Dos periodos claramente diferenciados






descargar 101.29 Kb.
títuloDos periodos claramente diferenciados
página1/4
fecha de publicación27.07.2017
tamaño101.29 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4
Tema 7:

La crisis de la Restauración.

Dos fechas marcan los límites temporales de este tema, por una parte 1902, año de la subida al trono de Alfonso XIII, y 1931 año de la caída de la monarquía y la proclamación de la II República. Entre esos dos años asistimos a la crisis del sistema de alternacia o turnismo de partidos creados en el siglo anterior. Además, el desastre del 98 deja al descubierto todos los males de España: miseria, atraso, sistema político ficticio, nacionalismos en alza, tensiones obreras y campesinas… A todos estos problemas se tratará de dar solución en línea con el regeneracionismo, pero la oposición de las clases privilegiadas y la falta de líderes de los partidos gobernantes – salvo momentos puntuales-, frenará una reforma en profundidad. El sistema se verá sacudido por profundas crisis: la de 1909 y, sobre todo, la de 1917.

http://2.bp.blogspot.com/-al6g6x_dxmo/tzjiqkbrp4i/aaaaaaaaaaw/ddmmenciubw/s1600/crisis+de+la+restauracio%cc%81n.jpg


Esta última hará tambalear el edificio de la restauración y la abocaran a una agonía de la que no se recuperará. De 1918 a 1923 desaparece la alternancia en el poder y se formarán gobiernos de concentración y coalición tan frecuentes como ineficaces. El progresivo protagonismo del rey en política le lleva a apoyar, como única salida, la dictadura de Primo de Rivera, que, en principio, es bien recibida como un medio de lograr la estabilidad y conseguir la ansiada reforma. El intento, por parte de Primo de Rivera, de perpetuarse en el poder le granjea la animadversión de sectores que le habían encumbrado. Abandonado en sus apoyos, dimite en enero de 1930. Tras este hecho, Alfonso XIII encarga a otros militares (Berenguer) la transición hacia el parlamentarismo como si no hubiera pasado nada. Las elecciones municipales de 1931 demuestran al rey que no tenía ya la confianza de su pueblo. El fracaso de la dictadura le había arrastrado a la caída de la monarquía.
http://3.bp.blogspot.com/-6t3au-zgrzc/tbh1jm6du9i/aaaaaaaaa2q/ipsdezzob68/s1600/rasgos+del+reinado.jpg
El reinado de Alfonso XIII comprende dos periodos claramente diferenciados: la crisis del régimen de la Restauración, que culminó en 1923 y que se caracterizó por una lenta descomposición política y social; y la Dictadura del general Primo de Rivera, que puso fin al sistema parlamentario y acabó arrastrando en su fracaso, en 1931, tanto al rey como a la propia Monarquía. El reinado de Alfonso XIII (1902-1931).

La crisis del turno de partidos (1902-1923).

a) Los intentos regeneracionistas. Evolución política de 1902 a 1914.

b) La crisis del parlamentarismo. Evolución política de 1914 a 1923.

Intentos de solución y su fracaso: la dictadura y la caída de la monarquía.

1. Causas del golpe de Estado. El directorio militar (1923-1925).

2. El directorio civil (1925-1930). La caída de la Monarquía.
http://1.bp.blogspot.com/-jtm9lqdprry/tbrlpae8loi/aaaaaaaaa24/kwb1wvmp4k0/s1600/quiebra+del+sistema+1.jpg
A) La evolución política del reinado de Alfonso XIII desde 1902 a 1923. La crisis del sistema.

I. REGENERACIONISMO Y REVISIONISMO POLÍTICO:

EVOLUCIÓN POLÍTICA DESDE 1902 A 1914.

1. Características de la vida política: la permanente inestabilidad.

El periodo que va de 1902 a 1923 transcurre en una permanente crisis política que afecta a los fundamentos mismos del sistema de la Restauración. Las causas de esa inestabilidad y de la incapacidad de los sucesivos gobiernos para superarla fueron muy diversas.

Hay que mencionar, en primer lugar, la personalidad del rey. Alfonso XIII jugó desde el principio un papel activo: se implicó en los cambios de gobierno, participó en la acción política, y se rodeó del sector más conservador del generalato, por cuyas opiniones se dejó influir de forma continua. Su actitud de apoyo a la Dictadura sería finalmente decisiva para el descrédito final en que cayó la Monarquía.

Una segunda causa fue la división de los partidos de «turno», provocada por la desaparición de los dirigentes históricos (Cánovas y Sagasta) y las luchas entre los nuevos políticos emergentes por el control de sus grupos. Además, ni liberales ni conservadores tuvieron líderes claros, a excepción de Maura y Canalejas, capaces de poner al día sus partidos.

