Este es un relato de ficción, aunque está basado en hechos históricos y en escritos muy conocidos como la






descargar 1.19 Mb.
títuloEste es un relato de ficción, aunque está basado en hechos históricos y en escritos muy conocidos como la
página1/27
fecha de publicación30.07.2015
tamaño1.19 Mb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27




El Imperio Azteca

Gerónimo 2010

Introducción
Este es un relato de ficción, aunque está basado en hechos históricos y en escritos muy conocidos como la Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España que la humanidad tiene en deuda con su autor Don Bernal Díaz Del Castillo.
Sin embargo no deja de ser ficción, pues por la lejanía de los acontecimientos y la enormidad de escritos contradictorios y versiones de los hechos que han llegado hasta nosotros, no deja de ser especulación y opinión personal lo que se comente sobre ellos.
Las interpretaciones de los textos históricos y opiniones del escritor de estas líneas intituladas El Imperio Azteca no tienen otra pretensión que la muy grande de hacer que el lector reflexione sobre los hechos relatados y se forme su propia opinión acerca de los personajes y eventos ocurridos en la incomparable gesta histórica conocida como La Conquista de Méjico que sea como sea o se considere como se considere dio origen al México actual, al México que vivimos hoy y del que todos somos parte integrante.
Quiso el destino que en este año 2010 se decidiera conmemorar el Bicentenario de nuestra Independencia de España y el Centenario del movimiento armado al que se dio la denominación equivocada de Revolución Mexicana y dentro de estas celebraciones se instituyó un concurso llamado “El Gran Mexicano” en el que se propone nombrar al mexicano que ‘merezca’ ese nombramiento por su obra a favor de esta bella Patria.
Difícil concurso y utópica empresa pues México no puede reflejarse en su totalidad en la obra de ninguno de sus hijos, empero, con el espíritu (que no entiendo cabalmente) de ese concurso, el autor propondría a Don Hernán Cortés como el gran mexicano, pues sin su obra, plagada de aciertos y defectos, México no existiría.
Sin embargo, se abstiene de hacerlo porque Don Hernán nació en Extremadura y su nacionalidad, por nacimiento es española, aunque por sus hechos podría ser considerado como el ‘primer mexicano’.


Referencias
Con criterios del Siglo XXI (y desde bastante antes) hemos dado en llamar Imperio a los dominios aztecas (o mexicas) que Don Hernán Cortés encontró en su aventura iniciada el 18 de febrero de 1519.
Creemos que el término Imperio es una denominación inexacta y podríamos decir equivocada.
Los aztecas o mexicas, tenía bajo su dominio una importante serie de tribus o pueblos indígenas a los que en forma brutal y despiadada mantenían sojuzgados.

El gobernante azteca, al que se denominaba Huey Tlatoani, era, en realidad, y continuando con nuestra concepción ‘moderna’, una especie de Primer Ministro, no un Emperador y por lo mismo denominarle Imperio resulta inadecuado y quizá podríamos aceptar que así se le denominara, aunque con la aclaración de que el término no corresponde.
El gobierno mexica tenía el equivalente a un Senado (o Congreso) moderno, que gobernaba en conjunción con el Tlatoani, quien, según el significado de la palabra era ‘quien tiene la voz’, ‘el que habla’, ‘quien tiene el poder de la palabra’.


Comenzando con la amplitud del término Tlatoani, conviene señalar que etimológicamente significa “ser señor” o lo que es lo mismo “ser gobernante”, lo que no implica ser rey ni mucho menos Emperador.
Hasta donde se sabe, y obviamente, mucho más se ignora, el Tlatoani era elegido de manera libre por los representantes de los Calpulli, el Consejo Tribal y Altos Dignatarios, aunque con el tiempo, la nominación del Huey Tlatoani terminó constituyendo en una dinastía familiar y la ‘elección’ era manejada desde las más altas esferas del poder mexica y como podemos comprender el pueblo, no era tomado en cuenta para nada.
Había un Tlatoani en cada ciudad, estando subordinados al Tlatoani de Tenochtitlán, quien recibía el título de Huey (“gran orador”) y era el representante del Gran Dios Tezcatlipoca.
Curiosamente, el personaje que podría ser considerado como el más importante en la historia de los aztecas y quien nunca alcanzó la categoría de Tlatoani, fue Tlacaélel, un gran reformador y responsable de la configuración política de Tenochtitlán con la que se enfrentaron a los españoles conquistadores.




