Modelo lingüístico. El análisis componencial. El análisis de rasgos distintivos






descargar 363.46 Kb.
títuloModelo lingüístico. El análisis componencial. El análisis de rasgos distintivos
página7/11
fecha de publicación12.07.2015
tamaño363.46 Kb.
tipoDocumentos
e.exam-10.com > Contabilidad > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

Seguir el guión. A partir de los estudios sobre la inteligencia artificial, Shank y Abelson han desarrollado un nuevo concepto de guión. Se refieren con él a la representación de una serie de acontecimientos que se producen normalmente siguiendo cierto orden secuencial, de tal modo que si se produce una acción ha de haberse producido la anterior en la serie. De esta forma, un guión puede considerarse como una secuencia predeterminada y estereotípica de acciones, que sirve para definir una situación bien conocida por el investigador.
Utilizan también el concepto de escena, considerando que un guión puede ligar escenas diferentes. Agar (1974), siguiendo estos postulados, realizó un estudio sobre el comportamiento de los heroinómanos urbanos de EEUU. Este estudio (“Hablar sobre hacer: léxico y acontecimiento”) se elaboró partiendo del argot específico de ese grupo social.
Esquemas culturales: definición y tipos. Los esquemas engloban y redefinen planes, guiones y marcos o tramas. Sus rasgos básicos fueron establecidos por Minsky (1975) y más tarde perfilados por Rumelhart (1980), siguiendo las ideas originales de Bartlett.
Minsky estableció dos aspectos centrales en la estructura de los esquemas, partiendo de dos niveles característicos: Los de nivel más alto, son fijos e integran los relieves invariantes de los conceptos; los de nivel más bajo, operan como terminales, a modo de espacios (ranuras) que han de ser rellenados con datos específicos, derivados de de cada una de las concreciones del sistema (instantiation -instanciación- es el término computacional correspondiente).
Las ranuras incluyen condiciones que restringen los elementos que pueden ser ligados a ellas o establecen condiciones sobre las interacciones de las variables que intervienen en el esquema. Por otra parte, se asignan a las variables valores ‘por defecto’, que no siempre corresponden a elementos que se hallan en el ambiente considerado. Una mejor información permitirá asignar a las variables valores más ajustados.
Los marcos o tramas son organizaciones para la verbalización en cuanto que enfocan la atención hacia unas variables y no hacia otra. Aunque Rosch reconoce que un prototipo es al mismo tiempo un esquema, D’Andrade se opone a que se realice una identificación entre ambos. Un esquema es una trama o marco organizado de objetos y relaciones que aún no ha sido rellenado con los datos concretos, mientras que un prototipo es un caso típico de concreción. Las características de los esquemas serían:


  1. Son estructuras cognitivas que permiten interpretaciones del mundo.

  2. Son flexibles, encerrando un amplio espectro de posibilidades.

  3. Usan valores por defecto.

  4. Pueden construirse integrando otros esquemas organizados de forma jerárquica.

  5. Permiten correlacionar términos de distintos dominios.

  6. Facilitan la comprensión del discurso humano (por ej.: historias, textos, etc.)


Los esquemas nos proporcionan vías explicativas para la comprensión de las culturas. Existen diversos tipos de esquemas: de acontecimiento, de orientación, narrativos, proposicionales, de imagen, metafóricos, …
Esquemas de orientación. Con la expresión esquema espacial se alude a la construcción cultural del espacio, representando las relaciones espaciales entre los objetos y sus posiciones relativas. Cuando se incluye en ellos la posición del sujeto, el esquema espacial se convierte en un esquema de orientación. Estos esquemas contienen tres clases de representaciones:
a) Ambientes particulares.

b) Posición actual del sujeto.

c) rutas de movimiento.

Se trata de representaciones que admiten distintos grados de abstracción. Constituyen verdaderos mapas de conocimiento. Proporcionan conocimiento a los miembros de las distintas culturas sobre los espacios, a diferente escala, en que se mueve una cultura determinada. Ejemplos: del Esquema del espacio doméstico de los Yakan (estudio realizado por Frake), esquema de una procesión en la celebración de la Semana Santa católica, esquemas de navegación utilizados por los navegantes nativos de la Micronesia para sus viajes por el Océano Pacífico.
Esquemas de imagen.

