los flujos financieros, como a buen seguro argumentarán estas entidades. Deberá tratarse de evitarse en todo caso que este impuesto sea repercutido por esta a los depositantes, pero en cualquier caso tampoco sería un posible motivo de fuga de capitales, pues España, como ya se ha mencionado, tiene tipos muy bajos en relación a su entorno y tal fenómeno no ha existido en el pasado.

Se expone la comparativa en la siguiente tabla:



Fuente: Banco de España. Media de los países Europeos de elaboración propia según datos del anterior.
Como se puede observar según datos del banco de España los tipos en nuestro país para los depósitos a la vista son, como media, del 0,20%, siendo la media de los primeros meses del año en Europa del 0,2686%, esto deja un margen de gravamen de 0,0686% , lo cual multiplicado por el importe total de los depósitos de este tipo proporciona unos ingresos de más de 241 millones de Euros.

Si hacemos lo propio con los depósitos de hasta dos años y de más de dos años, y sumamos todas las cuantías, la recaudación asciende a 2.061.754.200 Euros.

Tengamos presente el potencial recaudatorio de esta medida si decidimos aumentar los tipos situándonos por encima de nuestros vecinos, de manera que el tipo medio establecido por la banca y el gravamen sean aumentados hasta situarnos a por encima en la misma medida que ahora estamos por debajo, en vez de limitarnos a gravar por el diferencial. Eso, como es lógico, implicaría el doble de recaudación, más de 4.000 millones.

Es interesante constatar que, además de una finalidad recaudatoria, este gravamen variable en función del tipo de depósito implica una mayor justicia fiscal. Según se observa en la tabla anterior, el gravamen es superior para aquellos depósitos a mayor plazo, de esta manera, en vez del injusto tipo indistinto establecido actualmente, se grava más a los que tienen más dinero (que generalmente se benefician más de los depósitos a mayor plazo) que quienes tan sólo necesitan liquidez.

Aunque pudiere hacerse, se considera menos prudente establecer un gravamen para los depósitos de las sociedades no financieras, pues los tipos en nuestro país, al contrario que con los hogares, no están por debajo de la media Europea.
IMPUESTO SOBRE LAS VIVIENDAS VACIAS
Este gravamen da respuesta a una vieja reivindicación que trata de otorgar algo de sentido al hecho de que en nuestro país existan, por un lado infinidad de viviendas vacías, y por otro multitud de personas que pierden la suya cada día.

Según el último gran censo sobre la vivienda realizado en 2011, la distribución por tipo de vivienda a esa fecha (previsión que posiblemente se haya incrementado con la crisis) era la siguiente:


Fuente: Instituto Nacional de estadística (http://www.ine.es/censos2011_datos/cen11_datos_inicio.htm)

Se parte de una presunción, quien puede permitirse tener más de una vivienda se encuentra en una posición más desahogada que aquellos que sólo poseen una, quien además posee viviendas vacías todavía más.

La forma de gravamen puede hacerse por vivienda independientemente de su tamaño, localización u otros factores, o teniendo en cuenta otras variables que aumentarían su complejidad.

Dado que el presente estudio sólo trata de mostrar potenciales recaudatorios se fijará a modo ejemplificativo un gravamen único.

Si fijamos un único gravamen de, por ejemplo, 600 euros por vivienda vacía y 300 por vivienda secundaria, nos encontramos con un potencial recaudatorio de más de 3000 millones.


Un gravamen en tal sentido conllevaría consecuencias adicionales positivas aparejadas, la principal un descenso en los precios de los alquileres, medida que acallaría las voces críticas con la renta básica, que siempre vaticinan un aumento de la inflación con su implantación.
IMPACTO DEL MÍNIMO PERSONAL Y FAMILIAR Y DE LA DEDUCCIÓN POR VIVIENDA EN EL IRPF
Ambos conceptos constituyen las mayores reducciones en el importe pagado en impuestos por parte de los contribuyentes.

En relación al mínimo personal y familiar (en adelante MNPF), la instauración de una renta básica no sujeta a gravamen justificaría su desaparición, pues no habría un mínimo de renta no sujeta al pago de impuestos por considerarse esencial, cual es la actual explicación de este concepto.