Tlacaélel {“El del corazón varonil”} fue sobrino de Itzocóatl, y hermano de Chimalpopoca y Moctezuma Ilhuicamina.
Junto con Netzahualcoyotl, Itzcpátl y Moctezuma Ilhuicamina formaron la Triple Alianza en contra de la amenaza tepaneca, logrando la caída de Atzacoptzalco con lo que se consolidó el poder mexica en el Valle del Anahuac.
Como recompensa por sus servicios fue nombrado Cihuacóatl, es decir Consejero Supremo.
Como Cihuacóatl logró profundas reformas en la base política y social de los

aztecas y se le reconoce la creación del Consejo de Nobles integrado por cuatro miembros nombrados Tlacohcácatl, Tlacatécalt, Ezhuahuacatl y Tlillancalqui quienes eran ‘gobernantes civiles’ no militares.
Creó el título de Tiacahuacan, con el que se premiaba a los guerreros que eran distinguidos por sus hazañas en combate.
Estableció la repartición de las tierras conquistadas entre los militares, siguiendo un estricto orden jerárquico y de acuerdo a los méritos obtenidos con lo que se establecía una jerarquía meritoria que no tenía que ver con orígenes de nobleza o herencia.
Empero, Tlacaélel se ocupó de crear un aparato religioso que aglutinase al pueblo mexica, Hiutzilopotchtli fue elevado a la categoría de Dios Tribal e identificado con el culto solar (anteriormente identificado con Quetzalcoátl).
Este cambio requería del permanente sacrificio de cautivos de guerra, basado en la concepción de que el Sol rige la vida en la tierra y que su surgimiento, luminosidad y decadencia diaria presagiaba su extinción a menos que se siga alimentando de la sangre humana de los sacrificados como alimento a este dios sanguinario.
Para mantener ‘vivo’ al dios Huitzilopochtli era necesario, imperativo, emprender campañas de conquista, con lo que se transforma en un estado de guerra permanente, porque el culto a este dios requiere constantes sacrificios humanos y por lo mismo, la incesante captura de víctimas mediante la guerra perenne.
Con esta concepción, las guerras adquieren un triple objetivo o misión, obtener prisioneros para el sacrificio, anexar territorios e incrementar el comercio mediante la obtención de bienes y tributos.
Poco a poco, Hutzilipochtli se va convirtiendo en el dios principal y entonces Tlacaélel decide que es tiempo de ‘reescribir’ la historia y ‘sugiere’ a Izcóatl escribir nuevos manuscritos que ya no describían el origen humilde de los mexicas, y su progreso, sino los que son ‘enfocados’ con el papel hegemónico y principal que ahora desempeñaban.
Los informantes indígenas de Fray Bernardino de Sahagún así lo consignan: “Se guardaba su historia. Pero, entonces, fue quemada: cuando reinó Izcóatl. Los que están sujetos (el pueblo llano) se echarán a perder y andará torcida la tierra, porque ahí se guarda mucha mentira y muchos en ella han sido tenidos por dioses”……….”se les dará nueva historia”.
Con estas modificaciones se puede afirmar que a partir del reinado de Izcóatl el aspecto religioso adquiere una importancia mucho mayor, ya no es solamente una tribu guerrera sino que ahora es guerrera por motivos religiosos, con lo cual los sacerdotes adquieren una importancia mucho mayor a la que antes tenían.
1

Moctezuma II y Hernán Cortés
Moctezuma II o Moctezuma Xocoyotzin fue hijo de Axayácatl e Izelcoatzin (hija de Netzahualcóyotl).