El progresivo debilitamiento del caciquismo restó eficacia al falseamiento electoral. También es importante el aumento de la población en las ciudades en donde la influencia del caciquismo era nula.

Las denuncias de los regeneracionistas obligaron a limitar las manipulaciones en las zonas agrarias. Además, el mayor peso del voto de las ciudades, donde apenas era posible el fraude, fue poco a poco restando influencia a la corrupción política.

Como resultado, las mayorías en las Cortes fueron precarias. Al fraccionamiento parlamentario contribuyó la aparición y el crecimiento de otros partidos políticos. Socialistas, radicales, republicanos y nacionalistas incrementaron cada vez más su fuerza electoral.

Desde 1917, ningún partido era capaz de formar gobierno por sí solo, lo que llevó a recurrir a los gobiernos de concentración donde participan varios partidos.

2. Los grandes problemas del país.

A lo largo del reinado hubo una serie de grandes problemas que marcaron la vida política. El primero de ellos fue el aumento de las luchas sociales. En su origen están la mayor conciencia de clase de obreros y campesinos y el aumento de su capacidad de movilización. Ante las demandas obreras, la acción de los gobiernos fue escasa, y las posiciones cada vez más enfrentadas entre patronos y trabajadores hicieron más agudos los conflictos.

El segundo gran problema fue la reaparición de la cuestión religiosa, al agudizarse las denuncias de sectores progresistas sobre el dominio que la Iglesia ejercía sobre la enseñanza y por el aumento significativo del número de religiosos. Socialistas, republicanos y un sector significativo del Partido Liberal reclamaron que se recortara su poder, que se limitara el número de congregaciones y que se regulara el matrimonio civil. El anticlericalismo se fue extendiendo en buena parte de la opinión pública urbana, y sobre todo entre las clases populares.

En tercer lugar resurgió el llamado problema militar. La guerra de 1898 había demostrado la degradación de las Fuerzas Armadas, en las que sobraban oficiales y jefes (la proporción era de 1 a 4, frente al 1 a 15 en Europa) y faltaban recursos materiales. A un estamento militar herido, que atribuía toda la responsabilidad de la derrota a los políticos y a la prensa y que reivindicaba la vuelta al papel protagonista que el Ejército había desempeñado en el siglo XIX, se enfrentaban sectores antimilitaristas y una prensa liberal hostil que acusaba a los militares de la derrota.

La cristalización de los movimientos nacionalistas vasco y catalán fue percibida desde los partidos de turno como otro gran problema. El Desastre produjo en el País Vasco un incremento del nacionalismo. Pero fue sobre todo en Cataluña donde la pérdida de las colonias y su efecto económico ayudaron a fortalecer el sentimiento nacional. Para los políticos conservadores de Madrid y para los militares, sin embargo, nacionalismo equivalía a separatismo y a riesgo de disgregación de la Patria.

Por último, hay que mencionar el problema de Marruecos. Desde finales del siglo XIX el interés por el reino norteafricano había ido aumentando. Tras el Desastre, la posibilidad de reconstruir allí el imperio suscitó las esperanzas de los colonialistas españoles.

Y España se embarcó en una aventura que le consumiría ingentes cantidades de tropas y recursos, y que, además de la pérdida de vidas y recursos materiales, contribuiría a envenenar el clima político y a agudizar la separación entre el Ejército y la sociedad civil.

3. Evolución política entre 1902 y 1914.

Hasta 1912 la tendencia principal de los gobiernos españoles estuvo marcada por los intentos de aplicar las reformas regeneracionistas, es decir, de reformar y modernizar España atacando sus males. Casi todos estos intentos fracasaron por las disputas internas entre los partidos y la corta duración de los gobiernos. Fue, por otro lado, un periodo muy inestable, en el que hubo continuos cambios de gabinete, con una media de cinco meses de duración.

a) Inestabilidad política desde 1902 a 1907.

El desastre de 1898 no tuvo importantes repercusiones políticas. Conservadores y liberales siguieron turnándose en el gobierno a pesar de la desaparición durante estos años de los autores del llamado “turno”: Cánovas murió en 1897 (atentado) y Sagasta en 1903. Alfonso XIII fue declarado mayor de edad en 1902 y entre este año y 1907 se produjo la primera quiebra del sistema de la Restauración.

Entre 1902 y 1905 gobernaron los conservadores, y entre 1905 y 1907 los liberales; no obstante, en estos años hubo cinco gobiernos conservadores y cinco liberales. Este hecho traduce las divisiones internas de ambos partidos, motivadas básicamente por la lucha por el liderazgo: Fernández Villaverde y Maura entre los conservadores y Montero Ríos y Moret, y después Canalejas, entre los liberales. Debido a esta inestabilidad se vieron frustradas todas las tentativas de regeneración de la vida política.

b) El problema de los nacionalismos y su choque con el militar.