Vamos a hacer primero una explicación metodológica. En primer lugar hay que mencionar que el MNPF es la parte de la Base Liquidable no gravada, esta base liquidable tiene una parte estatal y una autonómica y cada una se subdivide a su vez en una Base Liquidable General y una Base Liquidable del Ahorro. A la hora de calcular la cuota íntegra (Según establecen los artículos 63 y ss de la Ley de IRPF) la parte del mínimo personal, previa aplicación de un tipo de gravamen, se detrae del cálculo total de la cuota

El cálculo es un poco más complejo, pero exponiéndolo en términos sencillos, si una persona tiene una base liquidable de 10.000 y el cálculo de su MNPF da un resultado de 6.000 Euros, esta persona sólo pagaría impuestos por los 4.000 Euros restantes.
Según datos de la administración tributaria, la media del MNPF y familiar de cada declarante de la renta es de 6.870 Euros para el año 2012. (Todos los datos estadísticos pueden encontrarse en el siguiente enlace : http://www.agenciatributaria.es/AEAT/Contenidos_Comunes/La_Agencia_Tributaria/Estadisticas/Publicaciones/sites/irpf/2012/jrubik490c6b2ea3b57eb14750fc298b9dfd2f2d8f1715.html )
Según los mismos datos de la administración tributaria los importes gravados en ese mismo año, tanto de las bases liquidables general, como del ahorro, a nivel estatal y autonómico son los siguientes.

Si a estas cuantías les aplicamos los tipos de los primeros tramos de las Bases Liquidable y General tanto autonómica como estatal, esto es, el 12% y 9,5% para la Base Liquidable General y del Ahorro Estatal, y los mismos tipos para las autonómicas, los cuales, pese a estar cedidos por el estado, homologamos al tipo estatal, por ser, bien lo más frecuente, bien sustitutivo en caso de ausencia de regulación autonómica, obtenemos lo siguiente:


Fuente: Administración Tributaria
Una mayor recaudación de casi 27.000 millones de Euros.

Es importante hacer una puntualización, la desaparición del mínimo personal y familiar, caso de producirse, debería ir aparejada a la introducción de la RBU, recalcando la universalidad. De producirse esta decisión sin una introducción vinculada de la Renta Básica Universal se correría el peligro de que el mayor impacto de la desaparición del MNPF recayese sobre los salarios más bajos, para evitar esto, la medida debería ir a aparejada a una subida del salario mínimo profesional y de los salarios mínimos según convenios que fuese de, al menos, el 24% de 6870 Euros (estamos tomando el MNPF medio según la Agencia Tributaria y gravándolo con el tipo más bajo de la suma de la Base Liquidable General Estatal, 12%, y autonómica, otro 12%) lo cual son 1648,8 Euros, o el impacto por declarante de esta desaparición.
En relación a la deducción por vivienda, su cuantificación es mucho más fácil pues la cifra total aparece en las tablas publicada por la Administración Tributaria de manera directa. Su desaparición supondría un mayor ingreso de 4.044.919.115 Euros.
Si sumamos ambos conceptos, MNPF y Deducción por vivienda nos encontramos con un potencial recaudatorio de:

No olvidemos que estas cifras, al igual que todas las expuestas en este informe se trata de potenciales recaudatorios, siempre pudiéndose minorar su impacto con medidas parciales (Por ejemplo, en vez de hacer desaparecer el MNPF bajar su cuantía)
IMPUESTO SOBRE EL LUJO
El IVA con un gravamen incrementado sobre el lujo ya existió durante un periodo del primer gobierno socialista de la democracia.

La base para querer recuperarlo se basa en el aumento de este mercado durante los últimos años, incluso en tiempos de crisis, y en la capacidad adquisitiva de quienes son los mayores consumidores de estos productos, los grandes capitales, que han visto incrementada su riqueza en tiempos de crisis en cifras de hasta el 10%.

Delimitaremos el mercado de lujo a la usanza de cómo lo hace Altagamma : “El mercado de lujo está definido por el que forman un grupo de aproximadamente 200 marcas de lujo personal de todas las nacionalidades, cuyas ventas se analizan anualmente.”
No existen datos públicos sobre el lujo, sin embargo organizaciones como el Instituto de Empresa han ayudado a delimitarlo. Se distribuye como sigue:


Fuente: Instituto de Empresa (http://observatoriodelmercadopremium.ie.edu/wp-content/uploads/sites/59/2014/05/mercadopremiumalalza.pdf)
Retornar a un gravamen del 33% supondría unos ingresos de más de 600 millones anuales según la siguiente tabla.

HITOS EN LA LUCHA CONTRA EL FRAUDE
Hablar de fraude implica moverse en cierta medida en el terreno de la suposición. Por este motivo, muchos se preguntarán cómo es posible conocer lo que se deja de gravar, y no hacer nada para recaudarlo. Por ello debemos posicionarnos con cautela.