(Examen junio 2005 – Segunda semana – pregunta 3 – Esquemas de imagen y esquemas de proposición. Dé ejemplos y características de ellos). Hay dos formas alternativas de modelamiento de la cognición, los esquemas de imagen y los esquemas de proposición. Los esquemas de imágenes son abstracciones perceptivas y, en definitiva también, experiencia estructurada. Son abstracciones perceptivas que nos permiten estructurar la experiencia. Son, por tanto, inherentemente significativos. Estos esquemas responden a configuraciones estructuradas y no son simples agregados de partes. Tiene como ilustración particular el esquema del contenedor, que consiste en un límite que distingue un interior de un exterior. Otro importante esquema de imagen es el de la parte y el todo.
La sociedad como un CONTENEDOR, como un TODO con PARTES, como una CONEXIÓN y las relaciones sociales como espacios sociales con “límites” o como “redes” que se extienden y que “conectan” a los individuos y los grupos como entidades totales de los que se “forma parte” son un conjunto de imágenes (esquemáticas) que se concretan en múltiples formas en el lenguaje común, pero también en la propia teoría social, bajo cuyas abstracciones (“estructura”, “estratificación”, “red”, “campo”...) acaba por descubrirse alguno o algunos esquemas entrelazados.
Ejemplos: Contenedor, Parte-Todo, Conexión, Centro-Periferia, Salida-Camino-Meta, Escala lineal, etc. A través de la construcción y empleo de los esquemas podemos comprobar cómo las racionalizaciones están basadas en la experiencia corporal y de qué forma se dan proyecciones metafóricas de los dominios concretos a los abstractos.
Esquemas de proposición.

Especifican conceptos y las relaciones que se establecen entre ellos. De acuerdo con la teoría general de los esquemas de Rumelhart, podemos considerarlos como redes de nodos y enlaces. Están compuestos de fragmentos formados por un nodo y sus respectivos enlaces. Los esquemas de proposición recogen por un lado “predicados primitivos”. La noción de “primitivos” en las ciencias cognitivas alude a unidades elementales, a partir de las cuales se construyen los esquemas. Ejemplo: Dar sería un esquema simple de acción, que integra subesquemas como hacer, causar (ambos conceptos primitivos) y transferir (integrado por los conceptos primitivos cambiar y poseer). Los esquemas de proposición proporcionan una forma simplificada de representar el significado. Uno de sus aspectos más destacados es el encadenamiento que puede establecerse entre sus elementos, siguiendo una secuencia lógica. También es interesante que puedan ser reconocidos y utilizados por programas informáticos.
Como ilustraciones de los esquemas de proposición pueden servirnos los refranes interrelacionados que sobre un mismo tema podemos encontrar en la tradición oral. Por ejemplo: “El tiempo es oro”, “El tiempo todo lo cura”, “Hay que dar tiempo al tiempo”, “El tiempo no pasa en balde”, etc. Todos estos refranes revelan un cierto modelo cultural para pensar el tiempo. Más que esquemas deberíamos considerarlos como concreciones de un mismo esquema, que podría expresarse como: “El tiempo es un agente activo”.
Esquemas y modelos de la narrativa popular. Propp esbozó una morfología de los cuentos como secuencia-patrón de funciones. Halló en los cuentos populares rusos una serie limitada y relativamente constante de acciones significativas, a las que denominó funciones, cuya sucesión y encadenamiento constituía una trama dinamizada por personajes menores o elementos que ayudan a pasar de una acción a otra, a los que denominó auxiliares. Denominó motivaciones a los fines que persiguen los personajes. Greimas reformó esta morfología, tomando como base la Gramática generativa. Greimas destaca la importancia de los roles desempeñados por los personajes, aspecto que Propp había descuidado al disolverlos en las funciones. Por su parte la Gramática del texto, desarrollada por Van Dijk ha redescubierto en las narraciones las categorías (predicados y argumentos; posibilidad, probabilidad, negación, hecho, tiempo y lugar) y reglas de definición, así como las relaciones que existen entre ellas.
Rumelhardt y Ortony postulan dos esquemas que organizan de forma global los cuentos e historias: Introducción (situación: ambiente, lugar, tiempo y personajes principales) y Episodio (acontecimiento y reacción).
Otro orden cognitivo: los modelos culturales.

