Sumario. Objeto de esta devoción. Nuestro intento. Fuentes. Una observación






descargar 0.67 Mb.
títuloSumario. Objeto de esta devoción. Nuestro intento. Fuentes. Una observación
página3/20
fecha de publicación10.08.2017
tamaño0.67 Mb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20

2. Un último esfuerzo de su amor

He aquí una nueva expresión con que la Santa designa en la .primera revelación principal la devoción del Corazón de Jesús. «Y que esta devoción era como un último esfuerzo de su amor»xxiv[24].
Tampoco se trata aquí de una frase escapada en momentos de religioso fervor, sino de idea repetida acá y allá en diversas ocasiones.
Así en carta a su hermano, el sacerdote, dice que para comunicarnos sus dones ha manifestado Jesús «la devoción de su Sagrado Corazón, que contiene tesoros incomprensibles, los cuales desea que sean derramados en todos los corazones de buena voluntad, porque éste es un último esfuerzo (un dernier effort) del amor del Señor para con los pecadores, con objeto de llevarlos a penitencia y darles abundantemente sus gracias eficaces y santificantes, y así obtener su salvación»xxv[25].
Véase de paso cómo la devoción al Corazón de Jesús no es solamente para almas de vida espiritual algo elevada, como algunos imaginan, sino para los pecadores

también.
Al P. Croiset escribe que esta devoción será uno de los medios de que El quiere servirse:
«Para apartar gran número de almas de la perdición, arruinando el imperio de Satán, a fin de volverlas a colocar mediante sus gracias santificantes en la vía de la salud eterna, como me parece haberlo prometido así el Señor a su indigna esclava, haciéndole ver esta devoción como uno de los últimos esfuerzos de su amor hacia los hombres, con objeto de que, poniéndoles claramente ante los ojos, como en un retrato, su Divino Corazón herido de amor por el bien de ellos, pueda poner su salvación en seguridad, sin permitir perezca nada de cuanto le estuviere consagrado», etc., etc.xxvi[26]

Además del punto de que venimos tratando, repárese en la promesa de la salvación eterna hecha a la consagración.
«Este Corazón Divino es el tesoro del cielo y de la tierra, que nos ha sido dado... como la última invención de su amor»xxvii[27].
Y con matiz más expresivo, dice en la carta 97 que esta devoción:
Es una preciosa bebida - unas copias tienen portion, otras potion; parece más auténtica la segunda forma - que nos ha sido dada por nuestro buen Padre celestial como último remedio (pour dernier remède) de nuestros males»xxviii[28].
Se habrá observado cómo Santa Margarita habla de un último esfuerzo. La palabra francesa (dernier) que usa siempre, o casi siempre, puede significar, o último de manera que no venga otro en pos de él, o último en el sentido de lo más reciente, lo más moderno, a la manera como solemos decir: «el último invento». No obstante la oscuridad de este punto, nos parece que, del estudio atento de todos los pasajes de la Santa en que habla de la devoción al Corazón de Jesús, parece más probable que ella creía ser éste, en efecto, el último y postrero de los grandes impulsos dados por Nuestro Señor al mundo, de forma que los que vengan después, si algún otro viene, no sean sino una introducción y aplicación más completa de este remedio admirable. Por otras varias razones también nosotros nos inclinamos hacia esta última opinión.

3. Este gran designio de Dios

Nuevo nombre que Santa Margarita da a nuestra devoción, y que encontramos también en aquel largo documento que citamos más arriba:
«Yo no me he constituido personalmente tu maestro y director, sino para disponerte al cumplimiento de este gran designio».
«Y creo - escribe al P. Croiset - que ésta es la razón por la que ha escogido Él a este bienaventurado amigo de su Corazón, (el B. P. de La Colombière) para el cumplimiento de este gran designio, que, como espero, será tan glorioso a Dios, a causa del ardiente deseo que tiene de comunicar por este medio su amor y sus gracias»xxix[29].
Habla de cómo vio por primera vez al P. La Colombière, y añade:
«Fue necesario descubrirle, a pesar mío, lo que yo había siempre tenido secreto con tanto cuidado, porque él había sido destinado para la ejecución de este gran designio, acerca del cual confieso no saber ni poder expresarme, según lo que me es dado a conocer, pues es un abismo»xxx[30].