No existen estudios promovidos por los principales institutos estadísticos, ni a nivel nacional ni Europeo que cuantifiquen el impacto de la economía sumergida o el fraude. Sin embargo sí que podemos afirmar que muchos expertos en el tema han abordado esta cuestión llegando a conclusiones similares. Existen muchas metodologías, destacando aquellas que comparan los datos obtenidos fiscalmente (gracias al IRPF o sus homólogos en otros países) con las encuestas realizadas a la población, presumiéndose que aquellos son más bajos frente a estos últimos, más sinceros, al no conllevar consecuencias de gravamen.

El mayor experto a nivel mundial en economía sumergida es el profesor austriaco Friedrich Shneider (Autos del Informe Visa 2013): http://www.atkearney.com/documents/10192/1743816/The+Shadow+Economy+in+Europe+2013.pdf/42062924-fac2-4c2c-ad8b-0c02e117e428 ), pero existen otros muchos estudios.

Algunos de los principales, junto a la valoración que hacen sobre el impacto de la economía sumergida en el PIB en términos porcentuales son los siguientes:


Como puede observar, por norma, el fraude suele estimarse en España en torno al 20% del PIB (200 mil millones).

Para hacernos idea de cuál es el impacto de la economía sumergida en el resto de Europa, volvemos a acudir al informe Visa 2013. En él colocan a Francia, Suiza, Holanda, Austria o Reino Unido a la cabeza, con un porcentaje del 10%,7%, 9%, 8% y 10%, situándose Alemania, Noruega, Bélgica o Finlandia en el 13%, 14%, 16% y 13%. Se ve claramente como España ocuparía la vanguardia entre todos los países del Norte de Europa en economía sumergida.

Respecto al impacto , en la hipótesis de que consiguiésemos erradicar el fraude recaudaríamos entre 60.000 y 72.000 millones más. No obstante, tal y como se expuso anteriormente, ningún país tiene fraude 0, por lo que conviene fijar objetivos más realistas.

Equipararnos a los países que ocupan la cabeza en una menor economía sumergida implicaría recaudar unos 35.000 Millones adicionales. Hacerlo con el segundo grupo, con un porcentaje similar al Alemán, por ejemplo, serían 18-20 mil millones extras.

El sindicato de técnicos del Ministerio de hacienda en uninforme reciente adoptando un posicionamiento muy optimista de equipararnos a aquellos países situados en el frontispicio europeo consideraban que se podía recaudar unos 38.000 millones.

Lo que queda claro es que, seamos más o menos optimistas, el margen de mejora es muy amplio.

Asumamos que creemos que a medio plazo es viable equipararnos a países como Alemania (Lo que implicaría unos 18.000 millones extra de recaudación). Un posicionamiento cauto, afirmando que podemos lograr aproximarnos en un 20% al objetivo implicaría una recaudación adicional de 3.600.000.000 Euros.
DESAPARICIÓN DE LAS BASES MÁXIMAS DE LA SEGURIDAD SOCIAL
Todo tipo de recaudación por parte del estado debería llevar aparejada consigo la idea de progresividad. Nuestro sistema fiscal deja mucho que desear en este sentido, con tramos poco acentuados y multitud de deducciones aplicadas indistintamente, sin embargo, asusta afirmar que en materia impositiva estamos mucho mejor que en términos de recaudación social.
Como es bien sabido, a la hora de determinar el aporte, tanto por parte del trabajador como del empleador, al sistema, este se hace aplicando un porcentaje sobre la base de cotización (en total del 28,3% para las contingencias comunes). No obstante, existen legalmente fijadas unas bases máximas de cotización por encima de las cuales no se puede aplicar este porcentaje.

El siguiente cuadro resulta muy esclarecedor:

Según el actual sistema, una persona que gana 10.000 Euros al mes, sólo cotizará a la Seguridad Social aplicando el porcentaje sobre la base máxima (3.597 Euros), por tanto a la hora de determinar la aportación real sobre el salario bruto, habrá abonado un 10,2% de su sueldo frente al 28,3% usual. Como es lógico, conforme más aumente el salario, en mayor medida se reduce el porcentaje de aportación.

Podemos llamar a este sistema, no ya “no progresivo”, como debiera ser cualquier modelo contributivo, sino regresivo, conforme mayor es tu salario, menor es tu porcentaje de aportación.

Si a los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística sobre el porcentaje de trabajadores que ganan un sueldo X veces mayor que el Salario Mínimo interprofesional (http://www.ine.es/jaxi/tabla.do?path=/t22/p133/cno11/serie/l0/&file=01001.px&type=pcaxis&L=0) los cruzamos con el impacto que tendría acabar con las bases máximas de cotización, obtenemos un impacto que, en el menor de los casos, es de 5.370 millones de Euros.