A raíz del desastre del 98 y ante la pérdida de mercados, el nacionalismo catalán cobró una mayor fuerza, incorporando a su movimiento a nuevos grupos sociales. En 1901, se había fundado la Lliga Regionalista, partido nacionalista liderado por Prat de la Riba y Francesc Cambó. Apoyada por las clases medias y altas de Cataluña, su crecimiento fue rápido, y en 1905 ganó las elecciones municipales de forma aplastante. Este incremento era mal visto por el estamento militar que consideraba al catalanismo como meramente separatista.

El año 1905 se producirá el choque entre los militares y los nacionalistas catalanes.

En ese año el semanario satírico catalán Cu-cut! publicó un chiste antimilitarista. Unos trescientos oficiales de la guarnición de Barcelona decidieron vengar lo que consideraban un ataque directo y asaltaron las sedes de Cu-cut! y de la Veu de Catalunya, diario cercano a la Lliga Regionalista. Los autores de estos ataques, en lugar de ser castigados por indisciplina, recibieron el apoyo de las guarniciones del resto de España. La protesta fue más allá: el estamento militar exigió al Gobierno una ley de jurisdicciones, según la cual los delitos contra el Ejército y la patria quedarían bajo control de los tribunales militares. El gobierno liberal, presidido por Segismundo Moret, accedió a ello en 1906 en medio de disturbios y protestas en la calle. Esta nueva ley identificaba los delitos contra el Ejército, incluidas las injurias, como delitos contra la Patria, y los ponía bajo la jurisdicción militar. La “ley de jurisdicciones” desprestigió a los liberales. Su derogación se convirtió en la reivindicación clave de los partidos nacionalistas y republicanos y del movimiento obrero. Ayudó, además, a unir a las principales fuerzas nacionalistas catalanas, desde carlistas a republicanos, en Solidaritat Catalana, una plataforma que en 1907 obtuvo una contundente victoria electoral que hizo desaparecer casi por completo a los partidos liberal y Conservador en Cataluña. Con esta ley sufrió un retroceso importante una de las características de la Restauración de Cánovas: la primacía del poder civil sobre el militar.

c) Los inicios de la aventura marroquí.

España quería ganar prestigio a nivel internacional tras el desastre del 98. La tradicional intervención española en el norte de África fue reconocida por Francia, en un momento en el que las potencias europeas se habían repartido ya el continente europeo y sólo quedaban algunos territorios por repartir. Junto al apoyo del ejército a favor de la intervención en el norte de Marruecos hemos de contar los intereses de la burguesía ante las perspectivas de negocio por la construcción de ferrocarriles y la explotación de las minas de hierro del Rif.

Después de un primer acuerdo franco-español en 1904, que otorgaba a España la administración del Rif, el norte de Marruecos, en 1906 la Conferencia de Algeciras concedió a ambos países el protectorado conjunto sobre el sultanato. Posteriores acuerdos reducirían aún más el exiguo territorio reconocido a España. En este periodo no se llevó a cabo ninguna operación miliar, España no hizo efectivos sus derechos.

http://fuenterrebollo.com/rif/mapa-protectorado.jpg

d) El regeneracionismo de Maura (1907-1909).

Durante estos años se produjo el último intento por parte de los partidos dinásticos de renovarse y de afrontar los problemas reales de la sociedad española. Dos políticos de indudable talla, el conservador Antonio Maura (1907-1909) y el liberal José Canalejas (1910- 1912) fueron los protagonistas de este impulso renovador, cuyo fracaso arrastró al propio sistema de la Restauración.

En enero de 1907 el rey nombró jefe de Gobierno a Antonio Maura, líder del Partido Conservador. Sus intentos regeneracionistas quedarían expresados en la frase Hagamos la revolución desde arriba o nos la harán desde abajo, con ello dejaba claro que era necesaria una reforma en profundidad de la vida pública y la mejora de las condiciones de vida de las clases populares para evitar cualquier levantamiento popular que hiciera peligrar el sistema.

Maura emprendió un ambicioso programa de gobierno que incluyó una serie de medidas de inversión pública, a través de la Ley de Protección de la Industria Nacional, el plan de reconstrucción naval -en la línea del rearme que las potencias europeas emprendían en plena carrera de armamentos-, y actuaciones dirigidas a mejorar la situación de la agricultura.

Para atender las demandas sociales, en 1908 se estableció el Instituto Nacional de Previsión, antecedente de la Seguridad Social. También se reguló el descanso dominical y la jornada laboral de mujeres y niños.

En el terreno político, Maura apostaba por una reforma que atrajera a la “masa neutra” del país hacia la política, rompiendo la indiferencia que denunciaron los regeneracionistas y acabando con el caciquismo. Modificó la ley electoral para establecer el voto obligatorio y la proclamación automática de candidatos sin oposición.