(Examen septiembre 2004 – pregunta 4 – Los modelos culturales como unidades cognitiva de orden superior). Quinn y Holland parten de algunas características de los esquemas, como son:
A) Esquemas de imagen (construidos a partir de materiales del mundo físico, propiedades y relaciones) / Esquemas de proposición (construidos con materiales lingüísticos).

B) Esquemas de imagen (la experiencia física o corporal es trasladada al dominio de la experiencia psicológica o social) / Esquemas de proposición (el lenguaje registra un conjunto de nociones primitivas culturalmente dadas y proporciona las claves para analizar el encadenamiento de nociones, proposiciones, posibilidades, etc.).

C) Con los esquemas de imagen las formas de conocimiento no se circunscriben al lenguaje sino que se extienden más allá del mismo.

De todos modos, los modelos son presentados como unidades de orden superior o más abarcante, secuencias prototípicas totales, que se descubren en forma de esquemas de imagen o en forma de esquemas de proposiciones o como combinaciones de ambas. Los modelos son específicamente culturales y están asentados en mundos simplificados. Es la doble cara de una secuencia prototípica de acontecimientos.
Quinn y Holland concluyen que los modelos específicamente culturales están asentados en mundos simplificados. Por una parte, estructuran la experiencia de modo metonímico o sinecdótico, tomando con frecuencia una parte por el todo, como sucede cuando se establecen estereotipos o tipos ideales. Por otro lado, el uso de modelos culturales supone una simplificación de la experiencia, que tiene la ventaja de hacerla más accesible a la memoria, más comprensible y fácil de ser compartida. La cultura puede presentarse como una extensiva y heterogénea colección de modelos. Los modelos culturales tienen la doble dimensión de ser artefactos públicos que existen en el mundo y constructos cognitivos que están en la mente de los miembros de una comunidad.
La base cultural de esquemas y modelos.

(Examen septiembre 2005 – pregunta 4 – La base cultural de las metáforas. Las metáforas y el desarrollo de los modelos culturales). Puede establecerse desde dos perspectivas diferentes la especificidad cultural de los esquemas, modelos y teorías. Por una parte, podemos recurrir a estudios comparativos para ver, por ejemplo, la variabilidad en la comprensión de un cuento por parte de miembros de distintas culturas. En este caso se utiliza la cultura como variable independiente. Podemos analizar así cómo son los modelos de las distintas culturas. No obstante, los estudios transculturales de este tipo adolecen de una serie de deficiencias epistemológicas, pues vienen a considerar a las culturas como entidades cerradas y entienden que las historias y cuentos son modalidades de discurso comparables fuera de su contexto cultural original.
Otra línea de discusión es el debate entre Lakoff y Johnson, por una parte, y Quinn, por la otra. La base experiencial sobre la que los primeros sitúan los esquemas de imagen es la experiencia corporal en relación al mundo. Utilizan la metáfora de los contenedores, que está basada en la experiencia de entrar y salir en espacios determinados. Esto parece sugerir que la experiencia corporal del mundo debería ser análoga en todas las culturas. En consecuencia, la metáfora del contenedor debería ser universalmente compartida. Frente a esto, Quinn sostiene que las metáforas tienen una base cultural y se seleccionan en función de su adecuación a los modelos socialmente compartidos.
La unidad psíquica de la humanidad.