Fuente: Elaboración propia con datos de afiliación SS, Aeat e Instituto Nacional de Estadística.

DATOS MACRO DE INGRESOS TRIBUTARIOS SOBRE EL PIB CON LAS MEDIDAS INTRODUCIDAS
Una vez aplicada todas estas medidas, en la tabla se expone como quedaría España si se subiese la presión fiscal en términos de porcentaje sobre el PIB una vez implementadas las medidas sugeridas. Como puede observarse no hemos sido muy pretenciosos, pues el margen seguiría siendo muy amplio.


RESUMEN DE TODAS LAS MEDIDAS PROPUESTAS

OTRAS POSIBLES FUENTES DE INGRESOS NO ABORDADAS EN ESTE INFORME
Resultan muy complejos de abordar con los datos que se ponen a disposición pública:

-Una modificación de los tipos a aplicar sobre las Bases Liquidables del impuesto sobre la renta, el motivo es que todas las tablas están presentadas en función de bases imponibles, cuando lo necesario sería que estuviesen en bases liquidables (sobre los que eventualmente se aplican los tipos)

-El IVA: La presentación de los datos obvia el importe de las deducciones según los diferentes tipos impositivos (aparece para las bases y cuotas, Iva Repercutido, pero no para el soportado) y eso lo imposibilita.

-Sociedades: Otra vez la presentación de los datos es caótica. Los técnicos de hacienda coinciden en afirmar que el potencial de recaudación es de 13.000 millones si se sube el tipo impositivo al 35%.

-Impuesto sobre transacciones financieras: Ya ha sido implementado por el gobierno actual, aunque con una previsión de ingresos poco más de diez veces inferior a lo que estima la comisión europea (5.000 millones)
Si añadimos las estimaciones de potencial recaudatorio de Gestha en cuanto a Impuesto sobre Sociedades y transacciones financieras que se acaban de exponer podríamos llegar a sumar 18.000 millones de Euros más a nuestras propuestas. El importe total podría ascender por tanto a 63.000 millones. En cualquier caso deben de tomarse los números con prudencia.
Otros posibles nichos recaudatorios son los siguientes:
-Los impuestos especiales: El impuesto eléctrico, particularmente, tiene margen de mejora, aunque evitar una subida en los precios de la luz implicaría medidas aparejadas.

-El Impuesto de Sucesiones y Donaciones: Requiere un estudio de los datos en cada Comunidad Autónoma, al ser un impuesto cedido.
-Hipotética aportación a la Renta Básica de empresas que teniendo beneficios destruyesen empleo.

-Gravamen de otras formas de capital, más allá de viviendas y depósitos.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

IntroduccióN: los impuestos en españA, cuánto pagamos, cuánto recaudamos iconEn un determinado momento, las sociedades tiene que dar solución...

IntroduccióN: los impuestos en españA, cuánto pagamos, cuánto recaudamos iconMe refiero a cuanto gira, cada año, alrededor de la Primera Comunión...

IntroduccióN: los impuestos en españA, cuánto pagamos, cuánto recaudamos iconDesde el punto de vista práctico puede comprobarse que el modelo...

IntroduccióN: los impuestos en españA, cuánto pagamos, cuánto recaudamos icon¿Cuánto durará la tregua en Santa Cruz?

IntroduccióN: los impuestos en españA, cuánto pagamos, cuánto recaudamos iconEn cuanto a la bolsa de plástico y su infinito depósito de males

IntroduccióN: los impuestos en españA, cuánto pagamos, cuánto recaudamos iconEn cuanto a la bolsa de plástico y su infinito depósito de males

IntroduccióN: los impuestos en españA, cuánto pagamos, cuánto recaudamos iconPablo, El Apóstol de los gentiles
«hebreos» (Fil. 3: 5), es decir, a los judíos de lengua aramea, y a los fariseos (Hechos 23: 6; Fil. 3: 5), y era irreprochable en...

IntroduccióN: los impuestos en españA, cuánto pagamos, cuánto recaudamos iconQué? > cuanto se produce hoy > En que se emplea la gente ¿Cómo

IntroduccióN: los impuestos en españA, cuánto pagamos, cuánto recaudamos iconQué? > cuanto se produce hoy > En que se emplea la gente ¿Cómo

IntroduccióN: los impuestos en españA, cuánto pagamos, cuánto recaudamos iconQué? > cuanto se produce hoy > En que se emplea la gente ¿Cómo




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com