Pero la más ambiciosa reforma de Maura era la nueva Ley de Administración Local, por la que se creaban las mancomunidades, asociaciones de las Diputaciones de cada región, un primer paso para un autogobierno regional. La ley contó con el respaldo de la Lliga, pero la resistencia de los representantes de la oligarquía impidió su aprobación. En el fondo, ni conservadores ni liberales estaban dispuestos a renunciar a los privilegios que les otorgaba el sistema caciquil y centralista.

e) La Semana Trágica de Barcelona (1909) y la confluencia de todos los problemas.

En los primeros años del siglo Cataluña vivió un importante auge de las movilizaciones obreras, protagonizado por los activos grupos anarquistas. En 1907 se creó Solidaridad Obrera -integrada por anarquistas, republicanos y socialistas- como alternativa a Solidaritat Catalana la fuerza política nacionalista y burguesa.

En esos años surgió un nuevo grupo político, el Partido Republicano Radical, dirigido por Alejandro Lerroux que captó a una buena parte de las clases medias y de los trabajadores sobre todo entre los inmigrantes que llegaban a Barcelona y su cinturón industrial. Este partido restó fuerza al movimiento obrero, con un programa demagógico, anticlerical y españolista.

Otros factores de tensión en Barcelona fueron el anticlericalismo, patente en el aumento de los ataques a la Iglesia por parte de la prensa y de la opinión pública, y el antimilitarismo, que se había incrementado enormemente desde la aprobación de la “ley de jurisdicciones”. A esa situación explosiva se unió, por último, la posición autoritaria de Maura.

Pero fueron la situación de Marruecos y los errores del Gobierno los que provocaron la crisis. En julio de 1909, los miembros de algunas cabilas próximas a Melilla atacaron a los trabajadores españoles de una de las compañías mineras. El Gobierno Maura decidió enviar al ejército y aprovechar la ocasión para ensayar el plan de movilización de reservistas.

Ordenó la incorporación de éstos en Madrid y Barcelona. En ambas ciudades se produjeron fuertes protestas y manifestaciones protagonizadas por mujeres y madres de los alistados.

Días después se produjo el primer choque contra los marroquíes cerca de Melilla. Las primeras noticias del desastre del Barranco del Lobo, que causó más de 1.200 bajas,
http://alerce.pntic.mec.es/pong0000/images/tragica8.jpg

coincidieron con el inicio de una huelga general en Barcelona, el día 26, convocada por Solidaridad Obrera y respaldada por UGT. El paro fue total, y se declaró el estado de guerra, mientras la huelga se extendía a las ciudades industriales vecinas. Durante tres días se sucedieron asaltos y quemas de conventos, luchas callejeras, incendios y enfrentamientos entre huelguistas y miembros de la policía y el Ejército. Barcelona quedó aislada del exterior.

El balance fue de más de un centenar de muertos, numerosos heridos y edificios destruidos. Luego llegaron las detenciones en masa y los juicios. El más grave fue el procesamiento irregular, condena y ejecución del pedagogo y anarquista Francisco Ferrer y Guardia, fundador de la Escuela Moderna. Hoy parece demostrado que no participó en los hechos. Su ejecución se produjo en medio de una oleada de protestas internacionales.

Las consecuencias de la Semana Trágica fueron importantes. Provocó la caída de Maura, muy desprestigiado. Propició la Conjunción republicano-socialista, una alianza electoral que en 1910 consiguió un gran éxito y otorgó el primer escaño en las Cortes a Pablo Iglesias. Y, en general, contribuyó a reforzar las organizaciones sociales y a extender la crítica al sistema político de la Restauración entre la opinión pública.
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Dos periodos claramente diferenciados iconEl cuestionario siguiente consta de dos bloques de contenido diferenciados

Dos periodos claramente diferenciados iconEl mundo de los egipcios estaba claramente delimitado: un profundo...

Dos periodos claramente diferenciados iconEl frente externo muestra dos caras. Los precios récord de la soja,...

Dos periodos claramente diferenciados iconResumen Desde comienzos del siglo XXI, Argentina y Brasil, los dos...

Dos periodos claramente diferenciados icon"suena claramente a rescate" y a una oferta de ayuda "a cambio del suicidio"

Dos periodos claramente diferenciados iconResumen # 7 Permite claramente entender dónde estamos, qué viene y dónde teminamos

Dos periodos claramente diferenciados iconDescripción de las etapas o períodos del ciclo

Dos periodos claramente diferenciados iconLa historia de la biotecnología puede dividirse en cuatro períodos

Dos periodos claramente diferenciados iconY a u t o en Madrid, a veintiseis de Agosto de dos mil dos. Antecedentes de hecho

Dos periodos claramente diferenciados iconDos actores, dos modos de vida y un sector social en ascenso: los colonizadores




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com