Suplica al P. Croiset que no saque a relucir nada de ella en sus escritos:
«Porque sé -dice- que a mi Soberano no le sirve de nada tan vil y miserable instrumento en orden al cumplimiento de tan gran designio, designio que ha de procurarle tanta gloria en lo tocante a la salud de las almas que, si os lo pudiese expresar como me parece que me lo da a conocer, se redoblaría el celo de usted por esta devoción»xxxi[31].

4. Tesoros, profusión de gracias

Este pensamiento de la abundancia de bendiciones y gracias, que en sí encierra y comunica la devoción al Corazón de Jesús, es frecuentísimo en los escritos de la Santa. De dos maneras se halla expresado: afirmando positivamente, pero en vago, esa copia de bienes, y confesando su impotencia de manifestar cuanto conoce.
a) No puede decir cuanto sabe. - Ciertamente, leyendo los escritos de los grandes amigos del Corazón de Jesús, se ve que lamentan con frecuencia cierta imposibilidad de expresarse acerca de estos misterios.
Así en la carta 132, después de enumerar la Vidente de Paray las gracias que en general recibirán mediante la devoción al Corazón de Jesús, añade:
«Mas respecto a aquellos que se ocupan en hacerle conocer y amar, ¡oh!, si yo pudiese y si me fuese permitido expresarme, de la manera que me es dado a conocer, acerca de las recompensas que recibirán de este amable Corazón, exclamaría V. como yo, ¡qué dichosos son aquellos que Él ha de emplear en la ejecución de sus designios!»xxxii[32].
Nótese cómo aquí dice la Santa que ni puede ni le es permitido hablar. A la pregunta de cuál podrá ser la razón por qué el Corazón de Jesús no le permitía decir cuanto sabía de esas gracias, satisface la Santa algunas líneas después:
«Y la razón – dice - por qué no me es permitido hablar de las recompensas, que Él promete a aquellos que ocupare en esta santa obra, es a fin de que trabajen sin otro interés que el de su gloria con la intención de su puro amor»xxxiii[33].
Esta misma imposibilidad de hablar y otra causa de ella apareció ya en los dos últimos textos del número precedente:
«Confieso no poder ni saber expresarme según lo que me es dado a conocer, porque es un abismo». Lo propio se repite en las promesas a los apóstoles del Corazón de Jesús: «si me fuese permitido manifestar las riquezas infinitas...; en las promesas a las Comunidades religiosas: mas de poder expresar las gracias...»; pero estos testimonios hemos de verlos después.

b) Cúmulo de gracias.- Esta idea ya ha aparecido indirectamente en los testimonios precedentes; añadamos algunos más, en que se expresa en primer término:
«Me parece - escribía a la misma M. Saumaise - que soy una gotita de agua en este océano del Sagrado Corazón, que es un abismo de toda suerte de bienes, una fuente inagotable de toda clase de delicias; y cuanto más se saca de ella, más abundante es. Es un tesoro oculto e infinito, que sólo pide manifestarse, derramarse y distribuirse a nosotros, para enriquecer nuestra pobreza»xxxiv[34].
«Para esto (para que seamos santos) nos ha manifestado - escribe a su hermano - la devoción de su Sagrado Corazón; ésta contiene tesoros incomprensibles, que Él desea sean derramados en todos los corazones de buena voluntad»xxxv[35].
«Si no me engaño, estoy en el (Sagrado Corazón) como en un abismo sin fondo, donde Él me descubre tesoros de amor y de gracias para las personas que se le consagraren y sacrificaren... En las cuales (en sus criaturas) El quiere establecer su imperio, como la fuente de todo bien, para proveer a sus necesidades».xxxvi[36]
«Su Sagrado Corazón es una fuente inagotable, que no quiere otra cosa que derramarse en los corazones humildes... »xxxvii[37].
Éste es el manantial inexhaurible de todos los bienes, que no busca sino derramarse y comunicarse...»xxxviii[38].
Así se podrían multiplicar los pasajes. Esta idea servirá quizá también, para que pueda irse explicando más claramente el lector los apelativos de segunda redención, último esfuerzo de su amor, etc., que, según hemos visto, aplica a esta devoción Santa Margarita.