Un postulado fundamental para la Antropología. Existe una gran diversidad de teorías folk que, a partir de modelos culturales específicos, pueden ofrecernos una explicación de los aspectos más sobresalientes de una cultura determinada. No obstante, en ocasiones es necesario el planteamiento de cuestiones antropológicas referidas a los seres humanos en general. La combinación de ambas perspectivas puede ayudarnos a comprender con más profundidad los procesos cognitivos. En esta misma línea, resulta igualmente de interés tomar en consideración la influencia que, en relación con los cambios culturales, pueden tener las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.
El universal primario de la experiencia humana es la cultura, aunque cada una de las manifestaciones de ésta sea específica. Sólo teniendo en cuenta este presupuesto, puede formularse de manera adecuada el principio de la unidad psíquica de la humanidad. La formulación de este principio no supone defensa alguna del determinismo cultural, ni de un universalismo que excluya la diversidad.
Una única naturaleza humana. La tesis universalista que tiene su origen en el pensamiento ilustrado está, en principio, en contradicción con el significado de la cultura, en tanto que fuente de diversidad, invención y creatividad. A ello se añaden sus connotaciones biologistas y deterministas. No obstante, la naturaleza humana puede también entenderse en términos de universalidad de la razón, alumbrando así una perspectiva cognitivista desde la que puede tomarse en consideración la diversidad cultural. De forma muy genérica la unidad psíquica es el postulado que da firmeza al convencimiento de que existen determinadas costumbres y creencias comunes a toda la humanidad porque son innatas o porque están determinadas por una fuerza externa a la que se identifica con la naturaleza. La unidad psíquica se ha convertido en el fundamento de la igualdad reclamada para todos los pueblos del mundo.
Por otra parte, el evolucionismo es responsable de haber considerado que las sociedades humanas se encuentran en distintos estadios evolutivos, tipificando como estadio social y mental el primitivo. Desde esta perspectiva, la idea de la mente primitiva, aunque apunte hacia la tesis de la unidad psíquica de la humanidad, no deja de ser una construcción elaborada desde una perspectiva evolucionista. Frente a ello, sólo desde el particularismo y desde la aplicación estricta del principio del relativismo cultural, tal y como propugnaba Boas, es posible reelaborar de forma positiva el concepto universalista de naturaleza humana. Un ejemplo interesante de la utilidad práctica de esta concepción lo podemos ver en la fundamentación de las reclamaciones de los derechos de los pueblos indígenas.
El mismo diseño de funcionamiento del sistema nervioso humano y las mismas estructuras del cerebro. Aunque existe un fundamento biológico que es universal, no podemos olvidar la plasticidad que caracteriza al funcionamiento cerebral. Tampoco puede obviarse la influencia del medio cultural en que el individuo se desenvuelve. Cada individuo tiene como entorno primario del desarrollo una cultura y esta no se superpone simplemente a su constitución biológica sino que, en cierta medida, puede llegar a moldearla. El cerebro no funciona en el vacío.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

similar:

Modelo lingüístico. El análisis componencial. El análisis de rasgos distintivos iconTema el analisis de los estados financieros de la empresa y analisis...

Modelo lingüístico. El análisis componencial. El análisis de rasgos distintivos iconComparacion del analisis estrategico frente al analisis tradicional

Modelo lingüístico. El análisis componencial. El análisis de rasgos distintivos iconEl Análisis dafo, también conocido como Matriz ó Análisis "dofa"...

Modelo lingüístico. El análisis componencial. El análisis de rasgos distintivos iconReseña historica una somera introducción al modelo bajo estudio ubicándolo...

Modelo lingüístico. El análisis componencial. El análisis de rasgos distintivos iconRasgos principales del modelo weberiano

Modelo lingüístico. El análisis componencial. El análisis de rasgos distintivos iconMateriales de referencia-analisis de gases-metodos de comparacion...

Modelo lingüístico. El análisis componencial. El análisis de rasgos distintivos iconObjetivos generales capacitar al alumno en el análisis, comprensión...

Modelo lingüístico. El análisis componencial. El análisis de rasgos distintivos iconLa comprensión total del modelo de oferta y demanda, de los conceptos...

Modelo lingüístico. El análisis componencial. El análisis de rasgos distintivos iconEl gusto por la discriminacióN
«modelo del gusto por la discriminación». Otros autores como Glen Cain o Bergmann plantearon posteriormente análisis alternativos....

Modelo lingüístico. El análisis componencial. El análisis de rasgos distintivos icon1- análisis económico




Economía


© 2015
contactos
e.exam-10.com