Fue elegido como Tlaltoani de Tenochtitlán a la muerte de Ahuizotl con quien compartió varias batallas habiendo sido nombrado jefe militar y Tlacochcálcatl más por su rango que por sus aptitudes militares ya que sus inclinaciones estaban más de acuerdo con los aspectos religiosos y gustaba más de sus labores como Sumo Sacerdote que sus obligaciones militares.
El historiador Cervantes de Salazar sostiene la teoría de que Moctezuma no quería ser elegido como Tlatoani, pues el deseaba ‘ser amado’ y no ‘temido’, sin embargo, este historiador asegura que “sabía que eran de tal condición sus vasallos que no podrían ser bien gobernados y mantenidos en justicia sino con rigor y gravedad”.
Las reformas realizadas por Tlacaélel e Izcóatl impusieron una ‘etiqueta real’ muy rigurosa, que fue muy bien acogida y recibida por Moctezuma quien contaba con doscientos señores principales para atenderlo, los que tenían que ir descalzos, sin darle en ningún momento la espalda, con la vista abajo y jamás podían tocarlo.
Se debía dirigirse a él utilizando la frase: “Señor, Mi Señor, Mi Gran Señor”.
Consideraba como su más importante misión la de mantener ‘vivo’ a Huitzilopotztli por lo que ordenó a sus Capitanes y Generales combatir sin cesar a los purépechas, tlaxcaltecas, totopecas y chichimecas con lo que se aseguraba la presencia de rehenes y víctimas para los incesantes sacrificios.
Hay enormes contradicciones en torno a la figura de Moctezuma y su actuación como Tltoani pues su gran sentido ‘religioso’ llenó su cabeza de supersticiones y como nadie osaba contradecirle o manifestarse en contra de sus deseos o apreciaciones, esas supersticiones y presagios le hicieron medroso y dubitativo.
Había una tradición que indicaba que Tezcatlipoca, envidioso de los honores

que se prodigaban a Quetzalcóatl le engaña y como resultado Quetzalcóatl se ‘ve precisado’ a huir dejando la promesa de que regresará a recobrar su reino.
La misma leyenda, imprecisa en muchos aspectos, no lo era en cuanto a la fecha, con toda precisión señalaba que Quetzalcóatl regresaría en: Uno Caña, del año Ce Acatl, fecha que correspondía al año 1519 según nuestro calendario.
Y precisamente, el 18 de febrero de 1519 Hernán Cortés aparece en Yucatán.

A los pocos días, Moctezuma Xocoyotzin recibe aviso de ese acontecimiento; el sistema informativo de los mexica era muy eficiente y casi podríamos decir que menos de 36 horas de haber llegado a las costas mexicanas Moctezuma ya sabía de la presencia de los españoles en su territorio.
Para él no era sorpresa, ya en 1517 hubo una expedición de españoles a estas tierras, expedición que no llegó a penetrar en tierra firme y que solamente recorrió las costas, aunque sostuvo enfrentamientos con los indígenas, y en 1518 hubo otra en la que llegó a haber enfrentamientos entre indígenas y españoles, pero en la cual, los españoles tampoco llegaron a penetrar en el territorio dominado por los mexicas y en ambas expediciones vino un soldado cuyo nombre fue Bernal Díaz Del Castillo.
Moctezuma se dejó llevar por el pesimismo y la preocupación y la coincidencia en la fecha, le indicaba que era Quetzacóatl que-como lo prometió- regresaba a recobrar su reino.
Además, hubo algunos otros acontecimientos que reforzaban esas supersticiones:
1.- Una extraña columna de luz y fuego apareció en el cielo nocturno (posiblemente el paso de un cometa).
2.- Una enorme sección del templo a Hutzilopochtli fue arrasado por el fuego y