5. Deseos vehementes del Sagrado Corazón

Es éste un punto que llama la atención en Santa Margarita, y es muy significativo. Porque, si bien Jesucristo, como tan amante de los hombres, no puede menos de anhelar su salvación y cuanto a ella se refiere, sin embargo, como el lector notará, aquí se descubren deseos tales, que no son los ordinarios, deseos que por lo mismo hacen sospechar alguna especial razón.
Habla la Santa de las almas que salvará esta devoción y añade:
«Esto es lo que le da un deseo tan ardiente de ser conocido, amado y honrado de los hombres, en cuyos corazones tanto anhela establecer por este medio el imperio de su puro amor, que promete grandes recompensas a los que se ocupen en hacerle reinar»xxxix[39]. Nótese, además, en el texto precedente, el amor singular y extraordinario del Corazón de Jesús para con las personas que propaguen con fervor su devoción, y las promesas verdaderamente espléndidas en favor de estos apóstoles; la explicación es sencilla: como el Corazón Divino siente deseo tan ardiente de que su devoción se difunda, no pueden menos de darle un placer grandísimo los que se ocupen en ello; de ahí su amor, de ahí sus promesas, de ahí todo. Lo mismo se afirma en otros varios pasajes.
Pero volvamos a nuestro tema. En esta misma carta, un poco más adelante, hablando del libro del P. Croiset, que el «Corazón de Jesús pide con tanto ardor», añade la Santa: «Haga usted, pues, sin diferirlo, lo que desea de usted; porque no puedo menos de manifestarle que me insta ardientemente a causa del vehemente deseo, que descubre más y más a su indigna esclava, de ser conocido, amado y honrado de los hombres, para reparar las grandes amarguras y humillaciones que le han hecho sufrir, y de las cuales quiere aplicarles los merecimientos por este medio. Mas dame a conocer ser tan excesivo este deseo, que promete a todos cuantos se consagraren y dedicaren a El para darle este placer etc.»xl[40].
¡Qué expresivo se muestra aquí el deseo del Corazón de Jesús!
«Mi Divino Maestro dio a conocer a su indigna esclava..., que tenía una ardentísima sed de ser conocido, amado y honrado de los hombres con homenajes y honores particulares, a fin de tener manera de contentar su deseo de comunicarles abundantemente sus misericordias y sus gracias santificantes y saludables»xli[41].
En este texto magnífico está expresado, con grande integridad, todo el porqué de esos anhelos ardientes de que esta devoción se difunda y se practique.
Mostrándole un día su Corazón arrojando llamas por todas partes, le dijo:
«Si tú supieras cuán sediento estoy de hacerme amar de los hombres, no perdonarías nada para ello». Y otras veces oía decir: «Tengo sed, me abraso en deseos de ser amado». Y esto causaba en mí tan fuerte impresión, que me deshacía en lágrimas por no poder satisfacer su amoroso deseo, cosa que espero harán ahora sus fieles siervos, según me lo prometió al enviarme a aquellos que Él se había preparado para esto»xlii[42].

6. Odio de Satanás a esta devoción

No se trata de un simple aborrecimiento, pues éste lo siente Lucifer hacia todo lo que es santo, sino de aborrecimiento extraordinario, a juzgar por el número de veces que lo repite la Santa, y la forma enérgica de expresarse.
«Me parece que el demonio teme extremadamente el cumplimiento de esta buena obra (la primera imagen del Corazón de Jesús), por la gloria que ha de dar al Sagrado Corazón de Nuestro Señor Jesucristo, con la salvación de tantas almas como la devoción a este amable Corazón obrará, mediante aquellos que se consagraren a El del todo para amarle, honrarle y glorificarle»xliii[43].
«(El enemigo)... revienta de despecho (crève de dépit), por no haber podido estorbar esta amable devoción»xliv[44], dice con frase fuerte la Vidente de Paray.
Y escribiendo a la Hermana Joly de las «oposiciones y contradicciones que Satanás suscitó a los principios, dice: que fueron más grandes de lo que puedo decir»xlv[45].
«En fin -añade-, creo que Él realizará estas palabras que hacía resonar continuamente al oído del alma de su indigna esclava, entre las dificultades y oposiciones que han sido grandes, en los comienzos de esta devoción: «Yo reinaré a pesar de mis enemigos y de todos aquellos que se opusieren a ello»xlvi[46].
Nótese de paso en este pasaje, cómo el Corazón de Jesús distingue dos clases de personas que se opondrán a su reinado: sus enemigos con Satanás a la cabeza, y otros que no serán enemigos, pero que, sin embargo, estorbarán el que reine.
«Veo que todas esas contradiccioncillas, que se oponen a nuestra amable devoción, sorprenden a V. y le hacen sufrir mucho, si no me equivoco. ¿Y por qué?, pues me parece que ha sido V,. advertida de que las levanta Satanás, rabioso como está de ver que este medio saludable le ha arrebatado ya no pocas almas, y todavía le ha de arrebatar muchas más, por la omnipotencia de Aquel que, en el tiempo elegido por El, hará que todas esas oposiciones y contradicciones redunden en gloria suya y confusión de este enemigo, y se servirá de ellas como de sólido fundamento en que establecer esta santa devoción; por lo cual es necesario nos resolvamos a aguantar esas borrascas de Satanás. Hasta dicen que todos los párrocos tienen orden de no recibir ninguna devoción nueva en sus parroquias, y que aun ha sido ya prohibida en algunas ésta del Divino Corazón; que además se va a prohibir a todos los libreros que impriman nada sobre este asunto, y otras muchas cosas que se dicen contra esta devoción santa. Mas todo eso nada me sorprende...»xlvii[47].
«Por poco que me mezcle en un asunto - escribía en otra ocasión - es lo bastante para hacer que en él hormigueen los obstáculos, según la amenaza de Satanás, de que los haría pulular en cuanto yo emprendiese, y procurarla dañarme en todo»xlviii[48].
Sería difícil contar las dificultades y largas dilaciones que hubo, cuando se trató de hacer el primer cuadro del Corazón de Jesús, y todos saben el revuelo que se levantó cuando, en la Capilla privada del Noviciado, se dio por primera vez culto doméstico a su Imagen, siendo Maestra de novicias nuestra Santa.
Cuando más adelante veamos lo que ha de ser el reino del Sagrado Corazón, y el porvenir poco halagüeño que mediante él espera al imperio de Lucifer en la tierra, entenderemos completamente la causa de los odios del infierno.
7. Virtud santificadora de este culto

A) Respecto de los individuos

Aunque todas las grandezas que sobre la devoción al Corazón de Jesús nos ha referido Santa Margarita son principalmente en orden a la santificación de los hombres, sin embargo, creemos no estará demás aducir algunos testimonios que especifican algo más aquellas ideas un poco generales.
«¡Si V. supiera cuánto mérito y gloria tiene el honrar a este amable Corazón del adorable Jesús, y cuál será la recompensa de aquellos que, después de estar a Él consagrados, no buscan sino honrarle! Sí, me parece que esta sola intención hará sus acciones más meritorias y agradables delante de Dios, que todo cuanto ellos hubiesen podido hacer sin esta aplicación»xlix[49].
«No sé, mi querida Madre, si comprenderá V. lo que es la devoción al Sagrado Corazón de Jesucristo Nuestro Señor de que le hablo; produce un gran cambio y fruto en todos los que se consagran y se dan a ella con ardor»l[50].
«Me parece que no hay camino más corto para llegar a la perfección, ni medio más seguro de salvación que estar consagrado enteramente a este Corazón Divino, para tributarle todos los homenajes de amor, honor y alabanza de que seamos capaces»li[51].

El librero. Un diseño. Dos monedas
Había la Hermana Joly publicado un librito sobre el Corazón de Jesús. La Santa indicó al P. Croiset su deseo de que lo ampliase; lo mismo hicieron algunos fervorosos estudiantes; y el buen librero M. Horacio Molin, amigo del P. Croiset y que se había entusiasmado por esta santa devoción, comprometióse a editarlo por sí mismo, movido del deseo que sentía de glorificar al Corazón de Jesús; súpolo la Sierva de Dios y escribió al P. Croiset:
«Pero, sobre todo, («miro como escogidos y predestinados a su amor eterno») a ese buen librero, que ha mostrado en este asunto tan buena voluntad; pues por semejante gasto se ha ganado un lugar en este Corazón adorable, el cual se tornará en asilo seguro para él en la hora de la muerte. Jamás ha hecho cosa que le haya de ser mejor premiada»lii[52].
Repárese en las últimas palabras. Jamás había hecho el librero en su vida acción que le hubiese de ser mejor recompensada, que aquel acto de apostolado por el Corazón de Jesús.