mientras más agua se arrojaba para apagar el incendio, más crecían las llamas, hasta que se logra apagar.
3.- Un rayo (sin trueno previo) cayó sobre el templo de Xiuhtecuhtli.
4.- En pleno día, cayó ‘fuego’ del cielo dividido en tres partes, originándose en el occidente y en dirección al oriente seguido de ‘gran alboroto’ como el ruido de ‘muchos cascabeles’.
5.- El agua salada del lago ‘pareció hervir’ y por el ‘gran viento’ que sopló, una gran parte de Tenochtitlán fue inundada.
6.- Durante varias noches se escuchaba la voz de una plañidera entonar un canto fúnebre a los habitantes de Tenochtitlán.
7.- Los guardias de Palacio cazaron un gran pájaro en cuyas pupilas Moctezuma vio ‘hombres desconocidos que se hacían la guerra y venían a cuestas de unos como venados”.
8.- Aparecían por todas partes, ‘gente extraña’, con un cuerpo y dos cabezas, o gente deforme y monstruosa, entraban a la ‘casa de lo negro’, salían, se presentaban ante Moctezuma y luego desaparecían.
Debe aclararse que estos eventos no se sucedieron unos a otros ni se presenciaron en un corto período, sino que ocurrieron durante un lapso de aproximadamente diez años anteriores a la llegada de Cortés a las costas mexicanas y Moctezuma como Sumo Sacerdote y hombre sumamente supersticioso los interpretaba como presagios funestos.
Estos eventos fueron considerados por Moctezuma como ‘presagios’ de la llegada de Quetzalcóatl y al saber de la llegada de los españoles en lo único que pensaba era ‘aplacar la ira del dios’, jamás consideró combatirle.
Después de ‘consultarlo con los dioses’ Moctezuma envió a cinco nobles de su corte y varios embajadores con regalos y detalladas instrucciones a encontrarse con Quetzalcoatl.
Temeroso envió junto con ricos presentes tres atavíos: uno asociado a Tezcatlipoca, otro a Tláloc y el tercero a Quetzalcóatl ya que consideraba que si los dioses aceptaban los atavíos quedaría probado que eran propios pues nadie osaría dejarse adornar de tal forma sin estar autorizado por la deidad o sin ser ella misma.
Por una de esas coincidencias del destino Hernán Cortés se mostró complacido cuando le presentaron el atavío de Quetzalcóatl.
Sabedor de este acontecimiento Moctezuma se aterrorizó, convencido que Quetzalcóatl había regresado a recobrar su trono y su reino.

Convencido de que Cortés era Quetzalcóatl, Moctezuma acepta reunirse con él y tal encuentro tiene lugar el 8 de noviembre de 1519.

Veamos estos acontecimientos en un orden cronológico pues nuestras malas costumbres del Siglo XXI nos hacen concebir las cosas como si estuvieran en una película y no en tiempo real.
La expedición de Hernán Cortés llega a las costas de Yucatán el 18 de abril y a lo que hoy es Veracruz el 21 de abril (Jueves Santo); desembarcan al día siguiente en las playas arenosas conocidas como Chalchihuecan en donde un poco más tarde reciben a los primeros enviados de Moctezuma.

Como se puede apreciar en el mapa inserto anteriormente antes de asentarse en Chalchihuecan o Chalchiuheyecan la expedición había bordeado la costa bajo la dirección del piloto Juan De Alaminos (quien previamente la había recorrido en las dos expediciones anteriores, con Francisco Hernández de Córdoba y con Juan de Grijalva) y es por eso que cuando llegan a los arenales de Chalchihuecan los enviados de Moctezuma ya los estaban esperando.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Este es un relato de ficción, aunque está basado en hechos históricos y en escritos muy conocidos como la iconEl aprendizaje es una actividad que está presente a lo largo de toda...

Este es un relato de ficción, aunque está basado en hechos históricos y en escritos muy conocidos como la iconEmo es un término del argot, en principio usado para describir la...

Este es un relato de ficción, aunque está basado en hechos históricos y en escritos muy conocidos como la iconLos hechos históricos o novelescos contados en este libro, se refieren...

Este es un relato de ficción, aunque está basado en hechos históricos y en escritos muy conocidos como la iconEn la actualidad es muy difícil que las personas logren una calidad...

Este es un relato de ficción, aunque está basado en hechos históricos y en escritos muy conocidos como la iconEste es un intento de balance de mi experiencia en cuanto al aprovechamiento...

Este es un relato de ficción, aunque está basado en hechos históricos y en escritos muy conocidos como la iconAusencia de un relato nuevo en la Río+20
«futuro que queremos», lema del gran encuentro. Tal como está, niega cualquier futuro prometedor

Este es un relato de ficción, aunque está basado en hechos históricos y en escritos muy conocidos como la iconAunque yo hablase lenguas, las de los hombres y las de los ángeles,...

Este es un relato de ficción, aunque está basado en hechos históricos y en escritos muy conocidos como la iconBreve creada por uno o varios autores, basada en hechos reales o...

Este es un relato de ficción, aunque está basado en hechos históricos y en escritos muy conocidos como la iconBreve creada por uno o varios autores, basada en hechos reales o...

Este es un relato de ficción, aunque está basado en hechos históricos y en escritos muy conocidos como la iconHola Niñas, estamos muy contentas de que estén en esta comisión y...




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com