Iba a hacerse la primera imagen o pintura del Sagrado Corazón; se pasó en ello mucho tiempo, y hubo mil dificultades; por fin, tomóla a su cargo la M. de Saumaise, encargándose del diseño la Hermana Joly. Cuando la Santa vio por primera vez su ansiado cuadro, escribió:
«Y por lo que se refiere a esa buena hermana (Joly) creo, si no me engaño, que ha dado a Él tal placer por esto que ha hecho en su honor, cual no lo había podido hacer hasta ahora con todas las otras acciones de su vida»liii[53].
La M. Saumaise quiso contribuir a los gastos de la imagen, y envió a la Santa pata ello dos luises de oroliv[54] en seguida contestóle:
«¡Qué honor para V. haber dado los dos luises de oro, que hemos recibido, y que la muy honorable Madre conservará hasta que la cosa esté hecha; porque me parece poder asegurar a V., según me siento apremiada a hacerlo, que jamás dinero alguno ha sido mejor recompensado que lo será el de V. Y creo que ha dado V. tal gusto al Sagrado Corazón con esta liberalidad que se dirige directamente a El, cual no le hubiese V. dado con todo cuanto hubiera podido hacer durante toda su vida!»lv[55].
¡Cuántas veces repite la Santa este pensamiento!

Otros pasajes

Cuando las novicias oyéronla hablar de su devoción: «se dieron – dice - con tal ardor a honrar a este Divino Corazón, cuya imagen les dio trazada a pluma en un trozo de papel, que les hizo hacer muchos progresos en su perfección en poco tiempo. Y aunque les atrajo muchas mortificaciones, no se volvieron atrás, antes se animaron más y más a honrar a este Corazón Divino»lvi[56].
«Jamás se ha visto tanto ardor, como el que esta devoción derrama en los corazones. ¡Dios sea eternamente bendito!»lvii[57].
«Éste es, según creo, - escribía a su hermano - uno de los caminos más cortos para lograr nuestra santificación»lviii[58].
Buen testigo fue dicho hermano de la Santa, que en pocos meses dio, por este medio, un gran cambio.
«No puede V. Creer -decía en otra carta- los buenos efectos que esto (la devoción al Corazón de Jesús) produce en las almas que tienen la dicha de conocerla»lix[59].
Así podríamos multiplicar los testimonios de Santa Margarita, que en esto se parece a Santa Matilde, la cual solía repetir con gracia: «Si hubiese de escribir todos los bienes que me ha comunicado el benignísimo Corazón de Dios, llenaría un libro mayor que el de maitines». (Alude a los voluminosos libros de coro)lx[60].
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20

similar:

Sumario. Objeto de esta devoción. Nuestro intento. Fuentes. Una observación iconLa Sierra de Ricote, objeto de nuestro estudio, tiene una situación...

Sumario. Objeto de esta devoción. Nuestro intento. Fuentes. Una observación iconNuestro informe está pautado por una fuerte contradicción. Por un...

Sumario. Objeto de esta devoción. Nuestro intento. Fuentes. Una observación iconNuestro objeto

Sumario. Objeto de esta devoción. Nuestro intento. Fuentes. Una observación iconResumen La exploración y explotación de hidrocarburos no convencionales...

Sumario. Objeto de esta devoción. Nuestro intento. Fuentes. Una observación iconUna sonrisa: ron, son, jonróN, devoción y revolución marcelo Aftalion...

Sumario. Objeto de esta devoción. Nuestro intento. Fuentes. Una observación iconNadie en los últimos años me ha impactado tanto como esta joven pianista;...
«Nadie en los últimos años me ha impactado tanto como esta joven pianista; ya es una verdadera artista y merece todo nuestro apoyo...

Sumario. Objeto de esta devoción. Nuestro intento. Fuentes. Una observación iconUruk. La historia de esta región está reflejada en diversas fuentes...

Sumario. Objeto de esta devoción. Nuestro intento. Fuentes. Una observación iconEste es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento...

Sumario. Objeto de esta devoción. Nuestro intento. Fuentes. Una observación iconElementos para considerar la Historia como una ciencia
«Antigüedades», bajo la denominación genérica de «fuentes materiales» se incluyen los documentos históricos que han llegado hasta...

Sumario. Objeto de esta devoción. Nuestro intento. Fuentes. Una observación iconSon objeto de cofinanciación por el Fondo Social Europeo en esta convocatoria




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com